Socilogía del turismo: Impacto social del turismo

Actividad turística. Comunicación. Efectos sociales. Interacción. Turistas. Residentes

  • Enviado por: Kamuisan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

tema 6: impacto social del turismo

6.1 Efectos sociales del turismo.

Los efectos del turismo sobre la comunidad local son mayores a medida que la brecha cultural y tecnológica entre residentes y visitantes se incrementa. El turismo opera sobre la comunidad receptora en dos niveles: de uno se derivan fuertes transformaciones culturales, sociales y económicas. El otro afecta a los mecanismos de interacción social con los turistas, lo que provoca cambios de actitud en los residentes.

Estos dos niveles producen efectos en la percepción de los nativos sobre el turismo de la zona. Éstos se agrupan en torno a dos líneas:

  • Impacto ambiental negativo

  • Impacto ambiental positivo, que se sitúa del lado de los beneficios económicos y de las mejorías de las infraestructuras viarias, sanitarias, etc.

Desde una perspectiva social, el análisis de los términos de la interacción entre residentes y turistas es clave. En toda investigación de este tipo es prioritario conocer el choque cultural que supone para los residentes la enorme cantidad de visitantes. La intensidad de este choque está en función de tres aspectos: actividades turísticas, distancia económica y cultural entre los turistas y los nativos y la rapidez e intensidad del desarrollo turístico.

Pearce considera la aparición de dos fuentes de existencia social:

  • Encuentros directos, que pueden provocar cambios en actividades y opiniones

  • Influencias indirectas: Grandes cambios culturales y económicos.

Al mismo tiempo distingue entre bajo y alto desarrollo económico y tecnológico de la sociedad receptora.

  • Efectos del contacto directo en comunidades pobres y tecnológicamente deprivadas.

  • En líneas generales abundan más los negativos que los positivos. El turismo puede afectar a las fiestas locales, convirtiéndolas en espectáculos para turistas, provocando así que pierda su verdadero significado para la población nativa. Al aumentar el número de turistas y provocando también la disminución de los contactos entre turistas y residentes, los aspectos negativos son percibidos cada vez más; lo que produce a la formación de esteriotipos y actitudes étnicas negativas.

    Entre los positivos, el turismo puede tener buenos efectos psicológicos para los residentes, pero esto sólo se consigue cuando llega en pequeñas cantidades y manejables o cuando son los propios residentes los que autogestionan su oferta turística.

  • Efectos del contacto indirecto.

  • Muchos efectos sobre la población local son de una naturaleza indirecta, en este sentido el turismo puede potenciar el arte y las tradiciones culturales, pero también puede convertir el destino turístico en un mercado de baratijas y en una especie de espectáculo en donde se banalice su propia cultura.

    La alteración del trabajo y las diferencias socioeconómicas entre turistas y residentes puede llegar a generar en los residentes alienación y un comportamiento especialmente en los patrones de consumo parecido al de los visitantes.

  • Consecuencias de los efectos directos en sociedades avanzadas.

  • Cuando se trata en este tipo de comunidades, el impacto negativo se acentúa de manera notable, frecuentemente en estas comunidades se puede decir que hay relaciones de amistad entre residentes y turistas; así como una mayor conciencia por parte de los residentes tanto positiva como negativa. Como efectos negativos suelen destacarse problemas de masificación, tráfico, incremento de crímenes...

  • Efectos indirectos.

  • Uno de ellos es que ayuda a la financiación del país en todos los aspectos y además mejora la vida social de la comunidad. El efecto más negativo que puede encontrarse es el de Naturaleza ambiental, ya que el turismo puede ofrecer un importante impacto en la eclogía y el medio ambiente de la zona receptora. La llegada del turista tiene como gran efecto positivo la conservacion del medio ambiente y recursos culturales.

    6.2 Características de la interacción turista-residente.

    Según Nash, considera que las relaciones entre turistas y residentes se definen principalmente por la condición en que el turista es un forastero y por consiguiente se caracterizaría por no compartir los aspectos esenciales de los residentes. Esto provoca que la interacción tenga lugar a un nivel más general e impersonal, que a su vez origina en ambas partes una tendencia a la generalización y la categorización. Al mismo tiempo esa interacción está mediando pocas consideraciones de aspecto personal y por tanto eso fomenta cada vez más que ambas partes actúan según sus propios intereses.

