Sociocognotivismo

Psicología. Interaccionismo simbólico. Conductismo social. Percepción. Cognición

  • Enviado por: Angelita
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

INDIVIDUO Y SOCIEDAD

EL SOCIOCOGNITIVISMO, INTERACCIONISMO SIMBÓLICO Y CONDUCTISMO SOCIAL

En el siguiente ensayo se evidencia un solo tema, el ser humano, pero éste es visto desde tres diferentes perspectivas, el sociocognitivismo, el interaccionismo simbólico y el conductismo social. Aquí se manifiesta cómo a partir de cada marco teórico se va configurando la personalidad de cada ser humano, y de cómo se trata de lograr un estudio panorámico de éste teniendo en cuenta las diferencias de las tres teorías psicosociales.

El sociocognitivismo pretende estudiar los procesos metales del ser humano como motivación, cognición, percepción, pensamiento y memoria, tratando, de ésta forma mostrar al ser humano como un computador, ilustrando la manera en que éste percibe la información con cierto ordenamiento estructurado, como las recibe, las ordena, las regulariza y las sistematiza en su memoria y cómo a partir de esto cada ser humano va creando su propio mundo subjetivo de la realidad que se le esta presentando. En mi opinión una muestra del anterior paradigma es cuando distinguíamos que en la película del Experimento, se le daban ciertos factores a un grupo de personas y se observaba como entraba en juego su proceso de racionamiento y su percepción de los hechos dependiendo del lugar en el que se encontraban, olvidándose por completo de la verdadera realidad y creando una paralela que era formada simplemente por un juego el cual cuestionaba sus procesos mentales y se observaba los resultados de éstos procesos en hechos reales.

El interaccionismo simbólico busca ver cómo los seres humanos tienden a cambiar su personalidad en cuanto a los roles desempeñados en diferentes lugares(escenarios), según las personas que se encuentren a su alrededor (público) quien interpreta la acción hecha por el actor, según los libretos o guiones que son las expectativas creadas en el público y el trasfondo que es el momento de silencio en el que el ser humano puede contemplar sus acciones hechas, de ésta forma en éste marco teórico se ve al rol como concepto fundamental y elemental de la teoría, publicando que cada ser humano tiene en su vida diferentes caras dependiendo de los escenarios en donde se pone en juego la acción social. Lo anterior dicho lo puedo ejemplificar en mi opinión personal cuando se ve, en mi propio caso el escenario de mi casa, el comportamiento de mi hermano frente a mis papás, que es de completo y absoluto respeto y sumisión, pero el comportamiento de él se transforma totalmente cuando esta en una fiesta o simplemente cuando se reúne con sus amigos. El cambio es realmente notorio, no sólo en su forma de hablar ya que siente que con sus amigos hay un mayor grado de confianza, sino en la posición en que se coloca de pie para recibir alguna noticia o para continuar una conversación y la gesticulación de su cara y los demás signos usados en dicha conversación.

El conductismo social trata de mostrar al ser humano como un conjunto de estímulos y respuestas, refuerzos y aprendizajes, convirtiéndolo en una artefacto autómata, máquina que es solamente guiado por instintos, incapaz de preguntarse por su vida o por qué le suceden las cosas en su medio, un ente viviente que simplemente trabaja, estudia o vive sin una razón propia, aquel incapaz de manejar su propia vida según sus propias convicciones, sino que es manipulado y manejado por las masas y por sus superiores, de ésta forma se crea un ser eficiente, perfeccionado y condicionado para satisfacer las necesidades de los demás, pero insuficiente para pensar por sí mismo y por sus propias necesidades. En mi opinión particular esta teoría es ejemplificada por los medios de comunicación ya que por medio de las propagandas, las películas, las novelas o simplemente las noticias, se crea una atmósfera de lo que supuestamente sucede en la realidad y se ve como unos patrones impuestos por los consumistas manipulan y manejan a la sociedad en general, confundiéndolos y llevándolos a participar de algo que quizás ellos no quieran. Es el caso más simple expuesto, el del prototipo novelesco del sujeto pobre que trabaja todos los días para los demás, sin quejas ni reclamos a nadie y que un día como premio de esa sumisión, hereda una gran fortuna o encuentra al amor de su vida que por “coincidencia” es una mujer adinerada, y es allí donde se estructura la moraleja mal formada que no importa lo que pase un día va a cambiar nuestra situación por cualquier factor externo a nosotros ya sea Dios o el destino, y que no tenemos que actuar para que las situaciones cambien y se transforme para nuestro bien, sino que lo único que tenemos que hacer es esperar a que aquella persona, momento o situación cambien por nosotros y así crearnos seres acordes y ajustados con lo que tenemos, sin que veamos más allá de lo que somos ni luchemos por aquello que quisiéramos o nos gustaría cambiar, sumisos ante la sociedad y conformistas de nuestra vida, de quienes nos rodean y de unas expectativas impuestas por aquellos que nos controlan y tienen de ésta forma el poder.

Lo anterior expuesto nos da un panorama global de la percepción y según mi criterio, de cómo dependiendo de cada marco teórico se percibe al ser humano, que pienso es la diferencia más notoria que se examina, por parte del sociocognitivismo como un ser computarizado, en el cual se enfoca en una visión para contemplar como los procesos son interiorizados sistemáticamente, paralelamente desde la perspectiva del interaccionismo simbólico se ve al hombre como un ser que actúa según el rol, papel, público y escenario en donde se desempeñe y en donde se desarrolla, y equivalentemente se percibe al ser a la luz del conductismo social como un ser mecánico que solo se despabila con estímulos y respuestas y que por medio de esta secuencia se trata de formar seres con más eficacia y obediencia, sumisos frente al poder y dóciles siempre a las órdenes de los demás.