Tejido sanguíneo

Hemología. Sangre. Células sanguíneas. Granulocitos

  • Enviado por: Miguel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Ciclo Formativo de Grado Superior de Laboratorio de Diagnóstico Clínico
Ifp Roger De Lluria
El Instituto de Formación Profesional Roger de Llúria ofrece unos estudios que cumplen lo establecido en la normativa...
Solicita InformaciÓn

Ayudante de Laboratorio
Gesforem
El Ayudante de Laboratorio, también llamado Ayudante Químico, es un profesional especializado que desarrolla, en la...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EL TEJIDO SANGUÍNEO

La sangre es un tipo de tejido conectivo. Es un líquido rojo y opaco con una viscosidad ligeramente mayor que la del agua y una densidad de aproximadamente 1,06 g/mL a 15°C. El volumen total de sangre en un adulto de 70 Kg es aproximadamente de 5,5 L, representando así más o menos el 8% de su peso total. Cuando está oxigenada, como en las arterias sistémicas, es de color escarlata claro y cuando está desoxigenada, como en las venas sistémicas, es rojo oscuro o púrpura. Mantiene su fluidez mientras circula por vasos que conserven la integridad de sus paredes. Al extravasarse, o lesionarse el endotelio, coagula rápidamente. Es un elemento heterogéneo, formado por una sustancia intercelular, el plasma, y diversos corpúsculos y células que se forman a partir del hemocitoblasto. En el adulto el tejido sanguíneo se forma en la médula ósea roja de los huesos, constituyendo la etapa final del proceso hematopoyético.
La hematopoyesis tiene 3 etapas:
- Etapa Mesoblástica: en el embrión.
- Etapa hepatoesplénica: en el feto.
- Etapa medular: de recién nacidos a adultos.

Funciones:

  • Transportar oxígeno, nutrientes, enzimas, hormonas y productos de deshecho.

  • Proteger contra infecciones.

  • Suavizar las variaciones de temperatura.

  • Participar en la reparación del organismo.

  • Regular el pH de los líquidos del organismo.

Células sanguíneas:

Eritrocitos, hematíes o glóbulos rojos: Su función es la de transportar oxígeno. Tienen forma de disco bicóncavo y un diámetro de 7 micras aprox. Su citoplasma carece de organoides y ribosomas que desaparecen junto con el núcleo en la célula precursora antes de ser lanzados a la circulación desde su origen. En la sangre venosa su cantidad es levemente mayor que en la arterial. Su membrana, compuesta por un 60 % de proteínas y un 40 % de lípidos, permite el pasaje de O2 y CO2. Contiene hemoglobina (Hb A), que contiene Fe 'Tejido sanguneo'
en estado ferroso, lo que le permite combinarse con O2 y transportar este oxígeno al resto de las células del organismo. Hay entre 4 y 5,4 millones en el hombre y entre 3,6 y 6,5 en la mujer / mm3. La producción de ellos está regulada por la hormona llamada eritropoetina.

Leucocitos o glóbulos blancos: Son células esféricas e incoloras que pueden desplazarse y deslizarse a través de los vasos sanguíneos para penetrar en los tejidos corporales y cumplir funciones de protección del organismo frente a microorganismos. Normalmente se encuentran de 5000 a 10000 glóbulos blancos /mm3 en el adulto. Se dividen en dos grandes grupos, de acuerdo con la presencia o ausencia de gránulos: 

2) Los granulocitos 

Neutrófilos: Su función es dirigirse a áreas del organismo infectadas y fagocitarlas destruyendo el material nocivo para el organismo. Constituyen numéricamente el grupo más importante de los leucocitos (60% en los adultos).

El número de neutrófilos circulantes varía considerablemente, aumentando muchas veces durante los episodios de infección bacteriana. Pueden circular libremente en la sangre o pueden adherirse a las paredes de las vénulas poscapilares y otros vasos para volver de nuevo a la circulación cuando son reclutados, por ejemplo durante un episodio breve de ejercicio o por exposición la noradrenalina.

