Sistema inmunológico frente al SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). Seropositivo. VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Contagio. Efectos

  • Enviado por: Adriana Citlalli
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Análisis de Series
Análisis de Series
En el curso aprenderás como analizar la convergencia o la divergencia de una serie. También...
Ver más información

Álgebra Lineal
Álgebra Lineal
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre Álgebra Lineal. Se explica que es una matriz, los...
Ver más información


¿Qué Es el VIH/SIDA?

¿Qué Es el SIDA?

S -- Síndrome -- Porque cuando alguien se enferma de SIDA puede experimentar un amplio espectro de diferentes enfermedades e infecciones oportunistas.

I -- de Inmunuo -- Porque afecta al sistema inmunológico del cuerpo, la parte del cuerpo que usualmente trabaja para combatir invasores tales como gérmenes y virus.

D --  Deficiencia -- Porque hace que el sistema inmunológico sea deficiente, es decir, que no funcione correctamente.

A -- Adquirida -- Porque es una afección que uno puede contraer.  La enfermedad no se transmite genéticamente.

¿Qué Es el VIH?

V -- Virus -- Porque este organismo, como todos los demás virus, es incapaz de reproducirse por sí solo.  El VIH se reproduce solamente al invadir células humanas.

I -- de Inmunodeficiencia -- Porque el efecto de este virus es crear una deficiencia, un impedimento al funcionamiento apropiado del sistema inmunológico del cuerpo.

H -- Humana -- Porque el virus solo puede ser contraído por seres humanos.

El VIH es el virus que, en la opinión de la mayoría de los investigadores, causa el SIDA. Otros creen que el VIH puede causar el SIDA solo si se da en combinación de un "co-factor" (algún otro virus o condición aún no identificada).

Algunos científicos han presentado recientemente informes sobre casos en que las personas tienen una pronunciada inmunodeficiencia pero sin rastro de infección por VIH. Ciertos investigadores sospechan la existencia de un virus diferente. Otros creen que tales inmunodeficiencias proceden de otras causas. Es preciso hacer más investigaciones para aclarar esos casos.

Sin embargo, debido al hecho de que la gran mayoría de los investigadores creen que el VIH es la única causa del SIDA, o al menos la causa fundamental, nos referimos a menudo al VIH como al "virus del SIDA".

La Definición Del SIDA

Las personas que desarrollan síntomas recibirán un diagnóstico de SIDA si su situación entra dentro de ciertos criterios establecidos por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). CDC es una oficina federal en Atlanta, Georgia, que monitorea todas las enfermedades infecciosas en los Estados Unidos. Los doctores que diagnostican el SIDA en un paciente deben reportar el diagnóstico a los CDC.

La definición del SIDA de los CDC ha cambiado varias veces desde que comenzó la epidemia. Los cambios han sucedido conforme se tiene más información sobre la enfermedad y es posible incluir a más personas que desarrollan síntomas o inmunodeficiencia. La definición se aplica a cualquier persona que:

  • sea VIH positiva, Y ADEMÁS

  • tenga un conteo de células T de 200 o menos, O BIEN una o más de las enfermedades oportunistas.

En los Estados Unidos, el VIH difiere de comunidad a comunidad, dependiendo de si existen o no programas de intercambio de jeringas (que pueden reducir la transmisión entre los consumidores de drogas), de si se ofrece una educación continua (como se hace en ciertas áreas urbanas) o no; de si la población puede recibir mensajes en su propio idioma y si estos mensajes son apropiados culturalmente; del nivel de discriminación que existe, y dependiendo de muchas otras razones (económicas, políticas, culturales y demográficas). Todos estos aspectos repercuten en el grado de conocimiento y capacidad de la población de protegerse y tener acceso a tratamientos y servicios.

Es importante hace hincapié en el hecho de que la gente no contrae el VIH por el sitio donde vivan, o el grupo social al que pertenezcan, ni por su orientación sexual. Lo que hace que el VIH se transmita, más o menos fácilmente, depende de ciertos comportamientos. En este curso de formación aprenderás más cosas sobre las rutas específicas de transmisión y sobre la prevención, basándonos en la mecánica de la transmisión -- porque no importa quién eres, sino lo que haces.

Al mismo tiempo, sí es muy cierto que las circunstancias en la vida de cada persona pueden llevarle a estar más cerca de actividades que pueden ser riesgosas. Ahora vamos a detenernos un momento para hablar de ciertos grupos de personas con necesidades y perfiles específicos en la epidemia del VIH.)

