Super Size Me; Morgan Spurlock

Film. Documental. Ética y moral. Hábitos alimenticios. Comida basura. Alimentos prefabricados. Organismo. Efectos secundarios

  • Enviado por: Marina Gonzalez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

SUPER SIZE ME

Alumno:

Fecha: 11 de diciembre de 2007

Asignatura: Ética y deontología

Profesor:

INTRODUCCIÓN

Super Size Me es un documental que ha dado la vuelta al mundo, como hizo previamente el objeto criticado, la comida basura en general y la empresa Mc Donalds en particular. La difusión de este reportaje ha impactado a la población y ha puesto en tela de juicio la ética de una de las empresas más sólidas del mundo.

El film trata de reflejar los malos hábitos de la sociedad norteamericana. Allí la obesidad generalizada es una realidad. Al resto de los países también ha de interesarles, no sólo porque Norteamérica es el motor de economía global, sino porque podemos encontrar locales Mc Donalds hasta en los lugares más remotos del mundo.

PRIMERA PARTE: ¿EL REPORTAJE ESTÁ HECHO ÉTICAMENTE?

  • Fundamentación de los datos que aporta el investigador

  • La elección del tema

  • La crítica a la comida basura es un tema de grandes dimensiones, sobre todo si tenemos en cuenta que el principal atacado es el gigante internacional Mc Donalds. Es un atrevimiento por parte de los creadores del film, por el gran impacto que puede causar en la sociedad y las consecuencias que pueden derivar de ello (posibles represalias legales de algunas de las empresas más ricas del mundo), puesto que expone que los intereses de estas grandes empresas sólo buscan el lucro, sin importarles los estragos que están causando progresivamente en la sociedad estadounidense y, de rebote, en el resto del mundo.

    El hecho de haber escogido ese tema ya es ético en sí. Independientemente de que los argumentos sean válidos o no, cumple una misión de bastante importante: lograr que la gente se conciencie de las graves consecuencias que puede tener no llevar una dieta saludable y una vida sedentaria.

  • El experimento

  • Parece que el hecho de que el protagonista del experimento sea también el director y el productor del reportaje, además de que sea un humorista profesional, puede suscitar algunas sospechas de manipulación y algunas deducciones certeras: tratará de ponerle el mayor dramatismo posible. Además, el experimento es bastante radical, pero los argumentos son sólidos: decide que durante los 30 días se moverá lo mínimo, alegando que el 60% de los americanos llevan una forma de vida sedentaria.

    El dramatismo va directo a la sensibilidad de las personas. Pero el fin (concienciar a la sociedad) justifica los medios (dramatizar los hechos); siempre y cuando no se utilicen informaciones falsas o no comprobables. Se trata de lograr un bien mayor, a costa de un mal menor. Por lo tanto, podemos afirmar que sí es ético.

  • La autoridad

  • El reportaje es muy completo, si tenemos en cuenta la diversidad de opiniones de gente de la calle, pero, sobre todo, el testimonio de algunas personalidades de relevancia como el secretario de Sanidad, un elevado número de nutricionistas, médicos, el abogado de unas chicas que denunciaron a Mc Donalds… Hay que aclarar que unos dan datos y otros opiniones, que, al intercalarse, puede que el receptor sólo recuerde que personas muy importantes hablaron mal de Mc Donalds, por tanto, este aspecto del film manipula a los receptores ordinarios, no así a los que vean el vídeo detalladamente y vean quién dice qué. Super Size Me deja bastante claro los efectos nocivos que tiene sobre el cuerpo la comida basura.

    El reportaje es bastante rico en cuanto a los datos que da: el número de locales Mc Donalds en todo el mundo, el orden de los estados “más obesos” de EE.UU, el número de personas que comen en Mc Donalds diariamente, el número de Mc Donalds por km2 que hay en Manhattan, etc.

    Pero también podemos observar que casi todos los datos son desfavorables al objeto criticado. La realidad no puede ser blanca o negra, y si presume ser un reportaje, debería representar las dos caras de la moneda.

    Para que el reportaje más ético y completo debería presentar las alternativas que existen a la comida basura, es decir, informar también de cuántos locales vegetarianos hay en Manhattan, por ejemplo, y las ventajas de estos alimentos frente a los precocinados. Además, el reportaje se centra en las calorías y debería complementar la información recordando que existen otras fuentes nutricionales necesarias y que las calorías no son la única fuente energética.

    4. La educación

    Super Size Me toma un cariz diferente cuando se adentra en el consumo de los más jóvenes. Los adultos tienen más libertad para elegir qué hacer o qué comer, pero en el caso de los niños el reportaje remarca las consecuencias físicas que puede tener el consumo prolongado de este tipo de comida y lo que es más importante, la configuración de hábitos insanos que les condicionará todas sus vidas.

