Situación de los gitanos en España

Discriminación social. Colectivo gitano español. Evolución histórica. Drogas. Ley gitana. Costumbres. Sensibilización social

  • Enviado por: Patricia Santirso
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
publicidad

ÍNDICE

  • A Modo De Presentación .................................................................. Pag.2

  • Origen E Integración ......................................................................... Pag.3

    • Entrada y recibimiento de los gitanos.

    • La Persecución y su transcurrir hasta nuestros días.

    • La Droga En La Sociedad Y En El Pueblo Gitano ........................... Pag.8

    • Educación: Problemas Que Se Plantean Y Posibles Soluciones ...... Pag.12

    • La Ley Gitana ................................................................................... Pag.18

    • Bibliografía ........................................................................................ Pag.20

    • 1.- A Modo De Presentación

      Dejando a un lado olvidos y generalizaciones, es preciso comenzar este trabajo con la aclaración básica, de una serie de términos o conceptos que se prestan a discusiones y polémicas por su vaguedad y/o incluso por un uso “interesado”

      • Diferenciación -> Alude a los individuos, a que éstos son distintos, a la heterogeneidad, las características individuales.

      • Desigualdad -> Implica que alguien tiene algo más que otro, siendo ese algo, importante socialmente.

      • Discriminación -> Supone la superioridad de unos frente a otros basada en la desigualdad, llevándonos ello al marco de lo legal.

      • Marginación -> Son marginadas aquellas personas que no disponen de los derechos reconocidos por la sociedad. Esta marginación genera reinvidicaciones, siendo una de las notas características el incumplimiento de la legislación.

      • Delincuencia-> Sería “una forma más de inadaptación social”. Dicho de otro modo, la sociedad establece unas determinadas normas para la convivencia de todos los miembros que pertenecen a ella. La trasgresión de tales normas conlleva una sanción debido a la desviación de los patrones socialmente aceptados. Con todo, no debemos olvidarnos de que las normas o reglas de convivencia varían de una sociedad a otra, al igual que el concepto de desviación puede tomar uno u otro significado dependiendo de uno u otro contexto y/o época.

      • Asimilación-> Vendría definido por el abandono paulatino de la identidad de origen y la sustitución por la identificación con el grupo dominante de la sociedad receptora.

      • Normalidad versus Anormalidad-> No cabe duda que las definiciones van a resultar distintas dependiendo de qué criterio adoptemos. Muchas veces se ha identificado lo normal con lo adaptado y lo anormal con inadaptado. Hacer esta comparación, desde nuestro punto de vista, es errónea. Creemos, por tanto, necesario hacer una matización: no es posible hablar de estos conceptos (normal, anormal, adaptado, inadaptado) sin hacer referencia a algo o a alguien. Así pues, en líneas generales, podemos decir que una persona es normal cuando presenta la capacidad para adaptarse a muy diversas situaciones y anormal cuando le faltan los mecanismos para llevar a cabo dicha adaptación.

      2.- Origen e Integración

      Soy gitano. Mis antepasados son oriundos del Punjab, una región al norte de la India, y gracias a la lingüística se puede confirmar tal hecho. En esta región de la India todavía se habla el Idioma Romaní, que es la lengua gitana y actualmente la menos adulterada, en tanto que el que sepa hablarlo se entenderá con todos los gitanos del mundo entero.

      Es una lástima que este legado cultural que es la lengua se esté perdiendo, tanto por no haberlo podido practicar como porque los gitanos más viejos en la actualidad apenas lo hablan con los jóvenes, nuestros jóvenes, por ello, en su mayoría no saben ni hablarlo ni tampoco lo entienden.

      Siguiendo con nuestro origen, ya los habitantes de la región de la India de la que somos oriundos practicaban el nomadismo, dedicándose sus habitantes al comercio; eran mercaderes y éste era el motivo por el cual estaban viajando constantemente, de un sitio para otro. Al mismo tiempo, también acompañaban a grupos guerreros, les curaban las heridas y les hacían las herraduras para los caballos, al mismo tiempo que les divertían con su música y sus juegos en los tiempos de descanso. Los gitanos, de esta manera, fueron acompañando a estos grupos de guerreros, por distintas regiones del mundo, lo que explica que pudieran llegar a alcanzar Europa al mismo tiempo que iban abandonando al grupo.

      Durante la Edad Media recorren Europa Occidental y exploran nuevas tierras, donde se van instalando. Las primeras huellas escritas son del siglo XIV; las primeras aparecen en Grecia, después en Creta, Corfú, Valaquia. Tras una prolongada estancia en Los Balcanes, a principios del siglo XV, reanudan de nuevo su caminar hacia el oeste, desplazándose en grupos dirigidos por jefes, que titulaban a sí mismos príncipes, duques, y condes. Atraviesan Hungría, Alemania, Suiza y en 1419 van a La Provenza, en 1420 a Bruselas, en 1425 París y los Pirineos Catalanes.

      Estos primeros gitanos proceden del Egipto Menor y de Grecia. De hecho, varias regiones de Grecia y de Asia Menor serán denominas con el nombre de Egipto Menor o Antigua Nicomedia. De esta manera, no puede extrañar que muy pronto se incurra en confusión entre estas comarcas, poco conocidas, y el gran Egipto de los faraones.

      En este recorrido mi pueblo, por donde iba pasando iba recibiendo un nombre. En Hungría se les llamó húngaros, Cíngaros y/o Egipcianos; en Francia gitans; en Inglaterra gipsy y en España gitanos. A su vez los gitanos entre ellos, y en su idioma -el Romano- se llaman Rones, que significa hombre, y otras por el nombre de Manuses.

      2.1.- Entrada y Recibimiento de los Gitanos en España

      En España los gitanos fueron recibidos maravillosamente. Lo primero que escucharon y aprendieron fue el lenguaje de los pueblos de los Pirineos catalanes, donde los campesinos se llamaban, y aún hot se siguen llamando, Payos / payeses. De ahí viene que el gitano llame a los españoles payos.

      Los gitanos, que hicieron una entrada noble y pacífica, trían salvoconductos que les permitían trasladarse de una a otra parte con toda libertad éste era su gran tesoro, el más preciado para ellos: la libertad de movimiento. Esto fue respetado y fueron bien recibidos por la Iglesia y los Monarcas españoles, que los consideraban “alegres personajes”. Fue como en el cuento de “las Mil y una Noches”.

      Los gitanos, pues, hicieron su entrada en los tiempos del Romanticismo, al mismo tiempo que hacen gala de su libertad sin fronteras, en una época donde primaba el vagabundeo, y gozan de la protección de todos los soberanos cristianos e incluso de la del jefe de la Cristiandad. Ellos muestran sus papales y salvoconductos, y así pueden cruzar cómodamente las fronteras e ir de peregrinaje sin establecerse nunca.

      Las caravanas gitanas, de esta manera, pasan sin novedad y sin escándalo, pacíficamente. Prueba de ellos es la siguiente anécdota del primer robo conocido -no fue de un gitano al payo, sino al revés-.Ocurrió en el pueblo de Alagón, cerca de Zaragoza, donde el gitano Conde Tomás, del Egipto Menor, que era muy aficionado a los perros galgos fue víctima de un robo de dos de sus perros por parte de un vecino de esta localidad; este hecho va a provocar la ira del Monarca, que ordenó la inmediata devolución de los perros. Años más tarde la Reina Blanca de Navarra donará la cantidad de 28 florines al mismo Conde Tomás.

