Tácticas de voleibol

Deportes de pelota. Tácticas. Pasador. Pases. Saque. Bloqueo. Toque de antebrazos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Tácticas del Voleibol

Desde el punto de vista metodológico es cierto que no deben separarse en lo posible los aspectos técnicos de los tácticos, sin embargo, para el mejor estudio de ellos se hace necesario distinguirlos.

El desarrollo táctico del voleibol esta muy relacionado con las características técnicas de cada jugador en nuestra sección de FUNDAMENTOS TECNICOS se mencionan algunos conceptos básicos para mejorar la técnica que se aprovechará en el desempeño como jugadores de piso o de arena. Una correcta técnica evita el desgaste del organismo.

La táctica se puede dividir en individual y colectiva, generalmente pensamos que la táctica colectiva o "del equipo" es principal, pero la táctica individual sumada permite que la táctica colectiva sea efectiva en marcadores y adecuado trabajo de equipo.

Táctica del Pasador

Su táctica individual radica en primera línea y como fundamental en tratar de burlar el bloqueo contrario asegurando que los rematadores de su propio equipo ejecuten el mismo con la mínima cantidad de bloqueadores y hasta si es posible que se realice el remate sin bloqueo.

Para ese debe considerarse:

  • Parábola de salida del balón después de haber hecho contacto con el recibo.

  • El propio dominio técnico del pasador.

  • Los rematadores del propio equipo, características de cada uno de ellos (talla, función, posición, etc.), potencialidades y deficiencias de cada uno.

  • El sistema de juego del equipo

  • La forma de juego del equipo

  • La táctica colectiva y su objetivo

  • El bloqueo contrario (virtudes y deficiencias)

 

Táctica del Sacador

La táctica individual del sacador está caracterizada por ser en la práctica la única forma de manifestación en voleibol que depende sólo del propio nivel técnico-táctico del jugador.

Ella estriba en tratar de:

  • Anotarse un punto directo sobre el contrario

  • Realizar un cambio de servicio (cambio de bola) para su equipo

  • Obstaculizar el ataque contrario de forma tal que no puedan construirlo de la forma más óptima.

Ello condiciona que el jugador tenga que considerar:

  • Estado momentáneos de los tantos (si está aventajado o no sobre el contrario).

  • Dominio y repertorio técnico del sacador

  • Objeto táctico - colectivo del equipo.

  • Las propiedades y condiciones de la sala de juego

  • Sistema de juego del equipo contrario

  • Lugar donde se encuentren los de mayores deficiencias en el recibo del equipo contrario.

  • Táctica del Bloqueador

    Este es un elemento técnico el cual su táctica ya sea individual o colectiva va a ser decisiva para el resultado final de la acción. La táctica individual está dirigida principalmente desarrollar de manera efectiva:

    • Detectar la dirección en la que se producirá el remate

    • La forma de colaboración de brazos y manos

    • El desplazamiento de las manos y brazos por encima del borde superior de la net en el último momento del remate del contrario.

    • Posición ventajosa con vista a poder desplazarse con la mayor facilidad posible y rapidez hacia el lugar del salto.

    • Selección del lugar para efectuar el salto.

    • Determinación del momento para el salto

    • Conocer anticipadamente las intenciones del contrario

    • Altura que debe alcanzar en el salto (no siempre es máxima).

    • La táctica del equipo.

    • Función y tareas específicas propias

    • Sus propias potencialidades físicas.

    Remate

    El objetivo táctico es burlar la defensa y el bloqueo contrario.

    Para eso se debe tener en cuenta:

    • Su función como rematador (principal o auxiliar, etc.)

    • Posición que ocupa en el terreno en el momento que debe producirse el ataque (zona IV, III, II o zaguero).

    • Posibilidades de recibir el pase, tipo de él y la calidad del mismo.

    • Sistema y forma de juego del equipo

    • La combinación con la cual se pretenda realizar el ataque (penetración u otra forma)

    • Si existen posibilidades de ejecutar un cruce (23, 32, etc.), su responsabilidad de cumplir con su tarea táctica.

    • Su propio repertorio técnico

    • El bloqueo del contrario

    • Formación de la defensa del contrario

    • Sus propias posibilidades físicas y volitivas.

    Antebrazos (o toque de antebrazos)

    Es el gesto que se realiza en la recepción y el que se intenta hacer en la defensa. Consiste básicamente en varias fases:
    - Lo primero y casi lo más importante es estar perfectamente parados. Por lo tanto, tenemos que movernos rápidamente hacia el balón e intentar estar parados antes de golpearlo.
    - Después tenemos que situar los pies a una distancia un poco más grande que la anchura de los hombros. Realizamos una flexión de piernas y colocamos el cuerpo levemente hacia adelante, casi cayéndonos. Tiene que parecer como si estuviéramos sentados en una silla imaginaria.
    - Colocamos los brazos completamente extendidos y más o menos paralelos a los muslos.
    - Finalmente hacemos como si nos levantáramos de esa silla imaginaria dando un paso para adelante y golpeamos el balón con los dos antebrazos (NO con las muñecas). Se realiza un golpe seco pero no brusco, siempre acompañando el balón con las piernas (según nos "levantamos de la silla").

    Dedos (o toque de dedos)

    Es el gesto típico del colocador (en el segundo toque), aunque se usa también en el tercer toque y desde hace unos 3 ó 4 años que se hizo legal también se usa mucho en el primer toque. Es el toque que sólo se realiza cuando nos llega el balón de una forma relativamente cómoda, debido a la gran limpieza que requiere este toque para que no sea considerado como falta (si es segundo toque, ya que en el primer toque se permite todo menos coger el balón). El gesto completo es básicamente así:
    - El jugador, ya sin desplazarse por el campo, coloca los pies a una distancia similar a la anchura de los hombros.
    - Flexiona levemente las rodillas.
    - Coloca los brazos también flexionados de tal manera que queden sus dos manos por encima de la cabeza.
    - Las manos formarán una especie de copa de manera que los dedos pulgar e índice de cada mano formen una especie de triángulo, siendo los 2 dedos índice 2 de los lados, y los 2 pulgares el tercer lado (base del triángulo).
    - El golpeo se realizará únicamente con las yemas de los dedos, y normalmente con sólo 3 ó 4 dedos de cada mano.
    - Acompañaremos el golpe con la extensión de las piernas y, si nos necesitamos más fuerza, acabaremos con un pequeño saltito.
    Existen otras modalidades de toque de dedos, tales como el toque de dedos en suspensión (que se realiza igual pero en salto, es decir que no hay ayuda de la extensión de las piernas para lanzar el balón) o el toque de dedos a una mano (el cual suele ser en suspensión, pero sólo se usa una mano; requiere un toque más seco, sin tanto acompañamiento).