Spyware

Computación. Internet. Seguridad informática. Programas espía. Inconvenientes

  • Enviado por: Soledad
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad

LOS SPYWARE

En la actualidad, uno de los elementos preponderantes que existen entre los seres humanos es la posibilidad de comunicación por medio de diferentes maneras. Esto permite una interrelación entre ellos, pero al mismo tiempo van surgiendo puntos negativos a partir de la implementación de mayor tecnología y avances en la comunicación. Unos de los mayores logros es la comunicación por medio de Internet, que permite que dos o más personas se mantengan en contacto a través de este medio, y también la posibilidad de poder encontrar en la web diferentes alternativas que le permiten al usuario la facilitación de muchas tareas y requerimientos para diversas utilidades. Se pueden encontrar un gran caudal de información necesaria sobre cualquier tema, productos que se pueden adquirir con un solo clic del mouse, como así también obtener software gratuitos, entre otras cosas.

En este caso, la obtención de “software gratuitos” no es en su totalidad tal cual como lo dice su palabra, a menudo, entramos a páginas en que nos incitan a descargar software que en apariencia no tienen ningún costo, pero en la mayoría y casi en todos los casos, el costo de ese tipo de “gentileza gratuita” que nos ofrecen estos tipos de compañías es nuestra propia privacidad, el pagar con la privacidad a cambio de obtener un programa que es en apariencia gratuito.

En primer lugar, es importante saber que significa un spyware. Como la palabra misma lo indica, “spyware” en inglés significa “programa espía”, son solo un tipo de microprogramas escondidos en otros, es un archivo o aplicación de software instalado en la computadora, generalmente sin el conocimiento del usuario y se refiere a todos los archivos que se introducen de forma ilegal o clandestina, cuya existencia justifica un "puente" entre nuestro equipo y un servidor de cierta compañía publicitaria. Recolecta información sobre los hábitos del usuario de la PC y envía esta información por Internet al creador del spyware. En la mayoría de los casos, va asociado a aplicaciones gratuitas que se descargan de Internet, como por ejemplo, reproductores de mp3, antivirus gratuitos, etc.

Hay muchos tipos de spyware y sólo cada uno de nosotros puede juzgar si nos "interesa" seguir con el spyware en el ordenador o es preferible eliminarlo.  Es muy curioso que las compañías antivirus no utilicen la misma política a veces para los spywares y para los troyanos. Se clasifica un programa como troyano cuando además de servir para recabar información remota de un ordenador (una función que no sólo los troyanos hacen) se ejecuta también silenciosamente en el ordenador de la víctima.   Es cierto que muchos de esos spywares son instalados en algunos programas con información adicional de su presencia; esa información en pequeño que nadie lee cuando instala un nuevo programa. Pero hay otras ocasiones en las que no se nos informa de nada y cuando nos damos cuenta lo tenemos instalado en nuestra máquina, consumiendo recursos de la CPU, memoria RAM, ancho de banda en Internet y enviando información de nuestras actividades y hábitos a través de Internet.

Las empresas supuestamente utilizan los spyware ya que si no fuera de esa manera, sus productos no serian freeware, y por consiguiente, habría que pagarlos si es que se los quiere obtener, es unas de las tantas excusas que utilizan sobre la introducción de los spyware en las computadoras de los usuarios que adquieran un freeware.

En la mayoría de los casos, un programa no funciona si es que eliminamos el spyware que silenciosamente se ha instalado en nuestra computadora.

Hay que matizar también que muchas veces calificamos de spyware a los programas anexos que en realidad no espían nuestros hábitos en Internet (qué páginas visitamos, cuándo nos conectamos, qué programas nos bajamos, etc.). Esos programas simplemente nos "bombardean" con publicidad, y por consiguiente si no deseamos publicidad, hay que pagar por el programa.

Como si recolectar datos sobre los hábitos en Internet y datos personales no fuese suficientemente malo, muchos de estos programas también incluyen Adware, nombre que se le da a las molestas aplicaciones que se dedican a hacer propaganda en la PC sin que nosotros lo solicitemos

Con eso de que cada vez más usuarios tienen su ordenador conectado a la Red, incluso de forma permanente gracias a tarifas planas de cable y ADSL, muchas compañías optan por distribuir sus productos de forma totalmente gratuita y cobrarse el servicio espiando la actividad del usuario. Siempre que se instala un programa en la computadora, éste necesariamente tiene acceso a todos los recursos del sistema: puede leer cualquier rincón del disco duro, registrar cada pulsación de teclado realizada por el usuario o guardar un histórico de cada programa y documento abiertos. Claro que una cosa es la posibilidad de llevar a cabo todas estas tareas y otra, que se haga de verdad. Los programas que rastrean la información sobre hábitos de consumo y navegación de los internautas pueden realizar todas o alguna de las actividades anteriores de manera sigilosa, sin que nadie lo advierta. A intervalos de tiempo programables, el programa se conecta a través de Internet con un servidor de la compañía que lo distribuyó y transmite diligentemente toda la información que ha recopilado.

Por otro lado, las barras de navegación constituyen la última vuelta de tuerca en las novedosas estrategias maquinadas por las empresas punto com, para recabar ocultamente información sobre los usuarios. Existen docenas de barras gratuitas que asisten al internauta en su navegación: le facilitan las búsquedas en Internet, le proporcionan información extendida sobre el sitio que está visitando, le ayudan a comparar precios sobre productos, en definitiva, colaboran para que su vida en la Red sea más sencilla. Lo que el internauta desconoce es que, algunas barras también registran cada página que visita, cada formulario que rellena, sin distinguir si se trata de páginas cifradas o no. Cada cierto tiempo, las barras envían toda esta información a la empresa de software, que ve así recompensados con creces sus esfuerzos por desarrollar el producto "gratis".

