Teatro español siglo XX

Literatura española contemporánea. Tendencias. Características. Autores. Comedia burguesa. Jacinto Benavente. Poético. Eduardo Marquina. Costumbrista. Cómico. Generación del 98. Unamuno. Valle-Inclán. Azorín

  • Enviado por: Lole
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

TEMA 6 EL TEATRO EN EL PIMER TERCIO DE SIGLO (ANTERIOR A 1936). TENDENCIAS, CARACTERÍSTICAS Y AUTORES MÁS RELEVANTES.

Todo el teatro español de esta época se puede agrupar en dos grandes apartados: el teatro que triunfa y el teatro innovador

1-Teatro que triunfa o teatro de éxito

Este es el teatro que se representa en los escenarios con gran éxito de publico, es un teatro tradicional, comercial, cuyos autores estrenan continuamente los escenarios, alejado de las innovaciones experimentales de Europa, se distinguen:

a) La comedia burguesa o alta comedia, escrita por Jacinto Benavente. Triunfa con Jacinto Benavente (1866-1954).Este teatro muestra, desde una perspectiva suavemente crítica, los pequeños vicios de la burguesía cosmopolita, provinciana o rural. Interesa más el retrato social que el análisis psicológico de los personajes, que responden al esquema de los personajes tipo. Lo más renovador de este teatro es la agilidad y la naturalidad de los diálogos, que acaban con el tono declamatorio del teatro anterior representado por Echegaray. El público aceptó con agrado estas obras en las que la leve crítica y la ironía se expresaban de forma elegante y distinguida.

Sus obras se pueden agrupar de la siguiente manera.

1-Obras de anteriores burgueses: El nido ajeno, Rosas de otoño, Campo de armiño.

Todas se desarrollan en elegantes salones, ambientes desahogados y muestran la vida de la alta burguesía anquilosada en unos principios desde la que juzga al mundo.

2-Obras de ambientes cosmopolitas: La noche del Sábado, La mariposa que voló sobre el mar. Estas obras se desarrollan en lujosos yates, palacios, estaciones invernales, y los personajes son decadentes aristócratas de toda Europa.

3-Obras en escenarios rurales: Señora Ama, La Malquerida. Estas obras se desarrollan en la cocina, en el comedor o en sala del campesino acomodado, estas no son comedias, sino dramas rurales con campesinos que encarnan pasiones humanas primitivas no controladas por la educación urbana. Benavente intenta reproducir el lenguaje popular.

4-Mención aparte merece una única obra: Los intereses creados (1907). De gran éxito, la mejor y la que también se represente. Es una farsa que desarrolla el tema del poder del dinero, sus protagonistas son personajes dell´arte Italiano: Polichinela, Colombia, Arlequín. Se introduce la pareja Leandro/Crispín, que representa la relación amo-criado. La obra muestra como el mundo idealista del amo solo puede funcionar mediante el mundo realista del criado. Benavente recibió el premio novel de literatura en 1922, fue un escritor muy prolífico, escribió 172 obras. Hoy se le reprocha que su teatro es una repetición constante, sin cambios en su técnica teatral, el no ser un escritor comprometido sino acomodatice y la falta de acción de sus obras y la actitud moralizadora.

b) Teatro poético o teatro en verso, pretende reflejar la sensibilidad modernista y supone una reacción contra el teatro realista y costumbrista. Aspira a la representación de mundos de belleza mediante la palabra poética, la música, los decorados y la estenografía. Sin embargo, las obras que triunfaron en España fueron las que abandonaron el modernismo y confundieron el teatro poético con un teatro en verso que se inspira en el drama romántico histórico.

Eduardo Marquina-tuvo gran éxito de público y cultivó en verso el drama histórico en los que exalta las virtudes de la nobleza, el valor, la generosidad, el sacrificio y los grandes hechos del pasado. Los dos títulos más importantes son: En Flandes se ha puesto el sol y El Gran Capitán.

Francisco Villaespesa- Escribió dramas en verso con decorados deslumbrantes para impresionar a los espectadores. Su obra más conocida es: La Leona de Castilla.

