Sexo, pudor y lágrimas; Antonio Serrano

Cine mexicano. Literatura contemporánea mexicana. Relaciones de pareja. Problemas de comunicación hombre y mujer. Estereotipos masculinos y femeninos. Sexo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Introducción

Sexo, pudor y lágrimas es una película que trata distintos temas y estereotipos de la vida de pareja y de cada género, así como las historias de 3 hombres y 3 mujeres al borde de una crisis nerviosa. Narra la rutinaria vida de dos matrimonios de clase acomodada y los enredos que se crean hasta que comienzan los triángulos amorosos. La historia comienza cuando Ana y Carlos hospedan a Tomás a su regreso de un largo viaje por el mundo, mientras que Maria se aloja en el departamento de Andrea y Miguel. Inmediatamente los problemas de ambas parejas se vuelven más intensos ante la presencia de terceras personas, y luego de algunos días de peleas, intrigas y enredos, el grupo se divide en hombres versus mujeres.

Consideramos interesante la historia dada la cotidianeidad de los problemas maritales de sus personajes, sus pasiones, sus anhelos y las diferentes soluciones para cada caso. Además, representa en gran parte la visión mexicana de lo que hoy en día constituye la fragilidad del matrimonio en nuestra sociedad.

En este trabajo, hicimos un análisis de cada uno de los protagonistas y de su relación con los demás; elegimos 7 temas de la película y los respaldamos con los vistos en clase, así como algunos diálogos y frases que consideramos que tienen un valor temático.

- Descripción de los personajes -

Carlos - Es un intelectual y según su esposa Ana es impotente, pero en realidad es adicto a su trabajo de escritor, por lo que le dedica cada vez menos tiempo a su relación. Siente celos de Tomás cuando éste llega a hospedarse en su casa. Busca en la meditación la solución para todo y es sentimental. Pronto descubre que a pesar de sus intenciones, no tiene idea de lo que es el amor.

Ana - Es la mujer sexualmente insatisfecha y castradora, se llama así misma la “musa” de su esposo Carlos, a quien engaña con Tomás a falta de atención. Ejerce su profesión de fotógrafa y es cínica, directa, coqueta e intenta por todos los medios salvar su relación. Le encanta el sexo, y constantemente se queja de la falta de actividad sexual con su esposo.

Andrea - Es una ex modelo a quien le gusta armar escenas frente a todo el mundo (especialmente, ebria), aunque asegura no estar celosa de María. Es violenta con su esposo Miguel y se deja maltratar por él, con quien lleva 5 años de matrimonio. Su sueño es tener un hijo pero es estéril. Su esposo le recuerda que si fuera madre, tal vez sería menos ociosa. Cuando se separa, por fin decide trabajar y no depender de su ex marido.

Miguel - acaba de obtener un importante puesto de trabajo en una agencia de publicidad y se siente comprometido con darle a su esposa Andrea todos los lujos que ella le pide. Sin embargo también descuida su relación; consume cocaína, y considera un error haberse casado con Andrea, a quien somete con violencia física y psicológica. Es arrogante, cínico y mujeriego.

Tomás - Lleva una vida de placer e inestabilidad y cuando recién vuelve de un largo viaje por el mundo se instala en el departamento de sus amigos Ana y Carlos. Es inmaduro, tienen un negro sentido del humor y sigue enamorado de su ex novia Ana, pero cuando Carlos los descubre besándose, él alega que “el que busca encuentra”. Cuando reconoce el vacío interno que lo caracteriza y se da cuenta de que la vida es mucho más que placer físico, diversión ilimitada y drogas, se suicida.

Maria - es la ex pareja de Tomás y también acaba de regresar de un viaje debido a su profesión de zoóloga, aunque dentro de sus planes está ir a trabajar a San Diego. Está separada de su esposo inglés, con quien se casó únicamente para obtener su pasaporte. Es el personaje más centrado de todos, actúa con madurez la mayor parte del tiempo y se disculpa directamente con Ana cuando ésta la descubre besando a su esposo Miguel. Esconde un problema de autoestima que la hace sentir compadecida y/o rechazada por los hombres.

- Marco teórico -

La película trata varios temas que hemos desarrollado punto por punto. También contiene ciertas fases y diálogos que consideramos importantes, ya que en ellos se manifiestan muchas de las creencias y estereotipos de ambos sexos, así como sus relaciones, ambiciones, características, etcétera.

