Siddhartha; Herman Hesse

Literatura alemana contemporánea. Siglo XX. Novela. Premio Nobel. Búsqueda del Atman. Meditación. Argumento

  • Enviado por: Makiwi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN

Siddhartha era un joven, hijo de un brahmán (q son los individuos de la primera de las cuatro castas que hay en la India, y en la cual se reclutan los sacerdotes y doctores. También se les llama Brahmin), al cual todos respetaban y amaban. Siddhartha tenía un amigo llamado Govinda, el cual le quería y admiraba más que ninguna otra persona. Govinda pensaba que su amigo no seria un brahmán común como los demás; Siddhartha hacia bastante tiempo que ayudaba a su padre en los sacrificios que hacia a los dioses, y aprendía con mucha rapidez. Junto con Govinda practicaba el arte del ensimismamiento, que era un tipo de meditación que consistía en enajenarse de los objetos sensibles para únicamente centrarse en la consideración intelectual.

Sin embargo, Siddhartha no hallaba la alegría ni el placer en si mismo. Deambulaba por los senderos floridos del huerto de higueras o bien se sentaba a la sombra azulina del bosquecillo de la Contemplación. Un día llegaron al lugar tres samanas. Unos días después Siddhartha dijo a Govinda: -Mañana a primera hora, amigo mío, me uniré a los samanas-. Al oír eso Govinda palideció y Siddhartha le dijo nuevamente: -este es el comienzo, ahora inicio mi camino, y ahora empieza a florecer mi destino-. Después de esto, Siddhartha decidió ir a informar de su decisión a su padre. Ese mismo día entra en la habitación donde estaba su padre y le dice que desea abandonar la casa y unirse a los ascetas (samanas), pero su padre se niega y se va a su habitación. El padre vuelve a cada hora y ve que Siddhartha sigue de pie, y siempre de igual manera, hasta que justo antes de que amanezca el padre vuelve y sostiene la siguiente conversación con su hijo: -Me quedare de pie esperando, dice Siddhartha. -Te cansaras, Siddhartha. -Me cansare. -Te quedaras dormido Siddhartha. -No, no me dormiré. -Te morirás, Siddhartha. -Me moriré…

Luego el padre al ver a su hijo tan decidido termina por aceptar su decisión, y Siddhartha parte junto a Govinda en una larga peregrinación con los samanas.

En el camino con los samanas, Siddhartha regalo su túnica a un brahmán pobre, quedándose solo con el taparrabos y un jubón descosido de color tierra.

Comenzó a tomar solo una comida diaria, y nunca alimentos cocidos, empezó a adelgazar, a crecerle las uñas y la barbilla, y comenzó a despojarse de todas las cosas materiales, ya que comenzó a ver que lo que hacia toda la gente era repugnante, “hediondo”, que no era verdadero lo que hacían, y comenzó a enfrentarse al calor y al frío. Se ponía entre las espinas para poder resistir el dolor del cuerpo, aprendió a ahorrar la respiración y a calmar sus pulsaciones; en resumen comenzó a buscar la paz interior, y a controlar el sufrimiento, todo esto lo hacia para despojarse del Yo, y aprendió

a estar días enteros en el No-Yo, pero el retorno al Yo era inevitable para Siddhartha. Su amigo le seguía en todo, hacia los mismos ejercicios para estar igual que su amigo. Pocas veces hablaban, y un día hablaron que si todo lo que hacían les había servido de algo; Siddhartha no estaba seguro de ello, y pensó en irse, pero al final no lo hizo. Tras 3 años con los samanas, llegaron a sus oídos que había un hombre al que llamaban Gotama, el Sublime, el Buda, quien había superado el sufrimiento, y que andaba enseñando. La gente honraba a este hombre cuando pasaba delante de ellos y otros lo improperaban. Gotama quería conocer a Sakyamuni, Gotama, y Siddhartha también quería ir, y le dijo a un samana que había decidido ir donde el Buda, pero el samana empezó a refutar sobre lo que iban a hacer, pero Siddhartha uso una de las técnicas de los samanas y lo miro a los ojos e hizo que le obedeciera y los dejara ir en su nuevo viaje

