Servicios sociales y unidades de convivencia

Sistema público de servicios sociales. Unidades de convivencia. Desigualdad social. Marginación. Centros residenciales y de día. Viviendas tuteladas o de apoyo. Centros de atención especializada. Casas de acogida. Centros de internamiento de menores

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

1.1. LOS SERVICIOS SOCIALES Y LAS UNIDADES DE CONVIVENCIA

El sistema público de servicios sociales se orienta a la promoción de los medios necesarios para la prevención y superación de los procesos de marginación en pro de la igualdad social.

La marginación se puede considerar como “cualquier situación individual o colectiva definida por estar alejada del centro, sea éste del poder, riqueza o uso de posibilidades. Para ello, hay que conocer tres dimensiones:

  • Desigualdad sociológica objetiva, en la que los colectivos o los individuos no tienen acceso a los procesos sociales (discriminación), económicos (pobreza) o socioculturales (minorías étnicas).

  • Desigualdad social objetiva, cuando los individuos o grupos desconocen e ignoran los recursos a que pueden acceder, sus derechos, las posibilidades de acceso social, etc.

  • Desigualad psicosocial (marginación subjetiva), donde destaca la falta de recursos comunicativos, conductuales, de relación, de conocimiento de la realidad, etc.

Los servicios sociales han facilitado la creación de diferentes recursos como respuestas a las necesidades generadas, que son básicamente los siguientes:

  • Centros residenciales.

  • Centros de día.

  • Viviendas tuteladas o de apoyo.

  • Centros de atención especializada y casas de acogida.

  • Centros de internamiento.

  • Otros recursos.

  • CENTROS RESIDENCIALES

  • Estos centros tienen como objetivo ejercer de hogar substitutorio a personas que, debido a su problemática sociofamiliar y económica o a una situación de discapacidad, no pueden ser asistidas en su entorno familiar o no pueden vivir de forma independiente.

    En función del colectivo que alojan, existen las siguientes residencias:

    • Residencias para la tercera edad: alternativa para las personas mayores que no pueden o desean vivir con sus familias. Actualmente, la demanda de este servicio es superior a la oferta creada por la Administración. Según la titularidad de esta, las residencias pueden ser públicas, privadas y privadas concertadas. Existe también la opción de acceder a estos servicios de una forma temporal. Estas residencias, se clasifican en residencias para válidos (personas con autonomía),residencias para asistidos (incapacidad permanente) y por último las residencias mixtas (conviven conjuntamente las ambas necesidades)

    • Residencias para personas con discapacidades: existen diferentes tipos de centros en función de la problemática que presenten sus usuarios. Pueden distinguirse en residencias para personas cuyo grado de afectación es muy grave (diferentes discapacidades que no pueden ser atendidas en su unidades de convivencia y necesitan ayuda en las actividades cotidianas de la vida diaria), residencias para personas con trastornos graves y continuados de conducta (centros que atienden de manera temporal para personas con trastornos que no remiten con el tratamiento) y por último, residencias de adultos (se trata de recursos de acogida y convivencia, temporal o permanente, para personas discapacitadas que gozan de cierta autonomía, pero presentan problemas para su integración familiar y social).Para solicitar plaza en uno de estos centros se ha de realizar una solicitud en la delegación provincial de asuntos sociales de su comunidad autónoma y para ello se han de cumplir una serie de requisitos: reconocimiento de un 33% de minusvalía, ser mayor de 16 y menor de 65 años y estar dispuesto a abonar el precio estipulado de la plaza solicitada. En muchos centros se paga con su pensión no contributiva (PNC).

    • Residencias para menores: el objetivo es ofrecer al menor, de forma temporal (se pretende que el tiempo sea siempre lo más breve posible), todo lo necesario para su desarrollo personal, hasta que pueda retornar a su unidad de convivencia o se adopte una medida alternativa. Se pueden distinguir diferentes tipos, centros residenciales de protección de menores (cuyo objetivo es la guarda y educación de estos), centros residenciales de menores disminuidos tutelados por la administración (se vela por ofrecer una asistencia continuada y adecuada alas necesidades del usuario disminuido) y por último servicios residenciales para menores drogodependientes ( con la finalidad de rehabilitar a menores por medio de la atención terapéutica).

