Sistema locomotor

Esqueleto. Articulaciones. Músculos esqueléticos. Huesos. Médula ósea. Sistema muscular

  • Enviado por: Nadia Reyes
  • Idioma: castellano
  • País: Uruguay Uruguay
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Ejercicios resueltos de Álgebra Elemental
Serie de ejercicios resueltos de Álgebra elemental Este curso va ligado al curso actual de álgebra...
Ver más información


SISTEMA LOCOMOTOR

El sistema locomotor está formado por:

1. ESQUELETO Huesos

2. ARTICULACIONES Unión

3. MÚSCULOS ESQUELÉTICOS Parte activa

LOS HUESOS

La diferencia entre hueso fresco y seco es que en el primero aparecen elementos anatómicos que en el seco no: médula ósea, vasos nutricios de la diáfisis, el periostio, el cartílago articular.

Clasificación de los huesos

Huesos largos o tubulares:

  • Se hallan en los miembros

  • Se distinguen tres partes fundamentales

  • Un cuerpo o diáfisis

  • Un par de extremos o epífisis con superficies articulares

  • Metáfasis que es la zona del crecimiento ubicada entre la epífisis y la diáfisis.

    • El cuerpo es un tubo hueco cuya pared está formada por hueso compacto. La cavidad interior de la diáfisis se denomina conducto medular. La epífisis muestra una delgada capa de hueso compacto en la periferia y en su interior una masa de hueso esponjoso. En la unión de la epífisis con la diáfisis (si el hueso es de adulto) se observa una línea transversal que corresponde al cartílago del crecimiento que poseía en la niñez y juventud. Se observa un agujero nutricio por hueso largo, por donde entran y salen vasos sanguíneos.

    Huesos planos:

    • Se hallan casi siempre limitando cavidades con lo cual protegen vísceras delicadas. Se observan dos láminas de hueso compacto, paralelas, encerrando entre ellas una capa de tejido esponjoso. Las capas de hueso compacto se denominan tablas y la masa de hueso esponjoso de denomina diploe. Presentan dos caras, la que mira hacia fuera del cuerpo es siempre convexa; y la que mira hacia adentro es siempre cóncava. Ambas se unen a nivel de los bordes. Es allí donde se observan las superficies articulares. Los huesos planos tienen muchos agujeros nutricios. Son ricos en proteínas y calcio, lo cual les otorga dureza y firmeza.

    Huesos cortos:

    • Se hallan en regiones que ofrecen pocos movimientos pero que requieren resistencia. Tienen las tres dimensiones aproximadamente iguales.

    • Estructura formada por una masa de hueso esponjoso rodeada de una delgada lámina de compacto.

    Funciones de los huesos:

    - El esqueleto es el principal determinante de la forma general del cuerpo; es complementado, en este sentido, por las masas musculares y el tejido adiposo.

    - Los huesos junto con los músculos realizan la protección de órganos, vasos sanguíneos y nervios.

    - En el ser humano el elemento sostén constituye una necesidad biológica, y está dado por el esqueleto y los músculos principalmente.

    - Si elementos químicos ingresan, por accidente al organismo, los huesos los retienen evitando su posible acción perjudicial sobre el resto del organismo; es su función antitóxica.

    - El esqueleto representa un gran depósito de Calcio y Fósforo, permitiendo la homeostasis del ion calcio y también del ion fósforo. Es su función metabólica.

    - Una de las funciones de los huesos es el movimiento, ya sea de locomoción, masticación, prensión o postura.

    - La función hemocitopoyética está dada por la médula ósea que es la responsable de la formación de las células de la sangre:

    Glóbulos rojos (eritrocitos) transportan O2 y CO2

    Glóbulos blancos (leucocitos) se encargan de la defensa

    Plaquetas (trombocitos) se encargan de la coagulación

    La MÉDULA ÓSEA está ubicada en los tejidos esponjosos de los huesos planos y cortos y en la cavidad de los huesos largos.

    Puede observarse como médula roja: es la que está

    activa y fabrica las células

    sanguíneas. Ubicada en los

    huesos del tronco y de la

    cabeza, generalmente. En los

    niños todos los huesos

    tienen médula roja.

    médula amarilla: sus células tienen la

    capacidad de convertirse en activas y

    producir sangre.

    médula gris: es totalmente inactiva y

    funciona como relleno.

