Sociedad y drogas

Drogadicción. Adicciones. Tipos. Consumo. Drogadictos. Factores ambientales

  • Enviado por: Luna
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

Vivimos en un mundo en el que es posible consumir drogas con diversos objetivos y en el que es posible que algunos jóvenes lleguen a ser dependientes de las mismas, todos, padres, educadores, etc...

Debemos conocer qué son las drogas y cómo poder prevenir su consumo.

El consumo de drogas, legales e ilegales, es un tema en torno al cual en nuestro país existe una gran preocupación social.

El uso y abuso de las drogas representa un problema grave, capaz de producir importantes alteraciones de la salud y problemas sociales.

El fenómeno del consumo de drogas se presenta con unas características que lo hacen muy preocupante: tipo de sustancias consumidas.

La frecuencia de su uso, aumento del número de consumidores junto con un descenso en la edad de iniciación.

En esta época es necesario Conseguir que el joven tome una actitud favorable hacia una vida sana, sin consumo de drogas haciendo que aprenda una serie de conductas, habilidades o competencias que le permitan comportarse con independencia del medio y con libertad.

¿QUÉ SON LAS DROGAS?

ES una sustancia (química o natural) que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central, provocando una alteración física y/o psicológica, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de un estado psíquico, es decir, capaz de cambiar el comportamiento de la persona..

Antiguamente la definición admitida era la griega, Pharmakon que se definía como una sustancia que comprende a la vez el remedio y el veneno; no una cosa o la otra, sino ambas a la vez.

Hoy en día entendemos por droga cualquier sustancia química, natural o sintética, que una vez ingerida altera la conducta, la percepción, modifica el estado de ánimo, aumenta o disminuye el rendimiento físico o psíquico.  

Su característica más a destacar es que crean hábitos, hay un deseo irreprimible de repetir su uso, porque confieren al hombre una sensación de bienestar.

Es "toda sustancia que, penetrada en el cuerpo vivo, puede modificar una o más de las funciones de éste".

Que una persona se haga dependiente de una droga estará en función de la interacción de 3 factores:

  • Características personales o experiencia anterior del sujeto.

  • Naturaleza de su medio sociocultural general y del más inmediato.

  • Características farmacodinámicas de la droga en cuestión, teniendo en cuenta la cantidad utilizada, la frecuencia del uso y la vía de administración.

  • TIPOS DE DROGAS Y SUS EFECTOS

    Las características de la fármaco dependencia muestran grandes diferencias de un tipo de droga a otra.

    Alcohol

    Origina euforia y analgesia.

    Drogas de diseño

    Sustancias sintetizadas químicamente que se utilizan como "droga recreacional" buscando en su consumo una mayor receptividad hacia aspectos sensuales y mayor empatía con los otros. La más conocida de ellas es el éxtasis.

    Barbitúricos

    Las características de la fármaco dependencia son: Dependencia psíquica variable. Dependencia física marcada cuando las dosis son notablemente mayores a los niveles terapéuticos.

    El síndrome de abstinencia es de carácter muy grave (excitación nerviosa, náuseas, vómitos, convulsiones y manifestaciones de terror).

    Drogas del tipo Cannabis

    A las preparaciones que contienen principalmente hojas y unidades floridas no privadas de la resina se les da el nombre de Marihuana, Hierba o Kif. A la resina del Cannabis se la llama Hachís. En general se presenta euforia, cambios perceptivos significativos, como distorsiones visuales y auditivas, desorientación temporal y disminución de la memoria inmediata. Si se consume en compañía se tiende a la locuacidad y risa espontánea.

    El consumo al ser prolongado e ir aumentando las dosis progresivamente conlleva trastornos biológicos y de personalidad importantes (indiferencia afectiva, abulia, etc.). Entre los asiduos consumidores se ha descrito el síndrome "amotivacional" caracterizado por la incapacidad de mantener la atención a estímulos ambientales y de mantener el pensamiento o la conducta dirigida a un objetivo.

    Cocaína

    Es un potente estimulante cerebral, muy similar en su acción a las anfetaminas, provoca sensaciones de gran fuerza muscular y viveza mental. Son capaces, en altas dosis, de provocar una excitación eufórica y experiencias alucinatorias.

    Alucinógenos

    Estas drogas provocan un estado de excitación del SNC e hiperactividad autonómica central que se manifiesta en cambios del estado de ánimo, deformación de la percepción sensorial, alucinaciones visuales, ideas delirantes, despersonalización, etc.

    Opiáceos

    Producen un estado de saciedad total de los impulsos, suprimen la sensación de dolor. Por ejemplo: Heroína, Morfina, Metadona, etc.

    Su administración por vía intravenosa incrementa el riesgo de contagio de determinadas enfermedades (hepatitis, SIDA). En casos de consumo habitual, el síndrome de abstinencia dura de 1 a 2 semanas.

    Los síntomas son: lagrimeo, sudoración, calambres musculares, espasmos intestinales, dolores de espalda, náuseas, vómitos, insomnio, diarreas e intensas crisis de ansiedad y depresión. Inhalantes.

    Estas sustancias son depresoras del SNC y producen efectos parecidos a los del alcohol. Comprenden: gasolina, cola, pegamento, disolventes, etc.

    Tabaco y cafeína

    El tabaco y la cafeína pueden provocar cierto grado de fármaco dependencia.

    ¿QUÉ NOS LLEVA A CONSUMIR DROGAS?

    El consumo de sustancias psicoactivas es una forma de comportamiento humano. El comportamiento humano es una combinación compleja de actos, sentimientos, pensamientos y motivos.

    La conducta es una función de los estímulos previos, de la organización interna del individuo y de las consecuencias de la propia respuesta.

