Sistema somático

Sentidos. Sensaciones. Receptores. Tacto. Contacto. Dolor. Analgesia

  • Enviado por: Suzy
  • Idioma: castellano
  • País: Paraguay Paraguay
  • 23 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

'Sistema somtico'

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ESTE

FACULTAD DE FILOSOFIA

Psicología Fisiológica

Sensaciones somáticas

Santa Rita, abril de 2011

Índice

Introducción

Sensaciones somáticas

Opuestas a los sentidos especiales

Los receptores somáticos

Otras clasificaciones de las sensibilidades somáticas

Tacto

Contacto

La piel

Sensibilidad táctil

Los receptores de la piel

Los receptores que determinan la sensación de contacto son:

Inhibición del Dolor ante Estímulos Táctiles

Vías Aferentes

Vía aferente o vía sensitiva

Áreas corticales de asociación

La propiocepción

Sistema propioceptivo

Disfunción del sistema propioceptivo

Dermatomas

Dolor

Detectores de la señal nociva

Distintos tipos de dolor

Los dolores referidos más comunes

En función de la duración

En función de la naturaleza u origen del dolor:

Receptores del dolor

Tracto Paleoespinotalamico para dolor lento crónico

Analgesia

Sensación térmica

Sensibilidad Térmica

Receptores

Conclusión

Vocabulario

Bibliografía

4

5

5

5

6

6

7

8

8

9

9

10

11

11

11

11

12

12

13

14

14

15

15

16

16

17

18

18

19

19

20

21

22

23

Introducción

El sistema somático nos proporciona algunas de las experiencias más agradables de la vida, así como algunas de las más desagradables. La sensibilidad somática permite a nuestros cuerpos sentir, experimentar dolor, tener escalofríos y saber que están haciendo las diversas partes del cuerpo.

Es sensible a muchos tipos de estímulos: presión de objetos contra la piel, la posición de músculos y articulaciones, la distensión de la vejiga y la temperatura de las distintas partes del cuerpo. Cuando los estímulos pueden ser perjudiciales existe una sensación somática que nos permite percibir estas circunstancias: el dolor.

A diferencia de otros sentidos sus receptores están distribuidos por todo el cuerpo. Por otra parte al responder a varios estímulos diferentes se puede considerar como un grupo de al menos cuatro sentidos:

Tacto

Temperatura

Posición de partes del cuerpo

Dolor

Un estimulo individual suele activar muchos receptores y un solo receptor ya es capaz de codificar características del estímulo, como la intensidad, duración, posición, velocidad... Etc

Sensaciones somáticas

“Son los mecanismos nerviosos que recogen la información sensorial del propio cuerpo. Las sensaciones somáticas ingresan a la medula espinal a través de las raíces dorsales de los nervios espinales y se conducen al sistema nervioso central.

Ej: Es cuando un problema que tienes, en el aspecto psicológico: estrés, depresión, cansancio, etc; hace visible en tu cuerpo. Mira por ejemplo cuando estás muy estresada empiezas con gastritis nerviosa... tu cuerpo empieza a secretar hormonas y coctel de sustancias raras que aumentan la actividad de muchas células del aparato digestivo (en el estomago más que nada) y estas producen más acido gástrico que te provoca todo el problema de la gastritis.

Es como una forma en la que el cuerpo te dice que algo anda mal por fuera y necesitas cambiarlo porque te estás perjudicando.

Opuestas a los sentidos especiales”

  • Mecanorreceptores: comprende las sensaciones de tacto y de posición (propioceptivas). son transductores biológicos que inician impulsos nerviosos, cuando son movidos, desplazados, deformados, estirados, contraídos o destruidos

  • Termorreceptoras: captura los aumentos o disminuciones de la temperatura. El dolor y la temperatura son sensaciones somáticas que ascienden por la médula espinal dentro de los mismas haces de fibras.

  • Nocicepción, Dolor: detecta las lesiones tisulares o la liberación de moléculas especificas mediadoras del dolor.

Los receptores somáticos: responden a la estimulación somá­tica de la piel o vellos y de los tejidos subyacentes, rotación o doblamiento de las articulaciones, cambios de temperatura, y posiblemente a algunos cambios químicos. Su activación ori­gina las sensaciones de tacto, presión, calor, frío, conciencia de la posición y movimiento de las partes del cuerpo, y dolor. Al recordar que por receptor entendemos la terminación de la fibra del nervio aferente más las células no-nerviosas especia­lizadas que se asocian con aquélla, podemos decir que pro­bablemente cada una de estas sensaciones se asocia con un tipo específico de receptor: es decir, existen diversos recepto­res para el calor, el frío, tacto, presión, posición de las articula­ciones, y dolor.

