Sexualidad juvenil

Educación sexual. Sexología. Adolescencia. Juventud. Embarazo. Aborto. ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). Fantasías sexuales. Actividad sexual

  • Enviado por: Chuqui
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 37 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN

La adolescencia es una etapa de la vida de una enorme complejidad y dificultades, debido a los diferentes cambios que se producen, desde lo físico, psíquico, emocional, afectivo e intelectual de búsqueda de la identidad y búsqueda de la sexualidad.

En tiempos donde los jóvenes adolecen una de las etapas mas conflictivas de cambios y preguntas difíciles de responder es donde nosotras proponemos brindar información sobre los riesgos, enfermedades y concienciar a los adolescentes tanto como a los adultos en busca de una sexualidad sana, segura informada.

Con el presente trabajo buscamos generar espacios para la información que se debe transmitir tanto en el hogar como en el ámbito escolar donde se debería tomar conciencia previamente a tener que lamentar embarazos no deseados como es tan frecuente hoy en día en las adolescentes o aun peor, como enfermedades de transmisión sexual.

En la actualidad se advierte la necesidad de profundizar en el concepto de sexualidad ya que la ignorancia o poca información lleva al adolescente a iniciarse sexualmente a una edad cada vez más temprana y con una actividad sexual poco segura.

Por otra parte el concepto de sexualidad no puede reducirse solamente a los “comportamientos sexuales” la sexualidad es también el hecho radical de de construirse como mujeres u hombres y los procesos implicados en ellos.

La sexualidad adolescente debe ser hablada abiertamente con padres, especialistas, profesores informándoles sobre los medios de prevención haciéndoles tomar conciencia de las enfermedades de transmisión sexual, la situación que enfrenta el adolescente debe ser acompañada para no sufrir las consecuencias a raíz de un mismo planteo ¿falta de conciencia o mala educación? ¿Hay realmente una formación sexual que no consiéntase de los riesgos?

Solo nos queda adentrarnos en el tema central, plantearnos el problema, formularnos hipótesis y poder llegar a obtener una conclusión objetiva sobre la sexualidad adolescente de la actualidad.

¿QUE ES SEXUALIDAD?

Esta palabra entendida como conducta sexual en su sentido más amplio, es un fenómeno extraordinariamente complejo que se presta a múltiples interpretaciones. El estudio de la conducta sexual en los animales resulta, sin duda, de gran utilidad para una mejor comprensión de la sexualidad humana en lo que respecta a sus bases anatómicas, nerviosas y hormonales. Sin embargo, el sorprendente desarrollo que han experimentado en el hombre las capas filogenéticamente más nuevas del cerebro ha permitido que la conducta sexual de éste vaya mas allá de los limites de la conducta sexual animal y se convierta en algo que no se limita a una función reproductora y que constituye una parte importante del individuo.

Sexualidad y Juventud:

La temprana juventud es una de las etapas más críticas del ser humano, por cuanto representa el momento anterior para asumir una responsabilidad social adulta. Esto implica la definición de un papel específico como hombre o como mujer en los ámbitos laboral, familiar, sexual, cultural y recreativo.

Por esto se dice que el joven está en la búsqueda de su identidad, necesita responder a la pregunta ¿quién soy?, y ansía llegar a ser adulto, pero le duele abandonar la niñez.

Tiene que formar una imagen propia, para lo cual necesita negar lo que ha aprendido. Está en una lucha ambivalente entre la dependencia y la independencia, quiere autoafirmarse, pero añora la seguridad que le brindaban sus padres. Está descubriendo un cuerpo que desconocía, y reconociendo que a pesar de los cambios, él sigue siendo el mismo. Está despertando a un cúmulo de sensaciones sexuales de dimensiones insospechadas para él.

Todo este proceso se da dentro de una sociedad que lo presiona para que reproduzca los patrones de vida vigentes, frente a los que el joven tiene que asumir una posición.

La relación con los padres, hermanos, amigos, novios y demás, refleja el proceso que el joven atraviesa. El joven debe renunciar a los primeros objetos de amor: sus padres. Y para esto, se separa de ellos, exagera sus defectos, se enoja; los tiene que derrumbar, poner una distancia que le permita diferenciarse y lograr el desarrollo de su masculinidad o feminidad.

El sentimiento de amor que antes estaba centrado exclusivamente en los padres, se vuelve sobre sí mismo en un primer peldaño, llamado egocentrista, que lo lleva a una sobrevaloración de sí mismo, a una autopercepción exagerada, a una sensibilidad extraordinaria y a su alejamiento de la realidad. Estos sentimientos son también dirigidos hacia el mejor amigo de su mismo sexo, quién adquiere una importancia y significación que antes no tenía. Lo idealiza, admira y ama las características que él quisiera tener, por medio de la amistad siente que se apodera de ellas; y se identifica con los héroes de los medios de comunicación que representan esas cualidades, para adquirir la fuerza y reafirmar su papel e imagen ante los demás.

En un intento de iniciar la heterosexualidad, estos sentimientos pueden dirigirse a artistas del otro sexo o a los adultos, como son los maestros, los tíos, los líderes políticos, etc., “amor platónico” que les permite ensayar antes de acercarse con personas de su misma edad, y poder dirigir su atención a un objeto heterosexual real.

Fantasías sexuales:

Los sueños y las fantasías sexuales se tornan más frecuentes y explícitos en la adolescencia, muchas veces como elemento auxiliar de la masturbación. Parece ser que la fantasía, en el marco de la adolescencia, cumple varios cometidos: realza por lo general el placer de la actividad sexual; puede sustituir a una experiencia real (pero inasequible); origina excitación o provoca el orgasmo; constituye una especie de plataforma de ensayo mental de cara a ulteriores situaciones sexuales (aumentando la tranquilidad y anticipándose a posibles problemas, igual que ocurre con el ensayo de cualquier otra actividad) y, en fin, supone un medio de experimentación sexual sin riesgos, controlable y nada conmocionante. La experiencia del adolescente, en cuanto a la exploración del alcance y aplicabilidad de las fantasías, repercute decididamente en su actividad sexual y en la propia seguridad a la hora de desempeñarse sexualmente en fases posteriores.

En el segundo peldaño, por medio de las relaciones heterosexuales, el joven se interesa por el otro sexo y desarrolla poco a poco una capacidad más rica para amar, abriéndose nuevos horizontes e incrementando su vida emocional. La ternura se expresa con mayor facilidad desde un principio y la posibilidad de tener relaciones sexuales puede darle mayor formalidad y profundidad a su relación de pareja.

