Sistema respiratorio

Anatomía humana. Respiración. Aparato respiratorio. Nariz. Faringe. Laringe. Bronquios. Pulmones. Tórax. Patologías del sistema respiratorio. Afecciones respiratorias

  • Enviado por: Ivanvan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas
publicidad
cursos destacados
Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información

publicidad

Anatomía del Sistema Respiratorio

Esquema del Capítulo

Funciones del Sistema Respiratorio

Plan Estructural del Sistema Respiratorio

Nariz :

Estructura Nasal

Funciones de la Nariz

Faringe :

Estructura de la Faringe

Funciones de la Faringe

Laringe :

Localización de la Laringe

Estructura de la Laringe

Cartílagos de la Laringe

Cartílagos Laríngeos Únicos

Cartílagos Laríngeos Pares

Músculos de la Laringe

Funciones de la Laringe

Tráquea :

Estructura de la tráquea

Función de la Tráquea

Bronquios y Alvéolos :

Estructura del Bronquio

Estructura Alveolar

Funciones de los Bronquios y Alvéolos

Tórax :

Estructura de la Cavidad Torácica

Funciones de la Cavidad Torácica

Términos Clave :

Alvéolo - Membrana Respiratoria

Árbol Bronquial - Mucosa Respiratoria

Bronquiolo - Pleura

Cornetes - Seno Paranasal

Faringe - Tráquea

Laringe

ESQUEMA DEL SISTEMA RESPIRATORIO

FUNCIONES DEL SISTEMA RESPIRATORIO

Las funciones del Sistema Respiratorio son la distribución de aire y el intercambio gaseoso para aportar oxígeno y eliminar dióxido de carbono de las células del organismo. Dado que la mayoría de nuestros miles de millones de células están demasiado alejadas del aire para intercambiar los gases directamente con él, la sangre ha de circular, y con ello se intercambian los gases entre ésta y las células. Estos procesos requieren el funcionamiento de dos sistemas, llamados Sistema Respiratorio y Sistema Circulatorio. Todas las partes del sistema respiratorio, excepto unos sacos de tamaño microscópico llamados Alvéolos, funcionan distribuyendo el aire. Sólo los alvéolos y los diminutos pasadizos que se abren en ellos funcionan como intercambiadores de gases.

Además de la distribución de aire y de intercambio gaseoso, el sistema respiratorio filtra, calienta y humidifica el aire que respiramos. Los órganos respiratorios también intervienen en la producción de sonido, incluyendo el lenguaje oral. El epitelio especializado del tracto respiratorio posibilita el sentido del olfato. El sistema respiratorio también ayuda en la regulación u homeostasia del pH del organismo.

PLAN ESTRUCTURAL DEL SISTEMA RESPIRATORIO

De cara a su estudio, el sistema respiratorio puede dividirse en tractos superior e inferior. Los órganos del tracto respiratorio superior se localizan fuera del tórax, o cavidad torácica, mientras que los del tracto inferior se localizan casi por completo dentro de él.

El tracto respiratorio superior se compone de nariz, nasofaringe, orofaringe, laringofaringe y laringe. El tracto respiratorio inferior consiste en la tráquea, todos los segmentos del árbol bronquial y los pulmones. Funcionalmente, el sistema respiratorio también incluye estructuras accesorias, como la cavidad oral, la caja costal y el diafragma. Éstas estructuras juntas constituyen el soporte del suministro de aire necesario para la vida. En este capítulo se describe la anatomía funcional de éstos órganos. La risiología del sistema respiratoria en su conjunto se describirá en el capítulo 24. Las células requieren un constante suministro de oxígeno para la conversión energética, proceso que se lleva a cabo dentro de cada mitocondria celular y que se denomina respiración celular (cap. 2- La respiración celular produce dióxido de carbono (CO2)) como produce el desecho que debe ser eliminado antes que se acumule y alcance niveles peligrosos.





TRACTO RESPIRATORIO SUPERIOR

NARIZ

Estructura Nasal

La nariz está formada por una porción externa y otra interna. La parte externa, la que sobresale en la cara, está formada por una estructura ósea y cartilaginosa recubierta de piel que contiene múltiples glándulas sebáceas. Los dos orificios nasales se reúnen en la parte superior, donde están rodeados por el hueso frontal para formar el origen de la nariz. Está rodeada por el maxilar superior en sus caras laterales e inferiormente en su base. La expansión cartilaginosa que forma y sostiene la parte externa de cada ventan de la nariz se denomina ala.

La parte interna o cavidad nasal yace por encima del techo de la boca, donde los huesos palatinos (que forman el suelo de la nariz y el techo de la boca) separan las cavidades nasales de la cavidad oral. En ocasiones los huesos palatinos no se fusionan correctamente, lo que provoca una deformidad denominada Paladar Hendido. Cuando existe esta anomalía, la boca sólo está parcialmente separada de la cavidad nasal, lo que ocasiona problemas para hablar y tragar.

El techo de la nariz está separado de la cavidad craneal por una parte de etmoides llamada Lámina Cribosa. La lámina cribosa, o cribiforme, está perforada por múltiples y minúsculos orificios que permiten la entrada a las ramitas del nervio olfatorio, responsable del sentido del olfato a la cavidad craneal.

La separación de las cavidades nasal y craneal por una lámina delgada y perforada representa un riesgo importante. Si la lámina delgada y perforada representa un riesgo importante. Si la lámina cribiforme se daña a causa de un traumatismo, puede suceder que algún material potencialmente infeccioso pase directamente desde la cavidad nasal a la fosa craneal y rodee el cerebro.

Toda la cavidad nasal se encuentra separada por una partición medial. El tabique en una caviad derecha y una cavidad izquierda. Obsérvese en la figura que el tabique nasal está formado por cuatro estructuras; la lámina perpendicular del etmoides arriba, el vómer y los cartílagos vomeronasal y septal abajo. En el adulto, el tabique nasal suele estar desviado a un lado o a otro, interfiriendo con la respiración y con el drenaje de la nariz y de los senos. Posee un rico aporte sanguíneo. La hemorragia por la nariz o epistaxis es frecuente como consecuencia de contusiones causadas por un golpe directo a la nariz. La epistaxis también se puede producir como consecuencia de la debilidad de los vasos sanguíneos combinada con hipertensión arterial. Aunque las epistaxis son muy aparatosas, no suelen determinar consecuencias graves.

EL ÁREA PELIGROSA DE LA CARA

El hecho de que la piel que recubre la superficie externa de la nariz contenga numerosas glándulas sebáceas tiene gran importancia clínica. Si se produce una obstrucción a la salida de las mismas, el material infectado puede pasar a las venas faciales que discurren por allí y desembocar en algún seno paranasal. Por esta razón, la zona triangular que rodea la nariz externa recibe le nombre de <<área peligrosa de la cara>>.

Cada cavidad nasal se divide en tres pasillos (meatos superior, medio e inferior) por la proyección de los cornetes o conchas desde las paredes laterales a la porción interna de la nariz. Los cornetes superior y medio parten del etmoides, mientras que los inferiores son huesos independientes.

Las aperturas externas de la cavidad nasal (ventanas) reciben el nombre de Narinas. Se abren en una zona cubierta por piel que se refleja desde las alas de la nariz. Esta zona, llamada Vestíbulo, se localiza dentro de la cavidad nasal por debajo del meato inferior. La piel que allí se encuentra posee gruesos pelos llamados Vibrisas, glándulas sebáceas y numerosas glándulas sudoríparas. Una vez que el aire ha pasado el vestíbulo, entra en el área respiratoria de cada pasillo nasal. Dicha área se extiende desde el meato inferior hasta unos pequeños orificios son aberturas que permiten el paso del aire desde la cavidad nasal a la porción principal del tracto respiratorio superior, la faringe.

