Soberanía

Derecho Constitucional venezolano. Estados soberanos. Historía de la soberanía. Soberanía en Venezuela. Características de la soberanía

  • Enviado por: La Diosa
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Introducción

El objetivo principal de este trabajo es conocer el término soberanía, como poder supremo o de autoridad que posee una persona o un grupo de personas con derecho a tomar decisiones y a resolver conflictos en el seno de una jerarquía política. El hecho de poder tomar estas decisiones implica independencia de los poderes externos y autoridad máxima sobre los grupos internos.. Para fines de este trabajo se define a la soberanía nacional como el poder que tiene el estado sobre su territorio donde ninguno es superior a el mientras que, la identidad nacional son todos los elementos que conforman y le dan vida al mismo.

La Soberanía es uno de los elementos más representativos del Poder del Estado, y es el pueblo, tan mencionado en los ordenamientos jurídicos quien lo detenta y ejerce por medio de los órganos destinados para tal fin. El estudio de la Soberanía implica el conocimiento de una serie de elementos que permitan su fácil comprensión, así que se debe comenzar por saber de dónde se origina.

En Venezuela la Soberanía está expresamente establecida y también los sujetos que pueden detentarla, o ejercerla, es así como la Constitución de la República en su Titulo I, referido a los Principios Fundamentales, en su artículo 5 establece que la Soberanía esta en manos del pueblo venezolano quien la delega en los órganos del Estado.

Queda totalmente claro que en Venezuela la soberanía está en manos del pueblo, y éste puede ejercerla por medio de sus órganos o poderes: el legislativo, el ejecutivo, el judicial, el ciudadano o moral, y el electoral.

La soberanía esta enmarcada en nuestra constitución, esto le permite al país ser un territorio independiente e inviolable.

La soberanía existe en la mayoría de los países del mundo, en nuestros país existe soberanía ya que ningún país interviene a la hora de tomar decisiones realizar acciones propias de la republica, mientras que la identidad nacional si se ha visto afectada por los efectos de la globalización, transculturizacion, falta de educación entre otros.

Es un derecho de todos los venezolanos tener soberanía y una identidad, pero también es un deber de todos recetarla y afianzarla para que la misma siga identificándonos como venezolanos. 

  • La Soberanía

Es el poder superior; es la suprema autoridad es la manifestación que distingue y caracteriza al poder del Estado, por lo cual se afirma su superioridad jurídica sobre cualquier otro poder, sin aceptar limitaciones ni subordinaciones que cercenen sus facultades ni su independencia dentro de su territorio y posesiones.

Cuando decimos que la soberanía es el pode supremo, la suprema autoridad; estamos aceptando que existen otros poderes dentro del estado; pues bien: en todo estado existe una gama de poderes; pero dichos poderes no son originarios sino que dependen del Estado. En tanto que la soberanía o la suprema autoridad, pudiéramos decir que es el Estado mismo, ya que donde no hay soberanía no hay Estado, y este no acepta limitaciones ni subordinaciones.

  • El Surgimiento De Los Estados Soberanos

El concepto de la soberanía comienza atener forma cuando los Estados recíprocamente se empiezan a reconocer como potencias iguales, o a lo sumo, equivalentes. Por eso el concepto de soberanía esta totalmente ligado al engrandecimiento del poder del Estado “y surgió concretamente con la lucha de la independencia nacional que se produjo en el transito de la Edad Media y la Edad Moderna, y como sea que en la Europa continental fue la monarquía la forma de gobierno que represento la nueva idea del Estado, en sus orígenes, la soberanía se vinculo a la persona del monarca absoluto”.

En la antigüedad greco-romano no se planteo el problema de la soberanía porque no se concibió ningún poder que pudiese hacer oposición al poder del Estado. “El mundo medieval nos dice Xifras Heras no pudo vislumbrar la idea de soberanía. Mientras existían confusamente junto al poder político otros poderes decisivos independiente la Iglesia, el Imperio, los municipios, los gremios y los señores feudales faltaba totalmente una figura jurídica unificada, dotada de de supremacía”.