      Este buen acogimiento que recibieron los gitanos nos e refleja únicamente en lo dicho hasta ahora, sino también por el hecho de que se les va a prestar toda la clase de ayuda en caso de necesidad y se les llega a conceder el derecho de administrar la Justicia entre ellos, como lo demuestra la Orden firmada por Juan II de Aragón, en el año 1460.

      Los gitanos, así, pueden ser considerados auténticos señores medievales que andaban por el mundo con sus familias y sus súbditos. Los Soberanos, a su vez, le concederían de buen grado ayuda y protección, siendo aquí de resaltar al alto dignatario Miguel Lucas de Iranzo que no sólo los trata como iguales sino que también les ofrece el principesco recibimiento y les acoge en su palacio de Jaén; esto mismo va a suceder en el año de 1462 y en el 1470, pero esta vez en su Residencia de Andujar, donde les tributó de nuestros honores y les dio vestidos y una buena cantidad de monedas de oro, para gastos de viaje, al mismo tiempo que, siguiendo con la costumbre medieval, les escoltó hasta media legua fuera de la ciudad.

      Como podemos apreciar en los primeros tiempos había buenas relaciones entre los gitanos y la nobleza de España. En esta relación los gitanos eran apreciados por su talento y la destreza en el trato de caballos, lo que les hizo capaces de aportar “bestias” prestigiosas a las cuadras de sus amigos nobles. De igual manera, son de resaltar algunas situaciones amorosas, como los amores de don Diego de Mendoza, futuro Gran Duque del Infantado, con la bella amazona María Cabrera; de estos amoríos nació, en el año 1481, Don Martín, futuro Arcediano De Guadalajara y Talavera, así como seductor de la tía de Miguel de Cervantes.

      Hasta aquí podemos decir que los gitanos vivieron los tiempos más felices de su integración en Europa. Este escaso tiempo fue el transcurrir entre el año de 1425 al 1499, que a su vez va a ser reconocido como el tiempo de la Edad de Oro para el pueblo gitano.

      2.2.- La Persecución y su transcurrir hasta nuestros días

      Los llamados Reyes Católicos ponen a los gitanos entre la espada y la pared, al querer una sola lengua y una sola religión. Ello propiciará la expulsión de los judíos y persecución tanto de los árabes como de los gitanos, a los cuales obligaban a convertirse al catolicismo y a quedarse fijos en un lugar, es decir, a renunciar al preciado tesoro de la libertad. Les cortaron las alas, les privaron de lo que más falta les hacia, ya que para ellos era como si les hubiesen atado los pies y las manos.

      El pueblo gitano anhelaba su Libertad, esa libertad que unida al Amor es lo más importante para este ser viviente. Es un pueblo que no quiere ataduras ni prohibiciones. Desea ser como las aves del cielo, como lo fueron sus abuelos, sus padres, sus antepasados en su país de origen. Los Reyes Católicos negaron la libertad de este pueblo y con ello sus oficios, todas sus costumbres, música, danza, trabajo y lengua. Se les prohibió su forma de vestir y hasta procrear.

      La pérdida de libertad fue tal que se llegó a prohibirles salir a más de media legua del pueblo donde habitasen; el que no respetase las órdenes a la primera vez se le cortaban las orejas y si reincidían lo llevaban a galeras o a la horca. A los niños los apartaban de sus madres al destetarlos y les metían en hospicios, con la finalidad de cuidarlos hasta los 8/10 años, que eran puestos a servir como esclavos para señores -por la comida y un vestido por año-.

      Cuando los niños, en genérico, tenían 15 o 16 años, edad que era considerada como peligrosa, se les enviaba por separado; a las chicas al continente americano, donde se casarían con indígenas. Así, anulado el contacto sexual entre esta raza se pretendía exterminar al colectivo gitano. En los colegios, a su vez, se prohibía su lengua, al mismo tiempo que se castigaba a todo aquel que utilizase la palabra gitano y/o vistiese como ellos.

      Esta realidad dura ya quinientos años. Años de persecución, maltrato y genocidio, sin ningún derecho o fuerza que les amparase o protegiese como grupo social. Por citar a algunos de los que hostigaban la caza de gitanos podemos nombrar como destacados: Cienfuegos, Campomanes y Valiente.

      Los gitanos, al verse indefensos y saberse perseguidos, se escondían donde podían y donde se les daba refugio; se trataba o bien de personas que se apiadaban de ellos y/o frailes que les ocultaban en las celdas de sus conventos, donde los perseguidores no podían entrar, al no contar con un permiso del gobernador. Pero estos tres hombres, antes citados, se van a erigir o nombrar a ellos mismos como gobernadores, en tanto contaban con el apoyo de las cortes para hacer y deshacer; estos “inquisidores”, a su vez, mandaban a hombres con permisos especiales para poder entrar a los conventos y sacar a los pobres gitanos -en su mayoría ancianos, mujeres y niños- de donde se encontraran. Muertos de miedo eran sacados y, muchas veces, les mataban sin miramiento y “mirando por la economía!- a los niños les cogían por las piernas y les golpeaban contra las rocas y contra los árboles, para no gastar munición.

      Ésta es nuestra realidad; éstos son unos hechos reales, ejercidos al grupo social gitano por amar la libertad y, solamente y exclusivamente, por el hecho de ser Gitano. Esto aconteció a finales del siglo quince, en el año de 1499. Éste es el año en que los Reyes Católicos firmaron el decreto que tanto mal hizo a la integración del grupo social gitano en nuestro contexto español. Pero pasan los siglos XV, XVI, XVII, XVIII y XIX, y llegamos al siglo XX y aún hay y sigue habiendo gitanos. Por ello, no podemos preguntar, si verdaderamente hubo tanta exterminación de gitanos, ¿cómo es que todavía existen?

      La respuesta puede ser que siempre hubo personas buenas, que les ocultaron y les libraron de una muerte cierta; otra posible sería que los tenían por su conveniencia para que les ayudasen en sus menesteres, sobre todo en lo referente a las caballerías; y cabe, además, la ayuda suprema que les protegería en todo momento, igual que protegió a los hebreos en Egipto, cuando los faraones les tenían esclavizados y dieron orden de matar a todos los niños que naciesen, salvándose su posterior liberador: el niño llamado Moisés.

      Y llegamos hasta aquí, hasta el siglo XX en el que se sigue sin aceptar al grupo social gitano. La exterminación no existe, pero su persecución está reciente. Así, en tiempos del franquismo los gitanos tenían que vivir como aquellos que huyen de la justicia, semiescondidos porque nada más verles la guardia civil, sin apenas pedirles papeles y sin escucharles, les echaban; llegaban a otro sitio y les volvían a echar y así, sucesivamente, de un lado para el otro.

