Soneto XIII; Garcilaso de la Vega

Literatura española renacentista. Renacimiento. Poesía. Lírica. Estructura. Recursos literarios

  • Enviado por: Almudena Sánchez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad
publicidad

Este poema pertenece a Garcilaso de la Vega, que es un poeta de la primera mitad del siglo XVI, por lo que le influyeron las tendencias italianas. En 1527 conoce a Isabel Freyre, mujer de la que se enamora y a la que le dedica todos sus poemas. Ella está casada y el amor no es correspondido. El poema pertenece al movimiento cultural del Renacimiento, en donde en España reina Carlos I y está abierta a las influencias exteriores, especialmente a la italiana. La característica principal del Renacimiento es el pensamiento antropocentrista, es decir, se cree que el hombre es la medida de todas las cosas. El estilo característico del Renacimiento es la naturalidad y la elegancia con la que el autor expresa sus sentimientos.

El tema principal de este poema es el amor imposible del autor ejemplificado a través del mito de Apolo y Dafne.

El poema se estructura en dos partes. La primera parte abarca desde el primer verso hasta el octavo. En ellos se desarrolla la metamorfosis de Dafne en árbol. En la segunda parte, que comprende desde el verso 9 hasta el verso 14, aparece el dolor de Apolo por la transformación de Dafne.

Este poema es un soneto, ya que está formado por dos cuartetos y dos tercetos, cuyos versos son endecasílabos. Este tipo de poema es típicamente renacentista. La rima de este soneto es consonante de forma: ABBA ABBA CDE CDE. En el verso quinto no se puede hacer sinalefa, puesto que la primera sílaba de la palabra “áspera” es tónica. En el séptimo verso, se considera que “hincaban” proviene de “fincaban” (en castellano antiguo), por lo que no se hace sinalefa.

Como ya se ha dicho, el poema está formado por dos tercetos y dos cuartetos. En el primer cuarteto, el exterior de Dafne sigue teniendo partes de mujer, porque el primer y cuarto versos (versos exteriores) habla de los brazos y los cabellos de Dafne, que son rasgos humanos, y en los versos interiores (el segundo y el tercero), se mencionan los ramos y las hojas, que son elementos vegetales. Por el contrario, en el segundo cuarteto, el exterior de Dafne es vegetal, puesto que se nombran la corteza y las raíces en los versos exteriores, mientras que los miembros y los pies, que son rasgos humanos, quedan en su interior. En todos los versos de ambos cuartetos hay adjetivos epítetos, es decir, innecesarios. Algunos de estos adjetivos son: “verdes hojas”, “tiernos miembros” y “torcidas raíces”.

En el último terceto, el autor utiliza oraciones exclamativas para exaltar el sentimiento de dolor de Apolo, y en los dos últimos versos utiliza dos términos aparentemente contradictorios, por lo que forman una paradoja.

Por otra parte, todos los verbos del poema están en pretérito imperfecto, por lo que está describiendo una acción inacabada, es decir, no está determinado el momento final. También en todos los versos el verbo está al final de la frase, por lo que hay hipérbaton, ya que se quiere imitar la sintaxis latina y además, el autor comienza el verso con lo que quiere destacar.

En conclusión, este poema es típico del Renacimiento. En él se desarrolla un tema mitológico, que también es típico de este movimiento. Con este tema, el autor identifica su vida con la de Apolo y la de su amada con la de Dafne. Garcilaso también utiliza recursos propios del Renacimiento, cómo el hipérbaton (que está en todos los versos) o las metáforas (que están en todos los versos de los dos cuartetos).