Sociología

Ciencias sociales. Sociedad. Seres humanos. Subáreas. Economía. Demografía. Áreas interdisciplinarias

  • Enviado por: Mauricio
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
UF0318: Auditoría de las áreas de la empresa (Sin tutorías)
Grupo Adams
Las empresas necesitan ayuda de profesionales que les ayuden y aconsejen a decidir en los aspectos contables. Estos...
Solicita InformaciÓn

Posgrado en Agile Project&Product Management
IEBS
Si quieres ser capaz de emprender nuevos modelos de organización y gestión de empresas mediante la aplicación de una...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Sociología, ciencia que estudia el desarrollo, la estructura y la función de la sociedad. Otras disciplinas de las ciencias sociales (economía, ciencias políticas, antropología y psicología) también estudian temas que caen dentro del ámbito de la sociología. Los sociólogos estudian las formas en que las estructuras sociales, las instituciones (clase social, familia, comunidad y poder) y los problemas sociales (delito) influyen en la sociedad.

La sociología se basa en la idea de que los seres humanos no actúan en base a sus propias decisiones individuales, sino de acuerdo con influencias culturales e históricas y según los deseos y expectativas de la comunidad en la que se encuentran. Así, el concepto básico de sociología es la interacción social o la respuesta entre individuos, ya que esta interacción es el punto de partida para cualquier relación en una sociedad. Los sociólogos que estudian los detalles de las interacciones de la vida cotidiana reciben el nombre de microsociólogos y los que se ocupan de los patrones de relación entre sectores sociales más amplios (el Estado, la economía e incluso las relaciones internacionales) reciben el nombre de macrosociólogos.

Áreas de la sociología

Durante mucho tiempo se ha identificado la sociología con una amplia reconstrucción evolutiva del cambio histórico en las sociedades occidentales y con el estudio de las relaciones e interdependencias entre instituciones y aspectos de la vida social (economía, Estado, familia, religión, etc.). Por esta razón, se consideraba a la sociología como una disciplina sintetizadora que intentaba integrar los resultados de otras ciencias sociales. Aunque estos conceptos sobre el ámbito y el enfoque de la sociología siguen siendo válidos, actualmente se tiende a considerarlos como una parte de la teoría sociológica, que a su vez sólo es un área de la ciencia de la sociología.

La teoría sociológica también engloba el estudio y el análisis de conceptos básicos comunes a todas las esferas de la vida social estudiadas por los sociólogos. El énfasis puesto en las investigaciones empíricas, realizadas con métodos de investigación estandarizados y a menudo estadísticos, desvió la atención de los sociólogos de la visión abstracta de los estudiosos del siglo XIX hacia áreas más concretas de la realidad social. Estas áreas se convirtieron en subáreas y especialidades de la sociología y hoy día son objeto de estudio en cursos académicos, libros y revistas especializadas. Gran parte del trabajo de investigación de los sociólogos se refiere a alguna de las múltiples subáreas en las que está dividida la disciplina. La mayoría de las subáreas comparten los mismos conceptos básicos y técnicas de investigación. Por esta razón, la teoría sociológica y los métodos de investigación son dos asignaturas obligatorias para cualquier sociólogo.

Subáreas

Las subáreas más antiguas de la sociología son aquéllas que estudian los fenómenos sociales que no han sido todavía considerados como objeto de estudio por otras ciencias sociales, como, por ejemplo, el matrimonio y la familia, la desigualdad social, la estratificación social, las relaciones étnicas, las conductas 'desviadas', las comunidades urbanas y las organizaciones formales. Subáreas de origen más reciente son la gerontología, la sociología del sexo y los roles de género.

Dado que prácticamente toda actividad humana implica una relación social, otra de las áreas importantes de especialización de la sociología es el estudio de la estructura social de áreas de actividad humana, que engloba la sociología de la política, el derecho, la religión, la educación, el ejército, las ocupaciones y las profesiones, las burocracias, la industria, las artes, las ciencias, el lenguaje (o sociolingüística), la medicina, los medios de comunicación y los deportes. Estas subáreas difieren de modo considerable en cuanto a volumen de investigación y número de adeptos. Algunas áreas (como la sociología del deporte) son de origen reciente, mientras que otras (como la sociología de la religión y del derecho) tienen sus raíces en los primeros estudios sociológicos. Algunas subáreas de escasa popularidad han sido incorporadas a otras más amplias. La sociología industrial, por ejemplo, fue un área floreciente en Estados Unidos en las décadas de 1930 y 1940, para ser después absorbida por el estudio de las organizaciones complejas. En Gran Bretaña, sin embargo, la sociología industrial se ha mantenido como un área independiente de investigación. Un fenómeno sociológico más habitual es la división de una subárea en subdivisiones. Así, por ejemplo, la sociología del conocimiento se ha dividido en campos sobre la ciencia, el arte, la literatura, la cultura popular y el lenguaje.

