Suiza

Europa. Territorio. Recursos naturales. Clima. Flora. Fauna. Población. Cultura. Economía. Industria. Comercio. Comunicaciones. Gobierno. Historia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 21 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


SUIZA

Suiza

  • INTRODUCCIÓN

  • Suiza (nombre oficial en francés, Confédération Suisse; en alemán, Schweizerische Eidgenossenschaft; en italiano, Confederazione Svizzera; en romanche, Confedazium Helvetica, Confederación Helvética), república federal al oeste del centro de Europa; limita al norte con Francia y Alemania, al este con Austria y Liechtenstein, al sur con Italia y al oeste con Francia. El país tiene una superficie de 41.285 km². Su ciudad más grande es Zurich y su capital es Berna.

  • TERRITORIO Y RECURSOS

  • Suiza es uno de los países más montañosos de Europa; los Alpes ocupan más del 70% de su territorio, en los sectores central y meridional, mientras que el Jura lo hace en el noroeste. Los Alpes suizos forman parte del mayor sistema montañoso de Europa y son famosos por sus picos con formas puntiagudas y sus gargantas escarpadas. Hay varias cadenas dentro de los Alpes, como la cadena Penina, que contiene el pico más alto de Suiza, el monte Dufourspitze (4.634 m), en el macizo del Monte Rosa. Los Jura (palabra celta que significa 'bosque') son más bajos y más reducidos que los Alpes y son famosos por las numerosas pistas de esquí nórdico que atraen a numerosos visitantes. La reconocida industria relojera suiza comenzó en las localidades de los montes Jura.

    Entre los dos sistemas montañosos se encuentra la meseta suiza, con una altitud media de 395 m y con 50 km de anchura; se extiende desde el lago Léman (en alemán, Genfersee), en el extremo suroccidental, hasta el lago Constanza (en alemán, Bodensee) en el noreste. La meseta está salpicada por colinas. Entre las cordilleras de los Alpes y del Jura también hay largos valles conectados por gargantas transversales; uno de estos valles es el Engadine, recorrido por el río Inn, en el sureste. Casi por todos los valles suizos discurren ríos, a veces interrumpidos por cataratas pintorescas, como los saltos de Staubbach (aproximadamente 300 m) en el cantón de Berna. El principal sistema fluvial es el formado por el Rin y sus afluentes. Otros ríos importantes son el Ródano y el Tesino; sin embargo, los ríos suizos no son navegables en distancias apreciables. Suiza es famosa por sus lagos, en particular por los de la región alpina, conocidos por su belleza paisajística. Además del lago Léman y del lago Constanza, otros lagos destacados son: el lago de Lugano y el lago Mayor (o Maggiore), en el que se encuentra el punto más bajo de Suiza (194 m sobre el nivel del mar), cuya superficie se extiende por territorio italiano, y los lagos de Neuchâtel, de los Cuatro Cantones, de Zurich (en alemán, Zürichsee), de Brienzersee y Thunersee, que están por completo en Suiza.

    2.1. Clima En la meseta y en los valles más bajos de Suiza domina un clima templado, con una temperatura anual cuyo promedio es de 10ºC; la temperatura disminuye 1,7ºC al ascender 300m de altitud. La precipitación también varía según la altura; en la meseta y en los valles más bajos la precipitación en forma de lluvia es de 900 mm anuales; las regiones más altas reciben más cantidad. La mayoría de las precipitaciones se dan durante el invierno en forma de nieve; los picos de las montañas superiores a 2.750 m están cubiertos de nieve durante todo el año. En las mayores alturas hay también grandes glaciares, especialmente, en los Alpes. El bise, un viento frío del norte, predomina en invierno y el foehn, un viento seco y cálido del sureste, domina el resto del año.

    2.2. Recursos naturales La energía hidroeléctrica es el principal recurso natural de Suiza. Los únicos recursos minerales abundantes son el granito, la caliza y otras piedras de construcción y la sal; también se encuentran pequeños depósitos de minerales de hierro y manganeso. Los recursos agrarios son limitados, ya que la mayoría de los suelos son rocosos o están lixiviados.

    2.3. Flora y fauna En las tierras bajas y en la meseta suiza crecen plantas y árboles mediterráneos, como palmeras, magnolios, castaños, nogales, manzanos, perales, cerezos y almendros. El 28,6% de la superficie total de Suiza está cubierta por bosques de gran productividad, por lo general en alturas comprendidas entre los 550 y los 1.980m. Los bosques caducifolios de hayas, arces y robles son característicos por debajo de los 1.400m y los bosques de coníferas, especialmente pinos y abetos, se desarrollan por encima de esta altura. En las mayores altitudes, la flora está compuesta por especies alpinas como el edelweiss, la anémona, el lirio, el pino mugo y el pino suizo.

