Tecnología

Ciencia. Demostración empírica. Evolución. Revolución industrial. Beneficios tecnológicos. Clonación. Residuos. Desarrollo económico

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad

TECNOLOGIA

¿Qué es la tecnología?

Es un término general que se aplica al proceso a través del cual los seres humanos diseñan herramientas y máquinas para incrementar su control y su comprensión del entorno material. Proviene de las palabras griegas tecné, que significa 'arte' u 'oficio', y logos, 'conocimiento' o 'ciencia', área de estudio; por tanto, la tecnología es el estudio o ciencia de los oficios.

Ciencia y Tecnología

Tanto la ciencia como la tecnología implican un proceso intelectual, ambas se refieren a relaciones causales dentro del mundo material y emplean una metodología experimental que tiene como resultado demostraciones empíricas que pueden verificarse mediante repetición. La ciencia teórica está menos relacionada con el sentido práctico de sus resultados y se refiere más al desarrollo de leyes generales; pero la ciencia práctica y la tecnología están muy relacionadas entre sí.

La ciencia proporciona las ideas para las innovaciones tecnológicas, y la investigación pura es fundamental para cualquier avance de la civilización industrial. La mayoría de los grandes cambios de la civilización industrial no tuvieron su origen en los laboratorios. Las herramientas y los procesos fundamentales en los campos de la mecánica, la química, la astronomía, la metalurgia y la hidráulica fueron desarrollados antes de que se descubrieran las leyes que los gobernaban. Por ejemplo, la máquina de vapor era de uso común antes de que la ciencia de la termodinámica declarara los principios físicos que sostenían sus operaciones. Sin embargo, algunas actividades tecnológicas modernas, como la astronáutica y la energía nuclear, dependen de la ciencia.

En los últimos años se ha desarrollado una distinción radical entre ciencia y tecnología. Con frecuencia los avances científicos soportan una fuerte oposición, pero en los últimos tiempos muchas personas han llegado a temer más a la tecnología que a la ciencia. Para estas personas, la ciencia puede percibirse como una fuente objetiva y serena de las leyes eternas de la naturaleza, mientras que estiman que las manifestaciones de la tecnología son algo fuera de control.

Cambios de la tecnología a través de la historia

El Paleolítico (hasta el 10000 A.C.).

Es el periodo más largo y menos conocido de la historia y comprende desde los orígenes del hombre hasta el nacimiento de la agricultura, se le denomina también la Edad de Piedra.

El hombre de este periodo era nómada que conseguían su alimento mediante la recolección y la caza, vivía en pequeñas comunidades. Los únicos materiales que utilizaba eran los que la naturaleza ponía a su alcance, las únicas fuentes de energía eran: el esfuerzo humano y el fuego.

Los objetos técnicos eran las herramientas y armas fabricadas con piedra tallada, el arco y las flechas.

El Neolítico (10000 al 3000 A.C.).

Las pequeñas comunidades fueron creciendo hasta que la población humana creció hasta los 10 millones de habitantes, los recursos de la caza y la recolección no eran suficientes para alimentar a esta población, además el clima se hizo más templado y apropiado para que el hombre desarrollo gracias a su capacidad de observación el dominio de los cultivos. Consecuencia de ello las poblaciones se hicieron sedentarias, estamos ante la Revolución Agrícola que cambiaría de forma definitiva la organización social y la forma de pensamiento del hombre.

El desarrollo de la agricultura vino acompañado de la creación de instrumentos de labranza y de recipientes. Aparece la cerámica y la elaboración de tejidos.

Además del fuego y el esfuerzo muscular humano, la domesticación de los animales permitió utilizar a esto para realizar tareas pesadas.

Las civilizaciones antiguas (3000 A.C. al 400 A.C.).

El clima terrestre continúo siendo suave y esto permitió la aparición de grandes culturas en Mesopotámica, Egipto, India, China, América y más recientemente, en Grecia y Roma.

Los hechos tecnológicos más destacables en este periodo son el levantamiento de grandes ciudades, instalaciones urbanas, la invención de todo tipo de máquinas, mecanismos e instrumentos de medida, carros grandes etc. Descubrieron la manera de obtener y trabajar los metales junto con el vidrio. La escritura sobre el papiro y papel así como notables avances en todas las técnicas artesanales.

Sus principales fuentes de energía seguían siendo la energía animal y el esfuerzo humano, mejor aprovechados gracias al descubrimiento de las máquinas simples (palanca, torno, plano inclinado, la rueda y la polea), y el fuego.

La edad media en Europa (400-1400).

Después de los grandes avances realizados por el hombre tanto en la cultura Griega como a lo largo del imperio Romano la Edad Media supuso un freno al avance tecnológico, la investigación científica chocó de frente con la oposición de la religión en la forma de la Santa Inquisición.