      No les dejaban vivir, no les daban ninguna oportunidad, les acosaban constantemente. Este acoso, a su vez, llevaba a que de vez en cuando se vieran obligados a robar por necesidad -el hambre les obligaba-. De esta manera, no robaban por robar, robaban para que sus hijos no murieran de hambre y, por ello, robaban patatas del campo y algunas gallinas y/o burro para llevar los pocos trapos que tenía.

      Esto sí es cierto y real. El problema es: ¿cuánto pagaron por ello?, ¿Cuántas palizas les dieron? Estas palizas fueron malas, pero fueron más malas y más crueles las palizas que le dieron por las gallinas que se comieron los payos y tuvieron que pagar ellos. Esto, por desgracia para el gitano, no nos cabe la menos duda, sucedía con bastante frecuencia.

      Los gitanos viejos cuentan que cuando se acercaban a algún pueblo las vecinas al verles llegar llamaban a las gallinas por miedo a que se las robasen. De igual manera, si se daba el caso de que se echaba en falta alguna gallina, en aquel momento, los vecinos se ponían nerviosos y sin buscar más decían que les faltaban aquellas gallinas y que habían sido los gitanos porque les habían visto por aquel lugar. El siguiente paso era llamar a la guardia civil, que se presentaba en aquel lugar, detenían a los gitanos y sin más les llevaban al cuartel, donde se les pegaba la gran paliza. Se cuenta que a veces llegaba la dueña de las gallinas diciendo que habían aparecido, pero los pobres gitanos ya salían que no podían ni moverse de la paliza recibida.

      También se cuenta que a veces las familias gitanas que pasaron por lo indecible (malos tratos y vejaciones) se encontraban esperando que se cocinaran unas patatas, con un hambre tremenda y sin haber probado bocado -ni mayores ni criaturas- alrededor del fuego, y en ese momento crítico llegaba la guardia civil y sin compasión, ni miras de ninguna clase, le pegaban una patada a la pota y tiraban las patatas, echándoles a continuación del lugar.

      Y yo os pregunto ¿cómo reaccionarías en ese caso? Y, en el puesto de esa gente, ¿cómo no se va a engendrar odio en los corazones?, ¿Cómo se puede hablar bien de aquel que te ha hecho mal y mucho daño?, esto, queridos compañeros, es una parte de la realidad de un pueblo que, por el hecho de llamarse gitano, es rechazado por toda la sociedad.

      A pesar de todo, España no es ninguna reserva. En todos los países se cocinan habas. Quiero decir con esto, que entre los payos, también entre los gitanos los hay buenos y los hay malos; los hay que roban, pero también los hay que no lo hacen. Quiero decir todavía más con respecto al gitano: el gitano si robó nunca lo hizo en grandes cantidades y sí para subsistir, para el día a día. El gitano nunca fue atracador de bancos o fondos reservados de guante blanco; el gitano nunca asesinó a nadie para robar, ni mató al padre, al hermano o al pariente por un pedazo de tierra o una herencia. El gitano sólo ve el presente, vive al día y no mira el mañana, por lo que es muy conformista. Si tienen comida sus hijos, se siente un cabeza de familia orgulloso.

      El gitano es agradecido. Si le regalan algo lo tiene en cuenta. Si algún payo le ayuda en alguna necesidad, el gitano siempre lo tiene presente. Cuando un payo tiene un amigo gitano sabe que éste nunca le traiciona y que puede confiar en él; pero no es igual cuando el gitano cree tener un amigo payo. Así, cuando el payo está a solas con el gitano le cuenta lo que siempre se dice a la persona presente: “si todos fuesen como tú. Tú eres diferente a ellos”. Esto, indudablemente, va a suceder con el amigo gitano, pero cuando esta misma persona que dice tales alabanzas se encuentra entre payos y surge la discusión de los gitanos puede cambiar, casi seguro, su repertorio de alabanzas. Es decir, ahora pasa a afirmar que: “todos los gitanos son iguales” y ya no defenderá al amigo gitano.

      Al gitano le ha sucedido muchas veces, el poner su confianza en un payo, que considera leal y amigo, lo que comenta con los amigos suyos gitanos diciendo “yo tengo un amigo payo verdadero”. El problema es cuando llega al lado del que él creía que era amigo, ya que no es la primera, y pro desgracia no va a ser la última, que éste se vuelve la espalda y hace como que no lo ha visto.

      Para el pueblo Gitano este comportamiento es el peor desprecio que se le puede hacer, ya que a este colectivo de la población siempre se le ofrecieron cosas pero nunca se las dieron. El gitano está harto de palabras, y aunque sabe que en su entorno hay de todo -gitanos bueno y gitanos malos- como también lo hay entre ustedes, lo que va a exigir son oportunidades.

      3.- La Droga En La Sociedad Y En El Pueblo Gitano

      Cuando entró la Democracia en España, los gitanos vieron como el cielo abierto al caer el peso que llevaban sobre sus espaldas durante el franquismo; por fin iban a poder salir de aquella clase de vida. Ya era hora de dejar el tener que huir del sometimiento constante, del tener que ir de un sitio para otro obligados injustamente y tratados de una forma inhumana y sin derecho a tener ni voz ni voto. Se acabó la esclavitud, pensaron los gitanos, ahora tendremos nuestros derechos ante la ley, como todo ser humano; nos integramos en la sociedad, tendremos casa y trabajo y nuestros hijos irán a la escuela.

      Era un cuento de hadas. Por fin nos admitiría la sociedad y nos reconocerían nuestros derechos. Éramos, finalmente, humanos. Pasamos a tener derecho al voto, para elegir al presidente del partido que deseáramos y al alcalde de nuestra ciudad, y a sus concejales. No entendemos de política, pero hablamos de ella y criticamos, de vez en cuando, de unos y de otras; unas cosas nos gustan y otras no tanto. Los gitanos, así, nos alegramos mucho cuando entró la monarquía, nos alegramos cuando entró la democracia, porque iba a cambiar nuestra forma de vida, porque íbamos a ser bien mirados, porque el gitano y el payo iban a convivir amigablemente, porque ya no iba a existir odio, ni racismo, porque, e definitiva, todos íbamos a ser iguales.

      Entro la Monarquía, que alegría; entró la democracia, por fin íbamos a ser libres. Pero aquella libertad que tanto deseaba el pueblo gitano y el pueblo payo, aquélla libertad soñada no nos hizo el bien, que nosotros esperábamos; posiblemente, nos cogió desprevenidos, y sin preparar para un cambio tan importante; al mismo tiempo, los que no estábamos preparados, los que no lo entendimos bien, y tomamos un camino distinto en vez de tomar el camino de la libertad, al no estar informados como es debido tomamos el camino del libertinaje. Este camino, sin lugar a dudas, fue el camino de nuestra perdición; este camino, para payos y gitanos, fue el camino de la muerte y la destrucción.

      Los que estaban preparados debidamente para aquel paso tan importante lo tomaron tal y como era de esperar. De esta manera, si antes vivían bien ahora viven mucho mejor; los ricos son más ricos, y los pobres siguen pobres. Pero los gitanos que eran pobres antes, con su pobreza vivían, pero ahora son más pobres y más desgraciados en su mayoría. Esta realidad, innegable por otra parte, es debida a su poca preparación para el cambio tan tremendo en su vida. El pueblo gitano no estaba preparado para un cambio tan brusco, al estar acostumbrado a obedecer sumisamente a las autoridades debido al respeto y al temor que las autoridades de aquellos tiempos les imponían. Al entrar la Democracia y al ver que los demás pasaban a ser libres en sus formas de hacer y de actuar, ellos les imitaron y aquel miedo que anteriormente sentían desapareció.

