Sexualidad

Teoría del Aprendizaje, apego. Prejuicios. Psicología social. Homosexualidad

  • Enviado por: Kaykay
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 22 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE HIDALGO

INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD

LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA

SEGUNDOSEMESTRE GRUPO III

Computación II:

Estadística descriptiva

Pachuca De Soto Hidalgo, Noviembre de 2004

HIPÓTESIS

Entre mayor es el conocimiento que se tiene sobre la sexualidad existen menor prejuicios sobre la homosexualidad.

INTRODUCCIÓN

Es necesario desarrollar, como lo hacemos con nuestra capacidad intelectual, nuestras capacidades sexuales a lo largo de toda nuestra vida. Para que esto pueda tener lugar es necesario que acabemos con el concepto de sexualidad como mal necesario y entendamos que la sexualidad es un elemento que puede ayudarnos a crecer como personas y a relacionarnos con los demás.

En contra de lo hasta hace muy poco tiempo recomendado, técnicas sexuales como la masturbación, no sólo no deben ser prohibidas sino que deben ser alentadas, ya que son formas de conocer el propio cuerpo y sus mecanismos de placer.

La sexualidad está presente en todos nosotros durante toda nuestra vida, desde nuestro nacimiento hasta la vejez. El individuo es siempre sexuado y separar o tratar de forma específica su sexualidad es teorizar sobre una falacia: la personalidad, la corporalidad y la sexualidad están siempre íntimamente relacionadas. En definitiva, somos seres sexuados, nos guste o no.

No importa si somos homosexuales o heterosexuales, todos hemos interiorizado los mismos conceptos sobre sexualidad y sobre homosexualidad, incluidos los prejuicios correspondientes y las prohibiciones que nuestra sociedad nos impone. Somos conscientes en todo momento de cuando transgredimos la norma y cuando la cumplimos.

La asignación de un individuo a un género es básicamente una atribución social. El individuo se encuentra clasificado en uno de los roles sociales aceptados antes de que tenga conciencia de ello y de su significado para la sociedad.

Es importante indicar que el género y la orientación sexual no van de la mano. Una persona heterosexual puede cambiar su género convirtiéndose después de la operación en homosexual. La plasticidad de los comportamientos sexuales es mayor de lo que habitualmente se cree y se presta a múltiples paradojas.

Las teorías basadas en componentes biológicos son especialmente atractivas para los científicos, al fin y al cabo son las que mejor se adaptan al método científico ya que se pueden falsear o comprobar.

La propia existencia de ciertas teorías aceptadas por todos, aún sin estar comprobadas, es suficiente para que se apliquen a los individuos. El valor del consenso científico es lo que da verosimilitud a una teoría ya que pocas de ellas llegan a comprobarse fehacientemente.

Pero el estudio Kinsey también altera la idea que muchos homosexuales mantienen de su mundo y de las otras personas homosexuales. Después de Kinsey ya no se puede hablar de personas homosexuales, sino de personas que mantienen relaciones homosexuales. Una persona puede tener este tipo de relaciones durante un periodo de su vida y heterosexuales durante otro, incluso puede que coexistan ambas.

Sentirse inadecuado en esta sociedad es muy fácil. Ser homosexual es, sin duda, una forma de salirse de la norma, pero ser de raza o religión diferente, también. Ser ciego, sordo, no poder andar, ser mujer, ser pobre, ser analfabeto, fracasar, ser viejo, ser niño... hay tantas formas de no adecuarse a la norma social como individuos.

Enfrentarse a la norma social en soledad es mucho más costoso psicológicamente que junto a otros. No es sólo una cuestión política sino de aceptación personal. No es lo mismo sentirse diferente al grupo pero justificado ante sí mismo que como un individuo aislado y minado interiormente.

Homogeneizar los comportamientos de las personas que se sienten atraídas por otras de su mismo sexo es imposible, simplemente porque la diversidad individual tiene un peso determinante. Pero si se puede hablar de comportamiento grupal, de características grupales, siempre teniendo en cuenta la consideración anteriormente expuesta.

El grado en que los individuos se sienten pertenecientes al subgrupo homosexual es muy diverso. Múltiples factores interactuan. Así, unas personas no se considerarán incluidos en este subgrupo, lo sentirán como ajeno y, en cambio, otros lo considerarán el grupo de referencia más importante para su vida.

JUSTIFICACIÓN

La homosexualidad es un tema que sigue causando interés y controversia a pesar de la modernidad que caracteriza a nuestra sociedad en cuestiones de ideología, teniendo, aún, un marcado tabú con respecto al tema, sin embargo, esto no significa que esta forma de ver, aceptar y respetar a las personas que integran la población homosexual (gays y lesbianas) no pueda evolucionar de manera paulatina en el proceso de formación profesional y personal.