    Los investigadores se meten en los colegios para comprobar que la mayoría de los productos son precocinados, empaquetados y restituidos (sólo se cocinan 6 de cada 36 comidas). Unos productos que, además crean adicciones físicas en los consumidores, en este caso niños que comen en el colegio diariamente, también les causarán problemas de salud a la larga. Además, la comida basura se asegurará de esta manera unos clientes de por vida porque sociabiliza a las personas para que, desde muy corta edad, asienten estos alimentos en su mente y los hagan propios con el tiempo, sin permitir la apreciación de los alimentos naturales como indispensables en la dieta. Independientemente de los demás argumentos, la difusión de éste ha sido sin duda ejemplar, porque, si miramos a nuestro alrededor, en la actualidad los alimentos restituidos y empaquetados están sustituyendo en gran medida a los naturales. En este punto el reportaje se vuelve muy útil para que le demos a la dieta sana la importancia que se merece, que antepongamos, si es necesario, minutos de nuestro tiempo para preparar comidas naturales y que eduquemos a nuestros hijos prestando atención en este asunto.

    Por otra parte, Super Size Me explica cómo el marketing de las empresas de comida basura va dirigido especialmente a los niños, en especial el de Mc Donalds, que tiene un menú dedicado a ellos que regala juguetes, zonas de juego en sus locales, un payaso de gancho, etc. Informar de esto es otra de las genialidades del reportaje, porque ocurre como en el punto anterior: son cosas que están presentes en nuestras vidas pero que nunca nos hemos parado a pensar. Y si pensamos, nos daremos cuenta de que el hecho de que haya zonas de juego es una facilidad para los padres, y que el regalo del Happy Meal va directo a los estímulos del niño, incapaz de defenderse de una publicidad agresiva, como es la de Mc Donalds.

    5. Los restaurantes Mc Donalds

    Otras informaciones útiles (incluso para Mc Donalds) que los investigadores han comprobado in situ son el ofrecimiento del tamaño grande (super size) por parte de los dependientes, la ausencia de la información nutricional en casi todos los locales o el dato de que sólo 7 de los productos de Mc Donalds no contienen azúcar.

    Ocurre lo mismo que con el resto de datos dados. A pesar de ser ciertos, no son objetivos, porque sólo informan de los datos desfavorables. Se trata de una contrapropaganda, más que de un reportaje que quiera ajustarse a la realidad. En este sentido el reportaje no es ético, pues su razón de ser es perjudicar. Trata de manipular a las masas para que no consuman comida basura y se creen una mala imagen de Mc Donalds, porque el reportaje no deja indiferente, no deja pensar a los receptores, sino que les asienta unas ideas en la mente, que difícilmente sacarán. Si hubiese contado también aspectos favorables y hubiese prescindido del sensacionalismo, se acercaría más a la idea de reportaje como respeto de los principios periodísticos.

  • Otras cuestiones más subjetivas

  • El tamaño es una constante del reportaje, como su propio nombre indica, “Super Size Me”. Se afirma que tanto Estados Unidos, como sus habitantes, sus coches y su comida, son los más grandes del mundo. Teniendo en cuenta que la obesidad es la segunda enfermedad en provocar muertes en Estados Unidos, los habitantes norteamericanos se deberían alarmar al escuchar de forma tan desenfadada que son los más gordos del planeta, lo que no deja de ser chocante porque ellos también tienen los coches más grandes y la comida más grande.

    El tono del documental es cómico, casi burlón. Aparentemente no es muy adecuado la temática que se está tratando. Pero si lo analizamos desde otra perspectiva, el empleo del humor y el dinamismo atrapan el interés de las personas, algo necesario si realmente se quiere llegar a un número abultado de personas.

    La contextualización de lo que se va a contar también resulta cómica, porque intercala imágenes de comida grasienta y gente obesa con imágenes del marketing colorista que utilizan las empresas de comida basura, todo ello acompañado de diferentes melodías animosas y de la voz desenfadada de un narrador, que expone los hechos casi desde el humor. A primera vista, parece que esté trivializando la situación, pero, en realidad, frivoliza tanto que cala más en los receptores. Esto se podría identificar con una metáfora de nuestra vida real: vivimos en “los mundos de yuppie” cuando en realidad la situación es alarmante en algunos aspectos de la vida, que se nos escapan, en este caso, la distinción de los buenos y malos hábitos alimentarios.

    2ª PARTE: CÓMO HA RESPONDIDO MC DONALDS AL REPORTAJE

    Algunos comentarios enviados por Mc Donalds TM a diversas instituciones antes y durante la difusión de Super Size Me en España:

    “Supersize Me” narra la decisión personal de Morgan Spurlock, un humorista norteamericano, de desayunar, comer y cenar exclusivamente productos de McDonald's

    durante 30 días seguidos, ingiriendo más de 5.000 calorías al día (el doble del nivel recomendado para un hombre adulto de su edad) y limitando intencionadamente al mínimo su actividad física diaria.

    El protagonista se da un gran atracón consumiendo productos y combinaciones de menús que no responden en absoluto a los patrones habituales de los consumidores de McDonald's, y cometiendo por tanto una grandísima irresponsabilidad.

    Además, ignora por completo los consejos de los doctores y expertos en nutrición que visita durante el rodaje, quienes le recomiendan abandonar ese absurdo experimento y seguir una dieta variada y equilibrada combinándola con algún tipo de ejercicio.

