Tecnología y ecología

Sociedad. Peligros. Sensibilización ecológica. Vida familiar. Humanismo ecológico

  • Enviado por: Jaime Llado
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

Filosofía: Tecnología y Ecología

  • Análisis de la sociedad actual: Técnica, Ciencia y Ecología

  • El concepto de “técnica” y “ciencia” nacen en la cultura griega. A la ciencia se la consideraba como “la teoría” y a la técnica como “la práctica”. El científico se encargaba de fundamentar su sabiduría y su ciencia y dejaba las posibles aplicaciones bajo la responsabilidad de los artesanos. De esta manera separaban lo teórico de lo práctico, lo que llevo a un esplendor de Grecia en su pensamiento pero, paralelamente, a un subdesarrollo tecnológico.

    Esto se debe, principalmente, a la idea que tenían de la naturaleza. Según ellos, el mundo que nos envuelve es una cosa divina, y, si eso es así, significa que se debe tratar con el respeto que exige lo que es sagrado, y la aparición de la tecnología se ve como una profanación.

    Para el mundo oriental, la naturaleza forma un todo, y ese todo es divino. Por eso, en Asia, por ejemplo, convive una mentalidad muy espiritual y sabia con una técnica rudimentaria. Han tenido que separar la tradición del progreso y algunos pueblos prácticamente no han progresado.

    En cambio, el mundo Occidental si que ha progresado, teniendo mucho que ver la técnica. Se podría decir que el arranque del principio fue con la primera revolución científica en la época del Renaciemiento.

    Viendo la manera de pensar que tenían los griegos, resulta muy difícil de imaginar cómo cambiaron su mentalidad. Debe decirse que fue un tanto difícil. Todos los cambios producen reticencias, y, este cambio, no fue menos. los científicos que finalmente optaron dar el gran paso al desarrollo tecnológico tuvieron que plantarle cara a una Iglesia ya establecida con unos hombres a los que les costaba cambiar su visión del mundo.

  • Posibles peligros que puedan traer la ciencia y la tecnología

  • “El hombre no puede vivir sin ciencia ni tecnología, como tampoco puede vivir en contra de la naturaleza”. Estas palabras están extraídas de un libro que escribió E. Schumacher.

    Este fragmento lleva mucha verdad dentro. No obstante, parece ser que los datos que tenemos son totalmente contradictorios: residuos tóxicos, deforestaciones, contaminación del aire y agua, extinción de algunas especies animales y vegetales, explotación de los recursos que la naturaleza nos ofrece... en fin, que la naturaleza está sufriendo una agresión constante por parte de la técnica.. Y es que el hombre, buscando su propia felicidad, intentó conquistar el mundo a toda costa, sin importarle lo que se llevaban a su paso y las consecuencias que tendrían.

    Es cierto que la tecnología nos ha traído mucha comodidad a nuestras vidas, más facilidad para la comunicación a distancia, más información... pero, como la mayoría de las cosas en la vida, tiene su lado positivo y su lado

    negativo. Y es que la tecnología tiene muchos efectos nocivos que repercuten en el bienestar de la Naturaleza y su cuidado.

    Podríamos clasificar los efectos nocivos o peligros en dos tipos: los directos (o primarios) y los indirectos (o secundarios). Los primeros están producidos por un uso incorrecto, extremado o exagerado de los recursos. En cambio los segundos son una consecuencia “inevitable” de la tecnología.

    Con la tecnología, nuestra visión del as cosas es totalmente diferente. Antes, al mirar el mundo, le buscábamos su esencia sin mirar más allá de lo que es, sin pensar en el “¿para qué lo podemos utilizar?”. Ahora es todo lo contrario. Cuando miramos, sólo vemos una fuente de energía, un “sacar provecho de todo”:

    Si a la hora de evaluar un avance científico o tecnológico sólo tenemos en cuenta su rentabilidad, la competencia que pueda tener o la eficacia que nos ofrece, y por otro lado, ignoramos a la ecología y a la Naturaleza, se estará abriendo una puerta a la deshumanización.

    Y es que la tecnología nos está llevando a la deshumanización.

  • ¿En qué consiste la sensibilización ecológica? ¿A qué aspectos de la vida actual afecta?

  • La sensibilización ecológica es una nueva manera de ser evaluado que ha adquirido la tecnología a la que podríamos llamar integral. Tiene en cuenta todos los valores aplicables a la ciencia preocupándose tanto por la eficacia, rentabilidad y competencia como del cuidado de la Naturaleza y Ecología.

    Esta sensibilización ecológica se ha manifestado desde hace tiempo en movimientos ecologistas, gente que lucha por el medio ambiente.

    Podríamos clasificarlos en dos tipos: el ecologismo conservacionista y el radical. El primero tiene como objetivo la protección de los espacios naturales y especies en vía de extinción. Luchando así en contra de la deforestación y de la caza entre otros. El segundo tipo de ecologismo le planta cara al sistema capitalista-tecnológico. Se mueve ya en ambientes más políticos.

    Para llevar a cabo estos movimientos ecologistas a favor de la Ecología, la Tierra, nosotros mismos... se han creado ONG, partidos políticos...

    4.) ¿De qué modos influyen la técnica y la ecología en la vida familiar?

