SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida): síntomas y tratamiento

VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Síntomas. Contagio. Tratamiento

  • Enviado por: Cacho
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

TRABAJO DE BIOLOGÍA

CUARTO CURSO "C"

TEMA: EL SIDA

INTRODUCCIÓN

El SIDA es una enfermedad causada por la destrucción del sistema inmunitario, por un virus llamado VIH.

{SIDA}

Virus del VIH

Este virus se encuentra en las secreciones sexuales y en la sangre. Hoy, los dos sistemas de transmisión predominantes son las relaciones sexuales, tanto heterosexuales como homosexuales, y el uso compartido de agujas y jeringuillas contaminadas.

ASPECTOS DE LAS OPCIONES DEL TRATAMIENTO

El SIDA es la forma grave de la infección por el VIH. Se manifesta por la aparición de infecciones severas causadas por microbios llamados oportunistas y tambien por algunas variedades de canceres como el sarcoma de Kaposi. Otras manifestaciones, sobre todo neurológicas, también pueden formar parte del cuadro clínico.

Las personas que han sido infectadas por el VIH no desarrollan necesariamente el SIDA. La OMS estima que en el espacio de 10 años el 60% de las personas seropositivas evolucionan hacia el SIDA, el 20 % presentan manifestaciones menores de la enfermedad y el 20 % permanece. indemnes a toda sintomatología.

La evolución de la infección sigue siendo muy grave, puesto que no disponemos, por el momento, de tratamiento curativo. No obstante, disponemos de medios que pemiten tratar algunas de las manifestaciones relacionadas con el SIDA y mejorar la calidad de vida de los enfermos, así como su supervivencia. Por eso es importante que los seropositivos reciban un asistencia medica precoz y esta solo es posible en la medida en que las personas afectadas conozcan su estado. Este es el principal argumento en favor del interés de la prueba de detección voluntaria.

LA PREVENCIÓN

La prevención es el único medio de lucha contra la propagación del SIDA. Se trata de una enfermedad ligada al comportamiento (sexual y uso compartido de agujas y de jeringuillas). En espera del tratamiento o de la vacuna, sólo un cambio en estos comportamientos nos puede proteger y limitar el mal. Pero, aún cuando lleguemos a disponer de un tratamiento eficaz o de una vacuna, las medidas de prevención actuales continuarán siendo siempre el principal medio de lucha.

"Frente al SIDA, su salud depende mucho de usted...."

CONCLUSIÓN

Tanto las personas afectadas de SIDA como los demás están en el mismo barco. Lo quieran o no, todos están ligados para lo mejor o para lo peor. Sólo las actitudes responsables por una y otra parte pueden evitar los comportamientos excesivos.

Solo el azar quiso que algunas personas como los homosexuales o los adictos a las drogas inyectables constituyeran, en America del Norte, el foco inicial de la enfermedad mortal que es el SIDA.

Aunque el modo de vida no es la causa de la transmisión del virus del SIDA, puede favorecer su propagación. Por eso no se puede ignorar este hecho amparándose en la "libertad personal". Hay que aprender a dialogar sobre los comportamientos de riesgo y a modificarlos, aunque esto transtorne algunas costumbres adquiridas. Podemos felicitarnos por el hecho de que muchas personas, sobre todo entre las comunidades gay, hayan tomado conciencia de los cambios de comportamiento necesarios para contener la transmisión del VIH.

Por otra parte, la población en su conjunto debe ser consciente de que está indisociablemente ligada a las personas afectadas y a las personas con comportamientos de riesgo.

Soluciones simplistas, como someter a cuarentena a las personas infectadas, serían inútiles e ineficaces. Es imposible reconocer a estas personas y la cuarentena no podría tener plazo fijo: una persona seropositiva puede transmitir el virus durante toda su vida.

Hay que tomar medidas para protegerse, ciertamente, pero sin caer en la histeria colectiva ni en medidas extremas que no pueden más que aumentar la desesperación de los enfermos y empujarles a pasar a la clandestinidad para evitar el resentimiento popular.

Este paso a la clandestinidad impediría todo control de la situación epidemiológica de la enfermedad y favorecería su propagación, lo que precisamente se querría evitar.

El mayor peligro en el debate sobre el SIDA es su politización. No se trata de un problema ideológico, sino de un problema de salud pública.

El SIDA sólo se propaga por las relaciones sexuales y la sangre. Es una enfermedad ligada al comportamiento, y un cambio de comportamiento puede protegernos. Las personas infectadas por el virus deben evitar contagiar a otros por medio de su comportamiento. También a los "otros" les corresponde tomar medidas para evitar contagiarse, ya que el principal riesgo proviene, sobre todo, de personas infectadas de las que uno no sospecha, y que, en la mayor parte de los casos, ellas mismas desconocen su condición.

INFORMACIÓN EXTRA

Son innumerables los esfuerzos científicos por encontrar nuevas pistas para la lucha contra el SIDA. Hace muy poco, se propaló la noticia de un invento que permite diagnosticar la enfermedad a través de la orina, y en EE.UU. se anunció que un famoso investigador del virus, Donal Francis, empezaría los ensayos de una vacuna a través de una sustancia que estimula al organismo a crear anticuerpos que bloquean el virus. Pero los avances de investigación no sólo provienen del primer mundo. En Perú, un grupo de médicos de Colombia, Chile y México se encuentra investigando un compuesto de plantas amazónicas que constituiría un poderoso energético para el tratamiento de pacientes con este terrible mal.

SÍNTOMAS

Cuando una persona se infecta permanece sin síntomas durante años.

