Sexenio Democrático. Reinado de Amadeo I de Saboya y República

Revolución Gloriosa 1868. Constitución de 1869. Amadeo de Saboya 1871-1873. La Primera Repúblca Española 1873-1874

  • Enviado por: RHaiDeR
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad



10.3. Sexenio Democrático: El reinado de Amadeo I y la Primera República.

Tras derrocar a Isabel II del trono durante la Revolución Gloriosa (1868), se consolidó un Gobierno Provisional que se encargó de gobernar durante el periodo en el que el trono estuvo desocupado. El general Serrano fue designado para asumir la regencia, mientras que el general Prim pasó a desempeñar la jefatura de gobierno. El espíritu de este nuevo gobierno era la implantación de un régimen liberal democrático y constitucional. Rápidamente, se elaboró la Constitución de 1869, que presenta las siguientes características:

  • Soberanía nacional donde el poder reside en el pueblo. Se declara una monarquía parlamentaria.

  • Sistema bicameral (Cortes y Senado): Se limitan los poderes del soberano.

  • Introducción del sufragio universal (reconocimiento del voto a los varones mayores de 25 años).

  • Ayuntamientos democráticos, donde los alcaldes son elegidos por los vecinos del municipio.

  • Reconocimiento de una amplia garantía de derechos y libertades (asociación y reunión).

  • Libertad de cultos religiosos aunque se reconoce la prioridad del catolicismo en España.

En cualquier caso, la principal tarea que tuvo que afrontar el gobierno español fue la búsqueda de un nuevo monarca para España. El general Prim fue elegido para que encontrase sucesor al trono. De ente los candidatos que surgieron, destacaron importantes miembros pertenecientes a las casas reales europeas:

  • El portugués, Fernando de Coburgo, cuya petición fue rechazada debido a su avanzada edad.

  • El príncipe Antonio de Montpensier, hijo del monarca francés Luís Felipe de Orleáns.

  • El alemán Leopoldo Hohenzollern, que contó con el apoyo del káiser y del canciller Bismarck.

  • El príncipe italiano Amadeo de Saboya, hijo de Víctor Manuel, rey de la recién Italia unificada.

No obstante, esta candidatura va a quedar frustrada debido a que en 1870 estalló la Guerra Franco-prusiana entre Francia y Alemania con el pretexto de hacerse con el poder de la Corona Española. Así pues, Prim no tuvo más remedio que concederle el poder del trono al italiano Amadeo de Saboya.

Sin embargo, debemos destacar que el gobierno provisional optó por otras vías para conseguir un nuevo monarca, aunque desistieron en todas ellas: desterraron la idea de continuar la línea sucesoria y conceder el poder real a Alfonso XII, hijo de Isabel II (por motivos obviamente relacionados con su madre y temor a que cometiese los mismos errores que ella); y se negaron a aceptar la propuesta de que los carlistas asumiesen el poder, de tal modo que retornase el absolutismo.

REINADO DE AMADEO I DE SABOYA. (1871-1873)

La estancia de Amadeo I de Saboya en el trono resultó ser un periodo muy breve, que apenas duró unos años, debido a que el nuevo rey italiano se vio incapacitado de resolver los graves conflictos internos de España, por lo que terminó abdicando ante las Cortes. A nivel personal, Amadeo de Saboya era un joven de firmes condiciones políticas, con una postura católica, estaba casado y tenía dos hijos, pero sobre todo, encarnaba la figura de un rey democrático y constitucional. El mismo día que llega a España, el general Prim, el hombre más prestigioso del país e importante miembro político del gobierno español, fue víctima de un atentado, cuyas circunstancias aún no se han esclarecido, pues jamás se conocieron ni los motivos ni los presuntos autores de su asesinato (1871). No obstante, los historiadores han extraído algunas hipótesis de que los carlistas o algún empresario catalán tuvieron que ver algo con su muerte, pero, sobre todo, se tiene la convicción de que los anarquistas fueron los verdaderos culpables.

Mientras tanto, el país estaba inmerso en una profunda inestabilidad económica y política ya que, a pesar de la buena voluntad de Amadeo I de Saboya por conseguir el progreso de España, jamás consiguió ganarse el afecto de los españoles, por lo que surgieron varios grupos opositores al régimen amadeísta:

  • Algunos importantes políticos como Antonio Cánovas del Castillo se sumaron al grupo opositor que defendía los derechos al trono de Alfonso XII, hijo de Isabel II, dándole la espalda al nuevo monarca.

  • Tras la muerte de Prim, el gobierno español sufrió una fuerte escisión, quedándose dividido en dos bandos: el Partido Constitucional (encabezado por Sagasta), y el Partido Radical (liderado por Zorrilla), los cuáles entablaron continuas disputas por hacerse con la jefatura de gobierno.

  • La Iglesia también se convirtió en un grupo de oposición al régimen de Amadeo, debido a que, el padre de éste, Víctor Manuel, había reducido los Estados Pontificios dejando como único territorio eclesiástico, el Vaticano. Por este trato de hostilidad, la Iglesia jamás simpatizó con el italiano.