    Factores no óseos que intervienen en el desarrollo y crecimiento de los huesos:

    1. Nutrientes: mención especial merecen el Ca y el P, que junto con las proteínas le otorgan resistencia al hueso (también junto con el colágeno). Otros nutrientes necesarios son las vitaminas A y C, etc.

    2. Hormonas: se clasifican en calcificantes y descalcificantes.

    • Hormonas sexuales: estrógenos y testosteronas. Son calcificantes y generalmente inhiben el crecimiento de los huesos largos.

    • Hormona del crecimiento: segregada por la adenohipófisis tiene una acción estimulante sobre los osteoblastos y sobre las células del cartílago de crecimiento; en otras palabras, favorece el crecimiento del hueso tanto en sentido longitudinal como transversal. A medida que el cartílago del crecimiento se agranda, el hueso se osifica, hasta que termina osificándose en su totalidad. En realidad la somatropina estimula al hígado y éste la sintetiza formando un péptido denominado somatomedina que estimula los cartílagos del crecimiento. La secreción disminuida de esta hormona produce el llamado enanismo hipofisario y su exceso el gigantismo, si ocurre en la niñez, o la acromegalia si se manifiesta en el adulto.

    • La Hormona paratiroidea actúa en el proceso de destrucción del hueso. Moviliza el calcio de los huesos y sólo actúa en presencia de colecalciferol. A su vez determina un aumento de la producción de la forma más activa de colecalciferol.

    • Hormona calcitonina, de origen tiroideo, es antagonista de la hormona paratiroidea.

    • Los glucocorticoides, segregados por la corteza de las glándulas suprarrenales, son potentes inhibidores del proceso nutritivo óseo.

    • Hormonas tiroideas yodadas: activan las diversas etapas de la osificación. Su acción principal se opera sobre los puntos de osificación y sobre la maduración del hueso.

    • La sustancia hasta ahora conocida como Vitamina D3 actualmente se considera una hormona y se prefiere llamarla colecalciferol. El colecalciferol se forma en la piel por acción de las radiaciones ultravioletas de la luz solar (por medio del colesterol que es la materia prima para su formación). Allí encontramos colecalciferol inactivo, que es transportado hacia el hígado por una globulina. De allí es llevada por la sangre al riñón, en donde se transforma en colecalciferol activo. Los colecalciferoles activos permiten la formación del fosfato de calcio y su fijación en el tejido óseo. También favorecen la calcificación previa del cartílago que facilita su destrucción. Si falta colecalciferol el cartílago no se calcifica, no es adecuadamente destruido, por lo que adquiere un volumen exagerado, tanto en largo como en ancho. Se observa, así, un abultamiento cartilaginoso del extremo de los huesos largos, característico de la enfermedad infantil raquitismo; la defectuosa calcificación facilita, al mismo tiempo, las deformaciones. En el adulto, la carencia de colecalciferol genera el reblandecimiento de los huesos (osteomalacia).

    En suma hay dos grupos de hormonas

    hormonas tiroideas

    • calcificantes somatropina

    calcitonina

    glucocorticoides

    • descalcificantes parathormona

    hormonas sexuales

    3. Actividad física: los huesos y los músculos se desarrollan al ser estimulados por la actividad física. El hueso no es un modelo definitivo, sino que está en permanente actividad, produciéndose simultáneamente el proceso constructor y destructor. La actividad física, además incide en la clasificación.

    LAS ARTICULACIONES

    Permiten la unión de 1 o más huesos. Algunas posibilitan el movimiento y otras lo impiden. Se clasifican en: móviles, poco móviles e inmóviles.

    Elementos de las articulaciones móviles o diartrosis:

    • Superficies articulares, pueden ser dos o más por articulación y, en general, si la de un hueso es convexa, la del otro será cóncava

    • Cartílago articular: no se osifica durante el crecimiento. Para evitar continuas hemorragias no tiene vasos sanguíneos y por lo tanto, no se regenera

    • Cápsula articular: membrana que se fija a ambos huesos, cubriendo toda la articulación

    • Ligamentos: están por fuera de la cápsula. Su función es determinar el tipo de movimiento y sirven de unión. Tienen conexión con el Sistema Nervioso igual que la cápsula, para transmitir información continua acerca de la posición.