Esta investigación por la actualidad del tema y el manejo de la información pretende ser de interés para las personas que integran la comunidad docente.

El investigador

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La sexualidad ha estado rodeada en nuestra cultura de forma tradicional de una areola de misterio y obscuridad. Todo lo relacionado con ella se consideraba sucio y pecaminoso, animal, primario, ofensivo. Dios nunca se llevó bien con el sexo y sus iglesias siempre lo han perseguido y controlado.

Los términos pureza y sexo siempre se han considerado antagónicos. El sexo ha sido nuestro principal "tabú" social, el sexo y todos los aspectos que de una u otra forma se relacionan con este componente primario de nuestra personalidad.

Pero, afortunadamente, esta valoración ha empezado a modificarse. En este siglo, especialmente en el último cuarto, la sexualidad ha pasado a ser objeto de estudio científico. Estas investigaciones han ido progresivamente arrojando nueva luz sobre el tema, convirtiéndolo en un asunto cotidiano, sometido al debate público.

Los medios de comunicación también se han constituido en una importante caja de resonancia, aunque sólo sea por los importantes índices de audiencia que alcanza cualquier programa dedicado a este tipo de temas.

Diversos factores de índole científico, social y demográfico han hecho que la sexualidad haya dejado de ser ese "tabú" que mencionábamos, para convertirse, poco a poco, y con el paso del tiempo, si no en un tema como cualquier otro, sí en un aspecto de nuestra vida al que consideramos que debemos prestarle la adecuada atención.

De alguna forma esta nueva conceptualización de la sexualidad puede considerarse revolucionaria, al igual que se ha considerado revolucionario otro tipo de avances técnicos y científicos que han cambiado nuestras vidas, ya que también lo han sido sus consecuencias:

  • Descenso demográfico

  • Desdibujamiento de géneros y roles sexuales

  • Nuevo concepto de la pareja y por lo tanto del divorcio, etc, etc, etc...

La visión del mundo en el que vivimos, de las personas y sus motivaciones, así como de la relación que mantenemos unos con otros, ya no es la misma, no las juzgamos basándonos en los mismos parámetros. ¿Qué mayor revolución que ésta, que nos implica de forma tan profunda y tiene repercusiones tan generales y cotidianas en nuestras vidas?

La finalidad reproductiva no es más que otro factor de la sexualidad. Pretender que esta función defina la actividad sexual es olvidar que la afectividad también está relacionada con la sexualidad. Nos reproducimos muy pocas veces a lo largo de nuestra vida, tal vez nunca, sin embargo, nuestra capacidad afectiva y sexual está siempre presente. Es cierto que podemos intentar negarnos a nosotros mismos la afectividad y la sexualidad pero ¿a qué costo?

Los conceptos sociales son las herramientas que utilizamos para interactuar con el medio social y físico en el que nos desenvolvemos. Es la sabiduría que no hemos tenido que aprender de la experiencia, la que se ha implantado en nosotros mediante la transmisión oral o el aprendizaje vicario, es decir, observando y escuchando a los demás.

Estos conocimientos son muy útiles para nosotros ya que evitan que cometamos importantes y peligrosos errores al enfrentarnos con el mundo físico y social. Pero estas ventajas también tienen su contrapartida; no siempre estos conceptos responden a una realidad objetiva y útil, sino que al ser construcciones sociales que se implantan en el individuo desde la primera infancia limitan claramente la forma que tiene éste de conocer la realidad que le rodea. Es lo que habitualmente se conoce como "prejuicio", es decir, valoraciones realizadas sin que medie una experiencia previa directa.

Es importante aclarar esto antes de pasar a analizar el concepto que nuestra sociedad tiene de las personas homosexuales y de su forma de vida, es decir, de las características específicas que socialmente se atribuyen a estas personas por el simple hecho de sentir atracción sexual por otras de su mismo sexo.

La sexualidad también tiene un importante papel en la construcción de la identidad social y psicológica de los individuos. La atribución social de la identidad de género, es decir, definirse a uno mismo como hombre o mujer, es la primera clasificación que debe realizar el individuo, antes incluso que la étnica, religiosa u otra cualquiera. Antes que nada somos hombres o mujeres.

A continuación se exponen de una forma sucinta las principales teorías que intentan explicar la conducta homosexual. Su valor real es muy discutido pero, sin duda, es importante tener un mínimo conocimiento de ellas.

Según los datos de los estudios realizados por Kinsey la mayoría de los individuos se encontrarían en los estratos intermedios de las dos tendencias (heterosexualidad exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva).

