Teatro del siglo XVII

Literatura universal. Lope de Vega. William Shakespeare. Teatro español e inglés

  • Enviado por: Patricia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

EL TEATRO DEL SIGLO XVII:

LOPE DE VEGA Y WILLIAM SHAKESPEARE

El teatro es y será un espectáculo basado en la representación de una acción ficticia ,que suele ser una obra literaria escrita en forma de dialogo, encarada por unos actores.

Pero aunque el teatro siempre ha sido lo mismo, la forma de hacer teatro siempre ha sido diferente en las diversas zonas de la geografía universal, y con el paso de los años la forma de hacer teatro en un país también ha variado.

Para ver mejor las diferencias de la forma de representar y escribir teatro de un país y de otro en una misma época, he estudiado el teatro de Lope de Vega en España y el teatro de William Shakespeare en Inglaterra, los dos escritores más representativos de teatro del siglo XVII.

Lope de Vega es el escritor más prolífico de la literatura española y el creador del teatro nacional de España. Lope escribió el Arte nuevo de hacer comedias, donde nos permite saber lo que hacia para escribir teatro para su variado publico.

Lope , en su Arte nuevo de hacer comedias, recomendó una nueva unidad de tiempo de su propia invención donde planteó que lo que sucedía en cada acto no excediera el tiempo de 24 horas. Lope también recomendaba dividir las obras teatrales en solo tres actos en vez de cinco ( introducción, nudo y desenlace).

El español está a favor de la verosimilitud (lo que se explica en la escena tiene que parecer verdad) y el decoro ( cada personaje tiene que hablar en función de su condición social). Creó el personaje del Gracioso ( que antes era el bobo), y puso en escena personajes de distintas clases sociales con unos rasgos y un carácter específico para cada uno de ellos como el Rey ( discurso épico), el viejo (discurso sentencioso), o los amantes ( discurso amoroso áureo - petrarquismo - ).

Lope, también recomendó a los poetas que no escribieran obras demasiado largas, para que en la representación duraran poco tiempo ya que aparte de los tres actos, también había una introducción o loa ( antes de iniciar la representación ) , un entremés ( después del primer acto), cantaban una jácara ( después del segundo acto) y hacían un baile de fin de fiesta ( después del tercer acto).

El lenguaje que utilizaba Lope para sus obras era vulgar para que las personas del pueblo lo entendieran, utilizaba el sayagués, una lengua artificial, con abundantes recursos vulgares que a menudo servia para caracterizar al personaje del Gracioso.

Lope mezclaba lo trágico con lo cómico, lo serio con lo ridículo... Pero, el estilo y las técnicas de Lope eran de un perfeccionamiento continuo.

La temática de las obras del dramaturgo español Lope de Vega es muy diversa. En su producción, el género más numeroso es el de las comedias amorosas llamadas " de capa y espada" como " Los melindres de Belisa" o " La discreta enamorada". Pero Lope también escribió comedias de otros tipos como las "comedias de fábrica" en las cuales se encuentra " El perro del Hortelano". Desde luego escribió obras amorosas siguiendo la moda pastoril (El verdadero amante); extrajo argumentos de novelas y poemas de caballerescos ( Los celos de Rodamonte); escribió obras bíblicas ( La historia de Tobías), comedias de santo (La buena guarda), mitológicos, dramas,.... Así que en resumen, Lope llegó a escribir 1800 comedias (sin contar los entremeses) y 400 autos, pero hoy solo se conservan unas 480 comedias y un gran número de novelas, narraciones cortas, poemas líricos, epístolas... Según su propia vanidad, de todas sus comedias, < más de ciento en horas veinticuatro / pasaron de las musas al teatro>

El número de asuntos que aborda Lope de Vega en su teatro es casi tan grande como el de sus obras dramáticas. Los temas religiosos conviven con los profanos; los históricos con los legendarios y novelescos; los pastoriles con los mitológicos; los costumbristas con los filosóficos; los de capa y espada con los de intriga... Y las obras fundamentales de Lope de Vega son Peribáñez y el comendador de Ocaña, Fuenteovejuna, y , El caballero de Olmedo.

Cada una de sus obras, Lope , las escribía con una finalidad: para deleitar ensañando ( docere et delectare), una frase que invento el propio Horacio . Al dramaturgo español debemos recordarle por esto, por ser el autor que divertía y aleccionaba a su público, y también debemos recordarle como el mayor genio de los corrales

Lope veía el teatro como un gran mundo donde todos somos sus personajes, y cuando nos muramos será el final de nuestra representación. Y el final de su representación llegó en 1635; un año donde el teatro español ya no volvería a tener otro autor de su talla.

En cambio, las intenciones del inglés William Shakespeare no eran las mismas que las de el español Lope de Vega. Shakespeare no quería cambiar las normas tradicionales del teatro inglés aunque lo deseara profundamente. William paso de guardián de caballos en la puerta de un teatro, a autor, escritor y empresario.

