Sin novedad en el frente; Erich María Remarque

Literatura alemana contemporánea del Siglo XX. Novela bélica. Alemania. Trincheras. Antibelicista. Vida y Obra

  • Enviado por: Ana Muñiz Egido
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

TRABAJO DE LECTURA DE HISTORIA

SIN NOVEDAD EN EL FRENTE

DE ERICH MARIA REMARQUE

Ficha bibliográfica

Titulo de la novela: Sin novedad en el frente (Im Weten nichts Neues)

Nombre del autor/a: Erich Maria Remarque

Traductor: Manuel Serrat

Compuesto en Garamond 10

Impreso y encuadernado por Printer, industria gráfica SA

Molíns de Rey Barcelona

  • El autor y su obra

Erich Maria Remarque (22 de junio de 1898, Osnabrück - 25 de septiembre de 1970, Locarno) autor de la famosa novela Sin novedad en el frente. Sus padres, de ascendencia francesa, fueron Peter Maria y Annie Remarque. El futuro escritor cursó sus estudios, primero, en el Instituto y en el Seminario de su ciudad natal, y, luego, en la Universidad de Munster. Contrajo matrimonio con Ilse Jutta Zambona, de la que se divorció años después. El 25 de febrero de 1958, por segunda vez, se casaba con la actriz cinematográfica Paulette Goddard. Mucho antes de esto, empero, Remarque había adquirido ya celebridad como escritor.

Obligado a abandonar sus estudios cuando sólo contaba dieciocho años de edad y hacía dos que había empezado la Primera Guerra Mundial, fue incorporado al ejército y mandado al frente de batalla, donde luchó hasta el término de la contienda. Por consiguiente, nuestro autor, en 1918, al ser desmovilizado, tenía veinte años y era uno de los tantos jóvenes de la generación que, como él mismo escribió, «había sido destruida por la guerra, no obstante haber escapado de la metralla». hecho en el cual se inspiró para escribir su máxima obra literaria, Sin novedad en el frente (1929), historia en la que describe con implacable claridad y cálida compasión el sufrimiento provocado por dicha guerra.

Cabe añadir que él resultó herido gravemente en un combate y devuelto al frente una vez curado. Ya en la vida civil intentó inútilmente abrirse camino como organista en la capilla de un asilo, luego como profesor de música, maestro de primera enseñanza, empleado de comercio y más tarde buscó mejor fortuna al trasladarse a la Costa Azul francesa. De nuevo en Alemania, se dedica a la publicidad, a la crítica teatral y a escribir artículos para algunos periódicos, hasta acabar como cronista de la revista Sport im Bild. Tampoco logra en tales menesteres ni siquiera una situación más o menos estable.

De estas últimas experiencias, sobre todo de sus crónicas deportivas, ha adquirido un estilo literario ágil, conciso y objetivamente sugestivo. En plena consciencia de ello, cree llegado el momento de escribir el libro que ya había considerado necesario publicar cuando debió permanecer días y noches en las trincheras, obligado a luchar y a matar por los campos de batalla.

Se considera a Erich María Remarque como uno de los más famosos enemigos del nazismo. En 1933, obras suyas fueron destruidas durante las quemas públicas de libros que llevaron a cabo los nazis en Alemania entre el 10 de mayo y el 21 de junio.