Algunos hechos tecnológicos notables de esta etapa fueron el uso de la energía hidráulica y eólica para mover molinos y máquinas, la mejora en la obtención y empleo del hierro y la evolución en las técnicas agrícolas y artesanales, favorecidas estas últimas por la constitución de los gremios. Se produjeron descubrimientos importantes como la brújula, la rueda de hilar, la pólvora y el papel.

La edad moderna (1400-1750).

La llegada del Renacimiento y de la Revolución Científica va suponer un cambio en la mentalidad de la humanidad. Es la época del descubrimiento de América, y el incremento de los intercambios comerciales y junto con ellos los conocimientos de diferentes pueblos.

La energía, al igual que en la Edad Media, se obtenía a partir de la madera, las corrientes de agua, el viento y el esfuerzo humana y animal. Sin embargo se consiguió un gran dominio de los mecanismos que permitieron el desarrollo del trabajo mecanizado, lo que provoca poco a poco la desaparición de los gremios artesanos y el nacimiento de las primeras fábricas.

La revolución industrial (1750-1900).

La Revolución Agrícola solucionó la escasez de recursos naturales de finales del Paleolítico y permitió que la población continuara creciendo; por lo que comenzaron a escasear nuevamente la tierra y la energía.

Para paliar esta escasez de energía, comenzó a utilizarse el carbón como sustituto de la madera. El empleo del carbón supuso la resolución de problemas prácticos: en la construcción de minas el bombeo de agua y la búsqueda de una combustión eficiente y controlada. Finalmente el uso del carbón desembocó en la máquina de vapor, y se inició un cambio económico, social y técnico que se conoce como la Revolución Industrial. Las ciudades crecieron, aparece la fabricación industrial, las máquinas especializadas, la división del trabajo y la elaboración masiva de productos en serie.

De esta época es la idea de que la tecnología es capaz de solucionar todos los males de la humanidad.

Cambios Sociales en la Revolución Industrial

Aunque la industrialización produjo enormes transformaciones en la sociedad como el crecimiento de la clase burguesa, o el éxodo rural producto de la revolución agraria, sin embargo los dos fenómenos sociales más importantes sean el espectacular crecimiento demográfico y el nacimiento de una nueva y masiva clase trabajadora formada por los obreros de las nuevas industrias.
La industrialización produjo un crecimiento de la población sin precedentes en la historia de la humanidad conocido como la Revolución Demográfica. Los cambios en la industria, la agricultura y los transportes produjeron un aumento de la riqueza que multiplicó los habitantes de Europa en muy pocos años y pobló con emigrantes otros continentes.
La disminución de algunas de las epidemias que habían azotado Europa durante siglos, mejoras sanitarias e higiénicas y, sobre todo,  una mejor alimentación están entre las causas de ese crecimiento demográfico.

Hasta el siglo XVIII, la sociedad estaba dividida en estamentos (grupos cerrados a los que se accedía por nacimiento). A cada uno le correspondía desempeñar un papel distinto en la sociedad: la defensa militar correspondía a la aristocracia, la función espiritual, que incluía la cultura y la enseñanza, era desempeñada por el clero, y la función de proporcionar la manutención, derivada del trabajo, era atribuida al denominado tercer estado.
Las sucesivas revoluciones y los cambios económicos provocaron intensas transformaciones. Las leyes de cada estamento desaparecieron y, con ellas, los estamentos y todos los individuos fueron considerados iguales ante la ley.

La sociedad quedó dividida en clases, y mientras los grupos superiores se enriquecían, la mayoría de la población vivía en condiciones deplorables. Entre ambos surgió un grupo, la clase media. Así, la nueva sociedad quedó dividida en tres grandes grupos:

                 Clases superiores: Formadas por dos grupos de distinto origen: la aristocracia y la alta burguesía. La nobleza, aun perdiendo privilegios y derechos señoriales, se había visto beneficiada por la consolidación y ampliación de sus propiedades tras los cercamientos.

                 Clases medias: En ellas se incluyen los grupos de la llamada pequeña burguesía.          

                  Clases bajas: Los trabajadores constituían la mayor parte de la población, como había sucedido siempre. La novedad fue, sin embargo, la aparición del proletariado, constituido por los emigrantes rurales convertidos en obreros de las fábricas, las minas o la construcción, y cuyo único sustento proviene de su fuerza de trabajo, alquilada a cambio de un salario.

La industrialización impulsó también el trabajo de mujeres y niños de muy corta edad ya que recibían salarios dos y tres veces inferiores a los de los hombres.

El siglo XX.