Siddhartha con su amigo llegan a al ciudad de Savathi, donde se encontraba el lugar preferido de Gotama, el bosquecillo de Jetavana, que el rico mercader Anathoindika, había puesto a disposición del Sublime, y una mujer ayudo a los peregrinos que venían a ver al Buda, siguieron el camino, en donde habían muchos mas que iban a lo mismo, llegaron al lugar de noche y se albergaron en el bosque hasta la mañana. Siddhartha vio a un monje con un atuendo de color amarillo pidiendo limosna, y se dio cuenta de que era el Buda; y se lo dijo a su amigo Govinda, y este también se dio cuenta de quien era, y lo comenzaron a observar, y luego escucharon sus ideas. Govinda quedo cautivado y decidió quedarse para aprender la doctrina, pero Siddhartha decide buscar su identidad. Tuvo una conversación con el Sublime, y le queda dando vueltas la imagen de este, y Siddhartha fue y será la única persona que no miro directamente a los ojos, ya que lo considero como una persona muy inteligente y llena de sabiduría.

Al abandonar el bosque donde había dejado a Buda y a Govinda, sintió Siddhartha que había dejado su vida pasada, y pensaba que ya no era un joven sino un hombre, y sintió que una parte de el se había desprendido, y se vio obligado a abandonar al mas grande y sabio maestro, el gran Buda, no había podido aceptar su doctrina, y se comenzó a cuestionar ¿Qué hubiera querido aprender realmente con ayuda de doctrinas y maestros? Y la respuesta que encontró: “Era el Yo, cuyo sentido y esencia deseaba conocer. Era el Yo, del que anhelaba desprenderme y al que pretendía aniquilar. Mas no podía aniquilarlo, solo lograba engañarlo; rehuirlo, esconderme de el. La verdad es que nada en el mundo ha ocupado tanto mis pensamientos como este Yo mío, este enigma que supone estar vivo y ser una persona separada de todas las otras, aislada; el hecho de ser Siddhartha. Y sin embargo nada hay en el mundo que conozca menos que a mi mismo, a Siddhartha”, y como conclusión saco que todo para buscar el Yo, le hizo perderse mas, y piensa no en sufrir mas, sino que ahora seria maestro y discípulo de si mismo, y decubrir el enigma llamado Siddhartha, se cuestiono de que hacer, porque una de sus interrogantes fue que iba a hacer de su vida, cual iba a ser su idioma, etc.…, y la otra era si volver a su casa donde su padre, pero después dijo que no porque ahora era un nuevo ser, recién nacido, así que emprendió su viaje.

Siddhartha iba aprendiendo a cada paso cosas nuevas, pues el mundo, para el se había transformado, y su corazón se hallaba bajo el efecto de un hechizo. Y se dijo a si mismo, “que hermoso era ver el mundo con los ojos, sin el deseo de no explorarlo, con una visión ingenua e infantil simplicidad”. Un día se alojo en la casa de un barquero, y en su sueño vio a su amigo Govinda, este le abrazo, pero la figura se deformo y era una mujer con un seno afuera, y Siddhartha comenzó a beber de la leche que tenía sabor a todo. A la mañana le dijo al barquero si lo podía cruzar a la otra orilla; en la balsa tuvieron una conversación y al final terminaron siendo amigos. Siddhartha, se bajo y se fue, comparo al barquero con su amigo Govinda, ya que era bueno y sumiso como este, después llego a una aldea, unos niños al verlo salieron corriendo, no le tomo importancia, y siguió caminando hasta llegar a un arroyo, y aquí se encontraba una mujer lavando y Siddhartha le pregunto donde quedaba la ciudad, la mujer se le acerco y se lo provoco, casi cae en el juego, pero después su interior le dijo que no, y Siddhartha vio a la mujer como una hembra en celo, y se fue del lugar. Ya en la ciudad, en un bosquecito que había enfrente vio unos criados con unas cestas, y en un palanquín lujoso a la ama; cuando iba pasando, Siddhartha mira y la mujer le hace una señal, y por eso Siddhartha piensa que va a entrar a la ciudad bajo un presagio favorable. Quería entrar de inmediato al bosquecillo, pero se acordó de cómo los sirvientes lo habían mirado y despreciado, y se acordó de que todavía tenia la apariencia de un samana. Entro en la ciudad y pregunto a la primera persona que se encontró que quien era la mujer del bosque, y se entero de que era Kamala, una cortesana de quien era el bosque y que poseía una casa en la ciudad. Luego, se encontró con un barbero y se hizo afeitar y cortar el pelo. Después, se fue a bañar al río, luego al caer la tarde Siddhartha se encontraba en el bosquecillo y llego Kamala con su sequito, Siddhartha le hizo una reverencia y este recibió un saludo de ella. Este hizo llamar a un sirviente y le dijo que comunicara a la señora que un joven brahmán deseaba hablar con ella, y hablaron. Siddhartha le dijo que quería ser amigo de ella, y que esta le enseñara el amor, y Kamala acepto; pero Siddhartha debía conseguir calzado, ropa y dinero, y este acepto, pero fue interrumpido por una sirvienta, que traía la noticia de que habían llegado visitas. Entonces Siddhartha tuvo que irse con una túnica blanca que le dieron. Al otro día volvió y Kamala le dijo que Kamaswami lo estaba esperando; este era un mercader rico que lo podría tomar a su servicio, y antes de irse Siddhartha y Kamala estaban hablando de lo que había sucedido, su encuentro, porque había sido, y Kamala le da suerte a Siddhartha, para que le fuera bien con el mercader, además Siddhartha, dice que lo que se propone lo cumple, y que las experiencias de samana le servirán.

