Tabaquismo

Problemas de salud. Tabaco. Fumar. Fumadores. Nicotina. Pulmones. Embarazo. Cáncer. Enfisema. Arterias. Daños. Psicología

  • Enviado por: Ley
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 35 páginas
publicidad
cursos destacados
Ecuaciones Diferenciales
Ecuaciones Diferenciales
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre las Ecuaciones Diferenciales Ordinarias (EDO) Se muestran...
Ver más información

Geometría Básica
Geometría Básica
En el curso de Geometría Básica aprenderás los fundamentos de esta rama de las matemáticas....
Ver más información

publicidad

TABACO

Es una planta de la familia de las solanáceas, cuyas hojas contienen nicotina, un alcaloide poderosamente tóxico, que produce dependencia.

Las denuncias de que el hábito de fumar puede causar enfermedades son casi tan antiguas como el hábito mismo. Uno de los primeros informes publicados al respecto data de 1859 y demuestra que de 68 pacientes de un hospital de Montpellier, Francia, que sufrían de cáncer a los labios, lengua, amígdalas y otras partes de la boca, todos eran fumadores.

El interés en la posible relación tabaco- enfermedades, como bronquitis crónica, enfisema y daño a las arterias coronarias habían aumentado en proporción alarmante.

Los males provocados por el tabaco se deben a la nicotina, que es absorbida en los pulmones y actúa sobre el sistema nervioso central; a los alquitranes del humo, que van recubriendo los pulmones y terminan obstruyendo los bronquiolos finos, disminuyendo la capacidad de aspirar aire de los pulmones; y al monóxido de carbono existente en el humo, que disminuye la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a los tejidos.

Se ha calculado que una persona que fume 20 cigarrillos diarios acorta su vida en más de cinco años.

TABAQUISMO Y EMBARAZO

Uno de los grandes males de nuestra época es la contaminación ambiental. Sin embargo, existe una forma de contaminación que es más sutil, más artera, no colectiva sino individual y que atenta contra la esencia misma de la vida. La contaminación a que nos referimos adopta diversas formas, llámese alcohol, tabaco, drogas, y ellas no sólo socavan la salud integral del individuo sino que, y esto es lo más grave, sus perjuicios van más allá de nosotros, dado que pueden alterar los elementos que tienen que ver con la reproducción humana, es decir sus órganos germinativos.

Una breve reseña sobre las diferentes etapas que caracterizan el proceso de la reproducción humana y sobre la toxicología del tabaco, explicará de manera más satisfactoria el posible mecanismo de acción del tabaco y los riesgos de vulnerabilidad del organismo embrionario y fetal.

Fecundación: desarrollo del embrión. La fecundación consiste en la unión del óvulo maduro con el espermatozoide maduro para constituir una nueva célula capaz de dividirse o multiplicarse, que es el huevo o zigoto.

Desarrollo de la placenta. El embrión humano consta de una envoltura llamada trofoblasto, dentro de la cual se encuentra el esbozo embrionario propiamente dicho. De esta envoltura deriva el corion, membrana compuesta por una serie de excrecencias o vellosidades que entran en íntima conexión con la membrana que reviste la cara interna del útero materno o decidua, formándose así la placenta.

Tabaquismo y embarazo. Con todos los datos aportados acerca del embrión y sus anexos, se ha querido mostrar los diferentes caminos o vías que tiene el tabaco para ejercer su acción deletérea. Pensamos que así las crudas y frías estadísticas harán sentir más su realismo.

Un hecho aceptado ampliamente por todos los investigadores que se han ocupado del tema tabaquismo y embarazo, es que el peso de nacimiento de los hijos de madres que fuman durante la gestación, es inferior al de los madres no fumadoras.

Más importantes son las observaciones de estaturas o tallas inferiores y menores circunferencias cefálicas en los niños de fumadoras consuetudinarias.

Todo lo expresado anteriormente resume, de alguna manera, las investigaciones sistemáticas realizadas hasta la fecha.

