Sub Terra; Marcelo Ferrari

Cine hispanoamericano contemporáneo. Mancomunal. Argumento

  • Enviado por: Duyurimember
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad

SUB

TERRA

Análisis temático de Sub Terra

La Pobreza

El tema de la pobreza dentro de la película queda claramente planteado desde el primer minuto, donde se muestra el bajo nivel social que predomina en la película. Se muestra a gente explotada, gente que trabaja mucho para sus patrones, los que solo los retribuyen de la manera más escueta posible. Se nota una gran dependencia entre el patrón y el peón, ya que el primero le entrega techo, trabajo y alimentación en un sistema social relacionado completamente con la empresa explotadora de carbón. Se aprecia en la película como la gente depende exclusivamente de la explotación del carbón para subsistir, estando todo el pueblo de Lota ligado de alguna forma a la explotación de este material, el que tal como se muestra en la película no es uno de los que traiga tanta riqueza como para que alcance a repartirse entre el dueño de los yacimientos y los obreros que obtienen el mineral, siendo estos últimos los que sacan la peor parte, viviendo sumidos en una pobreza viciosa de la que no pueden salir por que no existen otras opciones de vida, ni tampoco herramientas para que el pueblo pueda cambiar su status social, logrando un ascenso como lo hace la clase media de hoy a través de la educación por ejemplo. En la película el tema de la pobreza está presente en casi todas las escenas, reflejándose en escenas por ejemplo en que la madre de un minero del carbón no tiene ni siquiera yerba mate en su casa, ni tampoco su hijo tiene dinero para conseguir un poco de esta, mostrando la triste realidad del pueblo de Lota. La pobreza se ve en la vestimenta de la gente, en el tipo de casas de los obreros, en el escaso nivel educacional del pueblo, pero por sobre todo se respira en toda la película un aire que denota la miseria de un pueblo que es explotado por una aristocracia que no tiene ninguna consideración con la gente que los alimenta. La pobreza se ve reflejada en las actitudes que toma un personaje en la película, el cual vende a sus pares, delatando sus planes de realizar una mancomunal para poder poner coto a los abusos que son cometidos en la mina por parte de los aristócratas, a la vez que se ve obligado a hacer trabajar a su pequeño hijo de unos ocho a diez años de edad en la mina para poder elevar el ingreso familiar.

La “mancomunal”

La mancomunal, que es una especie de sindicato que quieren establecer los mineros de Lota para poder delimitar el extenso poder que tienen sobre ellos los aristócratas es una especie de utopía existente entre los mineros, representa la búsqueda del bien común de los minero, es una especie de obra final que buscan lograr los mineros. En la estructuración de la mancomunal se ve claramente una unión por parte de la clase más baja existente en Lota contra la clase más elevada que explota a la primera, logrando elaborar una especie de hermandad entre los mineros que comparten ahora esa especie de paradigma, esa tarea común que saben que tienen que lograr. Esta hermandad que aparece entre los mineros se ve forzada debido a las infrahumanas condiciones de vida presentes en la ciudad, las que obligan a los mineros a unirse para buscar la forma de lograr una mayor equidad dentro de la ciudad entre los dueños de la mina y los trabajadores. La mancomunal representa a un pueblo con un ideal, un pueblo que se mueve por lo que busca, a un pueblo que se atreve a luchar, cosa que no siempre ha sido así en la historia, ya que en muchas ocasiones el pueblo al verse explotado y sometido bajo ciertas elites sociales no ha sabido hacer sonar su voz y demostrar su descontento por los abusos que se cometen. El deseo de la mancomunal le entrega cierto núcleo a la película, le entrega la coherencia necesaria para que tenga un hilo conductor así como también una historia coherente a la vez que se muestran las condiciones en que vivía el pueblo de Lota. Se puede decir que la mancomunal representa un tema muy importante dentro de la película, ya que nos muestra como el pueblo se siente con ganas y con capacidad de surgir frente a los abusos y la pobreza existente en la ciudad en que se desarrolla la historia, la mancomunal nos refleja ese algo por lo que lucha el pueblo, ese paradigma popular hecho concreto y que en este caso fue denominado con el nombre de mancomunal, demostrando que el pueblo representado en la película tuvo deseos de romper con la explotación, haciendo pensar que quizás este es el tema mas importante de la película, ya que extrapolando hasta nuestros días nos podemos dar cuenta de que el mundo entero es una gran Lota que se ve explotada por elites económicas que responden a sus propios intereses.