    Las gamuzas y las marmotas habitan en las regiones alpinas. En los bosques se pueden encontrar zorros y muchas especies de aves, como el pájaro carpintero o el arrendajo azul. La trucha es común en los ríos de montaña y el salmón es frecuente en cualquier curso fluvial.

  • POBLACIÓN

  • Suiza
    En conjunto la población suiza es de descendencia alpina, nórdica, eslava o dinárica. La composición étnica de Suiza está definida generalmente por las comunidades lingüísticas principales: alemanes, franceses, italianos y réticos (reto románico). Menos del 10% de la población está compuesta por otros grupos étnicos, como españoles y turcos.

    3.1. Características de la población Suiza tiene una población (según estimaciones para 1998) de 7.260.357 habitantes, lo que supone una densidad de 176 hab/km², aunque desigualmente distribuida, con las principales concentraciones en la meseta suiza. Se considera que el 62% de la población es urbana, pero la mayoría vive en pequeñas ciudades. El crecimiento de la población es lento y el excedente de trabajo permite la llegada de trabajadores extranjeros y sus familias que suponen alrededor del 15% de la población.

  • Divisiones administrativas Suiza es una confederación de 23 estados, denominados cantones, de los que tres están divididos en semicantones con fines administrativos. Los cantones y semicantones son los siguientes: Aargau, Appenzell Ausser-Rhoden (semicantón), Appenzell Inner-Rhoden (semicantón), Basel-Land (semicantón), Basel-Stadt (semicantón), Berna, Friburgo, Ginebra, Glarus, Graubünden (Grisones), Jura, Lucerna (Luzern), Neuchâtel, Nidwalden (semicantón), Obwalden (semicantón), Sankt Gallen, Schaffhausen, Schwyz, Solothurn (Soleure), Thurgau, Tesino, Uri, Valais, Vaud, Zug y Zurich.

  • 3.3. Ciudades principales La capital de Suiza es Berna, con una población (según estimaciones para 1996) de 136.338 habitantes. Otras ciudades importantes son Zurich (365.043 habitantes), la mayor ciudad de Suiza y destacado centro financiero; Basilea (178.428 habitantes), centro comercial notable por la producción de textiles y ropa; Ginebra (171.042 habitantes), centro cultural, financiero e industrial destacado por la relojería y la joyería; y Lausana (128.112 habitantes), nudo ferroviario y centro de la fabricación de artículos de hierro.

    3.4. Religión Aproximadamente el 48% de la población de Suiza es católica y el 44%, protestante. Los judíos y otros grupos forman una pequeña minoría. Se garantiza la libertad de culto. En 1973 un referéndum revocó los artículos de la Constitución que prohibían la Compañía de Jesús y la fundación de nuevas órdenes religiosas. Varios cambios importantes de la Reforma protestante del sigloXVI tuvieron lugar en Suiza; en especial, es de destacar el papel de Juan Calvino que desarrolló algunas de sus teorías en Ginebra.

    3.5. Lenguas oficiales y habladas Los idiomas oficiales de Suiza son el alemán (hablado por el 65% de la población), el francés (18%) y el italiano (10%). Menos del 1% de la población habla el cuarto idioma nacional, el rético, una lengua románica. En la mayoría de los cantones el idioma más hablado es el alemán suizo, un dialecto que difiere ampliamente del alemán escrito y del resto de los dialectos alemanes. Sin embargo los periódicos y revistas se publican en alemán culto (Hochdeutsch) que es además el idioma más utilizado en producciones de teatro, cine y televisión. El francés se habla comúnmente en los cantones de Friburgo, Jura, Vaud, Valais, Neuchâtel y Ginebra mientras que el italiano predomina en el cantón de Tesino. El rético se habla principalmente en el cantón de Graubünden (Grisones).

  • EDUCACIÓN Y CULTURA

  • Suiza ha ejercido una profunda influencia en la educación europea e internacional durante siglos. La excelencia académica de las universidades suizas, como las de Basilea (fundada en 1460), Lausana (1537), Zurich (1833) y Ginebra (1599), así como el Instituto Federal de Tecnología (1855) de Zurich, han atraído a numerosos estudiantes extranjeros. El teólogo francés Juan Calvino, que se asentó en Suiza en 1536, inspiró la educación suiza, en especial la educación religiosa. La educación moderna se ha visto influida por el filósofo del sigloXVIII nacido en Ginebra Jean Jacques Rousseau. Las teorías de Johann Pestalozzi, un reformador de la educación del sigloXVIII, que defendía que los niños podían aprender de sus propias experiencias, han contribuido al desarrollo de la pedagogía en todo el mundo. En época reciente se ha reconocido la labor del psicólogo suizo Jean Piaget por su nueva visión de las destrezas en el aprendizaje y los hábitos infantiles.