      Los jóvenes, y digo así porque los viejos todavía tienen miedo a las autoridades, son los que se equivocaron de camino; no es de ellos directamente la culpa, porque estos jóvenes poco antes eran obedientes a sus padres, respetaban sus costumbres, a sus ancianos y a todo lo que les rodeaba, y por supuesto a las autoridades. De esta forma, todo lo que tenían, que por supuesto no era mucho pero si de mucho valor, se vino a bajo por culpa del cambio que trajo la muerte para la mayoría de la juventud del pueblo gitano, y no menos para la sociedad paya.

      Hace estragos en un numero elevado de jóvenes en todas las ciudades. Se filtro como una inyección letal en nuestra España. Esto que entro para acabar con nuestros jóvenes, perjudicando a la sociedad, al pueblo gitano lo ha echado a la ruina total, es el cáncer llamado droga.

      Ninguno de los desastres ocurridos hasta ahora ha hecho tanto estrago como la maldita droga, frente a ello, posiblemente piensen aquellos que no tienen el problema en su casa que estoy exagerando, pues si no lo tienen den gracias a Dios por ello. Aunque por desgracia, en España, el matrimonio que no tiene directamente a un hijo, tienen a un sobrino o a un hermano... con esto quiero decir que directa o indirectamente, nos afecta a todos, aunque al pueblo gitano le ha afectado muchísimo mas que al resto de la sociedad.

      Al demonio de la droga el franquismo lo tenían bien amarrado y no lo dejo mover, pero el cambio, posiblemente ignorando los estragos y el desastre que iba a causar, le quitó las pesadas cadenas que le tenían amarrado y él dio, para mal de la juventud, una libertad cancerigena. Los jóvenes gitanos se equivocan con el cambio, al igual que otros que como ellos han entendido mal el sentido de libertad y lo convirtieron en libertinaje, que es algo muy diferente.

      El cambio modificó a los gitanos, y en su mayoría, para mal por causa de la maldita droga. Los gitanos hemos perdido muchas de las cosas buenas que existían en nuestro pueblo, como era el respeto a nuestras leyes, as nuestros ancianos, a los hombres de respeto que imponían sus leyes, y todos los respetaban. Hoy, a consecuencia de la maldita droga, los drogadictos no respetan las leyes y los hombres que las imponían al darse cuenta de que son enfermos y victimas de esa adicción no pueden poner orden, porque estos no obedecen.

      Con esta realidad, aquella maravillosa ley que tantos y tantos casos, y cosas malas arregló, ya no existe en nuestro pueblo, porque si hay un problema entre drogadictos el que se ponga a arreglarlo queda mal y ellos los que tuvieron y provocaron el lió, a los dos días quedan bien, como si nada hubiera ocurrido. Debido a ello, no puede extrañarnos que en estos casos los gitanos de respeto no puedan hacer nada.

      Estos jóvenes con adicción a la droga son enfermos y no saben lo que hacen, no son dueños de sus actos por lo que no ven el daño que están causando a su misma familia y a su pueblo. Son enfermos que no respetan que no respetan las costumbres gitanos, no respetan a los mayores, no respetan los lutos, no respetan a nadie ni a nada. Ellos no son los únicos culpables pero si son una de las causas por las cuales el pueblo gitano ha perdido mucho de sus buenas costumbres. Pero, gracias a Dios, este pueblo viendo lo que estaba perdiendo se ha apartado del camino de la destrucción para salir adelante, intentando conservar y retener sus buenas costumbres.

      Estos hermanos gitanos están intentando reconstruir las cosas buenas que había, y sin lugar a dudas lo conseguirán, tratan de destruir, desechar las cosas malas que tenían. Hay que ir desechando todo lo malo, todo lo que no sirva, todo lo que estorbe y todo lo que posibilite nuevos tropiezos y que cause o pueda causar daño, esto seria lo ideal para que España fuese lo que todos deseamos que sea, una España donde se vive honestamente sin odio ni racismo en nuestros corazones.

      Lo cierto es que esto solamente lo pueden solucionar los que tienen el poder, los gobernantes, los que tienen las llaves del bien y del mal -legislan, dictan sentencia-. Seria maravilloso que abriesen con las llaves del bien esas puertas de luz y de gloria, donde todos puedan tener las mismas oportunidades donde todos vivamos en paz y en buena armonía. Al mismo tiempo, se deberían cerrar con estas llaves las puertas de la droga y que no vuelvan nunca más a abrirlas. Pretendemos que esta maldita droga no conozca a los jóvenes del futuro y, así, poder conseguir unos hombres sanos en cuerpo y mente, que se encarguen de llevar la responsabilidad y el peso de que su nación no se corrompa en los tiempos venideros.

      Esto se puede conseguir con el esfuerzo de todos. Aquí no podemos engañarnos: si no colaboramos todos nunca saldremos del pozo. La lucha no es fácil ni tampoco de unos pocos; esta lucha es de todos y, por tanto, todos tenemos que colaborar. Y en esta lucha es imprescindible estar apoyados por los altos dirigentes, que son los que tienen en poder y él deber de velar por los derechos de su pueblo, así como dirigirlo correctamente.

      Ver esto realizado sería como un maravilloso sueño para todos los humanos; pero este sueño únicamente puede verse realizado cuando los que tienen el poder quieran hacerlo real. La situación no puede seguir así; no nos podemos cruzar de brazos sin intervenir, ya que si actuamos estamos consintiendo y, al mismo tiempo, somos cómplices de lo que esta ocurriendo. Lo cierto es que el problema de esta gente, y de la marginación en general, nos afecta a todos, no por el hechos de que esta gente se dedique a una actividad determinada o a un trabajo sucio, sino más bien por el hecho de que son focos que ni dan buena luz ni buena imagen al pueblo español.

      Es reconocido por todos que en estos barrios marginales es donde se encuentran desarrollados de una forma preocupante los problemas de drogodependencia y prostitución, sin que ello implique que en tales barrios no podamos encontrar buenas y respetadas gentes. Con todo, y por regla general, al perro flaco todo son pulgas -el que tiene buna fama échese a dormir-.

      Yo no apruebo la maldita droga; la desapruebo y la maldigo y la maldeciré toda la vida. Dicho esto, no quisiera verme, ni por lo mas remoto, pasando por lo que las necesidades de la vida hacen pasar sin que uno quiera. Muchos de los que criticamos y hablamos mal de estas gentes tendríamos que pensar detenidamente que si nos encontrásemos en las mismas condiciones que ellos, posiblemente no conoceríamos otras salidas.

