Sociología; Salvador Giner

Sociología. Manuales de Sociología. Grupos sociales. Rol social. Posiciones sociales. Sistemas sociales. Sociedad humana. Socialización. Sistemas culturales. Pluralidad de culturas. Grupos comunitarios. Familia. Cambio social. Sociedades modernas

  • Enviado por: Isita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

“SOCIOLOGÍA”

SALVADOR GINER

2º Maestro Lengua Extranjera (Inglés)

U.A.M. Curso 2007 / 08

“SOCIOLOGÍA”, SALVADOR GINER

CAPÍTULO 1: NATURALEZA DE LA SOCIOLOGÍA

1.-DEFINICIÓN DE LA SOCIOLOGÍA

La sociología es la ciencia social que estudia la sociedad humana y, especialmente, las diversas colectividades, asociaciones, grupos e instituciones sociales que los humanos forman y sin las cuales no pueden existir. Estudia además la condición social del ser humano, así como los resultados sociales de sus intenciones y comportamiento.

La sociología investiga la estructura, los procesos y la naturaleza de la sociedad humana en general. Así, siempre interrelaciona fenómenos que pertenecen a varios niveles de la vida social: políticos, religiosos, económicos, bélicos, artísticos y éticos. La imaginación sociológica es la clave de la inteligencia sociológica de la realidad humana. Se trata de una actitud que nos permite subrayar la unidad y la diversidad, a la vez, del mundo social, la básica interdependencia de todas las áreas de la realidad social. Es tarea de la sociología establecer qué factores son los predominantes en cada situación.

2.- EL CARÁCTER CIENTÍFICO DE LA SOCIOLOGÍA

La sociología aspira a ser una ciencia. Para algunos sociólogos es una ciencia natural o positiva, cuyo único defecto es el de su novedad y su corta existencia y que debe basarse exclusivamente en métodos de cuantificación y experimentación idénticos a los de otras ciencias. Otros, en cambio, la consideran una de las llamadas “ciencias de la cultura” o del “espíritu”, pues el hombre es supuestamente un ser del todo libre, irreducible a la cuantificación.

En algunos casos cabe el tratamiento matemático de los fenómenos sociales, mientras que en otros se imponen métodos interpretativos que se apoyan en análisis cualitativos de las situaciones sociales. La sociología es una disciplina bidimensional. Podemos decir que es una ciencia porque es una aspiración consistente y rigurosa hacia la posesión del saber objetivo y racional de la realidad, y porque reúne las condiciones mínimas de empirismo, teoría, apertura, neutralidad ética y crítica que de toda ciencia se exigen.

3.- EL PROBLEMA ÉTICO Y LOS VALORES

La introducción de ciertos juicios morales en la investigación de la realidad social puede disminuir fácilmente la calidad de los resultados. Por ello el sociólogo procura suspenderlos cuando tal peligro acecha sobre sus pesquisas. A pesar de eso, no es posible negar que el hombre contempla el mundo juzgándolo moralmente, valorándolo.

El paradigma de no evaluación no significa que el sociólogo deba contemplar con indiferencia los males que asolan a la humanidad, sino que se trata de una norma de trabajo, estrechamente vinculada a los demás postulados que explican el carácter científico de la sociología y según la cual desnudamos de carga emocional, en la medida de lo posible, los análisis, descripciones, y pesquisas que llevamos a cabo cuando emprendemos el estudio sociológico de los asuntos humanos.

4.- PROBLEMAS EPISTEMOLÓGICOS

Dificultades en el proceso sociológico del conocimiento:

  • Los valores hacen en ciertos casos las veces de prejuicios, de modo que velan nuestro conocimiento de la realidad o causan una distorsión en nuestra percepción de ella llamada sesgo o bies. La manera de combatirlo es hacer que nuestros métodos y resultados sean siempre públicos. Además, nuestro discurso debe estar sujeto a las reglas de la lógica y evitar toda narración abstrusa.

  • Aún cuando consideramos superado en ciertos casos el sesgo valorativo, el observador contempla también su propia naturaleza así como la de su especie. No obstante, esta dimensión subjetiva permite que podamos comprender a sus protagonistas, poniéndonos en su lugar. Frente a esta dimensión subjetiva, los hechos sociales poseen una serie de rasgos que los equiparan a los otros fenómenos naturales, pues son objetivos, colectivos, generales y positivos. Esto quiere decir que la realidad social tiene, para el hombre, una doble vertiente, subjetiva y objetiva. Los aspectos subjetivo y objetivo deben estar siempre presentes en nuestra tarea, corrigiéndose y apoyándose mutuamente.

  • La complejidad del tema a investigar: algunos sociólogos han querido simplificar el objeto de la sociología reduciendo el campo de los fenómenos por ella cubiertos, pero la multiplicidad de las dimensiones sociales se hace sentir siempre en el estudio de la sociedad. Solamente la aplicación del enfoque interrelacional a la metodología ha venido a paliar el problema.

5.- LA TEORÍA SOCIOLÓGICA

El fin de la sociología es el de elaborar teorías sobre la realidad social. Estas teorías deben surgir en la crítica mutua, mejorándose las unas a las otras. Cuanto más general es el alcance de una teoría, más ardua se hace su comprobación empírica. No obstante, las grandes teorías se elaboran por la existencia de una fuerte demanda. En efecto, los hombres necesitan a menudo una visión general de su mundo, de su destino, de la estructura y dinámica de la sociedad en la que viven.

La teoría sociológica general abriga un elemento filosófico indudable, pues con frecuencia posee elementos esencialmente especulativos y morales. La teoría debe poseer un mínimo de generalización. Por eso Robert Merton propuso la elaboración de las por él llamadas teorías de alcance medios, que cubren aspectos limitados de la realidad social, conjuntos de variables y fenómenos que el observador puede abarcar sin perder de vista los resultados de las pesquisas empíricas.

6.- METODOLOGÍA Y MÉTODOS

La metodología consiste en el conjunto de métodos que emplea una ciencia. El criterio de la sociología es a menudo marcadamente utilitario: si el método da resultados convincentes, se emplea.