    La Constitución suiza de 1848 estipulaba la educación gratuita y obligatoria. Según la Constitución de 1874, así como la enmienda de 1902, el gobierno federal limitó sus esfuerzos a la educación superior; se pidió a los cantones y semicantones que establecieran escuelas primarias gratuitas y obligatorias con subvenciones, pero sin el control del gobierno federal. En esas escuelas se enseña en el idioma oficial, pero los estudiantes también pueden aprender los demás idiomas nacionales.

    Muchos cantones mantienen escuelas secundarias para estudiantes entre los 12 y los 15 años, gymnasiums (escuelas preparatorias para la Universidad) y escuelas de formación de maestros, además de varias instituciones de enseñanza superior y colegios especiales. La tasa de analfabetismo es insignificante. En 1995 en las escuelas primarias había 477.643 alumnos; en las escuelas secundarias, de formación profesional y de magisterio asistían en total 559.924 estudiantes, y las instituciones de educación superior tenían un total de 148.024 estudiantes.

    4.1. Instituciones culturales La cultura suiza ha hecho importantes contribuciones a la literatura, al arte y a la música. Es una amalgama de las culturas alemana, francesa e italiana incorporadas a las particularidades propias de cada región lingüística suiza y el resultado es una cultura autónoma matizada por las diferencias dialécticas y la influencia cultural que cada zona ha recibido. Desde las primeras épocas Suiza ha estado expuesta a muchas influencias extranjeras y ya en la edad media el país había conseguido un elevado nivel cultural. Destacó la cultura carolingia, y en particular la pintura y la arquitectura románicas; el monasterio de Sankt Gallen fue un importante centro de la cultura occidental. Desde entonces se asimilaron la mayoría de las tendencias europeas, como el humanismo y las propias de la Reforma. Calvino y Ulrico Zuinglio, otro dirigente religioso suizo del sigloXVI, causaron un enorme impacto en la cultura del país. Sin embargo, en el sigloXVIII la cultura suiza se hizo más internacional. En la Suiza contemporánea destacan el teatro y la música; el Stadttheater (Gran Teatro) de Basilea (Teatro Municipal de Basilea), el Stadttheater de Berna, el Grand Théâtre de Ginebra, el Théâtre de la Comédie de Ginebra y el Théâtre Municipal de Lausana son los principales centros dramáticos; en el campo de la música destaca particularmente la Opernhaus (Ópera) de Zurich, el centro operístico municipal.

    4.2. Bibliotecas y museos La biblioteca de la Universidad de Basilea, con unos 2,6 millones de volúmenes, es una de las mayores de Suiza. Entre las bibliotecas especializadas más importantes destacan la Biblioteca Nacional Suiza, en Berna, y las bibliotecas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ambas en Ginebra. Además, Suiza tiene muchas bibliotecas públicas federales, cantonales y municipales.

    El Museo Nacional, en Zurich, alberga la más importante de las grandes colecciones históricas de Suiza. Los museos de bellas artes de Basilea, Berna y Zurich exhiben colecciones de autores alemanes de los siglosXV y XVI, holandeses y flamencos de los siglosXVII y XVIII, impresionistas franceses del sigloXIX y obras de europeos contemporáneos.

    4.3. Literatura La literatura suiza engloba la literatura latino-suiza y las literaturas más importantes germano-suiza y franco-suiza, que están fuertemente ligadas a las literaturas de los países vecinos. Menos importantes son las literaturas italo-suizas, réticas y de dialectos suizos. La literatura latino-suiza fue muy importante durante la edad media en los trabajos religiosos y humanísticos. La literatura suiza más destacada se realiza en alemán, que comenzó con la poesía de los minnesänger del medievo y engloba baladas populares y crónicas comprendidas entre los siglos XIV y XVIII. Los autores germano-suizos más notables son Gottfried Keller, Conrad Ferdinand Meyer, Hermann Hesse, Carl Spitteler, Jeremias Gotthelf (seudónimo de Albert Bitzius), Max Frisch y Friedrich Dürrenmatt. Uno de los autores franco-suizos más conocido es Charles Ferdinand Ramuz. Heidi (1880) de Johanna Spyri, es una obra que ha entretenido a generaciones de niños de todo el mundo e incluso ha sido llevada a la pantalla.

    4.4. Arte Un gran número de artistas suizos ha conseguido reconocimiento internacional a lo largo de los siglos. Entre ellos destacan los pintores Konrad Witz, Henry Fuseli, Arnold Böcklin, Ferdinand Hodler y Paul Klee. También son mundialmente famosos el escultor Alberto Giacometti y el arquitecto Le Corbusier.