En este punto, si alguien está enfermo por causa del VIH, pero su enfermedad no está incluida en la "Lista del SIDA", simplemente se considerará que tiene "la enfermedad del VIH."

Como el Sistema Inmunológico Te Protege de las Enfermedades

El sistema inmunológico es una red muy compleja de células y sustancias químicas. Su función es protegernos de microorganismos y sustancias que producen enfermedades. Las células del sistema inmunológico son capaces de reconocer y destruir microorganismos. Para funcionar correctamente, el sistema inmunológico debe coordinar muchos tipos distintos de células y centenares de sustancias químicas.

El sistema inmunológico puede responder de diversas maneras para atacar a los organismos invasores. Una de estas reacciones está coordinada por las células T ayudantes (también conocidas como células CD4) las cuales actúan como un director de orquesta. Las células T informan a las demás células de lo que deben hacer. A medida que el VIH mata a las células T, que son tan importantes, la capacidad del cuerpo para luchar contra otras infecciones disminuye. Si la célula coordinadora del proceso (la célula T) no funciona, las demás células tampoco pueden funcionar, dejando al cuerpo sin defensas ante el ataque de infecciones oportunistas.

Vamos a ver cómo las células T coordinan normalmente una reacción inmunológica. Por favor, ten presente que estamos hablando de tan solo una de las muchas reacciones inmunológicas que suceden.

Cualquier agente infeccioso que entra a tu cuerpo termina llegando al sistema linfático

Esto puede suceder rápidamente después de la infección, o no suceder hasta que el invasor empiece a reproducirse. Dentro de uno de los nódulos linfáticos, el virus se topa con un macrófago (literalmente: "gran comelón"). El macrófago ingiere al invasor (Fig. 2)

Entonces, lo desmenuza y lo muestra a los antígenos del virus en la superficie para que las demás células inmunológicas puedan detectar esa información (fig. 3).

Como el Sistema Inmunológico Te Protege de las Enfermedades

El sistema inmunológico es una red muy compleja de células y sustancias químicas. Su función es protegernos de microorganismos y sustancias que producen enfermedades. Las células del sistema inmunológico son capaces de reconocer y destruir microorganismos. Para funcionar correctamente, el sistema inmunológico debe coordinar muchos tipos distintos de células y centenares de sustancias químicas.

El sistema inmunológico puede responder de diversas maneras para atacar a los organismos invasores. Una de estas reacciones está coordinada por las células T ayudantes (también conocidas como células CD4) las cuales actúan como un director de orquesta. Las células T informan a las demás células de lo que deben hacer. A medida que el VIH mata a las células T, que son tan importantes, la capacidad del cuerpo para luchar contra otras infecciones disminuye. Si la célula coordinadora del proceso (la célula T) no funciona, las demás células tampoco pueden funcionar, dejando al cuerpo sin defensas ante el ataque de infecciones oportunistas.

Vamos a ver cómo las células T coordinan normalmente una reacción inmunológica. Por favor, ten presente que estamos hablando de tan solo una de las muchas reacciones inmunológicas que suceden.

Cualquier agente infeccioso que entra a tu cuerpo termina llegando al sistema linfático

Esto puede suceder rápidamente después de la infección, o no suceder hasta que el invasor empiece a reproducirse. Dentro de uno de los nódulos linfáticos, el virus se topa con un macrófago (literalmente: "gran comelón"). El macrófago ingiere al invasor

Entonces, lo desmenuza y lo muestra a los antígenos del virus en la superficie para que las demás células inmunológicas puedan detectar esa información

Los antígenos son proteínas específicas a cada microorganismo en particular. Los antígenos sirven como carnet de identidad que permite a nuestro sistema inmunológico reconocer organismos invasores para destruirlos.

Después de mostrar los antígenos del virus, el macrófago emite un mensaje a la célula T ayudante para que detecte y reconozca los antígenos

Este mensaje activa las células T e inicia la reacción inmunológica. La célula T, después de haber reconocido a los antígenos, llama a las células B para que vengan y detecten los antígenos en la superficie del macrófago

La célula B, ahora activada, va a fabricar millones de anticuerpos El anticuerpo es una proteína cuya función es la de unirse con un antígeno. Cada anticuerpo es único y posee características específicas que le permiten unirse con un antígeno en particular. Por ejemplo, un anticuerpo de viruela va a unirse con un virus de viruela y con ningún otro. Fabricamos anticuerpos en grandes cantidades porque nuestros macrófagos no son suficientes para atacar las concentraciones altas de organismos invasores. De esa manera, los anticuerpos serán más numerosos que los invasores y así podrán eliminarlos.

