SIDA

VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Células T4. Actuación. Detección del Virus. Período de Ventana. Evolución de la Enfermedad. Manifestaciones Clínicas en la Fase Aguda. Formas de Transmisión. Vacunas. Discriminación. Datos y Estadísticas

  • Enviado por: Carolina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

¿Qué es el VIH?

Son las iniciales en nuestro idioma con las que se nombra al Virus de la Inmunodeficiencia Humana. A nivel internacional se emplean las siglas en inglés HIV.

El VIH es el agente causal del SIDA, una enfermedad (hasta ahora incurable y en muchos casos mortal) cuyos primeros casos aparecieron en el año de 1981 en los Estados Unidos de Norteamérica.

SIDA significa lo siguiente:

Síndrome: Conjunto de síntomas y manifestaciones de enfermedades.

Inmuno: Se refiere al sistema inmunológico, encargado de reconocer y eliminar a los microorganismos dañinos para el ser humano.

Deficiencia: Falla o función insuficiente. La inmunodeficiencia hace que el organismo quede expuesto a un sinnúmero de infecciones y cánceres, ya que el sistema inmunológico esta deficiente.

Adquirida: Hace referencia a que esta enfermedad no se hereda, sino que se puede contraer en algún momento de la vida.

El VIH infecta y destruye las células inmunológicas, llamadas T4, para crecer y reproducirse. Provoca que el organismo quede indefenso, esta situación es aprovechada por diversas infecciones y cánceres para atacar al organismo y causar su muerte.

A estas enfermedades se las denomina “oportunistas”, pues aprovechan la debilidad del sistema inmune para atacar.

Actualmente se sabe que existen dos tipos de VIH, el VIH1 uno que se presenta en América y Europa y el VIH2 en el continente africano.

El VIH que fue identificado en octubre de 1983 por la doctora Francoise Barré-Sinoussi, del equipo del doctor Luc Montaigner en el Instituto Pasteur de París, Francia.

El primer día de la conferencia CROI, la Doctora anunció que el origen del VIH había sido descubierto y que los portadores iniciales del virus fueron chimpancés del oeste del ecuador en África. El informe también fue publicado en la edición del 4 de febrero de la revista Nature. Una subespecie de los chimpancés porta una variante del virus de inmunodeficiencia simia (VIS) llamada VIScpz, la cual es muy parecida genéticamente a las cepas del VIH-1 humano. Se cree que el VIH-2 humano es el resultado de una mutación de una cepa VIS que infecta a los monos sooti mangabey.

Hahn y sus colegas creen que el virus simio se propagó de los chimpancés a los humanos en por lo menos tres ocasiones separadas, quizás a través de la matanza de los animales y la consumición de su carne. El ambiente de Pan troglodytes troglodytes, la especie de chimpancé que porta la cepa VIScpz, coincide con el área donde se originó la epidemia humana del VIH. El VIH probablemente infectó a los humanos por primera vez a finales de los años 40 o principios de los años 50. Se cree que las tres transferencias distintas entre especies son responsables por el desarrollo de los tres subgrupos mayores del VIH (M, N, y O).

Los chimpancés no padecen deterioro inmunológico, a pesar de la infección por la cepa VIS. Este hecho aporta esperanza a los investigadores de que el descubrimiento del VIScpz pueda revelar claves sobre cómo controlar la enfermedad VIH en los humanos. Sin embargo, tal investigación resultará un desafío, ya que los chimpancés están en peligro de extinción debido a la caza ilegal y a la destrucción de su ambiente natural.

(Este material fue publicado en mayo 1999 en el Boletín de Tratamientos Experimentales Contra el SIDA, por la Fundación anti-SIDA de San Francisco. (Por Liz Highleyman)

El VIH sólo puede replicarse en el interior de las células, ordenando la reproducción a la maquinaria de la célula. Pertenece a la familia de los retrovirus, lo cual significa que es capaz de invertir la dirección de la información que normalmente fluye del ADN al ARN, pero que en este caso lo hace en sentido inverso gracias a la transcriptasa inversa, introduciendo de esta manera su código genético y por medio de la integrasa lo "integra" al código de la célula CD4 infectada, lo que permite que ésta en lugar de multiplicarse, lo que hace es producir nuevos virus, llamados viriones. La estructura genética del VIH está formada por 9,139 nucleótidos.