    4.5. Música Los compositores suizos Ludwig Senfl y Heinrich Loris (conocido como Henricus Glareanus) hicieron importantes contribuciones a la música europea durante el renacimiento. Entre los compositores suizos más importantes de los últimos años destacan Ernest Bloch, Arthur Honegger, Othmar Schoeck, Frank Martin, Ernst Levy y Conrad Beck. Ernest Ansermet consiguió fama mundial como director de la Orquesta de la Suisse Romande, con sede en Ginebra. En el campo de la música popular es notable el desarrollo del yodel, un tipo de canto tirolés sin letra con repentinos cambios de tono.

    5. ECONOMÍA

    Suiza tiene una economía industrializada muy desarrollada y el nivel de vida más elevado del mundo. En 1997 el producto interior bruto era de 255.265 millones de dólares. En la actualidad los sectores dominantes de la economía suiza son el comercio, los servicios (en especial la banca y las finanzas) y el turismo, y suponen el 59% del empleo total. A estos sectores les siguen la industria, energía, minería y construcción (33%), y agricultura, silvicultura y pesca (5%). El presupuesto anual nacional de 1996 establecía 66.968 millones de dólares en ingresos y 77.746 millones de dólares en gastos.

    5.1. Agricultura Aunque Suiza es autosuficiente en productos cárnicos y cereales, ni el suelo ni el clima favorecen la agricultura, por lo que el país tiene que importar la mayoría de los alimentos que consume y dar importantes subvenciones a los agricultores. La mayoría de los campos de cultivo son empresas familiares y de tamaño pequeño. Los principales productos agrícolas en 1998 (producción anual en t) son: la remolacha azucarera (1.086.000), patatas o papas (725.000), fruta (655.400, de las que 141.000 fueron de uvas), trigo (603.100). Anualmente se producen unas 117.000 t de vino, 3,8 millones de t de leche y 131.600 t de queso. La cabaña ganadera cuenta con 1,72 millones de cabezas de vacuno, 1,52 millones de porcino, 560.200 de ovino, 55.000 de caballar y 6,32 millones de aves de corral.

    5.2. Silvicultura y pesca La producción de madera en Suiza es de 4,50 millones de m³ anuales (en 1997), pero la industria se ha visto perjudicada por la contaminación del aire, que ha causado daños en más del 35% de los bosques del país. La mayor parte de la madera se utiliza en las serrerías, así como para fabricar papel. La pesca tiene una importancia menor, con capturas de peces como el salmón o la trucha —principalmente en los lagos Léman, Neuchâtel y Constanza y sus ríos tributarios— que totalizan 3.002 t anuales.

  • Minería La industria minera suiza no es muy importante. Tan sólo destaca la producción mineral de sal gema (aproximadamente 400.000 t anuales) y cemento (unos 4,4 millones de t).

  • Industria La industria engloba al 33% de la población activa suiza. Las principales producciones son las de maquinaria de precisión, máquinas herramienta, productos farmacéuticos y relojes (anualmente se exportan alrededor de 28 millones de relojes). Otras manufacturas destacadas son los textiles, la ropa, el calzado, los productos químicos, metales refinados, alimentos (especialmente chocolate), artículos de madera y papel. La artesanía suiza, como las cajas de música, los bordados, los encajes y los objetos de madera tallados, es muy apreciada.

  • 5.5. Energía Suiza tiene grandes recursos potenciales de energía hidroeléctrica, sus instalaciones aportan el 56,24% de la electricidad y las centrales nucleares el 40,57%. La producción en 1997 fue de 59.237 millones de KWh.

    5.6. Moneda y banca La unidad monetaria de Suiza es el franco suizo, dividido en 100 céntimos (1,45 francos equivalían a 1 dólar estadounidense en 1997). El banco emisor es el Banco Nacional Suizo de carácter semiprivado, en el que toman parte los cantones, otros bancos e individuos privados. Suiza es un importante centro financiero internacional; sus bancos atraen depósitos privados y de grupos financieros de todo el mundo, debido a la estabilidad política y financiera y a que se garantiza el tradicional secreto en las transacciones bancarias. La banca privada es una de las principales fuentes de ingresos del país. Zurich es el principal centro bancario; los bancos comerciales más destacados son el Banco de la Unión de Suiza, la Corporación Bancaria Suiza, el Banco de Crédito Suizo y el Banco Leu. Hay seis bolsas de valores; la Bolsa de Zurich es una de las mayores de Europa y la ciudad es también el principal centro comercial del oro.