Dos subáreas (demografía y criminología) ya eran áreas independientes mucho antes de que existiera la disciplina formal de la sociología. Antiguamente se las solía asociar a otras disciplinas. En algunos países la demografía (ciencia que estudia el tamaño, el crecimiento y la distribución de la población) está estrechamente ligada a la economía, pero en algunos países occidentales se la considera una subdivisión de la sociología, mientras que otros le consideran propio de la geografía humana. En las últimas décadas, la criminología cada vez se ha ido relacionando más con el estudio de las desviaciones (cualquier forma de conducta diferente a la considerada normal o a la aceptable desde el punto de vista social) y de sus formas no delictivas de conducta.

Áreas interdisciplinarias

La subárea interdisciplinaria más antigua de la sociología es la psicología social. A menudo ha sido considerada una disciplina independiente que atraía a estudiosos tanto de la sociología como de la psicología. Mientras que los sociólogos estudian principalmente normas, roles, instituciones sociales y estructuras de grupo, los psicólogos sociales se concentran en su impacto sobre la personalidad del individuo. Los psicólogos sociales formados en sociología han estudiado las interacciones en pequeños grupos informales, la distribución de creencias y actitudes en la población, y la formación del carácter y de las aspiraciones bajo la influencia de la familia, el colegio, las amistades y demás instituciones socializantes. Las ideas psicoanalíticas derivadas del trabajo de Sigmund Freud y de otros psicoanalistas posteriores también han tenido su influencia en el área de la psicología social.

La sociología histórica comparada, fuertemente determinada por las ideas de Marx y Weber, ha tenido un gran crecimiento en los últimos años. Muchos historiadores se han guiado por conceptos procedentes de la sociología al tiempo que algunos sociólogos han realizado estudios de historia comparada a gran escala. Las barreras, antaño claras, entre historia y sociología han desaparecido, sobre todo en áreas como la historia social, el cambio demográfico, el desarrollo económico y político, la sociología de las revoluciones y los movimientos de protesta.

Sociedad, en sentido técnico jurídico, es un ente creado por un acto voluntario colectivo de los interesados, en aras a un interés común y con el propósito de obtener ganancias o un fin lucrativo. Los socios se comprometen a poner un patrimonio en común integrado por dinero, bienes o industria, con la intención de participar en las ganancias. Por tanto, son características fundamentales y constitutivas de la sociedad la existencia de un patrimonio común y la participación de los socios en las ganancias. Se distingue de la asociación en que ésta no persigue fines lucrativos sino de orden moral o de orden económico-social que no se reducen a la mera obtención y distribución de ganancias.

Existen varias clases de sociedades. En primer lugar, hay que distinguir entre sociedades civiles y mercantiles. Ambas se distinguen en función de su objeto. Es mercantil aquella sociedad que se dedica a la realización habitual de actos comerciales. Se rigen por la legislación mercantil y tienen especificidades de régimen jurídico, como por ejemplo, que deben constituirse en escritura pública e inscribirse en el Registro Mercantil. Por el contrario, son sociedades civiles aquellas que no persiguen un fin comercial (un ejemplo lo ofrecen las sociedades dedicadas a industria agrícola o pecuaria). En principio, las sociedades civiles no requieren de forma alguna para su constitución; se disuelven por muerte o insolvencia de cualquiera de los socios. La regla general es que los socios responden de modo ilimitado y mancomunado ante las deudas sociales. Por tanto, en la sociedad civil, los socios responden con su patrimonio de las deudas sociales, pero lo hacen con carácter subsidiario, es decir, cuando el patrimonio social resulte insuficiente para atender las deudas sociales.

En lo que se refiere a la sociedad mercantil, hay diversas clases. En primer lugar, la denominada sociedad colectiva que es una sociedad personalista (basada en vínculos de confianza privada que median entre los socios) y se caracteriza por funcionar bajo una razón o nombre colectivo social formado por los nombres de todos o el de alguno de los socios, y porque todos sus miembros responden frente a terceros personal, solidaria y subsidiariamente (cuando se haya agotado el patrimonio social) con todos sus bienes, de las deudas de carácter social.

Otra clase de sociedad mercantil es la sociedad comanditaria, que es también de carácter personalista (en nombre de un colectivo), pero que se caracteriza porque junto a los socios comunes, que responden subsidiaria y personalmente de las deudas sociales, están los llamados socios comanditarios que sólo responden de las deudas sociales con lo que hubieran aportado a la sociedad.

La sociedad anónima es aquella sociedad mercantil que se caracteriza por ser capitalista, es decir, no se tienen en cuenta las condiciones particulares de cada socio, sino su aportación de capital. El capital que constituye la base de la sociedad anónima se traduce y distribuye mediante acciones que confieren a su titular la condición de socio. Característica fundamental de la sociedad anónima es que el socio sólo aporta el capital y no responde de forma personal de las deudas sociales, arriesgándose sólo a perder el importe de las acciones suscritas pero sin comprometer su patrimonio personal.

Las sociedades de responsabilidad limitada representan también otra clase de sociedades mercantiles, que se definen por tener el capital dividido en participaciones, que no pueden incorporarse a títulos que otorguen la condición de socio al adquirente, a diferencia de lo que sucede con las acciones en la sociedad anónima. En la sociedad de responsabilidad limitada los socios no responden de modo personal de las deudas sociales.