Sonetos; Garcilaso de la Vega

Literatura española renacentista. Lírica del Renaciento español. Sonetos. Características. Apóstrofe. Invocación

  • Enviado por: Nora
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Sonetos

PREGUNTAS DE LA E.S.O.

1)El rey de España, Carlos I, lo era también de Alemania: ¿Sabes porque reunió ambas coronas?¿Dónde y cuándo se celebró su coronación como emperador?

Hijo de Felipe el Hermoso, archiduque de Austria, y de Juana la Loca, de Castilla. Era nieto por línea paterna del emperador Maximiliano y de María de Borgoña, de donde obtiene el título de emperador de Alemania. Por vía materna nieto de los Reyes Católicos.

En el año 1529 en Bolonia y los historiadores se hacen eco de la fastuosidad con que fue celebrado el acontecimiento.

2)Los caballeros y gentes cultas de esa época tenían una concepción muy idealizada del amor, que tenía poco que ver con la práctica cotidiana.

¿Sabes donde comenzó esa idea del amor y qué nombre recibió? ¿Cómo fue evolucionando luego hasta llegar a Garcilaso?

Nació en las cortes medievales y se llamó amor cortés y lo cantaron los poetas cortesanos de entonces.

El italiano Petrarca supo engrandecer los moldes rígidos del amor cortés practicado por los trovadores medievales con las doctrinas de Platón que los humanistas del Renacimiento habían puesto de moda: la pasión amorosa se sublima en una gama de actitudes y de sentimientos, especie de pose elegante, que el enamorado asume como una marca de distinción. Cuanto más riguroso sea su sufrimiento, más bella aparecerá su alma ante los demás. De todas las complicadas sutilezas de esta conceptualización amorosa no tendrá Garcilaso cuenta cabal hasta su estancia en Nápoles, aunque la lectura de Il Canzionere de Petrarca debió ser previa y casi obligada entre los poetas de la corte española. La ocasión de pertenecer a este cenáculo de los poetas enamorados le llegó a Garcilaso cuando el Emperador contrajo matrimonio con Doña Isabel de Portugal en 1526 y ésta vino a castilla acompañada por sus damas portugueses. Entre ellas venía Isabel de Freire de quien el poeta se enamoró y a quien dedicó casi toda su obra.

3)Garcilaso habló en sus versos de algunas mujeres a las que amó, pero no nombró nunca a su esposa. ¿Crees que lo hizo porque no la quería, porque no estaba bien visto, porque no quería mezclarla en sus líos amorosos...?

Que Garcilaso no haya escrito ni un solo verso a su esposa no debe extrañarnos en absoluto. El matrimonio por amor es un invento reciente de Occidente que ni siquiera está extendido por todo el mundo. y en el siglo XVI, tanto la sociedad aristócrata a la que Garcilaso y su esposa pertenecían, como la nueva burguesía emergente, consideraban al matrimonio demasiado importante como para dejarlo indefenso a las veleidades del amor. Sólo el matrimonio racionalmente planificado podía garantizar la estabilidad social y la seguridad económica.

4)Por la biografía de Garcilaso de la Vega sabes que su amistad con el Emperador se malogró por algo relacionado con una boda:

¿Conoces bien esta historia?¿Qué opinas al respecto? ¿Qué opinión se suele tener en nuestra sociedad acerca de los matrimonios concertados?

Un sobrino de Garcilaso tenía su matrimonio concertado en Barcelona con una dama de la emperatriz, pero los familiares de la dama, a los que no les parecía bien este enlace, consiguieron una célula del Emperador por la que se impedía la boda. Conocedores los novios de la inmediata llegada del documento, apresuraron la ceremonia, a la cual asistió Garcilaso como familiar y testigo, ya que pasaba por esta ciudad enviado por la Emperatriz a la corte francesa. Airado el Emperador, envió nueva célula anulando el matrimonio por ser ambos menores de edad. Cuando Garcilaso llegó a Ratisbona donde se encontraba el Emperador, el cual enterado del asunto de la boda y de la implicación de Garcilaso por cartas de la reina, castigó el poeta a permanecer en una isla del Danubio.

Que una amistad no se puede romper por tonterías como esas.

Hoy en día un matrimonio concertado está mal visto, si te casas que sea por amor.

5)Has leído que nuestro poeta encontró en Nápoles una vida cultural muy estimulante para sus aficiones literarias:
Nombra a algunos escritores italianos de la época que pudiera haber conocido Garcilaso.

¿Crees que la ciudad donde vives es estimulante para algún joven que tuviera vocación de escritor, de músico o de atleta?

El escritor Capece, Seripando, el cardenal Bembo, Bernando Tasso, Cesar Caracciolo, Antonio Telesio, Mario Galeoto, Luis Transillo.