Muy probablemente es la sociedad la que por medio de la educación y los modelos presiona más para que los individuos que no se encuentran en los extremos del continuo, acepten de forma incuestionable su papel como heterosexuales.

Aunque parezca contradictorio con lo anteriormente expuesto este apartado está dirigido a señalar las características más comunes de los hombres y mujeres homosexuales. La contradicción se resuelve fácilmente. Estas personas presentan rasgos comunes por dos motivos:

  • Como consecuencia de haber sufrido las mismas dificultades creadas por la no-identificación con el rol social heterosexual, con la consiguiente perdida de autoestima.

  • Como consecuencia de un segundo proceso de socialización dentro de un subgrupo social formado por homosexuales, con el cual, antes o después, casi con toda seguridad, la persona va a tomar contacto.

  • Evidentemente, ninguna característica que se aplique a un grupo define a todos los individuos que lo conforman. Constantemente hemos aludido en este documento a que sobre cada persona influyen múltiples y diversos factores que la diferencian de los demás y la hacen única.

    Sin embargo, estas características generales que describimos, aún pudiendo ser discutidas y teniendo un valor muy limitado, aportan algunos datos que pueden servir para comprender y explicar los problemas de estas personas enfrentadas sin desearlo a un modelo de sociedad patriarcal que les rechaza simplemente por ser lo que son.

    Afortunadamente, los valores de nuestra sociedad están cambiando. Múltiples factores están influyendo este cambio pero tal vez el más importante sea la generalización de la idea de "derechos humanos". Según este concepto las personas tenemos unos derechos básicos que están por encima de cualquier norma social, jurídica o religiosa, que nos protegen frente a la discriminación y al todopoderoso estado. Son derechos inherentes a la misma persona y, por lo tanto, inalienables. Gracias al trabajo que han desarrollado diferentes pensadores, grupos sociales, partidos políticos y ONGs este concepto se ha ido extendiendo hasta conformarse como una regla básica del sistema y, por lo tanto, como el principal alegato a favor de la igualdad de derechos de las personas homosexuales.

    Este trabajo para lograr una sociedad igualitaria, abierta a la pluralidad y donde los individuos sean juzgados exclusivamente por sus valores y comportamientos hacia los demás es una labor que sólo puede ser beneficiosa para todos. No hay que olvidar que las normas sociales rígidas no sólo limitan a las personas "diferentes", sino a todos y, por lo tanto, también obstaculizan nuestra felicidad y realización personal, objetivos en los cuales la sexualidad, como se ha expuesto en este documento, también juega un importante papel.

    LA SEXUALIDAD ES MÁS QUE SEXO

    CONCEPTO AMPLIADO DE SEXUALIDAD

    Pero, afortunadamente, esta valoración ha empezado a modificarse. En este siglo, especialmente en el último cuarto, la sexualidad ha pasado a ser objeto de estudio científico. Estas investigaciones han ido progresivamente arrojando nueva luz sobre el tema, convirtiéndolo en un asunto cotidiano, sometido al debate público.

    Los medios de comunicación también se han constituido en una importante caja de resonancia, aunque sólo sea por los importantes índices de audiencia que alcanza cualquier programa dedicado a este tipo de temas.

    Diversos factores de índole científico, social y demográfico han hecho que la sexualidad haya dejado de ser ese "tabú" que mencionábamos, para convertirse, poco a poco, y con el paso del tiempo, si no en un tema como cualquier otro, sí en un aspecto de nuestra vida al que consideramos que debemos prestarle la adecuada atención.

    De alguna forma esta nueva conceptualización de la sexualidad puede considerarse revolucionaria, al igual que se ha considerado revolucionario otro tipo de avances técnicos y científicos que han cambiado nuestras vidas, ya que también lo han sido sus consecuencias:

    • Descenso demográfico

    • Desdibujamiento de géneros y roles sexuales

    • Nuevo concepto de la pareja y por lo tanto del divorcio etc., etc., etc...

    La visión del mundo en el que vivimos, de las personas y sus motivaciones, así como de la relación que mantenemos unos con otros, ya no es la misma, no las juzgamos basándonos en los mismos parámetros. ¿Qué mayor revolución que ésta, que nos implica de forma tan profunda y tiene repercusiones tan generales y cotidianas en nuestras vidas?

    EL COMPONENTE SOCIAL

    El comportamiento sexual efectivo de los individuos siempre ha estado limitado por los usos y costumbres de cada grupo social concreto. En nuestra sociedad, y en todas las sociedades, el sexo siempre ha estado unido con los compromisos sociales, matrimoniales (contrato matrimonial) y reproductivos, limitando el libre desarrollo de los deseos sexuales de los individuos.