Sin embargo los diversos reinos, las escasas republicas y los municipios, que empezaban a florecer, reconocían la elevada supremacía del Emperador del Papa, y solamente después del tratado de Westfalia, en 1648, y de acuerdo con los principios de Bodino, expuestos en su “Republica” en 1576 “Summa in cives ac subditos legisbusque soluta potesta” ( el poder supremo sobre los ciudadanos y súbditos no sometidos a leyes), fue cuando se afirmo nos dice Biscaretti: solemnemente la paridad jurídica de todos los Estados entre si, fijándose, de esta manera, el comienzo de la moderna comunidad internacional y la plena afirmación del postulado de la absoluta independencia reciproca de los diferentes ordenamientos estadales.

  • Evolución Histórica Del Concepto De Soberanía

Todos los tratadistas están de acuerdo en afirmar: que el concepto de soberanía no surgió de la antigüedad, simple y llanamente porque no hubo necesidad debido ala no “oposición del poder del Estado a otros poderes”. Por eso la soberanía considerada como poder del Estado es nueva y no se remonta más allá del siglo XV de nuestra Era. Los romanos tuvieron conocimiento el imperium, o sea el poder del gobierno de los magistrados, igualmente conocieron la potestad del Senado y del pueblo; pero ignoraron el concepto de “Soberanía que constituye un poder sobre el poder, o una propiedad del poder”.

El Estado moderno fue combatido desde tres frentes distintos: por un lado la Iglesia, quien pretendió subordinar al Estado; por otro: el imperio romano, quien nunca conoció a otros Estados como iguales sino como simples provincias; y por ultimo: los grandes señores feudales por una parte, y por otra a las corporaciones, que se sentían poderosas e independiente del Estado.

Pero el carácter de propiedad ira acentuándose a medida que el rey se va fortaleciendo y reivindicando de los feudatarios, una por una, las antiguas prerrogativas del Estado. Entre otros el derecho de legislar, de aplicar la justicia, de hacer la guerra y declarar la paz y el de establecer impuestos. Derechos que permanecían enfeudados con la caída del Imperio romano; pero que al pasar a manos del monarca lo enfilan hacia la potestad.

Jellinek sitúa a Francia como el lugar donde se inicio la soberanía, por ser este el sitio donde se sucedieron los acontecimientos de la lucha de Felipe el Hermoso contra Bonifacio VIII. Lucha en la cual se opuso de una manera directa el Estado y la Iglesia e independizándose de esta y marcando un hecho histórico: la superioridad del Estado frente a la Iglesia. Superioridad que se fue asentando con la literatura político-jurídica, donde se afirmo dicha superioridad. Entre los primeros expositores encontramos a Marcillo de Papua, quien en su obra “El Defensor Pacis” desarrollo el pensamiento político, considerando al Estado autosuficiente; como una sociedad que no depende del derecho canónico ni del derecho natural.

En segundo lugar, nos encontramos con el imperio luchando contra la idea independentista del Estado. La teoría imperante, para la época, es que solo el emperador tiene carácter de dominador, sólo el puede dar leyes, solo el tiene la potestad porque es el rey de reyes. Quien afirme _ dice Bartolus_ que el emperador no es el señor y monarca de todo el crbe, es un hereje”. Y mas tarde, Pio II que había recibido ya una educación clásica, escribe a Federico III “que todos los pueblos están sometidos a el de derecho”. Estos son los criterios que se ostentaban en la época.