Otras clasificaciones de las sensibilidades somáticas

-Sensibilidad exterorreceptoras: Es la que procede de la superficie del cuerpo.

-Sensibilidad propiorreceptora: Es la que tiene que ver con el estado físico del cuerpo; como las sensaciones posicionales, las tendinosas y musculares, las de presión originadas en la planta de los pies e incluso la sensación del equilibrio.

-Sensibilidad visceral: Es la que deriva de las vísceras del cuerpo (sensaciones de los órganos internos).

-Sensibilidad profunda: Es la que viene en los tejidos profundos, como los músculos y huesos

Tacto

El sentido del tacto o mecano recepción es aquel que permite a los organismos percibir cualidades de los objetos y medios como la presión, temperatura, aspereza o suavidad, dureza, etc. En el ser humano se considera uno de los cinco sentidos básicos.

El sentido del tacto se halla principalmente en la piel, órgano en el que se encuentran diferentes clases de receptores nerviosos que se encargan de transformar los distintos tipos de estímulos del exterior en información susceptible de ser interpretada por el cerebro.

Debemos tener en cuenta que aunque principalmente el sentido del tacto se encuentra en la piel, también lo encontramos en las terminaciones nerviosas internas del organismo pudiendo percibir los altos cambios de temperatura o el dolor. Por lo que es el más importante de los cinco sentidos permitiéndonos percibir los riesgos para nuestra salud tanto internos como externos

El sentido del tacto o mecanorrecepción es aquel que permite a los organismos percibir cualidades de los objetos y medios como la presión, temperatura, aspereza o suavidad, dureza, etc. El sentido del tacto se halla principalmente en la piel, órgano en el que se encuentran diferentes clases de receptores nerviosos que se encargan de transformar los distintos tipos de estímulos del exterior en información susceptible de ser interpretada por el cerebro.

.

Contacto

El tacto pertenece al sistema sensorial cuya influencia es difícil de aislar o eliminar. Un ser humano puede vivir a pesar de ser ciego, sordo y carecer de los sentidos del gusto y el olfato, pero le es imposible sobrevivir sin las funciones que desempeña la piel. El tacto afecta a todo el organismo, así como a la cultura en medio de la cual éste vive y a los individuos con los que se pone en contacto.[

En muchos aspectos, el tacto es difícil de investigar. Todos los demás sentidos tienen un órgano clave que puede ser estudiado; para el tacto, ese órgano es la piel, y se extiende por todo el cuerpo.

La piel

La piel se encuentra en un estado constante de renovación debido a la actividad celular de sus capas profundas, varía de textura, flexibilidad, color, olor, temperatura y otros aspectos. Lleva consigo su propia memoria de experiencia, define nuestra individualidad; no sólo tenemos huellas digitales que son únicas, también tenemos una disposición de poros que es única. Es nuestra piel lo que se interpone entre nosotros y el mundo, constituye aproximadamente el 12% de nuestro peso corporal.

La punta de los dedos y la lengua son mucho más sensibles que otros puntos del cuerpo. Las partes más pilosas son generalmente las más sensibles a la presión, porque hay muchos receptores sensoriales en la base de cada pelo, también es más delgada la piel donde hay cabello o vello. El sentido del tacto no está en la capa externa de la piel, sino en la segunda, en la dermis.

Sensibilidad táctil

La sensibilidad táctil, se divide en dos tipos, los cuales, para llegar al encéfalo, siguen vías sensitivas diferentes:

  • Sensibilidad protopática:

Es la sensibilidad más primitiva y difusa, poco o nada diferenciada, que responde a todos los excitantes cutáneos dolorosos, al calor y al frío extremos y al tacto grosero; el sujeto no puede localizar con exactitud el lugar en el que obra el estímulo, ni discriminarlo. Esta sensibilidad es la primera que reaparece cuando un nervio sufre una lesión. La segunda neurona se cruza a la altura de la médula. Sensibilidad propia del Sistema Antero Lateral (SAL) o Espinotalámico.