Los mecanismos, a los que se hace responsables de la acción del tabaquismo en el feto, son varios. Por un lado, el consumo de tabaco puede producir una disminución del consumo de oxígeno por parte del feto. El oxígeno es necesario para la vida celular y es algo así como la energía o el combustible que se necesita para poner en marcha los procesos de división o multiplicación celular que llevan a la formación del embrión. Posteriormente se necesita la maduración fetal. El oxígeno es aportado por la sangre materna, haciéndose el intercambio con la sangre fetal a nivel de la placenta. Este elemento tan necesario para la vida es transportado en la sangre y fijado a una sustancia llamado hemoglobina. Esta es un pigmento que rellena los glóbulos rojos y que a nivel del sistema circulatorio materno de la placenta lo cede a la hemoglobina de los glóbulos rojos fetales. La combinación del oxígeno con la hemoglobina se conoce como oxihemoglobina. Ahora bien, en la mujer embarazada que consume tabaco, el humo que surge de la combustión de éste contiene un gas tóxico que se conoce como óxido de carbono y que contamina el aire que inhalan los pulmones. Sucede que este gas tóxico también se fija a la hemoglobina a nivel de los pulmones, en una verdadera competencia con el oxígeno. De esta manera será menor el aporte de oxígeno a la sangre fetal, que se verá así privada parcialmente de un elemento esencial para el crecimiento embrionario o fetal.

La combinación de la hemoglobina y el óxido de carbono es conocida como carboxihemoglobina. Este mecanismo de acción del tabaquismo es lo que determina la hipoxia, o sea la disminución del oxígeno en la sangre, y cuando es crónica implica un verdadero riesgo para la vida fetal. Está demostrado que un gramo de tabaco desprende alrededor de 100cm3 de óxido de carbono.

Es muy frecuente que los grandes fumadores muestren, como uno de los signos de intoxicación tabáquica crónica, un estado de adelgazamiento. En gran parte éste se debe a una restricción de calorías o alimentos, por una disminución o falta de apetito. Incluso puede llegarse, en fumadores que son muy delgados y comen poco, a un adelgazamiento extremo descripto como caquexia tabáquica. Precisamente un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, demostró la asociación del tabaquismo con la falta de aumento adecuado del peso de la madre durante el embarazo. Tomaron el número de 15 cigarrillos diarios como índice para rotular a las pacientes como grandes fumadoras. Comprobaron que cuanto mayor era el número adicional de cigarrillos por día, menor era el aumento de peso semanal. Lo importante de estas experiencias que se realizaron estudiando a 162 madres y sus hijos recién nacidos, fue comprobar un nuevo mecanismo de acción del tabaquismo sobre la disminución del peso fetal. Para estos investigadores, entre el 50 y 75% de dichos casos sería atribuirles a la intoxicación crónica, a través de un trastorno previo en la madre de índole nutricional.

En otros estudios, Gonjard y sus colaboradores (Biomedicine, 23:20, 1975) sugirieron que entre las fumadoras sería mayor la incidencia de desprendimientos de placentas, con la consiguiente precipitación de los partos. Al respecto es clásico el concepto de considerar el tabaquismo como una causa general de prematurez. El profesor Dr. Francisco A. Uranga Imaz, en su Tratado obstetricia práctica, manifiesta: “En las fumadoras, el parto prematuro se produce con frecuencia mayor; en embarazadas que fuman diariamente 10 cigarrillos, la frecuencia del parto prematuro llega al 10%, que aumenta al 13% en las que fuman 20 cigarrillos, para llegar al 30% en las que fuman 30 cigarrillos por día. Por lo tanto, la acción de la nicotina en la ocurrencia de la prematurez es manifiesta”.

Las causas de los partos prematuros relacionados con el tabaquismo, son las mismas que se han venido estudiando hasta ahora como productoras de otras alteraciones fetales.

Un destacado cirujano cardiovascular argentino, el Dr. René Favaloro, llegó a afirmar, con la autoridad que lo caracteriza, que el cigarro, la obesidad y el sedentarismo son, ni más ni menos, el triángulo de la muerte. Este pensamiento fue expresado en Bogotá, Colombia, durante un simposio sobre cirugía cardíaca. En consecuencia quebrar estos tres hábitos es, si no la mejor fórmula definitiva, por lo menos un camino para vivir más y mejor.