La actividad sexual, que va desde los besos y las caricias, hasta el acto sexual, no sólo satisface una serie de necesidades físicas sino también emocionales, ampliando sus canales de comunicación, buscando experiencias propias, poniendo a prueba su identidad personal y encontrando alivio a las presiones externas.

Los sentimientos también se caracterizan por una relación singular con la realidad. El joven percibe el mundo con un matiz especial, piensa que nadie se siente como él y que el mundo externo lo identifica de acuerdo con lo que siente y no con lo que muestra. Esto significa que ha encontrado una nueva fuente de seguridad, la pareja.

Una vez conjuntado el amor tierno con el amor sexual, el joven elabora la masculinidad o la feminidad, lo cual le permite consolidar una nueva identidad sexual. Este proceso lleva tiempo, mientras ocurre, los jóvenes canalizan su sexualidad de diferentes maneras de acuerdo a con sus valores, sus sentimiento y su posición frente a las normas.

Algunos jóvenes optan por la abstinencia. Esta es la salida más aceptada por los adultos en nuestra cultura: no realizar actividad sexual alguna, ni autoerótica, ni con otra persona. Los hombres se ven sometidos a descargas fisiológicas llamadas poluciones nocturnas o sueños húmedos, cuando los espermatozoides y el líquido seminal provocan la eyaculación involuntaria, la mayoría de las veces acompañada de sueños eróticos. Las mujeres que se abstienen presentan orgasmos o fantasías durante el sueño.

La masturbación es una actividad practicada por la mayoría de los jóvenes y los adultos y aunque ésta se ha dado desde la infancia, es en la juventud temprana donde se manifiesta como la actividad principal de su satisfacción sexual. La masturbación es la manipulación de los genitales con el fin de sentir placer. La realizan tanto hombres como mujeres, aunque socialmente está más permitida al hombre, y en especial ha estado rodeada por culpa y miedo.

Numerosos estudios han demostrado que la masturbación no causa daño, ni físico, ni psicológico; mucho menos debilidad, dolores de cabeza o acné. Todo lo contrario, la masturbación es una práctica muy saludable, que permite al adolescente ensayar su sexualidad y tener un recurso más cuando decida iniciar su vida en pareja.

Algunos jóvenes ante su impulso sexual y frente a una sociedad que tiene una doble moral sexual, deciden manifestar su sexualidad recurriendo a una prostituta. Así, reduciendo su potencial de ternura para la novia, dejando los compromisos de matrimonio para otra y llevando a cabo relaciones sexuales con prostitutas, el joven se convierte en un cliente que paga por un acto sin reciprocidad y sin afecto. Inicia su aprendizaje con una mujer que es indiferente a él, donde no hay ternura, ni erotismo, ni una real y profunda intimidad. Esta práctica da lugar muchas veces al contagio de enfermedades sexualmente transmisibles y a conflictos que pueden dificultar la vida sexual posterior.

Buscar la excitación a través de la exposición a imágenes y mensajes pornográficos es otro camino que distorsiona la actividad sexual. La aparente liberalidad de estos materiales, pone en evidencia la represión de una sexualidad contextuada en el complejo y fascinante mundo de las relaciones humanas. Los mensajes pornográficos refuerzan informaciones contradictorias, casi siempre con el fin de comerciar, instigan al joven al consumismo del sexo, seduciéndolo a través de algo que la sociedad esconde y es incapaz de asumir: la educación para el erotismo. La legítima necesidad del joven de conocer esta área, lo conduce a buscar los mensajes más explícitos, casi siempre acompañados de información distorsionada (mujeres insaciables, penes de tamaños exagerados, eyaculaciones de litros, etc.), que se dan en situaciones ficticias, que eliminan el cortejo, la resolución y la ternura.

Otra salida al impulso sexual juvenil es la realización de actos sexuales libres, sin un compromiso mas allá del que la misma unión genital determina. Generalmente esta práctica se da en períodos de ensayo y tiende a durar poco tiempo. Para que estas actividades de ensayo no conflictúen y sí puedan enriquecer la vida de relación, es importante que se den en el marco de la anticipación, la libre decisión de ambos, la prevención del embarazo y de las enfermedades de transmisión sexual, y que se dé claridad en las expectativas de los amantes.

Las relaciones premaritales son otra forma de expresión de la sexualidad durante el noviazgo e implican un mayor compromiso con la pareja. En la actualidad coexisten pautas de comportamiento sexual muy variables y muy imprecisas, con principios éticos y convenciones sociales muy rígidas. En el noviazgo esta contradicción se hace realmente conflictiva tanto para los jóvenes como para los padres. El joven se encuentra confuso ante la posibilidad de continuar con los patrones familiares o de tomar la decisión de iniciar una relación premarital. Por un lado, son los padres los que proscriben su realización, pero la misma sociedad alienta las oportunidades para que se lleven a cabo. Los medios masivos bombardean cotidianamente al joven con estímulos sexuales, y los amigos y novios presionan también para que se inicien.

Toma de decisiones. Ante estas situaciones el joven no sabe qué hacer, ni cómo decidir, en cuanto a la expresión del impulso sexual. El joven toma decisiones diariamente, algunas de ellas son muy importantes y otras menos; pero tomar una decisión en forma adecuada, es una cuestión difícil que en ocasiones puede afectar la vida de manera decisiva.

Es por eso que la labor del educador es muy importante, ya que debe ayudar al joven a conocer la forma adecuada para tomar decisiones, así como hacerle sentir la responsabilidad de sus propias decisiones en la vida

LA EVOLUCIÓN

El sexo va evolucionando, desde 1945. Recién después de la Segunda Guerra Mundial las mujeres dejan de estar limitadas a lo que Bismak denomino “las tres k”: Zinder (niños), kirche (iglesia) y küche (cocina). Un cambio social y económico les abrió las puertas del mundo. Con el ingreso al mercado de trabajo y el surgimiento de los movimientos feministas, ellas logran reivindicar sus derechos sexuales. Comienzan a tomar más dediciones por su cuerpo: se permiten sentir placer y salir del único lugar asignado, que era el de la madre. La década termina finalmente con un mito. La eyaculacion precoz que hasta los informes Kinsey, publicados en 1948, era considerada una demostración de hombría, se convierte en el problema sexual de Occidente.