    • Músculos periarticulares: son como ligamentos pero más distantes. Están insertados en dos huesos.

    • Presión atmosférica, desempeña un importante papel en el mantenimiento del contacto de los huesos.

    • Sistema locomotor
      Membrana sinovial: está por dentro de la cápsula y es inseparable de ésta. Sus células producen el líquido sinovial.

    • Líquido sinovia disminuye el rozamiento

    nutre al cartílago (ya que éste

    no tiene vasos sanguíneos)

    se está fabricando continuamente

    es vital porque intenta mantener

    al hueso con la misma

    composición química

    La membrana sinovial se compone de dos capas: una externa, aplicada contra la cápsula y con abundantes vasos sanguíneos. La otra capa es la interna. Desde la capa externa, se produce un deslizado que cae en la cavidad articular: tal es el líquido sinovia, líquido de aspecto similar a la clara de huevo cruda, que por sus propiedades físicas constituye un lubricante de alta calidad y además, nutre al cartílago articular.

    • Cavidad articular: es virtual, sólo existe en condiciones patológicas.

    Elementos de las articulaciones poco móviles o anfiartrosis:

    • Dos cuerpos vertebrales con sus caras planas o algo excavadas

    • Sistema locomotor
      una capa de cartílago hialino que las reviste

    • ligamentos periféricos que recubren la articulación.

    • Un disco fibroso o fibrocartilaginoso intermediario que se amolda exactamente a cada cuerpo vertebral y que en su contorno adhiere a los ligamentos periféricos. Se le llama disco intervertebral.

    • imp: no tienen cápsula

    Las articulaciones inmóviles o sinartrosis:

    • Posibilitan que el rostro esté fijo.

    • Favorecen la adquisición de la identidad.

    • Brindan protección.

    • Las piezas óseas vecinas se encuentran, a veces, separadas por una delgada membrana de tejido conectivo fibroso; otras veces, por una lámina de cartílago.

    MOVIMIENTOS DE UNA ARTICULACIÓN

    • Flexión: doblar hacia delante

    • Extensión: lo contrario

    • Separación: sacarlo del cuerpo

    • Aproximación: acercarlo al cuerpo

    • Rotación interna: girar hacia adentro y adelante

    • Rotación externa: girar hacia fuera y atrás

    • Circundicción: hacer una circunferencia

    SISTEMA MUSCULAR

    MUSCULO: órgano formado por tejido predominantemente muscular además de otros (adiposo, conjuntivo, etc.)

    Se agrupan en:

    • Esqueléticos formados por tejido muscular estriado.

    • Viscerales formados por tejido muscular liso.

    • Cardíacos formados por tejido muscular cardíaco.

    También se agrupan en:

    • Voluntarios: esqueléticos

    • Involuntarios: visceral, cardíaco y desde ciertos puntos de vista también el esquelético.

    Según la forma encontramos:

    • Músculos Largos: son aquellos en los que una de las dimensiones predomina sobre las otras dos. Su estructura está formada por un vientre y dos o más tendones. En el vientre se ubica el tejido muscular estriado que es el que posibilita la contracción. El vientre se continúa en cada extremo, con un tendón más o menos cilíndrico, pero de longitud variable. La inserción de los músculos siempre se hace por fibras colágenas. A veces el extremo superior del músculo presenta dos, tres o cuatro tendones en cuyo caso se denominan músculos bíceps, tríceps o cuadríceps respectivamente. El extremo inferior también puede ser simple o terminar en dos, tres o cuatro tendones: músculos bi, tri, o cuadricaudales. Los músculos largos se encuentran casi exclusivamente en los miembros.

    • Músculos Anchos: son aquellos en que predominan dos dimensiones; se encuentran con frecuencia en el tronco, cuyas paredes contribuyen a formar.