    • Unidad de deshabituación residencial: mas conocidas como Comunidades Terapéuticas, se tratan de centros que en régimen de internado temporal, realizan la terapia médica, relacional, ocupacional y psicológica, de aquellas personas que han sufrido problemas de adicciones. El tratamiento en estos centros persigue un triple objetivo: deshabituación, rehabilitación y reinserción.

  • CENTROS DE DÍA

  • Los centros de día son un recurso destinado a facilitar la atención durante el día a aquellas personas dependientes que necesitan atención continuada. Las franjas horarias son variadas, pero en general cubren de las 8 de la mañana a las 8 de la tarde. Se considera que estos centros cumplen un doble objetivo:

    • Por una parte, atienden la persona dependiente a través de la atención y de una terapia adecuada a sus necesidades.

    • Por otra, permiten que estas personas sean atendidas cuando nadie puede hacerse cargo de ellas desde su núcleo familiar.

    En función de sus usuarios, se puede diferenciar entre centros de día para:

    • Personas mayores: tienen como objetivo favorecer el mantenimiento y recuperación del grado de autonomía social y personal de las personas de la tercera edad. Ofrecen un servicio de atención integral a las necesidades básicas de los colectivos, contemplando también sus necesidades socioculturales y terapéuticas.

    • Discapacitados: destinados a aquellas personas que no pueden integrarse de una forma normalizada en el mercado laboral, y que tienen dificultades para ser atendidos adecuadamente durante el día en su medio familiar. Pueden ser centros propios de la administración central, autonómica, y también privados. Se pueden diferenciar dos modalidades: unidades de día (personas con discapacidad grave, o aquellas con parálisis o discapacidades físicas que carezcan dela posibilidad de acceder a la enseñanza reglada y al mundo laboral) y centros ocupacionales (destinados a personas cuyo grado de minusvalía les impide integrarse en un empresa o centro especial de empleo, pero que pueden realizar tareas preelabórales u ocupacionales.

    • Personas con enfermedades mentales: estos centros se pueden clasificar en: centros sociales (orientan su actividad la adquisición de hábitos de la vida normalizado, como rutinas, horarios, organización del tiempo libre, etc. Tienen como objetivo promover el bienestar, la participación la solidaridad, el uso del tiempo libre, la integración dentro de la comunidad y la consecución de la máxima autonomía de los usuarios) y talleres polivalentes y ocupacionales preelabórales (dirigidos a personas con enfermedades crónicas y de los cuales no sea posible el acceso a los recursos laborales)

    • Centros para mujeres: ofrecen información y atención a mujeres en situación de especial necesidad a causa de maltratos o de abandono familiar, orientándolas a los recursos sociales, psicológicos y jurídicos que más se adecuen a sus necesidades.

    • Centros de día y reinserción para drogodependientes: son centros diurnos donde se realizan tratamientos de deshabituación, rehabilitación y reinserción para este colectivo.

    • Centros de día para menores: realizan una función de prevención a niños y adolescentes que se encuentran en situación de desventaja social, familiar y económica en el ámbito del tiempo libre y la cultura, siempre fuera del ámbito escolar. Tienen como objetivo compensar los déficits socioeducativos y fortalecer su integración y desarrollo personal, tanto propio como de sus familias.

  • VIVIENDAS TUTELADAS O DE APOYO

  • Tienen como finalidad facilitar el desarrollo de la autonomía personal y social de los usuarios en un ambiente normalizado, a partir de ayudas que favorezcan las actividades cotidianas, organizativas y relaciónales. Están dotadas de equipamientos y servicios básicos para las personas que las habita, tanto el alojamiento y manutención como de apoyo social. Existen pisos tutelados para:

    • Personas mayores: dirigida al colectivo de personas mayores de 65 años que pueden valerse por sí mismas, es decir, que posen un alto grado de autonomía. Permiten una alternativa al internamiento, y que estas personas vivan en su medio en régimen de comunidad con la asistencia o tutela de una entidad pública o privada.

    • Personas con discapacidades psíquicas o enfermedades mentales: pretenden que estas personas tengan el derecho a disfrutar de una vida lo más autónoma posible, dentro de sus posibilidades, en una vivienda digna. Se pueden clasificar en tres categorías en función de las características de la discapacidad mental de los propios usuarios.