      Hay que pensar que el hambre es muy mala compañera. Poniéndonos en la situación de un padre que no tiene pan para llevarles a sus hijos, que no tenga nada que llevarles para comer, ya que no encuentra trabajo ni tiene a donde recurrir para que le puedan prestar ayuda; este mismo padre ve que transcurre un día y otro día y que sus hijos lo están pasando mal, al mismo tiempo que espera que el mañana va ser peor y sin tener a donde ir a pedir auxilio. En es momento donde usted se encuentra sin salida, llegan y le ofrecen ganar dinero suficiente para salir del hambre y de la miseria, al mismo tiempo que le anuncian que no tiene que temer, que no le va a ocurrir nada. Eso si, a cambio solamente se trata de vender unos granitos de porquería.

      Usted y yo, al ser tentados por el demonio de la droga, como somos personas buenas que no hemos hecho nunca nada malo, posiblemente de momento lo reprendamos. Pero llega mañana y no hay nada que darles a los hijos, ni a la mujer y usted lo esta pasando cada vez peor, sin tener que darles y sin saber como solucionarlo. Llega otra vez el demonio, y vuelve a tentar: “no seas tonto hombre, pero como consientes estar pasándolo tan mal tú y tu familia pudiendo pasarlo bien sin que os falte de nada, y pudiendo vivir holgadamente, sin que a tus hijos y a tú mujer le falte de nada”. No tienes otra salida y te encuentras que tienes que decidir.

      Ahora dígame: ¿qué haría usted en estas circunstancias y en el caso de ese hombre?; ¿resistiría la tentación?; ¿aguantaría viendo a sus hijos pasando hambre y pasando todas las necesidades día tras día?. Seamos sinceros y dígame sin tapujos la verdad: usted y yo lo haríamos. Razonando u siendo conscientes, una persona normalmente situada no debería dedicarse a estos asqueroso negocios, pero algunas personas que hablan, sin saber lo que hablan, no les estaría de mas que se viesen, aunque únicamente fuera unas horas en esas circunstancias. Veríamos después como reaccionaban y se comportaban en este mundo. Nunca podemos de esa agua no beberé; ni escupir al cielo, porque te puede caer en la cara.

      Éste es el caso de la mayoría de los gitanos que se dedican al trapicheo de la droga y que viven en barrios marginales y, por lo general, en los poblados chabolistas. Se dedican a este mal negocio, creemos y así lo postulamos, porque no tienen otra clase de trabajo con el que puedan aportar el alimento y lo mas esencial e imprescindible para su familia, es decir, la forma de vida y la situación en que se encuentran son las que les obligan a dedicarse a este trapicheo. Aquí quiero decir bien claro para que se entienda que no todos los chabolistas son trapicheantes, porque como en todas partes, y como bien se dice hay gente buena y mala.

      Quiero decir, de igual manera, que no defiendo ni al payo ni a l gitano que tiene que ver con la droga, así como quiero que se comprenda de una vez que la etiqueta que la sociedad le ha puesto a los gitanos de que estos son grandes capos de las drogas es injusta y falsa. Es decir, los gitanos no son los que la plantan, los gitanos no son los que la cultivan, tampoco son los que la elaboran, ni tienen planeadoras, ni barcos que la trasporten, ni laboratorios donde la puedan transformar... para hacerse ricos. Lo vemos en la televisión y no son gitanos a los que detienen.

      Los gitanos no son angelitos y, por tanto, no voy a disculparles. Pero, también es cierto, tampoco son los demonios. Los demonios, por lo menos para nosotros, son los grandes capos, los grandes exportadores, los grandes traficantes. Estos sin son los grandes demonios, que a través de gitanos y payos ignorantes -que se encuentran, en múltiples ocasiones, sin trabajo, en condiciones difíciles- se están haciendo de oro y a estos les dan las migajas, la basura adulterada para que los jóvenes adictos sigan esclavizados y tirados. De esta manera, vemos como poco a poco se van consumiendo como una vela y sin poder evitar que tanta y tanta cantidad de estos jóvenes que están empezando a vivir mueran sin remisión, entre otras cosas a consecuencia de la basura que les dan.

      A los grandes jefes nunca los veremos en estas condiciones tirados por las calles dando tumbos con los cuerpo encorvados, los ojos desorbitados, haciendo el ridículo y dando el espectáculo, al mismo tiempo que hacen pasar a los padres por lo indecible. No, no son los grandes jefes, aquellos que cuando les apetece se ponen sus dosis puras, blancas nieves, sin adulterar, y a estos no les pasa nada. Aquí quien paga los consecuencias somos lo mas ignorantes, los que cargamos con todos los desperdicios, que los de arriba nos tiran depuse de haberse comido el fruto.

      Resumiendo, los demonios, los altos traficantes nos están matando a la juventud frente a ello, los gobernantes tienen el poder y él deber de impedir que mueran nuestros hijos; Que corten de una vez con la maldita droga y no anden jugando, como el gato y el ratón, porque con la muerte de nuestros hijos no se debe jugar.

      4.- Educación: Problemas Que Se Plantean Y Posibles Soluciones

      El pueblo gitano no se caracteriza por su condición sedentaria, de ahí que su orientación no sea hacia profesiones que requieran cierta estabilidad. El pueblo gitano muestra un alto porcentaje de población joven.

      Es importante la escolarización de los niños gitanos. Si observamos los índices de analfabetismo entre los gitanos, roza el 70% de los mayores de 18 años. Los planes de estudios vigentes en la educación española no están hechos para niños gitanos. Tampoco ofrece nuestra sociedad una integración al pueblo gitano, ya que la mayor parte de sus valores van en contra de la cultura gitana.

      Los gitanos tampoco están por acatar la educación española y rechazan la escolarización en la escuela de nuestra sociedad, ya que consideran que es una pérdida de tiempo y le dan más importancia a actividades laborales y a la colaboración doméstica.

      También existen otras dificultades a la hora de escolarizar a un niño gitano. P. ej: la lejanía de la vivienda a la escuela a la que el niño ha de ir, ya que se tiende a sectorizar a los gitanos en los extrarradios de las ciudades.

      Otro factor que influye en la no escolarización de los niños gitanos es la precaria situación de la vivienda, ya que no tiene una infraestructura apta para realizar tareas escolares.

      El período que un gitano está escolarizado en una escuela de la sociedad española, es muy corto solamente un 1% del pueblo gitano tiene los estudios medios cubiertos.

      Otro factor que impide la escolarización normal de los niños gitanos, son los padres de las Apas, ya que rechazan que los niños gitanos compartan las aulas con sus hijos.

      En el mismo colegio que una familia gitana intenta escolarizar a su hijo, se produce un rechazo, en la mayoría de las veces, poniendo como excusa la falta de plazas escolares.

      En la actualidad este rechazo tiende a disminuir, pero también se produce un fuerte rechazo de los niños payos, debido a la falta de higiene de los niños gitanos, ya que acuden a la escuela descalzos y poco aseados.

      El alto grado de absentismo escolar por parte de los niños gitanos se debe a varias razones: a la situación económica de la familia, que normalmente está muy lejos de poder permitirse pagar el material escolar necesario. Por otro lado, el trabajo de los propios niños que realizan dentro del seno de sus familias.

      Las familias gitanas también rechazan la escolarización de sus hijos porque ésta entorpecería el culto a la cultura gitana, ya que éste conlleva actividades en horario escolar.