El método es el proceso de investigación que debe seguir la mente para acrecentar su conocimiento. La sociología se distingue por su uso extensivo de métodos empleados por otras ciencias. Muchos de sus métodos no difieren en absoluto de los empleados por otras disciplinas sociales.

CAPÍTULO 2: LAS DIMENSIONES PRIMORDIALES DE LA SOCIEDAD

1.- LOS GRUPOS SOCIALES

Los seres humanos sólo existen en el seno de unos conjuntos de individuos que reciben el nombre de grupos sociales. El grupo constituye una estructura inicial observable para la sociología. Un grupo está constituido por un número de individuos en una situación de mutua integración, que sea relativamente duradera. El elemento numérico varía ampliamente, yendo desde los dos individuos hasta una vasta comunidad nacional. La conducta de los miembros de un grupo sólo se explica enteramente si suponemos su pertenencia a dicho grupo.

Son grupos sólo aquellas colectividades cuyos miembros demuestran poseer conciencia grupal, cohesión en la acción e integración mutua. La clasificación general de los grupos humanos es muy complicada.

Una primera distinción es la que debe hacerse entre grupos y subgrupos. Prácticamente todos los grupos humanos pueden ser concebidos como subgrupos dentro de otros, según desde donde tomemos nuestra perspectiva. De hecho, puede afirmarse que el único grupo que en realidad no es subgrupo de ningún otro es la sociedad, que puede ser entendida como un grupo carente de grupos superiores, autosuficiente y territorial.

La distinción entre grupos y subgrupos obedece a un proceso constante de subordinación y supraordinación entre las gentes distinguible a todo observador externo. El sentimiento de pertenencia a un grupo impone a sus miembros una distinción entre el grupo propio (in-group) y el grupo ajeno(out-group), basada en la vivencia que poseen los miembros de un grupo de pertenecer a un “nosotros” y de ver a los demás como a un “ellos”. El etnocentrismo consiste en la actitud de considerar el grupo propio como superior.

La existencia de in-groups y out-groups nos conduce directamente a la cuestión de los llamados grupos de referencia, grupos ajenos respecto de los cuales orientamos nuestra conducta. Los individuos se conducen y juzgan el mundo social no solamente en relación a los miembros del grupo propio, sino en relación con los demás. Los grupos de referencia pueden ser de dos signos diferentes: positivos, si son portadores de unas normas, valores y formas de vida que se desean, o negativos, cuando el sujeto los concibe como portadores de unas normas, valores y formas de vida a evitar. También existen los grupos de referencia imaginarios, que no poseen las características que les atribuye nuestro fuero interno.

Todos estos fenómenos grupales se plasman en el comportamiento social, pues todo contenido social de conciencia implica acción o conducta concreta, y la acción misma es un elemento central de todo grupo.

2.- POSICIONES SOCIALES Y NORMAS

Posiciones: rol y status

Una forma elemental de diferenciación interna que encontramos en los grupos es la diversidad de las posiciones ocupadas por sus individuos. Toda posición social posee dos aspectos fundamentales: el rol y el status.

El rol puede definirse como el conjunto coherente de actividades normativamente efectuadas por un sujeto. Los roles incluyen deberes: son morales, además de meramente funcionales. Además, no son únicos para cada individuo. El grado de compatibilidad y congruencia entre los roles que puede tener un sujeto varía según los valores mantenidos por las sociedades. Gran parte de la actividad individual va dirigida hacia la resolución de conflictos de rol.

El status puede interpretarse como el conjunto de derechos y honores que un individuo posee en el marco de su sociedad. Implica una expectativa recíproca de conducta entre dos o más personas, y nos permite predecir la conducta de las personas con las que nos topamos, hasta en los casos de conducta igualitaria.

El homo sociologicus sería la sede de un haz de roles y de status, y debe estudiarse principalmente desde el ángulo de sus roles sociales. El hombre, hasta sociológicamente considerado, no puede reducirse a modelo conocido alguno.

Normas: control social

Toda vida social está permeada de normatividad, obedece a leyes. Los grupos constantemente establecen las reglas de la interacción o juego social y las institucionalizan. Las instituciones, en sociología, son constelaciones de normas y sistemas de roles.

Así pues, la sociedad se controla a través de las normas, ejercidas mediante roles y distribuidas en los diferentes status de los individuos y de los grupos. El control social, uno de los fenómenos capitales de la vida social, resulta de todo ello.

El control suele ejercerse, sobre todo, gracias al alto grado de conformidad que existe en la aceptación de la norma prevaleciente. Las fuentes de tal conformidad, empero, se renuevan constantemente. La permanencia de las instituciones sociales es reforzada y asegurada por una serie de agencias adicionales de dominación y control de unos hombres sobre otros. A pesar de ello la investigación ha mostrado que las instituciones se mantienen en gran parte gracias al consenso social. Otro asunto es el modo como se ha alcanzado esa interiorización psicológica de normas y valores. El algunos casos la cosa parece clara: la actitud consensual surge automáticamente; pero es más difícil discernir el elemento consensual cuando el control social se ejerce a través de la coerción. Hay manipulación cuando los individuos creen actuar consensualmente os según sus propios criterios pero en realidad son inducidos a comportarse según los deseos e intenciones de otros.

La doble vertiente - consensual y coercitiva - del control social debe siempre ser tenida en cuenta en el estudio de la conducta humana.

3.- FUNCIONES SOCIALES

La acción social no es errática, cumple unos fines que podemos llamar funciones. Una función es la manifestación normal o característica de toda cosa animada o inanimada.

Según Merton, una función social es toda consecuencia observable producida por la presencia de un elemento dado en el seno de un sistema social, la cual aumenta o mantiene su grado de integración. Las funciones son el marco de referencia de la acción social y explican el carácter teológico de la acción social.

No todas las acciones sociales benefician o mantienen una estructura social. Las disfunciones son consecuencias observables que menoscaban, minan o erosionan una estructura social dada. Afirmar que un fenómeno es funcional no significa aseverar su bondad o maldad; lo mismo puede decirse de los fenómenos disfuncionales.

Merton clasifica las funciones sociales en dos categorías: latentes (aquéllas que contribuyen al ajuste o adaptación del sistema social y que al mismo tiempo ni son deseadas ni conscientemente reconocidas por los individuos que forman parte del mismo) y manifiestas.

