Sociología del turismo: Empresa, empresario y sector turístico

Actividad turística. Comunicación. Empresario. Espíritu. Objetivos. Empresa turística

  • Enviado por: Kamuisan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

TEMA 8: EMPRESA, EMPRESARIO Y SECTOR TURÍSTICO.

8.1 Concepto de empresa.

La empresa es la unidad básica de producción, siendo la empresa turística un tipo de ésta. Es la encargada de agrupar los recursos productivos para transformarlos en bienes y servicios que satisfaga las necesidades del consumidor. Es una unidad económica y social, formada por un conjunto de factores y elementos humanos, técnicos y financieros con cierta estructura organizativa cuya función es abastecer a la sociedad de productos y servicios que persiguen distintos objetivos. Sus rasgos característicos son:

  • Unidad de decisión: hay que desarrollar una serie de funciones para alcanzar esos objetivos.

  • Unidad financiera formada por su propio capital.

  • Organización o comunidad de interés: esto implica la presencia de un grupo de personas relacionadas, de manera formal o informal cada una motivada por sus propios comportamientos que se subordine al interés general de la empresa.

La empresa es básicamente un conjunto de elementos interrelacionados que son:

  • El componente humano: Es el motor que da vida a cada una de las funciones, acciones y decisiones empresariales entre los individuos implicados en una empresa. Tenemos:

      • Propietarios, socios y accionistas: Son las personas que aportan el capital para que la empresa se constituya.

      • Directivos: Se encargan de tomar las decisiones y dirigir a los operarios.

      • Empresario: Está en un puesto intermedio de los dos anteriores. Es aquel que tiene la idea de la empresa y la pone en práctica.

      • Operarios: Los que trabajan para que todo salga bien.

      • Bienes económicos o técnicos: Aquí se integran todos los bienes necesarios para que una empresa se desarrolle: el inmueble, la maquinaria, las materias primas... distinguimos entre bienes duraderos y los que no lo son.

      • La estructura organizativa: Una empresa no tendría sentido sin este componente. Es necesario dividir el trabajo entre los miembros, asignar funciones, coordinar el trabajo y establecer lazos de comunicación.

      • Dinero y capital: Sin esto jamás podrá existir una empresa ni tampoco renovarse.

      • Fines y objetivos: Principalmente el beneficio económico, aunque haya otras metas.

      • Elementos intangibles: El método de trabajo, el prestigio, el conocimiento... no se pueden ver pero son esenciales para que una empresa funcione.

      • Otro modo de investigar a la empresa es a través de sus funciones que son:

        • Compras: Se encarga de las adquisiciones de las materias primas y otros materiales necesarios para desarrollar la actividad.

        • Operaciones: Es el conjunto de actividades que transforman los recursos disponibles en productos o servicios.

        • Comercial: Conjunto de operaciones necesarias para llevar los productos de la empresa al consumidor.

        • Función de Investigación: Encargado de desarrollar técnicamente el producto.

        • Financiera: Se encarga de la captación de fondos y dinero para que la empresa realice su trabajo.

        • Contabilidad: Sistema de gestión que además proporciona información financiera y económica básica.

        • Personal: Se relaciona con el reclutamiento, selección... de los trabajadores.

        8.2 Concepto de empresario y espíritu empresarial.

        El empresario es el sujeto más destacable de la empresa. Van estrechamente unidos. Anteriormente lo hemos caracterizado como una figura intermedia entre el propietario, cuya vinculación es estrictamente financiera, y el directivo que es un empleado que planifica las tareas de la empresa.

        El empresario tiene la responsabilidad y el control de la empresa. Puede ser una persona física o jurídica que en nombre propio organiza los elementos para la producción de bienes o servicios. Al empresario se le exige una actividad de organización en tres ámbitos: Organización de metas de la empresa, del personal y los elementos materiales.

        Ejercita una actividad profesional, por lo tanto debe constar con unos conocimientos específicos sobre el negocio y su gestión. Realiza una importante actividad económica asumiendo los fallos, actuando así en nombre propio.

        El empresario tiene un papel importante en la sociedad porque por un lado asegura el enlace entre producción y consumo; por otro, corriendo el riesgo importante de tener que basar sus precisiones en el futuro. El riesgo es un factor ligado estrechamente a la actividad empresarial, por ello los empresarios reciben una compensación en sus resultados económicos. Los empresarios crean puestos de trabajo en la economía, da vida a la empresa y se le exige cierta creatividad. Para ello tiene que poseer un espíritu innovador y capacidad de iniciativa.

        El espíritu empresarial: No todo empresario tiene. Una persona tiene espíritu empresarial cuando busca oportunidades y satisface empresarial cuando busca oportunidades y satisface necesidades por medio de la innovación, sin tener en cuenta los recursos de los que dispone actualmente. El espíritu empresarial dispone ciertas características, como el optimismo, la auto-confianza, terminación, energía, capacidad de trabajo, deseo de independencia y el gusto por el riesgo.

