Solo mía; Javier Balaguer

Cinematografía. Cine español. Argumento. Temática. Estructura. Maltrato. Violencia de género. Prevención

  • Enviado por: Vicent Sanleon Borja
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Película de referencia: SOLO MIA

Dirección: Javier Balaguer.
País: España.
Año: 2001.
Interpretación: Sergi López (Joaquín), Paz Vega (Ángela), Elvira Mínguez (Andrea), Alberto Jiménez (Alejandro), María José Alfonso (madre de Ángela), Beatriz Bergamín (cuñada de Ángela), Asunción Balaguer (tía de Ángela).
Guión: Álvaro García Mohedano y Javier Balaguer.
Producción: Juan Alexander.
Fotografía: Juan Molina.
Montaje: Guillermo Represa.
Dirección de producción: Juan Carlos Caro.
Dirección artística: Cristina Mampaso.

Comentario de texto

  • Tema, contenido y estructura

  • SINOPSIS

    'Solo mía; Javier Balaguer'
    "Sólo mía" es una película sobre los malos tratos de maridos hacia sus mujeres. Fue amor a primera vista. Al principio, Ángela (Paz Vega) alimentaba mil formas de amar a Joaquín (Sergi López) y cuando ella quedó embarazada, ambos se sintieron dichosos. Hasta que llegó el primer reproche, el primer grito y la primera bofetada. Sólo fue necesario un mal día para que Joaquín, por primera vez, la golpeara brutalmente.

    En la presente película, el autor plantea el tema de la violencia de género y manifiesta su preocupación por el alarmante aumento de las conductas violentas en la sociedad actual, conductas que a su juicio se originan en un entorno social en el que no se aprecia una sensibilidad de rechazo afectivo de la violencia. Expresa también su inquietud por el hecho de que, ante la inoperancia de las medidas educativas, tenga que ser la justicia la encargada finalmente de resolver el problema, y apela a la escuela como fuente de soluciones.

    De la película de Javier Balaguer pueden extraerse dos ideas fundamentales en torno al problema social de la violencia de género. En primer lugar, algo que parece olvidarse con mucha frecuencia o que no se quiere aceptar: que las conductas violentas se aprenden. En segundo lugar, que se ha producido un rotundo fracaso de los mecanismos sociales de resolución de los conflictos en el ámbito de la familia.

    La violencia se palpa en una cotidianeidad plagada de frases y diálogos "muy normales, que hemos oído alrededor y que, desgraciadamente tenemos muy asumidos". En el entorno de esta pareja -él es un creativo de una empresa de publicidad donde ella trabaja como secretaria-, se mueven los familiares y amigos. Unos familiares que no dan respuesta, que no quieren entender, y unos amigos que, como en el caso del personaje de Elvira Mínguez sí aportan soluciones morales y prácticas.

    El contenido de la película se desarrolla mediante un esquema argumentativo en el que el autor plantea, en primer término, el problema de la violencia de género y las peculiaridades que presenta en la sociedad actual. y a partir de la opinión de que la violencia de género no tiene una explicación lógica.

    Actualmente se adoptan medidas judiciales para atajar el problema de la violencia de género.

    La violencia de género es algo cada vez más común en nuestra sociedad, a estas alturas ya forma parte de nuestra vida oír en el telediario que esta semana un hombre a asesinado a su esposa o ha quemado viva a su novia. Este tipo de violencia causa más muertes e incapacidad, en mujeres entre 15 y 44 años, que el cáncer o que los temibles accidentes de tráfico.

    En lo que llevamos de año ya son 12 o 13 mujeres muertas en las manos de hombres, y en el año 2001 fueron al menos 168. Esta escalofriante cifra debería crear una alarma social en todos los ámbitos, pero siempre quedarán los retraídos. La iglesia, en este caso, justifica este tipo de violencia como el fruto amargo de la revolución sexual.