Su obra más famosa: Sin novedad en el frente

Sin novedad en el frente (con el título original de Im Westen Nichts Neues). Empezó publicándose, en 1929, en forma de folletín en la Wossische Zeitung, con la condición por parte del director de que ningún suscriptor protestara. El autor aceptó. A cada capítulo que aparecía, mayor era el número de lectores de la revista. Cierto que hubo algunas protestas, pero fueron muchísimas más las muestras de entusiasmo con que era recibida la obra, sobre todo por la desmitificación de los heroicismos bélicos que representaba frente al violento renacer de los fanatismos guerreros en Alemania. Terminada la narración en el periódico, se editó en volumen aparte, cuyos ejemplares se agotaron en pocos días. Igual sucedió con las sucesivas reimpresiones. En un año y medio se vendieron más de un millón de ejemplares. Traducida, en seguida, a veinticinco idiomas distintos, obtuvo una tirada mundial de cuatro millones de ejemplares, agotados asimismo acto seguido. Desde entonces, sigue siendo uno de los libros más leídos en todo el mundo. Que recordemos en este momento, se han hecho de Sin novedad en el frente dos películas, una coproducción franco-alemana y otra americana, ésta dirigida por Lewis Milstone y teniendo como principales intérpretes a Lew Ayres y Louis Wolheim. Por tanto, Remarque pasó súbitamente del anonimato a la celebridad mundial. Sin embargo, los círculos políticos y militares adictos al nazismo reaccionaron con irritación y lograron que la lectura de la obra fuese prohibida en muchos sectores de la población alemana. Hasta que, con la subida al poder de Hitler, Remarque tuviera que exiliarse en el extranjero, fuera desposeído en 1933 de su nacionalidad alemana y quemado públicamente su libro. Refugiado, primero, en París, el escritor se fue, luego, a Suiza, donde permaneció unos años. Después se trasladó a Estados Unidos, cuyo país le concedió la nacionalidad en 1939. No es hasta 1948 cuando regresa a Europa para instalarse definitivamente en Suiza, residiendo en la actualidad en su «Villa Böcklin», Porto Ronco, en Locarno. Desde su primer libro, lleva publicadas, sucesivamente, otras muy notables novelas, muchas de ellas de inmediato éxito internacional: Retorno, en 1931; Tres camaradas, 1937; Flotsam, 1941; Arco de Triunfo, 1946; Chispa de vida, 1951; Tiempo para querer, tiempo para morir, 1954; El obelisco negro, 1957; Para el Paraíso no hay favoritos, 1961, y Noche en Lisboa, 1964.

Otras obras del autor:

El camino de la vuelta (1931).

Tres Camaradas (1937). Novela adaptada al cine.

Náufragos (1941).

Arco de Triunfo (1946). Novela adaptada al cine protagonizada por Charles Boyer e Ingrid Bergman

Tiempo de vivir, tiempo de morir (1954). Novela adaptada al cine por Douglas Sirk

El Obelisco Negro (1956).

La noche de Lisboa (1963).

El cielo no tiene favoritos (1963).

Resumen

Narra la historia de cuatro amigos alemanes de unos 20 años que se encuentran en la retaguardia, los cuales van a ver a un amigo suyo al que le han amputado la pierna y que pronto morirá, unos días después. Pablo lo fue a visitar y permanece con el hasta que se muere y se queda sus propiedades. Lo destinan cerca del frente, donde han de fortificar una zona. El protagonista llega a hacerse muy amigo de un compañero suyo en “Kat” ya que con él roban una oca y se la comen.

Son enviados al frente. Empiezan a bombardear la trinchera donde están. Se salvan pero hay problemas porque la comida no les llega. En una ofensiva, consiguen llegar a las líneas enemigas, saquean todo el que pueden y se vuelven. Regresan a la retaguardia para construir efectivos y esperar los refuerzos de más de cien hombres que necesitan. Pasan cerca de un canal y ven a unas chicas, se quedan con ellas por la noche ya que ni ellas ni ellos pueden cruzar el canal. El protagonista consigue un permiso. Por la noche se quedan con las chicas y por la mañana Kat y Albert le acompañan a la estación para despedirse. Llegan a su casa y antes de ir a la comandancia militar descubren que su madre está en la cama muy enferma.

