Sistema nervioso humano

Neurología. Anatomía. Nervios. Células. Neuronas. Comportamiento. Sinapsis. Regeneración. Inhibición. Tálamo. Tallo cerebral. Protección. Meninges. Médula espinal. Craneo. Sistema límbico. Memoria. Sentidos. Equilibrio

  • Enviado por: Phakoo
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

EL SISTEMA NERVIOSO HUMANO ESTA CONSTITUIDO POR DOS PARTES:

1.- Sistema nervioso central :

2.-sistema nervioso perisferico

EL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO.(S.N.A.).

El sistema nervioso autónomo es la parte del sistema nervioso que inerva el músculo liso, el cardíaco y las glándulas. Es por tanto un sistema motor.

Todos los impulsos sensitivos que proceden de las vísceras entran en el sistema nervioso central, hacen sinapsis con neuronas secundarias que discurren a lo largo de la médula hasta el tálamo, y, por último las neuronas terciarias ponen en comunicación al tálamo con la corteza sensitiva.

Muchos arcos reflejos viscerales usan las fibra aferentes viscerales para propagar los impulsos nerviosos al sistema nervioso central, pero la rama EFERENTE de los reflejos viscerales pertenece siempre al sistema nervioso autónomo (sna).

FUNCION DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO.

Tal vez el concepto más importante de toda la fisiología esta condensado en la palabra HOMEOSTASIS.-Hace años el fisiólogo francés CLAUDE BERNARD fué impresionado por lo que él llamó la constancia del medio interno. La palabra HOMEOSTASIS, para designar esta constancia fue inventada por el americano WALTER CANNON.

Aunque él termino implica quietud, situación estática, es importante señalar que los mecanismos que hacen posible esta constancia final son altamente dinámicos, variables, y exquisitamente ajustados a las fuerzas que tienden a destruir el equilibrio deseado.Así a pesar de los cambios ambientales, la temperatura corporal, se mantiene constante; a pesar de nuestros hábitos alimenticios la composición de la sangre no experimenta grandes variaciones, a pesar de nuestra postura o de nuestra actividad la presión sanguínea se mantiene dentro de los límites muy próximos.

El S.N.A. juega un papel muy importante e indispensable en el mantenimiento de la constancia del medio interno; es decir es un mecanismo homeostático de gran importancia

ANATOMIA DEL SISTEMA NERVIOSO AUTONOMO.

La principal diferencia anatómica entre el sistema nervioso autónomo y el sistema motor somático es que en el primero las neuronas procedentes de la médula espinal y del tronco encefálico no inervan directamente el órgano efector, sino que hacen sinapsis con una segunda neurona que es la que contacta con un músculo o una glándula.

En el sistema somático la neurona motora va directamente sin interrupción desde el eje cerebro espinal al órgano efector. En las vías motoras del SNA hay que considerar, pues, las neuronas preganglionares y las post ganglionares. Un ganglio es un conjunto de cuerpos neuronales, en donde terminan las fibras preganglionares y de donde parten las postganglionares.

El SNA se divide en dos subsistemas:

1. - el simpático.

2. - el parasimpático.

Que difieren tanto anatómicamente como fisiológicamente. Tienen en común el constar ambos con fibras pre y post ganglionares

El cuerpo y cerebro están permanentemente vivos con miles de millones de señales eléctricas y químicas. Este envío incesante de señales es el resultado de la actividad de las neuronas o células nerviosas y de sus fibras filamentosas de largo alcance. Junto con las células de apoyo llamadas neuroglias, las neuronas forman el cerebro y la médula espinal, llamados conjuntamente sistema Nervioso Central. Las neuronas también forman los nervios periféricos que conectan al SNC con el resto del cuerpo. La mayoría de las señales enviadas por los nervios circulan inconscientemente, y de eso depende que el cuerpo humano se mantenga seguro y funcione adecuadamente.

REDES DE NERVIOS.