    • Músculos Cortos: son aquellos en que las tres dimensiones alcanzan aproximadamente igual longitud. Se sitúan alrededor de la columna vertebral, en la cara y alrededor de los orificios naturales formando anillos que rodean el orificio y permiten la apertura o el cierre de los mismos. Son los llamados esfínteres o músculos orbiculares.

    Los tendones están formados por tejido conjuntivo fibroso o tejido tendinoso, se caracterizan por ser blancos y duros mientras que el vientre es rojo y menos duro.

    Al vientre llegan nervios sensitivos y motores. Al tendón sólo llegan nervios sensitivos. A ambos llegan vasos sanguíneos.

    El vientre también tiene tejido adiposo, tejido conjuntivo, vasos y nervios. Estos tejidos unen las células musculares y le dan armazón al músculo.

    Cuanta más blanda es una carne menos tejido conjuntivo tiene entre células y por lo tanto menos fibras de colágeno.

    Funciones de los músculos:

    • Movimiento

    • Forma glucógeno

    • Depósito metabólico de

    proteínas

    • Producción de calor, cuando la célula muscular trabaja se genera energía calorífica. Es fundamental. El calor producido sale del músculo por la sangre venosa que va hacia la piel y la sangre hace vasodilatación para perder el calor. Los vasos sanguíneos regulan la conservación o pérdida del calor.

    • Protección

    • Receptores: Un órgano efector es aquel que realiza una acción y uno receptor es aquel que recibe información (ojos, oídos, piel, etc.). Los músculos envían información acerca de si están contraídos o no y con esta información el cerebro saca la conclusión de cuál es la posición. En el músculo hay células receptoras encargadas de registrar las variaciones de contracción.

    • Sostén: función fundamental para la postura.

    El TONO MUSCULAR es el ligero estado de contracción o de semitensión que presenta un músculo normalmente inervado y vascularizado, en estado de reposo. Puede decirse que la contracción activa de los músculos determina los movimientos mientras que el tono muscular es responsable de las posturas. El tono es un fenómeno reflejo. Depende del estado emocional del individuo. Tener un tono muscular alto es favorable para la protección pues es el mínimo estado de contracción. Los movimientos se ven beneficiados y los reflejos son mucho más rápidos con un tono muscular alto.

    El tono muscular es fundamental para darle forma al cuerpo. Cuando una persona tiene un tono muscular bajo sufre de hipotonía, cuando tiene un tono normal sufre de eutonía, y cuando tiene un tono aumentado sufre de hipertonía. Al estar el músculo continuamente contraído siempre está produciendo calor. Según el tono muscular de una persona (en la postura, los gestos y la mímica) es posible determinar su estado de ánimo (angustia, felicidad, miedo, etc.). esto se denomina diálogo tónico. También es posible a través del contacto corporal. Los bebés son muy sensibles al tono muscular de quien los cargue.

    INERVACIÓN MOTORA

    Cada músculo esquelético recibe, por lo menos, un nervio que se ramifica en su interior. Por intermedio de las fibras motoras de dicho nervio, las fibrocélulas reciben el impulso nervioso (excitante natural), que provocará la contracción de las mismas. Tal impulso proviene del sistema encéfalo- medular.

    Se denomina unidad motora o motriz, al conjunto integrado por una fibra nerviosa y las fibrocélulas musculares que esta fibra inerva.

    SINAPSIS NEUROMUSCULAR O PLACA MOTORA

    Sinapsis: Unión o comunicación sin continuidad física realizada por un mediador.

    Cada fibrocélula muscular recibe un nervio motor, excepcionalmente más. Dicho nervio se divide en varias terminaciones finas (dendritas) que se disponen en la placa motora terminal. Por allí llega un estímulo nervioso que libera una sustancia neurotransmisor el cual estimula a la célula muscular para que ésta se contraiga. Así la placa motora representa la sinapsis neuromuscular o sea la unión entre los nervios motores y las fibrocélulas musculares. Las ramificaciones de las fibras nerviosas, al llegar a esa zona, pierden la vaina de mielina (envoltura lipoproteica que aísla al axón nervioso y le otorga coloración blanquecina). Los axones de estos nervios son muy largos y todas las combinaciones posibles de dendritas permiten regular la contracción que realizará el músculo. Es entonces que la sinapsis neuromuscular ocurre entre la terminación del axón y la célula muscular.