      Para poner fin a todo lo anterior y disminuir la desigualdad en que se encuentra el pueblo gitano, el trabajador social debería actuar con la familia proporcionándoles u na accesibilidad económica para cubrir los gastos que implica la escolarización del niño.

      Otra medida a tomar para abordar el problema sería la variación en los programas educativos, incluyendo rasgos del pueblo gitano, para ampliar así la cultura y favorecer el interés de las familias gitanas hacia la escolarización de los hijos.

      A continuación nos disponemos a exponer una serie de argumentos que demuestran que en nuestros días está patente una situación escolar que se aleja de lo que podríamos denominar normal.

      Las familias gitanas suelen escolarizar tardíamente a sus hijos. Los gitanos suelen tener notoria instabilidad en el habitad donde tiene su vivienda debido a condiciones laborales de los padres, mejor decir de todo el clan, ya que por costumbre los miembros de una misma familia gitana se vuelcan en colaborar en cuanto aparece un trabajo. Otra causa de este movimiento es el rechazo que se percibe por parte de los miembros que comparte el entorno de un lugar donde desarrollan la vida.

      Aspectos psicológicos también hayamos a la hora de ponernos a buscar conflictos que impidan una integración en la sociedad, el ejemplo más claro lo encontramos en los niños, suelen ser hiperactivos, con lo que es complicado meterlo en un institución como puede ser la escuela en la cual se ven en la obligación de adaptarse a una normas desconocidas para ellos como puede serlo el horario escolar. En estos casos nos debe de surgir un planteamiento, si la culpa es de niño, o del sistema que está preparado solamente para acoger a niños payos, dejando a un lado a un amplio sector como son los niños gitanos que tienen el mismo derecho de recibir la enseñaza impartida en la escuela.

      También está comprobado que los materiales pedagógicos usados por la escuela no están adaptados para responder a las necesidades que los niños gitanos plantean. También comprobamos que los estudios realizados ponen en evidencia una precaria preparación por parte de profesorado.

      Los trabajos de los padres de los niños gitanos afectan de una manera muy directa a sus hijos, ya que estos trabajos son temporales y en la mayoría de los casos exigen un traslado de lugar de la vivienda, por lo que los niños están a expensas de los contratos laborales de los padres.

      En el pueblo gitano hay un determinante que marca a una persona desde el instante en que naces, esta el sexo, en la cultura gitana, como la mayoría de las culturas, la mujer siempre ha jugado un papel de sumisión a labores domésticas. Entre los gitanos la mujer desde muy temprana edad adopta este papel, viéndose obliga incluso a tener que abandonar la escuela para adquirir responsabilidades propias de adultas, como el cuidado de niños o limpieza del hogar, cocina, etc, Estás en muchas ocasione se casan en plena etapa adolescente, es decir se pierden una de las principales etapas de una persona, que corresponde a acumular experiencias determinantes en la vida de un individuo.

      Otros de los problemas que se perciben a simple vista cuando uno entra en un colegio y observa el comportamiento de un niño gitano es la diferencia que existe en los formas de actuar entre los niños payos y los gitanos, esto se debe a que las normas que propone la escuela son distintas a las que los niños se encuentran en su entorno social, ese choque con que se topa el niño es una de las premisas indispensables a la hora de estudiar el comportamiento de la juventud gitana.

      Desde la guardería, espacio donde un niño toma contacto con sus iguales, saliendo de entorno protector de la familia y toma de contacto del pequeño con el sistema educativo, sometiéndose por primera vez a normas externas a las de la familia, encontramos dificultades a la hora de separar al niño gitano de su madre y en general de su entorno familiar, ya que este quiere tenerlo consigo el máximo tiempo posible ampliando el tiempo de lactancia, ya que piensan que enviar su hijo a la guardería es una pérdida de tiempo porque piensan que aprende más en la calle. El retraso que le provocan al niño durante esa etapa, que a priori no tiene importancia, en el momento en que el niño gitano se incorpora a la enseñanza con los demás niños la diferencia que se aprecia es considerable. Una vez que se consigue convencer a la familia que deben escolarizar al niño se tiene muchos problema con los familiares, ya que estos mantienen una férrea vigilancia al muchacho provocando discusiones y tensiones si ven el más mínimo rasguño, aunque sea jugando.

      Entre los conflictos que nos podemos encontrar cuando tratamos de indagar las causas de los conflictos que surgen cuando se intenta escolarizar a un niño gitano en una escuela pública son varias, nombraremos algunas de las más comunes que nos sorprendieron al mirar los porqués de las tretas cuando se pretende escolarizar a un muchacho. A primera vista comprobamos que la entrada de un niño gitano en el sistema el sistema educativo ocasiona numerosas alteraciones en la propia forma de vida en toda la familia del niño. Otra cuestión a tratar cuando se escolariza a un niño es como afecta al profesional, en este caso el profesor, ya que lo mas fácil es que tenga que adaptar su programa y hacer una serie de adaptaciones para dar las clases, y esto es una labor que, por norma general acarrea varios problemas, que en el mayor de los casos pasa porque en profesional empleé tiempo extra, y hay pocos dispuestos a ello. Por último, nos encontramos con trabas institucionales, o lo que es lo mismo, la burocracia.

      Llegados a este punto, quedan algunos de problemas más significativos con los que nos hemos topado al estudiar la vida de un niño gitano, Lo que proponemos a continuación es una serie de soluciones con las cuales es posible atajar el problema de la escolarización. La infancia es una etapa de todas las personas que conviene que sea lo más íntegra y completa posible, ya que marcará la personalidad y el carácter de la persona

      Se ha recurrido en un alto porcentaje de los casos a la integración para abarcar el problema que aquí se está planteando, pero a medida que profundizamos en el tema nos hemos dado cuenta que no es suficiente, a menudo vendría bien llevar a cabo una transitoria segregación social, y así trabajar específicamente con colectivos gitanos.

      En la primera etapa de la educación que se imparte en nuestro país, en la EGB, tras la etapa preescolar se ha llevado a cabo actividades que a continuación pasmos a explicar:

      Se ha logrado dar con una solución para tratar de lograr que un niño gitano adquiera un nivel aceptable para un buena inserción en la escuela pública, son lo que denominamos escuelas puente.

      En la escuela pública se debiera luchar por un tope en el número de alumnos por aula, este no tendría que superar los quince niños, esto mejoraría la calidad de enseñanza ya que al profesional le sería mucho más sencillo atender a los alumnos y solventarles las posibles dudas al niño, y lo que es más importante y casi imprescindible, el profesional conocería las necesidades de sus alumnos a partir de las cuales los profesores desarrollarían programas y actividades acordes con las necesidades de los niños que tiene bajo su responsabilidad.

      Una de las funciones más importantes de la escuela, la tiene la escuela infantil, ya trabará con personas que pueden crear aún unos hábitos y aceptar las normas que la escuela exige para que la vida del muchacho sea plena y sin ninguna barrera, puesto que uno de los principales problemas en la integración de los gitanos, y de todas los razas i etnias del mundo es la falta de conocimiento.