    Este tipo de violencia también existe de la mujer al hombre, pero es mucho menos corriente. Esa superioridad que se creen que tienen algunos hombres sobre las mujeres en todos los ámbitos. Realmente sufrimos violencia cada día, violencia hacia la mujer, al no reconocer su trabajo y cobrar menos, a usar un lenguaje sexista, a verlas cada día en los anuncios como se las trata, como un simple objeto sexual.

    Pero más triste es ver que esto llega al limite de asesinar, quemar, amenazar... y luego por miedo no denunciar y aguantar esto hasta reventar, que en muchos casos es hasta la muerte, miedo al agresor, miedo al que dirán, o incluso llegar a pensar que él tiene razón.

    La violencia de género incluye cualquier acto de agresión que tenga como resultado sufrimiento físico, sexual o psicológico. Incluyendo las amenazas.

    La violencia física causa daños en el cuerpo de la agredida, desde una bofetada a una paliza, que puede causar hematomas e incluso la muerte.

    Los daños psicológicos son conductas de desvalorización, humillación, etc. Con amenazas, gritos.

    Y la violencia sexual imponiendo una relación sexual no deseada, con abusos, agresión, tocamientos...

    El maltrato puede ser de los siguientes tipos:

    • Maltrato físico: es todo acto de agresión intencional repetitivo en el que se utilice alguna parte del cuerpo, algún objeto, arma o sustancia para sujetar a, inmovilizar o causar daño a la integridad física del otro, encaminado hacia su sometimiento y control. Se habla de violencia física cuando una mujer se encuentra en una situación de peligro físico y /o esté controlada por amenazas de uso de fuerza física. En el caso del maltrato al menor nos habla de la existencia de cualquier acción no accidental por parte de los padres o cuidadores que provoque el daño físico o enfermedad en el niño. En general puede provocar lesiones como traumatismos, hematomas, cortaduras, quemaduras, fracturas y /o lesiones internas.

    • Maltrato psico-emocional: es el patrón de conductas consistente en actos u omisiones reiteradas y cuyas formas de expresión pueden ser prohibiciones, coacciones, condicionamientos, intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias y de abandono. El abuso emocional incluye también agresiones que ofenden, humillan, asustan y en general atentan contra la dignidad y la salud mental del receptor causando principalmente sentimientos de desvalorización, baja autoestima, deteriorando, disminuyendo o afectando a su estructura de personalidad que tiende a traducirse en violencia social.

    • Maltrato sexual: es el patrón de conducta consistente en actos u omisiones y cuyas formas de expresión pueden ser mediar las necesidades sexo-afectivas, inducir a la realización de prácticas sexuales no deseadas o que generen dolor, practicar la celotipia para el control, manipulación o dominio de la pareja y que generen daño. Nos referimos a este tipo de violencia con cualquier tipo de práctica sexual involuntaria; en el caso del menor son los contactos o interacciones entre un menor y un adulto, en el que el menor está siendo usado para la gratificación sexual del adulto, este fenómeno se presenta en ocasiones en el núcleo familiar y puede ir desde el manoseo físico hasta la violación.

    • Abandono: acto de desamparo injustificado hacia uno o varios miembros de la familia con los que se de tienen obligaciones que derivan de las disposiciones legales y que ponen en peligro la salud . El término abandono físico y por omisión se refiere al total descuido y abandono de la persona (generalmente niño, anciano o discapacitado) por parte de quien ejerce su tutela. Es la falta de atención por negligencia o de modo intencional de las necesidades del niño, lo que implica que no satisfagan sus requerimientos básicos como alimentación, salud, higiene, vestido, educación, etcétera. Las víctimas más comunes ante el fenómeno de la violencia familiar son los miembros más vulnerables:

      • De acuerdo el sexo, las mujeres.

      • De acuerdo en edad, los niños y los ancianos.

      • Por su condición física hombres y mujeres con enfermedad física y/o mental.