Mi ciudad por suerte es una tierra llena de misterio, exotismo y cultura, tierra de poetas. No lo creo, estoy convencida de que es muy estimulante.

6)Él fue herido gravemente en la toma del puerto de la Goleta, ¿En qué soneto habla de ello?¿Cómo lo cuenta?

En el soneto XXXV. Boscán, las armas y el furor de Marte,

que con su propia sangre el africano

suelo regando, hacen que el romano

imperio reverdesca en esta parte,

han reducido a la memoria el arte

y el antiguo valor italiano,

por cuya fuerza y valerosa mano

África se aterró de parte a parte.

Aquí donde el romano encendimiento

donde el fuego y la llama licenciosa,

sólo el nombre dejaron de Cartago,

vuelve y revuelve amor mi pensamiento,

hiere y enciende el alma temerosa,

y n llanto y en ceniza me deshogo.

*Norte de África, referente espacial en donde transcurre la campaña bélica. -en esta parte, aquí.

También lo nombra en el soneto XXXIII, donde explica que se está recuperando de sus heridas.

7)Si lo tuyo es la composición literaria prueba a:

-Escribe una carta a un amigo o amiga contándole como has vuelto a enamorarte cuando no tenías intención de que esto ocurriera. Esto es lo que hace G. en el soneto 28.

Querida amiga:

Todo a mi alrededor me es indiferente, nada me importa, nada me atrae, sólo él. Quiero escapar de este cerco que me rodea, de está ilusión que me hace soñar demasiado, siempre con él, siempre por él. Sufro, no quiero sentirme así, sentir así, aunque él ni siquiera ha tenido la oportunidad de hacerme daño, pero estoy asustada. No puedo caer otra vez en la trampa del amor, y lo niego. Pero mis ojos desmiente lo que mis labios desprecian, ellos sí son sinceros, ellos lo miran, mis labios lo rechazan. Y sigo imperturbable, seria, demasiado en ocasiones. Quiero parecer lo que no soy o quizá quiero parecer lo que él quiera que parezca. Todavía no lo sé. Lo único que tengo claro es que él ocupa mi mundo, mis pensamientos y se ha colado en mis sueños. Y me hace sentir mal, por no verlo, por no verlo sonreír, por no oírlo, por eso... y en cambio cuando lo veo mi corazón quiere gritar mi secreto, mis labios lo callan y la cárcel de mi cuerpo lo esconde.

Él no lo sabe o quizá él lo sabe. Su sonrisa no delata nada o quizá su sonrisa lo delata todo. Pero sin duda juega conmigo a ese peligroso juego del amor. Ya perdí, aunque esto aun no haya terminado. Perdí mi alma, perdí yo y ahora también mis sueños, son de él.

¿Decírselo? No puedo, soy incapaz de expresarle mis sentimientos, pero por él, sí cambiaría, seguramente lo intentaría, pero ahora es pronto, casi no nos conocemos. Yo le quiero y no pensé jamás que sentiría esto por nadie, un amigo mío fue testigo. Creía ingenua que al amor se le podía burlar y llegó, como llega todo. Y se irá, como se va todo. Pero mientras dure, quizá, seguramente sea inolvidable. Como lo es ahora él en mis sueños, en mi vida, en mi corazón.

¿Qué piensa él? Nada y todo. Me mira y con eso es suficiente, me habla y eso me basta, me sonríe y con eso me mata. ¡Quiero olvidarle! ¿Por qué? Para que no tenga la posibilidad de hacerme daño, aunque viniendo de él nada malo puede pasar.

¿Y si no le gusto? Seguiré, como sigue el sol aunque la noche muera, como sigue la nieve aunque se oculte el cielo, seguiré. Porque hay que tener fuerza. En la vida no todo será tan difícil y no en todo me jugaré tanto. Pero a la vez me ahogo, no sé si seré capaz de continuar. Como no continúan los rayos después de la tormenta, como no continúa el viento después del huracán, yo no continuaré, porque él ya me ha raptado, mis fantasías las tiene él. ¿Y si su corazón ya tiene dueña? No lo sé, ni siquiera sé si lo quiero saber, ignorar esa parte de su vida me es tan fácil como lo es para una estrella brillar, tan fácil como le es a la luna menguar, así de fácil.

Me hago fuerte con su mirada, sin su mirada soy débil. Sonrío con su sonrisa, sin ella estoy triste, como hoy. Puesto que necesito estar a su lado, necesito tocarlo, quererlo, sobretodo quererlo. Porque ha sido él quien ha cambiado mis mañanas, porque por él mi vida guarda un secreto. Nadie sabe lo que yo siento, lo que siente mi alma, lo que mis ojos quieren decir cada vez que las lágrimas afloran a mis pupilas o lo que mi boca quiere contar cuando sonríe. Nadie conoce mis sueños, nadie sabe que él es el protagonista, ni que mis pensamientos lo buscan, como el río al mar. A nadie le he contado que me he enamorado, y que no quiero estarlo, que estoy asustada al fracaso como no lo había estado antes, que pierdo la razón al estar a su lado, que sus labios me atraen como poderoso imán y que deseo su sonrisa como deseo que este sueño se haga realidad. Y que le quiero, a nadie se lo he dicho, a nadie excepto a ti.