    Como también se vera con más detenimiento, la sexualidad ha sufrido un importante proceso de codificación social. Esto, como indicábamos, no es particular de nuestra sociedad, pero si lo es la forma determinada y el valor concreto que atribuimos al sexo en nuestras vidas.

    Según nuestra cultura un individuo sólo puede ser considerado adulto y valorado cuando cumple estos tres requisitos:

    • Es heterosexual

    • Ha procreado

    • Mantiene un comportamiento monógamo.

    Toda conducta social/sexual que no se adapte a estas normas es considerada marginal o inmadura. Es la educación y esta presión social la que hace que los individuos adapten su sexualidad a la norma social imperante, en nuestro caso la heterosexual - reproductiva.

    La cultura, la religión y, hasta la economía, han intentado poner el sexo a su servicio, limitando de esta forma la libertad de actuación de los individuos en la búsqueda del placer sexual y afectivo.

    Es importante señalar que no todas las sociedades son igualmente rígidas, ni dejan la misma libertad de actuación individual. Esto, como veremos, depende de múltiples factores.

    CONSTRUCCIONES TEÓRICAS Y PREJUICIOS

    Hay que tener en consideración también que los conceptos que habitualmente manejamos, y especialmente los relacionados con la sexualidad no responden a una realidad objetiva, varían en el tiempo y son específicos de cada cultura. Sin embargo, para cada individuo son fundamentales, le sirven para valorar las actuaciones de los demás y para guiar las propias.

    Desde pequeños hemos aprendido a distinguir lo que está bien de lo que está mal, lo normal de lo anormal. Posteriormente nuestra propia experiencia vital hará que revisemos este sistema normativo y aceptemos aquellas pautas que nos parezcan correctas o útiles y desechemos las que consideremos inútiles o ineficaces.

    En el caso concreto de la sexualidad todos, homosexuales y heterosexuales, hemos interiorizado los mismos conceptos y, por lo tanto, los mismos prejuicios contra la homosexualidad que existen en nuestra sociedad. Uno de los principales es la identificación entre homosexualidad y perversión, anormalidad o enfermedad. Otro prejuicio importante es la identificación de las personas homosexuales con el género contrario al que realmente poseen, a un hombre homosexual se le atribuyen comportamientos femeninos y a una mujer masculinos.

    Esta impronta cultural se graba en lo más profundo de nosotros mismos impidiéndonos valorar con ecuanimidad los comportamientos que se salen fuera de la norma. Por otro lado esa misma sociedad tiene un segundo sistema de control de los individuos mediante el cual literalmente castiga a aquellas personas que se saltan las normas, imponiéndoles penas progresivamente más graves dependiendo del grado de importancia que la sociedad atribuye a las leyes transgredidas.

    La combinación de ambos elementos, control interno y control externo, limita la posibilidad de actuación sexual efectiva de los individuos, imponiéndoles el cumplimiento de la norma heterosexual - reproductiva, la adecuada y deseable según nuestro sistema cultura.

    CAUSAS PRINCIPALES DE LA VISIÓN NEGATIVA DE LA HOMOSEXUALIDAD

    Cualquier comportamiento no heterosexual y, por lo tanto, toda persona con deseos homosexuales, transgrede diversas reglas y pone en cuestión importantes valores en los que se apoya nuestra sociedad. Fundamentalmente éstos:

    • Transgrede la norma reproductiva

    • Interfiere el contrato matrimonial clásico y el sistema de herencia consecuente

    • Se enfrenta a la normativa religiosa de nuestra cultura (es considerado "pecado".)

    • Confunde la norma sobre reparto de roles sexuales en que se basa nuestra organización social del trabajo.

    • No hay definido un rol en nuestra sociedad al que estas personas puedan acogerse. No hay normas sobre cómo actuar o cómo vivir, lo que implica la inexistencia de una forma "correcta" de comportarse.

    • Confunde la idea de los sexos y sus caracteres activo/masculino pasivo/femenino, y especialmente cuestiona la norma patriarcal según la cual el hombre - heterosexual - padre - activo detenta el poder familiar y social.

    • La libre aceptación de la homosexualidad interfiere el complejo sistema de valores en el que se fundamenta nuestra sociedad, y por lo tanto la norma cultural lo ha rechazado.

    Sin embargo, prácticamente todos estos valores están siendo puestos en cuestión en la actualidad. Muy probablemente esta sea la razón por la que la homosexualidad y en general las prácticas no reproductivas empiezan a valorarse menos negativamente.

    De alguna forma el movimiento feminista comparte muchos de los objetivos por los que luchan los movimientos de liberación homosexual ya que, en el fondo, ambos chocan contra el sistema normativo patriarcal que subyace a nuestro sistema social.

