Sobre la libertad; John Stuart Mill

Economía. Economistas ingleses. Siglo XIX. Ensayos económicos. Libertad. Libertad de pensamiento. Utilitarismo. Individualidad. Derechos. Libertad individual. Relaciones sociales

  • Enviado por: Aton
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

SOBRE LA LIBERTAD

(JOHN STUART MILL)

1. INTRODUCCIÓN

Libertad se intentaba de dos maneras: obteniendo el reconocimiento de ciertas inmunidades llamadas libertades o derechos políticos, que el Gobierno no podía infringir, y estableciendo frenos constitucionales.

Se exigía que los gobernantes estuvieran identificados con el pueblo, que su interés y voluntad fueran el interés y voluntad de la nación a la que representaban. La nación no tendría la necesidad de ser protegida contra su propia voluntad. No habría temor de que se tiranizase a sí misma. El poder del gobernante era el propio poder de una nación concentrado y bajo una forma cómoda para su ejercicio.

Pero la verdadera situación de las cosas era que el pueblo que ejerce el poder no es siempre el mismo poder sobre el cual es ejercido. Y en la especulación política se incluye ya la “tiranía de la mayoría” entre los males contra los que debe ponerse en guardia la sociedad.

El objeto de este ensayo es afirmar un principio destinado a regir las relaciones de la sociedad con el individuo en lo que tengan de control. Este principio consiste en afirmar que el único fin por el cual es justificable que la humanidad se entremeta en la libertad de acción de uno de sus miembros, es la propia protección. Que la única finalidad por la cual el poder ser ejercido sobre un miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es evitar que perjudique a los demás.

La conducta de la que se trata de disuadirle produciría un prejuicio a algún otro.

Prescindo de toda ventaja que pudiera derivarse para mi argumento de la idea abstracta de lo JUSTO como cosa independiente de la UTILIDAD. Considero la utilidad como la suprema apelación en las cuestiones éticas.

La humanidad sale más gananciosa consintiendo a cada cual vivir a su manera que obligándolo a vivir a la manera de los demás.

A. Comte afirma que se tiende a un despotismo de la sociedad. La tendencia de todos los cambios que tienen lugar en el mundo es a FORTALECER LA SOCIEDAD Y DISMINUIR EL PODER DEL INDIVIDUO.

2. DE LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y DISCUSIÓN

El poder es tan nocivo, o más, cuando se ejerce de acuerdo con la opinión pública que cuando se ejerce contra ella. SI TODA LA HUMANIDAD, MENOS UNA PERSONA, FUERA DE UNA MISMA OPINÓN, Y ESTA PERSONA FUERA DE OPINÓN CONTRARIA, LA HUMANIDAD SERÍA TAN INJUSTA IMPIDIENDO QUE HABLASE COMO ELLA MISMO LO SERÍA SI TENIENDO PODER BASTANTE IMPIDIERA QUE HABLARA LA HUMANIDAD.

Nunca podemos estar seguros de que la opinión que tratamos de ahogar sea falsa, y si lo estuviéramos, el ahogarla sería también un mal.

En cualquier materia no evidente por sí misma hay 99 personas totalmente incapaces por una capaz.

La única manera que tiene el hombre de acercarse al total conocimiento de un objeto es oyendo lo que pueda ser dicho de él por personas de todas las opiniones.

Las creencias en las que mayor confianza depositamos tienen una permanente invitación a todo el mundo para que pruebe su carencia de fundamento.

Cuando la ley o el sentir público no permiten que se discuta la verdad de una opinión, son tan intolerables como cuando niegan su utilidad. Un ejemplo de ello, sería un posible debate sobre la creencia de Dios y en la vida futura, Aristóteles (condenado a muerte pese a haber sido el hombre que mejor había servido a la humanidad), o el Calvario (el hombre cuya grandeza moral dejó tal impresión en los que fueron testigos de su vida y que fue ignominiosamente muerto) único ejemplo de iniquidad judicial. Son hombres que poseían de una manera más que completa los sentimientos de su pueblo; Marco Aurelio sería otro ejemplo.

Las excusas que pueden alegarse hoy para castigar la enseñanza de doctrinas anticristianas, son aplicables a Marco Aurelio para castigar, como lo hizo, la propaganda del cristianismo.

El que la verdad triunfa siempre de la persecución, es una de las falsedades que los hombres se van transmitiendo a pesar de que LA EXPERIENCIA LAS RECHAZA por completo. Y un ejemplo de esto sería La Reforma, rechazada veinte veces, por lo menos.