    Para Jurdao Arrones, el turista es, ante los ojos del residente, una fuente de ingresos; mientras que el turista lo percibe como un muñeco exótico; cosa que lleva a un mutuo desprecio. Puede haber contactos pero nunca comunicación.

    Según Sutton, los encuentros entre turistas y residentes se caracterizarían por tres tipos de relaciones:

    1. - Asimétrica: Hace referencia a que los turistas son más ricos pero se enfrentan situaciones nuevas para ellos, existiendo normalmente una gran distancia cultural que separa a ambos participantes; por otra parte los residentes son más pobres, pero tienen ese conocimiento que les falta. La asimetría considera el significado que tiene para cada una de las partes el ocio y el trabajo. También se produce un desequilibrio cultural entre ambas partes, pues representa un choque de dos culturas distintas, siendo además un elemento añadido por parte de los anfitriones los que deben adaptarse al turismo, incluso en la lengua.

    2. - Transitoriedad: Los visitantes están por poco tiempo, por lo que cualquier interacción entre ambos no va a sobrepasar del límite superficial y casual

    3. - No repetitivas: Así son las visitas, además de no ser estacionales. Eso provoca que los turistas deseen el máximo número de actividades en poco tiempo. Por eso, la interacción es explotadora por ambas partes. Esto es algo muy común. Todas estas características produce que tanto unos como otros están orientados hacia el logro de una gratificación inmediata que hacia el mantenimiento de una relación continua y duradera.

    Sutton llega a la conclusión de que el contrato tendrá resultados positivos en aquellos casos en que las partes estén abiertas a la tolerancia; los visitantes presenten un gran entusiasmo y que los residentes sean competentes a la hora de proveer los servicios necesarios. Las consecuencias serán negativas cuando turistas y residentes busquen la gratificación inmediata y aparezcan sentimientos de desconfianza generados por una mera comprensión cultural.

    En este mismo sentido Evans considera que la calidad de la comunicación intercultural entre turistas y residentes depende de tres factores:

    1. - Tipo Turista: El grupo de los turistas que coinciden en un mismo viaje desempeña un importante papel a la hora de configurar la relación turista - residente. En los grupos turísticos; según Corman; Sentimientos de camaradería, resaltándose el “Nosotros” frente a “Ellos”. Este proceso de categorización lleva a comportamientos solidarios y la asociación, provocando que en la mayoría de las ocasiones el turista no tiene por qué afrontar en solitario los múltiples problemas que pueden aparecer; ya que tiene el respaldo y el apoyo del grupo.

    2. - Mediadores culturales: Su presencia se realiza casi siempre en viajes organizados a través del guía. Es muy importante en su papel, ya que su finalidad es introducir a los turistas en la comunidad visitada. Uno de los efectos que provoca el guía al turista es que lo coloca en un estado pasivo y de dependencia casi infantil. La gran popularidad de viajes con guía se debe a que ofrecen al turista una solución rápida a cualquier tipo de percance. Con respecto a los aspectos educativos del guía, Pearce comprobó que esa figura no produjo efectos en el aumento del saber, aunque sí que originó cambios significativos en las reacciones emocionales de los sujetos.

    Schnidt indica que los beneficios de la figura del guía dependen del contexto ambiental en el que desarrolla su tarea. Los guías serán muy funcionales, siempre y cuando se presenten en escenarios con una estructura interna alta y con propósitos diferentes al turismo (una catedral, un castillo.) No serán útiles en aquellos escenarios que carezcan de dicha estructura (la playa, un parque temático)

    3. - Influencia de las características propias de los viajes organizados: Este tipo de viajes, debido al diseño, concibe un contacto intercultural limitado; en el que existen pocas oportunidades de aprender sobre el lugar; lo que suele llevar a la perpetuación y nacimiento de nuevos prejuicios y estereotipos. Se caracterizan por:

    • Aislamiento: Los turistas son apartados del ambiente exterior.

    • Dirección: Este tipo de viajes ejerce un gran control sobre los turistas, ya que se dirige tanto espacial como temporalmente según su propio interés, de forma que no muestra una imagen real de la comunidad visitada.

    • Superficialidad: A pesar de esas dos características, estos viajes permiten al turista ser un observador, pero sin llegar a formar parte de la experiencia, lo que fomenta su situación de intruso.

