Sistemas digestivos especializados

Aves. Mamíferos. Herbívoros. Rumiantes. Liebres y conejos. Ser humano

  • Enviado por: Pablo Tomás
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Sistemas digestivos especializados

Las aves: En las aves, el buche (esófago dilatado) almacena, humedece y ablanda los alimentos. En el estómago, se presentan dos partes muy bien diferenciada: el proventrículo, que segrega jugos digestivos, y la molleja, se encarga, junto con las piedritas que ingiere con el alimento, de la trituración de este.

'Sistemas digestivos especializados'

En los mamíferos herbívoros rumiantes, como la vaca, el estómago se halla muy modificado y dividido en cuatro cavidades. En el rumen, o panza, hay protozoos y bacterias simbiontes encargadas que degradan la celulosa. Las otras cavidades son, el RETICULO o redecilla, el omasum (o libro) y el abomasum (o cuajar).

'Sistemas digestivos especializados'
El alimento deglutido pasa al rumen donde, tras la fermentación, se convierte en bolas compactas. Estas son devueltas a la boca, son masticadas y deglutidas de nuevo y pasan otra vez al rumen, donde tras la fermentación, se convierte en bolas compactas. Estas vuelven a la boca, son masticadas y deglutidas de nuevo y pasan otra vez al rumen. Luego, el alimento degradado continúa su trayecto hacia las restantes cavidades, en el cuajar, el último tramo, es donde finalmente tiene lugar la verdadera digestión.

'Sistemas digestivos especializados'
Las liebres y conejos:
Cuentan con una gran cámara de fermentación bacteriana, el ciego; éste en realidad es un apéndice del intestino delgado, es la principal zona de absorción. Por eso no pueden absorber directamente los productos de la digestión y del metabolismo bacteriano. Para salvar este obstáculo, esos mamíferos producen dos tipos de heces: las pelotitas duras que todos conocemos, y otras grandes y menos compactas, que provienen del ciego. Estas se producen únicamente de noche y el animal las come directamente por el ano, con lo que así se origina un segundo paso a través del intestino. Estas haces contienen metabolitos especiales sin los cuales el animal no viviría.

El ser humano: A partir del ciego se forma el apéndice, donde se lleva a cabo la fermentación bacteriana, el cual podría intervenir en el sistema inmunitario por la gran cantidad de tejido linfático que posee. Por su ubicación, muchas veces se irrita y se infecta (apendicitis). Si el apéndice llega a romperse y su contenido bacteriano se derrama en la cavidad abdominal, afecta al peritoneo y se produce peritonitis, un trastorno grave que puede llegar a ser mortal.

'Sistemas digestivos especializados'