  • Los carlistas resurgieron con más poder tras la caída de Isabel II en el reinado, ya que contaban con el apoyo de poderosos ultracatólicos. Destaca la 3ª Guerra Carlista (1872-1876).

  • Sumado a todo esto, durante este periodo comenzaron los levantamientos independentistas en Cuba por parte de los indígenas revolucionarios que se sublevaron con el objetivo de abolir la esclavitud y conseguir cierta autonomía en la famosa guerra de Yara (1868-1878).

Como consecuencia, Amadeo I de Saboya se vio obligado a abdicar ante las Cortes (1873) argumentando su experiencia en el país: “Me he percatado de que los verdaderos enemigos de España son propios sectores españoles y no agentes externos”. Finalmente, el trono queda desocupado nuevamente y las Cortes deciden reunirse para solucionar la cuestión del reinado, aunque al final, optan por instaurar un régimen republicano en el país. Es el inicio de la Primera República Española (1873-1874).

LA PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA (1873-1874).

El régimen republicano resultó ser un rotundo fracaso ya que, apenas contó con apoyos sociales y se caracterizó por la impotencia, la lentitud por afrontar los problemas y la incapacidad de asegurar el buen funcionamiento del país. En un principio, surgieron dos corrientes dentro del republicanismo: El republicanismo federal (defendía una España federal constituida de distintas naciones independientes) y el republicanismo unitario (deseaba una España más centralizada y unida).

En cualquier caso, en tan solo 10 meses que duró el nuevo sistema, pasaron 4 presidentes por el gobierno español: Figueras y Pi y Margall (federal), Salmerón y Castelar (unitario).

El gobierno republicano inició una serie de modificaciones basadas en nuevas leyes y reformas, las cuáles resultaron un rotundo fracaso, de entre las que destacan:

  • La supresión de los impuestos de <<consumos>>, que significaban los principales ingresos de la economía española, trajo consigo numerosas consecuencias negativas.

  • La absoluta separación entre Iglesia y Estado.

  • La reducción de edad hasta los 21 años del derecho al voto. Sin embargo, este hecho no consiguió acabar con el desinterés que mostraban los ciudadanos hacia los temas políticos.

  • La abolición de la esclavitud en la colonia española de Puerto Rico. (Por aquél entonces, Brasil era el único país donde persistía la esclavitud).

  • La elaboración de un nuevo proyecto constitucional en 1873 que pretendía conseguir una España federal, constituida de 17 naciones independientes con amplia autonomía legislativa, política…

A lo largo de 1873, el gobierno republicano tuvo que afrontar numerosas dificultades y enfrentamientos que determinaron el fin de la República:

  • Crisis económica y disturbios sociales: las huelgas se multiplicaron, la bancarrota estatal se acentuó, las cotizaciones de las empresas se desplomaron en la Bolsa y la crisis del proletariado se intensificó, por lo que muchos ahorradores se vieron obligados a retirar sus ingresos de los bancos.

  • El descontento militar.

  • La guerra contra los carlistas: recordemos que los carlistas se asentaban por los territorios del País Vasco y Navarra. Además, los carlistas se comprometieron a restablecer los fueros catalanes y aragoneses que Felipe V había suprimido en 1715 (Decretos de Nueva Planta).

  • Las insurrecciones cantonalistas: Durante la República, surgió una `Revolución Cantonal' o fenómeno de `Cantonalismo', que consistió en una serie de levantamientos independentistas por parte de algunos municipios, pueblos o capitales, que se declararon estados-federales independientes. Este proceso se inició en Cartagena (Murcia), el cuál declaró la guerra contra el gobierno central. No obstante, esta revolución se extendió por todo el país y algunos cantones se declararon la guerra entre ellos (Granada y Jaén), otros elaboraron su propia constitución e incluso algunos acuñaron su propia moneda. En cualquier caso, el gobierno español actuó rápidamente para sofocar la rebelión, donde cayó finalmente el primer y último cantón (Cartagena) que había resistido duramente.

  • Finalmente, la República finalizó cuando el general Pavía propició un golpe de Estado en el país (1874). No obstante, este general no tenía la aspiración de quedarse con el poder por lo que convocó a las Cortes integrada por los mejores políticos (a excepción de los republicanos) donde el general Serrano pasó a desempeñar la jefatura de gobierno. Simultáneamente, Serrano disolvió las Cortes, mandó ilegalizar el movimiento obrero y suprimió la Constitución de 1869. A finales de 1873, se produjo en Valencia el pronunciamiento de Sagunto, encabezado por el general Martínez Campos, el cuál autoproclamó a Alfonso XII como nuevo rey de España (apenas hubo represalias).

    Cabe destacar que antes de que se produjera el levantamiento, el monarca Alfonso XII que se encontraba en el extranjero, envió un comunicado a la nación española, conocido como el manifiesto de Sanhurst, donde accede y está dispuesto a convertirse en el nuevo monarca.

    Vídeos relacionados