Los hermanos Machado- Escribieron en colaboración siete obras de teatro, cinco de ellas en verso. Las más conocidas: Las Adelfas, La Lola se va a los Puertos y La prima Fernanda. Todas sus obras son de calidad muy inferior a las de sus respectivas obras poéticas.

c) Teatro costumbrista y cómico. Responde a una visión idealizada, autocomplaciente y tópica de la vida popular. Suele presentar ambientes pintorescos e los que se mueven tipos populares. El humor se basa en personajes graciosos y en el lenguaje casticista. Los mejores representantes de este tipo de teatro fueron Carlos Arniches y los hermanos Serafín y Álvarez Quintero.

Carlos Arniches crea en sus sainetes un Madrid popular y una modalidad lingüística que podríamos denominar el madrileño, exageración del lenguaje castizo popular de Madrid. Entre sus obras más conocidas está El santo de la Isidra. En su última etapa, desde una perspectiva más critica, escribe obras tragicómicas que mezclan humorístico, tragedia y caricatura; es la tragedia grotesca, lo más interesante de su teatro, como en La señorita de Trevélez o Es mi hombre, Que viene mi marido.

Los hermanos Álvarez Quintero, en una línea menos populista que Arniches, suelen representar una Andalucía conflictiva y tópica, en obras como El genio alegre, Mariquilla Terremoto, El Patio, La siesta. Sus obras reflejan la vida de forma amable y superficial. Es una visión pintoresca de Andalucía con diálogos graciosos.

2-Teatro innovador

Pretendió escribir un teatro con nuevas técnicas, un teatro experimentas, pero sus autores no consiguieron triunfar porque no tuvieron éxito de público. El público burgués del teatro de entonces no quería innovaciones ni aceptaba otros valores morales o sociales distintos que los suyos.

Se distinguen:

  • El teatro de algunos noventayochistas como Unamuno, Azorín y Valle-Inclán.

  • Unamuno- Escribió un teatro de tono filosófico que plantea sus obsesiones. Sus obras recuerdan la tragedia clásica. Reduce al mínimo la trama y los personajes, esto confiere un cierto esquematismo a la obra. Obras significativas de Unamuno son Fedra, La esfinge y Soledad.

    Azorín- Pretendió una renovación teatral, y escribió un teatro subjetivo y cercano al vanguardismo. Plantea el tema del tiempo y el del teatro. Hay un cierto desnivel entre la ambición renovadora y los resultados. Escribió entre otras obras, Old Spain, Comedia del arte y la trilogía Lo invisible.

    Valle-Inclán- Valle empezó a dedicarse al teatro en 1905 y durante 20 años el teatro fue su principal preocupación estética, entendía el teatro como espectáculo teatral total (no solo el texto dramático, sino que era para el una creación del arte plástico). Su teatro es el más original del teatro español del siglo XX.

    Pretendió romper con el teatro de su época y mostró una constante voluntad de renovación formal y estética y evolucionó desde un teatro de marcado carácter modernista hasta su máxima creación: el esperpento. Se han hecho distintas clasificaciones de su obra teatral, la más habitual es la división en etapas cronológicas y estilísticas.

    En la trayectoria del teatro de Valle-Inclán podemos distinguir cinco etapas:

    -Modernista- En la línea estética de Rubén Darío, aristocratizante y refinada. El Marqués de Bradomín pertenece a esta etapa.

    -Mítico- Presenta una Galicia rural atemporal y unos personajes arrastrados por grandes pasiones: la lujuria, la avaricia, la violencia y la muerte. De este ciclo son las comedias bárbaras (Águila de blasón, Romance de Lobos y cara de plata) y Divinas palabras.

    -Farsas- Anuncian el esperpento, porque mezclan lo sentimental y lo grotesco. Se inicia la deshumanización de los personajes-marionetas. En este ciclo las obras son cuatro: la más conocida es Farsa y Licencia de la Reina Castiza, que es una crítica feroz del reinado de Isabel II.