El HIV pertenece a un subgrupo de retrovirus denominados lentivirus, o virus "lentos". El curso de la infección por estos virus se caracteriza por un período prolongado entre la infección inicial y la aparición de síntomas graves. Años atrás se creía que el VIH permanecía totalmente inactivo durante largos periodos hasta que un día comenzaba su accionar. Peor hoy se sabe que desde el momento de la infección inicial se reproduce constantemente, principalmente en el sistema linfático. Otros lentivirus infectan animales; el virus de inmunodeficiencia felina (FIV), por ejemplo, infecta a gatos, y el virus de inmunodeficiencia simia (SIV) infecta a monos y otros primates. Como sucede con el HIV en los seres humanos, estos virus que se alojan en animales infectan primariamente las células del sistema inmunológico, causando con frecuencia síntomas similares a la inmunodeficiencia y SIDA. Los científicos utilizan estos y otros virus y sus receptores animales como modelos de la enfermedad por HIV.

Cómo actúa el VIH?

Este virus ataca al sistema inmunológico, la "fuerza de seguridad" del cuerpo que combate las infecciones. Cuando el sistema inmunológico deja de ser efectivo, la persona carece de defensas en contra de infecciones, bacterias y virus, que generalmente no habrían sido peligrosos.

Por eso se llega a desarrollar varias infecciones y cánceres serios y a menudo letales, denominadas “infecciones oportunistas” porque se aprovechan de las defensas debilitadas del cuerpo.

Día a día el VIH crea billones de copias nuevas de virus en el cuerpo. A este ingreso o creación de agentes “enemigos” el sistema inmunológico reacciona produciendo una fuerte reacción, así que el sistema inmunológico de alguien que es VIH+ produce billones de células diariamente para combatir el VIH.

Pero el VIH aprovecha todas las oportunidades para reproducirse más rápidamente de lo que el cuerpo puede tardar en atacarlo. Generalmente en la mayoría de la gente VIH+, el virus gana la batalla a menos que algún tratamiento lo detenga.

Hasta ahora, hay disponibles diferentes tratamientos que pueden logra que la infección se desarrolle más lentamente o sea contenida.

Hay personas que son capaces de combatir el virus por un largo período de tiempo.

Factores genéticos, predisposiciones, cuidado de la salud anterior y posterior a la infección, nutrición, salud mental, son algunos de los factores que hacen que algunas personas desarrollen más rápido la progresión al SIDA.

Actualmente se define el avance de la enfermedad (infección y progresión a SIDA) de la siguiente manera:

1 Enfermedad inicial

Corresponde a la infección aguda. Abarca el período entre el momento de la infección y la seroconversión que puede acompañarse o no de manifestaciones clínicas.

2. Enfermedad temprana

Incluye el período de portación asintomática.

3. Enfermedad moderada

Comprende a los complejos relacionados con cl SIDA y las infecciones menores no marcadoras.

4. Enfermedad avanzada

Comprende a las infecciones oportunistas mayores, la demencia o la encefalopatía subaguda, los tumores y el síndrome de adelgazamiento.

Forma de detección del Virus

Solo se detecta por estudios de laboratorio. Los estudios que se utilizan solo miden la reacción del sistema inmune ante la agresión del VIH, es decir dejan saber si el cuerpo está produciendo anticuerpos contra el VIH.

Los anticuerpos son producidos por el sistema inmunológico para combatir las infecciones. Si el cuerpo está creando anticuerpos contra el VIH, esto significa que está infectado con el virus. Una vez el resultado de la prueba es positivo, la persona seguirá siendo positiva al VIH.

Generalmente se utiliza el Test Elisa, pues es de bajo costo y relativamente confiable.

De un modo esquemático, la muestra, suero normalmente, se enfrenta en un soporte, generalmente un pocillo de una placa de microtitulación, a un componente vírico que actúa como antígeno. Si en el suero existen anticuerpos específicos, éstos se unen con el antígeno formando un complejo que se pone en evidencia mediante una reacción enzimo-cromática que puede ser visualizada a simple vista o medida con un fotómetro. Por lo general, en las técnicas ELISA no competitivas, la muestra es positiva cuando se desarrolla color. Métodos más modernos emplean técnicas de quimioluminiscencia.