La elucidación y clasificación de los tipos fundamentales de función social existentes ha de dar como resultado una concepción de la estructura social más ajustada a la realidad. Parsons afirma que los problemas funcionales básicos que debe resolver la acción social son los siguientes:

  • La consecución de sus fines perseguidos, que debe realizarse a través de la coordinación y el control del comportamiento de quienes los componen. Es la función política, en la que el poder, la autoridad y la estrategia son elementos fundamentales que se reparten de modo desigual a través de quienes componen los grupos humanos que ejercen dicha función.

  • La adaptación al medio y a la situación, que implica la producción, distribución, almacenamiento, abasto y consumo de bienes escasos entre una población dada. Es la función económica.

  • El mantenimiento de la pauta, patrón o modelo sobre el que está constituido el sistema social, que no se realiza solamente por medio de su control político, sino también a través de la renovación y transmisión de los elementos culturales que caracterizan una sociedad. Es la función cultural.

  • La integración de dicho sistema, que es la puesta en vigor y mantenimiento de las normas que gobiernan la interacción en el seno de un sistema social, fenómeno que consolida el puesto de los individuos en el proceso de socialización. Es la función integradora.

  • Para entender esta interpretación de las grandes funciones de la vida social hay que tener en cuenta que ningún grupo, colectividad o institución existe en puridad ejecutando una sola función de las cuatro enumeradas. Lo que hay que distinguir es el hecho de que una función es preeminente sobre todas las demás. La sociedad es, en el fondo, una e indivisible, pero necesitamos distinciones analíticas para entenderla.

    4.- ESTRUCTURAS Y SISTEMAS SOCIALES

    Conceptos

    La concepción de la realidad social en forma estructural es necesaria, dada la naturaleza interactiva o relacional de sus fenómenos. Las estructuras son entidades sociales cuyos componentes se hallan en un estado de mínima integración mutua. La visión estructural de la sociedad también es necesaria porque entender el mundo es atribuirle un orden. La pretensión de la sociología es la de obtener una visión de la sociedad que sea lo más fiel posible al mundo que retrata e interpreta, tal y como es objetivamente.

    La realidad social se genera a través de conducta y acción de las gentes, mediante relación o interacción, y se va plasmando en ciertas pautas e instituciones a las que podemos denominar estructuras y que constituyen el mundo social objetivizado, institucionalizado que nos rodea. Por ello, la sociedad puede contemplarse desde dos puntos de mira opuestos: el del individuo en acción e interacción permanente con sus semejantes, o el de las estructuras cambiantes en las que se mueve, fruto originariamente de dichas interacciones, y que determinan en buena medida su conducta.

    La estructura de la sociedad es el conjunto, relativamente estable, de las interrelaciones o interacciones entre sus diversas partes, más la distribución de estas partes según un orden dinámico. Cuando analizamos una estructura social y explicamos sus interacciones y la distribución de sus unidades sociales, estamos perfectamente percatados de que no tratamos con un orden estático.

    En contraste con el nivel de concreción que posee toda estructura social se halla el sistema social, que es una pauta de interacción humana, sobre la cual se establecen redes concretas de relaciones. No es raro hallar que las nociones de sistema y de estructura son usadas de modo indistinto. La noción de sistema debe ser usada siempre con cautela: una sociedad es en realidad sólo un cuasisistema, y no un sistema cerrado, perfecto, aislado. El sistema social lleva en sí mismo, además, toda una serie de tensiones y contradicciones que le obligan a cambiar y transformarse a través del tiempo.

    Características

    El asiento físico de una sociedad, su espacio o territorio, es, en cierto sentido, parte de su estructura. Todas las colectividades tienen que entenderse con ayuda de su marco territorial y de su relación particular con su mundo físico. La rama de la sociología que estudia estos fenómenos es la ecología humana, que investiga las relaciones mutuas entre hombre y medio físico, la distribución geográfica y espacial de los fenómenos sociales y la relación de nuestra especie con sus recursos naturales. Otro elemento de base de la estructura social es la población: interesa conocer el volumen y densidad de los grupos sociales.

    La población asentada sobre un territorio se estructura en una trama de grupos y subgrupos, que pueden considerarse como unidades de la estructura, siempre que tengamos en cuenta que ellos mismos poseen estructuras. Según convenga a nuestra perspectiva, consideramos una subestructura como estructura, y un subsistema como sistema. Es menester tener en cuenta que los grupos no se excluyen siempre mutuamente.

    Básicamente, la estructura social pivota sobre dos tipos de grupo, la comunidad y la asociación. Los requisitos funcionales de la vida social imponen una diferenciación interna de la sociedad en grupos dedicados principalmente a la satisfacción de cada uno de los mismos. Su definición provendrá en gran medida de la constelación prevaleciente de valores culturales. Encontraremos grupos que ejercen varias de estas funciones a la vez.

    La división funcional significa una división social del trabajo y de las tareas, y no siempre se realiza según las capacidades naturales de cada individuo. La desigualdad, resultante en una estratificación social, es una de las consecuencias más evidentes del modo de dominación y de división del trabajo predominante, combinado con las creencias e ideologías que lo refuerzan. Normalmente existe una estrecha correlación entre los estratos y las posiciones sociales ocupadas por los miembros de los grupos de cada sociedad.

    Todo esto implica un conjunto de tensiones que se resuelven a veces en luchas de clases, o en revoluciones, en un sistema represivo y, en otras, en una resignación o fatalismo generalizado acerca de la suerte que a cada uno le ha tocado al nacer, según ha inculcado en las mentes de los hombres una educación determinada.

    La estructura social es concebible como un sistema relativamente funcional en busca de equilibrio, que debe resolver perennemente tensiones y antagonismos externos e internos.

    CAPÍTULO 3: LA CULTURA Y EL PROCESO DE SOCIALIZACIÓN

    1.- LA SOCIEDAD HUMANA Y LA CULTURA

    Sociedad animal y sociedad humana

    Los hombres viven en sociedad no porque sean hombres, sino porque son animales. La aparición del modo social de vida ha sido un estadio dentro de la evolución biológica previo al surgimiento del ser humano. El hombre ha llevado este modo de vida a un grado de elaboración muchísimo más alto que el de la más complicada especie animal no humana. El conocimiento de los principios de la sociología animal es necesario a la sociología humana, pero la sociología humana no puede reducirse a la animal. Fundamentalmente es necesaria la familiarización del sociólogo con el estudio de la vida social de los primates.