    -Esperpento- Supone una interpretación de la realidad, una nueva estética basada en la distorsión, que mezcla los rasgos trágico-grotesco. Refleja una actitud crítica y estética. Dentro de este ciclo está Luces de bohemia. También se encuentra Martes de carnaval, trilogía formada por Los cuernos de don Friolera, Las galas de difunto y La hija del capitán.

    -Ultima etapa- Agrupa las obras del retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, que son cuatro piezas cortas. No son propiamente esperpentos, pero tienen muchos aspectos relacionados con ellos.

    La obra de Valle-Inclán refleja una actitud tremendamente crítica y corrosiva respecto a la realidad, en una época, los años veinte, en la que los noventayochistas han abandonado las posturas radicales de su juventud.

    b)Teatro de la generación del 27

    De los escritores de la Generación del 27, García Lorca es el único que escribió su teatro, considerado unas de las cumbres del teatro Español, antes de la Guerra Civil, pues los demás, Salinas, Alberti, o dramaturgos como Casona y Max Aub escribieron prácticamente su obra en el exilio.

    Lorca cultivó el teatro a lo largo de su vida, pero fue su actividad preferente en sus últimos seis años y en ellos escribe sus mejores obras. Además en 1932 fundó La Barraca, compañía teatral universitaria que llevo a los pueblos el teatro clásico español, en un intento de popularizar la cultura y llevar al teatro un público distinto.

    Lorca crea un teatro poético que va depurando progresivamente. Empieza con un teatro en verso que incorpora numerosos cuadros y escenas poéticas, y acaba en un teatro en prosa, desnudo casi de poemas, pero profundamente poético porque presenta una realidad estilizada. En general, plantea un único tema bajo los más diversos argumentos, el enfrentamiento entre el individuo y en su entorno. El primero encarna el anhelo de libertad, de sueño, fantasía y amor; el segundo es el símbolo del poder represor social, representado a menudo por la madre, los vecinos o el entorno. Del conflicto entre el individuo y lo social surge el drama, resuelto casi siempre con la destrucción del individuo y de sus sueños.

    Dividiremos su teatro en tres etapas:

    1ª Los tanteos de los años 20: El maleficio de las mariposas, sobre el amor imposible de un “curianito” por una bella mariposa, fue un fracaso. Escribe el drama histórico Mariana Pineda, sobre la heronia que murió ajusticiada en Granada por bordar una bandera liberal, La zapatera prodigiosa, sobre la ilusión insatisfecha de una joven hermosa casada con un zapatero viejo, y la farsa Amor de don Perlimplín con Belisa en el jardín. Ha tanteado, pues, formas y registros distintos.

    2ª La experiencia vanguardista de principios de los años 30: arranca de una crisis vital (por su homosexualidad) y estética (la importancia del surrealismo) que lo lleva a escribir obras que él llamó misterios o comedias imposibles, como El público, donde acusa a la sociedad que condena al homosexual, critica a los cobardes que lo consienten y defiende la licitud de cualquier amor. En Así que pasen cinco años su joven protagonista se debate entre dos amores y el deseo de paternidad.

    3ª Época de plenitud de sus últimos años: son los de La Barraca. Ahora mezcla el rigor estético y el alcance popular. Escribe tres tragedias y un drama. En ellas la mujer ocupa un papel principal, por su marginación (como los gitanos o los negros). Bodas de sangre, basada en un hecho real: una novia se escapa con su amante el día de la boda, y la tragedia acaba con la muerte. Yerma es el drama de la mujer condenada a la infecundidad, y la tragedia surge entre el deseo de maternidad y la necesidad de fidelidad al marido. Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores aborda el tema de la soltería y de la espera inútil del amor, que condena a la esterilidad y a la frustración. La casa de Bernarda Alba culmina su teatro: tras la muerte de su segundo marido, Bernarda impone un luto riguroso y el enclaustramiento a sus cinco hijas, lo que desata el conflicto entre autoritarismo y libertad, conflicto que acaba trágicamente con el suicidio, por rebeldía, de la hija menor