Si el primer test da positivo, se efectúa otro similar, para verificar que no haya un “falso positivo”. Si el segundo test da positivo se confirma con un estudio más preciso (y más caro) conocido como Western Blot. Si éste da positivo, la persona definitivamente está infectada con el VIH.

Período de Ventana

Se denomina así al tiempo que transcurre entre la infección y el momento en que se pueden detectar los anticuerpos que el sistema inmunológico genera. Este período de tiempo es de aproximadamente 2 a 6 semanas.

Evolución de la Enfermedad

Fase inicial

Independientemente de su mecanismo de transmisión las manifestaciones que aparecen tras la penetración del VIH en el organismo pueden guardar relación con la dosis infectante, la virulencia de la cepa de VIH y la capacidad de respuesta de la persona infectada. El VIH se disemina e invade muchos tejidos, especialmente el tejido linfoide y los ganglios linfáticos. El paciente infectado puede o no presentar sintomatología; por lo general existe un cuadro de síndrome mononucleósico al que no se le suele prestar demasiada atención.

A las 2-6 semanas del contagio se detecta antígeno del VIH, el cultivo viral se positiviza y existen muchos linfocitos CD4 infectados; progresivamente van apareciendo los anticuerpos circulantes (4-12 semanas) y la inmunidad celular y el antígeno p24 desaparece y descienden las células infectadas. En este período puede existir una inmunodepresión pasajera que puede facilitar la aparición o reactivación de algunas infecciones oportunistas.

Fase crónica

Esta fase tiene una duración variable estimada en varios años y en ella persiste la proliferación viral, aunque a bajo nivel. Se estima que 1 de cada 10000 linfocitos CD4 circulantes estaría infectado pero sólo en el 10% de ellos existiría replicación viral. Los pacientes suelen estar asintomáticos, con o sin adenopatías, cifra baja de plaquetas y mínimos trastornos neurológicos puestos de manifiesto por pruebas electrofisiológicas. Aunque existen amplias variaciones individuales, se estima que en 10 años el 50% de los adultos y el 80% de los niños habrán evolucionado a estadios más avanzados, aunque la progresión de la enfermedad puede verse influida por numerosos factores

Fase final

Se caracteriza por un aumento de la replicación del VIH (que podría producirse en 1 de cada 10 linfocitos CD4) y coincide clínicamente con una profunda alteración del estado general del paciente, aparición de graves infecciones oportunistas, ciertas neoplasias y alteraciones neurológicas, de modo que se dice que el infectado por el VIH tiene SIDA.El pronóstico es variable en cuanto a supervivencia. La edad, el mecanismo de contagio, la forma de presentación parecen influir en la supervivencia. El tratamiento con antirretrovirales ha favorecido la prolongación de la supervivencia en el tiempo: Antes de ellos la supervivencia no era superior al 30-50% a los 2 años y menor del 10-20% a los 4 años.

Manifestaciones clínicas en la fase aguda

Los principales síntomas y signos son:

Fiebre y/o sudoración, adenopatías, dolor al tragar, erupción cutánea, dolor de articulaciones y músculos, trombopenia, leucopenia, diarrea, cefalea, nauseas o vómitos, hepato y/o esplenomegalia

Formas de transmisión

El virus se puede transmitir:

1. por contacto sexual no protegido, al intercambiar semen, líquido preeyaculatorio, secreciones vaginales o sangre, con una persona infectada durante las relaciones sexuales.

2. por vía sanguínea, cuando se realizan transfusiones con sangre infectada o al compartir jeringas (Hay que tener en cuenta que el virus puede vivir 4 semanas o más en una jeringa)

3. por vía perinatal, de una madre infectada a su hijo, ya sea durante el embarazo, el parto o por medio de la leche materna

Formas de Prevención

¿Cómo se puede evitar el contagio por vía sexual?