    Hay un hecho capital que separa la sociedad humana de la animal: la cultura, que es, en buena medida, el modo humano de satisfacer las exigencias biológicas.

    Definición de cultura

    Según Tylor, cultura es “un complejo que comprende conocimiento, creencias, arte, moral, leyes, usos y otras capacidades y usanzas adquiridas por el hombre en cuanto que miembro de una sociedad”. La cultura puede ser entendida como un conjunto relativamente integrado de ideas, valores, actitudes, aserciones éticas y modos de vida, dispuestos en esquemas o patrones que poseen una cierta estabilidad dentro de una sociedad dada, de modo que ordenan la conducta de sus miembros.

    El lenguaje no sólo es un componente crucial de toda cultura, sino que la cultura misma es un lenguaje inmensamente rico e intrincado en el que además del idioma hablado entra el de los signos corporales y el de los escritos, amén del vasto universo de signos y señales compartidos y transmitidos en la interacción: ciencia, música, tecnología, poesía, religión, etc.

    La cultura y su lenguaje (o lenguajes) consisten en saberes, conocimientos, valores y pautas de conducta que han sido socialmente aprendidos.. la cultura se manifiesta siempre en conducta concreta y en resultados, que son expresión de las pautas culturales que bajo ellos subyacen.

    La cultura misma podrá ser abstracta e intangible, pero sus resultados son siempre perceptibles y delimitados en el espacio y en el tiempo. Las culturas varían enormemente según las sociedades. La naturaleza humana es la misma en todas partes pero se expresa de modo distinto según la lógica de la situación en que aparece así como según las normas y contenido de su cultura.

    Toda cultura está compuesta por elementos cognitivos, creencias, valores, normas, signos y modos normativos de conducta. Los elementos cognitivos son un conjunto de conocimientos objetivos y certeros sobre la naturaleza y la sociedad. Las creencias son con frecuencia empíricamente incomprobables; constituyen un acto de fe sobre el cosmos y la vida, y se manifiestan también en acciones y resultados. Los valores con que nos cercamos a la realidad y las normas de conducta que los enmarcan determinan nuestras actitudes. Los valores son concepciones anheladas de la realidad y entrañan juicios de deseabilidad o aceptabilidad, o de rechazo, que se atribuyen a toda suerte de objetos, ideas y hechos. Conllevan actitudes que superponemos a situaciones y fenómenos dados. Los valores no pueden manifestarse sin normas de conducta que los enmarquen y que tienen que ser aceptados por un número mínimo de miembros de la colectividad, y en muchos casos por todos. Los signos culturales incluyen señales y símbolos. Los primeros indican un hecho, simplemente; los símbolos en cambio son más complejos y son parte central del sistema de comunicación que es la cultura. La red simbólica más importante es el lenguaje, sin el cual el orden social se desvanecería. Finalmente, tenemos las formas de conducta no normativas, como son el estilo peculiar de las gentes de una comunidad nacional.

    Cultura y subcultura

    Hay que considerar que existen culturas y subculturas. Las subculturas no siempre existen en armonía con la cultura general o predominante, sino que pueden incorporar valores no aceptados en el ámbito de la sociedad global. La agudización del conflicto entre clases, regiones o sectores sociales tiende a agudizar también la divergencia de visión del mundo entre las partes contendientes, es decir, a escindir la base consensual de la cultura.

    2.- ORDEN Y DINÁMICA DE LA CULTURA

    Sistemas culturales

    Toda cultura puede estudiarse como un sistema o universo relativamente coherente. Sus partes deben estar integradas entre sí con un mínimo de interdependencia para que tal cultura subsista. Todas las culturas son, empero, conjuntos dinámicos que deben adaptarse no sólo al medio ambiente físico y social, sino a nuevos factores de naturaleza cultural y a los conflictos que surgen entre los hombres. No existen culturas inmóviles.

    Cuanto más rígida es una cultura, menos posibilidades tendrá de supervivencia fuera del aislamiento.

    Rasgos, complejos y áreas culturales

    Rasgos son las unidades más pequeñas identificables en una cultura dada. Su valor para la investigación es que se pueden aislar y definir con claridad, pero carecen de él si no conseguimos integrarlos en complejos culturales.

    Un complejo cultural es un conjunto funcionalmente integrado de rasgos culturales que persiste como una unidad en el espacio y en el tiempo.

    Todos estos fenómenos tienen lugar en áreas culturales. La difusión cultural, o transmisión de rasgos y complejos, puede producirse transculturalmente. De todas formas la división en áreas tiene un valor práctico y no solamente al nivel de zonas culturales reducidas.

    Niveles de la realidad cultural

    Al hablar de rasgos, complejos y áreas culturales, empero, no hemos hablado de su cualidad intrínseca. Como afirma Sorokin, todos los fenómenos socioculturales entrañan tres componentes:

  • significados, valores, normas

  • medios biofísicos que los objetivan

  • seres humanos conscientes que los crean, usan u operan con ellos en el proceso de sus interrelaciones.

  • Los niveles son, fundamentalmente, tres:

  • Nivel simbólico ideal: incluye creencias, nociones, valores y normas sobre la realidad social

  • Nivel de la acción social: en él se plasma el anterior, y, no obstante, no lo expresa totalmente. Un grupo o individuo pueden mantener unas creencias determinadas, pero en la práctica actuar de un modo que parece poco consecuente con ellas. El compromiso o la componenda entre valores, normas, motivaciones y situaciones concretas es un fenómeno típico en este terreno.

  • Nivel material: representa una solidificación material de los dos niveles anteriores.

  • Cambio cultural

    La cultura no permanece inmóvil. La tarea del sociólogo estudioso de la cultura consistirá en la determinación de las causas del cambio, de sus líneas, ritmo y correlaciones con las diferentes instituciones, clases sociales y áreas geográficas. Así, examinará en primer lugar fenómenos culturales de transformación relativamente circunscritos y concretos, como lo son la difusión cultural o la aculturación o síntesis que se produce cuando dos culturas diversas entran en contacto y se entrelazan, para producir, a veces sincréticamente, una nueva realidad cultural. Ciertos elementos culturales se difunden sin afectar estructuras sociales.