  • Comercio. Las principales importaciones son maquinaria, equipamiento de transportes, petróleo crudo y refinado, metales preciosos, alimentos, hierro, acero y productos químicos. Las exportaciones más notables son maquinaria, productos farmacéuticos, textiles, relojes y metales preciosos. Suiza comercia principalmente con Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón. La desfavorable balanza comercial se compensa con los ingresos de las denominadas 'exportaciones invisibles': los servicios financieros y el turismo; el último es en la actualidad una de las principales fuentes de ingresos de divisas y de creación de empleo en Suiza.

  • Transportes Suiza tiene alrededor de 5.175 km de vías férreas, de las que aproximadamente el 57% son de propiedad estatal, casi todo el sistema que controla el gobierno nacional está electrificado. La mayoría del tránsito ferroviario entre Francia e Italia atraviesa Suiza; se está construyendo una línea internacional que une Basilea y la ciudad italiana de Milán. Suiza tiene 71.048 km de carreteras, de las que 1.515 km son autopistas. Existen aproximadamente 508 vehículos por cada 1.000 habitantes, de los que más del 90% son automóviles privados; autobuses de línea regular conectan las regiones más inaccesibles.

  • Hay tres túneles en las carreteras alpinas, entre los que se encuentra el paso de san Gotardo de 16,32 km, el túnel de carretera más largo del mundo. También hay numerosos túneles de ferrocarril que atraviesan los Alpes y se proyectan otros para aligerar el tránsito de las autopistas. En febrero de 1994 los votantes suizos celebraron un referéndum sobre asuntos de contaminación atmosférica y acústica y aprobaron por una estrecha mayoría la prohibición del tránsito de camiones pesados en toda Suiza, que entrará en vigor en el año 2004; esta medida, fuertemente criticada por muchos gobiernos europeos, pero también considerada como una importante medida ambiental, obligará a que los grandes camiones crucen el país en tren.

    La Swissair, de propiedad conjunta del gobierno federal, de los cantones y de inversores privados, proporciona transporte aéreo tanto nacional como internacional. Aunque Suiza no tiene salida al mar, la marina mercante suiza (creada por decreto del gobierno federal en 1941) consta de 17 buques de altura y de 280 barcazas fluviales que operan desde puertos extranjeros y desde el puerto de Basilea en el Rin.

    5.9. Comunicaciones La oficina de Correos y Telecomunicaciones Suizos cuenta con un sistema de comunicaciones moderno y de gran alcance. La Corporación Suiza de Radiodifusión ofrece programas de radio y televisión en alemán, francés e italiano y la Radio Internacional Suiza transmite programas de radio a países extranjeros. Hay unos 7 millones de aparatos de radio y 3 millones de receptores de televisión. Existe una media de 661 teléfonos por cada 1.000 habitantes. Suiza tiene 88 periódicos diarios; entre los diarios de prestigio internacional destacan el Neue Zürcher Zeitung, publicado en Zurich y el Journal de Genève, en Ginebra.

    5.10. Trabajo La población activa de Suiza engloba a 3,83 millones de personas, entre los que se encuentran más de 900.000 extranjeros (procedentes en su mayoría de Italia, España y Francia), denominados oficialmente 'trabajadores invitados'. El principal grupo sindical es la Federación Suiza de Sindicatos, con unos 443.000 miembros.

    Suiza

    6. GOBIERNO Suiza es una república gobernada según la Constitución adoptada el 29 de mayo de 1874 y enmendada varias veces. El sistema político suizo combina la democracia directa e indirecta con los principios de la soberanía popular, la separación de poderes y la representación proporcional. En las elecciones federales tienen derecho a voto todos los ciudadanos mayores de 20 años; las mujeres consiguieron el derecho a voto en las elecciones nacionales en 1971 después de haberse realizado un referéndum. El electorado no sólo elige a sus representantes, sino que también decide en los asuntos más importantes mediante referendos, considerados parte integral del gobierno suizo. Las enmiendas constitucionales se pueden iniciar con la petición de 50.000 votantes y se ratifican mediante referendos; también se utilizan para refrendar o rechazar ciertas leyes.

    6.1. Poder ejecutivo En Suiza el Consejo Federal, compuesto por siete miembros que son elegidos para periodos de cuatro años en una sesión conjunta del Parlamento bicameral, ejerce el poder ejecutivo; el Consejo es responsable ante el Parlamento. El cuerpo legislativo elige un presidente entre los miembros del Consejo para un periodo de un año. La Constitución prohibe expresamente la reelección del presidente para dos periodos consecutivos.

    6.2. Poder legislativo El Parlamento suizo, denominado Asamblea Federal consta de dos cámaras: el Consejo de Estados, con 46 miembros (dos para cada cantón) elegidos para periodos variables según el cantón, y el Consejo Nacional con 200 miembros nombrados para periodos de cuatro años según un sistema de representación proporcional.