No teniendo relaciones sexuales (abstinencia), teniendo relaciones sexuales con una sola pareja que no esté infectada y que a su vez sólo tenga relaciones contigo (fidelidad mutua), evitando el intercambio de fluidos corporales mediante prácticas de sexo sin penetración (sexo seguro), o usar una barrera que impida ese intercambio, como el condón masculino de látex o el femenino de poliuretano, que empleados regular y correctamente, evitan el contagio. A la práctica sexual con condón se le conoce como sexo protegido.

Cómo se puede evitar el contagio por vía sanguínea?

Sólo utilizando en las transfusiones sangre que haya sido previamente analizada y esté libre de virus (sangre segura). Actualmente existen leyes que obligan a los bancos de sangre, laboratorios y hospitales a analizar toda la sangre que se utiliza en las transfusiones, por lo que es necesario exigir que se cumpla esta disposición y que sólo se utilice Sangre Segura.

Cómo se puede evitarse que una embarazada VIH positiva contagie a su bebé?

La embarazada seropositiva debe recibir asesoría muy completa sobre los riesgos que corren ella y su futuro hijo, de manera que pueda tomar decisiones conscientes e informadas. Actualmente existe un medicamento que administrado a la madre durante el embarazo, reduce en forma importante la posibilidad de que el bebé nazca infectado.

Tratamiento

Para verificar el estado del avance de la enfermedad y el deterioro del sistema inmunológico se utilizan estudios de laboratorio. Uno de estos es el recuento de las células T4. La cantidad normal de células T4 varía entre 500 y 1.600 células.

Si la persona llega a tener un conteo de células menor de 200, existe un mayor riesgo de desarrollar infecciones que pueden llegar a ser mortales.

Se efectúan otras pruebas de laboratorio con las que se puede saber a que infecciones la persona ha estado expuesta. En estos casos se comienza con tratamientos preventivos especiales, conocidos como tratamientos profilácticos. Éstos tratamientos preventivos pueden prevenir o hacer más lenta la progresión de la enfermedad, permitiendo que la persona se mantenga relativamente saludable por más tiempo pues evitan que la persona contraiga infecciones a medida que su conteo de células T4 va disminuyendo.

Actualmente hay disponible una cantidad de medicamentos que son utilizados para detener o contener el avance de la infección y así permitir que el sistema inmunológico se vaya recuperando gradualmente.

Éstos medicamentos usados contra el VIH se conocen como antirretrovirales.

Actualmente se sabe que:

  • El tratamiento con AZT (una droga) y cócteles de drogas han podido disminuir la carga viral, es decir la cantidad de virus circulante, a valores no medibles. Pero todavía no se puede hablar de una cura.

  • El tratamiento con AZT de la mujer embarazada con HIV reduce a la tercera parte el riesgo de que el niño nazca con el virus.

  • Los tratamientos preventivos a las enfermedades oportunistas han mejorado la sobrevida y la calidad de vida de infectados y enfermos.

  • Un buen estado nutricional y contención psicológica y afectiva favorecen el mantenimiento del estado inmune.

.

Acerca de las vacunas

Se está trabajando en ellas. Pero todos los medios informativos científicos coinciden en que tomará bastante tiempo en obtenerse una vacuna efectiva. Hay varios factores que atentan en contra de ella. Uno es que es complicado, el otro es que el VIH muta, es decir va cambiando genéticamente, aun en una misma persona, esto es normal en el VIH, a esto se suma que el virus se va adaptando a los medicamentos, por lo que no es el mismo siempre. El virus es catalogado en varios subtipos, de acuerdo a las mutaciones que ha tenido. La única vacuna efectiva hasta el momento es la prevención.

El 20/10/00 salió en el diario Clarin una noticia relacionada con el tema. Según el diario, una vacuna genética contra el SIDA habría sido probada con éxito en monos. Aunque no impidió el ingreso del virus en el organismo, logró controlar el desarrollo de la enfermedad. Los animales fueron vacunados y tratados con proteínas que fortalecieron su sistema inmunitario. El año que viene comenzarían ensayos con seres humanos.