1. Estereotipos y esquemas de género

Los estereotipos son las creencias que se hacen acerca de ciertos grupos sociales, pero se llaman estereotipos de género a las creencias que se refieren a cada sexo. A pesar de que con el paso del tiempo estos roles se han vuelto un poco más flexibles que antes, todavía podemos encontrar que la mayoría de ellos continúan vigentes. Los más comunes son los siguientes:

- Estereotipo masculino: Dentro de sus rasgos de personalidad debe ser activo, decidido, competitivo, superioridad, independiente, persistente y seguro de sí mismo. En cuanto a roles debe cumplir con el del control económico, actuar como cabeza de familia, ser proveedor de finanzas, líder y tener Iniciativa sexual. Debe ser atlético, con fuerza física, y ser analítico con una gran capacidad para resolver problemas. Se le asocian emociones como la rabia y el orgullo.

- Estereotipo femenino: Dentro de sus rasgos está la dedicación a otros, la amabilidad, la comprensión, la calidez y la educación. Le corresponden los roles de ama de casa, la moda, el soporte emocional y el cuidado de los niños. Debe ser artística, creativa, expresiva, intuitiva y perceptiva. Sus emociones son el amor, el miedo y la culpa.

En este caso, la película muestra estereotipos muy marcados en cuanto al pensamiento del género masculino hacia el femenino y viceversa.

Desde el comienzo de la película, los ataques verbales de unos a otros son notables y cargados de agresividad. Cada uno de los casos observados en la película, refleja una idea de enemistad y completa diferencia entre el sexo masculino y el femenino.

El caso de Carlos y Ana, muestra un contra estereotipo muy marcado, pues en general, se cree que el hombre es quien desea el sexo en todo momento y el que mantiene la parte de fortaleza y protección. El mito de que el hombre no piensa más que en sexo no es nuevo. A ellos les corresponde ese aspecto, mientras que las mujeres están a cargo del amor.

Por el contrario, Carlos no muestra interés por el sexo; se mantiene en la mediocridad y en un tipo de intelectualidad que supuestamente no caracteriza a un hombre pues no es práctica, sino que conlleva emociones. Además, a pesar de que está consciente de que su matrimonio no marcha bien, no es infiel ni le interesa reafirmar su autoestima teniendo sexo con otras mujeres. Ana, su esposa, es también contraria a los estereotipos comunes, pues es castrante, agresiva y poco emocional, además de ser ella quien recurre a la infidelidad por no sentirse sexualmente complacida por su esposo.

El caso de Andrea y Miguel es mucho más apegado a las creencias más comunes de la sociedad. Miguel es infiel, agresivo, aparentemente protector y por supuesto es el que provee en la relación. Andrea, aunque de carácter fuerte, termina por ser un tanto sumisa y dependiente de Miguel.

Son todas estas creencias infundadas acerca de cómo “debería ser” cada uno respecto a su género, lo que los lleva a una separación. Y es tan marcada la creencia de enemistad o de “la guerra de los sexos”, que incluso las mujeres y los hombres se vuelven aliados de su propio sexo, a pesar de que entre ellos mismos ya se han traicionado. Como resultado, las parejas deciden separarse y vivir los hombres juntos en un departamento, y las mujeres, en otro.

- Diálogos -

- Maria: La ciencia ha demostrado que existen 3 tipos de hombres: los que te

prometen lo que nunca te van a dar, los que quieren que seas una dama en la

mesa y una puta en la cama...

- Ana: ¿Será por eso? yo siempre he sido una dama en la cama y una puta en

la mesa…

- Maria: Y tres… los que buscan una madre con quien piden limosna, esos son

los peores.

----

“Segunda verdad científica: si los hombres tuvieran un IQ proporcionalmente superior al tamaño de sus pitos, serían capaces de entender algo”. (Maria)

---

“Tercera verdad científica, así como mean ven el mundo”. (Maria)

---

- Andrea: en lo único que piensan cuando están con una mujer, es en cogérsela.

- Maria: pues es que es lógico, es puro instinto… son mamíferos.

“Nuestro sexo tiene pocas ventajas, así que no nos queda más remedio que ser más hábiles que ustedes.” (Maria)

---

"Hay dos cosas que las mujeres hacen muy bien, quitarse las medias y quitarnos el tiempo" (Miguel)

---

“(Refiriéndose a los hombres) No, no, si son unos vulgares… eso es lo que son. Son unos pervertidos, degenerados, maniacos sexuales, hijos de su reputa madre…” (Andrea)

---

2. El dinero en la pareja/Género y trabajo

Existen muchas creencias alrededor del manejo del dinero en las familias: generalmente las decisiones grandes se les conceden a los hombres, mientras que las mujeres solo son capaces de tomar decisiones pequeñas (en muchos aspectos de la vida, claro está). El dinero es utilizado como un arma, una defensa, representa poder y controla al que carece de él. Está directamente relacionado con dependencia o independencia según el uso que se le dé y siempre se ha esperado que el proveedor principal sea el hombre. A pesar de que los tiempos han cambiado, y esto ha permitido que algunas creencias sean modificadas, todavía es común que una mujer exitosa intimide a los hombres.