EL FUMAR Y EL CÁNCER

Si usted fuma, las posibilidades que tiene de morir de cáncer son 110% mayores que las de los que nunca han fumado en forma regular.


1.- Las manchas blancas que muestra este grabado en la parte interna de la caja vocal son cancerosas. El cáncer ya ha destruido las cuerdas vocales del paciente.

2.- Cáncer del estómago, que a menudo se asemeja a la úlcera estomacal. Ambas condiciones resultan afectadas por el fumar.


Es un hecho bien establecido que la gente, al fumar, aumenta considerablemente la posibilidad de contraer muchas clases de enfermedades, y acelera su muerte. De hecho, los fumadores mueren a un ritmo 68% más rápido que los no fumadores. Cada cigarrillo quita seis minutos de la vida del que fuma en gran escala.

La mayor amenaza para los fumadores es el cáncer, un crecimiento celular desenfrenado, invasor y destructivo. El benzopireno y otras sustancias que se encuentran en el tabaco, que entran en los pulmones y se esparcen por todas partes del cuerpo por medio del torrente sanguíneo y del sistema linfático, contribuyen a la aparición del cáncer.

El cáncer del estómago, que puede parecer una úlcera estomacal, ocurre con doble frecuencia en los fumadores que en los no fumadores. El cáncer de la parte baja del intestino grueso, probablemente el más común de los cánceres internos, también aflige a los fumadores con mayor frecuencia que a los no fumadores.

El cáncer de la garganta, que se produce por el efecto irritante de las sustancias en el humo del tabaco, a menudo deja sus víctimas sin cuerdas vocales después de la cirugía correctiva. El paciente debe aprender a hablar de nuevo regurgitando aire que se ha tragado.

El 80% de los cánceres de las cuerdas vocales pertenece a fumadores.

FUMAR Y EL ENFISEMA

Uno de los problemas de la salud, que crece con mayor rapidez en los países civilizados hoy en día, es una enfermedad que se conoce con el nombre de enfisema pulmonar.

El enfisema afecta hoy en día a más de un millón de habitantes de los Estados Unidos, y de cincuenta a cincuenta y cinco mil personas mueren cada año debido al mismo. La enfermedad tiene mucho en común con el cáncer de pulmón: ambas dolencias producen cambios en las células de la superficie de los pasajes de aire, y ambas están relacionadas con el hábito de fumar.

El enfisema se presenta cuando las células de la superficie, debido a los irritantes exteriores, comienzan a crecer en forma anormal. A medida que el crecimiento continúa, empiezan a bloquear los pequeños conductos de aire que existen en el interior de los pulmones, atrapando en ellos anhídrido carbónico.

Debido a este bloqueo, a la persona con enfisema se le hace difícil exhalar aire. A medida que la condición empeora, las pequeñas paredes de los sacos de aire se distienden y se rompen bajo la tensión, produciendo sacos cada vez mayores, semejantes a globos o vesículas. Las paredes de estas vesículas pierden su elasticidad como resultado de las sustancias químicas que se hallan en los gases y en el alquitrán.

Las personas que tienen enfisema sienten disnea (dificultad en la respiración), falta de energía, y su eficiencia está disminuida. Con el tiempo no pueden realizar los deberes necesarios de la vida. El dejar de fumar les permite a los pulmones funcionar de nuevo con mayor efectividad, pero los sacos de aire rotos nunca sanan.

Si usted fuma, las posibilidades que tiene de morir de enfisema son aproximadamente diez veces mayores que las de quienes nunca han fumado en forma regular.

  • Un pulmón afectado por enfisema. La ruptura de las del saco de aire en el interior de los pulmones hace que el respirar sea extremadamente difícil.

  • Un saco de aire o vesícula particularmente grande que se ha roto muestra hasta que grado puede el enfisema destruir los pulmones.

  • y 4. Estos dos cortes de pulmones afectados por enfisema muestran cómo esta enfermedad produce tejidos rotos y ennegrecidos.

  • Aunque tiene puntos negros producidos por el carbón del aire normal de una ciudad, este pulmón sano todavía tiene un color saludable, que es naturalmente rosado cremoso.

