Teatro

Historia. Desarrollo. Extremo Oriente. Antigua Grecia. Tragedia. Comedia. Aristófanes. Latín. España. Medievo. Ilustración. Colonialismo. Teatro mexicano

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Teatro: historia y desarrollo.

Literatura del Extremo Oriente.

Entre las formas teatrales japonesas clásicas, destaca el teatro n^o , en que se funden ele recitado, la música y el canto. Asdoptó su forma definitiva con la obra de Zeami Motokiyo (h.1363-1443).

Posteriores son el Kabuki y el goruri, teatro de marionetas que gozó del favor popular.

Literatura griega. Teatro: la tragedia y la comedia.

La tragedia nace asociada a las fiestas religiosas en honor a Dionisos. Sus temas son episodios de las vidas de los dioses y héroes en que están presentes la lucha del individuo contra el, destino y las mudanzas de la fortuna. Esquilo (s.VI-V a.J.C.) es el creador de la tragedia. Con excepción de Los persas, sus obras tratan de temas referentes a los héroes y a los dioses. Su estilo vigoroso y sus tragedias elevan el ánimo a un mundo superior. La temática de Sófocles (s. V a.J.C.) también se centra en las relaciones entre los hombres y los dioses. Sus personajes humanos y naturales, conmueven gracias al dominio de los resortes psicológicos. La obra de Eurípides (h. 485-406 a. J.C.) está centrada en los problemas humanos.

Como la tragedia, la comedia tiene su origen en las festividades dionidíacas, y más concretamente en las procesiones campestres de la vendimia. Al ir perdiendo predicamento la tragedia, creció el gusto del público por este nuevo género, más alegre y popular. Hasta el siglo IV a.J.C., en que se prohibió llevar a la escena a gobernantes y ciudadanos con sus nombres reales, se escribieron innumerables comedias.

Aristófanes (s. V-VI a J.C.) escribió alrededor de cuarenta obras, de las cuales solo se conocen once. Conservador en sus gustos y en su actitud política, Aristófanes lleva al teatro las cuestiones sociales, políticas, artísticas y religiosas de la Atenas de su época, criticando con dureza y humor satírico las novedades que considera demagógicas e inoportunas. Critica con severidad los valores intelectuales del momento; satiriza a los sofistas de la épca, paradójicamente representados por Sócrates.

Literatura latina.

La primera manifestación literaria latina de la época helenística es la comedia, que nace y se desarrolla en manos de Plauto (254-184 a.J.C.), imitador de Aristófanes, es autor de comedias alegres y entretenidas que se caracterizan por el lenguaje ingenioso y popular.

Terencio(h.195-159 a. J.C.) también se inspiró en la literatura griega , si bien con más elegancia y moralidad más severa que Plauto. Terencio pinta los caracteres con veracidad y finura y se sirve de un lenguaje culto y refinado. Se conservan seis obras de Terencio, todas de intención moralizante.

La literatura española en el medievo.

Las primeras manifestaciones teatrales españolas son los dramas litúrgicos. En el Auto de los reyes magos, compuesto hacia le año 1200, éstos descubren una nueva estrella y marchan en busca de Jesús; se presentan ante Herodes y disputan con sus consejeros sobre el significado de la estrella.

La intriga está bien organizada y de los versos se desprende una poesía encantadora y primitiva.

Gómez Manrique (1412-1490) es autor de obrillas litúrgicas de técinica teatral rudimentaria. Posterior es el padre del teatro español, Juan del Encina (h. 1469-1529), que inicialmente escribió bajo el influjo de la tradición medieval realista (Égloga de la Natividad) y burlesca (Égloga de carnaval).

La influencia del humanismo italiano se aprecia en obras más refinadas y de carácter profano.

Los siglos de oro de la literatura española. Teatro: antecedentes y características.

Los antecedentes del gran teatro español del siglo XVII se hallan en varios dramaturgos. A dos de ellos se les considera sucesores de Juan del Encina: Lucas Fernández y Torres Naharro ( este último introduce ele tema del honor). Juan de la Cueva trata los temas históricos de Lope de Vega. Gil Vicente, autor portugués y español, escribió farsas ligadas a la poesía popular. Hay que hacer una importante observación que iluminaba la comprensión del teatro barroco español. Se trata de la contrarreforma. Efectivamente, la iglesia romana, una vez recuperada tras el cisma protestante, promovió este movimiento de renovación espiritual.

La literatura española del XVII sólo puede entenderse teniendo presente el especial peso que la ocntrarreforma tuvo en España y en su teatro.

El siglo XVIII y la ilustración en España.

A pesar de no faltar cultivadores del genero, la tragedia neoclásica francesa no logra aclimatarse en España, excepción hecha de García de la Huerta. Lo que sí obtiene notable éxito popular es el sainete, cuyo principal cultivador es Ramón de la Cruz. Pero la gran figura del siglo -y no solo en el campo del teatro- s Leandro Fernández de Moratín.

Las letras españolas del siglo XIX.

El teatro español de la segunda mitad del siglo XIX, que tiene múltiples resabios románticos, está representado por Echegaray y Tamayo y Baus. Paralelamente recobra importancia un género dramático menor acompañado de música: la zarzuela, herencia popular y realista del teatro tradicional español en que priman los valores cómicos y costumbristas. La obra de José Echegaray (1832-1916), primer escritor de lengua española que en 1904 recibe el premio Nobel, adolece de un flagrante anacronismo, pues, sirviéndose de los recursos más aparatosos y espeluznantes del teatro romántico, intenat expresar las actitudes positivas y realistas de su generación. El resultado es una especie de costumbrismo reflexivo que recurre a efectos petético y situaciones trágicas.

La época colonial: teatro colonial de los siglos XVII y XVIII.

El teatro, directamente dependiente de la metrópli, se alimentaba normalmente de las obras de Lope de Vega y de Calderón y también de sus continuadores. Con todo, pronto empezó a haber en Hispanoamérica una producción propia, si bien los autores valiosos son escasos.

Hay que mencionar, en Perú a L. De las Llamosas y a D. Mexía de Fernangil, en Colombia a F. Fernández de Valencia, y en México a Juan Pérez Ramírez, a Hernán González de Eslava, a Bocanegra y sobre todo a Ruiz de Alarcón.

En el siglo XVIII abundan los autores teatrales, si bien por lo general las obras que se escriben son de baja calidad.abundan las piezas pertenecientes a subgéneros: entremeses, bailes, loas, etc., con claro predominio de los personajes simbólicos. Con todo, autores, actores y actrices gozaron de alto aprecio social. Entre los principales autores figuran los peruanos fray Francisco del Castillo Andraca y Jerónimo de Monforte.

Literatura de México.

Manuel Eduardo de Gorostiza, seguidor de Moratín, es el primer dramaturgo importante de México. El romanticismo teatral gusta de los temas históricos, como se aprecia en las obras de E. Calderón, J. Rodríguez Galván y L. Ramírez. Tras una prolongada decadencia, en el siglo XX renace el teatro, particularmente con las obras de E. Monterde y J. Jiménez Rueda. En 1928, X. De Villaurrutia y Salvador Novo (1904-1974) crearon un teatro experimental. Este último poeta, novelista, dramaturgo y académico mexicano de la lengua, fue una de las figuras más representativas del vanguardismo en su país. En 1932 se formó el grupo "Teatro de ahora", procedente de Rodolfo Usigli (1905-1979) que es la figura más interesante del moderno teatro mexicano.