Ejemplo: Miguel se encarga de trabajar duramente para poder darle todo a su esposa y se lo hace ver de esa manera. La relación está basada prácticamente en cosas materiales y eso la hace superficial. Andrea no hace ninguna aportación económica a su hogar y tampoco tiene intención de hacerlo por que nunca ha carecido de algo. A pesar de depender económicamente de su esposo y de estar acostumbrada a darse todos sus gustos, busca un trabajo (y lo consigue) cuando decide dejar a Miguel.

Por otro lado, Ana es una exitosa fotógrafa y Carlos opina que este tipo de mujer resulta una amenaza para el matrimonio, lo cual nos coloca ante uno de los temores más grandes del género masculino: ser superados laboralmente por el sexo femenino. Lejos de ser considerada una compañera, la mujer contemporánea que trabaja y es independiente representa una amenaza para el hombre (quien debe llevar el control económico); una competencia a la cual es imposible desear, por lo tanto es la que facilita que la relación se hunda causando una inevitable separación.

“Cuanto más admire un hombre a una mujer por sus éxitos, más difícil le resultará desearla. La nueva mujer es una fuente de impotencia masculina, una castradora y una causa de divorcio.” (Carlos)

3. Comunicación

Pareciera que la única forma de resolver problemas de comunicación es hablando, sin embargo, en ocasiones, la forma de hablar causa más problemas que solucionarlos. Esto está relacionado con la forma de decir y de interpretar las cosas.

Por otra parte, el sentido común nos diría que entre más tiempo pase una persona con otra, mayor es la posibilidad de comprenderse, lo cual a veces es mentira. Entre más crece el amor, más grandes son las expectativas de una perfecta comprensión por parte del otro; por lo tanto, más fuerte se hace el metamensaje de la incomprensión. También es cierto que entre más se conoce una pareja, más probabilidades tienen ambos de observar diversos comportamientos que no son del todo gratos o que afectan la vida del otro.

Muchas veces la persona es incapaz de comprender lo que la otra quiere decir en realidad, enfocándose en el metamensaje, es decir, en interpretarlo como lo percibe. Dentro de las relaciones, la comunicación está relacionada con las costumbres, con los patrones establecidos desde la infancia y con la forma de ser de hombres y mujeres.

Los personajes de la película, demuestran la completa falta de comunicación que existe en cada relación.

Ejemplo: Ana no sabe cómo comunicarse con Carlos; su tono de voz y su sarcasmo hacen que él no logre entender lo que ella desea, por lo que prefiere mantener su propio punto de vista. Por otro lado, Ana recibe un metamensaje que ella interpreta como rechazo.

En casi todos los personajes, en algún momento se manifiesta un tono de voz elevado y agresivo que por supuesto impide llegar a una conclusión sensata o un acuerdo.

Andrea y Miguel también tienen una relación que carece de comunicación. Ella intenta hablar pero siempre lo hace de manera ofensiva y culpándolo de todo. Él reacciona con desinterés y prefiere no hablar del asunto, aunque termina por agredirla. Considera ignorante a su esposa y no le da importancia a sus palabras.

Por otro lado, entre Miguel y María parece existir una mejor comunicación debido a la androginia de la personalidad de María. Los temas que maneja son de aspecto profesional y denotan cierta inteligencia que permite que Miguel se comunique de mejor forma con ella, a pesar de que el estereotipo dice que los hombres no desean mujeres inteligentes.

La película refuerza la creencia de que las mujeres se buscan unas a otras para comunicarse, al igual que los hombres. En la mayoría de los casos las mujeres se encuentran de acuerdo con sus puntos de vista y de igual manera los hombres defienden los suyos. En general, en los diálogos resalta la constante presencia de metamensajes; no todo se dice de forma directa, y hay una interpretación errónea y una actitud defensiva y violenta que provoca el rompimiento de más de una relación.

- Diálogos -

“Siempre dijimos que mientras nos mantuviéramos lejos, seríamos una excelente pareja”. (Maria)

---

- Miguel: ¡Ya cállate la boca!

- Andrea: ¿Solo porque quiero platicar? Llevo 5 años planchándote las camisas

¿y no me puedes conceder una noche para hablar de algo? ¿Qué ya solo

hablas con tu secretaria?

