Sinusitis

Otorrinolaringología. Afecciones respiratorias. Cuadro clínico. Tratamiento

  • Enviado por: R Alvarado Anchisi
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

"Sinusitis"


Se denomina sinusitis a la inflamación de la mucosa que recubre el interior de los senos paranasales.

Los senos paranasales están recubiertos por una mucosa de tipo respiratorio, que está compuesta de epitelio pseudoestrtificado ciliado con células caliciformes.

Los senos paranasales se comunican con las fosas nasales por medio de ostiums, que no son más que agujeros que miden entre uno y dos milímetros de diámetro. Los senos que se consideran anteriores (Senos frontal, maxila y celdillas etmoidales anteriores) drenan en el meato medio, por debajo del cornete medio; los senos que se consideran posteriores (Seno esfenoidall y celdillas etmoidales posteriores) drenan en el meato superior, por debajo del cornete superior.

Los senos paranasales tiene su orígen embriológico como invaginaciones de la pared lateral de las fosas nasales. Al momento del nacimiento sólo se encuentran presentes esbozos de los senos maxilares y las celdillas etmoidales anteriores. Con el crecimiento y el desarrollo hay una pneumoatización y crecimiento de los mismos hasta llegar a su tamaño normal en el adulto.

La causa de una sinusitis es el taponamiento del ostium de un seno paranasal, con lo que hay acumulación de las secreciones, disminución de la tensión de oxígeno y proliferación de bacterias.

También pueden haber factores como cuadros de discinecias ciliares, congénitas como el síndrome de Kartagener o adquiridas como la hipocinesia secundaria al tabaquismo.

Entre los factores locales que pudieran favorecer la instauración de una sinusitis se encuentran los que afectan el drenaje de secreciones por obstrucción directa o por inflamación de la mucosa, como son los taponamientos, el paso de sondas, los traumas, rinitis alérgica, pólipos nasales, desviaciones del tabique septal y malformciones congénitas. También favorecen las infecciones en la vecindad como las caries.

Los factores sistémicos que favorecen la instauración de una sinusitis son las enfermedades que por sí mismas inducen inmunoincompetencia (Diabetes mellitus, SIDA, hipoinmunoglobulinemias) o las que requieren inmunosupresión para su trata miento (Enfermedades autoinmunes).

Las sinusitis tanto en niños como en adultos son el Haemophilus influenzae y el Streptococcus pneumoniae. En adultos, además, el Streptococcus pyogenes y el Staphylococcus aureus. También en niños la Moraxella catharralis. En pacientes inmunocomprometidos, como en el caso del SIDA, la flora causante del cuadro es atípica, compuesta por Aspergyllus, principalmente. Los cuadros de sinusitis a repetición en adultos son sugestivos de infección por HIV, y se considera entre las manifestaciones iniciales de la enfermedad.

Según su tiempo de evolución las sinusitis pueden ser agudas (Menos de un mes), sub-agudas (Entre un mes y tres meses) y crónicas (Más de tres meses). Ese dato de la historia clínica es importante ya que los cuadros son más floridos mientras más agudo es el proceso y más discreto mientras más crónico.

Es importante indagar en el hecho de si han habido sinusitis a repetición, es decir un cuadro crónico, desde la infancia, ya que puede haber un hipodesarrollo de los senos paranasales en adultos con estos antecedentes.

El cuadro clínico está dado por la oclusión del seno, acompañado de sensación de presión o pesadez facial, dolor, rinorrea (Senos anteriores) o goteo postnasal (Senos posteriores); halitosis, fetidez o cacogeusia en caso de infección por anaerobios; cefaleas, trastornos en la percepción de los olores, manifestaciones oculares y fiebre.

Se debe hacer una evaluación del paciente mediante la historia clínica, tomando en cuanta la edad del paciente y el tiempo de evolución, así como la localización del dolor.

La exploración externa se hace mediante la palpación de la cara, cubriendo las regiones orbitarias, frontal y maxilar. También se debe inspeccionar la nasofaringe y la bucofaringe en busca de irritación por las secreciones, y la cavidad oral en busca de caries.

Mediante diafanoscopía o transiluminación de los senos paranasales se puede observar ocupación del espacio aéreo que se deben apreciar como opacidades. Es un método que ha caído en desuso, pero en la práctica en consultorios de medicina general se recomienda por ser una técnica barata y fácil de practicar.

También se puede utilizar la ecografía para determinar si en los senos hay contenido sólido o líquido. La tomografía axial computarizada se utiliza en cortes coronales para observar la relación de los cornetes con el techo de las fosas nasales, y con cortes axiales para observar las relaciones con la vecindad.

La endoscopía rígida es la técnica exploratoria instrumental más apropiada para el diagnóstico de las sinusitis por ser una técnica directa que permite observar la mucosa y las paredes laterales de las fosas nasales.

El tratamiento quirúrgico se hace a través de la cirugía endoscópica, la cirugía abierta y la punción sinusal. El tratamiento médico debe incluir antibióticos, vasoconstrictores tópicos, antiinflamatorios esteroideos tópicos, descongestionantes, analgésicos y antihistamínicos.

Las complicaciones incluyen las mucoceles, mucopioceles y quistes dermoides, así como abscesos cerebrales y de las meninges, meningitis y osteomielitis.