En la época de William Shakespeare en Inglaterra, el teatro era un entretenimiento con mucho éxito, pero muchas de las representaciones teatrales estaban hechas concretamente para la Reina de Inglaterra ( por eso al tipo de teatro que escribía Shakespeare se le llamaba teatro isabelino) , por lo cual, si no eras de clase alta, tu presupuesto no llegaba para pagar la entrada del teatro.

Si en el teatro de Lope de Vega el personaje del Gracioso era el que más hacia reír al público, en el teatro isabelino de William Shakespeare el perro era el elemento fundamental para que una representación teatral triunfara.

Al Igual que Lope, Shakespeare pensó en la cuestión de la tragicomedia. Los dos dramaturgos solían incluir elementos cómicos en sus tragedias. También es digno notarse que aunque estos dramaturgos trataban los temas históricos de un modo grave, no dejaban de tomarse libertades, cambiando detalles para sentirse mejor en sus propósitos didácticos. Estos dos genios del siglo XVII solían alterar los pormenores históricos porque creían que la verdad histórica era inferior a la verdad universal o poética. Los cambios en sus fuentes a menudo era algo hecho de un modo muy consiente para sugerir cuestiones concretas de orden moral, filosófico o político.

A diferencia de Lope, Shakespeare componía sus obras en lenguaje culto aunque nunca alcanzó la enseñanza superior, y a ello se debe que la crítica de su época despreciara al dramaturgo como un escritor "inculto", oponiéndolo a su amigo y competidor teatral Ben Jonson. Incluso algunos comentaristas negaron que Shakespeare hubiera podido escribir muchas obras que aparecieron firmadas con su nombre, afirmando que en realidad pertenecía a algún otro autor de mayor nivel cultural.

En el siglo XVII de Shakespeare, las mujeres no podían ejercer de actrices, solo podían los hombres, los cuales cuando necesitaban representar un papel femenino se disfrazaban de mujeres y afinaban sus voces. Solo Shakespeare pudo poner fin a esto, haciendo que una de sus múltiples musas subiera a un escenario por falta de actores. Esta hazaña puso en peligro a el propio Shakespeare porque lo querían encerrar en la cárcel , y también puso en peligro al teatro donde el trabajaba, ya que lo querían cerrar.

Shakespeare, al igual que Lope, está a favor de la verosimilitud y el decoro, y en sus representaciones teatrales recomendaba a los actores ponerlo en práctica porque era una forma de hacer creíble el teatro.

Una de las miles diferencias entre el teatro del siglo XVII español y el inglés era el lugar donde se representaban las obras. En la España de Lope de Vega las obras teatrales se representaban en corrales y en carros ( aunque existían los teatros se utilizaban muy pocas veces, solo cuando asistían a la representación los reyes ), en cambio, en la Inglaterra de Shakespeare las obras teatrales se representaban en verdaderos teatros porque al ser especialmente para las personas de clase alta y reyes no se podían representar en plena calle.

Aunque no tan prolífico como su contemporáneo Lope de Vega, Shakespeare es autor de una obra dramática bastante extensa, integrada por treinta y siete piezas, entre comedias, dramas y tragedias. Solamente su obra dramática constituye el universo literario y poético más extenso y grandioso que jamás haya surgido de la mente de un escritor, y parece como si en él hubiera querido demostrar su idea de que el teatro es <un espejo de la naturaleza > .El teatro de Shakespeare esta plagado de grandes obras maestras por la cual cosa el dramaturgo es una de las más altas cimas de la literatura universal, y difícil resulta a los críticos clasificar unas obras como mejores que otras, pero las más universales son: las comedias Trabajos de amor perdidos, La doma de la bravía, y Las alegres comadres de Windsor; los dramas Ricardo III y Enrique IV; y las tragedias Romeo y Julieta, Julio César, Hamlet, Otelo, El rey Lear , y Macbeth. Pero Shakespeare no solo escribió teatro, sino que también escribió dos poemas narrativos ( Venus y Adonis, y La violación de Lucrecia) y más de ciento cincuenta sonetos; pero su verdadero genio poético no hay que buscarlo especialmente en ellas, sino en el propio teatro, porque casi todas sus obras están escritas en verso.

Las novelas de Shakespeare llegaron a su fin en 1616, el año donde William Shakespeare falleció dejando en el mundo sus obras y tres niños que casi no llegó a conocer ya que los abandono por carecer de medios de subsistencia y quizá también porque estaba perseguido por robar.

Después de haber leído estas páginas sobre el teatro del siglo XVII en España y en Inglaterra, podemos demostrar las diferencias en un mismo siglo de el teatro en estos dos países. Las diferencias son claras. Los personajes, el lenguaje utilizado, el lugar donde se representaban las obras, ... son muchas de las múltiples diferencias, aunque también existan similitudes como usar el término de las tragicomedias, hacer pequeños cambios en la historia ...

E aquí las semejanzas y las contradicciones de la forma de hacer teatro entre Inglaterra y España, o mejor dicho, entre William Shakespeare y Lope de Vega.