  • EL FUMAR Y EL CÁNCER DE PULMÓN

    Cuando el fumador promedio toma una buena bocanada del humo de su cigarrillo, inhalando profundamente, introduce el humo compuesto de alquitrán, nicotina y otras sustancias nocivas en las secciones más remotas de sus pulmones, constituido por innumerables sacos de aire.

    Con cada inhalación, los pasajes de aire se van cubriendo cada vez más con el pegajoso alquitrán, que contiene varios agentes productores de cáncer. Ordinariamente los cilios, pequeños filamentos protoplasmáticos, tratan de eliminar la materia invasora de los pasajes de aire. Pero el alquitrán del tabaco los paraliza y se abre paso a los pulmones.

    A medida que, a lo largo de varios años, los residuos de alquitrán continúan depositándose en los pasajes de aire, las células que están en la superficie comienzan a cambiar y aumentar en número. Dentro de pocos años, con frecuencia aparece el cáncer de pulmón.

    Desde los pulmones, las células cancerosas entran en los vasos sanguíneos y linfáticos y se esparcen por todo el cuerpo. Cuando finalmente el diagnóstico confirma la presencia de cáncer de pulmón, habitualmente la enfermedad se ha extendido fuera de todo control. Esa es la razón por la cual, aún hoy en día, con todos los progresos espectaculares de la ciencia médica, el cáncer de pulmón todavía resulta fatal en un 95% de los casos.

    Si usted fuma, la posibilidad que tiene de morir de cáncer al pulmón es 700% mayor que la de quienes nunca han fumado en forma regular.

  • Vista externa del pulmón normal de una persona de 45 a 55 años de edad. Los pequeños puntos negros que aparecen en la superficie son depósitos de carbón contenido en el aire normal de la ciudad; pero estos depósitos no constituyen un gran problema.

  • Un pulmón canceroso tiene un aspecto completamente diferente al del pulmón normal. El crecimiento blanco de la parte superior es canceroso, en tanto que la decoloración negra en la parte inferior es causada por enfisema.

  • Otro aspecto del pulmón que aparece en la figura Nº2. Nótense los pequeños crecimientos canceroso en punta, en forma de dedo, que obstruyen el tubo bronquial cerca del centro de la figura.

  • El crecimiento canceroso en forma de dedo aparece aquí ampliado, y se ve cómo casi llena uno de los tubos bronquiales.

  • Después de quitar parte del tejido exterior del pulmón que aparece en las figuras 2, 3, 4, la extensión real del crecimiento canceroso resulta más evidente.

  • EL FUMAR Y EL ENDURECIMIENTO DE LAS ARTERIAS

    En años recientes los médicos han descubierto que la enfermedad se relaciona directamente con un régimen rico en grasas. Recientes investigaciones han demostrado que la nicotina- y posiblemente otras sustancias químicas absorbidas del tabaco-, aumenta el depósito adiposo o la grasa (mayormente en forma de colesterol) a lo largo de las paredes internas de las arterias. Pero eso no es todo. La nicotina hace también que las arterias se encojan. Esta combinación de depósito grasoso y de encogimiento de las arterias obstaculiza la tarea de los vasos sanguíneos de proporcionar suficiente sangre al corazón, al cerebro, a las extremidades y a otros órganos. A medida que la condición empeora, a menudo los tejidos resultan perjudicados.

    En esta condición se necesita sólo que un pequeño coágulo de sangre se detenga en los vasos sanguíneos estrechados, para que produzca un ataque cardíaco o una embolia cerebral

    El endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis) afecta a más personas y produce más muertes (54% de todos los fallecimientos) en los Estados Unidos que cualquier otra enfermedad.

  • Una arteria sana no tiene depósitos de colesterol. Esta sección de una arteria se ramifica en muchos vasos sanguíneos menores.

  • Debido a un régimen alimentario indebido y al uso del tabaco, la mayor parte los habitantes de los países civilizados se ven afectados en cierto grado por los depósitos de colesterol. A medida que empiezan a formarse los depósitos amarillos comienzan a obstaculizar el flujo de sangre.

  • 4 y 5. A medida que los depósitos de colesterol siguen creciendo, comienzan a obturar el interior de las paredes arteriales, bloqueando los orificios de entrada a los vasos sanguíneos que se ramifican en las arterias.