    • Pisos de apoyo para mujeres (también pisos tutelados o pisos puente): pretenden alojar y facilitar la integración sociolaboral de aquellas mujeres en situación de dificultad social derivadas de las casas de acogida, de manera que puedan vivir de forma independiente y en compañía de sus hijos.

    • Pisos tutelados para menores: núcleos convivenciales en viviendas normalizadas para jóvenes, generalmente entre 16 y 18 años, con la finalidad de aplicar programas para desarrollar la autonomía personal y la integración sociolaboral, de manera que puedan llegar a la independencia cuando sean mayores de edad.

    • Pisos de apoyo a la desintoxicación (PAD): viviendas normalizadas que ofrecen alojamiento facilitando la convivencia a los drogodpendedientes mientras están inmersos en un proceso terapéutico y de adquisición de pautas sociales. También se conocen como pisos residenciales.

  • CENTROS DE ATENCIÓN ESPECIALIZADA Y CASAS DE ACOGIDA

  • Son centros residenciales cuya finalidad es la de acoger de forma transitoria y con carácter de urgencia a individuos, familias o grupos en situación de dificultad social. En estos centros se realizan acciones de orientación y valoración y se ponen los medios para sobrellevar y normalizar la situación de dificultad y convivencia social de los usuarios. Estos centros están destinados fundamentalmente a la atención de:

    • Mujeres: nacen como respuesta a aquellas situaciones de extrema violencia familiar que padecen las mujeres que sufren malos tratos y que no disponen de recursos económicos ni de apoyo familiar, ofreciéndoles un cobijo temporal a ellas y a sus hijos menores. Las más habituales son las casas de acogida a mujeres maltratadas. Proporcionan alojamiento, manutención apoyo psicológico, social, laboral y asesoramiento jurídico.

    • Menores: existen diferentes tipos de centros, en función de los usuarios que acogen y de la atención que ofrecen, distinguidos en: centros de acogida inmediata (menores en situación de desprotección grave o de riesgo psicológico o físico elevado) de educación especial y centros de acogida a menores inmigrantes.

    • Centros de encuentro y acogida de drogodependientes (CEA): la finalidad de estos centros es la intervención social, sanitaria y terapéutica, en régimen de internamiento temporal y/o ambulatorio, con finalidad de minimizar los daños provocados por la adicción. Dirigidos a drogodependientes con una alta degradación personal, familiar y social, y que no se adaptan a su estado de abstinencia.

    • Centros de atención a personas sin hogar: existen los albergues (dirigidos a aquellas personas en situación de necesidad, a los cuales se les facilita alojamiento y alimentación durante un período limitado y se les asesora e informa para facilitar su integración social) y comedores (ofrecen el servicio de comida a personas con necesidad, generalmente marginados e indigentes).

  • CENTROS DE INTERNAMIENTO PARA MENORES

  • Equipamientos especializados en la atención a menores sobre los que se ha decretado una resolución judicial de internamiento. Disponen de los recursos necesarios para cubrir las necesidades de formación escolar y ocupacional adecuados a las características de los menores, así como los derivados de sus necesidades en cuanto a actividades deportivas, culturales o recreativas necesarias para su desarrollo. En función de determinadas variables como la gravedad dela infracción, la conducta, el tiempo de internamiento, etc., cada interno está sometido a un régimen específico, que puede ser abierto, semiabierto, cerrado o terapéutico.

  • OTROS RECURSOS SOCIALES CLASIFICADOS POR COLETIVOS

  • Cada vez existen más una gran diversidad de situaciones y problemáticas, tanto individuales como colectivas, de personas que precisan atención fuera de la familia, y para dar respuesta a estas situaciones, además de los recursos que hemos viso hasta ahora, se han ido creando toda una serie de servicios alternativos para dar respuesta, cada vez mas específica, a las diferentes necesidades que se van detectando. A continuación se citan algunos de estos servicios clasificados por colectivos.