Cuando vuelve al campamento no conoce a nadie. Su padre y su hermana van a comunicarle que su madre esta muy enferma y que está en el hospital esperando la operación. Se reencuentra con sus compañeros y han de hacer limpieza porque el Káiser va a ir. Al volver hacia el frente pasan por un bosque donde ha habido una batalla y Pablo va a patrullar. Tiene miedo, se acaba perdiendo, se esconde en un embudo para evitar que le toquen, pero entra un soldado enemigo y no tiene más remedio que atacarlo, se arrepiente y mientras está agonizando intenta salvarle la vida pero no puede hacer nada por él. Al cabo de un tiempo deciden salir del embudo y encuentra a sus camaradas Kat y Albert. Les encargan ir a un pequeño pueblo abandonado después de un bombardeo para vigilar. Mas tarde les encargan evacuar un pueblo y hieren a Albert y a Pablo. Huyen hasta que les recogen. Les atienden en un ambulatorio donde más tarde serán transportados a un tren sanitario. Terminan en un hospital católico donde curan y comparten buenos momentos con los otros hospitalizados hasta que se recuperan y vuelven al frente, dejan a su amigo Albert en el hospital. En el frente la guerra ya esta perdida solo les queda resistir, hieren a Kat y Pablo se encarga de llevarle a un lugar seguro; cuando llegan se dan cuenta de que está muerto. Le recomiendan 14 días de reposo por que a respirado un poco de gas, pero antes de volver al frente muere.

Personajes principales

Leer: Lleva una gran barba y siente una gran predilección por las mujeres.

Müller: El más aplicado del grupo (arrastra sus libros por todas partes).

Kat: El jefe de nuestro grupo, pícaro, tenaz, desprendido, con cuarenta años, cara terrosa, los hombros caídos y un magnífico olfato para oler el peligro, la buena comida y los escondrijos más seguros.

Albert: El más pequeño y el que tiene las ideas más claras de todos ellos.

Tjaden: Muy delgado y es el cerrajero del grupo; Con la misma edad que el resto de sus amigos.

Haie Westhus. De la misma edad, un minero que puede meter un pan de munición en su puño.

Detering: Un campesino que sólo piensa en su alquería y en su mujer.

Situación temporal

La novela la situamos en la Primera Guerra Mundial.

  • Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto armado a escala mundial desarrollado entre 1914 y 1918. Más de 40 millones de bajas como resultado, incluyendo aproximadamente 20 millones de muertes civiles y militares. Más de 60 millones de soldados europeos fueron movilizados desde 1914 hasta 1918. Originado en Europa por la rivalidad entre las potencias imperialistas, se transformó en el primero en cubrir más de la mitad del planeta. Fue en su momento el conflicto más sangriento de la historia. Antes de la Segunda Guerra Mundial, esta guerra solía llamarse la Gran Guerra o la Guerra de Guerras.

A finales del siglo XIX, Inglaterra dominaba el mundo tecnológico, financiero, económico y sobre todo político. Alemania y Estados Unidos le disputaban el predominio industrial y comercial. Durante la segunda mitad del siglo XIX y los inicios del siglo XX se produjo la repartición de África (a excepción de Liberia y Etiopía) y Asia Meridional, así como el gradual aumento de la presencia europea en China, Estado en franca decadencia.

Estados Unidos y, en menor medida, el Imperio Ruso controlaban eficientemente sus vastos territorios, unidos por largas líneas férreas. Inglaterra y Francia, las dos principales potencias coloniales, se enfrentaron en 1898 y 1899 en el denominado incidente de Faschoda, en Sudán, pero el rápido ascenso del Imperio alemán hizo que los dos países se unieran a través de la Entente cordiale. Alemania, que solamente poseía colonias en Camerún, Namibia, África Oriental, algunas islas del Pacífico (Islas Salomón) y enclaves comerciales en China, empezó a pretender más a medida que aumentaba su poderío militar y económico posterior a su unificación en 1871.

Francia deseaba la revancha de la derrota sufrida frente a Prusia en la Guerra Franco-prusiana de 1870-1871. Mientras París estaba asediada, los príncipes alemanes habían proclamado el Imperio (el llamado Segundo Reich) en el Palacio de Versalles, lo que significó una ofensa para los franceses.