      • Por desventaja física, económica o cultural

    La violencia no es un incidente aislado, sino un patrón de conductas caracterizadas por el abuso de poder, la intimidación y la coerción.

    La violencia es un problema social y de salud ya que es una enfermedad que avanza e incide física y mentalmente en la víctima.

    Se busca crear conciencia de que muchas patologías están relacionadas con el maltrato. 

    La violencia es una emoción inherente a los seres humanos, pero debe y puede canalizarse en forma no destructiva. No obstante, por ningún motivo debe existir en la familia, ya que las relaciones entre sus miembros se deben basar en principios de igualdad, respeto y comprensión.  

    ¿Cuáles son las condiciones que facilitan la aparición de la violencia de género?

    • Creencias erróneas de que las diferencias entre personas de uno y otro sexo implican desigualdades; 

    • Imitación de conductas familiares, es decir que el agresor se comporta de manera similar a las experiencias vividas en su hogar, durante su infancia y juventud; 

    • Convicción de que la autoridad es una prerrogativa ilimitada por lo que, en las relaciones familiares el agresor ejerce la autoridad de manera arbitraria; 

    • Las relaciones de autoridad no deben entenderse como de sometimiento; 

    • Falta de comunicación entre los miembros de la familia; 

    • Existencia de vicios como alcoholismo y drogadicción en alguno de los integrantes de la familia; 

    • Existencia de problemas de personalidad.

    ¿Qué repercusiones tiene la violencia de género?

    Afecta la estabilidad de la pareja, la calidad de vida familiar, la salud y el desarrollo psicológico y social de sus integrantes, en especial de las víctimas. Cuando los miembros de una familia, en donde se da la violencia, deciden formar a su vez su propia familia, suelen repetir las condiciones en que se desarrollaron. De esta forma la violencia intrafamiliar se transmite de generación en generación.  

    ¿Se puede prevenir la violencia de género?

    A pesar de que es un fenómeno complejo y difícil de enfrentar, puede prevenirse; para ello, es necesario que se transmitan valores morales y cívicos que puedan convertir al individuo en un ser útil en el medio en que se desarrolla. Estos valores deben ser transmitidos de padres a hijos y evitar que las diferencias existentes entre los miembros de la pareja se traduzcan en agresiones hacia los demás miembros de la familia.

    Para disminuir los actos agresivos es conveniente:  

    • Erradicar la idea de que los miembros de la familia sólo aprenden con golpes; 

    • Dialogar en el momento oportuno y hacer que todos los miembros de la familia comprendan cuándo están actuando mal; 

    • Cuando un miembro de la familia ha sido maltratado deberá animársele para que denuncie los hechos y evitar que esta situación se repita; 

    • Conservarse la calma y reflexionar antes de actuar de manera violenta. 

    Es conveniente buscar ayuda de especialistas para prevenir y corregir casos de violencia de género.  

    3. Comentario crítico

    José Antonio Marina, en su texto El ruido y la furia, título sugestivo debido a su valor connotativo y metafórico, pone al lector ante un tema de recurrente actualidad informativa, la violencia juvenil. De entre las ideas del texto, quizás la más atractiva, tanto por su trascendencia como por la valentía del autor al exponerla sin tapujos, es la de que la violencia es una conducta aprendida. Niños y adolescentes asimilan de forma «natural» las conductas violentas a través de una cultura de la violencia presente en algunos medios de comunicación. Se trata, pues, y esto es quizás lo más interesante, de un problema de educación, que podría resolverse mediante la interiorización por niños y adolescentes de determinados valores (solidaridad, consideración y respeto por los demás...) desde los que mostrar afectivamente «repugnancia ante la violencia». El autor ha sabido utilizar de forma eficaz una serie de citas de autoridad (prestigiosas revistas y periódicos, escritores, profesores universitarios...) con las que avalar sus tesis y planteamientos y conseguir así una respuesta positiva por parte del lector.