Pero ya la semilla de la independencia estaba sembrada y comenzaba a dar sus frutos. La idea de Iglesia e imperio se hacen sinónimos y ya el rey no reconoce ningún señor superior a él; no recibe su reino de nadie a titulo de feudo”. A estas luchas de Francia se van uniendo Inglaterra y las Republicas Italianas; pero aun faltaba el golpe de gracia contra los señores feudales y el rey se apresta a darlo, y lo da, aniquilando. Así, el rey adquiere el poder supremo de la justicia, el legislativo y el de policía, concentrando en sus manos todos los poderes. Ya para fines del siglo XIII aparece por vez primera el principio de que “el rey es soberano” o sea el superior de todo el reino sobre los barones.” De este modo _ nos dice Jellinek_ se transforma el concepto de la soberanía del rey, que en un principio era un concepto relativo, comparativo, en un concepto absoluto. De superior que era adviene a “supremus”. Y es también, en Francia, donde por primera vez en el mundo, el rey no reconoce ni de hecho ni de derecho a superior alguno, ni siquiera al Papa. El rey es emperador y monarca en su reino.

Este es el mundo donde nace y se forma Juan Bodino, y por eso su obra “Los seis libros de la republica”, publicado en 1576 con la finalidad de mantener un poder real, fuerte, por encima de las disputas religiosas que se suscitaban en la época y ensangrentaban a Francia, traen concepto nuevo sobre el Estado y su poder soberano.

“El estado es un recto gobierno de varias agrupaciones y de lo que es común, con potestad soberana”.” Esta definición del Estado de Bodino contiene algo esencialmente nuevo que no existía en la literatura anterior: que todo dominio sobre una pluralidad de familias, dotado de poder soberano, esto es, revestido de un poder supremo e independiente el lo exterior, y en lo interior, representa un Estado”. Con esto; Bodino nos muestra un estado totalmente independiente, tanto en lo interno como en lo exterior. En lo interno, la existencia de un poder exclusivo y situado por encima de otros poderes, Y el lo externo, el poder del Estado no se encuentra subordinado a ningún otro poder.

Para Bodino la soberanía reside en el monarca, porque no hay un régimen más conforme a la naturaleza. (“Todas las leyes de la naturaleza nos guían a la monarquía”). “La familia modelo de la republica, no tiene mas que un jefe. El cielo no tiene más que un cielo más que un Dios soberano. Así vemos que todos los pueblos de la tierra, desde la máxima antigüedad y cuando eran guiados por una luz natural, no tenia otra forma de Republica que la Monarquía”. Pero esta Monarquía que prefiere Bodino es la Monarquía en donde el monarca es el poseedor de la más alta potestad en el Estado, es el titular de la soberanía. “Puesto que no hay nada mas grande en la tierra, después de Dios, que los príncipes soberanos”. Y esta soberanía les es innata por el solo hecho de ser reyes; no la adquieren del estado ni del orden jurídico establecido, los reyes son soberanos porque son reyes, y esto basta. “Pero en cuanto a las leyes divinas y naturales, todos los príncipes de la tierra están sujetos a ellas, y no están en su potestad contravenirlas si no quieren ser culpables de lesa majestad divina”.

“La doctrina de Bodino es bastante compleja y muy vinculada a la concepción medieval de la supremacía de la ley”, pero es el punto de partida donde mas tarde se apoyaran otros tratadistas para dar sus deferentes opiniones sobre la soberanía.

Setenta y cinco años después de la doctrina de Bodino, Hobbes hace sus conclusiones lógicas sobre la soberanía y declara que “los postulados del derecho natural no eran para el soberano sino una simple guía moral”. El poder del estado _absoluto, supremo e ilimitado. Se trata de un poder omnimodo que no está obligado a cumplir las leyes por él promulgadas, ni es responsable ante los ciudadanos, ni puede ser resistido.”Dar la ley..., quebrantar la ley. El soberano no puede estar atenido a las leyes que él ha hecho _ nadie puede obligarse así mismo..._, el que sólo esta obligado ante si mismo carece de compromiso”. De esto podemos ver que el soberano es quien tiene capacidad para definir y distinguir la justicia de la injusticia. Pero la omnipotencia del soberano no es excluyente, por lo tanto existen determinadas obligaciones que hay que cumplir, bajo pena de ser responsable ante Dios, lo cual acarrea la “pena de muerte eterna”.