No somos como nuestros padres, que sacrificaban a los poetas, sino que hasta les erigimos sepulturas. Hoy se trata de una persecución legal. Ninguna persona que no crea en un dios y en la vida futura, puede ser admitida a comparecer como testigo ante los tribunales. Y esto se basa en la suposición de que el juramento de una persona que no cree en la vida futura carece de valor.

Aunque no inflijamos tantos males como en otros a aquellos que no piensan como nosotros, puede que nos perjudiquemos a nosotros mismos, más que nunca, por nuestra manera de tratarles (un ejemplo es el de Sócrates: la filosofía socrática se elevó como el sol. Los cristianos fueron arrojados a los leones, pero la Iglesia cristiana se convirtió en un árbol magnífico).

Nadie puede ser un gran pensador sin que su primer deber como tal consista en seguir a su inteligencia cuales quiera que sean las conclusiones a que se vea conducido.

Si los maestros de la humanidad han de conocer todo lo que deben saber, nada debe haber que no pueda ser escrito y publicado libremente y sin restricción.

El fin y el mejo resultado de la inteligencia es el de unir a la HUMANIDAD en el reconocimiento de todas las VERDADES IMPORTANTES: ¿y va a durar la inteligencia tan sólo mientras no ha conseguido su objeto?

NO. A medida que la humanidad progresa, va creciendo el número de doctrinas que dejan de ser objeto. El bienestar de la humanidad casi puede medirse por las verdades que han conseguido llegar a ser incontestables.

Hasta ahora hemos considerado sólo dos posibilidades: que la opinión aceptada pueda ser falsa, y por consiguiente alguna otra pueda ser verdadera, o que siendo verdadera sea esencial en un conflicto con el error opuesto para la clara comprensión y profundo sentimiento de su verdad. El caso más común es que cuando las doctrinas en conflicto comparten la verdad; u la opinión disidente necesita suplir el resto de verdad, de la que sólo una parte está contenida en la doctrina aceptada.

Opino que otras éticas deben existir al lado de la cristiana para producir la regeneración moral de la humanidad.

El mal realmente terrible no es la lucha violenta entre las diferentes partes de la verdad, sino la supresión de una mitad de la verdad.

  • Para el bienestar intelectual de la humanidad, es necesaria la libertad de opinión por cuatro motivos:

  • Una opinión puede SER VERDADERA. Negar esto es aceptar nuestra propia infalibilidad.

  • Aunque la opinión silenciada sea un error, con frecuencia contiene una PORCIÓN DE VERDAD.

  • AUNQUE la opinión admitida fuera TODA LA VERDAD, será sostenida por los más de los que la admitan como un prejuicio, on poca comprensión o sentido de sus fundamentos sociales.

  • EL sentido de la doctrina correrá el RIESGO DE PERDERSE O DEBILITARSE, perdiendo su efecto sobre el carácter y la conducta. Se convertirá en una profesión meramente formal, ineficaz para el bien, fundada sobre la razón o la experiencia personal.

  • Las opiniones contrarias a las comúnmente admitidas sólo pueden ser escuchadas mediante moderación de lenguaje y evitando lo más cuidadosamente posible toda ofensa.

    3. DE LA INDIVIDUALIDAD COMO UNO DE LOS ELEMENTOS DEL BIENESTAR

    Los hombres no son infalibles; sus verdades son verdades a medias. La diversidad no es un mal.

    • En una palabra, es deseable que en las cosas que no conciernen primariamente a los demás sea afirmada la individualidad; uno de los principales elementos de la felicidad humana, y el más IMPORTANTE del progreso individual y social.

    La originalidad es un elemento de VALOR en los asuntos humanos (siempre son necesarias personas para descubrir nuevas verdades). Personas capaces de esto son pocas.

    • Pero son la sal de la tierra; sin ellas la vida humana sería una laguna estancada.

    Introducen cosas buenas que antes no existían y dan vida a las ya existentes (si nada nuevo hubiera que hacer, ¿cesaría de ser necesaria la inteligencia? Demasiado grande es la tendencia de las mejores creencias y prácticas a denegar en algo mecánico; a menos que haya personas que eviten, con su inagotable originalidad, que los fundamentos de estas creencias se conviertan en meras tradiciones, semejante materia muerta no resistiría el más ligero choque con algo realmente vivo y no habría razón para que la civilización no muera).

    • Los hombres de GENIO son una pequeña MINORÍA (pero para tenerlos es necesario cuidar el suelo en el que crecen). El genio sólo puede alentar libremente en una atmósfera de libertad. Son más individuales que los demás (si por timidez consienten en ser forzados dentro de uno de estos MOLDES, la sociedad poca mejora obtendrá de su genio. Si son de carácter FUERTE y ROMPEN sus cadenas, se convierten en PUNTO DE MIRA DE LA SOCIEDAD. Se les señala, entonces, como “turbulentos” o “extravagantes”). No hay razón para que toda la existencia humana sea construida sobre uno o un coto número patrones. Con tal de que una persona posea una razonable cantidad de sentido común y de experiencia, su propio modo de arreglar su existencia es el mejor, por ser el suyo.