    • Personas mayores: existen varios servicios destinados a este colectivo: acogida familiar (recurso que permite a los usuarios incorporarse a un núcleo familiar que no es de su parentesco, con la finalidad de poder mantenerlo en la comunidad), hogares y clubes (promueven la convivencia y integración social con amplia gama de servicios como bibliotecas, cafeterías, gimnasios, cursos, etc.), servicios de comedor (comida elaborada a familias con necesidades graves), ATDOM (servicio de atención domiciliaria a cargo de un equipo de atención primaria formado por diferentes profesionales, que realizan áreas de curas, prevención y rehabilitación de personas que no pueden desplazarse a los centros de atención primaria) y Programas de atención domiciliaria con equipo de soporte (PADES) (equipos de soporte de la red de atención primaria y están formados por un equipo multidisciplinar especializado en geriatría y curas paliativas.)

    • Menores y jóvenes: se pueden considerar recursos adicionales de atención a los menores y a los jóvenes la escuela infantil (centros que atienden de forma educativa y asistencial a menores de 0 a 6 años) y albergues y campamentos (centros de atención a la juventud caracterizados por ser espacios de convivencia y de ocio para jóvenes, donde se potencia su desarrollo integral)

    • Servicios de atención a drogodependientes: además de los anteriormente citados, existen los siguientes recursos: unidades de conductas adictivas (también conocidos con las siglas UCA, son centros de tratamiento ambulatorio donde se realizan procesos de desintoxicación y deshabituación de los diferentes trastornos adictivos), unidades de desintoxicación hospitalaria (conocidos con las siglas UDH, consiste en servicios situados en un centro hospitaliaro, donde se realiza el tratamiento exigido, durante un período que va de 10 días a un mes como máximo), unidades de prevención comunitaria (también llamados UPC, suelen ser recursos de ámbito local, en el que se desarrollan actividades con el objetivo de reducir el consumo de drogas y promover los hábitos de vida saludables), unidades de prevención y apoyo en drogodependencias (asociaciones que ofrecen asesoramiento y apoyo a los órganos jurisdiccionales en la valoración de personas drogodependientes que presentan problemas judiciales. El objetivo de estos servicios es conseguir medidas alternativas a la privación total de libertad), unidades móviles de atención al drogodependiente (ofrece un programa de intercambio y distribución de jeringuillas y otros materiales de consumo, así como trabaja todos aquellos aspectos relacionados con la reducción de riesgos y de daños asociados a la conducta adictiva), puntos de dispensación de metadona (se utilizan en aquellos pacientes en los que el abordaje con terapias libres de drogas no es posible y se les posibilita la terapia con sustitutivos para conseguir una estabilización psíquica, física y social que facilite poder intentar aplicar otras técnicas terapéuticas) red de artesanos (pretenden capacitar profesionalmente a jóvenes extoxicomanos, posibilitándoles el aprendizaje de un oficio)

    • Servicios de atención a la discapacidad y minusvalía: se pueden diferenciar una amplia tipología de centros y servicios que prestan su atención a personas con discapacidades, los mas importantes son los siguientes: centros de educación especial, centros de atención precoz (atienden a menores entre cuatro y seis años con trastornos de desarrollo o con riesgo de padecerlos, una vez se les ha dictaminado en posesión de tal necesidad), centros de orientación, diagnósticos y tratamiento (prestan servicio de orientación, diagnosis, valoración, seguimiento y , en su caso, tratamiento ambulatorio), centros de valoración (con la finalidad de emitir dictámenes facultativos y técnicos de situación física, mental y social de la persona que lo necesite, para poder realizar la declaración de beneficiario de las prestaciones económicas o de servicios que las puedan corresponder), centro estatal de autonomía personal y ayudas técnicas (se trata de un centro tecnológico cuyo objetivo principal es potenciar la accesibilidad integral y el desarrollo de la tecnología)

    • Servicios de atención a la mujer: existen varios servicios de apoyo a la mujer, especialmente en situaciones de indefensión manifiesta. Entre ellos se puede destacar: instituto de la mujer (organismo responsable de la política de la mujer, con los objetivos de investigar y coordinar la situación social de la mujer, promoción de igualdad, formación e inserción profesional), centros de atención a mujeres que ejercen la prostitución, centros de atención y acogida de mujeres sin hijos ( prestan atención y acogida temporal a mujeres que tengan problemas familiares y sociales a través de una atención social, de la promoción y la reinserción social de la mujer.