Las largas y delicadas fibras nerviosas de las neuronas individuales se juntan en grupos fuera del SNC para formar los nervios periféricos, similares a cables. Esta red, que recorre todo el cuerpo informa al SNC sobre lo que ocurre dentro y fuera del cuerpo. LA mayoría de los nervios periféricos se dividen y ramifican para que las fibras nerviosas entren en contacto con tantas partes y tejidos como puedan. Algunas forman grupos llamados plexos, de modo que las zonas importantes se encuentran bajo un control exquisito, como las manos y los dedos.

DIVISIONES DEL SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO.

El sistema nervioso periférico esta compuesto por 3 divisiones: autónoma, sensorial y motora. Las fibras nerviosas autónomas, que pueden ser parasimpáticas o simpáticas, transmiten instrucciones del SNC a los órganos o glándulas. Las fibras nerviosas sensoriales emiten información sobre las sensaciones internas del cuerpo y lo que ocurre en el mundo exterior. Las fibras nerviosas motoras sirven a los músculos esqueléticos voluntarios.

CÉLULAS NERVIOSAS Y NERVIOS.

La unidad básica del Sistema Nervioso es la neurona. El cuerpo de esta célula especializada tiene proyecciones que reciben mensajes eléctricos o los transmiten a otras neuronas, músculos o glándulas. Los miles de millones de neuronas interconectadas que configuran el sistema nervioso se hallan protegidas por otras células nerviosas de apoyo llamadas células glial. Estas células no excitables, situadas entre los cuerpos de las neuronas y los axones, son responsables de mas de la mitad de las células nerviosas del Sistema Nervioso.

ESTRUCTURA DE LA NEURONA.

Como otras células del cuerpo, las neuronas tienen un cuerpo celular con un núcleo central y una serie de otras estructuras importantes para el mantenimiento de la vida celular. Del cuerpo de la célula se extienden un número variable de proyecciones llamadas cilindroejes o neuritas. Las neuritas que transmiten impulsos desde el cuerpo células son llamadas axones, y los cilindroejes que reciben los impulsos se llaman dendritas. Existen 3 tipos de neuronas: unipolar, bipolar, multipolar.

ESTRUCTURA DEL NERVIO.

Los nervios, en forma de cordón, están formados por haces de axones, llamados fascículos, que se proyectan desde varias neuronas. La mayoría de los nervios viajan hasta un lugar particular del cuerpo y tienen dos tipos de fibra: fibras sensoriales, que transmiten impulsos desde receptores de la piel, los órganos de los sentidos y los órganos internos hasta el cerebro y la médula espinal; y las fibras motoras, que transmiten señales desde el cerebro hasta la médula espinal hasta un músculo o glándula.

COMPORTAMIENTO NEURONAL.

Para producir impulsos nerviosos eléctricos, las neuronas tienen que ser inducidas por un estímulo que es cualquier cosa que, dentro o fuera del cuerpo, evoque una respuesta física o psicológica. A la capacidad de una neurona para responder a un estímulo se le conoce como excitabilidad. Los impulsos nerviosos eléctricos también pueden ser bloqueados o inhibidos por algunos neurotransmisores o por drogas.

LA SINAPSIS.

Para "disparar" una neurona, un estímulo tiene que convertir la carga eléctrica existente en el interior de la membrana celular de negativa a positiva. El impulso nervioso desciende por el axón hasta un botón sináptico y libera sustancias químicas que pueden estimular una respuesta en la célula objetivo.

REGENERACIÓN

Las fibras nerviosas periféricas aplastadas o sólo parcialmente cortadas, pueden regenerarse lentamente sino se ha producido daños en el cuerpo celular y en los segmentos huecos de la vaina de mielina. La regeneración no se produce en los nervios del cerebro o de la médula espinal; en lugar de eso, las fibras nerviosas dañadas son envueltas en tejido cicatricial.

INHIBICIÓN.

Durante la inhibición (bloqueo de un impulso nervioso), pueden abrirse los canales sensibles a los iones de potasio y cloro, en lugar de los de sodio. De la célula objetivo escapan iones positivos de potasio, o bien los iones negativos de cloro impregnan la membrana celular. En ambos casos, la carga eléctrica existente dentro de la membrana celular objetivo permanece negativa, la neurona no puede ser disparada y el impulso nervioso queda inhibido.