  • Recientemente se han producido prótesis de nylon para reemplazar las arterias que han sido seriamente afectadas por el bloqueo con colesterol. Aquí se observa un injerto de arteria artificial destinado a reemplazar un trozo bloqueado de la aorta baja.

  • EL TABACO DAÑA EL CEREBRO

    Debido a que tanto el régimen alimentario inadecuado como el hábito de fumar contribuyen a la acumulación de colesterol, la persona que fuma resulta un blanco escogido para la senilidad y los ataques cerebrales.

    A fin de funcionar debidamente el cerebro debe recibir una provisión adecuada de sangre con oxígeno. Una de las grandes amenazas para que no se cumpla este requisito es el colesterol.

    Cada año miles de individuos mueren como resultado de ataques de apoplejía o de ataques cerebrales. La mayor parte de los que mueren de ataques cerebrales tienen más de cuarenta años de edad. Estos ataques ocurren cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompa produciendo una hemorragia, o cuando se forma un coágulo en la superficie áspera de un vaso sanguíneo. Cualesquiera de estas condiciones detiene el flujo de sangre a una porción del cerebro causando parálisis de parte del cuerpo y, en los casos severos, la muerte.

    1.- Una vista de cerca de la base del cerebro. Las flechas de color señalan las arterias que proveen al cerebro de la sangre. Estas arterias, claras y casi transparentes, muestran que no existe ninguna señal de depósito de colesterol.

    2.- Vista aumentada de un cerebro con arterias ocluidas por el colesterol. Nótese la diferencia entre estas arterias y las que se muestran en el grabado Nº1.

    PSICOLOGÍA DEL FUMADOR

    La OMS. (Organización Mundial de la Salud) definió la toxicomanía como un estado que resulta de la absorción de cierta droga, requerida periódica o continuamente. Esta dependencia puede ser psíquica, física o ambas cosas a la vez y parece ser el elemento común a los diversos tipos de abuso de drogas. Dentro de esta definición cabe perfectamente una toxicomanía como la del cigarrillo.

    Entre otras cosas el vicio de fumar cuesta a la humanidad más de 100.000 millones de dólares al año.

    Un portavoz de la Organización Internacional Cruz Verde señaló que en Alemania Federal el tabaco aceleró la muerte de 140.000 personas durante el transcurso de un solo año y durante ese tiempo se efectuaron 20.000 amputaciones de pierna a causa de problemas circulatorios ocasionados por el tabaco. También se informó que el cigarrillo causó en ese mismo lapso 40.000 muertes de cáncer al pulmón y que se hallan internados otros 25.000 fumadores con el mismo mal.

    Estamos sumergidos en una sociedad donde el fumar es una regla y el no fumar la excepción. Una de las razones más evidentes para iniciar el vicio y mantenerlo es la que los mismos fumadores en los cursos para dejar de fumar llaman estatus. Durante la adolescencia el fumar crea la ficción de haber ingresado en el mundo de los adultos. Al adulto, el tener un cigarrillo entre los dedos le crea la ficción de compartir un mismo nivel y al mismo tiempo le brinda seguridad y confianza.

    Muy cerca de esto que estamos diciendo existe otra razón: promover la sociabilidad. El cigarrillo se constituye en un hábito inseparable de toda ocasión en que no se desea desentonar con el comportamiento del grupo social al cual se pertenece. Un cigarrillo brinda la seguridad que de otra manera no se obtendría y así, la conversación y las actitudes en sociedad se hacen fluyentes y amenas. Muchas de esas personas son fumadoras ocasionales que podrían dejar de fumar si no fuera por lo que para ellos representa el cigarrillo.

    Más allá de estas razones, están los fumadores que sienten un estado de dependencia casi absoluta y que muy difícilmente podrían dejar de fumar sin ayuda. Muchos de ellos tienen conciencia de la necesidad de poner término a su vicio. Saben que es perjudicial, pero si tratan de dejarlo, generalmente fracasan en su intento.