    Hay fenómenos aún más vastos, como el de la evolución cultural general, que engloba también las revoluciones culturales, las cuales responden a la introducción de un rasgo o complejo en una cultura preexistente que produce a su vez una mudanza rápida y radical, una reestructuración del sistema, con repercusiones casi nunca previstas por quienes primero lo ponen en circulación. A menudo, la introducción de innovaciones culturales acarrea desorden disfunciones, tensiones, anacronismos y víctimas de toda suerte durante su implantación.

    La evolución cultual no implica necesariamente progreso cultural. Una sociedad progresa sólo cuando se produce en ella un enriquecimiento en todos sus terrenos - y en especial en el ético.

    La pluralidad de las culturas

    Cada comunidad posee una imagen del mundo y una constelación de valores que puede diferir profundamente de las de otras. La aceptación de este hecho elemental, que es causa parcial de tantos terribles conflictos entre las diversas sociedades, implica la admisión de un grado considerable de relativismo cultural. Esto quiere decir que nos percatamos, en virtud de los hallazgos de las ciencias sociales, de que los principios morales, las ideologías, las creencias religiosas, las leyes, dependen en gran medida del lugar, la historia, la población, la tradición heredada y otros muchos factores externos a la naturaleza básica del hombre.

    Un cauto relativismo metodológico consistirá principalmente en considerar que la conducta y la conciencia de los hombres depende en gran manera de la estructura social y de la cultura de la que son parte. A su vez, tanto la estructura social como la cultura deberán acomodarse a los rasgos y propiedades básicas de la naturaleza humana.

    3.- EL PROCESO DE SOCIALIZACIÓN

    Aprendizaje y socialización

    La socialización es un proceso mediante el cual el individuo es absorbido por la cultura de su sociedad e incorporado a ella como miembro constituyente suyo. Fundamentalmente, consiste en un aprendizaje de conducta así como de ideas y creencias que a la postre han de plasmarse en conducta. Dura toda la vida del individuo y es perenne en la sociedad.

    La socialización es particularmente intensa durante los primeros años de vida del hombre. La interiorización paulatina del mundo social sigue unos canales biológicos que vienen dados por el equipo fisiológico del niño, que incluye una enorme plasticidad.

    Socialización, cultura y estructura social

    Poco a poco, con castigos y premios, el primer grupo a que el niño pertenece comienza a moldear su personalidad según sus valores y su imagen del mundo. Cuando haya interiorizado las pautas y se haya convertido en agente socializador, es muy probable que inconscientemente coadyuve al mantenimiento de la cultura y de la estructura social que de pequeño recibió.

    Los modos de socialización son diferentes según las clases sociales, el sexo al que van dirigidos o la región en que ocurran. La interiorización hace que parezca natural aquello que es esencialmente cultural. El modo a través del cual ha sido socializada una población dada tiene consecuencias cruciales no sólo para la textura misma de su vida cotidiana, las pautas de desigualdad entre las personas y los grupos, las formas de la convivencia y las actitudes preponderantes frente al mundo sino también para cosas tales como puedan ser su prosperidad económica o la solidez de su orden político.

    La socialización no acaba con el grupo familiar. Los agentes de socialización familiares pronto son sustituidos. A medida que crece el nuevo individuo aumentan en número los agentes.

    Las sociedades técnicamente avanzadas han añadido a los agentes tradicionales de socialización y transmisión cultural otros nuevos, aparentemente anónimos, como la radio, la televisión o la prensa. Naturalmente el fenómeno de la socialización conscientemente manipulada por quienes desean beneficiarse de ella no es nuevo. Lo que sí lo es es la vasta panoplia mediática que el mundo moderno pone a disposición de quienes están en condiciones de controlarla.

    4.- SOCIALIZACIÓN Y ACCIÓN SOCIAL

    Una de las clasificaciones de orientaciones culturales de conducta que tiene cierto interés es la propuesta por Parsons, según el cual la acción social presenta siempre un problema para el individuo que es resuelto mediante el sistema de valores del grupo al que pertenece. Esos valores le orientan o invitan a actuar en cada caso en una dirección determinada, la cual se establece sobre unas líneas de conducta de doble sentido. En su acción social concreta el individuo debe escoger entre ciertas polaridades culturales, las cuales no tienen por qué presentarse a su conciencia de un modo explícito. Parsons llama a esas polaridades variables de pauta social e indica que son:

  • Cualidad - ejecución: los valores inculcados nos indican si hemos de prestar atención a lo que una persona o grupo son, o bien a lo que hacen.

  • Universalismo - particularismo: los hombres pueden actuar según un criterio de moralidad universal, aplicable a todos por igual, o bien según un criterio particularista. El universalismo moral nos acercaría al supuesto de que todos poseemos en principio la misma dosis de dignidad humana, mientras que el particularismo nos inclina a actuar a favor o en contra de quienes pertenecen a una categoría determinada de personas.

  • Afectividad - neutralidad: otro tipo de conducta es la determinada por la neutralidad afectiva, la conducta “fríamente racional” o desapasionada, polo opuesto de aquella que está totalmente a la merced de la afectividad o la pasión. Aunque ambos elementos están presentes en toda sociedad, cada cultura enfatiza las formas de afectividad que se consideran apropiadas y admisibles en cada caso de modos muy diferentes.

  • Difusión - especificidad: la conducta que dimana de ciertos roles posee un gran grado de ambigüedad, aunque algunos de sus aspectos sean bien claros. Por el contrario, en muchos casos ocurre una prestación de servicios específicos frecuentemente respaldada por contrato que especifica y limita la acción social en todos los sentidos.

  • Autoorientación - orientación colectiva: la acción social puede ir dirigida estrictamente en beneficio de los intereses propios, individuales, o a favor de la colectividad.

  • Todas estas disyuntivas se encuentran en cada colectividad en grados diferentes y en combinaciones diversas. Cada extremo parece ser compatible con su opuesto según los terrenos en que deba materializarse la acción social. Cuanto más compleja es una civilización, mayores son las contradicciones valorativas que encontramos en su seno.

