Sífilis

ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). Contagio. Signos y síntomas. Fases. Diagnóstico. Tratamiento. Prevención. Treponema pallidum. Enfermedades bacterianas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad

'Sífilis'

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por la bacteria Treponema pallidum. A menudo se le ha llamado “la gran imitadora” porque muchos de sus signos y síntomas no se distinguen fácilmente de otras enfermedades.

'Sífilis'

La sífilis se pasa de una persona a otra a través del contacto directo con una úlcera sifilítica. Las úlceras aparecen principalmente en los genitales externos, la vagina, el ano o el recto. También pueden salir en los labios y en la boca. La transmisión de la bacteria ocurre durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Las mujeres embarazadas que tienen esta enfermedad pueden pasársela a los bebés que llevan en el vientre.

'Sífilis'

Muchas personas que tienen sífilis no presentan síntomas durante años, pero aun así enfrentan el riesgo de tener complicaciones en la fase avanzada si no se tratan la enfermedad. Las personas que están en la fase primaria o secundaria de la enfermedad transmiten la infección aunque muchas veces las úlceras sifilíticas no se puedan reconocer. Por lo tanto, las personas que no saben que están infectadas pueden contagiar la enfermedad.

Fase primaria: La fase primaria de la sífilis suele estar marcada por la aparición de una sola úlcera (llamada chancro), pero puede que haya muchas. El tiempo que transcurre entre la infección por sífilis y la aparición del primer síntoma puede variar de 10 a 90 días (con un promedio de 21 días). Por lo general, el chancro es firme, redondo, pequeño e indoloro. Aparece en el sitio por donde la sífilis entró al organismo. El chancro dura de 3 a 6 semanas y desaparece sin ser tratado. Sin embargo, si no se administra el tratamiento adecuado la infección avanza a la fase secundaria.

Fase secundaria: La fase secundaria se caracteriza por erupciones en la piel y lesiones en las membranas mucosas. Esta fase suele comenzar con la aparición de una erupción de la piel en una o más áreas del cuerpo, que por lo general no produce picazón. Las erupciones de la piel pueden aparecer cuando el chancro se está curando o semanas después de que se haya curado. La erupción característica puede tomar el aspecto de puntos rugosos, de color rojo o marrón rojizo, en otras diversas del cuerpo (también pueden aparecer erupciones de aspecto distinto, o que son similares a las causadas por otras enfermedades). Algunas veces, las erupciones son tan leves que pasan desapercibidas. Además, puede que se presenten otros síntomas como fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de garganta, caída del cabello, dolor de cabeza, pérdida de peso, dolores musculares y fatiga. Los signos y síntomas desaparecen aun si no son tratados, pero si no se administra tratamiento la infección progresará a la fase latente y posiblemente hasta la última fase de la enfermedad.

Fases latente y terciaria: La fase latente (oculta) de la sífilis comienza con la desaparición de los síntomas de las fases primaria y secundaria. Sin tratamiento, la persona infectada seguirá teniendo sífilis aun cuando no presente signos o síntomas ya que la infección permanece en el cuerpo. Esta fase puede durar años. En el 15% de las personas que no reciben tratamiento, la enfermedad puede avanzar hasta las fases latente y terciaria, que pueden aparecer de 10 a 20 años después de haberse adquirido la infección. Esta fase avanzada puede afectar órganos internos como el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones. Los signos y síntomas de la fase terciaria incluyen dificultad para coordinar los movimientos musculares, parálisis, entumecimiento, ceguera gradual y demencia. El daño puede ser grave y causar la muerte.

'Sífilis'

Se puede diagnosticar mediante el análisis de una muestra líquida del chancro en un microscopio especial. Si las bacterias de la sífilis están presentes en la úlcera, se observarán en el microscopio.

Otra manera de determinar la enfermedad es mediante un análisis de sangre. Poco después de que una persona se infecta comienza a producir anticuerpos que son detectados mediante una prueba de sangre. El cuerpo presentará niveles bajos de anticuerpos en la sangre durante meses o incluso años después de que se haya completado el tratamiento de la enfermedad. Dado que la sífilis no tratada en una mujer embarazada puede infectar y posiblemente provocar la muerte de su bebé, toda mujer embarazada debe hacerse un análisis de sangre para detectarla.

'Sífilis'

Es fácil de curar en sus fases iniciales. Si una persona ha tenido sífilis durante menos de un año, la enfermedad se curará con una inyección intramuscular de penicilina. El tratamiento matará la bacteria que la causa y evitará futuras lesiones, pero no remediará las lesiones ya ocasionadas.

Existe un tratamiento eficaz contra la sífilis, es importante que las personas se hagan las pruebas de detección de esta enfermedad si practican conductas que las ponen a riesgo de contraer ETS.

Las personas que estén tratándose deben abstenerse de tener contactos sexuales con parejas nuevas hasta que las úlceras se hayan curado por completo. Las personas que tienen sífilis deben avisar a sus parejas para que se sometan a pruebas y reciban tratamiento si es necesario.

'Sífilis'

  • Abstenerse del contacto sexual o tener una relación estable con una pareja que se haya hecho las pruebas y que se sabe que no tiene ninguna infección.

  • Abstenerse de actividades que pueden llevar a una conducta sexual peligrosa.

Las enfermedades genitales ulcerosas pueden aparecer en las áreas genitales masculinas o femeninas que hayan estado cubiertas o protegidas con un condón de látex, así como en áreas que no estuvieron cubiertas durante la relación sexual. El uso correcto de los condones de látex puede reducir el riesgo de contraer diversas enfermedades.

La transmisión de una ETS no puede prevenirse con lavarse los genitales, orinar o darse una ducha vaginal después de la relación sexual.