  • Sensibilidad epicrítica:

Es la que asegura una discriminación más fina, localizada y exacta, permite apreciar el estímulo de poca intensidad, normalmente ejerce influencia inhibitoria sobre el sistema protopático, siendo esta más reciente. (Responsable de la capacidad de reconocer formas y tamaños).

Los receptores de la piel:

Los receptores nerviosos se ubican en la DERMIS o por debajo de ella y la terminación es el comienzo de las Fibras nerviosas que llegan a la Piel y se ramifican abundantemente en ella.

La piel permite la percepción de muy finas e innumerables sensaciones, entre ellas las de contacto, presión, temperatura y dolor. Estas sensaciones son producidas por estímulos que llegan a nuestra piel a través de sus células receptoras. Cabe señalar que cada centímetro cuadrado de superficie cutánea contiene unos 500 receptores sensoriales, y que distintos receptores intervienen para las sensaciones táctiles, térmicas o dolorosas.

Los receptores que determinan la sensación de contacto son:

Los corpúsculos de Meissner: Están especializadas en el tacto fino, permitiéndonos captar la forma y el tamaño de los objetos, y distinguir entre lo suave y lo áspero. Se ubican en la zona superficial de la piel, especialmente en la lengua, los labios, las palmas de las manos, las yemas de los dedos y en las plantas de los pies.

Estas sensaciones táctiles se agudizan cuando una persona se encuentra a oscuras y, con mayor razón, en las personas no videntes, llamado sentido estereognóstico (capacidad de apreciar los menores relieves: alfabeto Braille, monedas, etc.).

Los corpúsculos de Pacini: son los receptores encargados de percibir el grado de presión que sentimos; nos permiten darnos cuenta del peso y de la consistencia de los objetos, y apreciar si estos son duros o blandos. Están ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos de las manos y de los pies, pero son poco abundantes.

Los corpúsculos de Ruffini: perciben los cambios relacionados con el alza de temperatura. Es decir, si la temperatura de un cuerpo es mayor que la nuestra -la normal oscila entre los 36° y los 37° C- se origina una sensación de calor. Los corpúsculos de Ruffini se encuentran en la zona más profunda de la dermis y en la hipodermis, principalmente en las manos y en los pies.

Los corpúsculos de Krause: ubicados en la parte profunda de la hipodermis, son los encargados de registrar la sensación de frío, que se produce cuando tocamos un cuerpo o entramos a un espacio que está a menor temperatura que nuestro cuerpo. Las distintas sensaciones del tacto son transmitidas por estos receptores a la corteza cerebral, específicamente, a la zona ubicada detrás de la Cisura de Rolando.

El dolor es percibido a través de sus propios receptores, llamados álgidos, que son terminaciones libres intradérmicas, distribuidas por todo el cuerpo en el tejido celular subcutáneo y en la parte más profunda de la epidermis. El dolor se produce cuando la temperatura está bajo los 0° C o por sobre los 70° C, cuando hay una presión excesiva o una herida en la piel. Así, cuando las células de la piel son dañadas y, por lo tanto estimuladas, envían un mensaje al cerebro, el cual comienza a segregar endorfinas que actúan como verdaderos analgésicos, bloqueando el dolor.

[

'Sistema somtico'
Detección y Transmisión de las Sensaciones Táctiles

Inhibición del Dolor ante Estímulos Táctiles

Cuando se activan las gruesas fibras sensoriales del tacto, de conducción rápida, que pasan por las raíces dorsales, se inhibe al parecer la transmisión de los impulsos dolorosos en las astas posteriores, probablemente a través de circuitos laterales inhibidores. Aunque se conoce mal, es probable que estos circuitos expliquen el alivio del dolor que se obtiene con la sencilla maniobra de frotar o pellizcar la piel próxima al lugar de origen del estímulo doloroso.

Vías Aferentes

Las grandes vías aferentes son cadenas de neuronas que trasmiten impulsos desde la periferia, es decir. Desde los receptores a los centros suprasegmentarios (Cerebro, Cerebelo).

Vía aferente o vía sensitiva

Esta vía nerviosa discurre desde la periferia del cuerpo hasta el centro, habitualmente mediante conexiones interneuronales. Conduce los impulsos nerviosos desde el Receptor hasta el sistema nervioso central. Las vías sensitivas están controladas por una única neurona localizada en el sistema nervioso periférico, ya sea un ganglio craneal o raquídeo.

Aferente: significa el que lleva, hacia adentro o hacia el centro.

Eferente: significa que lleva, hacia afuera o hacia la periferia.