La célula B, ahora activada, va a fabricar millones de anticuerpos El anticuerpo es una proteína cuya función es la de unirse con un antígeno. Cada anticuerpo es único y posee características específicas que le permiten unirse con un antígeno en particular. Por ejemplo, un anticuerpo de viruela va a unirse con un virus de viruela y con ningún otro. Fabricamos anticuerpos en grandes cantidades porque nuestros macrófagos no son suficientes para atacar las concentraciones altas de organismos invasores. De esa manera, los anticuerpos serán más numerosos que los invasores y así podrán eliminarlos.

¿Cómo pueden los anticuerpos unirse con los invasores? La forma del anticuerpo embona perfectamente en el antígeno (como una llave en una cerradura). Así, cuando un anticuerpo encuentra un antígeno, lo agarra sin soltarlo Una vez que el anticuerpo ha atrapado a un invasor, emite una señal que dice "Cómeme a mí y a mi presa" Un macrófago recibirá este mensaje y vendrá a comerse el complejo anticuerpo-virus y así eliminará al invasor del cuerpo

La célula B, ahora activada, va a fabricar millones de anticuerpos El anticuerpo es una proteína cuya función es la de unirse con un antígeno. Cada anticuerpo es único y posee características específicas que le permiten unirse con un antígeno en particular. Por ejemplo, un anticuerpo de viruela va a unirse con un virus de viruela y con ningún otro. Fabricamos anticuerpos en grandes cantidades porque nuestros macrófagos no son suficientes para atacar las concentraciones altas de organismos invasores. De esa manera, los anticuerpos serán más numerosos que los invasores y así podrán eliminarlos.

¿Cómo pueden los anticuerpos unirse con los invasores? La forma del anticuerpo embona perfectamente en el antígeno (como una llave en una cerradura). Así, cuando un anticuerpo encuentra un antígeno, lo agarra sin soltarlo Una vez que el anticuerpo ha atrapado a un invasor, emite una señal que dice "Cómeme a mí y a mi presa" Un macrófago recibirá este mensaje y vendrá a comerse el complejo anticuerpo-virus y así eliminará al invasor del cuerpo

En tanto que este proceso continúa, los agentes infecciosos serán cada vez menos y necesitaremos detener la batalla. Pero todas las células estarán activadas todavía, y el sistema inmunológico necesitará desactivarlas. Para hacer esto, otro tipo de célula T, la célula T supresora (Ts), emitirá una señal que desactivará a las demás células Si no existiera la célula T supresora, el sistema continuaría luchando contra una enfermedad que ya no existe (y al final acabaría luchando contra nuestras propias células).

Con el VIH este proceso no funciona bien. Al principio, los macrófagos reconocen al VIH, las células T ayudantes empiezan la reacción, y las células B fabrican anticuerpos. Sin embargo, aunque son eficaces inicialmente, los anticuerpos no eliminan la infección. Aunque un poco del VIH puede ser eliminado, la mayor parte del virus va a infectar a las células T ayudantes, las mismísimas células que deberían coordinar la lucha en contra del virus. Las células T infectadas se convierten en fábricas del virus, las cuales, una vez activadas, fabricarán más virus en vez de ayudar la fabricación de anticuerpos en contra del virus.

Además de células T, el VIH puede infectar otras células (macrófagos, células B, monocitos) y cruzar la barrera sangre-cerebro e infectar las células del sistema nervioso. La mayoría de las células inmunológicas no pueden cruzar esta barrera, que protege el cerebro y la espina dorsal, de forma que el VIH puede esconderse donde el sistema inmunológico no pueda seguirlo.

El sistema inmunológico es muy complejo, y muchos de sus procesos están todavía por descubrirse. Esta breve explicación de la reacción inmunológica coordinada por las células T te ayudará a entender cuestiones relacionadas al tratamiento y el seguimiento clínico. Algunas de las pruebas practicadas en los pacientes infectados con VIH demuestran el nivel de funcionamiento del sistema inmunológico. El seguimiento y monitoreo tempranos son importantísimos en el tratamiento del VIH.

