Sistema nervioso

Biología. Neuroanatomía. Nervios. Plexos. Simpático y parasimpático

  • Enviado por: Lorena
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de Química General
Ejercicios resueltos de Química General
Serie de ejercicios resueltos de Química General 

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
¡Ejercicios resueltos de Derivadas de Funciones!
En este curso de 7 horas, el profesor Willians Medina explica de manera impecable el tema de Derivadas de funciones,...
Ver más información

publicidad

SISTEMA NERVIOSO

El sistema nervioso es una red maravillosa que se ocupa de percibir los estímulos que recibimos del mundo exterior, transmitir los impulsos nerviosos que provocan el movimiento de los músculos y hasta activar el funcionamiento de ciertas glándulas cuyas secreciones influyen en nuestras emociones. Actúa como una entidad coordinadora, reguladora e integral de todas las funciones de nuestro organismo. Se divide en:

Sistema nervioso central: Responde a los estímulos por medio de respuestas conscientes (encéfalo) e inconscientes (medula espinal)

Sistema nervioso periférico: es el que coordina regula e integra nuestros órganos internos por medio de respuestas inconscientes. A su vez, se subdivide en:

a) Sistema Nervioso Somático: Relaciona el organismo con el medio ambiente externo, formado por redes de fibras nerviosas desde y hacia el Sistema Nervioso Central.

b) Sistema Nervioso Autónomo. está en relación con el medio interno orgánico, realizando funciones de regulación y adaptación internas. Es el encargado de regular y coordinar las funciones de las partes vitales del cuerpo.

Ambos sistemas no actúan independientemente, sino que se hallan interrelacionados en estructura y funcionamiento, cooperando entre sí.

Sistema nervioso
Sistema nervioso

Sistema Nervioso Autónomo

El sistema nervioso autónomo, como anteriormente se relata, es una división del sistema nervioso periférico, que se distribuye al músculo liso y glándulas de todo el cuerpo. Es enteramente un sistema motor (eferente) y es automático, es decir, la mayoría de sus funciones son ejecutadas por debajo del nivel consciente.

El sistema nervioso autónomo, al igual que el sistema nervioso somático, tiene neuronas aferentes, de conexión y eferentes. Los impulsos aferentes se originan en receptores viscerales y viajan a través de vías aferentes hasta el sistema nervioso central, donde son integrados por medio de neuronas de conexión en diferentes niveles y luego salen a través de vías eferentes hacia los órganos efectores viscerales.

Las vías eferentes del sistema nervioso autónomo están formadas por neuronas preganglionares y posganglionares. Los cuerpos celulares de las neuronas preganglionares están ubicados en la columna gris lateral de la médula espinal y en los núcleos motores de los nervios craneales III, VII, IX y X. Los axones de estos cuerpos celulares, hacen sinapsis sobre los cuerpos celulares de las neuronas posganglionares que se reúnen para formar los ganglios fuera del sistema nervioso central.

El control ejercido por el sistema autónomo es amplio, dado que un axón preganglionar puede hacer sinapsis con varias neuronas posganglionares. Los grandes grupos de fibras nerviosas aferentes y eferentes y sus ganglios asociados forman los plexos autónomos en el tórax, el abdomen y la pelvis. Los receptores viscerales incluyen quimioreceptores. barorreceptores y osmorreceptores. Los receptores del dolor están presentes en las vísceras y ciertos tipos de estímulos, como la ausencia de oxígeno o el estiramiento, pueden producir dolor extremo

El sistema nervioso autónomo se divide en dos partes: la simpática y la parasimpática. Ambas partes son anatómica y funcionalmente diferentes. Las diferencias anatómicas principalmente son:

1-. Difieren en los sitios de salida de sus nervios del sistema nervioso central. La división simpática se origina en las regiones cervical, dorsal (torácica) y lumbar de la médula espinal. La división parasimpática sale a través de las regiones craneal (cerebro) y sacra (cola) de la medula espinal.

2-. En el sistema nervioso autónomo existe siempre un mecanismo de retransmisión de neuronas que conectan al sistema nervioso central con el órgano efector. Estas neuronas forman sinapsis a nivel de un ganglio. En la división simpática, esta sinapsis habitualmente está próxima al sistema nervioso central. Por lo tanto, de modo característico, el axón preganglionar es corto y el posganglionar largo. En la división parasimpática ocurre lo contrario: la sinapsis está próxima o enclavada en el blanco orgánico. Por lo tanto el axón preganglionar es largo y el posganglionar corto.

3-. Los ganglios simpáticos se ubican en los troncos simpáticos paravertebrales o en los ganglios prevertebrales, como el ganglio celiaco. Las células ganglionares parasimpáticas se ubican en pequeños ganglios cerca de las vísceras o en plexos en las vísceras.