Hobbes confunde al Estado y la Iglesia en una sola persona, lo convierte en el órgano de la una y del otro cuando nos dice que: la asamblea de la iglesia en una reunión de hombres que profesan la fe cristiana, unidos en la persona de un soberano, bajo cuyas órdenes deben congregarse. El estado y la iglesia son una misma cosa, Nadie tiene ya que servir a dos señores el soberano, “como factor supremo de su pueblo, que detentan el derecho de nombrar a los pastores subordinados, podría bautizar, administrar los sacramentos (aunque no lo haga). Y si no pronuncia la excomunión, de la cual abusaba la iglesia católica en la Edad Media contra los príncipes cristianos, es él quien da a las sentencias de sus doctores, fuerza ejecutoria”.

Pero han de transcurrir ciento treinta años para que la soberanía justificadora del poder absoluto a lo Hobbes, de un giro completo y se traslade del monarca al pueblo, aún cuando conserve su carácter de absoluta. Y es, Juan Jacobo Rousseau quien le va a dar este giro al substraer la soberanía del monarca y hacer al pueblo depositario de la misma, dándole a la soberanía un carácter democrático.

Los caracteres de la soberanía se desprenden del origen del contrato y de la definición del soberano. El soberano es el pueblo, y éste se encuentra constituido por el pacto social, es un cuerpo político que surge del contrato social y cuya expresión es la ley. Así, el verdadero soberano es la voluntad general; por lo cual el hombre no esta sujeto a ningún individuo, sino simplemente a la voluntad general, y la voluntad del soberano es el soberano mismo. Y es por eso que la soberanía, o poder del cuerpo político sobre ese mismo cuerpo, se confunde con la voluntad general, y sus caracteres son los mismos de esa voluntad. Por ello, estando el estado formado por los mismos individuos que constituyen la soberanía, no puede existir interés contrario entre el Estado y la soberanía. No es necesario, “por tanto dar a los súbditos ninguna garantía. Cada individuo, al obedecer la voluntad general, no hace, sino obedecerse así mismo; su voluntad individual se funde con la general”.

  • La Soberanía Es Inalienable

“Afirmo, pues, que no sintió la soberanía sino el ejercicio de la voluntad general, jamás deberá enajenarse, y que el soberano, que no es mas que un ser colectivo, no puede ser representado sino por el mismo”. Una voluntad no puede darse a si misma una limitación para el porvenir en la forma de un representante o un diputado. “El soberano puede muy bien decir: “yo quiero lo que quiere actualmente tal hombre, o al menos, lo que dice querer”. Pero no podrá decir: “lo que este hombre quiere mañana, lo querré yo también”, pues es absurdo que la voluntad se encadene para lo futuro, aparte que no hay poder que pueda obligar al ser que quiere, a admitir o consentir en nada que sea contrario a su propio bien”.por eso la soberanía es inalienable, no puede someterse a otro poder. “Por tanto los diputados del pueblo no son ni pueden ser sus representantes; no son mas que sus comisarios”.

Sin embargo la doctrina de Rousseau, fue la inspiración de la Revolución Francesa y hasta cierto punto de la América quienes vienen a consagrar luego, la soberanía en la Nación, y aun cuando la soberanía roussonianaes absoluta, infalible, indivisible e inalienable, amen de ser sagrada e inviolable, a los pueblos actuales no les ha quedado otro recurso que ejercerla de dos maneras diferentes según la forma de gobierno: en el sistema de Democracia directa, como es el sistema suizo, médiate la asamblea del pueblo; y en la democracia representativa, mediante los órganos que ejercen los poderes públicos.

  • La Soberanía Es Indivisible

“La soberanía es indivisible por la misma razón de ser inalienable; pues la voluntad es general no lo es, en el primer caso; la declaración de esa voluntad constituye un acto de soberanía y es ley; en e segundo no es sino una voluntad particular o un acto de magistratura; un decreto o lo mas”. Dividir a la soberanía es darle muerte, por eso la soberanía es una sola e indivisible.