        Los motivos para querer ser empresario son:

        • El auto-empleo

        • El deseo de prosperar económicamente

        • La independencia y ser su propio jefe

        • Poner en marcha un proyecto

        • Proteger a la familia

        Los factores que aumentan su aparición son:

        • Tradición familiar

        • Disponibilidad financiera

        • El conocimiento previo del negocio debido a experiencias anteriores

        • La preparación y los conocimientos adquiridos.

        8.3 Objetivos de la empresa.

        Se ha definido a la empresa como un ente teleológico que persigue ciertas metas; éstas son necesarias para guiar la gestión y la dirección de la empresa. La dirección empresarial consiste en llevar a la empresa a dónde ésta quiera llegar. Los objetivos sirven para orientar toda la actividad de la empresa, y en gran medida clave del éxito de la gestión empresarial. Son subjetivos y siempre va implícito un período de tiempo. En cuanto a los objetivos que persiguen una empresa el más básico es maximizar los beneficios.

        Se entiendo como beneficio la diferencia entre los ingresos y los costes. Sin embargo, es imposible saber si se ha conseguido maximizarlo. Tampoco existe una cifra de referencia, para saber si los beneficios han sido buenos o no. Así que ya que el máximo es muy difícil, se suele fijar como objetivo la obtención de un beneficio alto y satisfactorio.

        El objetivo satisfactorio no aclara si ha de conseguirse a corto o largo plazo. La medida ideal sería hasta el final de la vida de la empresa, pero como tampoco se sabe eso, se hace por ciertos períodos de tiempo, y se realiza mediante la asignación de costes e ingresos a esos períodos. Es de carácter subjetivo, que hace que el resultado del año sea muy manipulable por la dirección de la empresa pero no debe ser el principal y único objetivo. En general debemos considerar que la empresa tiene múltiples objetivos.

        Podemos afirmar que una empresa responde a unos objetivos múltiples. Cada empresa tiene los suyos, y les da una importancia distinta a cada uno de ellos. Debemos considerar que tenemos los objetivos propios del conjunto de la empresa como el beneficio, el empleo frente a los objetivos de los miembros de una empresa. Es una comunidad de intereses, cada persona tiene sus propias necesidades.

        Los objetivos de la empresa reflejarán los de las personas que la forman y de los grupos presentes. Los objetivos de las empresas y su jerarquización deben compatibilizar al máximo, los intereses de sus componentes, de forma que todos los miembros de la empresa los consideren justos, iguales y provechosos. Por esto es importante establecer un orden prioritario. También debe estar definido de forma precisa, deben ser claros y en la medida de lo posible cuantificables, lo que facilitará la posterior precisión de los resultados y que permanezcan en un plazo de consecución. Los objetivos se pueden agrupar en tres categorías distintas:

      • De tipo económico:

        • Rentabilidad, medida que se obtiene de la relación entre beneficios y otros elementos como la venta, las inversiones...

        • Productividad: cociente entre el producto y los recursos

        • Reducción de costes

        • Financieros

        • Supervivencia.

        • De crecimiento: Se definen como el incremento de volumen de producción o de servicios prestados. También incluye la participación de nuevos negocios, fusión, asociación con otras empresas, estabilidad e innovación.

        • Sociales: Los que busca la empresa en pos de la comunidad. Creación de empleo, el incremento de las ventas en sus habitantes, la garantía del abastecimiento nacional y el respeto por el medio ambiente.

        • Los objetivos de la empresa turística añaden a éstos:

        • Satisfacción del cliente: Debe ser el objetivo central en cualquier empresa turística, ya que ofrecen un servicio. Son elementos claves la atención al cliente y la calidad.

        • Corrección de la estacionalidad: Uno de los objetivos principales debería ser éste y ofrecer de manera constante sus servicios aunque en ciertas épocas del año se dirija a clientes y colectivos distintos de los habituales.

        • Dimensión óptima y flexibilidad: Debido a la estacionalidad, estas empresas tienen dificultades especiales para encontrar su tamaño adecuado. Por ello deben ser capaces de adaptarse a los cambios.

        • Buscar una imagen propia del servicio prestado: La clave está cada vez menos en unos costes bajos y más en el prestigio y la imagen.

        • Profesionalización y formación: Un retro pendiente para estas empresas es lugar que sus empleados sean profesionales y para ello deben tener como objetivo fundamental la realización de una formación contínua dentro y fuera de la empresa.

        • 8.4 Tipos de empresa.

        • El tamaño: El que una empresa sea de mayor o menor tamaño tiene importantes consecuencia para su organización. Para medir el tamaño se utiliza varios criterios complementarios como son el número de trabajadores el volumen de ventas y los activos que ésta posee. Un problema importante ala hora de medir su tamaño es el establecimiento de puntos de corte que no se diferencia entre empresas grandes, medianas o empresas. Según las directrices de la UE las empresas pueden ser:

          • Grandes: más de 250 empleados, volumen superior a 10 millones de euros y unos activos netos superiores a 2 millones y medio.

          • Medianas: entre 50 y 250 empleados, volumen de ventas entre 850 y 1750 millones de Ptas. y activo entre 200 y 450 millones en activo neto

          • Pequeñas: menos de 50 empleados, volumen de ventas inferiores a 850 y activos netos de menos de 200.