En los 50 la represión queda atrás. En 1951, el químico Carl Djerassi sintetiza la primera píldora anticonceptiva, que se lanzara al mercado el 18 de agosto de 1960, nueve años después. Su descubrimiento da inicio a una revolución que cambia la historia de la sexualidad femenina y la píldora separa al sexo de la reproducción y pone al placar femenino en primer plano. Hasta entonces el sexo era un don conferido por los hombres. En 1953, nace Playboy. Hugo Hefner, de apenas 27 años, crea una nueva revista para hombres y revoluciona al mercado editorial con las Playmates.

En los 60 comienza la revolución sexual. El movimiento hippie propone hacer el amor y no la guerra. La empresa estadounidense G.D Searle Drug lanza al mercado la primera píldora anticonceptiva femenina llamada Enovid. La mujer experimenta un cambio radical en relación con su cuerpo y utiliza a la píldora como una herramienta de liberación, independencia y afirmación. Se impone el amor libre. La sexualidad destinada exclusivamente a satisfacer el placer masculino es considerada un acto de sumisión. Las modelos androginas como Twiggy marcan el espíritu de la era. Las mujeres queman corpiños en público y se calzan prendas que cambiarían la historia: la minifalda (inventada por Mary Quant), los jeans ajustados y la bikini, bautizada por Louis Reard con el nombre de una isla del Pacífico donde se experimentaba con armas tan explosivas como un cuerpo sin límites. En esta década, el sexo sale a la superficie. Comienzan a aceptarse las conductas homosexuales y otras modalidades “novedosas” como el intercambio de parejas y el sexo grupal. Las investigaciones realizadas por Masters y Jonson hablan de masturbación, clítoris y sexo anal. También revalorizan un aspecto que había quedado en las sombras: el orgasmo femenino. Su trabajo descubre que los tiempos sexuales de la mujer son otros. Que necesita diferentes estímulos y que no alcanza el orgasmo de la misma manera que los varones. Aquí se empiezan a cuestionar los principios freudianos como la falsa dicotomía entre el orgasmo clitoridiano y vaginal. También se habla de la importancia del clítoris y del Punto G. de la envidia del pene, el postulado falocentrico. En 1968, el Mayo Francés propone la imaginación al poder. El hedonismo se convierte en un valor a perseguir y la planificación familiar se instrumenta como salida al problema de la superoblación mundial.

En los 70 el hippismo sigue en pleno auge. Los homosexuales de San Francisco se agrupan en comunidades y Helen Kaplan escribe una obra maestra de la sexología, La nueva terapia sexual. Surgen los tratamientos sexológicos y la Asociación Psiquiatrita Americana elimina a al homosexualidad de la categoría de enfermedad. El mundo se horroriza con dos males que aun perduran: la violencia sexual y el abuso sexual de menores. Comienzan las primeras experiencias de fertilización in Vitro y aparece la cirugía transexual. En 1978 nace el primer bebe de probeta, Louise Brown. La fertilización asistida marca un hito al igual que el método GIFT y la terapia hormonal de reemplazo, que ayuda a soportar los males del climaterio. Aun con todos los cuestionamientos sobre los efectos secundarios, la mujer hoy cuida su cuerpo, lo quiere celebrar y ensalzar. Y quiere luchar por su derecho al goce en edades avanzadas.

En los 80 con la aparición del sida, se alteran las costumbres sexuales. Todo lo que estaba permitido adquiere la categoría de amenaza. Se cancelan los planes de una noche y los preservativos reemplazan a la píldora y los anticonceptivos orales. Cuidarse es la consigna. El temor al contagio opaca al placer. Se privilegian la intimidad y el compromiso afectivo. Los homosexuales adquieren protagonismo, surgen las uniones entre gays y lesbianas y se multiplican las parejas integradas por divorciados y las familias ensambladas con hijos “tuyos, míos y nuestros”. La fertilización asistida avanza a pasos agigantados. La infertilidad deja de verse como un problema femenino y comienza a tratarse en pareja. Los métodos se perfeccionan y las mujeres solas inician una tendencia que hoy se mantiene: prescinden de los hombres para tener un hijo con la ayuda de los bancos de semen.

En los 90 el mundo se globaliza. Los talk shows se imponen y la sexualidad se debate, se analiza, se explica. Los travestis cuentan con su zona roja y las confesiones mas intimas se ventilan en los programas de televisión. El exhibicionismo público convive con otra tendencia: el cuidado del cuerpo. La figura “perfecta” es el nuevo objeto de culto. Los gimnasios arden, se popularizan las cirugías plásticas y la moda se difunde de la mano de las supermodelos. La dictadura del cuerpo, la delgadez extrema y el intento fallido por mantenerse eternamente joven persiguen a las mujeres. Los roles se intercambian, ellas toman la iniciativa y surge una nueva masculinidad, con varones que apuestan a la ternura y se atreven a expresar sus sentimientos. En 1998, llega el Viagra a la Argentina y permite hablar de algo tan exótico como la sexualidad asistida. La oidora contra la impotencia atrae a los consultorios sexológicos a una legión de hombres que antes no se atrevían a ir al medico. Su aparición revoluciona al mercado y despide al siglo con un plus de sexo. A la mujer, el Viagra le permitió denunciar que ella no era la inepta, la lenta, sino el marido. La mujer ahora es una persona que indaga sobre su sexualidad y la del varón, que lee con afán y con reconocimiento de que no sabe, a diferencia del hombre que cree saberlo todo. Paradójica, y peligrosamente, ahora el Viagra se usa no solo como afrodisíaco sino también como remedio.

Siglo XXI, piedra libre al placer. Hoy hay sexo explicito en la tele, las campañas graficas son de algo contenido erótico, las uniones homosexuales están legalizadas y se difunde el cibersexo. Las mujeres eligen ser madres cada vez mas tarde (y hasta deciden no tener hijos), la maternidad va al freezer con el congelamiento de óvulos y la educación sexual se discute mientras crece el índice de embarazos no deseados y adolescentes. En el país, además se debate la despenalización del aborto, el 53% de los varones vive en pareja, hay mas mujeres solas, los chicos se inician sexualmente cada vez mas temprano, las uniones de hecho le ganan a los casamientos, las consultas por terapia de pareja crecen un 40 por ciento, la mayoría de los menores de 30 viven con sus padres y los porteños se casan cada vez mas “viejos” (entre los 30 y 34 años). También hay sexo por Internet, tratamientos para el deseo disminuido, foto estrógenos para la menopausia, donación de óvulos, alquiler de úteros y la primera de una droga que también produciría orgasmos en la mujer. Nuevas transformaciones, deseos, pasiones y apuestas al placer.

