Simón Bolívar

Líderes políticos americanos. Historia de América. Libertador. Independencia países americanos. Caudillaje

  • Enviado por: Darth Shinji
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Nadie volvió a acordarse del perro que había

recogido en la vereda, y que andaba por ahí,

restableciéndose de sus mataduras, hasta que el orde-

nanza encargado de la comida cayó en la cuenta de que

no tenía nombre. Lo habían bañado con ácido fénico, lo

perfumaron con polvos de recién nacido, pero ni aún así

consiguieron aliviarle la catadura perdularia y la peste

de la sarna. El general estaba tomando el fresco en la

proa cuando José Palacios se lo llevó a rastras.

“¿Que nombre le ponemos?”, le preguntó.

El general no lo pensó siquiera.

“Bolívar”, dijo.

Gabriel García Márquez

- El General en su laberinto-

INTRODUCCIÓN

24 DE JULIO DE 1783

...Y España nos tenia bajo una misma cruz desigual desde 1492, pero aquel día se podía respirar un aire nuevo, toda América vibró al unísono de un llanto, y todos los Americanos se encontraban en silencio, en la espera de que anunciaran la llegada del eternamente esperado, el mundo entero sentía ese respeto único que solo podía inspirar un hombre, nadie podía creer que al fin ese día había llegado, “El Libertador” había nacido. Bueno por lo menos así me le imagino yo, si cuando Jesús nació llegaron tres reyes magos, una estrella nunca antes vista en el cielo brillo solamente para él, encontraron José y María mágicamente un potrero símbolo de humildad y unión, fue de los pocos que no fue asesinado por la ley de Herodes, y estaba profetizada su llegada desde milenios atrás; ! Por que el mundo entero no estaba esperando a la llegada de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar ¡ (Espero no sean malinterpretadas mis palabras al tratar de dar algo mas de importancia al Libertador más allá de su corta y vaga interpretación por la mayoría de Americanos).

El llamado Libertador, uno de los más grandes héroes Latinoamericanos del mundo, si no él más grande, un hombre que no necesito presentación, que nació, soñó, amó, vivió, luchó, padeció y en este momento le seguimos matando con nuestra indiferencia y ceguera americana.

Pero no pretendo dar un sermón de como ser un buen Bolivariano, esto lo debe descubrir cada uno en su interior, con reflexión, investigación, autorrealización, padecimiento, critica, y mucha imaginación.

Tampoco es mi intención contarles sobre las tan famosas batallas de Ayacucho, Pichincha, Junín, Carabobo, Arequipa, Choquenhuanca, Potosí, entre otras. Han sido nombradas por muchos, y pese a que los temas elegidos por mi persona también han sido revisados miles de veces, creo yo que fomentara un sentimiento parecido al patriotismo y cierto encanto, cierto llamado a ver como era este personaje de apenas 1.66 metros de altura que logro libertar a medio continente, con su propia espada, creó un nuevo país, unió a varias naciones y nos trajo la tan famosa república griega.

En varias ocasiones llamó su memoria, quien mejor para contar una historia que el propio viviente de esta, y más un hombre tan letrado y poeta como él, sus frases despiertan la imaginación y afloran el sentimiento colombiano tan perdido en estos días.

“ UN BARRILITO DE PÓLVORA”

(Miguel José Sanz, A El niño Simón Bolívar, 1790)

Nacido Criollo, con Juan Vicente Bolívar como padre y Concepción Palacios y Blanco por su madre. A los dieciocho meses su tío presbítero Juan Félix Jerez de Aristuieta y Bolívar le hereda una gran fortuna con unas pequeñas cláusulas. Queda huérfano a los tres años y la negra Hipólita se convierte en la única capaz de aguantar el fuerte temperamento del niño... bueno realmente habría otro mas que permanecería al lado del Libertador, su caballo. El único regalo que realmente apreciaría de parte de su madre, desde allí comenzaría esta extraña fijación de Bolívar por los caballos, un singular placer circundaría su cuerpo al estar montado en un corcel (¡Vaya Fijación!),esto permitiría a El Libertador tener un gran dominio sobre los equinos lo cual le sería de gran ayuda en sus batallas y más aún, en sus largas jornadas: “... era buen jinete y bailador, y si acaso que le decían culo de fierro por haber recorrido a lomo de mula o a caballo más de novecientos mil kilómetros, el equivalente a dos veces la vuelta al mundo (¿Es cierto que tenía callos en las nalgas?)” ( Ramírez D.). Creo que eso es mucho decir sobre una persona, y para mí, la fijación que Bolívar tenía hacia sus caballos no era del todo sana : “ Los caballos que más quiso los llamó El Pomposo, El Fraile, El Muchacho y Palomo Blanco, sobre el que ganó la batalla de Boyacá y entró a Santa Fe, marcando con el paso ligero y marcial de su alazán las notas musicales del himno triunfal de la jornada” (Sabio R.).