    6.3. Poder judicial El Tribunal Federal con sede en Lausana está compuesto por 30 jueces nombrados por la Asamblea Federal para periodos de seis años. El Tribunal tiene competencias finales en pleitos entre los gobiernos cantonales y el federal, corporaciones e individuos y entre cantones. Sólo tiene iniciativa jurídica en los casos de delitos u ofensas contra la Confederación. Además, cada cantón tiene su propio sistema de justicia y cuenta con tribunales criminales y civiles, así como un tribunal de apelación. En 1942 se abolió la pena de muerte en Suiza.

    Suiza
    6.4. Gobierno local Los cantones suizos detentan la práctica totalidad de las competencias y atribuciones del gobierno, excepto aquellas reservadas por la Constitución a la Confederación. Las formas de gobierno cantonal varían, pero cada uno de los 20 cantones y 6 semicantones tienen un consejo legislativo electo y un consejo ejecutivo. En los cantones más pequeños el consejo legislativo (o Landsgemeinde) es una asamblea general de ciudadanos que deciden sobre los asuntos mediante votación oral. Sin embargo en la mayoría de los cantones el consejo legislativo es un cuerpo representativo elegido por votación popular.

    Las mujeres consiguieron el derecho a voto en las elecciones locales y cantonales en muchos lugares durante la década de 1970; los dos últimos cantones donde aún no podían votar, Appenzell e Inner-Rhoden, permitieron la participación electoral femenina en 1990. La commune (municipio) es la unidad básica del gobierno local; Suiza tiene más de 3.000 communes y gozan de gran autonomía en muchos temas. Varios municipios se agrupan en un distrito, que está dirigido por un prefecto que representa al gobierno cantonal.

    6.5. Partidos políticos Los más destacados partidos políticos suizos son el socialdemócrata Partido Socialista Suizo (PSS); el Partido Radical Democrático (PRD), defensor de un fuerte poder federal; el Partido Demócrata Cristiano (PDC), opuesto a la centralización del poder; y, desde 1999, la Unión Democrática del Centro (UDC), de extrema derecha. Otros partidos políticos notables son el Liberal y el Ecologista.

    6.6. Salud y bienestar social La esperanza media de vida en Suiza es de 75,7 años para los hombres y de 82,2 años para las mujeres (según datos del US Census Bureau para 1998). La Ley Federal de Seguros de 1911 regula los seguros de accidente y de enfermedad. El seguro de accidentes es obligatorio para la mayoría de los empresarios y de los trabajadores. El seguro de jubilación y de vida, que también engloba los beneficios por discapacidad, es obligatorio y se financia con un impuesto sobre la nómina tanto de trabajadores como de empresarios. El seguro de desempleo pasó con una ley de 1976 a ser obligatorio.

    6.7. Defensa El servicio militar en Suiza es obligatorio para todos los varones entre los 20 y los 50 años de edad, pero se presta en relativamente cortos periodos de entrenamiento. Suiza tiene un Ejército profesional de 3.300 soldados y un número de reservistas que supera los 600.000 efectivos. Debido a que armas, uniformes y otros equipos se guardan en las propias casas, Suiza puede movilizarse por completo en 48 horas; si esto sucediera, las Fuerzas Armadas suizas contarían con 1,1 millones de personas (aproximadamente el 15% de la población), englobando el personal civil de defensa.

    Suiza

    7. HISTORIA Durante el periodo de expansión del Imperio romano el territorio de la actual Suiza estaba habitado por los helvéticos en el oeste y por los réticos, un pueblo que se cree emparentado con los etruscos, en el este. Las legiones romanas bajo el mando de Julio César dominaron la región, que se empezó a conocer con el nombre de Helvetia (Helvecia), en el siglo Ia.C., y la romanizaron completamente. Los burgundios y los alamanes, que entre otros pueblos protagonizaron la primera oleada de invasiones germánicas en el siglo IXd.C., ocuparon Helvetia.

    7.1. La edad media Los francos a su vez conquistaron el territorio de los alamanes en el siglo Vd.C. y sometieron a los burgundios a principios del sigloVI. Introdujeron una nueva civilización basada en el cristianismo. Tras la disolución del Imperio carolingio en el sigloIX, la mayor parte de Suiza pasó a manos del ducado de Alamania, o Suabia, uno de los grandes estados feudales del reino de Germania; el sector suroccidental fue incorporado al reino de Borgoña. En 1033 el emperador del Sacro Imperio Romano Conrado II adquirió la porción de Borgoña y Suiza pasó a formar parte del Imperio.