EL CEREBRO.

El encéfalo, situado en el cráneo, contiene de 12,000 millones de neuronas y 50,000 millones de células glial, pero esta pesa menos de 1.4 Kg. Junto con la médula espinal, el encéfalo controla y regula muchos de los procesos inconscientes del cuerpo, como el ritmo del corazón, y coordina la mayor parte del movimiento voluntario. Y, lo más importante, es donde está la conciencia y las funciones intelectuales que permiten al ser humano pensar, aprender y crear.

ESTRUCTURA CEREBRAL EXTERIOR.

La característica más evidente del cerebro, la parte más grande del encéfalo, es su superficie fuertemente plegada con una pauta que es diferente en cada ser humano. Las hendiduras son llamadas surcos cuando son superficiales y cisuras si son profundas. Las cisuras y algunos surcos grandes delimitan áreas funcionales específicas llamadas lóbulos; a una eminencia o elevación se le llama circunvolución cerebral.

ESTRUCTURAS CEREBRALES.

Dentro del cerebro está el tálamo, una especie de estación de información del cerebro , rodeada por un grupo de neuronas, el sistema límbico, que interviene en el comportamiento.

VÍNCULOS VERTICALES.

Las fibras de mielina, organizadas en los tractos de proyección , transmiten impulsos a y desde el córtex cerebral y la parte inferior del cerebro y la médula espinal. Estos tractos pasan por un enlace de comunicación llamado cápsula interna, un haz compacto de fibras, que cruza el cuerpo calloso.

EL TÁLAMO Y EL TALLO CEREBRAL.

El tálamo es una estación repetidora que elige, interpreta y dirige las señales sensoriales a y desde el cerebro medio y la médula espinal hasta el córtex cerebral y los lugares apropiados del cerebro. El tallo cerebral contiene centros que regulan varias funciones vitales para la supervivencia, entre las que se incluyen los latidos del corazón, la respiración, la presión sanguínea, la digestión y ciertas acciones reflejas, como tragar y vomitar. El tejido blando del cerebro flota en un medio acuoso, dentro de la envoltura ósea del cráneo. Llamado fluido cerebroespinal, este líquido incoloro, que se renueva de 4 a 5 veces al día, es producido dentro de los ventrículos (cámaras) del cerebro. Contiene proteínas y glucosa que aporta energía para la función de las células cerebrales, y linfocitos para protegerlo contra la infección. Así, el fluido protege y alimenta el cerebro y la médula espinal al circular a su alrededor.

PROTECCIÓN DEL CEREBRO.

A diferencia de los huesos sólidos del cráneo, que pueden romperse como resultado de fuerzas mecánicas excesivas, el fluido cerebroespinal absorbe y dispersa las fuerzas que, de otro modo, podrían causar un grave daño al cerebro. El análisis de sus constituyentes químicos y de la presión de su flujo ofrece claves vitales para diagnósticos de muchas enfermedades y trastornos del cerebro, como la meningitis.

LAS MENINGES.

El cerebro esta cubierto por 3 membranas llamadas meninges. Recubriendo el interior del cráneo está la membrana más exterior llamada duramadre, que contiene venas y arterias que alimentan los huesos craneales. La capa media es el tejido conjuntivo aracnoide, que es palmeado y elástico. Directamente al lado de la superficie del córtex cerebral esta la piamadre: entre esta delicada capa interior y la aracnoide esta el espacio subaracnoide, que contiene el fluido cerebroespinal y los vasos sanguíneos.

DESARROLLO CEREBRAL.

