Stravinsky

Música clásica. Compositores. Vida. Obras. Estilo musical

  • Enviado por: Alta Kpa!
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad

Junto con Bartók, Stravinsky es la figura más importante de la música del siglo XX. Otros compositores inventaron nuevos métodos de composición y trataron de empapar las vías educacionales con sus teorías y prácticas composicionales; pero Stravinsky, a través de su originalidad y brillantez sin igual, dominó todas las tendencias de la música contemporánea; es el maestro de todas. Es el padre de la música grotesca, mecánica, estática y aun objetiva que más tarde fue adoptada por Hindemith bajo el nombre de la “nueva objetividad”.

Stravinsky era un compositor de muchos estilos y caras. Sus primeras obras exhiben las influencias de Wagner, Debussy y Rimsky-Korsakov; a medida que progresaba añadía elementos eslavos y rusos a su música, así como ritmos que sólo él componía y comprendía. Figura como el primer compositor para la escena, no sólo por sus ballets, sino también por sus óperas. También se le venera por su música de cámara y su obra maestra en la composición coral, la Sinfonía de los Salmos (1930).

Según avanzaba hacia el último período de su vida, adoptó una postura casi neoclásica, se volvió meticuloso, austero, influido por tendencias tan diversas como las técnicas contrapuntísticas del Barroco y el jazz americano.

Stravinsky fue un genio del ritmo y la textura musical; como su contemporáneo Pablo Picasso, tuvo un efecto cataclísmico sobre la cultura occidental que se extendió sobre tres generaciones. Su creatividad con la construcción tonal sigue siendo incomparable, y su dominio del ritmo y las tonalidades exóticas convierte su música la experiencia más poderosa, excitante y desconcertante que un oyente puede encontrar.

       Igor Fiodorovich Stravinsky nace en Oranienbaum, San Petersburgo (Rusia) el 17 de junio de 1882, hijo de una destacada cantante de opera. A partir de 1891 recibe clases de piano de Kashperova, alumna de A. Rubinstein y de armonía y contrapunto con profesores particulares pues no fue nunca al conservatorio. Sus profesores de esta época aparte de Snetkova, fueron Fiodor Akimenko en armonía y Vassily Kalafaty en contrapunto.

Sus padres querían que fuese un jurista, así que entró en la Universidad de San Petersburgo para estudiar jurisprudencia. Durante sus estudios en la Universidad contactó con el gran compositor ruso Rimsky-Korsakov y comenzó a aprender orquestación del maestro. Tras graduarse, en 1905, Stravinsky decidió establecer la composición como su ocupación vital, y comenzó a escribir trabajos de gran escala bajo la continua tutela de Rimsky-Korsakov.  Doce meses después, el 23 de enero de 1906, contrae matrimonio con su prima Katerina Nossenko. De esta unión nacieron Fiodor (1907) y Ludmila (1908).

En 1909 se encontró con el empresario Sergei Diaghilev, líder del Ballet Ruso, quien le encargó escribir su primera partitura de ballet, El pájaro de fuego. La partitura de este trabajo temprano exhibía gran parte de la feroz originalidad y el vigor rítmico que caracterizaría su música. La obra se estrenó en la Ópera de París en 1910 e instantáneamente convirtió a Stravinsky en una celebridad en los círculos musicales.       

Las dos siguientes obras de Stravinsky para el ballet, Piotruchka (1910-11) y La consagración de la Primavera (1912-13) suenan como la culminación de su trabajo como músico; hay piezas hábilmente trabajadas y misteriosamente poderosas, y resultan más emocionantes por el hecho de haber emanado de la mente del compositor en la primera etapa de su vida. La consagración de la Primavera creó una reacción violenta en su estreno bajo la batuta de Pierre Monteux, nadie había escuchado antes una música que llevase semejante carga de poder primordial, al menos desde Tristán e Isolda, de Wagner. Stravinsky fue criticado por la clase dirigente musical, pero no pareció importarle; su notoriedad era sólo incidental para el respeto y la admiración que tenía.

Con el comienzo de la I Guerra Mundial en 1914 se refugia en Suiza donde pasa por calamidades económicas de las que puede salir gracias a la ayuda que recibe del director de orquesta Thomas Beecham. Con todo, continúa su relación con los ballets rusos de Diaghilev, visitando España en 1916. En Suiza trabajó en composiciones de menor escala: piezas de cámara, canciones y obras para piano. La Revolución de Octubre de 1917 en Rusia impide a Stravinsky regresar a su país por lo que ya en 1918 decide junto a Ramuz, que también necesitaba dinero, crear una serie de piezas que pudieran ser representadas con un pequeño grupo de instrumentistas, nace así la Historia de un Soldado, una obra de escena para conjunto camerístico, actores y un bailarín. También cultivó su carrera como director -la mayoría de las veces dirigiendo interpretaciones de su propia música- y fue de gira por los centros musicales de Europa y América tras acabar la guerra.

                   En 1920 y finalizada ya la guerra regresa a París. De esta época su obra más importante es Las bodas, aunque nada más llegar a la capital francesa comienza a trabajar en la Sinfonía para Instrumentos de Viento. Al año siguiente, 1921, visita de nuevo junto a los ballets rusos España.

       Los problemas económicos de Stravinsky continúan por los que hacia 1925 decide compaginar la composición con la interpretación. De esta forma verán la luz varias piezas y conciertos para piano. Poco después, en 1926, padece una crisis religiosa que le hace poner su vista en la composición de obras sacras. Esta etapa de su vida culmina con la Sinfonía de los Salmos.