    Debido a estas tres características, las posibilidades para el autodescubrimiento y el contacto intercultural va a ser muy limitado; ya que estos límites permiten que los residentes vean al turista como un extranjero (sí es lo que son)

    6.3 Percepción de los residentes hacia los turistas.

    Factores que influyen en las posibles actitudes que los residentes desarrollan ante el impacto turístico:

    • Años de Residencia: Incide negativamente. Podemos hablar de una U invertida en la que solos los residentes que llevan un tiempo medio en el lugar en cuestión manifiesta una visión positiva.

    • Dependencia económica: Actitud favorable para aquellos cuyos empleos estén relacionados con el turismo.

    • Distancia del encuestado de los núcleos turísticos: Las personas que viven en zonas alejadas tienen una postura indefinida.

    • Implicación de los residentes en cuanto a decisiones turísticas: En el caso de los residentes con mayor participación comunitaria se muestran más favorables.

    • El lugar de nacimiento del residente: Si el lugar es un destino turístico, favorable.

    • El nivel de conocimientos: Más favorable cuanto más se sepa sobre ello.

    • Nivel de contacto con los turistas: Favorable si la hay.

    • Impactos percibidos sobre las oportunidades de realizar actividades lúdicas al aire libre: Los sujetos desean que se detenga el crecimiento turístico cuando piensan que el turismo limita sus posibilidades de disfrutar de sus propios recursos.

    • La tasa de crecimiento de la localidad: La propia percepción que tienen los residentes del crecimiento en su zona por motivos turísticos actúa de mediador. Relación indirecta.

    Según Cohen, la relación turista - residente se encuentra regulada por dos sistemas socioculturales diferentes, un sistema nativo y otro turístico. La dinámica evolutiva de esta relación consiste en un cambio del primero al segundo. En resumen, los nativos se tienen que adaptar a los turistas. Esta evaluación suele presentarse como un proceso de la comercialización de la hospitalidad.

    En este proceso podemos distinguir dos fases: una en la cual los turistas son bien tratados y de forma amigable. A medida que su número se incrementa, son cada vez peor recibidos, de modo que la hospitalidad se traslada del terreno de los valores sociales a los económicos.

    La segunda fase se denomina Anómica: Durante la cual se desarrolla una orientación predatoria hacia el turista; esto consistiría en extraer del tursita la máxima ganancia en cada uno de los encuentros con indepencida de las consecuencias que pueda haber a largo plazo sobre el flujo turístico. Esta segunda fase suele estar marcado por una hostilidad hacia los turistas; se produce un incremento importante en el grado en que éstos son discriminados.

    Al tener consecuencias negativas provoca una institucionalización por parte de las autoridades, cuya finalidad es aumentar la reputación de la zona y asegurarse los efectos a largo plazo. Esto implica un proceso educacional, de marketing, dar a conocer a los visitantes la zona...

    Doxey desarrolla un modelo evolutivo de cambio de actitudes que sufre el cambio de actitud consistente en 4 fases:

  • Euforia: Suele caracterizarse por unas actitudes positivas hacia los visitantes, quienes son muy bien recibidos.

  • Apatía: A medida de que van aumentado se pasa a esta fase, provocando que los contactos sean más formales y comercializados.

  • Molestia: Si el desarrollo continúa puede bajar el nivel de tolerancia de la comunidad, percibiendo el turismo como una amenaza al estilo de vida local.

  • Antagonismo: La molestia puede desembocar en esto último, en el que los visitantes son considerados la causa de todos los males que la comunidad sufre. Esto provocaría que la irritación y el malestar se manifiesten abiertamente. Esta fase no ocurre siempre.

  • Butler identificó dos grupos de factores que pueden influir en los residentes.

      • Características de los visitantes (número, tiempo, raza...)

      • Características propias de los destinos: Determina su capacidad para absorber el creciente número de turistas.

    Butler sostiene que las actividades de los residentes pueden ser expresadas a través de comportamientos activos o pasivos, cuya combinación da lugar a 4 combinaciones:

  • Actitud y conducta positiva: Se interesan de algo que les favorece.

  • Actitud positiva, conducta pasiva: Aceptación silenciosa del fenómeno.

  • Actitud negativa y conducta activa: Los residentes tienen una oposición intensa y actúan en consecuencia.

  • Actitud y conducta negativa: Están en desacuerdo pero sólo se resignan.