Como el VIH Perjudica al Sistema Inmunológico

La estructura del VIH es parecida a la de otros virus El VIH tiene un núcleo de material genético rodeado por una capa protectora, llamada ápside. El material genético que hay en ese núcleo es el ácido ribonucleico (ARN) que contiene la información que el virus necesita para reproducirse y para realizar otras funciones. Se podría decir que el ARN es como el conjunto de reglas que el virus obedece para vivir.

En el caso del VIH, el ARN del virus tiene una proteína llamada "transcriptaza inversa" que es fundamental para la reproducción del virus dentro de la célula T. Explicaremos la función de la transcriptaza inversa, que significa "escribir al revés", más adelante en cuando hablemos de cómo el VIH infecta a la célula T.

El VIH, como los demás virus, tiene proteínas específicas particulares que se llaman antígenos. Estos antígenos cumplen varias funciones en la reproducción de un virus. En el caso del VIH, dos antígenos, el gp120 y el gp41, permiten al virus conectarse a las células T e infectarlas. Estos antígenos se encuentran en la superficie del virus. (Otro antígeno del VIH es el p24, situado en el núcleo del virus, que se mide para calcular la cantidad del virus que hay en la sangre).

Vamos a ver la estructura de la célula T. Las células T son el blanco principal del VIH en la sangre y actúan como el anfitrión que el virus necesita para reproducirse. (También los macrófagos, las células B, los monocitos y demás células pueden ser infectados por el VIH). La célula T posee un núcleo que contiene material genético en forma de ADN (ácido desoxirribonucleico)

El ADN contiene toda la información necesaria para el funcionamiento de la célula. La diferencia entre el ARN y el ADN es que el primero es un solo hilo de material genético y el segundo es un hilo doble Esta diferencia es importantísima en el proceso de infección de la célula T por el VIH.

Una parte importante de la célula T es el receptor CD4

El receptor CD4 es una proteína en la superficie de la célula T. El antígeno gp120 del virus es la imagen idéntica del CD4. Cuando un VIH choca con una célula T, el gp120 del virus se conecta al receptor CD4 de la célula T Por eso, el CD4 se llama punto receptor del VIH.

Cuando el VIH logra conectarse a la célula T, el siguiente paso es inyectar su núcleo en la célula. Este núcleo del virus contiene el ARN del virus y la transcriptaza inversa

Una vez dentro de la célula, el ápside va a disolverse, liberando al ARN y a la transcriptaza inversa. Luego, para infectar a la célula T completamente, el ARN del virus debe entrar al núcleo de la célula (donde puede cambiar las reglas de la célula T y convertirla en una fábrica del virus). Pero, para que esto pase, debe tener lugar antes una transformación importante.

Normalmente, el núcleo de la célula T se comunica con las demás partes de la célula usando su ADN y convirtiéndolo en ARN y mandándolo fuera del núcleo. (En todas nuestras células el ARN actúa como mensajero entre el núcleo y el resto de la célula. El ADN fabrica ARN y lo manda fuera a llevar órdenes.) El pasaporte del material genético para salir del núcleo es convertirse en ARN de un solo hilo. De igual modo, para entrar, el pasaporte es convertirse en ADN de doble hilo.

El ARN del virus debe convertirse en ADN para poder llegar al núcleo. La transcriptaza inversa permite al ARN tomar material de la célula y escribir al revés un doble hilo de ADN

El VIH es un retrovirus debido a su capacidad de cambiar el ARN en ADN, invirtiendo el proceso natural de las células. Esto se hace con la sustancia transcriptaza inversa. Los retrovirus son una familia especial de virus formada por unos pocos virus conocidos.

El ADN del virus, ya transformado, se introducirá en el núcleo de la célula T y se aunará al material genético de la célula T (un proceso similar a un "virus" en el programa de una computadora) A partir de entonces, si la célula T es activada, no funcionará como es debido, sino como una fábrica de nuevos virus.


En esta etapa, pueden pasar varias cosas. Este virus nuevo (el "pro virus") puede permanecer inactivo por mucho tiempo sin empezar a fabricar más virus. O bien, puede dividirse en dos pro virus (mitosis). O bien, si es activado, el pro virus puede fabricar más virus que van a salir de la célula, llegando a destruirla.

Debido a su manera de reproducirse, el VIH tiene un efecto devastador en el sistema inmunológico. Mientras se reproduce, el virus destruye cada vez a más células T. Las células coordinadoras del sistema inmunológico quedan eliminadas, dejándonos expuestos a infecciones oportunistas.