Soldadura blanda

Fragmentos de metal. Aleaciones. Metales. Tipos de soldadura. Características. Estaño. Plomo. Cobre. Soldadores. Quemadores. Materiales y Herramientas

  • Enviado por: Miguel Ángel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

'Soldadura blanda'


La soldadura blanda, un trabajo complicado

La soldadura es un método que se usa de forma doméstica para reparar tuberías rotas y otros arreglos sencillos, aunque requiere un alto grado de profesionalidad. Existen diversos tipos de soldadura, algunos de ellos excesivamente complicados, que requieren de muchos años de práctica para conseguir buenos resultados. Básicamente podemos dividir en dos grandes tipologías de soldadura: la blanda y la dura. En el presente reportaje vamos a diseccionar todos los secretos de la soldadura blanda, que es la más sencilla y fácil de ejecutar.

'Soldadura blanda'

Elementos imprescindibles
Normalmente, a la hora de soldar algún elemento se utilizan, o bien soldadores eléctricos, o bien con soplete con cartucho o botella de gas. La potencia del soldador no deberá ser mayor de 40 vatios para evitar que los materiales se deterioren y tampoco deberá ser inferior a 20 vatios. El soplete con cartucho o con botellas de gas es muy cómodo también: cartucho y soplete forman un todo.

La soldadura blanda
Este tipo de soldadura consiste en unir dos fragmentos de metal, que suele ser con asiduidad de cobre, hierro o latón, por medio de un metal de aportación (normalmente estaño) para conseguir una continuidad eléctrica entre los dos trozos a unir.

La unión de ambos metales debe ofrecer la menor resistencia posible al paso de la corriente eléctrica. Se deben cumplir algunos requisitos para que la unión se lleve a cabo con éxito. La calidad del estaño deberá tener las proporciones adecuadas: 60% de estaño y 40% de plomo. El motivo de que se elija esta aleación se debe a que ninguno de estos dos metales por separado funde a una temperatura superior a los 300 ºC, mientras que en la aleación que compone el estaño funde a 232 ºC.

'Soldadura blanda'

La limpieza también juega un papel fundamental a la hora de soldar. Para realizar una buena soldadura, ambos trozos deben estar limpios de grasa, óxido, etc.

Existen distintos métodos para limpiar las partes a soldar, pero lo más sencillo es utilizar estaño en carretes. Éste viene presentado en forma de hilo enrollado y tiene en su interior uno o varios hilos de resina. El papel de la resina es simple: al fundirse, desoxidará y desengrasará los metales a soldar.

Características de una soldadura blanda bien realizada
Como ya hemos mencionado, llegar a ser un buen soldador es cuestión de experiencia. Aún así, hay algunos trucos que podemos seguir para saber si el resultado obtenido es el esperado.

'Soldadura blanda'

Características de una soldadura blanda bien realizada
Como ya hemos mencionado, llegar a ser un buen soldador es cuestión de experiencia. Aún así, hay algunos trucos que podemos seguir para saber si el resultado obtenido es el esperado.

En primer lugar, debemos comprobar que el soldador está a la temperatura correcta acercando el hilo de estaño a la punta. Si el estaño se funde con facilidad, es que todo está dispuesto. A continuación, preparamos los elementos o piezas que se quieren soldar calentando la unión de las dos piezas manteniendo el soplete durante unos segundos. Tras esto, acercamos el hilo de estaño a la zona de contacto del soldador y comprobamos que se funde y se reparte de manera uniforme por las zonas caldeadas.

'Soldadura blanda'

Una vez conseguimos el suficiente estaño aportado, lo retiramos manteniendo el soldador durante unos segundos. Después, lo quitamos, teniendo cuidado de no separar las dos piezas recién soldadas. Las mantenemos hasta que se enfríe y se solidifique. No se debe soplar, ya que, si la soldadura se enfría de manera prematura, será defectuosa. Al final, ésta ha de ser cóncava, sin poros y brillante. Cuando no se dé alguna de estas condiciones, retiraremos el estaño e iniciaremos el proceso.

Siguiendo estos pasos y con paciencia, conseguiremos que la soldadura de las dos piezas que deseamos unir sea perfecta.

   

 <big>CARACTERÍSTICAS DE LA SOLDADURA DE ESTAÑO</big>

   La soldadura con estaño consiste en unir dos fragmentos de metal (habitualmente cobre, latón o hierro) por medio de un metal de aportación (habitualmente estaño) con el fin de procurar una continuidad eléctrica entre los metales que se van a unir. Esta unión debe ofrecer la menor resistencia posible al paso de la corriente eléctrica; para ello, la soldadura debe cumplir una serie de normas con el fin de conseguir una unión eléctrica óptima:

  • Calidad del estaño: éste debe tener una mezcla de 60-40, es decir, una aleación de 60% de estaño y 40% de plomo; se elige esta aleación por la siguiente razon: El estaño puro funde a 232 ºC y el plomo puro funde a 327 ºC; sin embargo una aleación de estos dos metales funde a una temperatura mucho menor, concretamente la proporción citada de 60-40 funde a una temperatura de 190 ºC.