En él se han producido el mayor número de invenciones y cambios técnicos que los esperados a lo largo de toda la historia de la humanidad. Entre ellos cabe citar: el automóvil, la radio y la televisión, los microprocesadores, los robots y la ingeniería genética.

Las principales fuentes de energía siguen siendo los combustibles fósiles (carbón, petróleo, y gas natural) y los materiales radiactivos, en su mayor parte destinados a la producción de la forma de energía de este siglo la electricidad.

A mediada que ha ido creciendo la preocupación por la conservación del entorno se han buscado otras formas de energía, las denominadas alternativas: solar, eólica, hidráulica y mareomotriz.

Logros y beneficios tecnológicos

 
Dejando a un lado los efectos negativos, la tecnología hizo que las personas ganaran en control sobre la naturaleza y construyeran una existencia civilizada. Gracias a ello, incrementaron la producción de bienes materiales y de servicios y redujeron la cantidad de trabajo necesario para fabricar una gran serie de cosas. En el mundo industrial avanzado, las máquinas realizan la mayoría del trabajo en la agricultura y en muchas industrias, y los trabajadores producen más bienes que hace un siglo con menos horas de trabajo. Una buena parte de la población de los países industrializados tiene un mejor nivel de vida (mejor alimentación, vestimenta, alojamiento y una variedad de aparatos para el uso doméstico y el ocio). En la actualidad, muchas personas viven más y de forma más sana como resultado de la tecnología.

En el siglo XX los logros tecnológicos fueron insuperables, con un ritmo de desarrollo mucho mayor que en periodos anteriores. La invención del automóvil, la radio, la televisión y teléfono revolucionó el modo de vida y de trabajo de muchos millones de personas. Las dos áreas de mayor avance han sido la tecnología médica, que ha proporcionado los medios para diagnosticar y vencer muchas enfermedades mortales, y la exploración del espacio, donde se ha producido el logro tecnológico más espectacular del siglo: por primera vez los hombres consiguieron abandonar y regresar a la biosfera terrestre.

Un ejemplo de los logros de la tecnología es la clonación:

La Clonación

La palabra clonación (del griego klon: retoño) tiene diferentes significados. El más común, significa la obtención de uno o de varios individuos, a partir de una célula (diferenciada o indiferenciada), a partir de un núcleo. Los individuos así clonados son idénticos o casi idénticos al original. Dentro de la ingeniería genética, la clonación consiste en aislar y amplificar o multiplicar un gen determinado o de un segmento de ADN, este procedimiento se lleva a cabo dentro de un tubo de ensayo.

Clonación artificial: Las técnicas para la clonación artificial, requieren un proceso de elaboración o de manipulación que permite obtener copias idénticas o casi idénticas de las células madre o progenitoras utilizadas. El producto o embrión se transfiere a un útero, y se desarrolla un nuevo ser; pero si se transfiere a un medio de cultivo, el embrión dará origen a células madre embrionarias con la potencialidad para diferenciarse hacia cualquier tipo de célula adulta.

La clonación se puede realizar en plantas y animales:

Clonación vegetativa: entre las formas tradicionales de reproducción de las plantas, además de la germinación de semilla, tiene particular importancia la multiplicación vegetativa que es un modo de propagación clonar.

La clonación de plantas es sencilla porque las células vegetales son toti potencial, a partir de una célula cualquiera se puede regenerar una planta completa.

Clonación en animales: en los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual, por la que dos células germinales (óvulo y espermatozoide) se unen formando un cigoto, que se desarrollara hasta dar el individuo adulto. Las células somáticas que constituyen los tejidos del animal adulto, a diferencia de las células del embrión, han perdido la capacidad de generar nuevo individuo y cada tipo se ha especializado a una función distinta. El intento de los científicos de obtener seres vivos a partir de células somáticas lleva bastante tiempo en la mente de los científicos, sin embargo los experimentos realizados nunca habían dado resultado. Con el desarrollo de una nueva técnica se descubrió que la clonación en animales es posible.

Beneficios de la clonación:

  • Mejoramiento de especies para la agricultura.

  • Estudiar el ADN durante el desarrollo embrionario y fertilización.

  • Mayor conocimiento de enfermedades humanas.

  • Producir animales que elaboren medicamentos que ayuden a tratar enfermedades como el cáncer, diabetes, sida, etc.

  • Posibilidad de clonar especies en peligro de extinción.

  • Crear mamíferos para probar la acción de nuevos fármacos.

Perjuicios de la clonación:

  • No permite la aparición de nuevas características en las especies (reduce la diversidad).

  • Hará que el hombre se aparte de su destino pudiendo llegar a la extinción.

  • La persona podría tener daños psicológicos al ser copia de otro individuo y no tener características propias.