SOLO SEXO

Hay diferencias entre hacer el amor y solo mantener relaciones sexuales, sobre todo el varón puede tener sexo con amor y sin él. Y es más: los varones pueden hacer el amor sin excitarse y por lo general inician su vida sexual en la calle, con prostitutas o relaciones casuales. En tanto, históricamente las mujeres lo realizan con novios o hasta llegan a tener su primera relación en el matrimonio.

Pero hoy día, las mujeres han tomado lugares que antes no tenían, y tienen relación mas libres. Un ejemplo de esto es el famoso “touch and go”. Con el ingreso al mercado de trabajo y el surgimiento de los movimientos feministas, ellas logran reivindicar sus derechos sexuales. Comienzan a tomar decisiones por su cuerpo: se permiten sentir placer y salir del único lugar agisnado, que era el de madre.

Hoy, también hay sexo hasta por Internet.

Muchas veces se dice: “las mujeres son fieles y los hombres la revolean por cualquier lado”. En la actualidad, es un mito que es bastante cierto. Aunque las mujeres hoy tiran por la borda ese lema, de todas formas siguen idealizando el sexo con una persona amada. Las mujeres son muy exigentes al pedir que el hombre no sea solo su pene sino algo que les de otras cosas, que las sepa acompañar y cuidar. El consumo de prostitutas es mayor en los hombres; las mujeres no se detienen mucho en el goce instantáneo y efímero. El hombre puede disociar: tiene relaciones sexuales con mujeres a las que no ama, y a veces, ni siquiera conoce. Para Freud, los varones que aman no se pueden calentar y viceversa. Las mujeres son mas uniformes en sus sentimientos.

El sexo es una necesidad física y emocional. Ya que muchas veces las cosas del cuerpo, no son del alma y las del alma, no son del cuerpo. Si no tengo sexo, no me muero, entonces no es una necesidad. Existen varones i mujeres que se mueren por vejez y que nunca tuvieron sexo. Mueren vírgenes. Lo único que difiere entre el hombre y la mujer es que los varones tienen más testosterona, solo eso.

El sexo a veces va por un carril separado al del amor. Pero dejamos de buscarlo o en cada relación sexual sospechamos sobre la posibilidad lejana de que se convierta en una relación amorosa.

Según el psicólogo Zygmunt Barman, de todos los impulsos, inclinaciones y tendencias `naturales´ del ser humano, el deseo sexual “fue y sigue siendo el mas irrefutable, obvia y unívocamente social”. “se dirige hacia otro ser humano, exige la presencia de otro ser humano, y hace denodados esfuerzos para transformar esa presencia en una unión”, explica el psicólogo en su libro Amor liquido, donde analiza la fragilidad de los vínculos humanos.

“El sexo fue el primer componente de los atributos naturales del homo sapiens sobre el que se grabaron distinciones artificiales, convencionales y arbitrarias: la industria de base de cultura, la prohibían del incesto, que divide a las hembras en elegibles para la cohabitación sexual”, argumenta Barman.

“No es raro, entonces, que su capacidad para generar frustración y para exacerbar esa misma sensación de extrañamiento que supuestamente debía sanar hayan crecido mucho.

La victoria del sexo en la gran guerra de la independencia ha sido, a lo sumo, una victoria pirrica”, reflexiona Barman.

En esa línea considera que las mujeres en la actualidad se permiten “amores de verano, caprichos pasajeros, ligues de una noche” y disfrutan de esas experiencias “sin turbación ni culpabilidad”.

“Lo cual no equivale a decir que ya no existen diferencias entre hombres y mujeres en los que respecta a su manera de relacionarse con el amor físico”, aclara el sociólogo en el libro La Tercera Mujer.

Tal como explica, las mujeres “siguen ligadas a un erotismo sentimental y se muestran menos `coleccionistas´ que los hombres”

“Las mujeres siguen siendo proclives a asociar sexo y sentimientos; los hombres, por su parte, contemplan con suma facilidad su disyunción”, asegura.

Argumenta que las mujeres “no manifiestan la menor resistencia a leer escritos eróticos ni hacen asco al placer de películas de carácter sensual. Solo el porno duro, mecánico y `ginecológicos permanece ajeno a las fantasías femeninas”.

Finalmente, concluye que el rechazo generalizado de la mujer a la pornografía no significa “un resto de moralismo, sino la importancia que las significaciones sentimentales revistan en su erotismo”.

Lo cierto es que mientras esperamos que llegue el amor tendremos relaciones sexuales con otras personas y disfrutamos cada vez más libremente.

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

A diferencia de los años 60 el siglo XXI tiene más medios de comunicación los cuales facilitan al adolescente la posibilidad de estar informados sobre las ciencias naturales, sociales y matemáticas, pero algo que no se tiene en cuenta es la explosión de información de sexo.

Los medios de comunicación, en los cuales entran tanto como películas, música, revistas y televisión, influyen mucho en los adolescentes, y éstos al contrario de ayudarlos, los exponen a un mundo donde se ve y se escucha “sexo”, por eso la iniciación en las relaciones sexuales de los adolescentes ha empezado a una edad mas temprana, y también con esto el adolescente muestra un mayor conocimiento de las practicas amatorias, ya que incorporaban el sexo oral en sus encuentros amorosos.

Según diferentes estudios se encontró que la gran mayoría de los programas de TV (un 70%) incluyen algún tipo de contenido sexual, con un promedio de cinco escenas sexuales por hora, siendo mayor la cifra en los programas para adolescentes: 6,7 escenas por hora. El número de escenas con sexo casi se ha duplicado desde 1998, pasando de 1.930 a 3.783.

Los ejecutivos de las emisoras se defienden diciendo que ellos no promueven el sexo y que si los padres no quieren que sus hijos vean ciertos programas ellos tienen que prohibírselo.

Un chico que tuvo una alta exposición a los medios de comunicación tiene un nivel de 120% más de probabilidades de haber iniciado sus relaciones sexuales, a un joven que tiene una baja exposición a estos medios.

Los adolescentes no solo aprenden “sexo” por los medios sino también por los amigos de estos, que por ahí ya iniciaron sus relaciones, pero si se tiene una fuerte protección respecto a los padres, y una buena comunicación con estos, el adolescente podría tener bien claro a que se esta metiendo, y saber los cuidados que se debe tener, para que no se arruine la vida.