El crecimiento del cerebro, la parte más importante de la vida embrionaria, se produce a mucho mayor velocidad que el de las extremidades y órganos internos. A partir de racimos de tejido, surgen áreas de función altamente especializada. A las 3 semanas en la parte posterior del embrión se desarrolla un tubo de tejido neural que forman tres bultos, llamados vesículos primarios que se convierten en las principales divisiones del cerebro, a las 7 semanas el tubo neural se flexiona y del metencéfalo brotan los nervios craneales; se forman bultos en el prosencéfalo, uno de los cuales se convertirá en el cerebro. A las 11 semanas el metencéfalo se separa en el cerebelo, el puente y la médula. El mesencéfalo sigue su desarrollo y el cerebro empieza a crecer hacia atrás, cubriendo el metencéfalo.

LA MÉDULA ESPINAL.

La médula espinal es un cable de unos 43 cm de longitud que desciende desde el tallo cerebral hacia la parte lumbosacral de la espalda. Tiene forma de cilindro ligeramente aplanado, y es casi tan ancho como un dedo a lo largo de la mayor parte de su longitud, para reducirse a una cola como un hilo. A través de 31 pares de nervios espinales, está conectada con el resto del cuerpo y transmite información recibida por esos nervios sobre su ambiente interno y externo y desde el cerebro.

ESTRUCTURA DE LA MÉDULA ESPINAL.

La médula espinal contiene dos tipos de tejido. El núcleo interno es materia gris: cuerpos celulares neuronales, axones no mielinados, células glial y vasos sanguíneos. Contiene los cuerpos celulares de las neuronas motoras que producen movimientos voluntarios y reflejos y controlan las funciones internas. La materia blanca del exterior contiene axones mielinados que transmiten impulsos desde la medula espinal y zonas específicas del cerebro.

PROTECCIÓN DE LA MEDULA ESPINAL.

La médula espinal esta protegida principalmente por los segmentos de la columna vertebral y sus ligamentos de apoyo. También es protector el fluido cerebroespinal en circulación, que actúa como regulador de choques, y el espacio epidural, una capa delgada de grasa y tejido conjuntivo situada entre el periostio membrana que cubre el hueso vertebral y la duramadre, la capa de las meninges.

LOS NERVIOS PERIFÉRICOS.

Los nervios periféricos transmiten información y desde el cerebro y la médula espinal. Las fibras sensoras de los nervios periféricos reciben la información del mundo exterior, la piel y los órganos internos, mientras que las fibras motoras inician la contracción del músculo esquelético. Las fibras nerviosas autónomas regulan los órganos internos y las glándulas aseguran su funcionamiento suave.

LOS NERVIOS CRANEALES.

Los 12 pares de nervios craneales que surgen de la superficie inferior del cerebro, realizan funciones sensoriales y/o motoras, principalmente en la cabeza y en la región del cuello. Los 9 nervios con fibras predominantemente motoras también contienen fibras sensoriales autorreceptoras que transmiten al sistema nervioso central información sobre la tensión de los músculos.

1. Nervio olfatorio. Transmite la información sobre olores y conecta directamente el interior de la nariz con los centros olfatorios del cerebro.

2. Nervio Óptico. Cada nervio óptico es un haz compuesto aproximadamente por un millón de fibras que envían señales visuales desde la retina al cerebro.

3. Nervios Oculomotor Traqueal y abducente . Estos nervios causan movimientos voluntarios de los músculos oculares y de los párpados. También controlan la dilatación de la pupila y cambios en las lentes que ocurren al enfocar.

4. Nervio del Vestíbulo Óseo. Las fibras sensoras de las ramas vestibular y coclear de este nervio transmiten información sobre sonido, equilibrio y orientación de la cabeza.

5. Nervio Glosofaríngeos e Hipoglosales. Las fibras motoras de estos nervios intervienen en el acto de tragar, mientras que las fibras sensoras transmiten información sobre el gusto, el tacto y el calor desde la lengua y la faringe.

6. Nervio Accesorio Espinal. Este nervio produce movimiento en la cabeza y en los hombros. También inerva los músculos en la faringe y la laringe y participa en la producción de los sonidos de la voz.

7. Nervio Facial. Ramas de este nervio inervan las papilas gustativas, la piel externa de la oreja, y las glándulas salivales y lagrimales. También controlan los músculos usados en las expresiones faciales.