Discriminación

Mitos y creencias sobre los infectados que favorecen la discriminación

Aquí se detallan algunos de ellos:

  • "noche de placer": Primero fue el espejo de la habitación, luego de una noche de placer (generalmente en Brasil), con la inscripción Bienvenido al club del SIDA°.

  • "profesor de tenis": Después fue el profesor de tenis o paddle del country club, o el centro privado siempre cercano a donde vive uno. Este profesor estaba internado con SIDA, (producto de un contagio con una alumna esposa bisexual) y que había más de diez alumnas que estaban haciendo los análisis.

  • "orquídea" o "la rosa negra": flor que se regalaba en una caja que debe abrirse al salir de Bariloche para egresados que debutan sexualmente.

  • "el club del beso": Un grupo de infectados que seducían chicas y chicos y que en el momento de besarse se cortaban la boca para contagiar.

  • "la feria artesanal": El contagio en las ferias artesanales (Palermo, San Telmo, Belgrano, Recoleta, San Isidro) a través de aritos.
    Prejuzgar por el aspecto del artesano " debe ser drogadicto".

  • "la jeringa en el asiento del colectivo o del cine": los infectados dejaban una jeringa en estos asientos para que las personas se contagien.

Datos & estadísticas

De los más de 30 millones de personas que viven hoy día con la infección por el VIH o con el SIDA, por lo menos una tercera parte tienen de 10 a 24 años de edad.

Un importante indicador del grado de extensión de las relaciones sexuales sin protección, y por consiguiente de la exposición potencial al VIH, es la incidencia de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la blenorragia, el chancroide y el herpes. Casi la mitad de los 333 millones de nuevos casos anuales de ETS se produce en jóvenes menores de 25 años.

Todos los días, 7.000 jóvenes de todo el mundo contraen el virus. Eso significa que se producen aproximadamente 2,6 millones de nuevas infecciones anuales entre los jóvenes.

Entre 1960 y 1990, en que la población mundial creció en un 75%, la proporción de jóvenes aumentó en un 99%. El 85% de los jóvenes del mundo viven en los países en desarrollo, donde se concentran más de las nueve décimas partes de la epidemia.

Dentro del grupo de población joven del mundo, algunos corren más riesgo que otros a infectarse por el VIH. Incluye a los jóvenes que no van a la escuela, que viven en la calle, que comparten agujas con otros usuarios de drogas intravenosas, que se incorporan al comercio sexual, o que son víctimas de abuso sexual y físico.

En todo el mundo, las nuevas infecciones se producen a razón de once casos por minuto. De ellos, cinco son jóvenes.

Proporción de infecciones por VIH en países en desarrollo vs. industrializados: 19:1

Proporción de la inversión para el VIH/SIDA en países industrializados vs. países en desarrollo: 12:1

Proporción entre el costo total de tratamiento para todas las personas con infección por VIH en 1990 y ventas acumuladas de AZT a nivel mundial en 1996: 1.

Costo promedio de la prevención de una transmisión del VIH de madre a bebé en un país en desarrollo utilizando pruebas de detección, consejería, fármacos y sustitutos de leche materna: U$S 3.748.

Número de niñas y niños que han quedado en la orfandad a causa del SIDA en la ciudad de Abidjan en Costa de Marfil: 70.000.

Puesto que ocupaba el VIH/SIDA en 1990 como principal causa de muertes a nivel mundial (incluyendo enfermedades cardíacas, accidentes de tránsito, guerras, etc.): 30; Puesto estimado en el año 2020: 9.

Número total de personas que, según proyecciones de 1994, habrían fallecido a causa del SIDA en el año 2000: más de 8 millones.

Número total de personas ya fallecidas a causa del SIDA hasta diciembre de 1998: 13.9 millones

Reducción en años de la esperanza de vida a causa del SIDA en Botswana: 20.

Aumento estimado en el actual presupuesto nacional de salud en Sudáfrica requerido para tratar todos los casos de SIDA en el año 2000: multiplicado 10 veces.

Número total de personas viviendo con VIH que se benefician de la terapia antirretroviral altamente activa (HAART, por sus siglas en inglés) en África Occidental, un año después del inicio de la Iniciativa Mundial de las Naciones Unidas sobre Acceso a Fármacos: 269.