    PREJUICIOS SOBRE HOMOSEXUALIDAD

    ACLARANDO EQUÍVOCOS

    Visto lo anteriormente expuesto, ahora podemos pasar a aclarar algunos términos y corregir equívocos:

    ¿UN HOMOSEXUAL ES ALGUIEN QUE SIENTE QUE TIENE UN CUERPO EQUIVOCADO?

    No, rotundamente no. Los homosexuales se sienten generalmente conformes con su cuerpo y aceptan sin problemas su rol de hombres o mujeres. La diferencia con la heterosexualidad se basa exclusivamente en que los hombres y mujeres homosexuales se sienten atraídos por personas del mismo sexo.

    ENTONCES, ¿QUÉ ES LA HOMOSEXUALIDAD?

    Esta pregunta es difícil de contestar por ser una conducta poco frecuente y por lo tanto poco observable y comunicable públicamente sin embargo una definición aceptable es la que a continuación citare.

    “Actividad o fantasía sexual dirigida a hacia el orgasmo con un compañero del mismo sexo, actividad que se repite con constancia, y no sólo como alternativa de otra conducta heterosexual, pero que por razones de circunstancias inmediatas es difícil realizar”.

    La conducta sexual suele ser abiertamente sexual; puede también ser manifiesta, aún cuando tal vez haya que deducirla, pero esté método sigue siendo poco valido

    Sin embargo, se han realizados evaluaciones del interés homosexual mediante técnicas fisiológicas.

    Estás hacen entender que la conducta homosexual se puede preferir solamente durante una etapa de la vida, es mejor pensar y hablar de conducta homosexual, en donde conducta incluye también la fantasía, de homosexualidad, lo cual implica cierta influencia interna, latente, siempre presente, que causa que el individuo se comporte en forma homosexual. Sin embargo, el sólo hecho de una conducta homosexual no basta para colocar a un individuo dentro del campo de investigación de mí interés.

    TEORÍAS SOBRE HOMOSEXUALIDAD

    Las causas de la homosexualidad aún no se han podido descifrar no obstante existen teorías referentes a estas. Las principales se pueden clasificar conforme a la edad a la que se suponen ocurre la causa de la conducta posterior, empezando por la teoría que apoya que la homosexualidad está determinada genéticamente, y avanzando por las influencias perinatales, y pasando luego por las primeras experiencias infantiles, por los sucesos de un aprendizaje específico antes o a principios de la adolescencia, hasta llegar finalmente a la privación heterosexual, o temores, durante la adolescencia.

    PRÁCTICAS PRENATALES DE CRIANZA INFANTIL

    En esta teoría se realizaron estudios con adolescentes los cuales respecto a sus conductas se pudieron clasificar en tres tipos los cuales son:

    • Adolescentes perturbados sexualmente. El tipo “ansioso - inhibido” que tenía toda forma de contacto sexual.

    • El tipo pervertido. Que se entrega a todo tipo de actividades desviadas, a demás de todas las vías heterosexuales ordinarias.

    • El tipo de “actitud femenina” que evidentemente no estaba contento con su papel masculino prefiriendo la compañía y actividades femeninas y expuesto a una actividad homosexual abierta.

    Los tres tipos parecían provenir de hogares que se caracterizaban por ansiedad y remilgos sexuales autoritarismo materno, pleitos, parentales, y castigos maternos. Advirtiendo que el tipo afeminado por lo general esta expuesto ha un padre particularmente insatisfactorio. Finalmente la mitad de los padres estaban ausentes del hogar la mayor parte del tiempo y la mayoría de ellos “despreciaban o se desentendían abiertamente de sus hijos”.

    TEORÍAS BIOLÓGICAS

    Si sobre el género de la persona influyen tantos factores de tipo biológico, ¿no podría ser alguno de ellos el responsable de que las personas homosexuales lo sean? Diversos estudios apuntaban a la carga hormonal como un posible factor que podría explicar este tipo de comportamiento.

    Esta hipótesis fue mayoritariamente aceptada durante mucho tiempo por los científicos. Se comprobó que las personas tenían hormonas de ambos sexos, andrógenos y estrógenos, aunque el nivel de la correspondiente a su sexo era siempre mucho mayor.

    Los hombres tenían un nivel alto de andrógenos y las mujeres de estrógenos. Si existían hormonas sexuales propias del sexo masculino y del sexo femenino, era fácilmente aceptable que el deseo homosexual pudiera ser causado por la carencia o exceso de dichas hormonas.

    Una mujer homosexual podría tener un nivel de andrógenos más elevado de lo normal, por lo cual su deseo sexual se dirigirá hacia personas de su mismo sexo. En el caso de los hombres homosexuales el nivel de estrógenos debería ser mayor de la media.