Pasa a manos de Miguel José Sanz un hombre severo, austero, duro, autoritario, de malos humores y carácter fuerte, pero nada puede hacer contra su espíritu indomable; En un almuerzo con este le dice al niño Simón: “Cállese y no habrá la boca”, efectivamente, Simoncito se calló, no hablo más y ¡no siguió comiendo!, ya desde pequeño mostraba gran audacia y respuesta firmes. Otro ejemplo, Su tutor le llama en una ocasión “ barrilito de pólvora” a lo que el contesta “ Huya rápido que puedo quemarlo”, que niño tan insolente y contestón tenia en sus manos el Sr. Miguel José, Ahora entiendo porque lo regresa a Doña Concepción lo mas pronto posible. Para mostrar aún mas la maravilla de niño que era este “Simoncito” traeré a colación un momento en el cual Miguel José esta cabalgando en un pura Sangra al lado de Bolívar, que por el contrario estaba montado en un burro; Su tutor le castiga por su mala conducción del animal diciéndole “ usted nunca será un hombre a caballo” y bolívar le replica diciéndole “ ¿Y cómo podré ser un hombre a caballo montando en un burro que no sirve ni para cargar leña?”. Para ese momento, yo muy seguramente, ya habría castigado (según las reglas de la época) mas de mil veces al desesperante y altanero Simoncito.

Ya el Libertador por la edad de sus 15 años a pasado por las manos de su abuelo, Don Feliciano, que fallece en el año 1977 (llevaba apenas 1 año con la tutoría de Bolívar). Poco tiempo antes de morir, Don Feliciano le pregunto a Bolívar que tío era de su preferencia para vivir con este, la elección de Simoncito fue su tío Esteban, pero dado que Esteban se encontraba en Madrid, este fue enviado a Carlos “... así que la tutoría recayó en su tío Carlos, egoísta y severo, con quien las relaciones nunca fueron fáciles: atendía ante todo al manejo y provecho de la fortuna de los menores, aunque no descuidaba su educación.” (Schrader C.). Ya desde pequeño le hacían conejo a sus espaldas, ya desde pequeño viajaba por todo lado( ya sea por obligación o por voluntad propia); ya desde pequeño sus elecciones literarias eran excepcionales entre las cuales destacan Calderón de la Barca, Feijoo, Ordenanzas militares, Bosuuet, Pluche y uno de sus preferidos Plutarco. Mientras se encuentra con Su tío Carlos, se regodea con otro de los hombres más grandes de América Latina, Andrés Bello, Ya desde esa edad comenzaba a seleccionar sus amistades con cierta referencia como lo dará a conocer mas tarde el mismo : “Yo conozco la superioridad de ese caraqueño, contemporáneo mío, mi maestro, cuando teníamos la misma edad, y yo le amaba con respeto”,también se puede ver que comienza a elegir a sus rivales por lo grandes (o bueno, por o menos por lo poderosos) cuando muestra su repudio a Napoleón cuando este se ciñe la corona española. La interrogante aquí es: que sucedió con esa selectividad, a quien carajos se le ocurrió enseñarle a Simoncito el refrán “mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos aún mas cerca”, (porque esa es la única explicación razonable que hallo a la mala compañía preferida por Bolívar), y a esa frase a de rendir culto hasta el final de su muerte.

Un breve recorrido por lo más relevante de su educación se lo dirá Bolívar a Santander, (creo que por una de estas cartas comienza la envidia, por la superioridad de Bolívar, del Gral. Santander): “Mi madre y mis tutores, hicieron cuanto era posible para que yo aprendiese. Me buscaron maestros de mi primer orden en mi país. Robinsón (Simón Rodríguez) que Vd. conoce, fue mi primer maestro de primeras letras y gramática. De Bellas Artes y geografía, nuestro famoso Andrés Bello. Se fundó una academia de matemáticas, sólo para mí, por el padre Andujar que tanto estimó al Barón de Humboldt. Después me mandaron a Europa a continuar mis matemáticas en la academia de San Fernando. Y aprendí los idiomas extranjeros con maestros selectos de Madrid. Todo bajo la dirección del sabio Marqués de Uztaris, en cuya casa vivía. Todavía muy niño, quizá sin poder aprender, se me dieron lecciones de esgrima, de baile y equitación.”