    Es cierto que gracias a la técnica podemos decir que nuestra sociedad ha “evolucionado”, y que la técnica es lo que nos hace (a Occidente) sentirnos más desarrollados que Oriente. Creo que la es lo que marca la diferencia entre los distintos continentes.

    Aún así, la técnica a escala doméstica está mal enfocada, y es por eso que ha tenido que imponerse la ecología.

    La técnica familiar se está centrando en la comodidad de sus miembros, y no en su desarrollo.

    Cuando arrancó la técnica para facilitar pequeñas labores familiares, se conocía tan poco de su funcionamiento y de si sería aceptada, como de su

    posible peligrosidad y efectos secundarios. Y es por eso que empezaron a aparecer en el mercado productos de todo tipo y aparatos para todos los gustos que provenían de previos experimentos que habían llevado a cabo diversos científicos curiosos y a su vez sorprendidos ante la magnitud de gamas que ofrecían los nuevos avances tecnológicos.

    Obviamente, la sociedad (absolutamente ignorante en lo que a esta revolución tecnológica concierne y con ganas de consumir tras la post guerra de los años 40) encantados (y a su vez embaucados) por las comodidades que se les ofrecían, que no hacían mas que consumir y consumir, en exceso y sin criterio, para variar, como casi todo lo que hacemos los de nuestra especie.

    Seguramente fue entonces cuando científicos conservadores, a los que este “boom tecnológico” les cogió desprevenidos demostraron que de no concienciar esta sociedad tan consumista, las siguientes generaciones tendrían que pagar las consecuencias tanto a nivel ecológico como biológico (ya que como todos sabemos, tenemos la misma capacidad de hacer del mundo un lugar habitable como de autodestruirnos con la misma rapidez con la que avanzan las generaciones, cada vez mas enfermas debido a diversos factores directamente relacionados con productos que han sido elaborados anteriormente)

    Pero ya era demasiado tarde, ninguna familia quería renunciar a todas las comodidades, y no querían hacer todos los esfuerzos que los ecologistas proponían, ya que las consecuencias no les afectarían a ellos, sino que sería a largo plazo...

    Aún y así la técnica nos ha facilitado innumerables tareas, y nos ha hecho la vida diaria mucho más fácil, nos ha hecho ganarle terreno al tiempo con los medios de comunicación (aunque no se sabe como también ha conseguido descomunicar a muchos miembros de una familia, gracias a aparatos tales como videoconsolas, televisores que lejos de informar invitan a la incultura), nos ha hecho más cultos gracias a los medios de información, nos ha hecho más curiosos porque ahora sabemos que, gracias a la técnica, podemos resolver muchas de esas preguntas que trajeron de cabeza a nuestros antecedentes (como por ejemplo todo lo relacionado con la astronomía). Pero de nosotros depende hacer buen uso de todas estas facilidades.

    Con todo esto no se intenta dar a entender que la técnica es perjudicial, sino que los que nos perjudicamos somos nosotros, ya que no sabemos como enfocar tanto avance en tan poco tiempo.

    Seguramente si hubiéramos sido mas moderados no hubiera tenido que surgir ningún tipo de “ecología” ya que la ecología y la consideración de una especie que es acogida por un medio no debería ser ninguna novedad, mas ley de vida.

    5.) ¿A qué se llama humanismo ecológico?

    Se llama humanismo ecológico a la mentalidad que debemos adoptar los seres humanos para obtener una conciencia ecológica y no un radicalismo que a veces llega a ser estéril. Debe de basarse en el respeto tanto de la naturaleza física, biológica como en la naturaleza humana.

    Se trata de poner límites a la tecnología (lo cual no significa eliminarla, sino humanizarla).

    Hay distintas formas de interpretar la interrelación entre el hombre y la Naturaleza, por lo tanto hay varias posturas que se refieren a este tema. En primer lugar el biocentrismo panteísta, que considera a la Naturaleza como un sujeto ético, e incluso como una divinidad, ante la cual la persona humana es un elemento más del todo y su dignidad queda desdibujada.

    Esta postura considera a la Naturaleza como la mujer del hombre y equipara la humanidad con otras especies de animales.

    Algunos autores pretenden desarrollar la ecosofía, es decir, una filosofía de la armonía ecológica de carácter místico y panteísta. Es una ética medio ambiental centrada en la vida y no en lo que es humano

    Por otro lado esta el antropocentrismo tecnocrático, que considera innecesaria una ética medio ambiental en sentido biocentrista y comprende la Naturaleza como una mera materia, objetivable y manipulable por el hombre. El ser humano es el amo y el señor despótico de todos los recursos naturales, los cuales usa con criterios meramente instrumentales y utilitaristas. Gracias a una tecnología que menosprecia el entorno natural, el hombre llegará a resolver todos sus problemas. Dentro de esta orientación se pueden distinguir un antropocentrismo fuerte y uno débil, dependiendo de las preferencias oídas o las preferencias consideradas por el ser humano. Las primeras son los deseos o necesidades de un individuo expresadas en forma directa. Las segundas se refieren a deseos y necesidades expresados después de una cuidadosa deliberación.

    Así pues, parece ser que la teoría del humanismo ecológicos la más convincente de todas.

    6.) Conclusiones personales del trabajo.

    1