    La teoría se descartó cuando se comprobó que su puesta en práctica no corregía los desarreglos sexuales que pretendía. A un grupo de personas homosexuales se les inyectaron las hormonas de las cuales presuntamente carecían, a fin de corregir estos desequilibrios y modificar su objeto de deseo sexual. Sin embargo, el resultado que se obtuvo no fue el deseado. Las personas sometidas al tratamiento no modificaron su objeto de deseo, sino que aumentó su libido sexual. En resumen, las hormonas elevaron su deseo sexual pero no modificaron su preferencia por personas del mismo sexo.

    Las teorías biológicas siempre han estado de actualidad, tal vez porque son las más fáciles de probar o refutar mediante el método científico. Buscar pruebas que confirmen teorías sociales o psicológicas es prácticamente imposible. La biología al apoyarse en lo material lo tiene más fácil.

    Últimamente este tipo de teorías han vuelto a estar otra vez de actualidad, especialmente las que aluden a deformidades en conjuntos celulares del cerebro, especialmente del hipotálamo. En cualquier caso, de ser la biología la responsable de la orientación sexual todavía está por demostrar.

    TEORÍA DEL APRENDIZAJE

    Según esta teoría el comportamiento se aprende. Toda conducta es objeto de un aprendizaje, sea por imitación, o por ensayo y error. Y el comportamiento sexual, pese a su enorme complejidad, es también objeto de aprendizaje. En sentido amplio, este comportamiento implica tanto el aprendizaje de las motivaciones, los sentimientos, las conductas de seducción y de los roles masculino y femenino, como el aprendizaje sexual en sentido estricto, es decir, dar y recibir placer.

    Así, según lo planteado por esta teoría, la homosexualidad es el fruto de un aprendizaje de modelos equivocado, o de mantener relaciones sexuales homosexuales en la infancia.

    TEORÍA DINÁMICA O FREUDIANA

    Freud nació en Viena en 1856 y murió en 1939. Su teoría se centraba en la construcción de la personalidad y el desarrollo psicosexual. La teoría que planteó Freud ha sido muy controvertida, y sigue siéndolo en la actualidad. Sus principales innovaciones fueron:

    • Entender la sexualidad como un aspecto fundamental de la vida y personalidad de los individuos

    • Proponer la idea de que la sexualidad es consustancial a la existencia de la persona, por lo cual a los niños también les debe atribuir sexualidad.

    Para Freud la personalidad y el desarrollo psicosexual, pasa por diferentes fases o etapas:

    • Fase Oral: Aproximadamente de 0 a 1 años. La principal fuente de placer se centra en la boca.

    • Fase Anal: Entre 1 y 2,5 años. El niño empieza con el control de esfínteres y su fuente de placer se centra en el ano, con la expulsión y retención de las heces.

    • Fase Fálica: Entre los 2,5 y 5 años. El placer lo obtiene de los genitales. En esta etapa se da el complejo de Edipo o de Electra, en el cual el niño se "enamora" del progenitor de sexo opuesto; pasado lo cual se identifica con el progenitor del mismo sexo.

    • Fase de Latencia: entre los 5 y 9 años. El placer se obtiene en finalidades distintas de la satisfacción sexual, tales como la cultura, el arte, etc.

    • Fase de Pubertad: De los 9 a las primeras menarquías o poluciones nocturnas. Es una etapa de transición a la sexualidad adulta y se caracteriza por grandes cambios físicos y psicológicos.

    Para Freud la homosexualidad no era en sí una enfermedad. Según lo entendía, el individuo homosexual se había detenido en una de las fases del proceso que, según él, existía. Esto podía ser debido a una ineficaz resolución del complejo de Edipo/Electra, causado por un modelo de madre demasiado dominante o absorbente, o por una figura de padre demasiado distante como para que se produjera la identificación.

    TEORÍA DEL APEGO

    El niño tras su nacimiento, comienza a establecer una relación con la madre o la persona que hace de tal, y la relación va haciéndose cada vez más estrecha. Ésta viene establecida no sólo por la satisfacción que le produce la alimentación, sino por una necesidad de contacto corporal con la persona que cuida al bebé.

    Se ha demostrado que la carencia de contacto corporal puede producir consecuencias negativas en la socialización, mundo cognitivo y, por supuesto, en la sexualidad del individuo. La homosexualidad, en este caso, sería la consecuencia de una relación primaria defectuosa.