      Entre las múltiples funciones que cumple la escuela en pro de una integración plena destacaremos las siguientes:

      • Crea hábitos de limpieza: En los gitanos, por la vida que lleva y el entorno donde lleva a cabo las actividades diarias no siempre están aseados de una manera digna para ser aceptados, la escuela exige que los niños acudan a clase aseados.

      • Relaciones: Donde se puede percibir una integración plena es en la escuela pública, ya que en ella se mezclas niños gitanos y payos facilitando un intercambio de vivencias. Esta función es una las más trascendentes de escuela.

      • En un niño el cumplimiento de un horario es importantísimo, debe de tener un horario para cada actividad, para estudiar, descansar, y para practicar actividades de ocio, sin duda se percibirá un mayor rendimiento. Los niños gitanos no están habituados a una vida en la que mande unos horarios por distintas circunstancias, la escuela la hace acostumbrarse a sus horarios.

      Las anteriormente mencionadas “escuelas puentes” fueron creadas en 1978, en el mismo año se creo uno de los organismos mas fuertes que luchará por una integración

      Plena del sector gitano en una sociedad, cuyo sector está sufriendo un marginación que antaño hacía la vida de los gitanos durísima, viéndose sometidas a unas situaciones de miseria que rozaba la pobreza, estamos refiriéndonos al “Secretariado General Gitano”, que creó una junta de promoción educativa que esta incrementando el porcentaje de escolarización infantil, lo que demuestra una disminución de la marginación considerable. Además del sector infantil el secretariado trabaja con todos los sectores del pueblo gitano.

      Las escuelas puente son un instrumento para atenuar la marginación educativa y garantizar el ritmo que se precisa en la escuela pública. Las escuelas puente son de carácter temporal, hasta que el alumno este capacitado para comenzar en la escuela al mismo nivel que sus semejantes. E casi todas las provincias españolas ya están funcionando estas escuelas, dando unos resultados muy buenos, sobretodo, y como principal resultado, esta disminuyendo el analfabetismo dentro de la comunidad gitana.

      Suelen estar situadas en barrios periféricos de las ciudades. En la actualidad son demandadas por las propias familias, lo que demuestra una aprobación de las mismas de la iniciativa de estas escuelas. El índice de matrículas en las escuelas puente supera el sesenta por ciento, lo que se entiende como una medida positiva, pero con todo ello cuenta con medios muy deficientes.

      Lo que sigue a partir de este momento es una idea de cómo se debería de intervenir profesionalmente, la intervención consta de los siguientes puntos:

      1- Trabajo con la familia:

      Hace falta una mentalización de la familia para que se acepte una temprana escolarización de los niños. Se hace difícil la comunicación con la familia debido al escaso vocabulario producto de un nivel cultural, que generalmente es bajo.

      En este sentido el papel del trabajador social es imprescindible.

      2- El papel del profesorado en la EGB:

      Es imprescindible que todo comunidad gitana amplíe sus conocimientos, cuanto más nivel cultural tenga un pueblo, da lo mismo el que sea, payo, gitano, etc, mas facilidades tendrá este a adaptarse a una forma de vida y a unas costumbres, que aunque no sean las nuestras, es la que impera en la sociedad en la cual vivimos, y por tanto nos será más fácil integrarnos en ella y poder a su vez transmitir nuestros conocimientos.

      Los profesores en este caso juegan un papel fundamental, el va a ser el encargado de transmitir sus conocimientos a los niños, una labor sumamente importante si tenemos en cuenta que está colaborando de una manera muy directa en la formación de una futura persona adulta, tiene por tanto una responsabilidad grande a la hora inculcar los conocimientos que le obliga su profesión, para ello debe de buscar estrategias que colaboren en una enseñanza óptima que impida a los niños, en este caso gitanos, a sentirse distintos y excluidos como ocurre en la actualidad en un alto porcentaje de niños gitanos.

      Por norma la familia gitana envía a los niños a la escuela para aprender técnicas básicas en la sociedad en la que viven, son conscientes de, que aunque tengan sus costumbres propias, en la vida donde tiene que sacar beneficios para poder vivir con un bienestar y satisfacer determinadas necesidades tienen que aprender los conocimientos b básicos que se imparten en la escuela como puede ser la lectura, la escritura, el calculo, etc.

      En el plano afectivo

      Es importante que cuando un niño gitano se matricula en una escuela pública se sienta arropado por los compañeros. La escuela es un lugar raro, extraño, es la primera toma de contacto con niños payos normalmente, por eso es muy importante que exista un acogimiento mutuo fomentado e incentivado por parte de ambas familias, sin duda facilitaría una buena relación entre los niños, y se evitaría conflictos entre niños payos y gitanos,

      En lo referente al aprendizaje de un niño gitano debemos tener en cuenta varias variables que definirán el modo de impartir el conocimiento, las estrategias a seguir, las que precisa el niño en cada etapa de su formación académica.

      Como dijimos anteriormente, puede que la escolarización del niño sea tardía, en ese caso se debe tener en cuenta una serie de circunstancias que pueden darse con frecuencia. La escuela es un lugar extraño y hostil ya que no es un sitio que él controle, es un medio nievo, donde además, se le exige el cumplimiento de unas norma ajenas a él, para el colmo se le obliga a realizar actividades que no ve útiles en su vida diaria. Por otra parte se niega a realizar tares que por lo general realizan personas de una edad mucho más joven, es posible que sienta vergüenza de verse en un entorno impropio para su edad. Sin embargo la tarea en la que ponen mas interés una persona es aprender a leer y a escribir, es posible que sean las únicas actividades que ponen ímpetu en aprender.

      Es muy importante que el alumno vea que está progresando en su aprendizaje, es la única manera de que este siga acudiendo a las clases y ponga interés en lo que aprende, de lo contrario, si el alumno percibe que no avanza y no mejora en clase acaba por dejar de acudir a la escuela.

      La convivencia es una cuestión a tratar de una manera especial. Conviene fomentar las relaciones de los niños realizando actividades que implique la convivencia de unos con los otros, ya que es sin duda alguna la mejor forma de que se conozcan entre ellos, re intercambien entre ellos experiencias personales y de esa manera conocerse los unos a los otros

      El trabajo en quipo entre los niños payos y gitanos es una buena estrategia para fomentar la ayuda mutua entre los niños. Es interesante fijarse como, por regla general surge relaciones afectivas entre los niños, es ahí cuando queda patente la disponibilidad natural de los niños sin que intervenga ningún factor externo.

      Todo tenemos que esforzarnos para evitar que un niño se aparte del resto, normalmente un niño gitano tiende a buscar la soledad cuando se ve rodeado de niños payos, es necesario transmitir la idea de que el aislamiento es negativo para unos y para otros.