---

4. Violencia

Cuando hablamos de violencia generalmente pensamos en la física, mientras que tendemos a ignorar el hecho de que la psicológica es igual de grave. Desde el inicio de la película se muestra la violencia en cada una de las relaciones, tanto física, como verbal y psicológica.

Ejemplo: Miguel refleja más una conducta violenta, puesto que además de hablar siempre con un tono de voz elevado e insultos, explota fácilmente, golpea e incuso, abusa sexualmente de su esposa. Para él, lo más importante es presentarse ante la sociedad como un hombre preparado y decente. Y de la misma forma, espera presentar a su esposa sin importarle que minutos antes hayan tenido una discusión a gritos y golpes justo en la vía pública frente a cientos de personas. En esta escena, la violencia se muestra desde el momento en que Miguel ofende a Andrea refiriéndose de manera negativa a su forma de vestir, de ahí se desata una discusión que por la noche termina en violencia física.

Entre Carlos y Ana, existe únicamente la violencia verbal, ya que los comentarios de uno hacia otro son tan ofensivos que probablemente han dejado huella en cada uno, complicando así la posibilidad de una mejoría en la relación.

- Diálogos -

Miguel: ¡Babosa!

Andrea: ¡Eres un animal!

Miguel: ¡En la cama siempre se duerme con un animal!

---

Carlos: (a Tomás) ¿Porqué no pruebas meterte Tehuacan por el culo?

Ana: ¡Oye! ¡Esos no son modos!

Carlos: ¡Tampoco los tuyos, grandísima puta!

5. Conducta sexual de mujeres.

En teoría, son las mujeres quienes se quejan de la falta de delicadeza y de comunicación de sus parejas. Sus encuentros suelen ser más afectivos que los de ellos, e incluso continúan siendo mal vistas las que se muestran demasiado activas o directas. Los estímulos que necesita una mujer son más complejos de lo que los hombres suelen requerir, pues no les basta un estímulo sexual para excitarse; ellas dan más importancia a la parte afectiva, a la intimidad y al compromiso. De la misma manera, ellas interpretan su vida sexual como una forma de sentirse queridas y atractivas.

Ejemplo: Ana disfruta enormemente del sexo, pero recuerda con nostalgia los días en que Carlos se mostraba sensible y atento con ella. Lo considera un perfecto amante sentimental pero un fracaso en el aspecto técnico, es decir, en la cama. Hace mucho tiempo que su esposo no la toca y eso la hace sentir sumamente despreciada, pues a pesar de que ella intenta tomar la iniciativa con frecuencia, él la rechaza.

- Diálogos -

“El sexo es la llave del mundo, yo no lo niego. Soy una fanática del orgasmo… esa pequeña explosión en la que puede encontrarse el sentido de todo. Con Carlos era todo muy raro. Se excitaba, sí, pero era como si no sintiera placer. Me decía que eyacular es como sonarse las narices…” (Ana)

----

- Carlos: Ana ¡déjame trabajar!

- Ana: ¡O tiras ese ensayo a la basura, o me tiro yo por la ventana!

- Carlos: Pues tírate…

6. Conducta sexual de hombres

Es mucho más raro escuchar de una mujer que gusta del sexo ocasional, que de un hombre, para quien esta disposición es supuestamente muy propia de su género. El juego afectivo no forma parte de su conducta sexual, sino por el contrario, suelen ser mucho más directos y muestran poca o ninguna resistencia. En el tema de la infidelidad, se dice que los hombres son mucho más flexibles que las mujeres (siempre y cuando se trate de relaciones extramaritales propias y no de la pareja)

En la película, ellos aseguran que la causa es solamente el sexo, no por razones emocionales.

A pesar de que el patrón marca que el hombre es quien debe tomar la iniciativa sexual, en la película esto se rompe en el caso de Ana y Carlos, ya que ella es quien lo incita a él.

Por ejemplo:

- Ana: ¿Qué me ves?

- Carlos: El culo

- Ana: ¿El culo? ¿Y ese milagro?

- Carlos: Es que tengo una idea…

- Ana: Ay mi amor, nada más espérate a que se vayan los señores eh…

- Carlos: Se me va la idea, ahorita no tengo cabeza para eso.

- Ana: Muy bien homosapiens, nada mas no se te olvide que algún día fuiste

Homoerecto.

En el siguiente ejemplo, además de observar que la mujer vuelve a tener la iniciativa sexual podemos ver que los hombres creen que todo se puede resolver con sexo:

- Carlos: ¿qué te pasa?