    La célula muscular tiene una sustancia que atrae al neurotransmisor, son los receptores musculares.

    SUMINISTRO DE ENERGÍA

    Desde el punto de vista de su funcionamiento, el tejido muscular comparado con otros tejidos, ofrece la particularidad de que, en condiciones normales, debe pasar a veces, en brevísimo tiempo, del estado de reposo a una actividad máxima. Esto hace que el suministro de energía presente dispositivos que permitan esa brusca actividad.

    • La fibrocélula muscular emplea la energía contenida en los nutrimentos orgánicos que son: los glúcidos, prótidos y lípidos. Pero, en el caso del músculo, sus células poseen un depósito de glúcidos propio, bajo forma de glucógeno.

    • La célula muscular tiene la capacidad de tener un metabolismo oxibiótico y anoxibiótico. Ambos están siempre funcionando. En un ejercicio cualquiera varían la intensidad y la velocidad. En general un ejercicio aeróbico es aquel de mediana intensidad y velocidad pausada. Y un ejercicio anaeróbico es aquel donde hay mucha intensidad y velocidad, es cuando el músculo trabaja en déficit de O2.

    • Los glúcidos constituyen la fuente de energía de más fácil disponibilidad, puesto que, por un lado, son aportados por la sangre bajo forma de glucosa y por otro, esta misma glucosa está polimerizada bajo forma de glucógeno. La transformación del glucógeno en glucosa se llama glucogenólisis. Este proceso se desencadena por la estimulación provocada por la adrenalina, cuya concentración en la sangre aumenta en las circunstancias en que son necesarios los movimientos musculares. Otra hormona segregada por el páncreas, el glucagón, determina el mismo efecto sobre el glucógeno acumulado en el hígado; la glucosa así producida pasa a la sangre.

    La glucosa (molécula con 6C), es degradada químicamente hasta el estado de ácido pirúvico (molécula con 3C), pasando por diez etapas, cada una de las cuales se cataliza por enzimas específicas. El pasaje de glucosa hasta ácido pirúvico se conoce con el nombre de glucólisis. Tanto la glucogenólisis como la glucólisis se realizan en el citoplasma, en la matriz, fuera del condrioma. De aquí en adelante se pueden presentar dos situaciones: que el músculo disponga de una cantidad adecuada de oxígeno aportada por los vasos sanguíneos o no.

    • Si el músculo dispone de cantidad de O2, el ácido pirúvico penetra en las mitocondrias y allí se transforma en acetil-coenzima A. Esta molécula es la que pone en marcha una reacción en cadena conocida con el nombre de Ciclo de Krebs o del ácido cítrico. En algunas fases de este ciclo se libera CO2 e ion hidrógeno. El ion hidrógeno es altamente nocivo, puesto que tiende rápidamente a aumentar la acidez del medio. Es captado por diversas sustancias (aceptores de H, que forman la cadena respiratoria), el último de los cuales es el O2, con el que reacciona formando moléculas de H2O. He allí la gran importancia del oxígeno para la vida: no permite que las células sean ácidas, es decir, tóxicas. Por cada molécula de glucosa degradada a agua y anhídrido carbónico, se liberan en total 36 a 38 moléculas de ATP.

    • Si el músculo no dispone de la cantidad de oxígeno suficiente, se produce en la fibrocélula muscular la glucogenólisis y la glucólisis hasta la etapa de ácido pirúvico. Junto con éste, se liberan H+ y ambos reaccionan generando ácido láctico (con 3C). Esto evita que el aumento en concentración de ácido pirúvico e H+, bloquee la glucólisis y la formación de ATP. Este ácido láctico sale de la fibrocélula muscular y es llevado por la sangre (aproximadamente sus 4/5 partes), hacia el hígado, donde es reconvertido en glucógeno. La quinta parte restante queda en la célula y si se acumula determina la fatiga muscular. Este proceso provee 2 moléculas de ATP. El ácido láctico se genera en el citoplasma.

    Sistema locomotor

    Sistema locomotor