Si tuviésemos que <<seguir>> el movimiento del aire desde la nariz hasta la faringe, veríamos que en su camino ha de atravesar varias estructuras. La secuencia sería la siguiente:

  • Narinas (Ventanas Nasales)

  • Vestíbulo

  • Meatos inferior, medio y superior, simultáneamente

  • Narinas posteriores

  • Mucosa Nasal

    Una vez que el aire ha pasado por encima de la piel del vestíbulo y entra en el área respiratoria del pasillo nasal, atraviesa la Mucosa Respiratoria, muy especializada. Esta membrana mucosa tiene un epitelio cilíndrico seudoestratificado ciliado, rico en células calciformes. La mucosa respiratoria posee un rico aporte sanguíneo, sobre todo en el cornete inferior, de ahí su coloración rosa brillante o roja. Cerca del techo de la cavidad nasal y por encima del cornete superior y porción opuesta del tabique, la mucosa se torna pálida y adopta un tinte amarillento. A ésta área se la denomina Epitelio Olfatorio. Esta membrana especializada contiene numerosas células nerviosas olfatorias y un rico plexo linfático. La membrana mucosa ciliada reviste el resto del tracto respiratorio hacia abajo hasta los bronquíolos.

    Senos Paranasales

    Los cuatro pares de Senos Paranasales son espacios que contienen aire y que se abren, o drenan, en la cavidad nasal, tomando sus nombres de los huesos del cráneo donde se localizan. Los senos paranasales son el frontal, maxilar, etmoidal y esfenoidal. Como la cavidad nasal, cada seno paranasal está cubierto por mucosa respiratoria. Las secreciones mucosas producidas en los senos son arrastradas constantemente hacia la nariz por la superficie ciliada de la membrana respiratoria.

    Los senos frontales izquierdo y derecho están localizados justo por encima de su órbita ocular correspondiente, mientras que los maxilares, los más grandes, se extienden en el maxilar a cada lado de la nariz. Los senos esfenoidales yacen en el cuerpo del esfenoides, a cada lado de la línea media, muy cerca de los nervios ópticos y de la glándula pituitaria.

    Los senos etmoidales no son una única cavidad, sino una colección de numerosas celdillas aéreas divididas en una porción anterior, otra media y otra posterior, que se abren independientemente en la parte superior de la cavidad nasal. Los senos paranasales drenan de la siguiente forma:

    • En el Meato Inferior (pasillo formado por el cornete medio), frontal, maxilar, etmoidal anterior y medio.

    • En el Meato Superior, etmoidal posterior.

    • En el Espacio situado por encima del Cornete Superior (receso esfenoidal), seno esfenoidal.

    Funciones de la Nariz

    La nariz sirve de vía de paso para el aire que se dirige y proviene de los pulmones. Si está obstruida, el aire puede pasar directamente al tracto respiratorio a través de la boca. El aire que se encuentra por el sistema nasal se filtra de impurezas, se caliente, se humedece y es examinado químicamente para hallar sustancias que puedan irritar el tracto respiratorio. Las vibrisas o pelos del vestíbulo sirven como primer filtro para examinar las partículas aéreas que penetran en el sistema respiratorio. Los cornetes, o conchas, sirven como pantallas que aportan una superficie amplia cubierta de mucosa por la que el aire debe pasar antes de llegar a la faringe. La membrana respiratoria produce grandes cantidades de moco y posee un rico aporte sanguíneo, sobre todo en los cornetes inferiores, lo que permite la rápida humidificación y calentamiento del aire que se inspira. Las secreciones mucosas atrapan finalmente las partículas del aire a medida que pasa por las fosas nasales. El líquido que cae desde el conducto lacrimal y el moco adicional que se produce en los senos paranasales también contribuyen al atrapamiento de partículas y a la humidificación del aire que pasa por la nariz. Además, los senos huecos aligeran el peso de los huesos del cráneo y sirven como cámaras de resonancia para el lenguaje. La desviación del aire por los cornetes superior y medio para que el aire pase por el epitelio olfatorio hace posible el sentido del olfato.

    FARINGE

    Estructura de la Faringe

    Otro nombre para faringe es Garganta. Se trata de una estructura con forma de tubo de unos 12.5 cm de longitud que se extiende desde la base del cráneo al esófago, justo delante de las vértebras cervicales. Está constituida por un músculo tapizado interiormente por una membrana mucosa. Desde el punto de vista anatómico, se divide en tres regiones: la Nasofaringe, localizada justo detrás de la nariz y que se extiende desde las narinas posteriores hasta el paladar blando; la Orofaringe, localizada detrás de la boca, entre el paladar blando arriba y el hueso hioides abajo, y la Laringofaringe, que se extiende desde el hueso hioides hasta su terminación en el esófago.

    En la faringe encontramos siete orificios:

    • Orificios Auditivos (trompas de Eustquio) derecho e izquierdo que desembocan en la nasofaringe.

    • Dos Narinas posteriores en la nasofaringe.

    • La abertura de la boca, llamada Fauces, en la orofaringe.

    • La abertura en la laringe desde la laringofaringe.

    • La abertura del esófago de la laringofaringe.

    Las Amígdalas Faríngeas se localizan en la nasofaringe, en su pared posterior, opuesta a las narinas posteriores. Se denominan Adenoides cuando están aumentadas de tamaño. Aunque la cavidad nasofaríngea difiere de las cavidades oral y laríngea en que no se puede colapsar, sí puede obstruirse. Cuando las amígdalas crecen, transformándose en adenoides, pueden obliterar el espacio que existe detrás de las narinas posteriores y dificultar e incluso imposibilitar el paso del aire desde la nariz hacia la garganta. Cuando así sucede, se mantiene la boca abierta para respirar, con lo que se dice que la persona presenta un aspecto <<Adenoideo>>.

    En la orofaringe encontramos dos partes de órganos: las Amígdalas Palatinas, localizadas detrás y debajo de los pilares del velo del paladar, y las Amígdalas Linguales, localizadas en la base de la lengua. Las amígdalas palatinas son las que suelen ser sometidas a una consilecromía. Es muy infrecuente que se extirpen las linguales.

    Funciones de la Faringe

    La faringe sirve de camino común para los tractos respiratorio y digestivo, ya que tanto el aire como los alimentos deben pasar por dicha estructura antes de alcanzar sus destinos respectivos. También intervienen en la fonación (producción del lenguaje). Por ejemplo, las sílabas se pronuncian con tan sólo cambiar su morfología.

    DESARROLLO DE LOS SENOS PARANASALES

    Los senos pares y generalmente asimétricos, son muy pequeños o casi rudimentarios al nacer, pero van agrandándose a medida que el cráneo crece. Aunque ya están prácticamente desarrollados a los 7 años de vida, no alcanzan su tamaño máximo hasta la pubertad. Los senos del adulto presentan una amplia variación en cuanto a forma y tamaño.

    LARINGE

    Localización de la Laringe

    La laringe está situada entre la raíz de la lengua y el extremo superior de la tráquea, justo debajo y enfrente de la parte más baja de la faringe. Es como un vestíbulo que se abre a la tráquea desde la faringe. Generalmente, se extiende entre la tercera y la sexta vértebra cervical, pero es algo más larga en las mujeres y durante la infancia. Los lóbulos laterales de la glándula tiroides y la arteria carótida se encuentra a ambos lados de ella.