8. Nervio Trigémino. Ramificaciones de este nervio tripartito contienen fibras sensoriales que transmiten señales desde la cabeza, la cara y los dientes; las fibras motoras inervan los músculos de la masticación. Las ramas se conocen como oftálmica, maxilar y mandibular.

EL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO.

Estructurado para permitir respuestas inmediatas e involuntarias, el sistema nervioso autónomo regula las funciones internas del cuerpo para mantener la homeostasia, o equilibrio interno. Las fibras nerviosas controlan los órganos y las actividades internas, tales como el ritmo cardiaco y la digestión. Esta información es integrada en el hipotálamo, el tallo cerebral y a la medula espinal. Luego, la 2 divisiones del SNA, el simpático y el parasimpático emiten órdenes a los músculos lisos involuntarios, los músculos y las glándulas.

EL CEREBRO PRIMITIVO.

El sistema límbico evolucionó temprano en la ascendencia humana, e influye sobre el inconsciente, comportamiento instintivo similar a respuestas animales relacionadas con la supervivencia, como la respuesta "lucha o huye" y la reproducción. Muchos de estos comportamientos innatos y primitivos en los humanos son modificados por el córtex cerebral. Los humanos planean para el futuro, sientes esperanza, alegría, culpabilidad y la desesperación , y su comportamiento se ve influido por códigos morales, sociales y culturales conscientes

PARTES DEL SISTEMA LÍMBICO.

Los componentes de este sistema en forma de anillo juegan un papel complejo e importante en la expresión de instintos, impulsos y emociones. Median en los efectos de los estados de animo sobre el comportamiento externo e influyen en los cambios internos en la expresión apropiada. También se ven influidos pro el sistema limbico la asociación de percepciones con sensaciones, como el olor vista, y la formación de recuerdos.

POSICIÓN DEL SISTEMA LÍMBICO.

El sistema límbico rodea la parte superior del tallo cerebral y forma una frontera que vincula la zona cortical y el mesencéfalo con los centros inferiores del control automático, las funciones corporales internas.

FUNCIONES DEL TALLO CEREBRAL.

La formación reticular, situación en el tallo cerebral, comprende al menos 4 sistemas neurales distintos, cada uno con su propio neurotransmisor. Una de las funciones es operar un sistema de estimulación que mantiene el cerebro despierto y alerta. El tallo cerebral también controla el sueño, modula los reflejos medulares, mantiene el tono muscular y la postura, y sostiene la respiración y el ritmo cardiaco.

EL RAS.

Vías de fibras nerviosas del RAS detectan la información sensorial que llega y envían señales activadoras a través del mesencéfalo hacia el córtex cerebral para mantener la conciencia.

PROCESADO DE LA INFORMACIÓN.

La información recibida desde los sentidos o generada por el pensamiento es procesado en muchas partes del cerebro. Algunas áreas procesan datos sensoriales, como la luz o el sonido, mientras que omiten ordenes que inician o coordinan movimientos voluntarios. Otras zonas archivan datos importantes para su uso futuro. Todas estas zonas están conectadas por haces de fibras nerviosas. Aunque se han definido con claridad las funciones de cada zona, aún no se comprenden del todo los detalles exactos de su intercomunicación.

MOVIMIENTO VOLUNTARIO.

Estimulada por las neuronas sensoriales o por el pensamiento y la intención conscientes, la zona del córtex remotor formula un programa motor central. Este plan es enviado al córtex motor que luego envía instrucciones los músculos voluntarios. A medida que progresa el movimiento, es coordinado y actualizado continuamente por señales nerviosas correctoras enviadas desde el cerebelo, que también controla el equilibrio y la posición del cuerpo en el espacio.

MEMORIA.

La memoria es el almacén de información del cerebro, tanto si se trata de datos aprendidos como de acontecimientos emocionalmente importantes. Para crear recuerdos, se cree que las células nerviosas forman nuevas moléculas de proteína y nuevas interconexiones. Ninguna región del cerebro almacena todos los recuerdos, porque el lugar de almacenamiento depende del tipo de recuerdo: escribir a máquina o montar en bicicleta son recuerdos conservados en zonas motoras, mientras que los recuerdos sobre la música se conservan en las zonas auditivas.