    5.- DIMENSIONES DE LA REALIDAD CULTURAL: COMUNIÓN, DOMINIO, INNOVACIÓN

    Como recuerda Popper, durante largo tiempo los filósofos han distinguido entre dos “mundos”: el de nuestra conciencia subjetiva y el mundo externo. El estudio sociológico de la cultura nos hace ver que quizá convenga añadir un mundo de creaciones culturales que posee las características de la objetividad y las de la subjetividad.

    Popper distinguió entre tres esferas o mundos diferentes de la realidad: el mundo de los objetos físicos, de las cosas; el de la conciencia, que incluye los procesos de pensamiento; y el de los productos objetivados del pensamiento humano: ideas, teorías, explicaciones, ciencia, conocimientos de toda índole.

    El desarrollo de culturas complejas y avanzadas coincide y se apoya sobre el desarrollo del mundo de la cultura objetivizada. La crítica sólo puede surgir cuando la cultura se destribaliza, cuando el lenguaje se objetiviza.

    Las culturas son también tridimensionales desde un punto de vista muy distinto. Toda cultura posee una dimensión comunitaria, otra jerárquica y otra dinámica:

    • Comunión o dimensión comunitaria de la cultura: es el elemento esencialmente compartido de todo universo simbólico. Es lo que hace de cualquier cultura una comunidad

    • Dominio cultural: las culturas se hallan estructuradas casi siempre según pautas de desigualdad, privilegio y poder. Las culturas, horizontalmente unidas por la dimensión comunitaria, se hallan verticalmente ordenadas por quienes dentro de ellas poseen mayor privilegio, influencia o poder.

    • Innovación: proceso mediante el cual las gentes introducen nuevos componentes en la cultura preexistente, que pueden ser de la índole más diversa y son a menudo impredecibles. La innovación cultural es la dimensión dinámica de una colectividad. Es, en gran medida, inevitable.

    CAPÍTULO 4: LA COMUNIDAD

    1.- COMUNIDAD Y ASOCIACIÓN

    La enorme variedad de las agrupaciones humanas no permite que sean siempre fáciles las distinciones y clasificaciones entre ellas. Hay un criterio, no obstante, que ha resultado muy fértil para distinguir entre comunidad y asociación. Sobre la base de los esfuerzos clásicos iniciales podemos elaborar la siguiente interpretación de la dicotomía comunidad / asociación:

  • Existen formaciones sociales de cariz emocional en el seno de las cuales cada individuo considera al otro individuo como un fin en sí mismo; en ellas los individuos se conocen personalmente y participan mutuamente en sus vidas privadas. Se trata de comunidades. En contraste con éstas nos encontramos con agrupaciones sociales basadas en intereses utilitarios; en ellas el individuo considera a los demás como medios para conseguir sus fines; los miembros del grupo son conocidos impersonalmente, y se comparte con ellos su vida externa o pública. Estos grupos son asociaciones.

  • El criterio para distinguir entre ambos grupos reside en el grado de prominencia que posee el elemento emocional o afectivo en cada caso.

  • En todas partes nos topamos con grupos intermedios entre comunidades y asociaciones. Parece percibirse un vasto proceso histórico que conduce de sociedades esencialmente comunitarias a sociedades en las que las asociaciones son las que predominan.

  • 2.- LOS GRUPOS COMUNITARIOS

    La readaptación de los grupos primarios a las condiciones asociativas de la sociedad industrial es una indicación de su importancia para la vida normal del individuo.

    Los grupos primarios están más cerca de la naturaleza y varían en gran manera, aunque en todos los casos son marcos firmes de acción social que piden y, a menudo, despiertan la identificación emocional de sus miembros con ellos. El grupo familiar es el más importante de todos.

    3.- FAMILIA Y SISTEMAS SOCIALES CONSANGUÍNEOS

    Definición y funciones de la familia

    La familia es el agente socializador más considerable en un gran número de sociedades. Además, es un sistema social universal. La familia es un grupo social en el que el acceso sexual está permitido entre ciertos miembros adultos, en el que la reproducción ocurre legítimamente, en el que los adultos son responsables frente a la sociedad del cuidado y educación de los hijos y es, además, una unidad económica, por lo menos de consumo.

    • El matrimonio: es una relación estable de cohabitación sexual y domiciliar entre un hombre y una mujer, reconocida por la sociedad como institución hogareña y educativa de la prole que pueda surgir. La estabilidad puede ser perenne o de una perennidad intencionada. El matrimonio adopta formas diversas, siendo las fundamentales la monogamia y la poligamia.

    • La familia nuclear: la familia se refiere en principio a un grupo de parentesco amplio que no se limita a la madre, al padre y al hijo o hijos que con ellos viven. Este conjunto suele ser un subgrupo de la familia extensa, y recibe el nombre de familia nuclear, que también es universal. Según las culturas y el tipo de economía prevaleciente, las familias nucleares varían en su estructura de poder. Son patriarcales aquellas en las que el marido toma las decisiones, y matriarcales si es la esposa quien decide. Por otra parte, el aumento del divorcio y de la cohabitación no matrimonial ha incrementado el número de familias monoparentales.

    • El divorcio: es la revocación de la relación matrimonial sin muerte de uno de los cónyuges, reconocida por las instituciones jurídicas. Debe distinguirse de la anulación matrimonial y de la mera separación. El divorcio pone de manifiesto fenómenos sociales de todo orden: movilidad social truncada, mudanza moral intensa, crisis culturales.

    Los sistemas consanguíneos

    Las familias nucleares son parte de unas redes familiares más vastas, que forman los sistemas consanguíneos. Sólo los esposos como tales son miembros conyugalmente de una familia. Los hijos son miembros consanguíneos de las familias y sus padres lo son de las suyas propias. Así, la familia nuclear es la unidad social de la familia extensa, cuya importancia varía según las sociedades. En general, cuanto más es la familia una unidad jurídica y de producción y consumo, más tiende a mantener una fuerte estructura extensa y a pesar sobre la vida individual de sus miembros. En cambio, cuanto más independiente del conjunto familiar extenso sean sus miembros, mayor será la importancia de la estructura nuclear.