Siddhartha se dirige a la mansión del mercader Kamaswami, llega y los criados lo conducen al salón; al cabo de un rato llego Kamaswami, que era ya una persona anciana y tenia ojos sabios y prudentes. Se saludaron amistosamente y el anciano empezó a hacer preguntas para ver si era ingenuo, pero Siddhartha astutamente supo estar al nivel del anciano y no se quedo atrás. Al final en este duelo venció Siddhartha, ya que era más hábil. Kamaswami le trajo un contrato y Siddhartha lo acepto, ya que el anciano le pidió que fuese su huésped. En la casa del anciano le dieron ropa, calzado, un criado le preparaba diariamente el baño, dos comidas abundantes le eran servidas, pero Siddhartha solo comía una vez, absteniéndose de comer carne y tomar carne. El mercader le enseño muchas cosas referentes al rubro, y teniendo presente las palabras de su amiga nunca se subordino ante el mercader. Visitaba a Kamala y le podía dar obsequios, de apoco Siddhartha comenzó a hacerse cargo de los negocios de Kamaswami, pero este decía que el joven no tenia espíritu de mercader pero tenia el aire del éxito, ya que no se enfadaba si iba un negocio mal, todo lo tomaba con calma. Un día Kamaswami dijo que todo lo que había aprendido era por el, pero Siddhartha le dijo que todo lo que había aprendido de el no valía ni un cesto lleno de pescado, porque este no le había enseñado a pensar, sino que Kamaswami debería aprender de el, y siempre Siddhartha se muestra desinteresado por los negocios. Un día estaba con Kamala y empezaron a hablar de la inteligencia, que Kamaswami era inteligente, pero después entraron en su juego de amor y se dijeron que ninguno de los dos se amaba realmente.

Siddhartha largo tiempo se entrego a la vida del mundo y de los placeres, aunque sin integrarse nunca en ella, los sentidos que prácticamente matara, volvieron a despertarse. Transcurrieron muchos años, pero Siddhartha envuelto en el bienestar, adquirió riquezas, comenzó a ser querido por los demás, y la gente acudía a verle cuando necesitaba dinero o consejos, pero nadie, a excepción de Kamala tenia acceso a su intimidad.

Siddhartha comenzó a adquirir todas las actitudes de un ser adinerado, porque comenzó a ser un poco mas arrogante, se empezó a meter en el mundo de la “farándula”, y todo lo que había hecho antes como samana estaba comenzando a desaparecer. Siddhartha comenzó a cuestionarse hacia lo que había pasado en el último tiempo, porque ya no era el mismo, sentía que moría internamente, se había convertido en un Kamaswami cualquiera, pero un día decidió irse, Kamaswami lo comenzó a buscar, pero no tuvo éxito. Kamala no hizo intento alguno, porque sabia que algo pasaría, y tras un encuentro que había tenido con Siddhartha había quedado embarazada. Y para Siddhartha estaba encerrado en un sansara que era un juego que practicaban los niños que era un juego tipo sin fin.

Siddhartha en el río ve que algo bueno trae, y decide buscar a su amigo barquero, lo encuentra y platicando el barquero se da cuenta de quien es , y Siddhartha le pide ser su discípulo para poder aprender mas sobre el río, fue aceptado, comenzaban a hablar del río y se dieron a conocer que el río rebelaba muchas cosas, era muy sabio el río, la gente los tomaron como los sabios, brujos del río. Un día se rumoreo que el Buda estaba ya en la hora de su ultima muerte para llegar a l mas alto, y por esto mucha gente decidió ir a ver, una de ellas era Kamala con su hijo Siddhartha, pero en el viaje cerca del río fue mordida por una serpiente negra, y en sus gritos de auxilio llego Vasudeva, el barquero, y la llevo a la cabaña donde estaba Siddhartha, cuando se vieron se reconocieron inmediatamente, Kamala a punto de morir le presenta a su hijo a Siddhartha, Kamala aunque no pudo ver al Sublime queda contenta al ver a su amado Siddhartha. Ya muerta, Siddhartha y Vasudeva deciden hacerle una pira funeraria en el mismo lugar en donde le había hecho Vasudeva a su esposa.