Ej: Cuando alguien se pica el dedo con una aguja el estimulo inicia en los receptores del dolor del dedo, que conducen la información por la Vía aferente ( de la periferia al centro) al Sistema Nervioso Central ( medula espinal y corteza cerebral), en el Sistema Nervioso Central se genera un impulso en las neuronas motoras, que se conducen la información por la Vía eferente ( del centro a la periferia) hasta los músculos de la mano y los dedos lo que produce retirarlos bruscamente de la fuente del dolor.

Áreas corticales de asociación

Integración de aferencias sensoriales diversas entre sí y  con eferencias motoras para:

  • Interpretación de información sensorial

  • Asociación con percepciones previas.

  • Focalización de la atención.

  • Exploración del entorno.

La propiocepción

Es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada. Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso central y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

La propiocepción se compone de neuronas sensoriales que están en el oído interno (movimiento y orientación), y de los receptores de estiramiento de los músculos (postura). Existen receptores nerviosos específicos para este tipo de percepción, denominados propioceptores. También receptores específicos para la presión, luz, temperatura, sonido y otras experiencias sensoriales. Los cuales reciben el nombre genérico de receptores de estímulo adecuado. La información es transmitida al cerebro a través de los usos musculares, localizados en el interior de los músculos. Estos usos están compuestos de pequeñas fibras musculares (fibras intrafusales) inervadas por nervios que informan de la longitud del músculo.

Sistema propioceptivo

Se denomina sistema propioceptivo al conjunto de receptores y nervios que componen la propiocepción.

A diferencia de los seis sentidos de exterocepción (visión, gusto, olfato, tacto, audición y equilibriocepción) por los que percibimos el mundo exterior, la propiocepción es un sentido de interocepción por el que se tiene conciencia del estado interno del cuerpo.

Disfunción del sistema propioceptivo

La disfunción de este sistema se expresa en torpeza motriz: dificultad para mantener cabeza y cuerpo erguidos, realizar actividades coordinadas con las dos manos y manejar herramientas. También se observa falta de concentración, por inquietud postural, rigidez de tronco y ausencia de noción de peligro.

Dermatomas

Es el área de la piel inervada por una raíz o nervio dorsal de la médula espinal.

Los nervios cutáneos son los que llegan a la piel, recogiendo la sensibilidad de ésta. Cada nervio cutáneo se distribuye en una cierta zona de piel, llamada dermatoma.

De cada segmento de la médula surgen un par de raíces posteriores o sensitivas y un par de raíces anteriores o motoras, que se unen lateralmente a nivel del foramen intervertebral para formar un nervio espinal mixto. Cada uno de éstos inerva una franja de piel llamada dermatoma, por lo que la superficie corporal puede considerarse un verdadero mosaico de estos.

En las extremidades la disposición de los dermatomas es más complicada a causa de la rotación embriológica de los miembros a medida que crecen desde el tronco.

Este diagrama médico muestra con exactitud los dermatomas cervical, torácico, lumbar y sacro desde las vistas anterior y posterior del cuerpo humano. Los gráficos muestran áreas con códigos de color y etiquetas claramente señalizadas estableciendo cada dermatoma. Además, se proporciona una definición de un dermatoma en la parte inferior en el que se lee: El área de la piel suministrada por una raíz nerviosa de la espina dorsal simple y específica.

Dolor

El dolor es una experiencia sensorial y emocional, generalmente desagradable, que pueden experimentar todos aquellos seres vivos que disponen de un sistema nervioso. Es una experiencia asociada a una lesión tisular o expresada como si ésta existiera. La ciencia que estudia el dolor se llama Algología.

La función fisiológica del dolor es señalar al sistema nervioso que una zona del organismo está expuesta a una situación que puede provocar una lesión. Esta señal de alarma desencadena una serie de mecanismos cuyo objetivo es evitar o limitar los daños y hacer frente al estrés.

Para ello, el organismo dispone de los siguientes elementos:

  • Detectores de la señal nociva: depende de la existencia de neuronas especializadas en la recepción del dolor, denominadas nociceptores.

  • Mecanismos ultrarrápidos de protección (reflejos): son reacciones

rápidas, generadas a nivel de la médula espinal que pueden tener como efecto una reacción de retirada (por ejemplo, cuando se retira la mano rápidamente al tocar una superficie ardiente); una contractura de la musculatura que bloquea la articulación si se ha producido una lesión articular (es el caso del lumbago después de la lesión de un disco intervertebral tras un movimiento en falso).