    • El tabú del incesto: las redes de parentesco deben su existencia, en gran medida, a la prohibición radical de relaciones sexuales entre personas del sexo opuesto dentro de la familia nuclear (y a veces, de la extensa), fuera de las que existen entre cónyuges. El tabú del incesto es universal en el sentido de que todas las sociedades prohíben las relaciones sexuales entre categorías específicas de individuos y que su violación produce fuerte reprobación moral y sanción jurídica. Lo que más varía es la extensión concreta del tabú del incesto. El hecho bruto es que existe una tendencia exogámica muy pronunciada que crea, en cada colectividad, relaciones muy claras de interdependencia e intercambio de individuos y bienes entre el grupo de parentesco y el resto de la sociedad en general a través de las relaciones eróticas o matrimoniales entre miembros de grupos diversos.

    • Parentesco y sociedad: la familia es una comunidad necesaria para el desarrollo de una vida humana psicológicamente normal. Existe una preocupación muy seria en países prósperos por el colapso o desaparición de la familia. La estructura familiar de muchos países prósperos está sufriendo un cambio muy profundo. Los efectos de la estructura familiar sobre la dinámica social general han sido poco estudiados hasta el presente.

    4.- COMUNIDADES NACIONALES Y TERRITORIALES

    Las variedades de lo comunitario

    Todas las comunidades tienen semejanzas con la familia. Cuanto mayor es el número de miembros, mayor es también la vaguedad y difusión del sentido de la comunidad. Cuanto mayor es su tamaño, mayor es también la probabilidad de que albergue divisiones y enfrentamientos internos.

    Las relaciones internas en las comunidades no son siempre idílicas, sino que se dan desigualdades, privilegios y diversidades comunitarias de toda índole. La estructura interna de las comunidades no debe confundirse nunca con la de la sociedad total, salvo en el caso de sociedades muy primitivas o aisladas. La sociedad se basa también en un orden económico de división del trabajo y de distribución de riqueza, en una distribución desigual del poder público y en unas concepciones específicas del universo humano que poco tienen que ver con lo comunitario.

    Territorialidad

    Junto a los anteriores sentidos, la palabra comunidad tiene los de colectividad territorial y grupo local. Todos los grupos humanos poseen una referencia territorial. El sentimiento de territorialidad es universal y parece desvanecerse o debilitarse solamente entre ciertos grupos intelectuales y movimientos sociales o minoritarios.

    Lo que importa son las formas de la territorialidad del hombre y sus conceptos de ella.

    La comunidad urbana

    Villas, pueblos y ciudades son comunidades territoriales de gran especificidad. La aparición de la ciudad entrañó la diversificación, complicación y enriquecimiento de la vida cultural, política y económica. Las sociedades complejas que llamamos civilizaciones han pivotado sobre la existencia de una o varias ciudades.

    CAPÍTULO 9: CAMBIO SOCIAL EN LAS SOCIEDADES MODERNAS

    1.- DIMENSIONES EN MUDANZA SOCIAL

    El cambio, por mucho que esté subsumido en todos los aspectos de la vida social, merece una cierta atención aparte. El cambio social puede definirse como la diferencia observada entre el estado anterior y el posterior en una zona de la realidad social. Mudanza es lo que ocurre entre estos dos momentos. En general, el cambio social es la consecuencia de cuatro grandes categorías fenoménicas, que suelen aparecer juntas y mezcladas:

  • Cambios producidos en el terreno ecológico, biológico y demográfico de la sociedad.

  • Cambios explícitamente deseados e impuestos voluntariamente por uno o diversos grupos sociales.

  • Cambios que son el efecto inconsciente del funcionamiento de la sociedad y de su cultura.

  • Cambios que son efectos perversos de los anteriores, y en especial resultados no intencionales de los comportamientos intencionales.

  • Nótese que hablamos de cambio y no de desarrollo ni de progreso, que son sólo aspectos de otro más general, el cambio social. El primero significa un incremento en la dimensión y en la complejidad; el otro un incremento en la dimensión y en la riqueza cualitativa de la vida social. No obstante, hay a menudo una estrecha correlación entre ambos conceptos. La regresión es el fenómeno inverso al desarrollo y al progreso.

    En lo que se refiere a la sociedad contemporánea, Wilbert Moore ha elaborado algunas generalizaciones que se reproducen a continuación. En el mundo contemporáneo:

    • el cambio social es frecuente o constante;

    • los cambios no están aislados ni temporal ni espacialmente, y las consecuencias suelen reverberar en regiones enteras o en todo el mundo;

    • dado que el cambio contemporáneo es probable en todas partes y sus consecuencias pueden notarse en cualquier lugar, diremos que tiene una doble base;

    • la proporción de cambio que es fruto de la planificación o que procede de las consecuencias secundarias de innovaciones deliberadas es mucho mayor que en tiempos anteriores;

    • el alcance de la tecnología y de las estrategias sociales está hoy en rápida expansión, y su efecto neto es cumulativo;

    • el cambio afecta a una gama mayor de la experiencia humana y a más aspectos funcionales porque virtualmente ningún aspecto de la vida queda fuera de la expectativa del cambio como evento normal.

    En realidad la sociedad contemporánea - que llamaremos sociedad moderna - es la que con más intensidad y persistencia registra el cambio social.

    2.- EVOLUCIÓN SOCIAL

    Cuando consideramos el cambio social con suficiente perspectiva estamos frene a un proceso al que es posible dar el nombre de evolución social. La noción de evolución cubre tanto la evolución propiamente dicha como la revolución, y el cambio violento y rápido.

    El elemento direccional es fundamental para entender la evolución. La vida social tiene direcciones, líneas de fuerza, grandes tendencias, cuya naturaleza es intrigante desvelar.

    El problema principal en el terreno de la evolución humana consiste en elucidar si los procesos que la han conducido del estado animal al cultural primigenio, y de éste al civilizado, obedecen a ciertos estadios regulares y, en caso de que ello se acierto, saber cuáles son las causas que han determinado tal proceso.