    Estructura de la Laringe

    Se trata de una estructura triangular formada por cartílagos que se unen entre sí alrededor de ellos mediante músculos o láminas de tejido fibroso o elástico. Está cubierta por una membrana mucosa ciliada. Su luz se extiende desde su entrada triangular en la epiglotis hasta su desembocadura circular situada en el borde inferior del cartílago cricoides, donde se continúa con la tráquea. La membrana mucosa que tapiza la laringe forma dos parejas de pliegues que protruyen en la luz y la dividen en tres compartimientos o divisiones. El primer par son las cuerdas vocales vestibulares, o falsas, denominadas así porque no tienen función alguna en la fonación. El par inferior son las cuerdas vocales verdaderas. El espacio lineal que existe entre las dos cuerdas vocales verdaderas se denomina Rimagótica y es la parte más estrecha de la laringe. Las cuerdas vocales verdaderas y el espacio entre las mismas forman conjuntamente la glotis.

    El espacio que existen por encima de las cuerdas vocales vestibulares o falsas se denomina Vestíbulo. La pequeña zona que se encuentra entre las cuerdas verdaderas y las falsas es lo ques e llama División Ventricular o Ventrículo.

    Cartílagos de la laringe

    Nueve cartílagos forman la estructura de lla laringe. Los tres más largos, el cartílago tiroides, la epiglotis y el cartílago crimoides, son estructuras únicas. Hay tres pares de cartílagos accesorios más pequeños, que son los aritemoides, los cuneiformes y los corniculados.

    Cartílagos laríngeos únicos

    El cartílago tiroides 8nuez de Adán) es el cartílago más grande de la laringe y el que proporciona a sau pared anterior la forma triangular característica. Generalmente, es mayor en los hombres que en las mujeres y tiene menos almohadilla grasa por encima de él; estas son las dos razones que hacen que el tiroides del hombro protruya más que el de la mujer.

    La epiglotis es un pequeño cartílago con forma de hoja que se extiende hacia arriba por detrás de la lengua y el hueso hioides. Está sujeta por debajo al cartílago tiroides, pero está libre en su borde superior, con lo que puede moverse hacia arriba y hacia abajo durante la deglución para evitar que la comida o los líquidos penetren el la traquea.

    El cricoides. Tiene forma de anillo de sello, cuyo engarce estaría vuelto hacia atrás, formando la parte posterior de la pared de la laringe. Es el cartílago que ocupa el lugar más inferior de los nueve existentes.

    Cartílagos laringeos pares

    Los cartílagos aritenoideos tienen forma piramidal y son los más importantes de los cartílagos laríngeos pares. La base de cada uno de ellos se articula con el borde superior del cartílago cricoiudes (v. Fig. 23-7). Los ángulos anteriores de estos cartílagosl sirven como puntos de anclaje para las cuerdas vocales.

    Los cartílagos nodulares o corniculados tiene forma cónica y tamaño pequeño. En la figura 32-7 se observa cómo descansan en el vértice de cada cartílago aritenoides.

    Los dos pequeñoas cartílagos cuneiformes son estructuras con forma de caña localizadas cerca de la base de la epiglotis. Están muy cercanos a los cartílagos aritenoides.

    Músculos de la laringe

    Los músculos de la laringe suelen dividirse en intrínsecos y extrínsecos. Los intrínsecos tiene su origen e inserción en la laringe. Son muy importantes en el control de la tensión y longitud de las cuerdas vocales, así como en la regulación de la forma de la entrada a la laringe. Los extrínsecos se insertan en la laringem pero tienen su origen en otras estructuras, por ejemplo, el hueso hioides. De este modo, la contracción de los múscuños extrínsecos mueve o desplaza realmente a la laringe en su conjunto. En ambos grups, los músculos desempeñan papeles importantes en la respiración, vocalización y degluci´ñon. Durante esta última, por ejemplom, la contracción de los músculos intrínsecos aritenoepiglóticos (que conectan los cartílagos aritenoides con la epiglotis) evitan qu la comida pase ak tracto respiratorio mediante el cierre de la entrada laringea.

    Los otros dos pares de músculos laringeos intrínsecos tiene como función abrir ly cerrar la glotis. Los músculos cricoaritenoideos posteriores (entre los cartílagos cricoides y aritenoides) abren la glotis por medio de la aducción de las cuerdas vocales verdaderas. Los músculos intr´nsecos de la laringe influyen en el tono de la voz, ya sea mediante el alargamiento y la tensión o por el acortamiento y la relajación de las cuerdas vocales.

    Funciones de la laringe

    El papel de la laringe en la respiración es importante, ya que constituye parte de la vía aérea hacia los pulmones. Este único pasaje, como los otros componentes del tracto respiratorio superior, está tapizado por una membrana mucosa ciliada que ayuda a eliminar las partículas de polvo y a calentar y humidificar el aire espirdo. Además, protege a la vía aérea frente a la entrada de sólidos o líquidos en la deglución. También sirve como órgano para la producción de lavoz, lo que justifica la denominación `popular como “caja de la voz”. El aire que es espirado a través de la dlotis, que se estrecha mediante la aducción parcial de las cuerdas vocales verdaderas, hace vibrar a estas últimas y produce la voz. Otras estructuras, además de la laringe, contribuyen a la producción de la voz, actuando como tableros de sonido o cámaras de resonancia. Así, la forma y el tamaño de la nariz, boca, faringe y senos óseos ayudan a configurar la cualidad de la voz.

    TEMAS SANITARIOS

    EDEMA LARÍNGEO

    El edema de la mucos que reviste las cuerdas vocales ly otros tejidos laringeos puede convertirse en una situacuión potencialmente letal. Cualquier pequeña inflamación puede obstruir la glotis, de manera que el aire no puede pasar y se produce asfixia.

    Se emplea el término crup para describir un síndrome caracterizado por una inspiración trabajosa y una tos ronca y vibrante que se parece al sonido de una foca. Casi siempre se relaciona con una inflamación subglótica no mortal y se suele producir en niños, sobre todo en varones, de 1 año y medio a 3 años. Se suele deber al virus Parainfluenza. El niño afectado suele desarrollar síntomas después de irse a la cama y se despierta asustado y tosiendo, pero sin fiebre. Un cuadro mucho más peligroso y que progresa con rapidez es la epiglotitis, una enfermedad que amenza la vida debida a Haemophilus influenzae de tipo B y que suele afectar a los niños de 3 a 7 años. El niño presenta fiebre alta, está ansios y enfermo, suele estar sentado muy erguido, no puede tragar y respira con la boca abierta. Este proceso debe considerarse siempre una urgencia médica, que exige una asistencia especializada para conseguir establecer una vía aérea artificial que permita superar la obstrucción de la vía aérea, que suele progresar con rapidez.

    TRACTO RESPIRATORIO INFERIOR

    TRAQUEA

    Estructura de la traquea

    La traquea es un tubo de unos 11 cm de longitud que se extiende desde la laringe, en el cuello, hasta los bronquios primarios en la cavidad torácica (fig. 23-10). Tiene u ndiámetro de unos 2,5 cm. En su pared se encuentran anillos de cartílago con forma de C incluidos dentro de tejido muscular liso a intervalos regulare (fig. 23-11). Estos cartílagos no son circulares, sino que están incompletos por su parte posterior (fig. 23-12) y proporcionan firmeza a la pared, impidiendo el colapso de la misma y el cierre de la vía aérea.

    Observese en la figura 23-12 que la tráquea está tapizada por un epitelio cilíndrico seudoestratificado, típico de todo el tracto respiratorio.

    Función de la traquea

    La tráquea realiza una funci´ñon sencilla, pero vital, ya que proporciona un camino a través del cual el aire puede llegar a los pulmones desde el exterior. Su obstrucción, aunque sea por espacio de escaso minutos, puede ocasionar la muerte por asfixcia.

