Sistemas básicos de ataque en voleibol

Deporte de pelota. Voleyball. Balonvolea. Educación Física. Estrategias. Ataque

  • Enviado por: Laurinxi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Auxiliar Administrativo de la Junta de Castilla y León
Campus Training
¿Eres español o miembro de un Estado de la Unión Europea? ¿Tienes más de 16 años y menos de la edad máxima de...
Solicita InformaciÓn

Gestión Administrativa
Meryland
La Academia Meryland lleva más de 20 años en el centro de Madrid formando a los profesionales de mañana en las...
Solicita InformaciÓn

publicidad

SISTEMAS BASICOS DE ATAQUE

Existen unos sistemas de ataque básicos que son:

1. 4R-2C (cuatro rematadores y dos colocadores)

En ellos, podemos apreciar que los dos colocadores se distribuyen en oposición, lo que provoca que, cuando uno de ellos abandona la zona delantera y pasa a ser zaguero, su opuesto entra de delantero, por lo que siempre tenemos a uno de los dos para realizar la función de colocador. En el primer nivel, el colocador se ubicará normalmente en zona 3, para posteriormente irse a zona 2, buscando que los jugadores altos ocupen el centro de la red, Este es el sistema más sencillo y, por tanto, el más recomendado para la iniciación A partir de ahora, nos referiremos a él como: 4-2.

2. 4R-2U (cuatro rematadores y dos universales)

Vemos que ocurre lo mismo que en el anterior caso, con la particularidad de que en este supuesto, será el universal zaguero el que se encargue de colocar mediante algún tipo de penetración, concepto éste que explicaremos posteriormente.

Habitualmente, los dos colocadores se ubican en zona 2 y 1, aunque también pueden hacerlo en 3 y 6 o en 2 y 6. En este caso, se intentará aprovechar al universal delantero para realizar funciones de rematador y, de esta forma, contar siempre con tres atacantes delanteros. A nivel internacional, algunos autores, sobre todo norteamericanos, denominan a este sistema 6-2, pues de alguna forma disponemos de seis rematadores y dos colocadores, aunque obviamente sólo jueguen seis jugadores. Nosotros vamos a adoptar esta denominación a partir de ahora. Por ello, denominaremos como 6-2 este sistema con dos universales.

3. 5R-1C (cinco rematadores y un colocador)

El tercer sistema, el 5-1 como popularmente se denomina en todos los ámbitos, es actualmente el más difundido, pues lo juegan casi todos los equipos de un cierto nivel. Por cierto, ha provocado una imitación desproporcionado de los equipos todavía en formación, condicionando el desarrollo de los jugadores mucho antes de lo deseado por esa excesiva tendencia a la especialización. 561o representamos una de las posiciones en el gráfico, pues el resto se obtiene simplemente rotando al colocador. Es muy importante entender que este sistema implica un mayor desequilibrio entre las seis rotaciones, pues en tres de ellas habrá tres atacantes delanteros, mientras que en las otras sólo habrá 2 (5).

Una de las razones de esta proliferación del sistema 5-1, es que en muchos casos se imitan sistemas y filosofías de equipos que no se corresponden a las realidades, necesidades y, por supuesto, a los posibilidades de esos equipos.

Existen otras posibles combinaciones (3R-3C, 4R-1U-1C, 6U). Pero, realmente, se empieza a utilizar otra nomenclatura donde, básicamente, desde el punto de vista atacante, los equipos están constituidos por un colocador, dos receptores principales, que a su vez son rematadores auxiliares de tiempos largos, dos atacantes principales, que suelen responsabilizarse de los ataques de¡ primer tiempo, y un opuesto al colocador, con funciones varias, entre las que se suele encontrar, sobre todo en los equipos masculinos, el ataque desde zaguero.

De todas formas, parece que la fiebre de la especialización total está desapareciendo, y existe una tendencia a que, tanto en el ataque como en la defensa en primera línea, todos, al menos el mayor numero de jugadores, sean capaces de atacar todo tipo de balones.

Si atendiésemos a las necesidades defensivas, nos encontraríamos con unos planteamientos mucho mas complicados, donde la distribución de los bloqueadores principales y auxiliares), al ser combinados con los receptores y con los atacantes, así como con el/los colocador/es, nos ofrecerían múltiples opciones. Esta distribución debe ir de acuerdo a las características y objetivos de cada equipo.