  • La Soberanía Es Infalible

“Frecuentemente surge una gran diferencia entre la voluntad de todos y la voluntad general; esto solo atiende el interés común , aquella al interés privado; siendo, en resumen una suma de las voluntades particulares; pero suprimid de de esas mismas voluntades las mas y las menos que se destruyen entre si, y quedara como suma e las diferencias la voluntad general”.estando el soberano formado por las particulares que lo componen, no puede tener intereses contrarios a los de éstos, el cuerpo o puede perjudicarse a si mismo, a sus miembros ni a ninguno en particular. Todo acto de soberanía va en pro de todos los ciudadanos, y siendo esta la voluntad general, sin filtraciones ajenas de voluntades particulares, es unánime, por lo tanto es infalible.

  • La Soberanía Es Absoluta

“Así como la naturaleza ha dado al hombre un poder absoluto sobre todos sus miembros, el pacto social da al cuerpo político un poder absoluto sobre todo los suyos. Es este el mismo poder que, dirigido por la voluntad general, toma, como ya hemos dicho, el nombre de soberanía”. A esto podemos decir: que Rousseau, quien combatió en todos los frentes el absolutismo, termina siendo absoluto, ya que al construir una soberanía como la ya analizada, sin peligro para los gobernados, pero en el mismo plano de la soberanía de Hobbes, solamente ha cambiado al sujeto “El Estado soy yo” por “El Estado somos nosotros”.

Sin embargo, la doctrina de Rousseau, fue la inspiración de la Revolución Francesa y hasta cierto punto de la Americana. Quienes vienen a consagrar luego, la soberanía a la Nación, y aun cuando la soberanía roussoniana es absoluta, infalible, indivisible e inalienable, amén de ser sagrada e inviolable, a los pueblos actuales no les ha quedado otro recurso que ejercerla de dos maneras diferentes según la forma de gobierno: en el sistema de Democracia directa, como es el sistema suizo, mediante la asamblea del pueblo: y en la democracia representativa, mediante los órganos que ejercen los poderes públicos.

  • Replanteamiento Moderno: Soberanía Y Derecho.

Bodino trata de encausar la soberanía para encontrar su contenido en lo externo, Hobbes lo identifica con el monarca en un sentido absoluto, y Rousseaula conserva tan absoluta como sus antecesores, caminándola solamente de pedestal y dándole un giro hacia la Democracia. Pero la doctrina de Bodino y de Hobbes, donde el monarca absorbe toda la soberanía, luego un parlamento dotado de todos los poderes en Inglaterra. Un monarca absoluto en Francia y la doctrina del poder inalienable de Rousseau, nos conducen al mismo orden de pensamiento.

La moderna teoría nos explica la soberanía como una propiedad del poder del Estado; pero una propiedad del Estado pero no de uno de sus órganos. El Estado es soberano y este supra-ordenado respecto de todos los poderes existentes o que puedan existir. A el pertenece la dirección suprema si que se pueda recurrir a una instancia superior, que por hipótesis no existe ni puede existir.

Siendo el Estado moderno, un Estado de derecho, no puede actuar a los márgenes de del Derecho, hacerlo seria la negación misma del Estado, y es por esto que la soberanía no puede ser la voluntad de una persona a lo Bodino ni a un grupo Rousseau. El concepto actual de soberanía tiene una idea talmente distinta a las tesis que ya hemos visto. Así, se ha incluido el poder de la voluntad para sustituirlas por el poder del Derecho, que “se manifiesta de manerafundaamnetal pero no inclusiva, a través del ejercicio del poder constituyente.

Pero debemos tener en cuenta, que el mismo Estado pone su poder, mediante la Constitución y otras leyes, un límite a ese poder. Y tiene que ser así, porque la soberanía como todo poder de Derecho tiene que ser “precisa y rigurosamente delicada por una regla de competencia, dejando así de ser un poder irrestricto, para estar sometido a las normas que establezca el Derecho”.

Proyecciones De La Soberanía:

  • Soberanía Externa e Interna.