    BRONQUIOS Y ALVÉOLOS

    Estructura del bronquio

    La traquea se divide en su extremo inferior en dos bronquios principales, el derecho un poco más largo y vertical que el izquierdo. Este detalle anatómico explica por qué cuando se aspiran cuerpos extraños tienden a retenerse en el bronquio derecho. En cuanto a sus estructura, es semejante a la de la traquea y posee anillos cartilaginosos incompletos antes de la entrada en los pulmones, que sin embargo se completan dentro de ellos. Están tapizados, como la rtaquea, por mucos ciliada.

    Cada bronquio principal entra en el pulmón y se divide inmediatamente en bronquios más pequeños denominafos bronquios secundarios. Estos siguen ramificándose, dando lugar a lso bronquios secundarios. Estos siguen ramificándose, dando lugar a los bronquios terciarios y los bronquíolos. Las tráqueas y los dos bronquios principales, asñi como sus numerosas ramas se asemejan a un trinco de árbol invertido, por lo que se denominan arbol bronquial (fig. 23-13). Los bronquíolos se subdividen en tubos cada vez más pequños, terminando en ramas microscópicas que se dividen en los conductos alveolares, que terminan en varios sacos alveolares, en cuyas paredes se encuentran los alveolos (fig. 23-14 v. También fig. 23-1). La estructura de un conducto alveolar con sus sacos alveolares se parece a un racimo de uvas, en el cual el tronco sería el conducto alveolar y cada grupo de uvas un saco alveolar, siendo cada uva un alveolo. Se calcula en 300 millones el número de alvéolos que existen en los pulmones.

    La estructura de los bronquios secundarios y terciarios y de los bronquíolos muestra alguna diferencia con respecto a la de los bronquios principales. Los anillos cartilaginos se hacen irregulares y desaparecen por completo en los pequeños bronquíolos. Cuando las ramas del árbol bronquial han disminuido lo suficiente para formar lso conductos y sacos alveolares y los alveolos, solo las paredes de estas estructuras microscópicas están formadas por una única capa de epitelioo escamoso simple (figs. 23-14 y 23-15). Como vemos, esta estructura permite la realizaci´ñon de sus funciones.

    Estructura alveolar

    Los alveolos son las estructuras primarias intercambiadoras de gas que existen en el tracto respiratorio (v. Figs 23-15 y 23-16). Sn muy eficaces a la hora de intercambiar dióxido de carbono ( CO2y oxígeno (O2) porque cada uno tiene una pared extremadamente fina, que está en contacto con capilares sanguíneos, y existen millones de alvéolos en cada pulmon. La barrera a través de la cual se intercambian los gases entre el aire alveolar y la sangre se denomina membrana respiratoria (v. Fig. 23-16, dibujo). La membrana respiratoria está compuesta por el epitelio alveolar, el endotelio capilar y sus membranas basales unidas. La superficie de la membrana respiratoria dentro de cada alveolo está recubierta con un líquido que contiene surfactante. El surfactante ayuda a reducir la tensión superficial del líquido, o fuerza de atracción entre las moléculas del agua. De ese modo colabora en evitar que cada laveolo se colapse y “se pegue2 cuando el aire entra y sale con la respiración

    Funciopnes de bronquios y alveolos

    Lso conductos que formasn el arbol bronquial tiene la misma misión que la traquea, es decir, distribuir el aire al interior de los pulmones. Los alveolos, envueltos por una red de capilares, llevan a cabo la función primordial del pulmón, el intercambio de gases entre el aire y la sangre. Se dice que “los conductos pulmonares son al alveolo” lo mismo que “el sistema circulatorio al os capilares”.

    Recordemos que, además de la distribución del aire y del intercamibo de gases, los diferentes componentes del árbol respiratorio limpian, calientan y humidifican el aire inspirado. El aire que entra por la nariz suele estar contaminado por uno o varios irritantes, como insectos, polvo, polen y organismos bacterianos. Un mecanismo muy perfeccionado elimina casi todas las formas contaminantes antes de que el aire llegue a lso conductos terminales bornquialers y a los alveolos.

    La capa de moco protector que recubre a la membrana que tapiza el arbol respiratorio es un mecanismo de purificaciñon de primer orden. Se producen unos 125 ml de moco al dia. Forma una lamina continua, llamada capa mucosa, que cubre la zona por la que pasa el aire. Esta capa de moco desplaza, desde las porciones más bajas de los beronquios hasta la faringe, millones de cilios, semejantes a pelos, que cubren las c´élulas epiteliales de la mucosa respiratoria (v.fig. 23-12). Los cilios microscópicos que cubren las células epitaliales de la mucosa respiratoria se baten o mueven en una sola dirección. El resultado es el movimiento de moco hacia la faringe. El humo del tabaco paraliza el movimiento ciliar y, como consecuencia, se produce una acumulación de moco, que da lugar a la atípica tos del fumador, un reflejo cuyo objetivo es expulsar dicho moco.

    TEMAS SANITARIOS

    Mantener abierta la tráquea

    En ocasiones, es necesario colocar un tubo en la traquea (intubación endotraqueal) antes de que el paciente abandone el quirófano, sobre todo si se le ha administrado un relajante muscular. La finalidad de dicho procedimiento es tener la seguridad de que vna a mantenerse abiertas las vías respiratorias (fig. 23-17, A). Otro procedimiento realizado con frecuencia a nivel hospitalario es la traqueotomía o realización de una abertura externa de la traquea (fig. 23-17, B). El cirujano la lleva a cabo para poder eliminar las secreciones del arbol bronquial o para poder instalar un sistema de ventilación asistida, como el dispositivo de respiración con presión intermitente positiva (PIB, intermittent positive pressure breathing), que mejora la ventilación.

    PULMONES

    Estructura pulmonar

    Los pulmones son unosórganos de forma cónica que rellenan por completo el espacio pleural contenido en la cavidad torácica. Se extienden desde el diafragma hasta un punto ligeramente por encima de las clavículas, yaciendo entre las costillas, tanto en su cara anterior compo posterior. Su cara medial tiene forma cóncava para alojar a las estructuras situadas en el mediastino, como el corazón, siendo por ello la concavidad mayor en el lado izquierdo. Los bronquios principales y los vasos pulmonares (unidos todos ellos por una estructura de tejido conjuntivo común y formando la llamada raíz del pulmón) penetran en ellos por su cara media, en una zona denominada hilio.

    Su cara inferior o base es muy ampkia y se encuentra situada sobre el diagragma. Su extremo superior se denomina vértice. Cada vértice se proyecta pr encima de la clavícula. La superficie costal de cada pulmón está rodeada por las costillas y tiene el contorno de la cavidad torácica.

    Cada pulmónestá dividido en lóbulos por las diversas cisuras. El izqwuierdo está dividido en dos lóbulos (superior e inferior) y el derecho en tres (superior, mediio e inferior). Ambos pulmones presentan una cisura oblicua. En el derecho existe además una cisura horizontal que separa los lóbulos superior e inferior. Después de que los bronquios principales penetran el el pulmón, se dividen en bronquios secundarios o lobares, entrando cada uno en un lóbulo. Por tanto, en el pulmón derecho hay tres bronquios secundarios que entran en los lóbulos superior, medio e inferior. Cada bronquio secundario posee el nombre del lóbulo en el que penetra. (Así, el bronquio secundario superior es el que entra en el lóbulo superior.) el bronquio principal izquierdo se divide en dos bronquios secundarios que engran en los lóbulos superior e inferior.