Y el anteriormente nombrado por Simón, Humboldt, fue quien le dió a conocer su pesimismo sobre el futuro de América: “... No vislumbro aún al hombre que pueda conducir a Hispanoamérica a la Independencia”.Humboldt nunca debió imaginar la repercusión que estas palabras tendrían en el joven Simón, por lo menos no hasta escucharlo hablar el 15 de agosto de 1805 en el monte Aventino, Roma: “Juro delante de Usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi Patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que no haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!”

Puede verse que, muchos niños tienen ese espíritu de Simoncito (fuerte, rebelde, decidido, preguntón, curioso, egocéntrico, y algo malgeniado) a temprana edad, pero solo un genio como este mantendría esta rebeldía para hacer historia y pasar como el Libertador hacia la posteridad, solo alguien que mantiene dentro de sí el ideal de “cambiar la historia de la humanidad” podría llegar a ser lo que Simón Bolívar. “En bronce te convertirás...”, y definitivamente este es uno de los hombres que más podremos ver convertido en bronce al rededor de todo el noroccidente de Sudamérica, en algunos con montado (delirando de placer, aunque no se note en su expresión) en un caballo, otros con un porte desafiante y listo para la guerra (o para la foto) con su espada en la mano derecha un poco inclinada hacia esa parte; pero en todas sé vera ese destello en sus ojos, sus rasgos fuertes, su seriedad única y la mirada fija hacia el horizonte seguramente soñando con la independencia y unión de todas las naciones en América, todas muy seguramente pensadas bajo el nombre de Bolivia.

“...LA NECESIDAD NO CONOCE LEYES; HOMBRE DE LEYES...”

(Al Vicepresidente Santander, Abr. 7 de 1825)

Santander nace en Villa del Rosario, Cúcuta (ya era bueno que apareciera un colombiano en la historia); y al igual que con el niño Simón, Santander tuvo una infancia dorada, feliz “como la luz del atardecer sobre las nubes, sobre las mieses” (Sabio R.)

Caracas era la academia de los militares, mientras Villa del Rosario de Cúcuta era la Academia de los Letrados, sin embargo, la historia nos jugo al revés.

Su primer altercado lo tuvieron cuando el congreso de Santa Fe ordenó a Bolívar partir hacia Santa Marta con Santander, y Este no quiso obedecer las ordenes. Indignado, Simón lo retó a un combate singular con esta llamada: “Uno de los dos sobra: uno de los dos debe morir”. Ya se comenzaba a vislumbrar cual sería el futuro de este par; y definitivamente así continuaría hasta el final.

Conviene detenernos aquí para aclarar que manejare este tema con cierta crítica hacia lo que fue “el hombre de las leyes”, dado que si logramos investigar un poco sobre Santander veremos como este “ilustre” personaje es como lo indicó en su momento el Libertador: “... porque la verdadera caja (de Pandora) es Santander y su codicia la llave...”

Antes ya había notado el hecho de que Bolívar era mal nombrado el “padre de la patria”, veamos pues como nosotros somos todos santandereanos, porque lo llevamos en la sangre porque en nuestra república, a fin de cuentas, ganó el imperio de la mediocridad, del egoísmo, del provincialismo; el espíritu inmediatista y pequeño como la historia de su vida.

¿Cómo odiar a un hombre que lo quiere como un hermano?, dejar de sentirse como los unidos realmente ligados a aquel amor y pasión que solo un corazón patriótico y libertador puede concebir en su mente, la respuesta no es tan difícil de comprender, ser comparados y juzgados, genero cierta rivalidad, aquella que termino en la sencilla pero no por esto menos importante palabra envidia, Santander se cansa de ser el segundo y se derramo la sal en la tan dulcísima unión que antecedió a un rencor tan profundo que logro destruir al hombre de leyes, llevándolo al extremo de violar la mas valiosa de ella, El respeto a la vida de su antes “hermano”, y se confirma aquella frase de Simón: “Siempre el ladrón tiene miedo a la justicia”, más aún si se es el precursor de ésta.