EL “Estado como voluntad supraordinada es un poder supremo”. Pero lo es únicamente en cuanto a los hombres y las agrupaciones humanas, como partes integrantes que son del Estado. Este poder supremo se manifiesta en el Estado mismo y frente a otros Estados; los cual nos indica que existe una especie de muralla dentro de la cual se manifiesta el Poder del Estado como poder supremo; pero solamente llega hasta allí; hasta ese amurallamiento llamado frontera. Hasta aquí esta supra- ordinado, pero como existen muchos Estados, y todos en las mismas condiciones, hablamos de una coordinación de Estados, donde cada uno tiene su propia soberanía interna, pero que a través de esa muralla, que ya hemos mencionado, se filtra un poco de nuestra soberanía para invadir el campo ajeno. Y es así, por la coordinación de los Estados dentro del orden Internacional, donde se distinguen dos relaciones de la soberanía: hacia dentro y hacia fuera.

En este orden de idea se habla de soberanía de Derecho interno y soberanía de Derecho Internacional.; pero si hay una soberanía, esta es interna de otros Estados, lo cual vendría a constituir una soberanía externa y esto no es posible porque seria contradictorio. Sin embargo, la idea de un Estado solitario es igualmente imposible, y bien sabemos que estos están coordinados con los restantes Estados por medio de un poder “que determina sus relaciones reciprocas y señala a cada uno el puesto que debe ocupar dentro del mismo sistema, por tanto, bajo el supuesto de que sobre todos los Estados existe un orden jurídico común, frente al cual los distintos Estados no representan sino ordenes parciales delegados”.

Pero cuando se habla de soberanía externa, “independencia externa” el Estado esta dotado de un poder supremo, y así puede determinar cuales son o serán las relaciones que desea mantener con los otros Estados. En estas relaciones no puede interferir ninguna otra nación, y tiene que ser así para que los Estados puedan actuar con toda libertad en el trato con los demás países, y sean responsables de las obligaciones adquiridas. Esta es la independencia externa, y como estamos viendo, es una condición necesaria para la afiliación a la comunidad de naciones y constituye la prueba más evidente de que el Estado es dueño de su personalidad internacional independiente. En este caso, el termino “soberanía” se usa indistintamente de independencia, y así, la soberanía viene hacer una manifestación de la personalidad independiente del Estado en sus relaciones con los otros miembros de la comunidad internacional.

  • La Soberanía y su ejercicio.

La Soberanía es uno de los elementos más representativos del Poder del Estado, y es el pueblo, tan mencionado en los ordenamientos jurídicos quien lo detenta y ejerce por medio de los órganos destinados para tal fin. El estudio de la Soberanía implica el conocimiento de una serie de elementos que permitan su fácil comprensión, así que se debe comenzar por saber de dónde se origina.

Conclusión.

El concepto de soberanía surgió cuando los europeos de los siglos XVI y XVII empezaron a buscar fundamentos laicos sobre los que basar la autoridad de los incipientes estados nacionales. El término soberanía proviene de la palabra soberano que implica ausencia de control; pero soberano también es el jefe de un Estado monárquico, es decir, de un ente político, y por esta razón la soberanía ha surgido en el campo político.

En los sistemas donde el mando está en manos de una sola persona, conocidos como sistemas monárquicos o dictatoriales, la soberanía es ejercida por el soberano, dictador, emperador o rey; y en los sistemas democráticos, que se basan en el estado de derecho, la soberanía está en manos del pueblo.

Así que, en primer lugar, es el pueblo, o el factor humano del Estado quien detenta la soberanía. No obstante, es imposible que la soberanía en los Estados democráticos sea ejercida directamente por el pueblo, y por esta razón la misma es delegada en los órganos que conforman el Estado. De esta manera el concepto de soberanía surge en lo político, posteriormente debió transformarse con la intención de garantizar un fondo jurídico al poder del Estado.