Después de la muerte de Kamala, Siddhartha debió quedarse con la tutela de su hijo, quien era un niño malcriado, el cual estaba acostumbrado a la vida de rico, pero de sus tantas maldades que les provoco a los ancianos, que Vasudeva le dijo a Siddhartha que le buscara un hogar donde el se sintiera bien, a Siddhartha le costaba pensar en eso, pero un día el niño se le sublevo y dijo que el no iba a ser igual a su padre, un día escapo, Siddhartha lo busco y llego al lugar donde vio por primera vez a Kamala, y vinieron muchos recuerdos de aquella vida pasada, un monje lo vio y le dejo a los pies dos plátanos, este no se dio cuenta, al pasar un rato llega su amigo Vasudeva, el cual hace que se dirijan a casa, el niño paso a otro plano, aunque igual le quedo una herida a Siddhartha, y cuando llegaron a casa Siddhartha se quedo dormido.

Siddhartha dolido por la marcha de su hijo, cuando transportaba a personas que iban con niños o niñas, sentía una gran envidia por aquellos, en una ocasión pensó, que por que algunos hijos de ladrones querían a sus hijos y a el le había tocado uno que no lo quería, un día le contó todo lo que le pasaba a su amigo, quien esta vez lo escucho de una manera muy atenta, no como las demás, y Vasudeva le dijo que escuchara lo que decía el río, y Siddhartha comenzó a ver a su padre, a el mismo, su hijo, Kamala, Govinda, pero todo como distorsionado y junto, y pudo comprender que todo tenia que ser así, y no debía lamentarse del pasado, sino vivir el presente, ya que el no se preocupo de su padre cuando decidió irse con los samanas, y llego a comprender el OM, su amigo quedo feliz por eso y decide irse, Siddhartha ve que se va con la cabeza aureolada de esplendores.

Cierto día se encontraba Govinda junto con los otros monjes en los jardines que Kamala le había obsequiado a los seguidores del Sublime, cuando un día Govinda oyó escuchar acerca de un barquero que era un sabio, decidió ir a verlo, cuando llego estuvo hablando con el y no se dio cuenta que era Siddhartha, hasta que este le dijo quien era. Hablaron de muchas cosas y Govinda le pregunto cual era su doctrina, Siddhartha le dijo que la sabiduría no era comunicable como el saber, y le dijo que aprendió muchas cosas de las experiencias que había vivido durante su vida. Le explicó que las palabras e ideas no tienen mucha importancia, sino que las cosas eran lo mas importante, le dijo que lo primordial es el amor, que todo hay que amarlo, no hay que tener odio hacia nadie ni hacia uno mismo, Govinda piensa que la doctrina es un poco loca, pero ve que algo tiene adentro que la hace respetar, Siddhartha le dice que le bese la frente, este lo hace y ve muchas cosas que pasan por su cabeza, y comienza a entender la doctrina de Siddhartha.

COMENTARIO PERSONAL

La obra de Herman Hesse deja mucho que pensar, porque tiene razón en muchas de las que presenta la obra, uno busca algo, y trata de encontrarlo probando diferentes cosas, y a veces nos alejamos de nuestros seres queridos para poder cumplirla, pero también creo que tiene razón en la idea de que hay que vivir el presente, no hay que pensar en el pasado ni en el futuro, porque lo pasado ya paso y lo futuro todavía no pasa, así que viviendo el presente basta y sobra, además en una cosa tiene razón que la sabiduría no es comunicable como el saber, porque la sabiduría de uno no se puede compartir, en cambio el saber si, ya que son cosas muy distintas.

En definitiva, la sensación que queda es que la obra “Siddhartha” es excelente y es bueno que las personas se interesen en su lectura, ya que hace reflexionar y no es tan complicada de entender. La vida de Siddhartha en varias etapas, como riqueza, monje, barquero, representan a casi todas las personas que buscan su doctrina personal, y que tal vez puede ser universal, eso esta en el cada uno de nosotros….