    Los lóbulos pulmonares se dividen a su vez en unidades funcionales denominadas segmentos broncopulmonares. Cada uno de ellos posee un bronquio terciario. Hay 10 segmentos en el pulmón derechoen el pulmón derecho y 8 en el izquierdo. En el interior de cada segmento broncopulmonar existen múltiples tubos cuyo diámetro se va reduciendo progresivamente, dando lugar a la formación del árbol bronquial. Los más pequeños terminan en las estructuras más pequeñas -pero funcionalmente más importantes- del pulmón, los alvéolos, donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso.

    La pleura visceral cubre la superficie externa de los pulmones, adhiriéndose a la misma.

    Funciones de los pulmones

    Los pulmones realizan dos funciones, la distribución del aire y el intercambio de gases. La distribución la llevan a cabo los conductos del árbol bronquial. El intercambio gseoso entre el aire y la sangre lo realizan los alvéolos y los capilares sanguíneos que los envuelven. Ambas estructuras, una del sistema respiratoio y otra del sistema cardiovascular, ejercen sus función de maera perferta. ¿Por qué? Porque juntas representan una enorme superficie, la membrana respiratoria, donde las finas paredes de los alvéolos y los capilares se ponen en contacto. Ello permite una rápida difusión de gases entre el aire alveolar y las sangre de los capilares. Se calcula que si se pudieran estirar por completo los 300 millones de alvéolos que aproximadamente existen, la superficie total de dicha membrana, si la pudiésemos estirar por completo, sería semejante a la de una pista de tenis de unos 85 metros cuadrados, es decir, unas 40 veces la superficie corporal del ser humano. No es de extrañar por tanto que se pueda transportar tanta cantidad de óxigeno a los capilares y tanto dióxido de carbono a los alvéolos.

    TEMAS SANITARIOS

    Distrés respiratorio

    El distrés respiratorio sobreviene cuando el organismo no es capaz de completar el llenado alveolar de forma satisfactoria. El síndrome de distrés respiratorio suele aparecer como consecuencia de la ausencia o mal funcionamiento del surfactante que recubre la superfice del alvéolo.

    El síndrome de distrés respiratorio infantil (SDRI) es una entidad muy importante, que siempre supone una amenaza vital. Suele aparecer en neonatos prematuros con menos de 37 semanas de gestación o con un peso al nacer inferior a 2'2 kg. El SDRI es la principal causa de muerte entre prematuros en EE.UU. con una mortalidad anual de unos 5.000 casos. La enfermedad se caracteriza por la ausencia de surfactante en los sacos alveolares y afgecta anualmente a unos 50.000 niños.

    El surfactante se produce en unas células especializadas de la pared alveolar. Su misión consiste en reducir la tensión de superficie que existe a nivel de la pared libre de los alvéolos y permitir el paso de aire en ambas direcciones. La capacidad de producir completamente el surfactante no se adquiere hasta un poco antes del nacimiento, es decir, alrededor de las 40 semanas de gestación.

    En los neonatos prematuros que no son capaces de fabricar correctamente el surfactante necesario, numerosos alvéolos se colapsan durante la espiración debido a la gran tensión de superficie. El esfuerzo necesario para reinsuflar estos alvéolos colapsados es mucho mayor que el requerido para los alvéolos normales con el surfactante adecuado. El niño desarrolla así precozmente una respiración dificultosa, y los síntomas de distrés aparecen rápidamente.

    En el pasado, el tratamiento del distrés se limitaba a mantener los alvéolos abiertos para que se pudiera producir el intercambio entre oxígeno y dióxido de carbono. Para lograrlo, se insertaba un tubo en el tracto respiratorio y se suministraba aire enriquecido en oxígeno consuficiente presión como para que los alvéolos no se colapsaran al final de la espiración. Actualmente, disponemos de unos aparatos que proporcionan aire y surfactante directamente a las vías respiratorias.

    El síndrome de distrés respiratorio del adulto (SDRA) se debe a la alteración de la producción de surfactante o a la eliminación del mismo. Muchas causas pueden originarlo, como la inhalación de sustancias extrañas, como agua, vómito, humos otros agentes tóxicos. El edema del tejido alveolar puede afectar más todavía su producción y reducir la capacidad de los alvéolos para expandirse, aumentando el distrés.

    TÓRAX

    Estructura de la cavidad torácica

    La cavidad torácica está dividida en tres partes, cada una de ellas separada por extensiones de la pleura. La zona en la que tenemos alojados los pulmones es la cavidad pleural. El espacio que existe entre los pulmones está ocupado por el esófago, la tráquea, los grandes vasos y el corazón, y es lo que se denomina mediastino.

    La pared parietal de la pleura tapiza por completo la cavidad torácica. Está firmemente adherida a la superficie interna de las costillas y a la cara superior del diafragma, así como a las diferentes zonas del mediastino. Cada pulmón está encerrado dentro de un saco pleural independiente. La superficie externa de los pulmones se encuentra tapizada por la pleura visceral, separada de la pleura parietal por un espacio virtual (espacio pleural) que contiene el mínimo líquido necesario para la lubricación entre ellas. Por ello, cuando los pulmones se llenan de aire, la pleura viscedral se junta con la parietal, ambas de fino grosor y húmedas, evitándose así la fricción entre las mismas y consiguiendo que las respiraciones no duelan. Por el contrario, en la pleuresía o pleuritis, la pleura está inflamada y la respiración se vuelve dolorosa.

    Funciones de la cavidad torácica

    El tórax desempeña un papel fundamental en la respiración. Debido a la forma elíptica de las costillas y a su ángulo de unión con las vértebras, la cavidad torácica aumenta de tamaño cuando se eleva el tórax y disminuye al bajarlo. Al subir el tórax se elevan las costillas, lo que las hace situarse más horizontalmente, ly gracias a su forma elíptica aumenta la cavidad torácica en profundidad (desde la cara anterior has la espalda) y en anchura. El diafragma, al contraerse y al relajarse, también desempeña un papel importante en el tamaño de la cavidad del tórax. Se aplana al contraerse, desplazando hacia abajo el suelo de la cavidad y aumentándola de tamaño. Cuando se relaja, recupera su forma abovedada, reduciendo la cavidad. Son estos cambios en el tamaño torácico los que permiten la respiración.

    CICLO VITAL: Sistema respiratorio

    El proceso de la respiración supone el intercambio de O2 y CO2 entre el organismo y su entorno. El intercambio se produce en primer lugar entre el aire de los pulmones y la sangre, y después entre la sangre y cada célula del organismo. Además de las diferentes estructuras del organismo por las que debe pasar el aire. La hemoglobina desempeña una papel fundamental en el proceso de la respiración. Cada componente de este sistema puede verse afectado por anomalías del desarrollo, por los cambios inherentes al envejecimiento o por la pérdida de función derivada del paso de los años.

    El nacimiento prematuro puede causar problemas respiratorios potencialmente fatales. Un neonato con muy bajo peso al nacer puede tener insuficiente aporte sanguíneo pulmonar, incapacidad para ventilar adecuadamente o cantidades insuficientes de surfactante. Otras enfermedades que originan importantes problemas respiratorios están relacionadas con determinadas edades. Por ejemplo, la fibrosis quística o el asma afectan a los niños, y la enfermedad pulmonar obstructiva o el enfisema a los adultos mayores. La aparición de un neumotórax es más frecuente entre los varones jóvenes.

    Numerosas variaciones derivadas de la edad modifican la capacidad vital, producen dificultad en la ventilación o reducen la capacidad sanguínea para transportar oxígeno o dióxido de carbono. Por ejemplo, en el adulto, las costillas y el esternón se tornan más rígidos con la edad, dificultando la expansión del tórax durante la inspiración. Los músculos también son menos activos y los niveles de hemoglobina se reducen. El resultado global es una disminución generalizada de la eficacia respiratoria con el edad.