    LA BAJA AUTOESTIMA

    Todo esto va a tener como consecuencia que muchas personas homosexuales desarrollen problemas de baja autoestima, especialmente después de la pubertad, ya que sienten que no hay un lugar para ellos en el mundo. Están desorientados y creen que son los únicos a que les sucede esto tan extraño.

    De formas múltiples y muy diversas, estas personas toman conciencia de que no son únicos, sino que lo que sucede es que están aislados. Múltiples y diversos son también los métodos que utilizan para ponerse en contacto con otras personas también homosexuales. Aquí influyen tanto la suerte como la personalidad del individuo. No hay que olvidar que va a haber gente que nunca llegue a superar esta fase, quedándose aislado/a o incluso cumpliendo la norma predestinada socialmente para los heterosexuales.

    Este es uno de los momentos en que más personas van a utilizar los servicios de las Asociaciones de Homosexuales o de atención telefónica o psicológica. Lograr insertarse en un ámbito social donde la persona pueda relacionarse y crear un circulo de amigos en el que se sienta aceptado/a es fundamental. Este es el mejor medio para salir del aislamiento en el que se suelen encontrar, conocer amigos y también, por supuesto, posibles parejas.

    Hay que tener presente que el ser homosexual no tiene por qué llevar asociado el deseo de romper con los valores de la sociedad, ni tampoco implica renunciar a los objetivos que la misma pretende para todos los individuos, como pueden ser conseguir una pareja o hijos. Este es un error muy común, pensar que las personas homosexuales difieren de la generalidad también en su modelo de felicidad. Probablemente, a medida que se generalice la aceptación de este colectivo, las diferencias que ahora existen con el resto de la sociedad se irán diluyendo.

    METODOLOGÍA

    La metodología empleada para obtener las respuestas a la pregunta de investigación ¿Existen prejuicios sobre la homosexualidad entre el profesorado del centro Escolar Robles? Es de tipo cualitativa y cuantitativa ya que se pretende identificar que elementos tienen como referentes acerca del tema de la homosexualidad.

    Para ello se empleará instrumentos estructurados de auto - informe ya que cumple con las características metodológicas para lograr un buen análisis de las opiniones y el grado de información que tiene la población a estudiar. A continuación se describe las características de los instrumentos estructurados de auto - informe y de las escalas compuestas.

    Instrumentos estructurados de auto - informe.

    En este tipo de instrumento siempre se opera con una cédula de entrevista, que constituye un instrumento formal y escrito, en el que las preguntas se realizan de manera oral. De acuerdo a nuestro planteamiento del problema y pregunta de investigación sirve dado que este permite observar constructos que reforzarán la información obtenida en un instrumento de opción de respuesta predeterminada, es decir, en este instrumento se le solicitará a los sujetos que respondan en idéntico orden y base en la misma serie de opciones de respuesta.

    Por la naturaleza de este también se ubica en un instrumento de preguntas cerradas de opción múltiple, (muy de acuerdo, de acuerdo, no sé, en desacuerdo, muy en desacuerdo). Dado a las características de este instrumento se le ubicará directamente dentro de las escalas compuestas.

    El objetivo de utilizar una escala es porque este constituye un instrumento que permite asignar un valor numérico a cada uno de los sujetos a fin de colocarlos en un continúo en relación con el atributo a medir los cuales son conocimientos y prejuicios respecto a la homosexualidad. Ubicándose de manera implícita dentro del propósito de la escala Likert.

    La cual consta de varios enunciados declarativos que expresan la opinión sobre el tema de la homosexualidad explícitamente sobre los prejuicios. Es así, que para el análisis de los resultados se ubicará en categorías respondiendo a un orden ordinal, cuyas categorías son el conocimiento y los prejuicios. Obteniendo la correlación existente entre las unidades de análisis.

    La técnica de la encuesta que a continuación se presenta para su aplicación en el universo, dado al número de personas (6) que integra la plantilla docente del Centro Escolar Robles, el instrumento de evaluación se aplicará a toda la población.

    En este tipo de instrumento siempre se opera con una cédula de entrevista, que constituye un instrumento formal y escrito, en el que las preguntas se realizan de manera oral. De acuerdo a nuestro planteamiento del problema y pregunta de investigación sirve dado que este permite observar constructos que reforzarán la información obtenida en un instrumento de opción de respuesta predeterminada, es decir, en este instrumento se le solicitará a los sujetos que respondan en idéntico orden y base en la misma serie de opciones de respuesta.

    Por la naturaleza de este también se ubica en un instrumento de preguntas cerradas de opción múltiple, (muy de acuerdo, de acuerdo, no sé, en desacuerdo, muy en desacuerdo). Dado a las características de este instrumento se le ubicará directamente dentro de las escalas compuestas.