    2.1. EJEMPLIFICACIÓN DE UN RECURSO DE LOS ANTERIORMENTE DESCRITOS

    Con el objetivo de conocer más detalladamente uno de los centros que hemos enumerado, se ha decidido estudiar las funciones y los objetivos de un centro de pisos tutelados situado en Barcelona. Esta institución, que regenta pisos tutelados, es además, una entidad de servicios dedicada a la integración y a la normalización de las personas con discapacidad psíquica, orgánica o sensorial y se llama “Fundació Pere Mitjans”.

    2.2 ¿QUIÉNES SÓN?

    La Fundación Pere Mitjans es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la atención de personas con discapacidad física, psíquica, orgánica y sensorial, nacida en el 1977 y constituida como fundación el 1988, con el objetivo de ajustar su forma jurídica con sus finalidades estatutárias.

    La fundación, se configura como animadora y coordinadora d'iniciativas para la integración social de personas con disminución de cualquier grado. Actualmente tiene su sede social en la Rambla de Prim número 31-37 de Barcelona.

    Sus principios básicos de actuación son: la integración y normalización social de estas personas, la sectorización de los servicios y el respeto al derecho a al la diferencia. Además, sus actuaciones, no se centran únicamente en el plano asitencial, sinó que pretende educar hacia una completa autonomía social y personal.

    La fundación cuenta con la colaboración de las “Federacions APPS” y “ECOM”, del “Institut Català d'Assistènica i Serveis Socials”, de “l'Institut Municipal de Disminuïts de Barcelona”, del “Patronat Municipal d'Habitatge”, de la “Diputació de Barcelona” i de “La Caixa de Pensions i Estalvis de Barcelona”

    2.3. ¿A QUÉ SE DEDICAN?

    Además de regentar pisos tutelados, la “Fundació Pere Mitjans”, hace talleres y cursos para personas discapacitadas.

    • Talleres: son centros de atención diurna para personas con disminución con edades superiores a los 16 años. En ellos se pretende que estas personas desarrollen sus capacidades con el objetivo de conseguir para ellos una máxima autonomía personal y social. Dentro de las actividades que se realizan en estos talleres, destacan: actividades de ajustamiento personal ( Promueven la autonomia y el equlibrio emocional. Comprenden des de hábitos de higiene, hasta socialización y comunicación), de ocupación terapéutica (fomentan hábitos y aptitudes de tipo laboral como manipulación, carpintería, artes plásticas, jardinería o informática) y actividades terapéuticas ( que van encaminadas al bienestar físico y psicológico. Incluye fisoterapia, estimulación sensorial, banyos y masajes, psicomotriciad, etc.)

    • Cursos: la fundación actua como un centro colaborador del “Departament de Treball” y del “Servei Català de Col.locació”, impartiendo cursos de diferente temática, tanto para personas discapacitadas como para personas que deseen trabajar con este colectivo.

    • Pisos tutelados: son hogares-residencia que actuan como unidad de convivencia de 6 a 10 personas, con la presencia de educadores, y con el objetivo de conseguir el máximo desarrollo indivudial, de la vida cumunitaria y del proceso de integración social. Actualmente la fundación cuenta con 61 plazas, distribuidas en 8 pisos repartidos en diversas direcciones de la ciudad.

    ÍNDICE

  • LOS SERVICIOS SOCIALES Y LAS UNIDADES DE CONVIVENCIA

  • CENTROS RESIDENCIALES

  • CENTROS DE DÍA

  • VIVIENDAS TUTELADAS O DE APOYO

  • CENTROS DE ATENCIÓN ESPECIALIZADA Y CASAS DE ACOGIDA

  • CENTROS DE INTERNAMIENTO PARA MENORES

  • OTROS RECURSOS SOCIALES CLASIFICADOS POR COLECTIVOS

  • 2.1. EJEMPLIFICACIÓN DE UN RECURSO DE LOS ANTERIORMENTE DESCRITOS

  • ¿QUIÉNES SÓN?

  • ¿A QUÉ SE DEDICAN?

  • 3.1. FUENTE

    FUENTE

    (1) Todas las referencias bibliográficas son de M. Sorribas, C. Villuendas, E. Ramos, G. Càmara, M. Gras, M. Frontiñán y I. Lorenzo Atención a las unidades de convivencia.

    (2) Información sobre la Fundación “Pere Mitjans” extraida de www.fpmitjans.org

    'Servicios sociales y unidades de convivencia'