    7.2. La lucha por la independencia En 1276 el emperador del Sacro Imperio Romano Rodolfo I de la Casa de Habsburgo intentó hacer valer las leyes feudales en Suiza y amenazó las libertades tradicionales de los suizos. Para resistir la agresión de Rodolfo, los denominados 'Cantones Forestales' —Uri, Schwyz y Unterwalden— crearon la Liga Perpetua de carácter defensivo en 1291. Durante el sigloXIV y después de varias derrotas de los ejércitos imperiales (batalla de Morganten en 1315), Zurich, Glaris, Berna y Zug se unieron a esa liga, y en el sigloXV lo hicieron Friburgo y Solothurn. En 1474 los Habsburgo, incapaces de enfrentarse a los belicosos habitantes de los pueblos de las montañas de Suiza, abandonaron las tentativas de adquirir la región como herencia familiar y la Confederación Suiza se independizó del Sacro Imperio Romano Germánico.

    En 1499 el emperador Maximiliano I trató de abrogar varios derechos gubernamentales suizos. Fue derrotado en la guerra de Suabia, que se desencadenó a continuación y según el Tratado de Basilea, firmado el 22 de septiembre de 1499, se vio obligado a reconocer la independencia de Suiza. En 1513 Appenzell, Schaffhausen y Basilea ingresaron en la Confederación, cada uno como cantón independiente, y enviaron dos delegados a la asamblea federal. Debido a su habilidad y bravura en la guerra, los mercenarios suizos se hicieron famosos en toda Europa; en el transcurso de las guerras entre Italia y Francia (a principios del sigloXVI) las tropas suizas, luchando al lado de los franceses, hicieron posible la anexión de los distritos y ciudades italianos que más tarde formaron el cantón de Tesino. Las tropas suizas se enfrentaron después a los franceses y fueron derrotadas en 1515. Esto llevó a la introducción en Suiza de la política de neutralidad. En 1536, Berna incorporó Lausana y varios territorios del ducado de Saboya.

    7.3. La Reforma La Reforma protestante en Suiza comenzó en 1518, cuando un cura rural, Ulrico Zuinglio, empezó a denunciar la venta de indulgencias por parte de la Iglesia católica. Posteriormente, bajo la dirección de Zuinglio, Zurich se levantó contra el dogma católico, quemó los objetos de culto, prohibió la veneración de los santos y liberó a los clérigos de su voto de celibato. Vigorosamente respaldadas por los comerciantes, estas innovaciones afirmaron la independencia de la ciudad tanto de la Iglesia católica como del Sacro Imperio Romano. Otras ciudades suizas, como Basilea y Berna, adoptaron reformas similares rápidamente. En 1536, Ginebra, donde se instaló el teólogo francés Juan Calvino, se levantó contra el ducado de Saboya y se negó a obedecer la autoridad de su obispo católico. Calvino organizó su Iglesia desde principios democráticos e incorporó ideas del gobierno representativo aunque en la práctica instauró un régimen autocrático reprimiendo duramente cualquier oposición. Desde 1541 hasta 1564 Ginebra se convirtió en el baluarte de la rama calvinista del protestantismo. Aunque los cantones mantuvieron su neutralidad durante la guerra de los Treinta Años (1618-1648), la diplomacia suiza fue capaz de lograr el reconocimiento formal de la Confederación Suiza como un Estado completamente independiente en la Paz de Westfalia en 1648.

    7.4. Unificación Durante la última década del sigloXVIII la Revolución Francesa se extendió a Suiza. Los franceses intervinieron continuamente para apoyar a los revolucionarios suizos que intentaron promover reformas políticas y establecer un gobierno nacional fuerte; en 1798, los franceses ocuparon todo el territorio suizo. La Confederación Suiza hasta entonces había sido una alianza defensiva poco firme, pero Napoleón Bonaparte, el futuro emperador de Francia, unificó el país bajo el nombre de República Helvética e impuso una Constitución que, como la ocupación militar francesa, ofendió amargamente a la mayoría de los suizos. En 1803, cuando le interesó obtener el apoyo de Suiza, Napoleón retiró las tropas de ocupación y por el Acta de Mediación garantizó una nueva Constitución con la aprobación de los suizos, por la que se recuperaba la organización federal. El Congreso de Viena (1815) reconoció la neutralidad perpetua de la Confederación Helvética y el territorio suizo se amplió hasta quedar conformada por 22 cantones; desde esa fecha las fronteras del país han permanecido invariables.