Algo que se muestra, no se sabemos si bueno o malo, es que al tener mayor información se aprenden mas métodos anticonceptivos, cosa que en los años 60 no se conocían muy bien, pero tampoco en aquella época los adolescente como los de ahora se exponían a tantas enfermedades de transmisión sexual que existen hoy en día.

Las escuelas con las campañas de salud pública, y una actitud más agresiva, se puede decir que elevo el nivel de responsabilidad sexual de los adolescentes.

La mayoría del adolescente de hoy en día, no tiene charlas con sus padres respecto al sexo, o prefieren no escucharlos. Los padres al ver que sus hijos no quieren escucharlos no se meten, tanto por miedo a autorizarlos a sus primeras practicas sexuales, otros no saben que decir, y otros por que temen que se vean sus miedos, complejos, tabúes o frustraciones.

Hoy pocos adolescentes ven al sexo como algo malo, pecaminoso, riesgoso, algo que no se tiene que hacer. Para los padres es un problema de conciencia moral, de estilo y, principalmente, de riesgo, pero para los adolescentes es algo divertido que esta bueno asumir ciertos riesgos. Los padres a esto no deben prohibirles a los chicos tener relaciones sexuales, esto haría que los chicos lo hagan con culpa, y que no soliciten la información adecuada y que corran riesgos que se podrían prevenir fácilmente, como enfermedades contagiosas y asta un embarazo no deseado. Por eso, es bueno que los padres les hablen, les recomienden, les aclaren dudas, para poder tener sus relaciones sexuales de una manera responsable, segura y placentera.

También se debe tener en cuenta que los medios son un arma de doble filo, ya que por una parte ponen anuncios y programas con profusión de imágenes que hacen referencia abiertamente, al sexo, y por otra se trata a la sexualidad clandestinamente.

Hoy en día el productor no se fija en obtener un buen producto, sino que le da más importancia a que éste sea exitoso, por lo tanto que tenga buen rating, dejando de lado cosas importantes como por ejemplo la historia, e imponiendo otras que no lo son, como lo es una relación sexual que no es necesaria o que no estaba programada para mantener al espectador frente a la pantalla.

En síntesis la televisión que vemos hoy en día busca beneficiarse y así lograr rating mediante el uso de escenas sexuales, la provocación de la mujer, en vez de utilizar otros recursos como: un buen guión, o una buena puesta en escena.

¿DE ESO NO SE HABLA?

Según una investigación realizada por el CELSAM, muestra como conclusión que los adolescentes no hablan sobre el sexo con sus padres o lo hacen de forma muy superficial. Aunque los padres dicen que sí hablan con los chicos, se refieren en todo caso a un “cuidate” antes de que el chico salga a bailar, y a esto los chicos perciben que el tema “sexo” genera incomodidad y vergüenza.

Como mucho los padres suelen decirle a su adolescente varón, sutilmente como broma o comentario, “¿ya estuviste con alguna chica?”.

El adolescente al no tener una charla propiciada por los padres, tiene que adaptarse a la información que obtiene amigos, medios de comunicación, cosas que llevan a malos caminos, o tomar como propias las experiencias de los demás. Así los jóvenes se confunden, ya que no saben si están teniendo sexo porque quieren o porque sienten presión de hacerlo.

Ha quedado demostrado que muchos padres desean hablar del tema con sus hijos, pero no saben como hacerlo. Sería muy importante que pudieran hacerlo ya que hay estudios que demuestran que aquellos adolescentes que lo hacen, tienden a participar con menor frecuencia en comportamientos de alto riesgo en comparación con aquellos que sienten que no pueden hablar con ellos. Los padres deberían vencer esta incomodidad, ser francos y decirles a sus hijos que no tienen problemas contestar preguntas que surjan sobre el tema con ellos.

¿SEXO SEGURO?

¿Saben realmente los adolescentes cómo cuidarse? Hay muchos que sí, pero los supero los que no tienen la información, como ser hogares de escasos recursos o zonas muy pobres. Otros lo saben pero no le dan importancia, no se cuidan, piensan a mi no me va a pasar nada y luego vienen las lamentaciones.

Hay muchas enfermedades por no tener sexo seguro, y esto alarma ya que los jóvenes de hoy están activos sexualmente más que nunca.

El decir “no” es una forma de abstenerse, significa que no hay preocupación por las enfermedades y/o embarazo.

Unas maneras de decir no son:

- "Me gustas, pero no estoy listo(a) para tener relaciones sexuales."

- "Me gusta estar con vos, pero no estoy en edad para tener relaciones sexuales."

- "Quiero esperar, si es posible, hasta que me case."

- "No estoy lista para empezar a compartir mi cuerpo."

- "Siento que las relaciones sexuales indican una responsabilidad y madurez que no aun no tengo".

Existen muchos métodos anticonceptivos, pero ninguno es seguro el ciento por ciento. Los condones pueden fallar al menos en un 15.7% en los que a la prevención del embarazo se refiere. Según la ONU, unas 15 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años de todo el mundo dan a luz cada año y más de 4,4 millones se someten a un aborto. Sólo el 17% de los adolescentes que declara mantener relaciones sexuales utiliza el preservativo

En este tiempo en el que todos buscan experimentar, debemos estar consientes de que todos nuestros actos tienen consecuencias, debemos recordar que cuando se tienen relaciones sexuales es la salud de ambos la que está en juego. Los adolescentes tienen que ser conscientes del riesgo y asumirlo teniendo en cuenta toda la información. El problema del contagio no se soluciona repartiendo preservativos, sino con educación, planteando otras soluciones. Además, se ha comprobado en otros países que los adolescentes aunque se les dé un preservativo no siempre lo usan. No es un método eficaz con ellos para frenar los embarazos ni los contagios.

Ante enfermedades tan graves como el sida y otras que pueden afectar ocasionando infecciones, debemos tomar conciencia que no existe realmente el “sexo seguro”. ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

El incremento de enfermedades de transmisión sexual, sobre todo entre los adolescentes y menores de 25 años ha aumentado tanto que se convirtió en una preocupación cada vez mayor.

Las enfermedades de transmisión sexual, son todas las enfermedades que se adquieren principalmente por contacto sexual, al tener relaciones sexuales sin protección y con una persona que está infectada.