El amor

El tema del amor en esta película es un tema secundario visto desde el punto de vista clásico de lo que se llama comúnmente amor. El típico amor de pareja se ve opacado por el amor a los iguales, el amor a los que sufren los mismos problemas que uno, llevando esta idea a su máxima expresión cuando el protagonista le grita a la joven aristócrata que el pueblo es más importante para él, haciéndole notar su descontento por la traición cometida por la joven aristócrata, la quien sin embargo, no había delatado a su pareja.

Por lo anteriormente señalado queda claro que dentro de esta película es mucho el amor fraternal que existe entre mineros que el amor de pareja que se ve casi imposible entre el protagonista que es un minero y una joven aristócrata recién llegada de España, logrando una película en la que no abunda el drama romántico, sino donde lo que más resalta son los problemas sociales que vivió el pueblo de Lota.

Crítica Cinematográfica

Al ver Sub Terra, el espectador común y corriente se sienta a ver una película que destaca por abordar temas serios y no por abordar temas superfluos abordados en tantas otras películas. Se nos muestra con toda la crudeza de la realidad la explotación vivida por un pueblo, no se nos ocultan detalles de los abusos que ocurrieron contra los trabajadores de esa época; tampoco se ocultan detalles de la opulencia de la vida diaria de las familias aristocráticas que regían Lota. Es por esto que esta película destaca sobre otras películas chilenas, en las que se abordan temas tan básicos como la infidelidad, problemas sexuales o incluso el fútbol, dándole un gran peso temático a esta producción en comparación con los temitas que abordan la gran mayoría de las películas chilenas de los últimos tiempos. En Sub Terra, posiblemente el público no se entretenga demasiado, ya que está frente a una película pesada, “densa”, que no sirve para relajarse viéndola y salir sonriendo del cine, sino más bien es una película muy bien lograda, que apunta a temas serios como los son la explotación y los abusos a clases bajas, logrando en un espectador de un nivel intelectual promedio una serie de reflexiones sobre el mundo que vivieron nuestros antecesores y el mundo actual que vivimos, donde sin quererlo y sin darnos cuenta, las clases más bajas están cayendo en los mismos errores del pasado favoreciendo el sometimiento de si mismos bajo silenciosos sistemas de control social instaurados por elites económicas.

La película está muy bien ambientada, con escenas muy bien elaboradas donde se notó una dedicación y un presupuesto adecuado para la producción con, por ejemplo, un número de extras apropiado para las diferentes situaciones presentadas y con escenas filmadas en el sur de Chile, entregándole un ambiente adecuado a la película para que pueda desarrollar a plenitud su trama.

A pesar de estar frente a una muy buena película chilena que logra a cabalidad sus objetivos, existen ciertos detalles que hacen cuestionar la calidad del cine chileno, tal como lo es la falta de rostros nuevos en el reparto de la película, ya que se ve al mismo Francisco Reyes como protagonista de esta película al igual como lo ha sido en una innumerable cantidad de teleseries y producciones nacionales, entregándole a esta película una sensación de ver más de lo mismo, y no presentar una innovación en el tema de actuación. Además existen ciertos pequeños detalles como lo son los cadáveres que parpadean y otras sutilezas por el estilo que hacen pensar a un espectador medianamente observador que el cine chileno tiene mucho que crecer todavía y que bajo el alero de tantos talentos literarios como tiene nuestro país puede lograr obras de calidad similar o todavía mucho más elevada que Sub Terra.