    El periodo posterior a la integración de Suiza fue un intento de ajuste a su reciente unidad. Existieron conflictos entre los elementos autocráticos y democráticos, y entre los católicos y los protestantes. En 1847 los cantones católicos formaron una liga, el Sonderbund, que fue considerado por el gobierno federal como una violación a la Constitución. La guerra civil estalló cuando la liga se negó a disolverse; el gobierno federal derrotó al Sonderbund y se promulgó una Constitución en 1848 que incrementó en gran medida el poder federal. A esta le siguió la Constitución de 1874 que, con modificaciones, permanece todavía en vigor; esta ley suprema completó la evolución de Suiza desde un grupo de cantones hasta un Estado federal unificado. A pesar de ello, Suiza es poco común en lo referente al poder que da a los cantones y a las communes individuales; por ejemplo, hay communes que conceden la ciudadanía suiza de forma independiente respecto al gobierno federal.

    7.5. Un Estado neutral Debido a su neutralidad tradicional, Suiza se ha convertido en el lugar predilecto para celebrar conferencias internacionales y alberga las sedes de muchas organizaciones. La oficina principal de la Cruz Roja Internacional se estableció aquí en 1863, así como la sede de la Sociedad de Naciones tras la IGuerra Mundial. Suiza fue miembro de la Sociedad de Naciones, pero al mantener su estatuto de neutralidad y recoger a refugiados políticos durante la IIGuerra Mundial, el país se negó a pertenecer a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ya que consideraba que ciertas obligaciones que imponía dicha organización eran incompatibles con su neutralidad. Sin embargo, el país es miembro de varias agencias afiliadas a la ONU y tiene un observador permanente en esta organización. También perteneció a varias comisiones nacionales neutrales para supervisar el acuerdo de tregua de 1953 durante la guerra de Corea; realizó contribuciones monetarias a los intentos de la ONU para mantener la paz en Chipre, y es miembro del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio que intenta mejorar las relaciones comerciales mundiales.

    En 1948 Suiza se unió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico Europeo (OCDE). Fue miembro fundador de la Asociación Europea de Libre Comercio en 1959 y en 1963 entró en el Consejo de Europa. En 1992 Suiza solicitó su ingreso en la Comunidad Europea (en la actualidad Unión Europea), pero posteriormente retiró su petición para preservar su neutralidad.

    7.6. Asuntos internos En febrero de 1971 por primera vez Suiza garantizó a las mujeres el derecho a voto en las elecciones federales y a ocupar cargos federales; en 1997 las mujeres ocupaban el 21% de los escaños del Nationalrat (Consejo Nacional). Aunque la mayoría de los cantones extendieron el sufragio femenino, el proceso no se completó hasta 1990. En un referéndum celebrado en 1981, se aprobó la enmienda constitucional de la igualdad de derechos; otro referéndum en 1985 garantizó la igualdad legal de las mujeres con los varones en el matrimonio. Otros referendos celebrados durante la década de 1980 confirmaron el sistema suizo de servicio militar obligatorio (1984), rechazaron las restricciones al aborto y a varios métodos anticonceptivos (1985), prohibieron la entrada de Suiza en la ONU (1986), reforzaron las restricciones a la inmigración y la garantía de asilo político (1987) y rechazaron una propuesta para abolir el servicio militar (1989).

    En respuesta a las presiones internacionales Suiza hizo más flexible su empeño tradicional en mantener el secreto bancario y permitió el acceso a investigadores internacionales a informes bancarios en casos de sospecha de adquisiciones o utilizaciones ilegales de fondos.

    Como consecuencia del desastre nuclear de Chernobil en abril de 1986, tuvieron lugar grandes manifestaciones que ponían en duda la seguridad de las cinco centrales nucleares de Suiza y de su programa nuclear. En respuesta, el gobierno suspendió la construcción de la sexta central en 1989. Al año siguiente se aprobó en referéndum una propuesta para suspender la construcción de centrales nucleares durante 10 años.

    En 1990 salió a la luz pública que la policía secreta del país tenía archivos secretos de unas 200.000 personas. Tras los disturbios de Berna las leyes de seguridad del Estado se volvieron menos severas y se pusieron en su lugar nuevas regulaciones para controlar a la policía. En 1992 Suiza inició el fin de décadas de fuerte independencia mediante su unión al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Sin embargo en diciembre de ese año los votantes suizos se negaron a ingresar en el Espacio Económico Europeo, una zona de libre comercio que une a muchos países europeos occidentales. La votación se consideró como indicio de la oposición general al ingreso en la Unión Europea, movimiento que favorecía el gobierno suizo y que todavía persigue. Las esperanzas de que esto sucediera crecieron en noviembre de 1993, cuando los votantes aprobaron un impuesto sobre el valor añadido (IVA) más en línea con la estructura impositiva de los miembros de la Unión Europea. El impuesto había sido rechazado tres veces en votaciones anteriores. A principios de 1994 los suizos votaron para restringir el tránsito de camiones pesados a través de su país desde el año 2004 como medida de protección ambiental. La aplicación de esta medida podría afectar negativamente a las futuras relaciones con el resto de los países europeos.