    ENFOQUE GLOBAL: Anatomía del sistema respiratorio

    Resulta fundamental conocer la relación entre la estructura y la función para entender la homeostasia en todos los sistemas corporales. La anatomía de los distintos elementos del sistema respiratorio permite la distribución del aire y el intercambio de gases respiratorios. Esta doble función permite tanto el intercambio de gases entre el aire ambiental y la sangre en el pulmón como, en último término, el intercambio de gases entre la sangre y las distintas células corporales. Además de llevar el aire a las pequeñas vías aéreas terminales y los alvéolos para que se produzca el intercambio de gases con la sangre, los distintos elementos del tracto respiratorio superior filtran, calientan y humidifican el aire que respiramos de una forma eficaz. Las funciones respiratorias no dependen sólo de la organización estructural de las distintas partes del sistema, sino también de las interrelaciones entre dichos componentes y los restantes sistemas corporales, incluidos los sistemas nervioso, circulatorio, muscular e inmunológico. Para entender el funcionamiento y la regulación de la fisiología del sistema respiratorio es preciso entender los componentes estructurales y sus relaciones entre sí, y con los restantes sistemas orgánicos corporales, es decir, hay que tener un enfoque global de la homeostasia de todo el cuerpo

    MECANISMOS PATOLÓGICOS

    Trastornos relacionados con la anatomía respiratoria

    Trastornos del tracto respiratorio superior

    Inflamación e infección

    Cualquier infección que se localice en la mucosa del tracto respiratorio superior (nariz, laringe y faringe) se denomina infección de las vías respiratorias superiores (IRS) y se denomina en función de la estructura a la que afecte. La rinitis (del griego rinos, nariz) es una inflamación de la mucosa de la cavidad nasal. Se produce generalmente por infecciones víricas, como el catarro común (causado por un thinovirus) o la gripe (causada por los virus de la gripe). La rinitis también puede deberse a agentes irritantes o a reacciones alérgicas producidas por alergenos que se transmiten por el aire. La rinitis alérgica, o “fiebre del heno”, aparece en personas sensibilizadas a diferentes alergenos, como el polen, que poseen un patrón estacional. El exceso de moco que se produce por la inflamación local se disemina por la faringe, el esófago y el tracto respiratorio inferior. Ello puede producir dolor de garganta, tos y molestias gástricas. La irritación de la mucosa nasal estimula el reflejo del estornudo. La eliminación del agente causante, el reposo y el uso de antihistamínicos y anticongestivos suelen aliviar los síntomas.

    La faringitis es la inflamación de la faringe. Se conoce por lo general como “dolor de garganta” y suele deberse a infecciones víricas. Un agente lesivo habitual es el estreptococo. Aparece generalmente dolor de garganta, que se suele acompañar de enrojecimiento de la misma y dificultad para tragar. Algunos fármacos, el reposo y el aumento de la ingestión de líquidos suelen ser suficientes, aunque a veces se hace necesario el uso de antibióticos si la infección es muy severa.

    La laringitis, o inflamación de la mucosa de la laringe, se caracteriza por edema de las cuerdas vocales, que produce ronquera y dificultad para hablar. Infecciones adyacentes, la inhalación de tóxicos o agentes irritantes (p.e., el humo del tabaco), la intubación endotraqueal, el abuso de las cuerdas vocales (p.e., grandes oradores) o la ingesta de alcohol pueden producirla. En los niños menores de 5 años puede causar dificultad respiratoria, lo que se conoce como erup. El tratamiento conservador, como limitar la conversación, suele ser suficiente.

    Dado que la mucosa del tracto respiratorio superior se continúa con la de los seños paranasales. Las trompas de Eustaquio, la del oído medio y la del tracto respiratorio inferior, las infecciones de la misma tienden a expandirse con facilidad, de forma que no es raro que un catarro común dé lugar a la aparición de una sinusitis (infección de los senos) o una otitis media (infección del oído medio).

    Alteraciones anatómicas

    Una obstrucción nasal puede deberse a un desplazamiento inadecuado del tabique nasal con respecto a la línea media, que es lo que se conoce como desviación del tabique. La mayoría de las personas tiene una pequeña protrusión del cartílago septal en uno de los orificios nasales; sin embargo, a veces aparece un defecto congénito, que da lugar a un bloqueo de mayor o menor grado en uno o ambos lados de la cavidad nasal. El daño causado por una herida o una infección también puede dar lugar a una desviación del tabique. Si la respiración se vuelve difícil, se necesita una intervención quirúrgica para corregir la deformidad.

    La nariz sobresale a cierta distancia de la cara, por lo que es muy vulnerable a los golpes. Sin embargo, los golpes banales y las heridas no suelen causar más que un pequeño daño. La epistaxis o hemorragia nasal puede deberse a un estornudo violento o a sonarse fuerte la nariz, a una infección o inflamación crónicas (p.e. una rinitis), a la hipertensión o a un fuerte golpe sobre la nariz. Una presión rápida con hielo suele detener la hemorragia.

    Trastornos del tracto respiratorio inferior

    Una amplia variedad de patologías pueden afectar las funciones del tracto respiratorio inferior, la ventilación y el intercambio gaseoso.

    Infección del tracto respiratorio inferior, la ventilación y el intercambio gaseoso. Algunas como los procesos obstructivos o restrictivos crónicos, se comentaran en el capítulo 24. Por el momento, nos referiremos únicamente a las infecciones y a los tumores.

    Infección del tracto respiratorio inferior

    La bronquitis aguda se caracteriza por una inflamación aguda del árbol traqueobronquial, causada generalmente por una infección. Como parte o como consecuencia de una infección del tracto superior, aparece a menudo durante el invierno. Influyen en ello factores predisponentes, como la exposición al frío, la fatiga, la malnutrición o la exposición a la polución. Los mecanismos normales de protección del epitelio bronquial se alteran y se producen numerosos líquidos que se acumulan en los bronquios. La bronquitis aguda comienza por lo general con tos no productiva, pero pueden apareder malestar general, febrícula, dolor de espalda y cuello y dolor de garganta, si se acompaña de infección del tracto superior. Se recomienda el reposo hasta que la fiebre desaparezca y el uso de antitusígenos si la tos es excesiva.

    La inflamación del tracto respiratorio inferior que afecta a las vías aéreas pulmonares se denomina neumonía. La exposición a organismos infecciosos a través de la inhalación, aspiración (respiración de un líquido o sólido) o diseminación a través del torrente sanguíneo da lugar al taponamiento de los alvéolos y de los bronquios por un líquido espeso (exudado). El cuadro clínico de la neumonía se caracteriza por fiebre alta, fuertes escalofríos, cefalea, tos y dolor torácico. En sangre arteial, podemos encontrar hipoxia, o déficit de oxígeno en sangre. El recuento leucocitario suele estar elevado. Si está afectado todo un lóbulo pulmonar, se dice que existe una neumonía lobar, y si se afectan pequeñas partes de un solo lóblo, se habla de neumonía lobulillar. En la mayoría de los casos, el origen es una infección por estreptococos, pero también puede estar causada por virus u hongos. En el tratamiento se incluyeb antibióticos para controlar la infección y terapia de soporte si se observa compromiso o fallo respiratorio. La eliminación de las secreciones traqueobronquiales es importante para mantener la integridad de las vías aéreas.