    La adolescencia y la primera juventud son las épocas de la vida en que mayor influencia tienen los amigos sobre la persona.

    En el grupo de amigos el adolescente diluye inseguridades, conflictos, emociones dolorosas, dudas, etc., a través de la comunicación con personas que experimentan similares preocupaciones. A esta edad el rechazo afecta de forma profunda al adolescente, dependiendo en casi todo de la aprobación de sus compañeros. El joven, el adolescente necesita su grupo, ya que éste le ofrece la vía a través de la cual se van formando y asentando los valores personales.

    Los factores relacionados con la génesis del consumo de drogas se han agrupado en tres categorías: factores personales, influencias micro sociales o interpersonales, e influencias ambientales globales.

    Factores personales

    Se ha considerado la existencia de una serie de rasgos de personalidad que hacen más vulnerable a los sujetos para iniciarse y llegar al consumo abusivo de las sustancias psicoactivas. Características tales como: inconformismo social, baja motivación para el rendimiento académico, independencia, rebeldía, tendencia a la búsqueda de sensaciones nuevas.

    Factores del entorno próximo (micro sociales)

    Cada joven tiene un entorno interpersonal y social que es único y comprende a sus padres, hermanos, compañeros y otros adultos importantes para su vida y desarrollo. En el contexto familiar se pueden dar circunstancias y ciertos factores que favorezcan el acercamiento de los jóvenes al consumo de drogas. El joven está continuamente expuesto a modelos que presentan una conducta adictiva. El consumo por los padres y profesores de drogas legales: tabaco, alcohol y fármacos es motivo de observación por los hijos o alumnos; por imitación se adopta la tendencia a consumir drogas, aprendiéndose a que éstas son consideradas una solución siempre que surge algún tipo de problema.

    La falta de comunicación real entre padres e hijos hace que éstos se distancien poco a poco del entorno familiar, al no encontrar allí respuesta a sus problemas.

    La falta de dedicación de los padres a la educación de los hijos o el deficiente control por un excesivo liberalismo.

    Factores ambientales globales

    Asistimos a una creciente medicalización de los problemas humanos.

    La medicación, "la pastilla", constituye la solución mágica de todo tipo de problemas.

    Se genera así un hábito farmacológico con uso abusivo del medicamento.

    Los niños están acostumbrados a observar cómo sus padres acuden al fármaco como solución a cualquier desajuste personal; siendo sencillo generalizar el culto del fármaco al uso de las drogas.

    El drogodependiente es siempre víctima de una situación social determinada. Los seres humanos a través de su comportamiento buscan la adaptación a su medio.

    Clasificación

    Drogas depresoras:

    • Alcohol

    • Benzoadiacepinas (valium, orfidal, tranquimazin, etc..)

    • Opiáceos (Opio, morfina, heroína, etc..)

    Drogas estimulantes:

        • Anfetaminas

        • Cocaína (Hoja de coca, clorhidrato de cocaina, crack, etc..

        • nicotina

    Estimulantes del sistema nervioso: aumentan la actividad del sistema nervioso central.

    • Mayores: anfetaminas, cocaína.

    • Menores: café, té, cacao, tabaco (nicotina).

    • Xantinas (cafeína, teofilina, teobromina, etc..)

    Drogas psicodélicas:

    • Alucinógenos

    • Derivados del Cannabis (Marihuana, hachis, etc..)

    • Inhalantes (acetonas, Bencenos, etc..)

    Drogas de diseño:

    • Éxtasis, Doet, Tma, etc..

    Características de la drogodependencia:

    • Un deseo incontenible de consumir la droga y obtenerla por cualquier medio.

    • Una tendencia a aumentar la dosis por la tolerancia del organismo hacia la misma. Se necesitan dosis más altas para obtener la misma sensación.

    • La aparición de un síndrome de abstinencia en caso de interrupción súbita en el consumo.

    Prevalencia:

        Aproximadamente, se puede estimar que entre un 0'5% y un 1% de la población adulta es adicta a opiáceos, entre un 5% y un 10% es adicta al alcohol y entre un 30% y un 40% es adicta al tabaco.

    La prevalencia del consumo de drogas sufre importantes variaciones en función del país y del medio social, cultural, la edad y el sexo.

    En general, se considera que los adultos jóvenes de todas las sociedades son los mayores consumidores y que la prevalencia disminuye con la edad (maduración, obligaciones sociales).

    Es más frecuente en varones.

    Conclusión

    En todas las sociedades se han consumido drogas desde la antigüedad, pero con el tiempo han cambiado las características del consumo.

    Esta situación es debida a la confluencia de factores sociales y sanitarios.

    Entre los factores sociales se podrían comentar los siguientes:

    consumo de drogas conocidas en sociedades y contextos culturales que antes no lo eran, además el consumo se atribuye básicamente a los miembros más jóvenes de la sociedad, consumo de drogas nuevas y derivados anfetamínicos, consumo de preparados más potentes y por vías de administración más directas (heroína intravenosa en lugar de opio fumado; bebidas destiladas en vez de fermentadas) y el incremento de la delincuencia para conseguir el dinero preciso para comprarlas. 

     Es de razonar y suponer que la prevención del consumo de drogas ha de ir en pareja a la prevención de otras muchas manifestaciones de los problemas personales y relacionales del adolescente y del joven. De este modo, la tarea preventiva no ha de estar centrada de forma exclusiva en las drogas, sino que debe abarcar los determinantes subyacentes de ese conjunto de conductas problemáticas.

    En este sentido, cada vez se reconoce más la importancia del papel de la familia en la génesis del inicio al consumo de las drogas y, por tanto, su papel como agente preventivo.