- Ana: me pasa que no estoy pintada.

- Carlos: si quieres ahora mismo vamos a coger.

- Ana: no mezcles las cosas, imbécil.

- Carlos: tu fuiste la que hablaste de orgasmos, tu eres la que siempre esta

insatisfecha no yo.

- Ana: ¡Que no mezcles las cosas!

- Diálogos -

“Si yo cambio de mujer no es por promiscuo, es por encontrar una virgen, que se deleite, que goce, que disfrute con mis historias. Yo hago el amor por que soy una persona muy social, pero lo mío… es la chaqueta”. (Tomás)

---

- Miguel: lo que pasa con las viejas es que no entienden que la monogamia nos

hace muy desdichados.

- Tomás: resignación Miguel, así lo quiso Dios…

----

“Si tú y yo fuéramos un poco más honestos, ya estaríamos cogiendo sin tantos rodeos, sin tanto protocolo, ni tanto drama…” (Tomás)

---

“A coger y a mamar, que el mundo se va a acabar”. (Tomás)

“En la cama siempre hay uno que termina debajo del otro” (Miguel)

7. Misterios masculinos

¿Por qué no hablan de lo que les pasa?

Carlos es un claro ejemplo sobre este tema ya que nunca sabe realmente que le sucede y tampoco sabe explicar lo que siente; esto se debe a que en la sociedad en que vivimos las emociones humanas son consideradas como atributos femeninos. Un hombre que manifiesta sus emociones puede ser visto como no masculino.

- Diálogos -

“¿Por qué? ¿Por qué siento estos celos? ¡Qué asco!” (Carlos)

---

- Carlos: Nunca sabré nada sobre ninguna mujer.

- Tomas: ¿Qué carajos quieres saber?

- Carlos: No entiendo como una revista me pide un ensayo sobre el amor,

cuando yo no tengo la más puta idea de lo que es eso… ¿Por qué soy como

soy, carbón?

¿De qué hablan cuando están entre ellos?

Sin duda, es uno de los grandes misterios que a las mujeres les cuesta descifrar. ¿De mujeres? ¿Deportes? ¿Negocios? Probablemente lo hagan, pero nunca intimarán al grado de exponer sus emociones. O al menos eso es lo que creemos. En Sexo, pudor, y lágrimas es diferente. A pesar de que al principio las conversaciones se limitan a mujeres y sexo, en un momento determinado de la historia, cada uno de los tres hombres comparte sus sentimientos ante los demás.

Ejemplo: Carlos le confiesa a Tomás que a pesar de que está haciendo un ensayo sobre el amor, él no tiene idea de lo que eso es. Miguel se desahoga con sus dos amigos y entre lágrimas les cuenta que todavía busca poder enamorarse, y que en realidad odia el sexo casual. A Tomás le cuesta mucho mostrarse como es, hasta que en estado de ebriedad se desahoga.

- Diálogo -

“¿Saben lo que es eyacular, querer vestirse y largarse?” (Miguel)

Conclusiones

Sexo, pudor y lágrimas es una excelente comedia romántica que ilustra muchas de las creencias de cada género, así como los roles de cada uno y el papel que deben cumplir en una relación de pareja. Por otro lado, se encarga de romper esquemas, especialmente los que se refieren a las mujeres y demuestra que definitivamente los valores y las ideas han cambiado. También refleja los problemas emocionales que tanto hombres como mujeres enfrentamos día a día.

En esta película se expone claramente que algunas mujeres siguen representando creencias acerca de sí mismas, mientras que otras intentan liberarse tanto para no depender económicamente de los hombres, como para demostrar que ya no es una obligación o una necesidad ser madres. Esto demuestra que hoy en día las relaciones no son necesariamente patriarcales.

Bibliografía

Aniorte, N. (2004) Antropología y género

De: http://perso.wanadoo.es/aniorte_nic/apunt_antropolog

_salud_6.htm

Barberá, E. (2004) Perspectiva socio-cognitiva: Estereotipos y esquemas de

género. España: Universitat de València.

López, F. (2004) Conducta sexual de mujeres y varones: iguales pero

diferentes. España: Universidad de Salamanca.

Sastre, G. Moreno, M. (2004) Una perspectiva de género sobre conflictos y

violencia. España: Universidad de Barcelona.

Sinay, S. (2000) Misterios masculinos que las mujeres no comprenden.

Del nuevo extremo.

Serrano, A. (Productor y Escritor). (1999) Sexo, pudor y lágrimas [Película].

México: Tabasco films &Titán Producciones