  • Mecanismos de alerta general (estrés), por activación de los centros de

alerta presentes en el tronco cerebral; ello se traduce en un aumento de la vigilancia y de las respuestas cardiovasculares, respiratorias y hormonales que preparan al organismo a hacer frente a la amenaza (mediante la huida o la lucha).

  • Mecanismos de localización consciente e inconsciente de la lesión,

a nivel del cerebro; la localización es precisa si la lesión se produce en la piel y difusa o incluso deslocalizada si la lesión afecta un tejido profundo.

  • Mecanismos comportamentales para hacer frente a la agresión,

debido a la activación de centros especializados en el cerebro, aumenta la agresividad y pueden producirse manifestaciones de cólera; estas pulsiones tienen como objetivo movilizar la atención del sujeto e iniciar los comportamientos de huida o lucha para preservar la integridad corporal.

  • Mecanismos de analgesia endógenos: en ciertas circunstancias estos

mecanismos permiten hacer frente a la amenaza a pesar de que se hayan sufrido graves heridas. La participación tanto de fenómenos psicológicos (subjetivos) como físicos o biológicos (objetivos) en el dolor es variable según el tipo de dolor y el individuo que lo manifiesta.

Distintos tipos de dolor

Dolor superficial: producido por estímulos que actúan sobre la piel y mucosas. Es agudo, punzante o urente. Se localiza con precisión y se acompaña generalmente de hiperalgesia y parestesias.

Dolor profundo: se origina en estructuras profundas como músculo, hueso, articulaciones y vísceras. Es un dolor sordo, mal localizado y generalmente se percibe a cierta distancia de la estructura afectada.

Dolor referido: Es el dolor profundo percibido en una estructura distinta de la que está lesionada. Se percibe en estructuras pertenecientes al mismo segmento neurológico de la estructura lesionada.

La distribución sobre la piel de un segmento neurológico se llama dermatoma.

La distribución de un segmento neurológico en el músculo (miotoma) y en el hueso y articulaciones (esclerotoma) en ocasiones no coinciden con el dermatoma sobre la piel. Por ejemplo, en caso de neuralgia por compresión de una raíz nerviosa cervical, el dolor es referido a la región escapular o pectoral y es causa de angustia y exploración cardiológica, sobre todo si ocurre en el lado izquierdo.

Los dolores referidos más comunes son: Región cervical y región lumbar:

Vértebras cervicales: se localiza en la nuca y en el vértex en la zona lesionada, en el trapecio en el hombro, brazo y antebrazo, en las regiones escapular y pectoral.

Miembro superior: El dolor originado en estructuras profundas del hombro es referido al brazo, al antebrazo e inclusive a la mano.

El dolor del codo se siente localmente y a veces se refiere al antebrazo. Los dolores del antebrazo y de la mano son bien localizados al área lesionada.

Tronco: Las partes profundas de la columna dorsal pueden dar lugar a dos tipos de dolor:

  • un dolor superficial en cinturón torácico o toracoabdominal

  • un dolor profundo que se proyecta a la cara anterior del tórax

  • Región lumbar: Los dolores originados en la región lumbar pueden estar bien localizados o referirse a los miembros inferiores. El ejemplo típico es la compresión del nervio ciático, que se irradia por el glúteo, cara posterior del muslo y de la pierna.

    Pelvis: Dos estructuras profundas pueden ser causa de dolor referido:

  • Articulación sacroiliaca, que además del dolor local produce dolor referido a la cara posterior del muslo y a veces a la ingle.

  • La cadera, que además de dolor en la ingle, puede causar dolor referido a muslo, rodilla y trocánter.

  • Miembro inferior: Los dolores originados en muslo, pierna, rodilla, talón y pie generalmente son bien localizados.

       Es importante recordar que: el dolor visceral se comporta como el dolor esquelético profundo, es difuso y con distribución segmentaria. Por ejemplo, los dolores gástricos y duodenales son referidos a la columna dorsal.

     Dolor radicular: Los dolores debidos a irritación o compresión de una raíz nerviosa irradiando a su dermatoma, hay dolor profundo referido a su esclerotoma y miotoma: Las alteraciones sensitivas (hipoalgesia e hiperalgesia) y la afección de fibras motoras ocasiona disminución o abolición de los reflejos tendinosos.