4-. La mayoría de las terminaciones nerviosas simpáticas posganglionares liberan noradrenalina. Todas las terminaciones parasimpáticas posganglionares liberan acetil-colina.

Funcionalmente las dos partes del Sistema Nervioso Autónomo son, por lo común, antagonistas.

Sistema Nervioso Simpático

Es la más grande de las dos divisiones del sistema nervioso autónomo y está ampliamente distribuido en todo el organismo, ya que inerva el corazón y los pulmones, el músculo de las paredes de muchos vasos sanguíneos, los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas y muchas vísceras abdominopelvianas.

El sistema simpático consiste en las eferencias desde la médula espinal, dos troncos simpáticos con ganglios, ramas, plexos y ganglios regionales importantes.

Fibras nerviosas eferentes (eferencia simpática).

La columna (asta) gris lateral de la médula espinal desde el primer segmento torácico hasta el segundo segmento lumbar (algunas veces tercer segmento lumbar) posee los cuerpos celulares de las neuronas de conexión simpáticas. Los axones mielinicos de estas células salen de la médula espinal en las raíces anteriores y luego se dirigen a través de los ramos comunicantes blancos hacia los ganglios. Una vez que estas fibras (preganglionares) llegan a los ganglios en el tronco simpático, pueden dirigirse hacia los siguientes destinos:

1. Hacen sinapsis con una neurona excitadora en el ganglio. El espacio entre las dos neuronas es cubierto por el neurotransmisor acetilcolina. Los axones amielínicos posganglionares dejan el ganglio y se dirigen hacia los nervios espinales dorsales como ramos comunicantes grises (los ramos grises tienen este color porque las fibras nerviosas están desprovistas de mielina) y se distribuyen en las ramas de los nervios espinales para inervar al músculo liso en la pared de vasos sanguíneos, glándulas sudoríparas y músculos erectores de los pelos de la piel.

2, Viajan hacia arriba en el tronco simpático para hacer sinapsis en los ganglios en la región cervical. Las fibras nerviosas posganglionares van a unirse con los nervios cervicales espinales a través de los ramos comunicantes grises. Muchas de las fibras preganglionares que entran en la parte inferior del tronco simpático desde los segmentos torácicos inferiores y los dos segmentos lumbares superiores de la médula siguen hacia abajo para hacer sinapsis en los ganglios en las regiones lumbar inferior y sacra. Aquí nuevamente, las fibras posganglionares salen del tronco simpático como ramos comunicantes grises que se unen con los nervios espinales lumbares, sacros y coccígeo.

3. Pueden atravesar los ganglios del tronco simpático sin hacer sinapsis. Estas fibras mielínicas abandonan el tronco simpático como los nervios esplácnico mayor, esplácnico menor y esplácnico inferior.

El nervio esplácnico mayor se forma a partir de las ramas del quinto a noveno ganglio torácico. Desciende oblicuamente a los costados de los cuerpos de las vértebras dorsales, atraviesa el diafragma y hace sinapsis con células excitadoras en los ganglios del plexo celiaco, el plexo renal y la médula suprarrenal.

El nervio esplácnico menor se forma a partir de ramas del décimo y undécimo ganglios torácicos. Desciende con el nervio esplácnico mayor, atraviesa el diafragma y hace sinapsis con células excitadoras en ganglios de la parte inferior del plexo celíaco.

El nervio esplácnico inferior (cuando existe) se origina en el duodécimo ganglio torácico, atraviesa el diafragma y hace sinapsis con neuronas excitadoras en los ganglios del plexo renal.

Por ende, los nervios esplácnicos están compuestos por fibras preganglionares. Las fibras posganglionares se originan en las células excitadoras en los plexos periféricos y se distribuyen hacia el músculo liso y glándulas de las vísceras. Unas pocas fibras preganglionares, que se desplazan con el nervio esplácnico mayor, terminan directamente en células de la médula suprarrenal. Estas células medulares suprarrenales, que pueden considerarse neuronas excitadoras simpáticas modificadas, son responsables de la secreción de adrenalina y noradrenalina.

Fibras nerviosas aferentes

Las fibras nerviosas mielínicas aferentes van desde las vísceras a través de los ganglios simpáticos sin hacer sinapsis. Se dirigen al nervio espinal por los ramos comunicantes blancos y llegan a sus cuerpos celulares en el ganglio de la raíz posterior del nervio espinal correspondiente. Luego los axones centrales entran en la médula espinal y pueden formar el componente aferente de un arco reflejo local o ascender hacia centros autónomos superiores como el hipotálamo.