Que debió sentir el general cuando leía las palabras del Libertador que lo honoraban y lo enaltecían como servidor y precursor de la patria, letras como : “ ... Vd. Ha colmado las esperanzas de la Patria, y que seria preciso ser muy obcecado para no rendir a Vd. El tributo de aprobación que le debe toda Colombia.”. Definitivamente se necesita una perversidad muy grande para escuchar estas palabras e intentar fraguar un plan contra el que las dijo. Mi queridísimo general, me hallo en la penosa decisión de afirmar que a Vd. Su mama me le daba con rejo de púas.

¿Qué fue de los sueños del libertador en binomio con su persona? No logro imaginar que es traicionar a todo un libertador y así de paso a la Patria. Definitivamente Santander fue uno de los precursores de la patria, muchos (si no todos) los presidentes de la República han intentado imitar a este grandioso personaje, pero con poco éxito; ninguno ha tenido esa magnífica inteligencia perversa.

“Me duele mucho que después de tantas penas nuestra obra se nos desbarate entre las manos: pasaremos por unos miserables políticos y administradores, gozando ya de alguna reputación militar”. Y yo estoy con Bolívar, definitivamente desde que este dejo el cargo de presidente no hemos tenido más que mediocres políticos llenos de conocimiento para un pueblo ignorante, “la democracia es el opio del pueblo”, así nos han mantenido a la expectativa de que va a suceder con el país, como si no fuese asunto nuestro.

Es complicado entender como Bolívar encubrió a Santander en el atentado Septembrino, Se describió claramente en la carta al General Sucre : “Estoy desbaratando el alborotado plan de conspiración; todos los cómplices serán castigados más o menos; Santander es el principal, pero es el más dichoso, porque mi generosidad lo defiende” A Bolívar le faltó ser despiadado y desconfiado de sus amistades, ahora la historia muestra otra cara de la moneda, una que es incorrecta y obscura, que todo el mundo conoce pero la gran mayoría es dogmática y no se preocupa por ir mas allá.

La realidad de Santander es otra, detuvo los sueños americanos de bolívar en vísperas de la batalla de Ayacucho, logró que el congreso apartara a Bolívar del ejercito dando así fin a la independencia Suramericana.

La gloria de bolívar le quemaba, le pudieron mas los celos que el hambre por de una Patria por una República justa e igual, hambre por una unidad americana que aún divisamos de lejos, hambre que aún sentimos en o más profundo de nuestro corazón bolivariano pero es aplacado por ese razonamiento santandereano tan fuertemente inculcado por nuestro país.

Como ayuda al Vicepresidente la historia, la gran mayoría de libros de enseñanza primaria y media lo muestran como un ser respetuoso y colaborador, como un hombre honorable y servicial, incluso la ignorancia los lleva a decir que él apode “Hombre de la Leyes” fue puesto dado por seguir a cabalidad y limpiamente estas, un claro ejemplo se encuentra en la casa - museo del Gral. Santander, en la entrada y para recibir a los visitantes se encuentra un gran enunciado (estoy completamente seguro de que fue creado por un santandereano), del cual un pequeño fragmento reza así: “Después de mi carrera pública una sola gloria me queda a que aspirar a la gloria de merecer realmente el bello título de Hombre de las Leyes por una conducta toda conforme a ellas, toda en consonancia con los progresos de la libertad y con el sistema que felizmente ha adoptado la nueva Granada.” Si claro, (aunque suene a frase de cajón) por eso el país está como está, siempre escondemos la verdad ante nuestros propios ojos, siempre ponemos el símbolo de café encima del sello FARC, pero eso solo es para nosotros mismos. Ante el mundo entero siempre existen personas que se encargan de dañar la imagen, o nosotros mismos; llevamos por fin una actriz a la nominación del Oscar, claro una actriz que representa a una mula, conclusión llevamos una mula a los Oscar. En Cannes somos homenajeado a por la Vendedora de Rosas y sumas y Restas, Ambas de Víctor Gaviria, Claro nos homenajean porque mostramos la violencia diaria que acosa Medellín, La sierra fue aclamada por los críticos de Nueva York, otro poco más de violencia paisa para sus ojos y sin embargo, “Estamos evolucionando y ganando posiciones en el Séptimo Arte mundial”.

Muy seguramente Santander era uno de esos casos en que la madre es una completa beata, pero el hijo permite que se dude de la reputación de su progenitora. En días como estos son muchos los casos de los hijueputicas que andan por ahí regados y reproduciéndose. Pues bien, la frase por ahí mencionada que reza “¡Qué nos gobiernen las putas, ya que sus hijos no pudieron!!!” Nos permite hacer un pronostico de lo que será el gobierno en unos cuantos años, pues definitivamente es cierto “si estas mujeres tomaran el poder, se sentirían como en casa” (Ramírez D.) ,y como muchos otros, impedirán a toda costa si les fuese arrebatado el mérito o el poder.