          • Microempresas: Las que tienen menos de 10 trabajadores.

          • Según su actividad: La clasificación según este factor es muy importante, ya que eso implica ciertas características en cuanto a la gestión de la empresa y sus comportamientos. Así pues encontraremos empresas del sector primario, segundario y terciario. Es en este último sector donde se encuentran la mayoría de las empresas turísticas, aunque también existen en los otros dos sectores. Por ejemplo, los safaris y las granjas escuelas irían en el primario y las que fabrican souvenires y libros de viaje en el segundo.

          • Según su ámbito geográfico: Para muchos turistas es un criterio a tener en cuenta y según este ámbito tendrá una organización u otra. Se clasifica en:

            • Locales: En una ciudad o un pueblo concreto.

            • Regionales: por toda la comunidad autónoma.

            • Nacionales: por todo el país.

            • Internacionales: por todo el mundo.

          • Según su forma jurídica: las más corrientes son:

            • Empresario individual: Persona física que se dedica de manera habitual y en nombre propio a la actividad comercial.

            • Sociedad anónima: El capital dividido en acciones y está integrado por las aportaciones de los socos que no responden personalmente de las deudas sociales.

            • Sociedad limitada: Capital dividido en participaciones que no pueden convertirse en títulos negociables y que limita la responsabilidad de los socios a sus aportaciones.

            • Cooperativas: Sociedad en las que varias personas ponen en común su esfuerzo personal para satisfacer una serie de actividades comunes. Tiene una estructura democrática.

            • Otros: las sociedades civiles, la comunidad de bienes, la comanditaria...

            8.5 Las empresas del sector turístico.

            Serán empresas de este sector todas aquellas cuyos clientes demanden servicios o productos con fines turísticos. Al margen de los tipos anteriores, vamos a clasificar las empresas según sus actividades siguiendo 4 criterios:

            a) Según el sub-sector productivo el que desarrolla su actividad:

                  • Transporte y auxiliares

                  • Alojamiento

                  • Restauración

                  • Intermediación (Tour operadores y Agencias)

                  • Financieras (Compañías de seguros)

                  • Alquiler (Vehículos, material deportivo)

                  • Servicios profesionales (Guías)

                  • Actividades culturales y de ocio

                  • Comerciales (Tiendas de souvenires)

                  • Educativos (Campamentos lingüísticos)

                  • Las que pertenezcan al sector 1º y 2º.

            b) Según las salidas de su proceso de formación:

                  • Productoras de bienes: Elabora productos físicos para los turistas y en ocasiones de venta directa.

                  • Productoras de servicios.

            c) Según su relación con el cliente:

                  • Directa: Aquellas cuyos servicios los adquiere el propio cliente

                  • Indirecta: Los servicios se ofrecen primeros a otras empresas y éstas a los clientes.

            e)Según su grado de integración:

                  • Individuales: Formadas por una persona física o jurídica. Negocios de carácter familiar

                  • Cadena: Agrupaciones de empresas que están ligadas entre sí por contratos de arrendamiento o franquicia.

                  • Grupos empresariales: Varias empresas que se unen pero que tienen una dependencia las unas de las otras.

                  • Asociadas. Agrupaciones de empresas independientes para conseguir unos objetivos concretos.

            8.6 Particularidades de las empresas turísticas.

            • Estacionalidad: Existe una gran dependencia de los comportamientos estacionales de la demanda, esto obliga a que las empresas turísticas adoptan su sistema de distribución y adaptación a los cambios de la demanda. Al menos, esos cambios son previsibles.

            • Imposibilidad de almacenamiento: Al constituirse en su mayoría una prestación de servicios, hacen que tengan un carácter intangible e inmaterial.

            • Elevada inversión necesaria e inflexibilidad: Para una gran parte de las empresas turísticas, sus inmovilizaciones de capital son muy importantes. Esto genera un problema de falta de flexibilidad, ya que si se ha hecho mucha inversión es necesaria mucha demanda. Unido a todo ello, la dificultad de cambiar el objeto de producción, la temporalidad del producto generado, y su inmovilidad; ya que sólo se puede ofrecer donde esté el inmueble y por último el cambio de dimensión a bajo coste.

            • Localización próxima a los recursos turísticos: Estas empresas tienen su origen en la existencia de recursos que hagan posible su actividad. Esto condiciona absolutamente a la empresa que tiene una doble vía: la localización (debe estar cerca) y el hecho de saber que el turista se desplaza a la zona por esos recursos y no por los servicios que se espera encontrar.

            • Importancia de los recursos humanos: Al ofrecer servicios, el factor humano es fundamental en dos cuestiones: su grado de profesionalidad y la atención al cliente.

            • Cambios en los gustos de los clientes: Las preferencias de los clientes y sus cambios se convierten en algo fundamental a la supervivencia de las empresas turísticas.

            • Importancia en los procesos de intermediación: Todas las empresas giran en torno a la distribución de sus bienes y sus servicios; para los intermediarios son su negocio, pero son punto clave para las demás empresas turísticas, ya que son el punto de encuentro entre una oferta y una demanda muy competitiva.