Sistema nervioso

Neurología. Central, periférico, voluntario somático, vegetativo, parasimpático, reticular, neuroendocrino. Médula espinal. Encéfalo. Nervio espinales

  • Enviado por: Mercedes Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad

ESQUEMA SOBRE SISTEMA NERVIOSO

El sistema nervioso es el centro regulador, coordinador e integrador de todas las funciones que realiza el cuerpo. Es importante entender este sistema como el centro superior que hace que todo el cuerpo funcione perfectamente, de forma que cada órgano, aparato o sistema está relacionado con todos los demás gracias a él. Sin esta interrelación la vida no sería posible, ya que las acciones de unos órganos o sistemas tienen repercusión directa en el resto del organismo y es el sistema nervioso (junto con el sistema neuroendocrino) el encargado de la coordinación de todas estas funciones.

Básicamente el sistema nervioso puede dividirse en:

  • Sistema nervioso central: está constituido por el encéfalo y la médula espinal. A su vez, el encéfalo está compuesto por varias partes diferentes que, una vez más, están relacionadas entre sí. La parte más caudal del SNC es la médula espinal, que es continuada cranealmente por el bulbo raquídeo o médula oblonga. Por encima de ella se encuentra el tronco del encéfalo y por último nos encontramos los hemisferios cerebrales en cuyo seno existen diferentes estructuras (tálamo, subtálamo, hipotálamo, etc.) que conforman el diencéfalo.

Todo ello deriva del tubo neural primitivo que, de caudal a craneal, estaba formado por la médula espinal, el romboencéfalo (en el que se diferencian mielencéfalo y metencéfalo), mesencéfalo y prosencéfalo. Situado dorsal al tronco del encéfalo tenemos el cerebelo, estructura que también pertenece al SNC y que es derivada del metencéfalo.

  • Sistema nervioso periférico: está constituido por todos los nervios espinales o raquídeos que salen de la médula espinal para inervar las diferentes partes del cuerpo y pueden ser sensitivos o motores. El SNP también está integrado por los doce pares craneales que salen de las partes superiores del sistema nervioso central (principalmente del tronco del encéfalo) y que van a realizar funciones muy diferentes repartidas por todo el cuerpo, aunque fundamentalmente se concentran en la zona de la cabeza (funciones relacionadas con la vista, olfato, gusto, oído, movimientos de la musculatura facial y de la lengua, etc.).

Además de esto, se acepta que existen otras maneras de subdividir al sistema nervioso que no son puramente morfológicas, sino más bien funcionales:

  • Sistema nervioso voluntario, de la vida de relación o somático: actúa a través de la musculatura estriada y de manera voluntaria.

  • Sistema nervioso vegetativo: que se encarga de las funciones involuntarias o viscerales. Así, se ocupa de la contracción de la musculatura lisa que recubre a las vísceras, de su motilidad, secreción glandular, contracción o dilatación arterial, etc. Tiene dos componentes, antagónicos entre si, que son el sistema simpático y el sistema parasimpático.

  • Sistema reticular: se encarga de diferentes funciones coordinadoras, entre las que destacan la activación/inhibición del cerebro, regulación de los ciclos de sueño y vigilia y la fenomenología referente a la atención.

  • Sistema neuroendocrino: es el sistema mediante el cual se enlazan las funciones del sistema nervioso y las del sistema endocrino mediante neurotransmisores, sustancias bioquímicas, hormonas, factores liberadores o inhibidores, etc.