    En función de la duración

    Agudo: Es el que aparece inmediatamente después de producirse la lesión y desaparece al desaparecer el efecto que produce la lesión en nuestro organismo como pueden ser el daño de tejidos o la inflamación resultante.

    Crónico: Es el dolor que dura más de 6 meses. Aunque a veces un dolor crónico puede solo aparecerse con ciclos de dolor agudo.

    En función de la naturaleza u origen del dolor:

    Inflamatorio: Es un dolor que suele mejorar con la actividad y empeorar con el reposo y se identifica por la noche.

    Mecánico: Este empeora con la actividad y mejora con el reposo. Es típico de la artrosis.

    Neuropatico: Es debido a la lesión de un nervio, y la sensación de dolor se suele sentir en el recorrido del nervio, además se suele acompañar de hormigueos y entumecimiento.
    En la mayoría de los casos esta distinción resulta difícil de realizar ya que rara vez un dolor es puramente mecánico o puramente inflamatorio; la mayoría de las veces el dolor en el aparato locomotor surge de la combinación de varios de estos componentes.

    Receptores del dolor

    Están presentes en todas partes del cuerpo, especialmente en la piel, las superficies de las articulaciones, el periostio (el revestimiento de todo el hueso), las paredes de las arterias, y ciertas estructuras en el cráneo. Órganos como el intestino y los músculos, tienen menos receptores de dolor. Es interesante observar que el cerebro no tiene receptores de dolor en absoluto, por lo que es insensible al dolor. Los receptores del dolor son terminaciones nerviosas libres.

    Hay tres tipos de estímulos de los receptores del dolor:

    Mecánicos: presión alta o un estiramiento.

    Térmicos: un calor o un frio extremo.

    Químicos: pueden ser estimulados por los productos químicos del exterior, (ácidos, por ejemplo), también pueden ser producidos por determinados productos presentes en el cuerpo que son puestos en libertad como consecuencia de un traumatismo, inflamación u otros estímulos dolorosos.

    'Sistema somtico'

    Vías del dolor y elaboración de la sensación dolorosa

    Tracto Paleoespinotalamico para dolor lento crónico.

    Este tracto es más antiguo, utiliza fibras tipo C, pero algunas fibras tipo A. las fibras en esta vía terminan en las laminas de las astas dorsales, después la mayor parte de señales, atraviesan una o más neuronas en las astas dorsales antes de pasar a la lamina las fibras luego atraviesan en la comisura anterior, hacia el lado opuesto y ascienden al encéfalo en la vía anterolateral. Algunas fibras se quedan sobre el mismo lado, no decusan y ascienden hommolateralmente al cerebro.

    Se piensa que las fibras C liberan una sustancia denominada sustancia P en las astas dorsales, un neuropeptido cuya elaboración y destrucción es muy lenta esta sustancia permanece un poco después de la sinapsis en la unión y se cree que es responsable del aumento progresivo del dolor lento.

    Analgesia

    La analgesia es una alteración de la sensación de dolor sin pérdida de consciencia. El cuerpo posee un sistema endógeno de analgesia, que puede complementarse con analgésicos para regular la nocicepción y el dolor. La analgesia puede producirse en el sistema nervioso central, en los nervios periféricos o en los nociceptores. De acuerdo con la teoría de control de entrada del dolor, la percepción del dolor puede ser modulada por el cuerpo.

    El sistema central de analgesia endógena está mediado por tres componentes principales:

    • La sustancia gris periacueductal;

    • El núcleo mayor del rafe;

    • Las interneuronas inhibidoras del asta posterior de la médula espinal, que inhiben las neuronas que transmiten la nocicepción.

    Igualmente existen sustancias transmisoras en este sistema de analgesia y son:

    • 1) encefalina en el área gris periacueductal y en el núcleo magno del rafe y neuronas de las astas dorsales medulares.

    • 2) serotonina en fibras del núcleo magno del rafe que terminan en las astas dorsales medulares. Se cree que la encefalina produce inhibición presináptica en las fibras de tipo C y tipo A, bloque los canales del calcio.

    Sistema de analgésico en encéfalo y medula espinal

    Sensación térmica

    La sensación térmica es la sensación aparente que las personas tienen en función de los parámetros que determinan el ambiente en el que se mueven, que son:

    • Temperatura seca

    • Temperatura radiante media o temperatura de bulbo negro.

    • Temperatura húmeda o humedad relativa del aire.

    • Velocidad del aire.