    Tuberculosis (TB). Se trata de una infección bacteriana crónica causada por Mycobacerium tuberculosi. Es una enfermedad muy contagiosa transmitida por el aire (es decir, por la inhalación de gotitas infecciosas). Las lesiones inflamatorias denominadas “tuberculomas” se forman alrededor de las colonias de los bacilos tuberculosos, produciendo los síntomas característicos de tos no productiva, astenia, dolor torácico, pérdida de peso y fiebre. A medida que la TB avanza, se puede desarrollar diseña (respiración dificultosa) y hemorragia pulmonar. Si se infectan grandes areas pulmonares y se destruye mucho tejido, se producen cicatrices que dan lugar a la disminución del volumen pulmonar y a la enfermedad pulmonar restrictiva. La TB puede afectar a otros órganos o tejidos, como el sistema linfático, el sistema genitourinario o el tejido oseo. Gracias al desarrollo de nuevos fármacos antituberculosos, la incidencia de la TB ha disminuido extraordinariamente durante los últimos 50 años. Sin embargo, distintos factores han hecho que cepas muy resistentes de TB resurjan de nuevo como la principal amenaza sanitaria en Estados Unidos. Aunque la incidencia de la TB no ha alcanzado aun proporciones epidémicas, las autoridades sanitarias en muchas grandes ciudades están haciendo muchos esfuerzos para prevenir una crisis sanitaria aún mayor.

    Cancer de pulmón

    El cancer de pulmón es una entidad maligna del tejido pulmonar que no sólo destruye el vital intercambio gaseoso en dicho tejido, sin que, como en el caso de otros cánceres, tambien puede invadir otras partes del organismo (metastasis). El cancer de pulmon es mas frecuente en pulmones previamente enfermos o dañados. La condicion que mas frecuentemente predispone al cancer pulmonar es el tabaquismo (constituye aproximadamente el 75% de los caso de cancer). Otros factore que se piensa contribuyen al cancer de pulmon son la exposición pasiva al humo del tabaco, al amianto, al cromo, a los productos derivados del carbón y de lpetroleo, a la corrosión y a la radiación ionizante (p. ej. El gas radón).

    El cancer pulmonar puede atajarse si se detecta precozmente en una radiografía de tórax rutinaria o mediante otros procedimientos diagnósticos. Según sea el tipo histológico de tumor y su extensión, se utilizan distintas estrategias terapeutiocas. La quimioterapia puede hacer que el tumor cure o remita en casos seleccionados, al igual que la radioterapia. La cirugía es el tratamiento más eficaz, pero sólo la mitad de los poacientes diagnosticados de cancer de pulmon son buenos candidatos para la cirugía, ya que a veces la enfermedad está muy extendida. En una lobectomía sólo se extrae el lóbulo pulmonar afectado. En la neumonectomia se extrae todo el pulmon.

    Radiología puylmonar

    Los exámenes radiográfcos del tórax constituyen más de la mitad de todas las radiografías tomadas cada año es Estados Unidos. Son muy útiles en el diagnóstico patológico y en el estudio de la anatomía y la fisiología del sistema respiratorio.

    Terminología

    La mayoría de las radiografías del tórax se toman durante una insoiración completa y con el paciente colocado de pie y con la cara anterior del tórax apoyada contra el soporte de la película. La máquina de rayos X se encuentra unos dos metros detrás del individuo, de manera que el haz de radiación entre en el cuerpo desde detrás (posterior) y salga a través del frente (anterior). Este tipo de exposición se denomina radiografía PA (posterioranterior) y es el tipo más frecuente de examen radiográfico del tóraz (fig. 32-21). Si se pide al paciente que gire completamente sobre sí mismo de manera que el haz de radiación entre en el pecho desde el frente (anterior) y salga por la espalda (posterior), a la radiografía resultante se la denomina AP (anteroposterior).

    Radiografías especializadas

    Algunas técnicas radiológicas especializadas, como la Bromografía y la arteriografía, son particularmente útiles como métodos diagnósticos. En la figura 23-22, A se nos muestra una broncografía del pulmón derecho. Los bronquios del lóbulo inferior derecho muestran una imagen de “apelotonamiento” que indica colapso y compresión del parénquima pulmonar. La figura 23-22, B es una arteriografía del pulmon derecho en la que se aprecia la presencia de un émbolo o coágulo móvil (flecha negra) en la raiz de la arteria pulmonar derecha. Las puntas de flechas blancas dibujan la luz normal de la arteria distal al coágulo.

    PREGUNTAS DE ASIMILACIÓN

    1) Términos clave

    • Alvéolo: zona del pulmón donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso con la sangre.

    • Árbol bronquial: conjunto de las diferentes ramificaciones de los bronquios

    • Bronquiolo:

    • Cornetes: conchas de la nariz

    • Faringe: Otro nombre para faringe es Garganta. Se trata de una estructura con forma de tubo de unos 12.5 cm de longitud que se extiende desde la base del cráneo al esófago, justo delante de las vértebras cervicales.

    • Laringe: La laringe está situada entre la raíz de la lengua y el extremo superior de la tráquea. Justo debajo y enfrente de la parte más baja de la faringe. Es como un vestíbulo que se abre a la traquea desde la faringe

    • Membrana respiratoria: La membrana respiratoria produce grandes cantidades de moco y posee un rico aporte sanguíneo, sobre todo en los cornetes inferiores, lo que permite la rápida humidificación y calentamiento del aire que se inspira

    • Mucosa respiratoria: Tiene un epitelio cilíndrico seudo estratificado ciliado, rico en células calciformes. La mucosa respiratoria posee un rico aporte sanguíneo, sobre todo en el cornete inferior, de ahí su coloración rosa brillante o roja.

    • Pleura: La pleura visceral cubre la superficie externa de los pulmones, adhiriéndose a la misma.

    • Seno paranasal: Los senos paranasales son el frontal, maxilar, etmoidal y esfenoidal.

    • Tráquea: La traquea es un tubo de unos 11 cm de longitud que se extiende desde la laringe, en el cuello, hasta los bronquios primarios en la cavidad torácica.

    2) Define los siguientes términos:

    • Saco alveolar: conjunto de varios alvéolos pulmonares

    • Epiglotis: La epiglotis es un pequeño cartílago con forma de hoja que se extiende hacia arriba por detrás de la lengua y el hueso hioides que evita que la comida o los líquidos penetren el la traquea.

    • Diafragma: Músculo que se encuentra por debajo de la cavidad torácica y que ayuda a la respiración.

    • Cavidad pleural: zona donde tenemos alojados los pulmones.

    • Traqueotomía: realización de una abertura externa de la traquea.

    RESPUESTAS CORTAS

    3) ¿Cuáles son los órganos del tracto respiratorio superior? Nariz, faringe y laringe.

    4) ¿Cuáles son los órganos del tracto respiratorio inferior? Traquea, bronquios y alvéolos

    5) Di el nombre de los cartílagos laríngeos pares.

    6) Di las tres zonas en las que se divide la laringe.

    7) ¿Qué es la pleura?

    OPCIONES MÚLTIPLES

    8) Los senos paranasales son:

  • 2 pares

  • 3 pares

  • 4 pares

  • 1 par

  • 9) La faringe se extiende desde:

  • El cráneo al esófago

  • El cráneo al estómago

  • La epiglotis al estómago

  • Las fosas nasales a la epiglotis.

  • 10) Las cuerdas vocales se encuentran en:

  • La faringe

  • La laringe

  • La traquea

  • Los bronquios

  • 11) La epiglotis se encuentra en:

  • Los bronquios

  • La traquea

  • La Laringe

  • La faringe

  • 12) La cavidad torácica está dividida en:

  • 1 parte

  • 2 partes

  • 3 partes

  • 4 partes

  • VERDADERO / FALSO

    13) Contesta verdadero o falso

    • El nombre técnico de la garganta es Traquea. Falso. La garganta es la laringe.