    El objetivo de utilizar una escala es porque este constituye un instrumento que permite asignar un valor numérico a cada uno de los sujetos a fin de colocarlos en un continúo en relación con el atributo a medir los cuales son conocimientos y prejuicios respecto a la homosexualidad. Ubicándose de manera implícita dentro del propósito de la escala Likert.

    La cual consta de varios enunciados declarativos que expresan la opinión sobre el tema de la homosexualidad explícitamente sobre los prejuicios. Es así, que para el análisis de los resultados se ubicará en categorías respondiendo a un orden ordinal, cuyas categorías son el conocimiento y los prejuicios. Obteniendo la correlación existente entre las unidades de análisis.

    UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE HIDALGO

    INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD

    LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA

    La presente escala es realizada por alumnos de psicología que cursan el segundo semestre con el propósito de analizar el tema de la homosexualidad. Por lo que agradecemos de antemano su cooperación y sinceridad, al contestar las siguientes preguntas.

    Edad: _____Sexo:_______ Estado civil: _____­­­­­­­­­___­­___________ Ocupación: __________________

    I.-INSTRUCCIONES: Lea cada una de las preguntas de la siguiente encuesta y contéstala poniendo una X de acuerdo a los siguientes criterios: MA, muy de acuerdo, DA, de acuerdo, N, si considera que no sabe ED, desacuerdo, MD, muy en desacuerdo con el enunciado.

    No.

    Cvo.

    PREGUNTA

    MA

    DA

    N

    ED

    MD

  • Cree que la homosexualidad es una enfermedad...

  • Considera que la homosexualidad debe ser vista como una conducta rechazada por la sociedad...

  • Cree que la homosexualidad es causada por malas influencias...

  • A sentido que debe estar alejado de una persona travestí...

  • Cree que la homosexualidad solo puede manifestarse en edades tempranas...

  • Cree que las personas homosexuales llevan una vida de mayor promiscuidad que las personas heterosexuales...

  • Sí tuviera un amigo homosexual lo ayudaría para que sea heterosexual.

  • Esta de acuerdo con la actitud de una persona homosexual de “permanecer en el closet”, para no ser rechazada por su entorno...

  • Consideraría a las personas trasvetíes como personas homosexuales...

  • Esta de acuerdo que solo las personas heterosexuales tienen derechos...

    ** Gracias por su ayuda. **

    BIBLIOGRAFÍA

    Yo adolescente. Susan Pick, Planeta. México, 2000,pp 14

    Conducta sexual anormal, P. Feldman México, 1986, pp.107-314

    Psicología social, Whittaker O. James, trillas Mexico,2000, Pg. 89 -92, 94-98

    Dossier sobre Sexualidad y Homosexualidad, Fundación Triángulo 2001

    Diptico publicitario de la Comisión nacional de los derechos humanos Pachuca de Soto Hidalgo, 1999

    Minienciclopedia Vida sexual sana y feliz, Volunen 8, Diccionario de la sexualidad Prof. Pedro Cavallazzi, ed. Tierra firme, Tercera Edición, México, 1998

    Consejero médico familiar, selecciones Reader's Digest, México,1987, Pg 345-349

    MacCulloch, Feldman y Emery, 1973, “Estudio la etiología de la homosexualidad”

    “Proyecto Somerville de Cambridge” McCord y otros 1969

    “las perversiones” Scott, 1964

    “Pares de monocigotos discordantes en homosexualidad” Rainner, 1960

    “Artificio estadístico” Kalmann, 1953

    Yo adolescente. Susan Pick, Planeta. México, 2000,pp 14

    Yo adolescente. Susan Pick, Planeta. México, 2000,pp 23

    Conducta sexual anormal, P. Feldman México, 1986, pp.107-314

    http:/www.goecities.com/a_neutro/articulos2002/may_jun_2002.htm

    Psicología social, Whittaker O. James trillas Mexico,200,pp 94-98

    Dossier sobre Sexualidad y Homosexualidad, ©Fundación Triángulo 2001

    Diptico publicitario de la Comisión nacional de los derechos humanos Pachuca de Soto Hidalgo, 1999

    psicología social, Whittaker O. James trillas Mexico,200,pp 160_167

    Conducta sexual anormal, P. Feldman México, 1986, p. 100-105

    Religión escándalo y homosexualidad http:/www.goecities.com/a_neutro/articulos2002/may_jun_2002.htm

    Psicología social, Whittaker O. James trillas Mexico,2000,pp 89 -93

    Dossier sobre Sexualidad y Homosexualidad, ©Fundación Triángulo 2001

    Scott, 1964, Esta es una adaptación de la definición que da el autor de las perversiones

    McCord y otros 1969, Proyecto Somerville de cambridge

    1