       Ya en 1928 estrena Le baiser de la fee, y en 1931conoce al violinista Samuel Dushkin, hecho que explica las composiciones para violín y piano de esta época. Entre estas destaca como la más importante el Dúo Concertante para Violín y Piano.

       Adoptada la nacionalidad francesa en 1934. Inicia doce meses después, 1935, una gira de conciertos por EE.UU. en la que se estrena Jeu de cartes.

       Finalizando ya la década de los 30, en 1939, fallece su esposa y Stravinsky contrae matrimonio con Vera de Bosset con la que ya mantenía una relación desde 1920. Musicalmente esta etapa es denominada la época neoclásica de Stravinsky por la utilización que hace el compositor de los recursos típicos del s. XVIII. Este mismo año viaja a Nueva York aunque se terminará estableciendo en Hollywood. Precisamente de esta fecha será la Sinfonía en Tres Movimientos estrenada en 1946.

       El compositor ruso-francés adopta la nacionalidad estadounidense en 1945, el mismo año en que compone su Concierto Ebony para Clarinete. Tras esto, y entre los años 1945 y 1950 revisa muchas de sus obras anteriores en un intento de que queden todas bajo la legislación americana. En Rusia los derechos de autor no estaban tan claros ni protegidos como en EE.UU., por lo que Stravinsky podía, con tan sólo añadir o modificar una nota en sus partituras resolver el litigio sobre el copyright..

       En 1947 entabla amistad con Robert Craft, un joven director de orquesta que le introduce en la música de Schonberg y del dodecafonismo en general y que hace que por primera vez el compositor se interese en el serialismo marcando de alguna forma sus siguientes producciones. Tres años después, 1950, firma un contrato con la Columbia Records gracias al cual se realizan muchas grabaciones de sus obras dirigidas por él mismo.

       Ya en 1951 estrena en el Teatro de La Fenice de Venecia su The Rake's Progress con un extraordinario éxito. Esta obra representa el culmen del período neoclásico que atravesaba la obra de Stravinsky.

       Como director de orquesta comienza en 1958 una gira de conciertos, al tiempo que compone Threni, id est Lamentationes Jeremiae Phophetae.

       Stravinsky podrá regresar a Rusia en 1962 siendo extraordinariamente recibido, aún así, volverá a EE.UU., donde tendrá los primeros síntomas de su enfermedad en 1967. Dos años después, 1969, abandona Hollywood para trasladarse a Nueva York. Allí morirá el 6 de abril de 1971.

       El cuerpo del compositor fue enterrado en Venecia junto a la tumba de Diaghilev.

Obras:
Scherzo fantástico, opus 3 (1908)
Fuegos artificiales, opus 4 (1910)
El pájaro de fuego (1910) -
Petrushka (1911) -
La consagración de la primavera (1913) -
El Ruiseñor(1914)

Renard(1916)

La boda (1917)
Historia del soldado (1918) -
Rag-time para 11 instrumentos (1918)
Piano ragmusic (1919)
Pulcinella (1920) -

Les Noces(1922)
Concierto para piano e instrumentos de viento (1924)

Pater Noster(1926)
Apolo (1928); E l beso del hada (1928)
Perséfone (1934); Oda (1934)

Juego de cartas (1936)
Danzas concertantes (1942)

Babel (1944)

Orfeo (1947)

Misa (1948)

Cantata (1952)

Canticum Sacrum (1955)

Agón y Trenos (1957); Iluminaciones (1957)
Threni: Lamentations of Jeremiah the Prophet (1958)
Movimientos para piano y orquesta (1959)

In memorian Raul Dufuy (1959)
Requiem canticles (1966)
SINFONIAS

Sinfonías de instrumentos de viento (1920)
Sinfonía de los salmos (1930)

Sinfonía (1940)
Sinfonía en tres movimientos (1945)
ÓPERAS

Mavra (1922)
Edipo rey (1927)
El progreso del libertino (1951)

ARGUMENTO DE “EL PÁJARO DE FUEGO”

Argumento adaptado de varios cuentos populares rusos.

Iván, perdido en un bosque de manzanas de oro, es acehado por la KIKÍMARAS. Aparece el Pájaro de Fuego e Iván lo atrapa. A cambio de su libertad le ofrece una pluma con poderes mágicos. Iván continúa su camino y se introduce en el jardín de KASTCHEI el inmortal donde ve a unas doncellas hechizadas. Iván se enamora de una de ellas y con los poderes de la pluma consigue despertarla de su largo sueño. Pero KASTCHEI lo descubre e intenta acabar con él. Iván solicita ayuda al Pájaro de Fuego y éste consigue acabar con KASTCHEI y salvar a las doncellas encantadas.

El pájaro de fuego es el fénix que renace de sus cenizas. El pájaro de vida y de felicidad, inmortal del que el esplendor y la fuerza son indestructibles y no se empañan. El argumento del ballet, que sigue exactamente la partitura original, parece caduco, y lo que queda es música pura, propia sin duda alguna, más que una cierta visión coreográfica, pero incapaz de seguir los meandros de un guión complicado. Ni hablar de reemplazar el argumento por otro, ni siquiera transformarlo: intentemos más bien extraer la emoción que recorre la sucesión de "números" de la partitura reducida, volviendo a encontrar los dos elementos que marcan esta creación: Stravinsky, músico ruso, y Stravinsky, músico revolucionario.