Pido disculpas a todos los santandereanos a quienes haya llegado este escrito, pero no puedo negar la verdad y seguir ocultándola bajo la pantomima de “EL HOMBRE DE LAS LEYES”, pulcro, limpio, mano derecha del Libertador; de todo corazón pido disculpas a quien haya ofendido, pero debe aceptarlo, incluso su nombre tiene un mensaje extraño: Santander, “Satán. Der”. (¿La mano derecha de Bolívar?), Aunque sea solo una broma barata... (salida de las mentes de “comediantes geniales” guionistas de Sábados Felices).

“MI ÚNICO TESORO ES MI REPUTACIÓN”

(Simón Bolívar, Al vicepresidente Santander, Mar. 29 de 1823)

Y en verdad se notaba, para él (al parecer) lo único importante era su reputación, valla que se dedicó por una buena reputación. (Antes de continuar con este escrito quiero dejar claro que no pretendo dejar por el suelo los ideales del Libertador, esos ideales de dar unión a toda la comunidad hispanoamericana libre y republicana.).

EL TRES PATAS

(Dony Ramírez, ¿Quien nos escribe hoy?)

Mucho se ha dicho del libertador, mucho se ha rumorado acerca de sus amores, que era un hombre libidinoso, de su necesidad de tener sexo, de que no podía vivir sin una mujer. En algo tienen razón, Bolívar no podía vivir sin una mujer a su lado; para quererla y apreciarla como una diosa, para enaltecerla como a nadie, para embellecerla con sus halagos, para no perder la práctica en poesía. Dicen que lo llevaba en la sangre, puesto que había contraído tuberculosis hereditaria, esto lo llevaba a ser un hombre lascivo e insaciable en el sexo,¿Por qué no habla de esto a sus amores él en sus cartas? ¿ Por que dedicarle tanto tiempo a Manuelita, pudiendo conseguir cuanta mujer quisiese? ¿Acaso Manuelita estaba tan buena?, Yo la verdad, no lo creo, por ahí hay un viejo refrán que dice: “En la variedad esta el placer” y ya anteriormente hemos planteado la hipótesis de que este hombre era fiel a los refranes. Dicen que su hombría (frente a las mujeres) era causada por la endotoxina del bacilo de Koch.¿?.Los astrólogos afirman que usted encarnaba a Leo: erótico, ardiente, ambición desmedida, y quien sabe que más cosas se inventaran con su signo zodiacal; seguro que si nos ponemos a averiguar por el tarot chino, le sale el Gallo de fuego o algo por el estilo.

Lo que ellos no saben (por ignorancia general) es que el Libertador intentó crear el “nuevo equilibrio universal” (Ramírez D.), él quería estar rodeado de mujeres, pero no para que al final de cada batalla se hiciera una “mega orgía” con todas ellas (lo cual, debido a su reputación, hubiera sido muy posible), sino para poder nivelar fuerzas en el universo. El libertador mismo le dijo a Sucre en una carta: “El poder existe en la fuerza irresistible del amor”, y si el tenia tanto poder como para hacer temblar a todo un continente, es porque tenía algo; Los que rumorean por ahí de la sexualidad del Libertador deberían dedicarse a escribir a sus esposas, acompañantes, amantes, novias, amigas, hermanas, madre para ver si logran tener el poder (por lo menos) para investigar un poco mas a fondo. El Libertador fue todo un caballero con las damas, todo indica que su gran amor fue donde doña Maria Teresa Rodríguez del Toro. Agradezco la temprana muerte de esta (sólo 8 meses después de su matrimonio), espero ser malinterpretado, El Libertador no había nacido para ser un hombre de familia, o un alcalde cualquiera.

LOS TRES IDIOTAS MÁS GRANDES DEL MUNDO: JESÚS, EL QUIJOTE Y YO!

