Tabaré; Juan Zorrilla de San Martín

Literatura hispanoamericana contemporánea. Poema nacional Uruguay. Épica y poesía. Temática

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Uruguay Uruguay
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Introducción:

En las siguientes paginas se hará un breve análisis de lo que es la espléndida obra de Juan Zorrilla de San Martín, que es considerado como el poema nacional de la republica del Uruguay.

Tabaré: Libro 1

En esta primera parte de la obra, el autor de la misma muestra un claro sentimiento naturalista y humanista acercándose a lo que es el movimiento indianista, el autor dirigiéndose al lector de una forma muy sutil, expresa las formas de la región donde se ubica el desarrollo de la obra( la región del Uruguay y del Río de la Plata) y describe el paisaje y la forma del lugar donde se desarrollo la cultura de indígenas que poblaron la región del Uruguay.

El autor describe la forma en que ellos vivieron y su forma de correlación con el ambiente, al mismo tiempo que describe su cultura, sus modos de vida, definiendo así esta cultura que como el autor menciona, las memorias de ella, sólo la tiene la naturaleza y el ambiente en el cual convivieron porque fueron olvidadas por la sociedad.

En esa civilización las diferencias formularon guerras que rápidamente llevan a la decadencia de la sociedad y que de por sí conllevan a la segregación de la cultura, cosa que expresa el autor.

Pero sucede que en medio de esta situación ocurre el choque de civilizaciones entre españoles y amerindios que conlleva a una situación de crisis.

Entre todo esto surge un niño hijo del guerrero y cacique Caracé, pero este es observado por su sociedad de forma indiferente debido a que la coloración de sus ojos es azul; mientras la madre sufría por la situación de rechazo hacia su criatura.

Tabaré: libro 2

En esta segunda parte del poema el autor trata más de cerca la situación de guerra y el sentimiento de amor por lo natural y se queja de que se haya perdido el cuidado por el ambiente que este se haya quedado en el olvido y a su vez se nostalgia de la situación pasada; expresando un sentimiento más humanista el autor expresa lo siguiente:



¿Quién ata las pasadas sensaciones

En haces de quimeras

Que, al roce de un recuerdo no buscado

Juntas en el cerebro se despiertan,

Y nadando en un medio indefinible

Con nuestras almas piensan?

Las notas ignoradas que en la noche

Hasta nosotros llegan

¿Por quién son recogidas, ajustadas

Los latidos que el mundo no comprende

Y en la eterna armonía se condensan.

La corriente del tiempo,

En brazos del pasado,

Como el cadáver de otros tantos hijos,

Ha dejado los años tras los años.

Al tramontar las lomas Del Uruguay, el astro

Deja envuelto en la sombra de las islas

A un villorrio español, que fue fundado

En la desierta margen donde el río

San Salvador, hermoso tributario

Del Uruguay, derrama en éste

Su caudal, entre sauces y guayabos.

El pueblo aquel, sentado en el desierto

Como un aventurero temerario,

¿Es algo más que una visión de gloria?

¿Brotó del suelo o descendió de lo alto?

Sus cimientos han sido varias veces

Con sangre de dos razas amasados;

Sus techos convertidos en hogueras,

Varias veces al campo iluminaron;

Y ya, más de una vez en la colina

Quedaron sus escombros solitarios,

Como los negros miembros de un gigante

Por la zarpa del tigre hecho pedazos.

Desde el fondo del bosque, los charrúas

Observan los bastiones castellanos,

Las rudas estancadas

De troncos de algarrobos y quebrachos

Antemura sin fosos ni poternas,

Remedo de baluarte que, hacia el campo

Defiende el caserío

Cuyos techos se asoman al barranco.

Techos pajizos de bambú, con hebras

de la raíz del ñapindá amarrados;

Muros de tierra negros

Entre despojos de bateles náufragos,

Que rodean la casa construida

Por Juan de Ortiz, el viejo adelantado,

Con sillares de piedra

Que el tiempo y los incendios respetaron;

Tal es la población conquistadora

En que aun tremola el pabellón hispano,

Sereno corno siempre

El desierto sin nombre desafiando,

En una tierra, madriguera hermosa

Del indio más bizarro

De los que aullaron y aguzaron flechas

En el salvaje mundo americano:

Como el cachorro oculto bajo el cuerpo

Del tigre provocado,

Así se esconde la uruguaya tierra

De su indómito rey bajo los arcos.

El indio ruge, al escuchar la planta

Del extranjero blanco,

Con rugidos de rabia y de deseo,

Siempre en acecho, cauteloso, huraño.

Brilla el ojo del indio en la espesura;

Suena por todos lados

Su alarido feroz; brotan rabiosos

De entre las flores sus agudos dardos.

¿Dónde se esconden? Donde esconde el viento

Sus gritos ignorados.

Donde esconde la muerte las lumbreras

Quién aguza en la piedra

El hierro de su lanza,

Quién enluce un mohoso

Capacete, o remalla

Alguna vieja cota, o busca en vano

Sobre la gola encaje a la celada;

Quién las piezas ajusta

De sus gastadas armas,

Espaldares o antiguas escarcelas

De coseletes varios arrancadas;

Mientras allá, a la sombra

Tendido en una acacia,

Algún soldado arrulla sus recuerdos

Con un cantar querido de la patria.

El brazo desfallece,

Sapicán, el cacique mas anciano,

Ya cayó en la batalla

Después que Por Garay en la llanura

Vio deshechas sus tribus más bizarras.

Sopló la Muerte y apagó en sus ojos,

Sedientos de venganza

El último fulgor.


Después de esto el autor pasa a otra etapa en la que describe el amor de Tabaré hacia Blanca, hermana del conquistador don Gonzalo, pero este amor trágico no se puede concebir, debido a que Tabaré es un mulato: ni indio, ni español.

Tabaré: libro 3

Ya en esta etapa de la obra el autor se centra en la idea del amor de Tabaré por Blanca, ocurre lo que seria una rebelión en la cual Blanca es raptada por un indio, y Tabaré concurre en su búsqueda liberándola pero cuando don Gonzalo los ve cree que Tabaré es el raptor matándolo lo cual concluye la obra con trágico final; el motivo de esta parte de la obra fue representar lo frágil del amor sobretodo cuando hay una oposición social hacia el mismo.



Conclusión

La obra Tabaré evoca los sentimientos más recónditos del ser humano y del genero indigenista de una forma etérea, pausada y a la vez verosímil entre una aureola de situaciones y de conjugaciones de lo que es el genero indianista, partiendo de forma elíptica pero no redundante, acerca de lo que es el proceso de mestizaje y disgregación racial.

Por esto, esta obra de Juan Zorrilla de San Martín es considerada de las principales del genero.