PREGUNTAS DE BACHILLERATO

8)La analogía en los sonetos. El trabajo consistirá en la selección de sonetos donde se dé este recurso, explicando claramente los términos comparados en cada uno.

En el soneto XXXV hay una analogía que pone en relación las antiguas campañas de los romanos contra los bárbaros cartagineses, incluida la destrucción de Cartago, con esta nueva guerra, cuya ferocidad hace olvidar la antigua, y donde la nueva sangre derramada hace reverdecer el mismo suelo que regó antaño la sangre romana de la que se siente heredero.

En el soneto XXXVI incorpora de forma análoga, la fidelidad del perro a su dueño con la fidelidad amorosa y al mal de ausencia entre los humanos.

9)Presencia de la mitología. Selección de sonetos en los que este presente algún relato de la mitología clásica y descripción de los diversos modos de traerlo a colación.

Soneto XI. Habla de las ninfas, se puede apreciar en estos versos: Hermosas ninfas, que en el río metidas,

contentas habitáis en la morada

de relucientes piedras fabricadas

y en colunas de vidrio sostenidas;

Soneto XII. Habla de alguien de la mitología, pero lo oculta: ¿qué me ha de aprovechar ver la pintura

de aquel que con las olas derretidas

cayendo, fama y nombre al mar ha dado,

y la del que su fuego y su locura

llora entre aquellas plantas conocidas,

apenas en el agua resfriado?

Soneto XIII. Habla de la historia de Dafne y Apolo: A Dafne ya los brazos le crecían

y en luengos ramos vuelto se mostraban;

en verdes hojas vi que se tornaban

los cabellos que al oro oscurecían.

De áspera corteza se cubrían

los tiernos miembros, que aun bullendo estaban;

los blancos pies en tierra se hincaban,

y en torcidas raíces se volvían..

Aquel que fue la causa de tal daño,

a fuerza de llorar, crecer hacía

el árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado, oh mal tamaño!

¡Qué con lloralla crezca cada día

la causa y la razón por que lloraba!

Soneto XV. Habla del efecto tranquilizador de la música de Orfeo: Si quejas y lamentos pueden tanto,

que el cursor frenaron de los ríos,

y en los diversos montes y sombríos

los árboles movieron con su canto;

si convirtieron a escuchar su llanto

las fieras tigres y peñascos fríos;

si, en fin, con menos casos que los míos

bajaron a los reinos del espanto.

Soneto XXVI. Habla en este verso de la leyenda de Tifeo: que un monte puesto encima rompería.

Soneto XXIX. Habla del amor entre Leandro y Hero: Pasando el mar Leandro el animoso,

en amoroso fuego todo ardiendo,

esforzó el viento, y fuese embravecido

el agua con un ímpetu furioso.

Vencido del trabajo presuroso,

contrastar a las ondas no pudiendo,

y más del bien que allí perdía muriendo,

que de su propia vida congojoso,

como pudo esforzó su voz cansada,

y a las ondas hablo desta manera,

mas nunca fue la voz dellas oída:

-Ondas, pues no es excusa que yo muera,

dejadme allá llegar, y a la tornada

vuestro furor ejecuta en mi vida.-

10)Estudio de la función conativa: diferentes modos de interpelación (apóstrofe e invocación).

El soneto IV, ¡Oh, corazón cansado!-apóstrofe.

El soneto IX, Señora mía, si de vos yo ausente-apóstrofe.

El soneto X, ¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,-apóstrofe.

El soneto XI, Hermosas ninfas, que en el río metidas,-invocación.

El soneto XIII, ¡Oh miserable estado, oh mal tamaño!-apóstrofe.

El soneto XVI, Parténope, tan lejos de mi tierra.-invocación.

El soneto XIX, Julio, después que me partí llorando-apóstrofe.

El soneto XXI; Clarísimo Marqués, en quien derrama-apóstrofe.

El soneto XXV, ¡Oh hado ejecutivo en mis dolores,-apóstrofe.

El soneto XXVIII, Boscán, vengado estáis, con mengua mía-apóstrofe.

El soneto XXXI, ¡Oh crudo nieto, que das vida al padre/ ¡Oh celoso temor!¿A quién pareces?-apóstrofe.

El soneto XXXIII, Mario, el ingrato amor como testigo-apóstrofe.

El soneto XXXV, Boscán, las armas y el furor de Marte,-apóstrofe.

6