      En la actualidad existen varias asociaciones, voluntariados, y diversos movimientos sociales que trabajan para que se consiga una integración social desde los distintos sectores que conforman la estructura social. Una asociación de las mas importantes que existen hoy, y que es apoyada desde las diferentes áreas políticas, recibiendo subvenciones, es la Asociación, Secretariado General gitano que responde a las siglas ASSGG. Es, como decimos, una de las asociaciones muertes que están movilizando a los diferentes estamentos sociales en pro de una integración del pueblo gitano. Lleva a cabo varios programas conjuntamente con instituciones y empresas reconocidas para favorecer un control y una posterior evaluación conjunta entre las empresas, las instituciones y la propia asociación. Entre las múltiples actividades que desarrolla esta asociación destacamos una que además de favorecer la integración social, también se encarga de dar a conocer los rasgos de la cultura gitana concertando encuentros en los cuales resulta curioso el intercambio de elementos propios de una y otra cultura. Estos encuentros, además de dar conocer una y otra cultura, invita a lo que en ellos participa a una reflexión de una situación de desigualdad social que convive con nosotros y que si no fuese por estas agrupaciones ignoraríamos.

      Uno de los principales objetivos de ASSGG es elevar el nivel cultural de pueblo gitano para garantizar una mejor integración y luchar porque se consiga un desarrollo social lo más alto posible.

      Para ello realiza una serie de actividades que sigue el siguiente esquema:

      • Normalización educativa.

      • Apoyo en la continuidad y permanencia en los estudios.

      • Apoyo educativo mediante actividades extraescolares.,

      El pueblo gitano es un grupo con unas señas de identidad propias, con in código a partir del cual existen unas normas creadas durante varios siglos de historia, también tiene el pueblo gitano unas costumbres particulares, hasta nuestros días estas normas y estas costumbres eran practicadas de una manera ajena al resto de los demás grupos sociales debido a su manera de entender la vida se tienden a agrupar y mantener al margen al resto del tejido social. Paralelamente la sociedad paya no muestra mucho interés en conocer esta cultura, en la actualidad esta situación va dando un giro, se aprecia que la paya muestra interés en comenzar a conocer los rasgos culturales de la sociedad gitana, muestra de ello es la participación que se observa en los encuentros culturales, cada vez muestra una asistencia mayor de jóvenes.

      Somos conscientes que la estructura social paya no da pie a una situación de integración plena, el trabajador social debe poner empeño en ayudar a que se produzca un cambio en pro de crear una situación de igualdad, y dar por terminados los prejuicios que están patentes en la sociedad impidiendo que se produzca un desarrollo social que de cómo resultado una mejor calidad de vida para todos...

      5.- La Ley Gitana:

      El pueblo gitano se ha dotado de una serie de normas propias que regulan nuestra convivencia y que son la base de nuestra identidad colectiva y la garantía de permanencia de nuestro pueblo.

      Las leyes gitana no están registrada en ningún documento por escrito, ya que están son orales y se transmiten de generación en generación, está presididas por lo mayores, la ausencia de un código de derecho escrito no implica tretas a la hora de cumplir las normas.

      Las sanciones oportunas siempre suelen ir en función de la gravedad del delito, el marco legal gitano la pena más dura que se puede imponer a una persona es el destierro, bien de la comunidad, o bien de la propia familia.

      Ceremonias sociales

      Dentro de la comunidad gitana hay celebraciones que se comparten de una forma un tanto diferente a como se celebra el resto de la población mayoritaria.

      • Ancianos de Respeto-> Personas encargadas de proteger y guardar con rigor

      sus leyes. Esto no quiere decir que solamente por el hecho de ser viejo ya uno puede ser gitano de respeto y puede implantar leyes. El anciano gitano para que se le respete, tiene que ser formal por los cuatro costados; tiene que ser leal y por supuesto tiene que saber implantar las leyes con autoridad. Para que sea respetado tiene que ser ante todo un gitano de palabra, pues definitiva es de lo que se trata, ya que le pueblo gitano no hace sus tratos con firmas y papeles. Cuando hacen el trato, el arreglo, sus leyes se basan en el respeto del gitano a su palabra.

      Entre las leyes gitanas no tienen lugar los papeles, solamente existe la palabra y los ancianos de respeto, los cuales se lo han ganado por su formalidad, son los que dictan las leyes. A estos gitanos se les llama o se les conoce con el nombre de hombres de respeto y de orden, mientras que los payos les ponen el nombre de Rey de los Gitanos y/o Patriarca, lo cual no se corresponde con la realidad, pues en el pueblo gitano no hay reyes ni patriarcas.

      • El pedimento -> La pedida de mano de una moza gitana generalmente consta

      de dos partes: la primera recibe el nombre de “apalabramiento”, consiste en pedir su mano. Una vez puestos de acuerdo los futuros novios, un grupo de personas de la familia del novio, con el padre a la cabeza, se dirigen a la casa de la novia para pedirle la mano a su padre.

      Una vez finalizado el acto se celebra una pequeña fiesta con las familias y amigo más cercanos. Tras este festejo de carácter intimo viene el “pedimiento”, consiste en hacer oficial el “apalabramiento” para el resto del colectivo, se hace una gran fiesta.

      El tiempo de noviazgo depende de la decisión de la pareja, normalmente este es corto.

      - La boda-> La boda suele durar varios días. El día antes de la boda se lleva a cabo el “ajuntamiento” que consiste en declarar la virginidad de la novia, en la que solo están presentes las mujeres, familiares del novio y de la novia, mientras los gitanos de ambas familias esperan fuera de la casa, al terminar el acto se celebra una fiesta entre los asistentes

      El día de la boda se lleva a cabo una gran fiesta donde todo el mundo está invitado, se canta, se baila y alarga la fiesta hasta altas horas de la madrugada.

      Al día siguiente, dependiendo del nivel económico de las familias se hace una comida para los familiares.

      La celebración de la boda es un acto muy importante dentro de la familia y no se repara en gastos, si es necesario las familias se empeñan para celebrar ese momento de alegría. Otras celebraciones como las navidades, nacimientos, etc se asemejan al resto de la población, la única diferencia es que en todas ellas están presentes el baile y el cante.

      - La enfermedad -> Cuando una persona gitana se encuentra enferma, es fácil encontrar representación de las familias del entorno del enfermo, es la forma de mostrar su solidaridad, esto se puede ver en los hospitales.

      - La muerte-> La muerte de un familiar se vive desde la tragedia, la familia manifiesta su dolor con un luto riguroso. La familia es acompaña en todo momento, por todos los gitanos de la zona, manifestando su solidaridad con su presencia, durante el velatorio, el cual dura toda la noche, y el entierro.

      6.- Bibliografía

      • “Colección Cuadernos de Sensibilización, nº5. Derechos Humanos”

      Movimiento por la Paz el Desarme y la Libertad. Madrid 1999.

      • “Evaluación de la Normalización Educativa del Alumnado Gitano en Educación Primaria”

      Fundación Secretariado General Gitano. Madrid 2002

      • “Investigación sobre la Escolarización de los niños gitanos”

      Escuela Universitaria de Trabajo Social. Gijón 2002.

      • “Marginación e Intervención Social”

      Universidad de Oviedo. Oviedo 2000

      • “Nueva Acta 2000. Tomo 7 - Historia”

      Ediciones Rialp. Madrid 1982.

      • “Introducción a la Antropología General” Marvin Harris

      Alianza Editorial. Madrid 2000.

      • “Historia y Cultura del Pueblo Gitano”

      Fundación Secretariado General Gitano. Gijón 2002

      • Entrevistas con Profesionales en la Materia y Población Gitana.

      A través de FSGG y MPDLA.

      1