TRES GRADOS DE MEMORIA.

La memoria sensorial, como el breve reconocimiento de un sonido, sólo se almacena durante milisegundos. Si se conserva e interpreta, este input sensorial puede convertirse en memoria a corto plazo durante unos pocos minutos. La transferencia de la memoria corta a la larga se conoce como consolidación y exige atención, repetición e ideas asociativas. La facilidad de recuerdo de la información depende de cómo se consolidó ésta.

TACTO, SABOR Y GUSTO.

La sensación es nuestro vínculo con el mundo exterior y también proporciona al cuerpo información vital sobre el ambiente interno. Los receptores sensoriales generales responden a estímulos como el tacto, la presión, el dolor y temperatura y se hallan repartidos por todo el cuerpo. El tacto y el olfato, junto con la visión, el oído y el equilibrio son llamados sentidos especiales porque sus receptores son complejos y responden a estímulos específicos en lugares muy localizados.

OLFATO.

El sentido humano del olfato es mucho mas sensible que el del gusto, se pueden detectar unos 10,000 olores. Como las estructuras olfativas tienden a deteriorarse con ladead, los niños suelen distinguir más olores que los adultos. La mayoría de los animales tienen un sentido del olfato más agudo que el de los humanos. Además de advertimos de peligros como el humo o gases venenosos, el olfato hace una contribución importante al sentido del gusto.

EL OJO.

De los 5 sentidos, la visión es el mas especializado y complejo, resultado de la recepción sensorial y el juicio intelectual. Los rayos de luz entran en las pupilas y se registran en las retinas, en el fondo de los ojos, para crear imágenes bidimensionales. Estas imágenes se convierten en impulsos eléctricos llevados a través del nervio óptico de cada ojo a partes del cerebro, especialmente el lóbulo occipital, donde son interpretados.

ESTRUCTURA DEL OJO.

El globo tiene 3 capas , llamadas túnicas. La túnica fibrosa exterior tiene 2 partes ; la córnea transparente y curvada y la esclerótica, que es opaca, blanca y ayuda a mantener la forma del ojo. La túnica vascular media contiene el iris, el cuerpo ciliar y el coroides, cuyos vasos sanguíneos riegan todas las túnicas. La tercera capa del fondo, la retina, es donde converge la luz y se forman las imágenes.

OIDO

ESTRUCTURA DE LA OREJA, OIDO Y EQUILIBRIO.

Los oídos son los órganos de la audición y el equilibrio. Las estructuras de estas funciones sensoriales se hallan situadas en zonas separadas del oído interno. No obstante, ambas dependen de la estimulación de receptores especializados llamados células ciliada que responden a las ondas de sonido o al movimiento. Las fibras nerviosas que abandonan la vía auditiva y las estructuras del equilibrio forman el nervio vestibuloclear, que lleva los impulsos nerviosos al cerebro para su interpretación.

EL OIDO.

Ls ondas de sonido entran en el oído y hacen vibrar el tímpano. Los osículos pasan las vibraciones a la ventana oval, una membrana situada en la entrada del oído interno. Al vibrar esta membrana produce movimientos similares a ondas en el fluido que llena el caracol, lo que estimula las células ciliadas. El caracol esta subdividido en tres cámaras llenas de liquido, que se extienden en espiral y en paralelo alrededor de un núcleo óseo. El canal central o conducto coclear contiene el órgano espiral de Corti, el órgano del oído.

EQUILIBRIO.

El sentido del equilibrio no sólo en el órgano sensorial del oído interno, sino también en los datos visuales y en la información obtenida de los receptores del cuerpo, especialmente los situados alrededor de las articulaciones, que es procesada por el cerebelo y el córtex cerebral, lo que permite al cuerpo afrontar los cambios en aceleración o dirección de la cabeza.