    Dentro de este sector tenemos que señalar que la gratificación de la oralidad es la fuente más importante de motivaciones en todo fumador. Las primeras experiencias del niño se producen por la boca y esas impresiones quedan indeleblemente grabadas en el inconsciente del niño.

    Cuando los padres tienden a gratificarlo o consolarlo, ante el llanto, la intranquilidad o dolores, el chupete se convierte en un elemento fundamental para tranquilizarlo; en otros, el dedo o golosinas. Una psicóloga de tan aguda percepción como Elena G. De White, dice: “Rara vez se olvidan las primeras lecciones impresas en la mente del niño”. En otro lugar afirma: “Las impresiones dejadas precozmente en la mente se ven en los años subsiguientes. Quizá quede sepultadas, pero rara vez son raídas”. Por eso esta notable autora insistió en que los hábitos formados en los primeros meses o años de vida deciden si un hombre será vencedor o vencido en la batalla de la vida. El hombre, al nacer es un ser necesitado. Al ser colocado en el mundo con su ambiente efectivo éste pasa a formar parte de lo biológico y afectivo. Esta historia del hombre está saturada del vicio del cigarrillo. Esto es justamente lo que intentamos señalar cuando afirmamos que el chupete, el dedo o los dulces, condicionan al individuo para que, ya adulto, al encontrarse en las mismas condiciones de ansiedad, temor e inseguridad busque superar esa angustia en forma oral.

    Otro aspecto que debemos señalar es que el cigarrillo sirve como medio para descargar la tensión emocional. Los movimientos de las manos, la inhalación y la exhalación respiratorias, la participación de los labios y de los dientes, pueden servir simultáneamente como breves, pero frecuentes escapes para la agresión. Al respecto, es posible observar cómo muchos fumadores muerden el cigarrillo, lo que se ve en prácticamente todos los fumadores de puros, que se acostumbran a sostenerlo en la boca con los dientes.

    Otra característica tiene que ver con las satisfacciones sustitutivas de necesidades emocionales. La inhalación y exhalación respiratorias, pero especialmente la participación de los labios, sirven como sustitutos para el sentimiento de intimidad y de proximidad insatisfechos. La persona que sienta sed insaciable de afecto, puede satisfacer parcialmente esa necesidad. Al mismo tiempo, los sentimientos de culpa concomitantes que resultan de esa insaciable necesidad de intimidad, y que la avergüenzan, le permiten castigarse a través del sistema buco- respiratorio, fumando hasta que la lengua, la bucofaringe y la faringe lleguen a doler, convirtiéndose así el cigarrillo en un sistema autopunitivo. Naturalmente, la satisfacción emocional que resulta del fumar varía con cada individuo y depende de la estructura de su personalidad. No hay ninguna fórmula psicológica que sea aplicable a todo individuo.

    Otros fumadores buscan en el cigarrillo una sensación estimulante o relajante. Las reacciones fisiológicas moderadas del acto de fumar, como por ejemplo el aumento del ritmo cardíaco y la vasocontricción periférica pueden proporcionar un estímulo, aunque breve, para sostener el estado de vigilia en un individuo que se encuentra fatigado o en estado de confusión. De la misma manera el individuo que se encuentra fatigado o en caso de confusión. De la misma manera el individuo que se encuentra tenso puede encontrar que similarmente al chupete, al dulce o al caramelo de su infancia, el cigarrillo le permite relajarse. Estos sentimientos van acompañados también por un efecto depresor del cigarrillo sobre el músculo cardíaco.

    Otros individuos fuman porque son adictos al humo. Estos son los que no pueden fumar en la oscuridad, ya que para ellos todo el encanto de la droga reside en observar el humo.

    Finalmente debemos señalar a los que fuman simplemente o tal vez complejamente porque han adquirido el hábito. Tal vez ésta parezca una razón poco psicológica, pero advirtamos que ese individuo que cumple 7.000 veces o más con el ritual del hábito en una año, está expresando una personalidad profundamente dependiente, clásica de aquellos que en su infancia fueron manejados por padres dominantes que no les permitieron ejercer su propia voluntad.

