Sistemas productivos

Producción. Productividad. Cadena de montaje. Pedidos. JIT (Just In Time). Proveedores. Productos

  • Enviado por: Alvic
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

SISTEMAS PRODUCTIVOS

Sistema de producción en serie o en masa

En 1913 Ford introdujo en su fábrica la técnica de la cadena de montaje, y empezó a utilizar piezas intercambiables para los coches. Aunque no fue el creador, ni el primero en utilizar estas técnicas inherentes al sistema fabril, sí fue el principal responsable de que estas prácticas se generalizaran, ayudando así a la gran expansión de la industria estadounidense.

A principios de 1914 esta innovación, aunque aumentaba la productividad, redundó en una reducción del trabajo mensual en su fábrica de entre el 40 y el 60%, debido sobre todo a la monotonía de la cadena de montaje y a los repetidos aumentos de las cuotas de producción asignadas a los trabajadores. Ford superó esta dificultad duplicando el salario diario medio de la industria, pasando de pagar dos dólares y medio a cinco dólares al día. El resultado neto fue una creciente estabilidad en su fábrica y una reducción importante de los costes corrientes. Estos hechos, unidos al enorme incremento de la producción, gracias a los nuevos métodos tecnológicos, lograron aumentar los beneficios de la empresa desde los 30 millones de dólares en 1914 hasta los 60 millones conseguidos en 1916.

En 1908 la empresa de Ford empezó a producir el famoso modelo T. Hasta 1927, fecha en que el modelo T fue reemplazado por otro más moderno, la fábrica produjo y vendió más de 15 millones de vehículos. Sin embargo, en los siguientes años, la posición predominante de la empresa Ford, como máximo productor y vendedor de automóviles de Estados Unidos, fue cediendo a favor de sus competidores, en gran parte debido a su lentitud en adoptar la práctica de crear un nuevo modelo cada año, que se había generalizado en la industria. Durante la década de los treinta Ford adoptó la política de cambiar de modelo cada año, pero la empresa fue incapaz de recuperar su lugar predominante.

A principios de 1941 Ford firmó contratos con el gobierno para, al principio, fabricar distintas partes de los bombarderos y, posteriormente, en su totalidad. Inició entonces la construcción de una enorme fábrica en Willow Run, Michigan, que empezó a producir en mayo de 1942. A pesar de algunas dificultades técnicas, a finales de la II Guerra Mundial su fábrica ya había producido más de 8.000 aviones.

Producción por pedido

Producción Bajo Pedido

Es la producción de componentes y/o productos bajo pedido y especificaciones del cliente.

La compañía que produce bajo este sistema mercadea y vende su capacidad productiva y su habilidad para entregar a tiempo productos de calidad.

Ingeniería y Producción Bajo Pedido

Es el diseño y la producción de productos bajo pedido del cliente.

La compañía que produce bajo este sistema vende su experiencia para diseñar así como su capacidad y habilidad para entregar a tiempo productos de calidad.

Productos de Línea - Producción Bajo Pedido

La compañía produce su propio producto bajo pedido del cliente.

Puede producir para inventario componentes comunes o ítemes con un largo tiempo de reposición.

Este tipo de industrial típicamente no puede estimar sus ventas con suficiente precisión para poder producir para inventario, lo cual es una limitación causada por un bajo nivel de pedidos o por una gama muy amplia de características de su producto.

La producción para inventario puede ser parte de su actividad, generalmente causada por productos de alto volumen de ventas, productos de rápido embarque y partes de reposición.

Producción Para Inventario

El industrial puede estimar sus ventas con suficiente precisión y produce para inventario. Bajo este tipo de programación el sistema permite al usuario reportar la planificación de los estimados de ventas de cada línea de producto y por consiguiente el inventario requerido para satisfacer esa demanda.

La flexibilidad del sistema permite al usuario trabajar con períodos y cantidades de ventas diferentes.

El sistema parte de esta información para realizar las explosiones de materiales necesarias y programar la compra de materiales para la producción justo a tiempo.

Todos los otros beneficios antes mencionados como costos y programación de la producción están igualmente disponibles al usuario que produce para inventario.

Just in time (J.I.T.)

Las siglas J.I.T. se corresponden a la expresión anglosajona “ Just In Time “, cuya traducción podemos denotar como “ Justo A Tiempo “. Y precisamente la denominación de este novedoso método productivo nos indica su filosofía de trabajo : “ las materias primas y los productos llegan justo a tiempo, bien para la fabricación o para el servicio al cliente “.

El método J.I.T. explica gran parte de los actuales éxitos de las empresas japonesas, sus grandes precursoras. Sus bases son la reducción de los “ desperdicios “ ,es decir, de todo aquello que no se necesita en el preciso momento : colchones de capacidad, grandes lotes almacenados en los inventarios, etc. De esta manera, lo primero que nos llama la atención es la cuantiosa reducción de los costes de inventario,

desembocando en una mejor producción, una mejor calidad, etc.

Sin embargo, no podemos estudiar el sistema J.I.T. como un paquete de software, como el MRP ( Material Requirements Planning : Programa de Requerimientos

de Material ), sino que debemos estudiarlo como una filosofía, ya que no únicamente afecta al proceso productivo, sino que también lo hace directamente sobre el personal, la forma de trabajo, los proveedores, etc. Esta filosofía se basa principalmente en dos expresiones que resumen sus objetivos : “ el hábito de ir mejorando “ y la “ eliminación de prácticas desperdiciadoras “ : El J.I.T. busca que continuamente busquemos hacer las cosas mejor, hecho que raramente es apreciado en las acomodadas empresas occidentales, algunas de las cuales realizan una

equívoca comparación entre sus medidas de minimizar costes con las eliminación de prácticas que producen desperdicio, esto es, prácticas que no suponen ningún beneficio para la empresa ( aunque a primera vista si lo parezca ).

PROBLEMAS

- Problemas con los proveedores

“ Los proveedores que nos suministran no apoyarán el JIT, porque deberían

suministrarnos materias primas en pequeños lotes y con una periodicidad diaria”.

- Retrasos en la producción

“ Siempre tendremos pedidos pendientes, porque la línea de producción tendrá

parones y la producción irá retrasada...”

- Necesidad de “software”

“ Nuestro sistema de planificación de compras y nuestro sistema de control, orientados ambos a la producción de grandes lotes, no nos permiten operar conforme a un sistema JIT. Necesitamos un paquete de <<software>> JIT para poder reconvertir nuestra función productiva...”

- Control de existencias

“ Si adoptamos un sistema de producción JIT, no podemos seguir la pista a los

materiales dentro de la fábrica con las órdenes de trabajo. De esta manera, perderemos el control de las existencias ”.

- Poco volumen de actividad

“ Nosotros operamos a pequeña escala, así que no podemos beneficiarnos del

método JIT “

- Producción por lotes

“ En un taller que trabaja por encargo, el trabajo está enfocado naturalmente

hacia la fabricación por lotes. No podemos usar el JIT “

- Conformismo de los directores

“ Si nuestra fábrica ya funciona bien, no tenemos porqué molestarnos en

transformar nuestro sistema productivo en JIT “.

- Cómo interesar al personal

El personal ha de disponer de tiempo para poner en marcha el JIT. En cualquier empresa, en la lista de obligaciones de cada empleado, realizar un esfuerzo suplementario para absorber los nuevos conocimientos que supone el nuevo sistema, queda relegado en muchas ocasiones a un segundo plano, ya que la línea de producción no se debe detener. Con esta filosofía, el progreso hacia el JIT se convierte en un trance demasiado lento.