Mientras tanto, los países de los Balcanes liberados del Imperio Otomano (el «enfermo de Europa») fueron objeto de rivalidad entre las grandes potencias. Turquía, que se hundía lentamente, no poseía en Europa —hacia 1914— más que Estambul, la antigua Constantinopla.

Impulsados por esta situación, los dos enemigos seculares del Imperio Otomano continuaron su política tradicional de avanzar hacia Estambul y los Estrechos. El Imperio Austrohúngaro deseaba proseguir su expansión en el valle del Danubio hasta el mar Negro, sometiendo a los pueblos eslavos. El Imperio Ruso, que estaba ligado histórica y culturalmente a los eslavos de los Balcanes, de confesión ortodoxa, contaba con ellos como aliados naturales en su política de acceder a «puertos de aguas calientes». Evidentemente, estas políticas opuestas entre una potencia católica y otra ortodoxa provocaron enfrentamientos.

Como resultado de estas tensiones, se crearon vastos sistemas de alianzas a partir de 1882:

De una parte, Francia, el Imperio Británico y el Imperio ruso (Triple Entente) y

El Imperio alemán, el Imperio Austrohúngaro e Italia (Triple Alianza).

A este período se le conoce como Paz armada, ya que Europa estaba destinando cuantiosas cantidades de capital al armamento y, sin embargo, no había guerra, aunque se sabía que ésta era inminente.

La guerra comenzó como un enfrentamiento entre Austria-Hungría y Serbia, pero Rusia se unió al conflicto, pues se consideraba protectora de los países eslavos y deseaba socavar la posición de Austria-Hungría en los Balcanes. Tras la declaración de guerra austrohúngara a Rusia el 1 de agosto de 1914, el conflicto se transformó en un enfrentamiento militar a escala europea. Alemania respondió a Rusia con la guerra, obligada por un pacto secreto contraído con la monarquía de los Habsburgo, y Francia se movilizó para apoyar a su aliada. Las hostilidades involucraron a 32 países, 28 de ellos denominados «Aliados»: Francia, los Imperios Británico y Ruso, Canadá, Estados Unidos (desde 1917), Portugal, Japón, así como Italia, que había abandonado la Triple Alianza. Este grupo se enfrentó a la coalición de las «Potencias Centrales», integrada por los imperios Austrohúngaro, Alemán y Otomano-Turco, acompañados por Bulgaria.

  • Valoración personal de la obra

La obra me ha parecido muy buena, muy fácil de leer y de entender. Me ha servido para comprender mejor la Primera Guerra Mundial, ya que desconocía muchos de sus hechos, y a partir de ella me he informado más. No sabía que había sido una guerra tan sangrienta, ni que hubieran muerto tantos millones de personas y los cambios que se producen a partir de esta guerra. Se produce la repartición de África y Asia. Como resultado de estas tensiones, se crearon vastos sistemas de alianzas a partir de 1882. La Primera Guerra Mundial añadió nuevas transformaciones económicas, los intercambios internacionales quedaron dislocados, la economía de guerra intensificó el nacionalismo económico. La participación de los estados en la economía, el viejo capitalismo liberal quedaba sustituido por una reglamentación económica por parte de los estados y una relación más estrecha entre banca e industria y por métodos de intensificación del trabajo. Se intensifican los nacionalismos económicos, cuando terminó el conflicto fue necesaria la reconversión de las economías a la paz.

Me impactó la batalla de Verdún, 1916, uno de los más brutales acontecimientos de la Primera Guerra Mundial, enfrentó durante diez meses a las fuerzas militares francesas y alemanas. La ciudad alberga en la actualidad un cementerio militar con quince mil tumbas, dominado por un edificio en forma de espada clavada sobre la tierra, que guarda los restos de 130.000 soldados desconocidos que lucharon en Verdún. En 1920 se construyó el monumento a la Victoria en su interior recoge la lista de todos los soldados franceses que participaron en la batalla. En 1987 Verdún fue declarada por la ONU capital mundial de la paz.