'Tejido sanguneo'

Eosinófilos: Concurren hacia las áreas en que se acumulan complejos antígeno-anticuerpo (alergia), a los que fagocitan y neutralizan, disminuyendo la intensidad de las reacciones alérgicas. Son similares a los neutrófilos en cuanto a su tamaño, forma y movilidad; pero, en la sangre normal solo existen en pequeñas cantidades. Como los otros leucocitos cuando son estimulados adecuadamente, los eosinófilos pueden pasar desde la circulación a los tejidos extravasculares. En pequeño número son constituyentes de la dermis y de los componentes del tejido conjuntivo del árbol bronquial, del tubo digestivo, el útero, la vagina y la médula del timo. Su proporción con respecto a otros leucocitos aumenta considerablemente en determinados trastornos alérgicos y también en la infestación por gusanos. Asimismo desempeñan, un importante papel en el sistema inmunitario, en la fagocitosis y en la inactivación antígeno-anticuerpo, así como de varias sustancias inflamatorias. Conforman entre el 1 y 3% del total de los leucocitos /mm3.

'Tejido sanguneo'

Basófilos: Fijan anticuerpos sobre su membrana plasmática. Cuando penetra en el organismo un antígeno específico, se forma el complejo antígeno-anticuerpo sobre su superficie y la célula puede destruirse, también previenen la coagulación dentro de los vasos. Su característica distintiva es la presencia de gránulos basófilos grandes y destacados. Aunque se parecen a los mastocitos y al igual que éstos se forman en la médula ósea, hay muchas pruebas de que muchos basófilos representan una línea celular distinta de los mastocitos y propia de la circulación, aunque íntimamente relacionada con aquello, como se demuestra por sus reacciones con los anticuerpos monoclonales y las diferencias de desarrollo celular. Actualmente se conocen mal sus funciones en el sistema circulatorio. Representan el 1% del total de los leucocitos /mm3.

'Tejido sanguneo'

2) Los agranulocitos

Linfocitos: Sintetizan anticuerpos e intervienen en los procesos inmunológicos. Son el segundo tipo de leucocitos más numeroso constituyendo el 25 y 35% del total de los leucocitos. Como otros leucocitos, se encuentran también en los tejidos extravasculares pero son notables por formarse en grandes cantidades fuera de la médula ósea, así como en ella. Por lo tanto, constituyen un sistema linfoide ampliamente distribuido. Este grupo incluye una colección celular heterogénea, principalmente integrada por linfocitos B y T en diferentes fases de actividad y maduración.

  • Linfocitos B: Maduran y se alojan en los ganglios linfáticos. Al estimularse se transformar en linfocitos B con memoria y adquieren la capacidad de reconocer a un antígeno específico. Una vez formado el linfocito B con memoria se dedica a producir moléculas de inmunoglobulina con la misma especificidad antigénica.

  • Linfocitos T: Maduran en el timo. Cada linfocito T queda programado para reconocer a un antígeno especifico y responder a él en el curso de su diferenciación en el timo. Sin embargo sus sitios de reconocimiento de antígenos no son moléculas de inmunoglobulina como las presentes en las células B. Son los mediadores y los que anulan la actividad inmunológica.

'Tejido sanguneo'

Monocitos: Migran al tejido conectivo en donde eliminan bacterias, hongos, virus, etc. Forman macrófagos. Representan el 6% del total.

'Tejido sanguneo'

Plaquetas o trombocitos: Son masas citoplasmáticas anucleadas de forma esférica u ovoide provinientes de fragmentos de células de gran tamaño (megacariotas), localizadas en la médula ósea. Intervienen en la coagulación sanguínea. Están entre 150.000 y 400.000 /mm3.

'Tejido sanguneo'

Plasma sanguíneo:

El plasma es un líquido transparente, ligeramente amarillo, formado en un 92% de agua y compuesto por numerosas sustancias en solución o suspensión como: iones de sodio y cloro, potasio, calcio, magnesio, fosfato, bicarbonato y muchos otros; también por glucosa, aminoácidos, sales, enzimas, hormonas, oxígeno y entre un 6 y un 8% de proteínas. Las proteínas plasmáticas más importantes son:

  • Albúminas: Transportan distintas moléculas y son una reserva de aminoácidos.

  • Fibrinógeno: Ayuda en la coagulación de la sangre.

  • Gammaglobulinas: Constituyen los anticuerpos.

El suero sanguíneo es la fracción de plasma que permanece en estado líquido tras la coagulación, es como el plasma pero sin fibrinógeno.

4