(Simón Bolívar)

Otro aspecto para cultivar la reputación de bolívar fue su ego, él sentía que debía ser ese libertador, y claro, se lo habían inculcado desde que colocaron su nombre. Él era una persona muy orgullosa de sí mismo, nunca ególatra, por el contrario muy altruista, pero si sabía que debía ser el que llevara las riendas de la Gran Colombia (Véase que el proclama como su tierra al Alto Perú: Bolivia, tierra de Bolívar), siempre intento hacerlo de la mejor manera, aunque al desconfiar de la democracia y optar por la dictadura gana una gran cantidad de enemigos (entre los cuales figura Santander, pero al ya le hemos dado mucho palo), dando paso así a la conspiración septembrina. “Yo no sé si debo culparme por haber aceptado el mando que estoy ejerciendo (la Dictadura); mas tengo el consuelo de que propuse en la gran convención (de Ocaña) mi entera separación del mando y que se dividieran el país conforme a sus antiguas divisiones”.

El Libertador sentía que su espíritu era suficiente contra todo enemigo posible: “Por el norte el fuego esta muy inmediato, aunque pequeño, por el sur el incendio es grande pero puede apagarse con sólo mi presencia”, conmigo basta y sobra, pensaría el Libertador. Claro esta que si este héroe fuese un hombre deprimido y con complejo de inferioridad, muy seguramente otra sería la historia de la que ahora continuaría siendo la Nueva Granada.

CONCLUSIONES

17 DE DICIEMBRE DE 1830

La agonía de Simón Bolívar fue muy sosegada, tranquila, resignada: con la paz de las almas buenas , llenas de luz, que se han sentado a la mesa de Dios y con Dios han dialogado cara a cara.

Los ojos que lo amaron se cuajaron de llantos y un silencio intenso se tendió sobre la Gran Colombia, Sobre América, sobre Europa, sobre el mundo entero... Se apagó la luz en un astro y la tierra se vistió de negro.

Un hombre lleno de sueños y esperanzas para con su tierra, un hombre digno de reconocer, que como todo ser humano, erró (y varias veces), pero tuvo el valor para reconocerlo e intentar compensarlo. Un hombre fuerte, su palabra era fidedigna, desde su juramento en el Monte Sacro, hasta sus últimas voluntades postmortem, su Testamento.

Me llena de orgullo haber tratado este tema, y pese a que fue un breve recorrido por su personalidad, me encantó haberlo tratado de esta forma, puesto que dedique este trabajo a intentar acercar a quienes lo lea al Libertador, para después mirarlo de una manera mas seria. Bolívar tiene miles de aspectos para tratar, era psicólogo, sociólogo, político, poeta, guerrero, amante, amigo, enemigo, presidente, dictador, periodista, economista, profeta pero ante todo, soñador.

Gracias a este breve ensayo, puede darse una mirada al Bolívar humano, a su personalidad, a sus raíces y el mundo que le rodeaba, a ese Bolívar que se encontraba oculto ante los ojos del mundo, que solo conocía de sus grandes proezas. Ahora viéndolo así, podemos determinar que el no era el hombre que todos imaginábamos... Era mucho mejor.

BIBLIOGRAFÍA

SABIO PBRO., Ricardo. “Simón Bolívar Sin Espada”. Gráficas Salesianas, Cali, 1970.

REVISTA CREDENCIAL HISTORIA, Edición 144 “Cuando los héroes eran niños”. Bogotá, Diciembre 2001.

REVISTA CREDENCIAL HISTORIA, Edición 152 “Fuerzas militares”. Bogotá, Agosto 2002.

POSADA A. Octavio, BOTERO G. Carlos, “Así pensaba Bolívar, Las mejores frases del Libertador presentadas por temas”. Editorial Planeta, Bogotá, 2000.

PÉREZ VILA, Manuel, “Simón Bolívar, Doctrina del Libertador”. 2da edición, Biblioteca Ayacucho, Cali, 1979.

RAMÍREZ, Dony, “¿Quien nos escribe hoy?”. Sigrama Creativos, Bogotá, 1994.

VARIOS AUTORES, Universitas,“Gran enciclopedia del saber”. Salvat Editores S.A., Barcelona, 1979.

PEÑA Margarita, MORA Carlos Alberto, “Historia de Colombia”. Editorial norma, Bogotá, 1977.

CORPORACIÓN Educativa Mayor del Desarrollo Simón Bolívar, “Simón Bolívar: Economista, ideólogo, político y periodista”. Barranquilla - Colombia.

DE LACROIX Perú, “Diario de Bucaramanga: Vida pública y privada del libertador Simón Bolívar”, 8va Edición. Editorial Bedout.

VARIOS AUTORES, “Atlas De La Historia Universal, edición especial”. Santiago Comercial y Editorial Santiago Ltd., Bogotá, 1996.

CYBERGRAFÍA

Casa - Museo Quinta de Bolívar

www.quintadebolivar.gov.co