    Los productos McDonald's pueden formar parte de una dieta equilibrada, porque están elaborados a partir de los seis grupos principales de alimentos. Nuestro objetivo principal es asegurarnos de que nuestros clientes disponen de toda la información necesaria para que puedan escoger correctamente aquéllos productos que mejor se adapten a sus estilos de vida. Por eso, todos los restaurantes McDonald's disponen de información nutricional de sus productos en varios soportes.

    McDonald's es muy consciente de la importancia de llevar un estilo de vida saludable,

    basado en una alimentación variada y equilibrada compaginada con la práctica regular de ejercicio físico. Por esta razón, nuestra oferta de productos sigue creciendo para satisfacer la permanente demanda de nuestros consumidores, y desde hace años fomentamos la práctica del deporte a través de diferentes iniciativas.

    McDonald's trabaja y colabora desde hace años con expertos en nutrición y actividad física. Morgan Spurlock es un recién llegado a este debate, que busca el sensacionalismo y la alarma social, perdiendo así la oportunidad de formar parte de la solución al problema de la obesidad.

    DECIR QUE EN McDONALD'S TM SÓLO HACEMOS HAMBURGUESAS

    ES SÓLO MEDIA VERDAD. ÉSTA ES LA OTRA MEDIA.

    En McDonald ´s llevamos 23 años introduciendo nuevos productos en nuestro menú para hacerlo más completo y ofrecer así a nuestros clientes la posibilidad de elaborar una dieta variada cada vez que visitan nuestros restaurantes. De todos los cambios que hemos hecho para adaptarnos a la forma de alimentarse de los españoles, estos han sido los más importantes.

    • En 1981 abrimos nuestro primer restaurante en España y desde entonces, siempre hemos utilizado para elaborar nuestras hamburguesas carne 100% de vacuno procedente de las mejores ganaderías prioritariamente españolas y también de la Unión Europea.

    • Ese mismo año, incluimos el agua mineral natural como opción en nuestras bebidas.

    • Poco tiempo después, en 1984, creamos el sándwich McPollo TM, hecho con pechugas y contramuslos de pollo.

    • Fue en 1986 cuando decidimos introducir uno de los productos más frescos y naturales: las ensaladas. Y siempre pensamos en el aceite de oliva virgen extra y el vinagre como aliño.

    • 1993 nos convirtió de nuevo en pioneros de nuestro sector por ofrecer información nutricional sobre nuestros productos. Y ese mismo año decidimos que no podíamos pasar más tiempo sin gazpacho.

    • Dos años después creamos la McRoyal TM, la hamburguesa elaborada con ingredientes típicos de la dieta mediterránea.

    • En 1996 incorporamos los McMarins TM, otra opción más de comer pescado.

    • En 1996, implantamos un sistema de autocontrol (APPCC) en todos nuestros proveedores y restaurantes para garantizar la calidad y seguridad de nuestros productos, desde que recibimos la materia prima hasta que llega a nuestros clientes.

    • Desde 1997 el aceite que utilizamos para freír es 100% de origen vegetal (girasol).

    • Dos años más tarde, decidimos volver a ampliar la oferta e incluimos el porcino en nuestra familia de hamburguesas. Le pusimos McRib TM.

    • El año pasado convertimos el Happy Meal TM en un menú a la carta, con diferentes sandwiches, complementos y postres lácteos como Actimel para que los niños puedan elegir un menú completo.

    • Este año hemos lanzado una plataforma de productos Salads Plus TM, compuesta por nuevas ensaladas pensadas para ser consumidas como plato principal, un sándwich de pollo a la plancha, un yoghourt Danone con fresas y arándanos o una manzana. Y hemos ampliado nuestra oferta de postres para los más pequeños con el Actimel Multifrutas, Danao, Danonino Fruta Fresh Rojo y Danonino Petit Suisse para formar una variada oferta de productos lácteos esenciales en el crecimiento de un niño.

    Nunca dejaremos de hacer hamburguesas, pero en el futuro, también seguiremos ampliando nuestra oferta de productos y sabores teniendo siempre algo en cuenta: que aporten los nutrientes necesarios para nuestro organismo. No existen alimentos buenos o alimentos malos, lo importante es comer de todo con moderación y hacer ejercicio físico, o lo que es lo mismo: llevar una dieta variada, equilibrada y un estilo de vida saludable.

    Las réplicas de Mc Donalds cuentan el experimento de Morgan Spurlock como algo trivial y califica de “decisión personal” una acción realizada en perjuicio de su salud y para demostrar algo que tiene que ver con la salud mundial.

    En líneas generales, no me parece muy acertado que Mc Donalds haya difundido su réplica. El hecho de que una gran multinacional se defienda de las acusaciones de un reportaje salido de repente, implica que hay un temor

    Además, si “Morgan Spurlock” es un recién llegado a este debate, ¿por qué tienen tanto interés en desacreditarle?

    No me parece ético que una gran multinacional de restaurantes entre en el juego de un reportaje y que trate de excusarse recordando las últimas ampliaciones de su carta.