Anteriormente a las mismas se las conocía como enfermedades venéreas.
Estas enfermedades son causadas por virus (verrugas genitales, hepatitis B y herpes genitales), hongos, bacterias (gonorrea y sífilis) y parásitos (sarna, tricomonas y piojos púbicos). Todas son consideradas muy contagiosas y muchas pueden tener buen final si se detectan a tiempo, otras pueden traer problemas serios de salud, dejando secuelas para toda la vida, como la infertilidad.

Enfermedades:

Sífilis: También le llaman chancro. Es producida por un microorganismo que penetra en la piel y la mucosa.

Gonorrea: La produce un microorganismo llamado gonococo. La mayoría de hombres y mujeres no presentan síntomas aún cuando tengan la enfermedad.

Hepatitis B: Es causada por el virus de la hepatitis B, que se transmite por contacto sexual o intercambio de jeringas sin esterilizar.

Herpes genital: Es una enfermedad transmitida por un virus que se localiza generalmente en el cuello uterino, la vagina y la vulva.

Verrugas genitales: Son lesiones producidas por un virus que tiene la capacidad de generar cáncer.

Infección Clamidal: Aunque tengan la enfermedad, la mayoría de mujeres y algunos hombres no presentan síntomas. Muchas veces se confunde con una gonorrea o se presenta junto con esta.

Pediculosis Púbica: Es causado por la ladilla o piojo del pubis, que se adhiere a la base de los vellos que rodean a los genitales y se alimentan de sangre.

Todas estas enfermedades son altamente contagiosas y se transmiten teniendo relaciones sexuales con una persona infectada. Si una persona tiene o ha tenido una de estas enfermedades como la gonorrea o el herpes, indica que sus prácticas sexuales también lo ponen en peligro de contraer el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), que conduce al SIDA.

Algunas enfermedades de transmisión sexual son asintomáticas, se manifiestan en lesiones algunas veces poco visibles en la vagina, el pene, el recto o la boca, facilitando la transmisión del VIH durante las relaciones sexuales.

SIDA

Síndrome: Conjunto de manifestaciones (síntomas) que caracterizan a una enfermedad.

Inmuno: Relacionado con el sistema de defensas de nuestro cuerpo.

Deficiencia: Indica que el sistema de defensas no funciona o funciona incorrectamente.

Adquirida: Que se adquiere. No es congénita ni hereditaria.

El SIDA es una enfermedad infecciosa causada por un virus denominado Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH o HIV) o virus del SIDA. Una enfermedad infecciosa es aquella que es causada por un germen y que puede transmitirse de una persona a otra. Un virus es una pequeña partícula infecciosa que sólo puede vivir como parásito de las células del organismo, donde se multiplica. Fuera de las células sobrevive con dificultad y durante poco tiempo.

El HIV tiene la particularidad de atacar a los linfocitos que son los directores de nuestro sistema de defensa. El HIV permanece en estado latente, es decir, "dormido" dentro de los linfocitos. En algunos casos, al cabo de un tiempo, el virus se activa, es decir, se "despierta" y comienza a destruir los linfocitos. De esta forma, el HIV debilita el sistema inmune, logrando que nuestro organismo no pueda luchar adecuadamente contra diversos gérmenes.

Se puede transmitir por 3 vías:

Sanguínea: A través del intercambio de agujas y jeringas y/o cualquier elemento punzante. Durante el embarazo y el parto y por transfusiones de sangre no controladas.

Transmisión sexual: Las relaciones sexuales pueden transmitir el HIV, ya sean homosexuales o heterosexuales. El paso del virus se realiza a través de las lesiones o heridas microscópicas.

Transmisión perinatal: Una mujer portadora del HIV puede transmitir la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Este riesgo se puede reducir en forma sustancial si la mujer es tratada precozmente durante su embarazo y evita darle de mamar a su bebé.

Desde 1996, año en que comenzaron a utilizarse los tratamientos antirretrovirales de alta eficacia para el SIDA, el diagnóstico y tratamiento precoz a las personas infectadas por HIV no enfermas supuso un gran cambio en la evolución de la epidemia. El control y/o tratamiento en períodos incipientes de la infección, así como las asociaciones terapéuticas de tres o más drogas, logró mejorar la calidad de vida y prolongar los años de vida en forma muy evidente, no sólo entre los enfermos sino también entre los infectados.

¿NIÑA O MADRE?

La adolescencia es sin lugar a duda la etapa mas complicada para el ser humano, esto quizás se debe a que es el momento en el que la niñez y la adultez se enfrentan por el dominio de la persona; resulta complicada también por la dependencia de los padres y a la vez cierta rebeldía hacia ellos, conviven con la todavía fuerte necesidad de juego y la capacidad de procrear, talvez de ahí surge la confusión, las relaciones sexuales son divertidas, pero no son un juego. Es ahí donde surge una intensa búsqueda de las primeras experiencias sexuales, por tal motivo la educación sexual se convierte en una necesidad absolutamente imprescindible para evitar embarazos y/o enfermedades de transmisión sexual.

El verdadero problema de esta situación es que las niñas-mujeres y los niños-hombres adquieren primero la capacidad de procrear y luego alcanzan su madurez. A pesar de esto me resulta curioso pensar o especular que muchos adultos presentan gran estado de inmadurez, pero se supone que ya son capaces de criar a sus niños, pero solo en el ámbito económico y material más sin embargo no el ámbito educativo y moral. “Adolece”, definición de adolescente quiere decir, que no presenta un estado ideal, o lo que es lo mismo carece de madurez. Por lo tanto un embarazo en esta etapa no es lo ideal.

El embarazo precoz no solo es sinónimo de rechazo social, es además sinónimo de riesgo vital en mayor proporción para una mujer joven que para una mujer adulta y es de igual riesgo para el bebe; tenemos pues que en el embarazo precoz existe un mayor numero de mortalidad.

Tiempo atrás resultaba normal que una adolescente de entre 13 y 16 años aproximadamente se casara y generalmente con un hombre mayor que ella, y apenas se casaban y enseguida se dedicaban a generar descendientes. Hoy con todo ese rollo de la liberación femenina resulta que la mujer aspira a ser independiente por sus propios meritos, por consecuencia necesita estar soltera mas tiempo para “sentirse realizada”.otra cosa que mantiene alejado un embarazo precoz de las jovencitas son los valores morales y religiosos, por los cuales muchas personas “anticuadas” diría yo consideran inadecuadas y fuera de lugar las relaciones sexuales fuera del matrimonio.