    La naturaleza humana no es una máquina (sino un árbol que necesita crecer y desarrollarse por todos lados).

    Vale más continuar inteligentemente una costumbre, que seguirla ciega y mecánicamente. No obran mal los hombres porque sus deseos sean fuertes, sino porque sus conciencias son débiles.

    Se dice que una persona tiene carácter cuando sus deseos e impulsos son usyos propios, es decir, son la expresión de su propia naturaleza, desarrollada y modificada por su propia cultura.

    “Todo lo que no es un deber es un pecado”. La teoría del calvinismo consiste en dar a la voluntad de Dios la interpretación de que los hombres satisfagan algunas de sus INCLINACIONES, en la forma que les sea prescrita por la autoridad. El hombre ha sido hecho por un ser buenos que le ha concedido todas las facultades humanas para que puedan ser cultivadas y desarrolladas no desarraigadas y consumidas. Existe un tipo de perfección humana diferente del calvinista: en la que la humanidad recibe su naturaleza para otros fines que para renunciar a ella.

    Se hace de todo lo que es individual en los seres humanos un noble y hermoso objeto de contemplación CULTIVÁNDOLO y haciéndolo RESALTAR.

    El despotismo de la costumbre es en todas partes el eterno obstáculo al desenvolvimiento humano, encontrándose en incesante antagonismo con esa tendencia a conseguir algo mejor que la costumbre, denominada según las circunstancias, el espíritu de libertad o el de progreso o mejoramiento. El espíritu de progreso no es siempre un espíritu de libertad, pues puede tratar de imponer mejoramientos a un pueblo que no los desea.

    La desemejanza entre dos personas es la primera cosa que llama la atención de cada una. Respecto a la imperfección de su propio tipo, y la superioridad de otro, combinando sus respectivas ventajas (un ejemplo lo tendríamos en China. Europa, A MI JUICIO, debe totalmente a esta pluralidad de caminos su desenvolvimiento progresivo y multilateral. Pero empieza ya a poseer este beneficio en un grado considerablemente menor).

    WILHELM VON HUMBOLDT señala dos condiciones necesarias para el desenvolvimiento humano, para hacer a las gentes desemejantes unas de otras: libertad y variedad de situaciones. La humanidad se hace rápidamente incapaz de concebir la diversidad cuando durante algún tiempo ha perdido la costumbre de verla.

    4. DE LOS LÍMITES DE LA AUTORIDAD DE LA SOCIEDAD SOBRE EL INDIVIDUO

    • Vivir en sociedad hace indispensable que cada uno observe cierta línea de conducta para con los demás; no perjudicar los intereses de otro, tomar cada uno su parte en los trabajos y sacrificios necesarios para defender a la sociedad o sus miembros de todo daño. Las virtudes personales vienen en segundo lugar respecto a las sociales (y corresponde a la educación cultivar por igual las dos). Tenemos derecho a elegir la persona que más nos convenga de prevenir a otros contra ella,… De estas varias manera puede sufrir una persona muy severas penalidades de manos de los demás, pero son consecuencias, no un castigo.

    Los llamados DEBERES para con nosotros mismos no son socialmente obligatorios, a menos que a la vez sean deberes para con los demás. “deber para consigo mismo” expresa propio respecto y desenvolvimiento; y a nadie puede obligarse a dar cuenta a sus semejantes de ninguna de estas dos cosas, porque no produciría a la humanidad ningún beneficio.

    Debe hacerse una DISTINCIÓN entre la parte de la vida de una persona que se refiere a él sólo y la que se refiere a los demás. ¿Cómo puede haber alguna parte de la conducta de un miembro de la sociedad que sea indiferente a los otros miembros? Ninguna persona es un ser enteramente aislado. Si deteriora sus facultades corporales o mentales, causa un mal a todos aquellos cuya felicidad dependía, en parte, de él y se incapacita para prestar los servicios que debe a sus semejantes. ¿Debe la sociedad abandonar a su propia guía a aquellos que son incapaces para ello? Si a los niños menores se les debe abiertamente una protección contra ellos mismos, ¿no está la sociedad también obligada a concedérsela a las personas de edad madura que son igualmente incapaces de gobernarse por sí mismas? Si el juego, la embriaguez, la incontinencia, la ociosidad o la suciedad, son tan perjudiciales para la felicidad y tan grandes obstáculos para el mejoramiento como muchos o los más de los actos prohibidos por la ley, ¿por qué no trata la ley de reprimirlos?