    • La epiglotis es la encargada de cerrar la traquea mientras comemos. Verdadero

    • El intercambio gaseoso se realiza en los bronquíolos. Falso. Se realiza en los alvéolos pulmonares

    • La función de la traquea es la de servir de conducto para el alimento. Falso. Sirve de conducto para el aire

    • El bronquio derecho suele ser mayor que el izquierdo. Verdadero.

    IDENTIFICACIÓN

    14) Di en orden los órganos por los que va pasando el aire desde que entra en nuestro cuerpo hasta que se realiza el intercambio gaseoso.

    Nariz, laringe, faringe, Traquea, Bronquios, bronquíolos y alveolo.

    15) Ordena de mayor a menor: Pulmón, Bronquio principal, bronquio secundario, bronquio terciario, bronquiolo, conductos alveolares, saco alveolar, alveolo.

    16) ¿Dónde tienen su origen e inserción los músculos intrínsecos de la laringe? En la propia laringe

    17) ¿Cuál es el músculo que se encuentra debajo de los pulmones y que ayuda a la respiración? El diafragma

    18) Completa:

    * El sistema respiratorio se divide en tracto superior e inferior. Los órganos del primero se encuentran fuera del tórax, mientras que los segundos se encuentran dentro del tórax.

    CORRESPONDENCIA

    19) une con flechas:

    * Tracto respiratorio superior Nariz

    Faringe

    Laringe Bronquios

    * Tracto respiratorio inferior Pulmones

    20) Une con flechas:

    * Cartílagos de la laringe únicos Tiroides

    Nodulares

    Aritenoideos

    * Cartílagos laríngeos pares Epiglotis

    Cricoides

    Cuneiformes

    21) El tracto por el que solamente pasa aire es la traquea

    DESARROLLO

    22) Funciones de la nariz

    La nariz sirve de vía de paso para el aire que se dirige y proviene de los pulmones. Si está obstruida, el aire puede pasar directamente al tracto respiratorio a través de la boca. El aire que se encuentra por el sistema nasal se filtra de impurezas, se caliente, se humedece y es examinado químicamente para hallar sustancias que puedan irritar el tracto respiratorio. Las vibrisas o pelos del vestíbulo sirven como primer filtro para examinar las partículas aéreas que penetran en el sistema respiratorio. Los cornetes, o conchas, sirven como pantallas que aportan una superficie amplia cubierta de mucosa por la que el aire debe pasar antes de llegar a la faringe. La membrana respiratoria produce grandes cantidades de moco y posee un rico aporte sanguíneo, sobre todo en los cornetes inferiores, lo que permite la rápida humidificación y calentamiento del aire que se inspira. Las secreciones mucosas atrapan finalmente las partículas del aire a medida que pasa por las fosas nasales. El líquido que cae desde el conducto lacrimal y el moco adicional que se produce en los senos paranasales también contribuyen al atrapamiento de partículas y a la humidificación del aire que pasa por la nariz. Además, los senos huecos aligeran el peso de los huesos del cráneo y sirven como cámaras de resonancia para el lenguaje. La desviación del aire por los cornetes superior y medio para que el aire pase por el epitelio olfativo hace posible el sentido del olfato.

    23) Funciones de la laringe

    La faringe sirve de camino común para los tractos respiratorio y digestivo, ya que tanto el aire como los alimentos deben pasar por dicha estructura antes de alcanzar sus destinos respectivos. También intervienen en la fonación (producción del lenguaje). Por ejemplo, las sílabas se pronuncian con tan sólo cambiar su morfología.

    24) Estructura de la traquea

    La traquea es un tubo de unos 11 cm de longitud que se extiende desde la laringe, en el cuello, hasta los bronquios primarios en la cavidad torácica. Tiene un diámetro de unos 2,5 cm. En su pared se encuentran anillos de cartílago con forma de C incluidos dentro de tejido muscular liso a intervalos regulare. Estos cartílagos no son circulares, sino que están incompletos por su parte posterior) y proporcionan firmeza a la pared, impidiendo el colapso de la misma y el cierre de la vía aérea.

    La tráquea está tapizada por un epitelio cilíndrico seudo estratificado, típico de todo el tracto respiratorio.

    25) Estructura de la cavidad torácica

    La cavidad torácica está dividida en tres partes, cada una de ellas separada por extensiones de la pleura. La zona en la que tenemos alojados los pulmones es la cavidad pleural. El espacio que existe entre los pulmones está ocupado por el esófago, la tráquea, los grandes vasos y el corazón, y es lo que se denomina mediastino.

    La pared parietal de la pleura tapiza por completo la cavidad torácica. Está firmemente adherida a la superficie interna de las costillas y a la cara superior del diafragma, así como a las diferentes zonas del mediastino. Cada pulmón está encerrado dentro de un saco pleural independiente. La superficie externa de los pulmones se encuentra tapizada por la pleura visceral, separada de la pleura parietal por un espacio virtual (espacio pleural) que contiene el mínimo líquido necesario para la lubricación entre ellas. Por ello, cuando los pulmones se llenan de aire, la pleura visceral se junta con la parietal, ambas de fino grosor y húmedas, evitándose así la fricción entre las mismas y consiguiendo que las respiraciones no duelan. Por el contrario, en la pleuresía o pleuritis, la pleura está inflamada y la respiración se vuelve dolorosa.

    26) Estructura pulmonar

    Los pulmones son unos órganos de forma cónica que rellenan por completo el espacio pleural contenido en la cavidad torácica. Se extienden desde el diafragma hasta un punto ligeramente por encima de las clavículas, yaciendo entre las costillas, tanto en su cara anterior como posterior. Su cara medial tiene forma cóncava para alojar a las estructuras situadas en el mediastino, como el corazón, siendo por ello la concavidad mayor en el lado izquierdo. Los bronquios principales y los vasos pulmonares (unidos todos ellos por una estructura de tejido conjuntivo común y formando la llamada raíz del pulmón) penetran en ellos por su cara media, en una zona denominada hilio.

    Su cara inferior o base es muy amplia y se encuentra situada sobre el diafragma. Su extremo superior se denomina vértice. Cada vértice se proyecta por encima de la clavícula. La superficie costal de cada pulmón está rodeada por las costillas y tiene el contorno de la cavidad torácica.

    Cada pulmón está dividido en lóbulos por las diversas cisuras. El izquierdo está dividido en dos lóbulos (superior e inferior) y el derecho en tres (superior, medio e inferior). Ambos pulmones presentan una cisura oblicua. En el derecho existe además una cisura horizontal que separa los lóbulos superior e inferior. Después de que los bronquios principales penetran el pulmón, se dividen en bronquios secundarios o lobares, entrando cada uno en un lóbulo. Por tanto, en el pulmón derecho hay tres bronquios secundarios que entran en los lóbulos superior, medio e inferior. Cada bronquio secundario posee el nombre del lóbulo en el que penetra. (Así, el bronquio secundario superior es el que entra en el lóbulo superior.) el bronquio principal izquierdo se divide en dos bronquios secundarios que entran en los lóbulos superior e inferior.

    Los lóbulos pulmonares se dividen a su vez en unidades funcionales denominadas segmentos bronco pulmonares. Cada uno de ellos posee un bronquio terciario. Hay 10 segmentos en el pulmón derecho en el pulmón derecho y 8 en el izquierdo. En el interior de cada segmento bronco pulmonar existen múltiples tubos cuyo diámetro se va reduciendo progresivamente, dando lugar a la formación del árbol bronquial. Los más pequeños terminan en las estructuras más pequeñas -pero funcionalmente más importantes- del pulmón, los alvéolos, donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso.

    La pleura visceral cubre la superficie externa de los pulmones, adhiriéndose a la misma.


    24

    'Sistema respiratorio'