Severo Ochoa

Científicos españoles. Bioquímica. Biología molecular. Ciencia española. Biografía

  • Enviado por: Baxiyo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


Severo Ochoa
Severo Ochoa (1905-1993), bioquímico y médico español nacionalizado estadounidense. Nació en Luarca, Asturias. Después de completar sus estudios en Málaga, ciudad a la que se trasladó su familia tras el fallecimiento de su padre (1912), cursó estudios de medicina en la Universidad Complutense de Madrid, donde formó parte del equipo de internos de la cátedra del doctor Juan Negrín, y en 1927 ingresó en la Residencia de Estudiantes.

En esta última universidad, Severo Ochoa obtuvo el doctorado en medicina en el año 1929. Se le concedieron varias becas de la Junta de Ampliación de Estudios que le permitieron ir a Glasgow, Heidelberg, Berlín y Londres.

Posteriormente ocupó los cargos de auxiliar de fisiología (Madrid, 1931), jefe de sección de fisiología (Instituto de Investigaciones Médicas, 1935) y ayudante de investigación del Kaiser Wilhelm Institut (Heidelberg, 1936), donde colaboró con Meyerhof. Trabajó en el Laboratorio Biológico de la Marina Británica (Plymouth, 1937) y fue ayudante de bioquímica en la Universidad de Oxford (1938), donde llevó a cabo varios estudios relativos a la vitamina B1.

Desde su llegada a Estados Unidos, en 1940, adonde se trasladó ante las escasas perspectivas de promoción existentes en el ámbito de la ciencia española de aquella época, Severo Ochoa trabajó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, y en 1941, estimulado por su esposa, Carmen García Cobián, inició una carrera de investigación independiente y aceptó una beca para desarrollar su labor como investigador asociado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, de la que fue nombrado, en 1946, catedrático y director del departamento de farmacología.

Desde 1954, y hasta su jubilación, fue profesor y jefe del departamento de bioquímica de la citada universidad. En 1971 fue designado presidente del Patronato del Instituto de Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y tres años más tarde (1974) se integró en el Instituto Roche de Biología Molecular de Nuttley (Nueva Jersey).

En 1975 se inauguraron las primeras dependencias del Instituto de Biología Molecular en Canto Blanco (Madrid), con lo que se inició la reincorporación de Ochoa a la actividad científica en España. Tras su regreso definitivo (1985), Ochoa dirigió un grupo de investigación en el centro de biología molecular e ingresó, en 1987, en la Real Academia Nacional de Medicina.

Aunque también contribuyó en el estudio de la fotosíntesis, en el metabolismo de las grasas y el estudio del llamado ciclo de Krebs, su principal logro fue el descubrimiento de la enzima fosforilasa polinucleótido, que interviene en la síntesis del ARN, gracias a la cual Ochoa logró sintetizar por primera vez (1955) esta molécula en el laboratorio a partir de nucleótidos(este hallazgo fue decisivo para descifrar el código genético, ya que los ácidos nucleicos son moléculas muy grandes y complejas que están presentes en todas las células vivas y controlan la herencia).

Por su descubrimiento, que llevó a cabo en el marco de sus investigaciones sobre las reacciones en los fosfatos y que dio a conocer ese mismo año de 1955, Severo Ochoa fue galardonado con el premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1959, que compartió con su antiguo alumno (por aquel entonces profesor de bioquímica en la Universidad de Stanford) el estadounidense Arthur Kornberg.

Se le concedió también, en 1982, el premio Ramón y Cajal en su primera convocatoria, honor que compartió con su amigo el filósofo Xavier Zubiri. En 1986, a raíz de la muerte de su esposa, Ochoa decidió no volver a publicar ningún otro trabajo científico y poner fin así a su brillante carrera. Falleció en España en 1993, tras su regreso definitivo ocho años antes.

En su personalidad destacan su entusiasmo científico desbordante, su incansable actividad y completa dedicación a la investigación, su honestidad intelectual, su capacidad de análisis y de síntesis, su estilo profundo, preciso y elegante, su caballerosidad, gentileza y elevado sentido de la amistad. En sus ratos libres le gustaba dedicar algo de tiempo al arte, la literatura y la música, también los viajes y la fotografía en color. Actualmente es en el mundo uno de los representantes más genuinos de la universalidad de la Ciencia y, en España, modelo de la joven generación de investigadores y promotor destacado de la Bioquímica.

COMENTARIO PERSONAL: Ha sido interesante conocer su biografía para entender mejor la evolución de la ciencia hasta nuestros días y así admirar y comprender el trabajo de una persona dedicada al estudio de la bioquímica. Me ha llamado la atención cuando he visto la cantidad de premios y galardones que había recibido en una pagina de internet, tenia premios de casi todos los lugares y todos los reconocimientos posibles. Lo más importante y quizás la idea principal se puede resumir en: “Sus hallazgos fueron decisivos para descifrar el codigo genético, ya que fue la primera persona que sintetizó un ácido nucleico, en 1955.”