Históricamente el gran problema con la soberanía ha sido determinar en quién recae la misma. Muchos estudiosos del derecho constitucional, entre ellos Sánchez Viamonte, han explicado con más claridad este hecho, conviniendo que en las repúblicas democráticas, no puede haber más soberanía interna o externa que la popular, es decir, que desde el punto de vista político, la soberanía no es otra cosa que la voluntad de la mayoría. Coincidiendo con el Dr. Humberto La Roche, la Soberanía se encuentra entonces íntimamente ligada al concepto mismo de Estado, de manera que el Poder Soberano viene a ser uno de los elementos que contribuye a estructurarlo. Por esto, se dice que la Soberanía Nacional es lo más importante dentro del Estado. Es la suprema autoridad.

Es importante conocer cuales son las características de la soberanía para que todo adulto venezolano la pueda ejercer:

a. Es intransferible, es decir, no puede ser ejercida por otra persona que no sea la señalada expresamente por la Constitución.

b. Es ejercida o su titularidad está en manos del pueblo.

c. La Constitución y las leyes establecen las formas para ejercerla. Es ella quien concede la legalidad al Poder del Estado, por medio del reconocimiento o aceptación del mismo.

La Soberanía también es llamada El Poder del Estado, sin embargo, la soberanía no es otra cosa que un elemento integrante de ese poder. Para que éste poder sea considerado como legítimo por el pueblo que es el titular de la soberanía, este poder debe ser originario, es decir, debe ser propio del Estado y no de otro, es así como de esa originalidad puede decirse que se es independiente, y un ejemplo de ello se encuentra en el artículo 1º de La Constitución. Además de lo ya mencionado, para que ese poder sea totalmente soberano debe ser aceptado por el pueblo, quien es el titular de la soberanía.

La forma más representativa en la que los ciudadanos ejercen la soberanía es por medio del sufragio, sin embargo, en la Constitución no solamente se deja ver la intención de canalizar la participación ciudadana hacia el aspecto electoral, sino que incluye nuevas formas de participación a través de la figura del Referendo, donde el venezolano tiene la potestad de convocarlo.

El artículo 70 de la Constitución establece las formas por medio de las cuales el pueblo puede ejercer su soberanía tanto en lo político, a través de los referendos y otros medios allí establecidos; como en lo social y económico, por medio de las instancias de atención ciudadana, por solo nombrar una. De este modo se pudiera definir la Soberanía como la autoridad suprema de los Poderes Públicos que radica en el pueblo, pero que éste otorga al Estado y la ejerce a través de sus órganos.

Ante el Poder Ejecutivo, los ciudadanos pueden plantear sus solicitudes acudiendo al Palacio de Miraflores, donde el Vicepresidente u otro funcionario son los designados para tales fines. Mientras que en el Poder Legislativo, las personas pueden acudir a los despachos de los diputados que representan los Estados de origen ante La Asamblea Nacional o ante las oficinas de los respectivos Estados en El Edificio Esquina de Pajaritos y plantearle directamente el asunto que les interese.


En el Poder Judicial, los ciudadanos pueden plantear problemas y exigir justicia, con sólo acudir al Tribunal más cercano al domicilio del afectado. Si se trata del Poder Moral o Ciudadano, los venezolanos pueden recurrir ante la Defensoría del Pueblo, que tiene una sede en todos los Estados de la República, ante la Fiscalía del Ministerio Público o ante la Contraloría General, dependiendo del asunto. Con respecto al Poder Electoral, todos los ciudadanos pueden recurrir para aclarar o solicitar cualquier información ante el Consejo Regional Electoral o Nacional.

Bibliografía.

FAJARDO, Angel H

COMPENDIO DE DERECHO

CONSTITUCIONAL

GENERAL Y PARTICULAR

1985, Caracas

Universidad de carabobo

Facultad de ciencias económicas y sociales

Cátedra derecho publico

LA SOBERANIA

Integrantes:

- Mariagny chirino CI. 19.110.324

- Leydy Valvuena CI. 15.607.664

- José F Bravo H CI. 10.274.614

Sección 54

Valencia, enero de 2007