    A lo largo de la historia de la teoría social occidental han sido dos las concepciones predominantes del cambio en la sociedad humana:

    • la evolucionista lo entiende como un flujo continuo a través del tiempo, dentro del cual las alteraciones súbitas no son más que accidentes que esconden una sustancial continuidad. Las sociedades están en equilibrio dinámico y se asemejan de algún modo a los organismos, de manera que la división de las tareas, jerarquías y clases obedece a principios funcionales;

    • la dialéctica concibe el cambio como flujo interrumpido por grandes crisis que producen estructuras sociales consecutivas y diferentes.

    3.- ORÍGENES DE LA SOCIEDAD MODERNA OCCIDENTAL

    El feudalismo y su dinámica histórica

    No todas las sociedades premodernas han sido antes feudales. El feudalismo es un modo de organización social que en su forma genuina ha aparecido solamente en Europa occidental y Japón.

    La sociedad capitalista de clases e industrial surge de la sociedad europea feudal. El feudalismo europeo presenta muchas e importantes variedades y un gran dinamismo evolutivo. Sociedad feudal es aquella en la que el poder político, el jurídico y el administrativo se hallan legitimados por una autoridad señorial, basada sobre una fragmentación de la soberanía y sobre relaciones de vasallaje que se hallan entroncadas con la unidad económica fundamental del sistema, el feudo, que es una posesión rural.

    Lo que tiene importancia para la comprensión de la sociedad moderna es que el feudalismo impidió durante largos siglos la formación de potentes estados centralizados, con poder suficiente para poner coto al desarrollo de nuevos modos de producción y organización.

    Surgimiento de la sociedad capitalista

    Existe abundante especulación e investigación sobre los orígenes históricos del orden capitalista. A continuación se indican algunas de las opiniones más conocidas sobre el tema:

    • La lógica interna del feudalismo.

    • La mudanza de la vida familiar y la expansión demográfica.

    • El auge del mercado de bienes.

    • El desarrollo del modo de producción industrial.

    • La nueva mentalidad burguesa y capitalista.

    La sociedad burguesa clásica

    La sociedad industrial capitalista tradicional estaba basada en dos características: por un lado, existía una concentración del poder político, administrativo y cultural en manos de los poseedores de capital, y los grupos a ellos vinculados, y, por otro, el trabajo físico estaba basado en energía natural. La importancia del incremento del factor energético había de tener consecuencias de un alcance sin precedentes en la historia de la desigualdad social.

    En todas las sociedades capitalistas occidentales, la disminución del grado de proletarización y de miseria ha ocurrido cuando, tras la muy intensa expansión demográfica de las primeras fases, se ha frenado el ritmo de crecimiento de la población.

    La sociedad burguesa clásica o tradicional presenta una estructura en la que el peso del poder y el privilegio recae en la clase empresarial y propietaria, la de los capitalistas. Normalmente, en ella se encuentra una clase dominante compuesta por la alta burguesía. Otras clases altas, como la nobleza, se aburguesan abiertamente, aunque en algunas ocasiones se producen intercambios importantes, legitimadores del nuevo orden. Otros núcleos se ponen a su servicio mediante la enseñanza estratificada y diferencial de cada clase social.

    Bajo la alta burguesía empresarial tradicional se hallaban las clases medias, no siempre independientes del todo de ella y formadas por un sector de pequeños empresarios, otro sector funcionarial, un tercer sector militar y un cuarto de profesiones liberales.

    Bajo estas clases se halla una vasta mayoría dividida en grandes sectores, a menudo prácticamente incomunicados entre sí: el artesanado urbano, el campesinado y el proletariado, sin olvidar a los sirvientes domésticos. El proletariado puede considerarse casi como una sola unidad durante este período. Su aumento en volumen es constante y paralelo al crecimiento de las ciudades. El campesinado, integrado lentamente en la sociedad moderna, continuaba ocupando un gran volumen dentro de toda la sociedad.

    4.- LA SOCIEDAD MODERNA

    El proceso de modernización

    Llegamos así al período de la historia que podemos llamar contemporáneo, caracterizado por la existencia de sociedades que merecen plenamente el nombre de modernas.

    Si en una sociedad encontramos movilidad vertical alta, familias nucleares, hijos poco numerosos, autoridad política legalista y con pretensiones racionalistas, una abundante panoplia técnica y una producción industrial de bienes, estaremos ante una sociedad moderna o desarrollada.

    La movilización social sería el proceso según el cual los ligámenes de los individuos con las instituciones culturales, económicas, políticas y primarias preexistentes son erosionadas y rotas, de modo que éstos vienen a estar libres o disponibles para nuevas formas de conducta o socialización. Es un fenómeno que denota modernidad.

    Existen diversas formas de modernidad y sociedades en las que unos rasgos de la modernidad son más prominentes que otros. La modernización se produce de modo desigual en cada país y región del mundo.

    VALORACIÓN CRÍTICA

    Desde mi opinión personal, me gustaría aclarar que este libro ha supuesto mi primer contacto con la sociología. Anteriormente tenía alguna vaga noción acerca de lo que era la sociología, pero nunca me había parado a reflexionar sobre ella como disciplina. Y lo cierto es que he encontrado el tema de gran interés.

    A pesar de la abundancia de tecnicismos en el vocabulario del autor, y de la complejidad de algunas de las ideas que en el libro se expresan, creo haber conseguido una concepción genérica bastante clara sobre lo que es la sociología y lo que ella implica. Además, este volumen trata una amplia variedad de temas que hacen de su lectura interesante y dinámica, sin dejar que se convierta en un tratado pedante que podría mitigar la atención de lectores no familiarizados con el tema, como es mi caso.

    Este libro me ha hecho pensar sobre temas tales como la discriminación hacia la mujer, el racismo o la desigualdad entre clases desde otra perspectiva, desde la perspectiva sociológica, y creo que es un libro muy recomendable para cualquier persona que desee empezar a investigar sobre la sociedad de la que todos formamos parte y que, como recientemente he podido observar, nos es tan desconocida. Quizás si todos comprendiéramos un poco más las leyes que rigen la convivencia humana, las bases sobre las que se asienta, podríamos llegar a una sociedad más igualitaria.

    Creo que todos los maestros deberían contar con una base acerca de los fundamentos de la sociología para ser capaces de entender a sus alumnos como parte de la sociedad en la que están integrados y orientar su tarea a esta realidad.