  • 'Soldadura blanda'
    Limpieza
    : para realizar una buena soldadura, los metales que se van a soldar deberán estar totalmente limpios de suciedad, grasa, óxido, etc. Lo mejor es utilizar estaño con alma de resina (el que normalmente se vende en tiendas de electrónica). Esta resina, al fundirse con el calor del soldador, será la encargada de desoxidar y desengrasar los metales, facilitando enormemente la labor de soldadura con estaño.

<big>CARACTERÍSTICAS DEL SOLDADOR.</big>

'Soldadura blanda'
   El soldador utilizado en electrónica deberá ser de los denominados tipo lapicero; reciben este nombre porque para utilizarlos se toman con la mano como si se tratara de un lapicero. En la figura se ven los nombres de las partes que lo forman.

La potencia del soldador no deberá ser mayor de 40 vatios (pues se podrían deteriorar los materiales o los componentes que se van a soldar) ni menor de 20 vatios (pues en algunos casos no se conseguiría una buena soldadura). El cable de conexión a red será resistente y, a ser posible, con funda ignífuga.

Existen diversos tipos de puntas aptas para electrónica; la más conveniente es la punta fina o, en su defecto, la punta plana.

El soldador, sin llegar a ser una herramienta peligrosa, sí es preciso utilizarlo observando gran precaución, puesto que alcanza altas temperaturas y puede producir quemaduras a ciertos materiales o, lo que es peor, a los tejidos humanos.

<big>CARACTERÍSTICAS DE UNA BUENA SOLDADURA.</big>

Aunque para conseguir efectuar una buena soldadura lo mejor es la experiencia, para comenzar podrían seguirse los siguientes pasos:

  • Comprobar que el soldador ha adquirido la temperatura adecuada acercando el hilo de estaño a la punta y viendo que funde con facilidad.

  • Preparar los elementos o piezas a soldar.

  • Acercar la punta del soldador a la unión de ambas piezas y caldearlas; mantenerlo así durante unos segundos. Es conveniente que la punta del soldador tenga un poco de estaño, pues se facilita la transmisión de calor.

  • Transcurrido ese tiempo, acercar el hilo de estaño a la zona de contacto del soldador con las piezas que se van a soldar, comprobando que el estaño se funde y se reparte uniformemente por las zonas caldeadas.

  • Cuando se crea que es suficiente el estaño aportado, retirarlo, manteniendo el soldador unos segundos.

  • Transcurridos dos o tres segundos, retirar el soldador sin mover las piezas soldadas.

  • Mantener las piezas inmovilizadas hasta que el estaño se haya enfriado y solidificado; nunca se soplará la soldadura, pues sólo se conseguiría un enfriamiento prematuro que daría como resultado una soldadura fría, mate y, en definitiva, defectuosa.

  • Comprobar que la soldadura queda brillante, sin poros y cóncava. En caso de que cualquiera de estas condiciones no se cumplieran, limpiar de estaño las piezas y volver a comenzar el proceso. En la figura se pueden ver diferentes tipos de soldadura para diversas piezas: a la izquierda se han dibujado varias soldaduras correctas y a la derecha, varias incorrectas.

'Soldadura blanda'
Con el tiempo y la práctica, se aprende a utilizar la cantidad de estaño apropiada. No por aportar mucho estaño la soldadura es mejor. De hecho lo que suele ocurrir es que se crea una “bola” sobre la unión, pero que no llega a hacer buen contacto. Un buen indicador de que la soldadura está bien hecha es que la superficie del estaño adquiere forma “cóncava” como se ve en la figura, mientras que las soldaduras mal realizadas mantienen una superficie cónvexa o esférica.

Se llama soldadura blanda a la soldadura con metales de fácil fusión, como puede ser

el plomo o el estaño.

Podemos encontrar el estaño en distintas formas, como puede ser en hilos bobinados en carretes, varillas, bolas e incluso en discos y arandelas.

Los hilos de aleación de estaño, usualmente, llevan en su interior un alma de pasta fundente-desoxidante.

El estaño que nosotros utilizamos, se compone de 60% de Sn y 40% de Pb, se funde aproximadamente a los 183 o 185 ºC, se suele usar para hacer soldaduras finas en aparatos electrónicos.

En el aspecto del soldador, sus características básicas, son la potencia (watios), y el tipo de punta. Hay distintos tipos de soldadores:

  • Soldador estándar

  • Soldador miniatura

  • Soldador de temperatura controlada

  • Soldador de pistola

  • Soldador de martillo

El que nosotros usamos, es el de miniatura, que también se llama de Lápiz, y su potencia varia entre 6 y 40 w, y tensiones de 6, 12, 24, 125 y 220 v.

Mi soldador, consta de 25 w, y su punta es de 3 mm de diámetro. Lo usamos para elementos que no soportan mucha cantidad de calor.