Troncos simpáticos

Los troncos simpáticos son dos troncos nerviosos con ganglios que se extienden en toda la longitud de la columna vertebral. En el cuello, cada tronco presenta tres ganglios; en el tórax, once o doce; en la región lumbar, cuatro o cinco y en la pelvis, cuatro o cinco. En el cuello, los troncos se ubican por delante de las apófisis transversas de las vértebras cervicales; en el tronco, se encuentran por delante de las cabezas de las costillas o se ubican a los costados de los cuerpos vertebrales; en el abdomen, se ubican anterolaterales con respecto a los costados de los cuerpos de las vértebras lumbares y en la pelvis, están por delante del sacro.

Por debajo, los dos troncos terminan reuniéndose para formar un ganglio único, el ganglio impar.

La función del sistema simpático es preparar al cuerpo para una emergencia. Aceleran la frecuencia cardiaca, causan constricción de arteriolas de la piel e intestino, pero dilatan las del músculo esquelético y elevan la presión arterial. Hay una redistribución de la sangre de modo que sale de las áreas cutánea e intestinal y pasa al cerebro, el corazón y el músculo esquelético. Además, los nervios simpáticos dilatan las pupilas, inhiben al músculo liso de los bronquios, intestino y pared vesical y cierran los esfínteres. Provoca erección pilosa y sudoración cutánea.

Sistema Nervioso Parasimpático

Se origina en las neuronas preganglionares de la sustancia gris del tallo cerebral y los tres segmentos medios de la médula sacra.

Las fibras nerviosas parasimpáticas abandonan el S.N.C. por los nervios craneales III, VII, IX y X y por los nervios raquídeos S2 y S3 y ocasionalmente por S1 y S4. La mayoría de las fibras nerviosas parasimpáticas se encuentran en el nervio vago que pasa a la totalidad de las regiones torácica y abdominal del cuerpo. Este nervio proporciona inervación parasimpática al corazón, pulmones, esófago, estómago, intestino delgado, mitad proximal del cólon, hígado, vesícula biliar, páncreas y porciones superiores de los uréteres. Las fibras parasimpáticas del III par craneal van a los esfínteres de las pupilas y a los músculos ciliares de los ojos. Las del VII par pasan a las glándulas lacrimales, nasales y submandibulares, y, fibras del IX par llegan a la glándula parótida.

Las fibras parasimpáticas sacras se unen formando los nervios pélvicos que abandonan el plexo sacro a cada lado de la médula y distribuyen sus fibras periféricas al cólon descendente, recto, vejiga, porciones inferiores de los uréteres y genitales externos para producir estimulación sexual.

El sistema parasimpático, al igual que el simpático, tiene neuronas pre y posganglionares, no obstante, las fibras preganglionares pasan sin interrupción hasta el órgano que van a controlar en cuya pared se hallan las neuronas posganglionares en las cuales hacen sinapsis y luego fibras posganglionares cortas salen de las neuronas para diseminarse por la sustancia del órgano.

Las actividades de la división parasimpática del sistema autónomo se dirigen a conservar y restablecer la energía. La frecuencia cardíaca disminuye, las pupilas se contraen, aumenta el peristaltismo y la actividad glandular, los esfínteres se abren y se contrae la pared vesical.

CONTROL SUPERIOR DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO

El hipotálamo tiene una influencia de control sobre el sistema nervioso autónomo y parece integrar los sistemas autónomo y neuroendocrino, lo que conserva la homeostasis corporal. Esencialmente, el hipotálamo debe considerarse como un centro nervioso superior para el control de centros autónomos inferiores en el tronco encefálico y la médula espinal.

La estimulación de la región anterior del hipotálamo puede influir en respuestas parasimpáticas, mientras que la estimulación de la parte posterior del hipotálamo da origen a respuestas simpáticas. Además, se han hallado centros inferiores en el tronco encefálico como los centros vasopresor, vasodilatador, cardioacelerador, cardiodesacelerador y respiratorio en la formación reticular como resultado de estimulación experimental en animales inferiores. Se cree que los diversos niveles de control son ejercidos como resultados de interconexiones de las diferentes regiones por vías ascendentes y descendentes. Las neuronas de las eferencias toracolumbares de la parte simpática del sistema y las neuronas de las eferencias craneosacras de la parte parasimpática del sistema reciben su control a través de los haces descendentes de la formación reticular.

Desde hace tiempo se sabe que la estimulación de diferentes partes de la corteza cerebral y el sistema límbico puede producir efectos autónomos y se cree que esto es llevado a cabo a través del hipotálamo. Existen algunas teorías medicas que sugieren que el sistema nervioso autónomo puede ser puesto bajo control voluntario hasta cierto punto y que, por ejemplo, posiblemente pueda entrenarse a pacientes con hipertensión para que reduzcan su presión arterial.

PLEXOS PREVERTEBRALES DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO.