  • Es inmoral usar embriones humanos para experimentos.

Efectos negativos de la tecnología  


Durante las últimas décadas, algunos observadores han comenzado a advertir sobre algunos resultados de la tecnología que también poseen aspectos destructivos y perjudiciales. De la década de 1970 a la de 1980, el número de estos resultados negativos ha aumentado y sus problemas han alcanzado difusión pública. Los observadores señalaron, entre otros peligros, que los tubos de escape de los automóviles estaban contaminando la atmósfera, que los recursos mundiales se estaban usando por encima de sus posibilidades, que pesticidas como el DDT amenazaban la cadena alimenticia, y que los residuos minerales de una gran variedad de recursos industriales estaban contaminando las reservas de agua subterránea. En las últimas décadas, se argumenta que el medio ambiente ha sido tan dañado por los procesos tecnológicos que uno de los mayores desafíos de la sociedad moderna es la búsqueda de lugares para almacenar la gran cantidad de residuos que se producen. Lluvia ácida; Contaminación atmosférica; Conservación; Ecología; Capa de ozono; Lluvia radiactiva. Los problemas originados por la tecnología son la consecuencia de la incapacidad de predecir o valorar sus posibles consecuencias negativas. Se seguirán sopesando las ventajas y las desventajas de la tecnología, mientras se aprovechan sus resultados.

Residuos

Residuos domiciliarios

A comienzos del siglo XX, solo el 10% de los 2.000 millones de habitantes vivían en las grandes ciudades.

Hoy, la población urbana es un 50% de los 6.000 millones de personas. En los años 60 cada latino americano producía de 200 a 500 gramos de residuos diarios, hoy el doble.

El incremento de residuos domiciliarios esta relacionado con el nivel de ingresos de las familias: a más recursos económicos mayor es la cantidad de materiales que se descartan.

Los desperdicios están constituidos por un 53% de basura orgánica biodegradable, 21% de papel y cartón, 9% de plásticos, 8% de vidrio, 5% de metales, 4% de pañales, 3% de telas, etc.

Los depósitos de basura ocupan grandes extensiones en las proximidades de los pueblos y las ciudades. El 25% de los residuos recolectados se arrojan a cielo abierto y sin tratamiento, el 30% llega rellenos medianamente controlados y solo el 45% se deposita en rellenos sanitarios apropiados.

Una de las soluciones para este serio problema es el reciclado de los residuos, ya que en estos se encuentran muchos componentes que pueden ser reutilizados (papel y metal). Además, los residuos orgánicos biodegradables se puedes usar para producir abonos para las plantas.

Otra propuesta es la de generar menos residuos, para eso se debe concientizar a la gente sobre la necesidad de producir menos basura.

 

Residuos industriales

El problema de los residuos industriales es muy serio, ya que muchos de ellos contienen sustancias peligrosas para las personas y el ambiente. Muchas industrias generan residuos que son fuentes de contaminación química del suelo, del subsuelo y de las napas de agua subterráneas.

Para el tratamiento de los residuos se utilizan diferentes métodos de acuerdo con las características de los mismos. Los más utilizados son la incineración (quema de basura), la neutralización química y la disposición en rellenos sanitarios.

Frecuentemente estos métodos se combinan, por ejemplo, se queman los residuos, después las cenizas se estabilizan químicamente y, por último, se depositan n lugares adecuados. De este modo se reduce considerablemente el volumen de los residuos.

 

DESARROLLO ECONÓMICO SUSTENTABLE

Los recursos naturales se pueden clasificar en: recursos renovables (plantas animales) que luego de ser extraídos tienen capacidad para renovarse; y recursos no renovables (minerales, petróleo, suelo) que no pueden ser renovados o requieren miles de años para ellos.

Hace un tiempo los recursos no renovables eran tan abundantes que nadie pensaba que podían agotarse. Hoy esa situación cambió radicalmente y preocupa mucho el momento en que no existan más el petróleo, el gas, el oro y otras sustancias que se extraen de la tierra.

También esta la preocupación por los recursos renovables, ya que su mal manejo puede llevarlos a su extinción. En muchos casos la sobreexplotación puede llevar al agotamiento de determinados recursos naturales, siempre y cuando el ritmo de explotación no supere la velocidad de reposición y/o de reproducción. 

El agotamiento de los recursos dio lugar a una corriente económica que sostiene que el desarrollo económico debe ser sustentable, es decir, que la utilización actual de los recursos no debe comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras los pueda seguir empleando. Por eso es fundamental el manejo inteligente de los recursos naturales y humanos.

La idea de un desarrollo económico sustentable supone una toma de conciencia en general, desde el productor hasta el consumidor. El esfuerzo debe ser de todos y así el beneficio también será para todos.