    SI USTED QUIERE, PUEDE

    “Querer es poder” Así, dicho rápidamente, resulta muy sencillo y muy fácil. Hemos usado infinidad de veces esta frase, generalmente para sugerir a otros valor ante una empresa difícil, o bien cuando nos jactamos de algún triunfo obtenido. Sin embargo, cuando se trata de querer dejar de fumar, el tema es distinto y las dificultades parecen adquirir dimensiones gigantescas. Los motivos de la dificultad para dejar de fumar son múltiples y pasan por complejas raíces del hábito. De todos modos, existen personas que dejan de fumar definitivamente mediante una decisión personal o bien accediendo a algún tipo de ayuda exterior.

    Desde hace muchos años, se utiliza en el mundo entero un sistema de cesación tabáquica con el nombre de Plan de cinco días para dejar de fumar, promocionado por la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que otorga la dimensión adecuada a la voluntad y en el cual hemos tenido la oportunidad de participar activamente. La experiencia obtenida luego de conducir más de un centenar de estos cursos nos indica que existen en este plan, creado por Mc Farland y Folkenberg, numerosos puntos de apoyo para conseguir el objetivo.

    Una información adecuada, una dieta específica, material audiovisual explicativo, terapia colectiva y de apoyo, la sustitución de hábitos nocivos por otros sanos y provechosos, y el poder de la fe para lograr la victoria, constituyen junto al ejercicio de la fuerza de voluntad los puntos clave sobre los cuales se basa este curso.

    Claro, usted podrá decir: “Esto está bien para quienes tienen fuerza de voluntad pero no para mí”. Sin embargo, al comienzo todos los seres humanos la poseemos en mayor o menor medida. La voluntad es como un músculo: cuanto más se la ejercita más se desarrolla, y viceversa. La mayoría de los fumadores que asisten al plan de cinco días para Dejar de fumar confiesan que no tienen suficiente fuerza de voluntad, y sin embargo alrededor del 95% de los que completan el curso dejan de fumar antes del quinto día.

    El seguimiento de quienes han completado el curso hemos descubierto datos interesantes como que a las mujeres les cuesta un poco más dejar de fumar, pero son más consecuentes con la decisión a largo plazo que los hombres. Una gran proporción de quienes dejan de fumar mantiene su decisión en forma definitiva. Muchos de los que asisten al plan lo hacen sólo por curiosidad, y terminan por lograr una de las victorias más trascendentes en la vida de un individuo, según sus propios testimonios. La mayoría de los ex fumadores encuestados coincide en que pese a la evidente dificultad que representa el proceso de desintoxicación, les ha resultado mucho más fácil de lo que esperaban.

    Para “desnicotinizar” al organismo se indica una dieta que consiste principalmente en frutas, jugos de frutas, cereales y grandes cantidades de agua (ocho a diez vasos diarios). Si bien la eliminación es lenta, bastan tres o cuatro días para realizarla, una vez que se ha dejado de fumar. Se suprime la ingestión de bebidas alcohólicas y se realizan una serie de ejercicios para favorecer la fuerza de voluntad.

    BIBLIOGRAFÍA

    • Revistas “Vida Feliz”

    • “Para abrir la mente”. Recopilación de la revista “Ya” de El Mercurio de Santiago.

    • Folletos sobre las enfermedades del tabaco del Ministerio de Salud.


    INSTITUTO SUPERIOR DE COMERCIO

    “JERARDO MUÑOZ CAMPOS”

    ANTOFAGASTA

    TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

    “ EL TABAQUISMO”

    INTRODUCCIÓN

    Este trabajo tiene como objetivo informar sobre los daños irreparables que produce el tabaco en la salud humana, para lo cual se ha investigado las mortales enfermedades producidas por el mal hábito de fumar. Como también el daño provocado al feto en una mujer embarazada. Y cuales podrían ser las razones psicológicas por las cuales fuma la gente.

    CONCLUSIÓN

    Al finalizar este trabajo puedo decir que el tabaco produce daños irreparables en la salud humana tales como: infarto al corazón, cáncer al pulmón, enfisema, endurecimiento de las arterias entre otras.

    Es muy importante las grandes perdidas económicas en todo el mundo a causa de los cigarrillos.

    También afirmo que el no fumar, pero si estar en contacto con gente que fuma, produce al no fumador las mismas enfermedades que el fumador.