Otro punto que debemos considerar es que cuando hablamos del embarazo adolescente se piensa en las consecuencias que este tiene para la joven mamá y para el niño que va a nacer. Pero obviamente también tiene que existir un padre, que no siempre resulta ser un adolescente. Especialmente en sectores sociales menos urbanizados, menos desarrollados económica y culturalmente, ellos resultan ser nada mas y nada menos que unos adultos supuestamente maduros debido a su edad, pero que con este tipo de actos sale a relucir su gran inmadurez, y lo peor de todo es que en muchos casos resultan ser parientes sanguíneos o parientes políticos de la joven en cuestión.

Esto quiere decir que muchas veces el embarazo es resultado de un incesto o incluso de una violación, lo cual complica mas todo esto, alterando esta situación de por si ya negativa aun mas, y del rechazo social no se diga.

Muchas parejas adultas y “maduras” procrean irresponsablemente, con serias consecuencias para sus hijos, y en este sentido muchos embarazos de adolescentes “inmaduros” llegan a mejor término que los de los adultos. Talvez y digo talvez, el embarazo en si y la buena formación de un hijo no sea producto de la madurez o inmadurez, sino puede ser el resultado de la actitud de los padres.

Hay muchas y muy variadas causas del embarazo adolescente. La primera y la más importante es la falta de educación sexual. Pienso yo que los padres obvian o evaden esta responsabilidad de alertar a sus hijos de los riesgos que conlleva la sexualidad simple y sencillamente porque repiten la forma con la que ellos fueron educados, y talvez en aquella época la educación sexual no resultaba ser tan primordial como la es en estos días.

No asumen pues, que cada generación es capaz de superar a la anterior, aprender de sus errores para así criar mejor y más felices a sus propios hijos. Es por eso que las personas llegamos a la adolescencia con la mínima información y en el peor de los casos sin absolutamente nada de información sobre la sexualidad, la relación entre hombres y mujeres y sobre todo como se hace para prevenir un embarazo. Nuestra cultura no adopta una actitud abierta y comprensiva respecto al sexo, dominándonos los mitos y temores.

Pero que es lo que pasa en los sectores con fuertes carencias económicas, la gente se ve imposibilitada de comprar cualquier clase de preservativo u otros métodos para evitar el embarazo, y si a esto le sumamos el hecho de que esa gente generalmente no asiste a la escuela, como puede entonces existir un cultura o educación sexual en esas zonas.

Entre los padres de familia que están concientes de esta necesidad de inculcar valores sexuales, existen diferentes criterios de educación , es decir unos les dan prioridad a una cosa y otros le dan prioridad a otra, sin embargo la mayoría, pienso yo, quieren inculcar a sus hijos la abstinencia, procurando demorar el inicio de la actividad sexual, no necesariamente hasta el matrimonio sino hasta que sus hijos son maduros, diestros y capaces de desarrollar una actividad sexual responsable y con el mínimo riesgo del embarazo no deseado.

Pero y los jóvenes que quieran mantener relaciones sexuales a partir de cuando ellos quieran y no de cuando alguien les diga cuando sea conveniente para ellos, como se podría hacer para que desde antes pudieran contar con la información suficiente y eficaz sobre su cuerpo y el de su pareja, además de los métodos anticonceptivos y de la enfermedades de transmisión sexual.

Pero los jóvenes no desean tener relaciones a temprana edad por instinto, ¿que pasa con la influencia cultural que nos rodea? Los niños y adolescentes nos encontramos rodeados, bombardeados y saturados de material pornográfico, en la Televisión, el cine, la música, la publicidad, en Internet y en los lugares de diversión y distracción a los que los jóvenes asiste con frecuencia, cuyos mensajes mayoritariamente son relaciones sexuales sin amor y sin condón, los cuales solo nos despiertan el interés por explorar lo desconocido.

Entre todo esto hay una cosa que nosotras no concebimos y es que la gente adulta no entienda, no asimile, no comprenda o no quiera ver que la adolescencia es un estado de inmadurez en busca de la madurez y por ende lleva consigo el riesgo del fracaso y el riesgo de cometer errores.

EL ABORTO

El aborto es un método médico simple que termina el embarazo. A través de la historia alrededor del mundo y en muchas religiones las mujeres han utilizado el aborto como parte de su cuidado de salud.

Nosotras creemos que el aborto es un asesinato porque se esta negando el derecho a la vida, a ese ser que recién comienza a desarrollarse.

Y es el más aborrecible de todos, porque es cometido por su propia madre.

La Iglesia esta en contra por hallarlo opuesto al mandamiento "no matar", ya que considera al feto una vida desde el momento de la concepción y un milagro y don de Dios.

La sociedad rechaza el aborto y discrimina a la madre que lo realiza, pero no se percata de los motivos que la llevaron a realizarlo.

No todas las mujeres creen que está bien abortar, pero pensamos que toda mujer tiene el derecho de tomar su propia decisión.

Otras opciones en caso de embarazo inesperado son: entregar al bebé para que lo adopten o quedarse con el bebé.

Tengamos en cuenta que ¡NUNCA debemos hacernos un aborto que sea ilegal, y mucho menos hacerlo en casa de alguien o tomando venenos! El aborto es seguro cuando se hace en una clínica legal o en un hospital.

Motivos:

Los motivos por los cuales una mujer decide interrumpir un embarazo pueden ser muy variados, son esencialmente singulares para cada una y varían en gran medida de acuerdo con la edad cronológica y madurativa.

En principio, no siempre es la mujer la que toma la decisión. En muchos casos la decisión es tomada por los padres, suegros, parejas, dándose este caso principalmente en las adolescentes o en mujeres dependientes, ya sea afectiva o económicamente de otros. Muchas veces falta de apoyo (económico o afectivo) lleva a la mujer a dejar que otros tomen una decisión sobre su cuerpo y su vida sin evaluar en profundidad el alcance del acto que esta por realizar.

En ocasiones, un aborto es realizado en función de priorizar otros proyectos que en ese momento son considerados más importantes, como culminar un estudio o carrera, priorizar el progreso profesional, no quemar etapas de la vida, etc.

Es importante tener en cuenta que la maternidad no tiene que ver con un instinto natural o con una finalidad para la vida de una mujer. Desde este punto de vista, en la decisión de tener un hijo o de interrumpir un embarazo, confluyen deseos, aspiraciones, fantasías y motivaciones singulares, donde algunas mujeres pondrán en primer lugar su carreta, otras la aprobación de su familia, otras el amor de su pareja, otras el prejuicio social o la mirada de los otros, otras los proyectos que fantasearon para su vida, y otras su deseo de ser madre.