Estos son grandes redes de nervios que sirven como medios de redistribución de las fibras simpáticas o parasimpáticas.

  • Plexo cardiaco: Situado cerca de la bifurcación de la tráquea y el origen de los grandes vasos en la base del corazón, Se divide en partes superficiales y profundas. Formado por nervios simpáticos- cardiacos y ramas del nervio vago.

  • Plexo pulmonar derecho e izquierdo: Conectados íntimamente con el plexo cardiaco, situados alrededor de los bronquios primarios y arteria pulmonar en las raices de los pulmones. Formado por el vago y nervios simpáticos torácicos superiores y distribuidos principalmente en los vasos y bronquios del pulmón.

  • Plexo celiaco: Situado en la región epigástrica del abdomen, formado por fibras del nervio vago y por fibras simpáticas. Distribuido en la mayoría de las vísceras abdominales.

  • Plexo hipogástrico: Situado frente a la 5° vértebra lumbar y promontorio del sacro. Recibe fibras simpáticas del plexo aórtico y de los ganglios lumbares y fibras parasimpáticas del nervio pélvico. Sus dos porciones laterales, los plexos pélvicos yacen a cada lado del recto.

ACCIONES DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO

Organo inervado

Acción del Sistema Simpático

Acción del Sistema Parasimpático

Corazón

Refuerza y acelera el impulso cardíaco.

Reduce y frena el latido cardíaco.

Arterias

Contrae las arterias y aumenta la presión arterial

Dilata las arterias y baja la presión arterial.

Tubo digestivo

Frena el peristaltismo y reduce su actividad.

Acelera el peristaltismo y aumenta la actividad.

Vejiga

Relaja.

Contrae.

Músculos de los bronquios

Dilata su diámetro y facilita la respiración.

Reduce su diámetro.

Iris

Dilata la pupila.

Contrae la pupila.

Músculos del pelo

Causa erección de los pelos.

Hace que el pelo se aplane.

Glándulas sudoríparas

Aumenta la secreción.

Reduce la secreción.

CONCLUSION

El sistema nervioso autónomo, mantiene la estabilidad del medio interno del cuerpo. Por medio de su fino control lleva a cabo los ajustes internos que son necesarios para el medio interno óptimo del cuerpo.

Este funciona en su mayor parte a nivel subconsciente. Las diversas actividades de este sistema son integradas en el hipotálamo.

Los componentes simpático y parasimpático del sistema autónomo cooperan para mantener la estabilidad del medio interno. La división simpática prepara y moviliza al cuerpo en una emergencia , cuando hay un súbito ejercicio intenso, temor o furia. La división parasimpática apunta a conservar y almacenar energía, por ejemplo para favorecer la digestión y la absorción de alimentos mediante el aumento de la secreción de las glándulas del tubo digestivo y estimulando el peristaltismo .

Las divisiones simpática y parasimpática del sistema autónomo habitualmente tienen un control antagónico sobre una víscera. Por ejemplo, la actividad simpática aumenta la frecuencia cardíaca, mientras que la actividad parasimpática la retarda. La actividad simpática hace que el músculo liso bronquial se relaje, pero éste se contrae por acción parasimpática.

Colegio

San Antonio del Baluarte

Rengo

SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO

Sistema nervioso

Nombre: Lorena Wastavino Arenas.

Curso: 3002

INTRODUCCION

El sistema nervioso del cuerpo humano se encarga de enviar, recibir y procesar los impulsos nerviosos. El funcionamiento de todos los músculos y órganos del cuerpo depende de estos impulsos. Tres sistemas trabajan conjuntamente para llevar a cabo esta misión: el Sistema Nervioso Central, el Sistema Nervioso Periférico y el Sistema Nervioso Autónomo.

El sistema nervioso central es el encargado de emitir impulsos nerviosos y analizar los datos sensoriales; el sistema nervioso periférico tiene la misión de transportar los impulsos nerviosos a y desde las numerosas estructuras del cuerpo. El sistema nervioso autónomo está conformado por los Sistemas Simpático y Parasimpático, y se encarga de regular y coordinar las funciones de las partes vitales del cuerpo.

En las páginas siguientes, describo la anatomía y fisiología del SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO.

BIBLIOGRAFIA.

  • Joseph G. Chusid, “ Neuroanatomia correlativa y neurologia funcional”, 4° edición.

  • Curtis- Barnes, “Invitación a la Biología” , 5°edición.

  • Claude A. Ville, “Biología”, 8° edición

  • “Enciclopedia Microsoft ENCARTA 2000”

  • Apuntes “Prueba de conocimientos específicos biología”

  • Discovery Health.

  • Información recopilada de investigación en Internet.

División Simpática del Sistema Nervioso Autónomo

División Parasimpática del Sistema Nervioso Autónomo

Sistema nervioso