Hay distintos tipos de puntas de soldadores, que estás son intercambiables, así haciendo uso de un solo soldador varias posibilidades de uso. Las puntas suelen ser de cobre para permitir una buena conducción del calor.

Cuando el soldador es nuevo, se realiza el “estañado de la punta”, que se basa en bañar la punta en estaño.

Para realizar unas buenas soldaduras, la punta del soldador tiene que estar limpia y sin residuos de estaño o resina quemada. Para limpiar la punta, se suele usar una esponja pequeña un poco empapada en agua, estás esponjas, suelen venir en otro accesorio para el soldador, el “soporte para soldador” o el “porta-soldador”.

Para soldar correctamente, se pone el soldador en el punto donde se quiere soldar, para transmitir calor, y una vez este caliente se aplica el estaño, nunca aplicar el estaño directamente al soldador y extenderlo, ya que provocará que la soldadura quede mal, que también es llamada soldadura fría.

Para la soldadura de componentes electrónicos como transistores, diodos, etc. Se suele usar un soldador que no sobrepase los 30 w de potencia, para que no se caliente demasiado el componente a soldar y se rompa.

Al igual que en la soldadura de componentes electrónicos, la soldadura de circuitos impresos es muy parecida, pero a la vez es también más delicada, ya que el exceso de calor también destruye el componente, y también el circuito impreso. Para ello necesitamos un soldador que no supere tampoco los 30 w y hacer la soldaduras lo más rápidamente posible para transmitir el menor calor posible.

Uno de los componentes del soldador, es el desoldador, o bomba desoldadora, que se basa en la absorción del estaño cuando este está fundido.

Existen dos tipos de soldadura con soplete o lamparilla:

- Soldadura blanda (uniones hasta 450°).
- Soldadura fuerte (uniones superiores a 450°).

Soldadura blanda por capilaridad

La soldadura blanda por capilaridad consiste en la unión de dos tubos de cobre que encajan perfectamente uno en el otro por medio de estaño. El proceso es el siguiente:

- En primer lugar se calientan los tubos a unir.
- A continuación se aporta estaño, el cual al fundirse por efecto del calor, penetra por capilaridad entre los dos tubos, y al enfriarse, asegura al mismo tiempo el ensamblado de los tubos y su hermeticidad.
La temperatura de fusión, se encuentra entre 200 y 250° aproximadamente. Se emplea principalmente en instalaciones de fontanería.

Soldadura fuerte por capilaridad

Es muy similar a la anterior, con la peculiaridad de que se realiza a una temperatura superior a 450°C, debido a que la boquilla del soplete es diferente y concentra el calor de una manera más intensa.
El material de aportación tiene por tanto un punto de fusión superior al estaño y su elección dependerá del tipo de material que se vaya a soldar, y del esfuerzo posterior que tenga que soportar.

Material necesario

Equipo de soldadura (lamparillas de soldar o soplete)

Mordazas de presión

Tenazas

Protector térmico

Lima

 

El equipo de soldadura

Para cada uno de los dos tipos de soldaduras, se usa generalmente un equipo diferente.

Lamparilla de soldador

Se denomina así al conjunto de soplete unido al cartucho o botella de gas. La temperatura máxima que alcanza es de 250°C y se utiliza para pequeñas reparaciones de soldadura blanda (A).

 

'Soldadura blanda'

'Soldadura blanda'

Soplete

Puede alimentarse por butano o por propano. Está formado por tres elementos principales:

- Una empuñadura provista de una llave de marcha/paro que regula la alimentación de gas.
- Boquillas (o quemadores) intercambiables.
- Un tubo flexible para la conexión a la botella de gas líquido.
Tanto la lamparilla como el soplete tienen las mismas utilidades, pero el soplete, más potente, resulta conveniente para los trabajos de mayor envergadura, ya que calienta más deprisa las piezas que hay que soldar (B)

Accesorios

Boquillas o quemadores.
En general tanto a las lamparillas de soldar como a los sopletes, se les pueden adaptar diferentes boquillas.
Hay tres tipos principales:

'Soldadura blanda'

La boquilla para fontanería, con llama envolvente. Se usa principalmente para soldar tubos de cobre con estaño (soldadura blanda) (C).

La boquilla de punta fina, con llama de dardo. Se emplea para soldadura fuerte (más temperatura) (D).

'Soldadura blanda'

'Soldadura blanda'

La boquilla de punta súper fina.
Se utiliza también para soldadura fuerte (E).

Materiales
Desoxidantes (FLUX). El desoxidante para soldadura evita que se oxiden las piezas que se van a soldar. En algunos de los materiales de aportación, el desoxidante está incorporado. Existen diferentes tipos de desoxidantes dependiendo del tipo de soldadura y del material a soldar.

Material de aportación: El material de aportación que se ha de utilizar depende de la naturaleza de las piezas a unir y del uso que tengan. El siguiente cuadro relaciona los diferentes materiales de aportación más usados, en función del tipo de soldadura y de uso que se va a dar.