    Sensibilidad Térmica:

    Las recepciones al dolor solo se estimulan con el frío o calor intensos. En tales casos, la sensación que se percibe es de dolor, no de temperatura.

    Los receptores específicos del calor aun no han sido identificados, aunque hay experimentos psicofisíologicos que sugieren su existencia; por el momento, se considera que consisten simplemente en terminaciones nerviosas libres. Los impulsos originados por el calor se transmiten por fibras sensoriales del tipo C.

    El receptor del frío ya ha sido identificado y es una pequeña terminación nerviosa dotada de puntas que sobresalen en la cara inferior de las células de la capa basal de la epidermis. Los impulsos procedentes de estos receptores son transmitidos por fibras sensoriales del tipo A los receptores del frío son 3 a 10 veces más numerosos que los del calor, y su densidad es de 15 a 25 por cm2 en los labios y de 3 a 5 por cm2 en los dedos de las manos.

    Receptores

    La piel es la frontera exterior protectora del cuerpo, que se regenera permanentemente y que contiene en su interior una gran variedad de receptores sensoriales por medio de los cuales sentimos el dolor, el frío, el calor, la presión y toda otra sensación referida al tacto. Estos receptores no están distribuidos uniformemente sobre la superficie corporal. Por ejemplo los corpúsculos de Meissner, especializados para el tacto, se hallan en profusa cantidad en la palma de las manos y en la planta del pie, pero muy escasamente en la piel de los codos o de la espalda. Todas las sensaciones cutáneas se transmiten al cerebro por medio de las fibras aferentes de las neuronas sensitivas y los haces nerviosos medulares. La piel, también tiene un papel de suma importancia en la regulación de la temperatura corporal y en la protección antimicrobiana, pues gracias a su acidez fisiológica asegura una relativa esterilidad impidiendo la proliferación de gérmenes patógenos en su superficie. El cebo contribuye a la acción antimicrobiana pues al mezclarse con la transpiración produce sustancias lipidias que inhiben la acción de hongos y bacterias. Además la piel nos protege de las radiaciones solares pues los rayos infrarrojos son detenidos por la piel y los UV por la melanina.

    Corpúsculo de Krausse Receptores de las sensaciones de frío

    Corpúsculo de

    Meissner Receptores del tacto

    Corpúsculo de Vater-Pacini Receptores de las sensaciones de la presión

    Corpúsculo de Ruffini Receptores de las sensaciones térmicas de calor

    Conclusión

    La sensibilidad somática se ocupa de muchos tipos de información procedente de casi todas las partes del cuerpo. Empezando por los receptores sensoriales de la piel, y la paredes corporales, de los músculos, tendones, ligamentos, y tejido conectivo de las articulaciones, y de los órganos internos.

    Los estímulos varían desde los mecánicos (p. ej. cosquillas), químicos (el veneno de una abeja) y los físicos (una ducha fría) por lo cual existen muchos tipos diferentes de receptores. Los distintos tipos de receptores: mecanorreceptores, nociceptores, termorreceptores , propioceptores y quimiorreceptoes.

    Vocabularios

    Tisulares: tejidos del organismo o relativo a ellos.

    Subyacente: que se encuentra debajo de algo.

    Adyacente: situada en las mediaciones o proximidades de otro cosa.

    Región escapular: espacio determinado de la superficie del cuerpo humano

    Protuberancia: parte saliente o abultamiento, de forma, mas a menos redondeada.

    Decusan: que forma aspa o cruz.

    Melanina: pigmento de tono oscuro presente en las células de los vertebrados, que produce la coloración de la piel y el cabello.

    Endógeno: Que se origina o nace en el interior, como la célula que se forma dentro de otra.

    Bibliografía

    http://es.wikipedia.org/wiki/Propiocepci%C3%B3n

    http://www.google.com.br/search?hl=pt-

    BR&q=dermatomas&aq=f&aqi=g10&aql=&oq=

    http://neuroyciencia.blogspot.com/2010/06/sensaciones-somaticas-pamela-reyes.html

    http://es.wikipedia.org/wiki/Dolor

    http://www.drscope.com/pac/mg-2/6/mg2t6_p6.htm

    http://es.wikipedia.org/wiki/Sensaci%C3%B3n_t%C3%A9rmica

    http://www.zonagratuita.com/enciclopedia/biologia/organos-de-los-sentidos/Tacto.htm

    http://www.slideshare.net/elgrupo13/receptores-sensaciones

    21