Las desventajas que producen los spyware son las siguientes:

  • Uso indiscriminado de la CPU del equipo (en algunos casos, constante), lo cual se traduce en una fuerte disminución de la velocidad del computador.

  • Abuso de la conexión a Internet, enviando y recibiendo datos, y por lo tanto, una disminución en el ancho de banda utilizable (Internet más lenta)

  • Uso de memoria RAM, que podría estar reservada a programas que realmente necesitamos (computador más lento)

En realidad, nosotros mismos aceptamos la instalación de los spyware en nuestras computadoras, instalando programas y aceptando “Acuerdos de licencia” de los mismos, sin leer los mismos para poder instalar más rápidamente estos programas. En estos “Acuerdos de licencia”, si uno se detiene minuciosamente a leerlos, se acepta el hecho de que se instalarán programas de terceras compañías que recolectarán información personal y la enviarán a través de Internet, y al elegir "I accept the agreement", das por aceptado el acuerdo, esto está presente en casi el 100% de los programas. Los spyware no solamente aparecen en los programas que bajamos de Internet, sino que también los podemos encontrar mientras estamos navegando en formato de "Complemento para Internet Explorer" y en Cookies varias.

Esto se refiere a los famosos cuadritos que salen repentinamente cuando estamos navegando, que dice "Se pide su aprobación para instalar y ejecutar...", con respuesta Si, No, y Más Información, siempre hay que poner que NO, salvo cuando se tratan de programas y complementos en cuya firma de fabricante aparece:


- Microsoft Corporation
- Windows XP Publisher
- Symantec Corporation (Norton AntiVirus)
- Macromedia (Flash Player)


¿Para qué usan los datos los spyware?

En principio, la suposición es que esos datos capturados y emitidos son posteriormente comercializados por esta y otras empresas similares, con motivos publicitarios. 

Esos datos trasmitidos pueden ser, desde poco relevantes:

  • Número de conexiones.

  • Duración de las mismas.

  • Sistema operativo...

...pasando por bastante relevantes:

  • Paginas visitadas.

  • Tiempo de estancia en las mismas.

  • Banners sobre los que se pulsa.

  • Descargas de archivos efectuadas...

... y llegando a ser personalmente relevantes:

  • Dirección de correo electrónico.

  • Número de dirección  IP.

  • DNS de la dirección que efectúa la conexión, es decir, ISP y área del país

  • Número de teléfono al que se realiza la conexión y contraseña de la misma, si esta última está guardada.

  • Listado de todo el software instalado, extraído del registro.

Tras ver esto, está claro que con esa información se puede establecer un lucrativo comercio, cualquier empresa de publicidad estaría interesada en ellos. 

Las empresas desarrolladoras de estos spywares  alegan que la identidad del usuario se mantiene siempre a salvo, ya que ningún dato sobre esta es captado, y que si bien recogen información, esta se utiliza "únicamente" con fines de marketing y estadística.

Existen varias medidas preventivas que usted puede tomar para identificar el spyware y tomar decisiones sustentadas sobre si desea tenerlo en su equipo.

  • Ser selectivo sobre lo que instala en su computadora. Si no hay razones para confiar en la compañía que ofrece el freeware, hay que someterlos a un escrutinio mayor. Visitar su sitio Web para saber sobre las personas que están detrás de la tecnología y sobre la tecnología misma.

  • No hacer clic en los botones “Si, acepto” cuando se está instalando freeware. En cambio, hay que leer cada acuerdo de licencia cuidadosamente y buscar el lenguaje pertinente a la actividad de spyware.

  • Tener cuidado con los programas que muestran anuncios en la interfaz del usuario. Muchos programas de spyware lo rastrean cómo responde a estos anuncios y su presencia se identifica con una bandera roja. Cuando vea los anuncios en una interfaz de usuario del programa, usted podría estar buscando un spyware.

  • Usar sólo sitios de descarga confiables, algunos de los cuales ahora indican los productos freeware que tienen un componente spyware.

En síntesis, las compañías no hacen más que esconderse tras la necesidad de financiar sus productos, aunque realmente estén ocultando maniobras de marketing para utilizar la información tomada de los equipos de los usuarios en su propio beneficio y si es posible, sin que éste se entere. Aunque no todo el adware y spyware pueden ser eliminados fácilmente o sin hacer que algún software de nuestra computadora deje de funcionar, existen en la red varias herramientas para conocer la existencia de parásitos en nuestro equipo y para eliminar la mayoría de ellos. Una de las herramientas más conocidas es un software llamado Ad-Aware, que elimina la mayoría de los adware y spyware conocidos sin necesidad de realizar pasos manuales. Gracias a estas herramientas podremos saber realmente que está sucediendo en nuestra computadora, y tener la opción de elegir realmente que cosas queremos que estén en ella y cuales no, y así evitar que adware, spyware, parásitos y demás anden libremente sin que nadie sepa qué son o qué hacen o cómo llegaron hasta nuestro disco. Se trata de eso: de tener la opción de elegir sobre nuestra vida online y no que otros elijan por nosotros y no sepamos nada de ello.