    Cuando por una conducta semejante una persona llega a violar una violar una obligación hacia otra u otras personas, el caso deja de ser personal y queda sujeto a la desaprobación moral (Si, por ejemplo, un hombre es incapaz de mantener una familia, será castigado por el incumplimiento de sus deberes, no por la extravagancia).

    Siempre que existe un prejuicio definido o un riesgo definido de perjuicio, el caso se sustrae al campo de la libertad y entra en el de la moralidad o la ley.

    Si se ha de castigar a las personas adultas por no cuidar debidamente de si mismas, preferiría que se hiciera invocando su propio interés que no con el fin de impedir que se incapaciten para hacer a la sociedad beneficios que la sociedad misma no pretende tener derecho a exigirles. Como si la sociedad careciera de otros medios para elevar sus miembros más débiles al nivel ordinario de una conducta racional, sino a esperar a que hagan algo irracional y castigarles entonces.

    ¿Qué puede hacer el pobre público sino aplicar estas instrucciones y hacer obligatorias para todo el mundo sus propias definiciones del bien y del mal, cuando respecto a ellas se ha logrado una suficiente unanimidad? ¿Quién puede condenar a las gentes por desear la supresión de lo que consideran como un escándalo ante Dios y ante los hombres? Para que una civilización pueda sucumbir ante su enemigo vencido necesita haber llegado a un tal grado de degeneración que ni sus propios sacerdotes y maestros, ni nadie, tengan la capacidad ni quiera tomarse el trabajo de defenderla. Si esto es así, cuanto antes desaparezca esa civilización, mejor.

    5. APLICACIONES

    1. Las máximas son: el individuo no debe cuentas a la sociedad por sus actos, en cuanto éstos no se refieren a los intereses de ninguna otra persona, sino a él mismo.

    2. De los actos perjudiciales para los intereses de los demás es responsable el individuo, que puede ser sometido a un castigo legal o social.

    Tales oposiciones de intereses entre individuos, frecuentemente tienen su origen en instituciones sociales defectuosas, pero son INEVITABLES. Cualquiera que tiene éxito en una profesión o en un concurso, se beneficia con la pérdida de otros.

    ¿Hasta qué punto la libertad puede ser legítimamente invadida para la prevención del crimen o del accidente? Mi opinión es que se debe tan sólo ser advertido del peligro, sin impedir por la fuerza que se exponga a él.

    Una cuestión ulterior es si el Estado, en tanto que tolera una conducta que considera contraria a los más sagrados intereses del agente, debe, no obstante, favorecer indirectamente su abandono; si, por ejemplo, debería hacer más costosos los medios de embriagarse. Es deber del Estado considerar, al establecer impuestos, cuáles son las sustancias de que el consumidor puede prescindir. Por consiguiente, los impuestos sobre los estimulantes son no sólo admisibles, sino convenientes.

    Una persona debe ser libre de obrar en sus propios asuntos, pero no debe serlo cuando obra en nombre de otro, con el pretexto de que los asuntos de éste son propios suyos. Es el caso del poder casi despótico de los maridos sobre sus mujeres.

    Si desde un principio fuera admitido el deber de imponer una educación universal, se pondría fin a las dificultades sobre lo que el Estado debe enseñar y la manera de enseñarlo. El medio de imponer la ejecución de la ley no puede ser otro que el de examinar a todos los niños DESDE SU INFANCIA.

    Deben ponerse límites a la intervención del Gobierno. Son casos en los que las razones contra la intervención no se refieren al principio de la libertad: la cuestión no es si se han de restringir las acciones de los individuos, sino si se ha de ayudarles. Las objeciones a la intervención del Gobierno, cuando no implica violación de la libertad pueden ser:

  • La cosa que se va a hacer se haría mejor por los individuos que por el Gobierno. Nadie está más cualificado para dirigir un negocio o determinar cómo ha de ser dirigido, que aquellos que están personalmente interesados en él.

  • Es preferible que hagan esa determinada cosa los individuos como un medio para su educación mental.

  • El gran mal de aumentar innecesariamente el poder del Gobierno poder.

    • Creo que el principio práctico por el que todos los arreglos expuestos deben ser juzgados es la mayor dispersión de poder compatible con la eficacia; perlo la mayor centralización posible de información, y su difusión desde el centro.

    El valor de un Estado, a la larga, es el valor de os individuos que lo componen. Con hombres pequeños ninguna cosa puede ser realizada.

    7