Al cabo del tiempo, en gran parte de estas personas, aparecen síntomas como: fiebre, pérdida de peso, diarreas, sudores nocturnos, etc. Estos síntomas, que también aparecen en otras enfermedades, indican que el sistema de defensa del organismo está alterado por el VIH y no funciona correctamente.

Cuando el sistema de defensa está muy debilitado, aparecen ciertas infecciones y cánceres que indican que una persona ha desarrollado ya la enfermedad, es decir, el SIDA.

Todas las personas infectadas por el VIH, tengan o no tengan síntomas, pueden transmitir el virus a otras personas.

El tratamiento de los linfomas relacionados con el sindrome de immunodeficiencia adquirida (SIDA) presenta el reto de integrar la terapia apropiada para la etapa y el subconjunto histologico de linfoma maligno con las limitaciones impuestas por la infeccion del VIH, hasta la fecha enfermedad incurable. Los pacientes con positividad de VIH e inmunodeficiencia subyacente tienen poca reserva de medula osea, comprometiendo de ese modo el potencial para la intensidad de la dosis de farmacos. Hay un riesgo de infeccion oportunista intercurrente, que tambien puede conducir a una disminucion en la entrega de los farmacos. Ademas, la quimioterapia misma compromete el sistema inmunologico aumentando asi la probabilidad de infeccion oportunista. En general, las tasas de respuesta son mas bajas que para una poblacion no infectada de VIH. Ocurren respuestas completas, pero tienden a ser de duracion mas corta con recaidas frecuentes. La pregunta es si el potencial curativo de la quimioterapia de dosis alta esta tan afectado por la morbilidad y la mortalidad relacionada con el tratamiento que se deba usar quimioterapia de dosis baja. La mayoria de los estudios han empleado una intensidad mas baja de dosis, y los retrasos en el tratamiento han sido comunes. Algunos investigadores han tratado de usar regimenes intensivos, con supervivencia para los pacientestratados es de aproximadamente 6 a 9 meses.[1-4] Los pacientes con los pronosticos mas favorables y supervivencia prolongada tienden a tener un numero de linfocito CD4 mas alto que 100/micro litro, menos enfermedad (etapa I o II), ningun sintoma sistemico, nivel funcional bueno y ninguna afeccion del sistema nervioso central o de medula osea. En estudios aleatorios , 198 pacientes HIV seropositivos, con linfoma agresiva sin tratar, recibieron una terapia de dosis baja con methotrexate, bleomycin, doxorubicin, ciclofosfamida, vincristine y dexamethasone(m-BACOD) mas una colonia de factores estimulantes o una reduccion de la dosis de m-BACOD.[5] No hubieron diferencias en la respuesta, la supervivencia, o la supervivencia sin enfermedad.[5][Nivel de evidencia:1A] La mayoria de clinicos usan uma mitad de la dosis de CHOP (doxorubicin, ciclofosfamida, vincristine, prednisone).[6] Pacientes con HIV y linfocitos de CD4 con countas de mas de 200 pueden tolerar una dosi completa de quimioterapia sin mayores complicaciones.

El virus de SIDA no se transmite por la tos o el estornudo, ni por compartir cubiertos, vasos o platos. Tampoco se transmite por el uso de lavabos públicos, el uso de piscinas públicas, el estrechar la mano, etc. Ningún amigo, familiar, profesor, compañero de clase, de trabajo, etc. ha sido contagiado en la convivencia diaria.

Los animales (perros, gatos, mosquitos...) no transmiten el virus del SIDA.

Podemos saberlo mediante un análisis de sangre especial: prueba del SIDA.

{SIDA}

Análisis de Sangre

Para que el resultado de la prueba sea fiable hay que dejar transcurrir 3 meses desde la última práctica de riesgo hasta el momento de hacerse la prueba.

Si la prueba es positiva, decimos que esa persona es seropositiva.

El que una persona sea seropositiva no quiere decir que tenga la enfermedad, pero sí indica que tiene el virus en su cuerpo y que lo puede transmitir a otras personas

La prueba del SIDA se debe realizar siempre con el consentimiento de la persona interesada, garantizando la confidencialidad del resultado.

Por el aspecto externo no se puede saber si una persona está infectada o no por el VIH.

Bibliografia:

  • Gisselbrecht C, Oksenhendler E, Tirelli U, et al.: Human immunodeficiency virus-related lymphoma treatment with intensive combination chemotherapy. American Journal of Medicine 95(2): 188-196, 1993.

  • Remick SC, McSharry JJ, Wolf BC, et al.: Novel oral combination chemotherapy in the treatment of intermediate-grade and high-grade AIDS-related non-Hodgkin's lymphoma. Journal of Clinical Oncology 11(9): 1691-1702, 1993.

  • Sparano JA, Wiernik PH, Strack M, et al.: Infusional cyclophosphamide, doxorubicin, and etoposide in human immunodeficiency virus- and human T-cell leukemia virus type I-related non-Hodgkin's lymphoma: a highly active regimen. Blood 81(10): 2810-2815, 1993.

  • Sparano JA, Wiernik PH, Strack M, et al.: Infusional cyclophosphamide, doxorubicin and etoposide in HIV-related non-Hodgkin's lymphoma: a follow-up report of a highly active regimen. Leukemia and Lymphoma 14(3-4): 263-271, 1994.

  • Kaplan LD, Straus DJ, Testa MA, et al.: Low-dose compared with standard- dose m-BACOD chemotherapy for non-Hodgkin's lymphoma associated with human immunodeficiency virus infection. New England Journal of Medicine 336(23): 1641-1648, 1997.