Miedos:

Una vez que la mujer ha arribado a la decisión de realizar un aborto, los miedos mas frecuentes tienen que ver con la intervención quirúrgica misma, con las posibles complicaciones físicas que pueda acarrear (infecciones, hemorragias, etc.), y en gran medida el temor a no poder ser madres en el futuro, es decir, el miedo a la esterilidad como consecuencia de la intervención.

El fantasma de la esterilidad suele ser el temor que persiste luego de la intervención, funcionando como fuente de angustia mas alla de las explicaciones medicas, hasta que logran un embarazo en un futuro.

Efectos:

Un aborto puede afectar a la mujer de diferentes maneras que dependen en gran medida de los motivos por los cuales fue tomada esta decisión y del adecuado apoyo de sus seres queridos (pareja, familia, amigos, etc.)

Superación:

La mujer debe enfrentarse con un hecho consumado que puede o no entrar en contradicción con sus principios y valores morales, y por otro lado, debe superar una experiencia en la que su cuerpo y su propia vida fueron puestos en juego.

CONCLUSION

El sexo es un dilema en el que los jóvenes nos encontramos desde hace ya cuatro décadas, donde nuestra necesidad de expresión no sólo supera nuestras propias expectativas y deseos, además nos invade con miedo y atracción a la vez. Ya conocemos lo que ha pasado y a veces gusta aunque asusta. El estilo sexo, drogas y rock and roll puede tomarse como una manera de expandir nuestra mente al mundo.

Los cambios físicos y emocionales por los que pasamos en esta etapa pueden provocarnos algunos problemas vinculados con la percepción que tenemos de nosotras mismas y de las relaciones con los demás. Empezamos a experimentar necesidades y deseos nuevos. La sexualidad no es un asunto sencillo. No solo nosotras que nos estamos iniciando en esta etapa de grandes cambios, sino que todas las personas las sienten. Se trata de un tema que ha interesado hombres y mujeres de todas las clases y en todos los tiempos.

Entender la normalidad de algunas de nuestras reacciones nos ayudará a superar la ansiedad que nos provoca. Este aprendizaje empieza a darse antes de las relaciones sexuales. Antaño se decía que era malo tener esas relaciones fuera del matrimonio. Hoy es posible escuchar a muchachos de muy corta edad haciendo alarde de que las han practicado y burlándose de quien no las ha tenido.

A través de este trabajo, y toda la información encontrada, puesta o no puesta en el, pudimos observar distintos temas que se plantean, también observar opiniones de distintos autores, cada uno con sus objeciones o no, pero esta en claro que todos piensan que la adolescencia de ahora no es la de antes, les gusta asumir riesgos que no están a su “altura”, les gusta estar en relaciones que a veces no importa si la relación es por amor o algo mas, cada adolescente es diferente pero igual a la vez, y a pesar de sufrir los mismos cambios, no sienten de igual manera al otro, o tal vez si, pero cada uno en su relación elige si por amor o no. Mayormente los varones tienden a las relaciones sin amor, solo para demostrar ser más “hombres”, reglas que tienen con su grupo de amigos. Esto lo observamos a diario, y a pesar de que a las mujeres no les gusta que jueguen con sus sentimientos, esto es algo con lo que siempre nos podemos encontrar, ya que los hombres no piensan igual que nosotras. Nosotras tenemos el lado mas sensible, o también ellos no muestran ese lado sensible por miedo a que piensen mal de el, que no es hombre, lo suficiente para formar parte de un grupo de amigos, y después lo cargan. Esta es la realidad con la que nos encontramos en cada esquina, y con la que convivimos todos los días.

Nadie puede obligarte ni presionarte a hacer algo que no deseas. La relación sexual es tan intima y tan importante que cada persona debe decidir responsablemente y con amor propio cuando iniciarla y con quien tenerla. En la elección debe valorarse sobre todo el respecto y el afecto que mutuamente se brinde a la pareja, así como la madurez sentimental que se tenga.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.webmd.com/content/Article/120/113968.htm

http://www.laflecha.net/canales/curiosidades/200409073/

http://adolescenteshoy.com/fuentes/articulos/sexualmente.htm

http://blogs.periodistadigital.com/hablasdesexo.php/2007/01/24/la_falta_de_educacion

_sexual_de_los_adol

http://revista.consumer.es/web/es/20001101/interiormente/

http://espanol.leaderu.com/docs/cienciassociales/sexo-seguro.html

http://www.govinda-babii.net/2007/10/sexo-entre-adolescentes-de-eso-no-se.html

http://www.aciprensa.com/sida/sexoseguro.htm

http://www.aacap.org/page.ww?section=Informacion+para+la+Familia&name=Hablel

e+a+sus+Ninos+Acerca+del+Sexo+No.+62

http://www.terra.com/ocio/articulo/html/oci69745.htm

http://geosalud.com/Educacion%20Sexual/talking.htm

http://www.healthsystem.virginia.edu/uvahealth/peds_adolescent_sp/safesex.cfm

http://espanol.pregnancy-info.net/hablando_de_sexo_con_adolescentes.html

http://www.clarin.com/diario/2005/04/19/sociedad/s-02801.htm

http://www.parentinged.org/Spanish%20handouts/General%20Parenting/Talking%20t

o%20Children%20About%20Sex.htm

http://guiajuvenil.com/educacion-sexual/las-amistades-y-el-sexo-en-la-

adolescencia.html

http://centrodos.com.ar/ARTICULOS/rivaderonacionadolescencia.htm

http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2004/10/25/110838.php

http://www.colombia.com/sexovidasana/ets/

http://www.colombia.com/sexovidasana/ets/m_enfermedades_transm.asp

http://www.me.gov.ar/efeme/sida/hivsida2.html

http://www.euroresidentes.com/adolescentes/alcohol-adolescentes.htm

http://www.esmas.com/salud/saludfamiliar/adicciones/372868.html

http://www.positive.org/DiQueSi/aborto.html

http://www.aciprensa.com/drogas/index.html

http://www.lasdrogas.info/index.php?op=InfoDocumento&idDocumento=108

ETS.

Médico, filósofo y neurólogo austríaco. Padre del psicoanálisis

Sociólogo judío británico.

Centro Latinoamericano Salud y Mujer.

Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

11